Coronavirus: cómo hacer las pruebas y el seguimiento de contactos

Parte 3 de Coronavirus: Aprendiendo a Danzar

Traducción del artículo de Tomas Pueyo por Antonio Figueras.

Nuestros artículos anteriores, Coronavirus: Por qué Debemos Actuar YaCoronavirus: El Martillo y la Danza, and Out of Many, One han reunido más de 60 millones de visitas y han sido traducidos a más de 40 idiomas. Esta entrega es la parte 3 (parte 1 y parte 2) de nuestro cuarto artículo, Aprendiendo a Danzar, una serie que se centra en los pasos específicos necesarios para abrir la economía. 

 

 

 

 

Resumen
Podemos reabrir la economía nuevamente sí llevamos a cabo correctamente algunas acciones, incluidas las pruebas de diagnóstico y el seguimiento de contactos. Necesitamos evaluar a todas las personas con síntomas y sus contactos, lo que significa que como máximo el 3% de nuestras pruebas deberían resultar positivas. Necesitamos identificar tantos infectados como sea posible, y entre el 70% y el 90% de sus contactos, para aislarlos o ponerlos en cuarentena. Si hacemos todo eso realmente rápido (dentro de un día más o menos), podría ser suficiente para controlar la epidemia. Deberíamos contratar a mucha gente para hacer eso, y también usar tecnología. La tecnología tiene algunas compensaciones de privacidad, pero son realmente razonables. La mayoría de las aplicaciones de rastreo de contactos bluetooth creadas hoy son increíbles piezas de tecnología que serán inútiles a menos que sufran cambios fundamentales

 

 

 

 

 

En la actualidad, muchos países están soportando la acción del Martillo: un gran conjunto de medidas de distanciamiento y confinamiento social que han detenido la economía. Millones han perdido sus empleos, sus ingresos, sus ahorros, sus negocios, su libertad. El coste económico es brutal. Los países están desesperados por saber qué deben hacer para reactivar nuevamente la economía.

Afortunadamente, un conjunto de cuatro medidas puede reducir drásticamente la epidemia. En comparación con el cierre de la economía son bastante menos costosas. Muchos países están soportando actualmente la acción contundente del Martillo , estas medidas que exponemos a continuación, son el bisturí, que extrae cuidadosamente a los infectados en lugar de golpear a todos a la vez.

Estas cuatro medidas se necesitan mutuamente. No funcionan independientemente:

  • Con las pruebas, descubrimos quién está infectado
  • Con aislamientos, evitamos que infecten a otros
  • Con el seguimiento de contactos, descubrimos las personas con las que han estado en contacto
  • Con las cuarentenas, evitamos que estos contactos infecten a otros

Las pruebas y el seguimiento de contactos son la inteligencia, mientras que los aislamientos y las cuarentenas son la acción. Hoy profundizaremos en las dos primeras— pruebas y seguimiento de contactos — y trataremos los dos siguientes a continuación.


Pruebas (Tests)

Las pruebas han estado en el centro de la conversación durante semanas. En la mayoría de los países, la gente critica la falta de tests. Pero pocas personas preguntan: ¿Cuántas pruebas debemos hacer?

¿Cuántos tests necesitan realizar los países?

Depende de cada país y de lo que está tratando de conseguir. Hay dos tipos de países.

Por un lado, tenemos países como Estados Unidos, España, Reino Unido o Francia en los que la epidemia está fuera de control. No estaban preparados para manejar la crisis, por lo que aplicaron el Martillo, una serie de medidas muy duras para bloquear la economía y evitar que las personas se infecten. Así es como están intentando detener la epidemia. Para ellos, no es necesario diagnosticar a grandes cantidades de personas en este momento, porque están limitando la propagación con el Martillo. Las únicas personas que necesitan examinar son aquellas que están enfermas o que pueden caer enfermas (por ejemplo, trabajadores de la salud), para aislarlas y tratarlas. La mayoría de estos países son los que aquí están en rojo o naranja.

Pero antes de que los países en naranja o rojo comiencen la Danza, deberán estar preparados. Eso significa incrementar enormemente los tests para acercarse al segundo tipo de países, en verde.

Estos incluyen países como Taiwán, Vietnam o Corea del Sur. También usan tests para diagnosticar pacientes, pero también tienen otro uso. Rastrean los contactos de los infectados y los someten a tests, incluso si no tienen síntomas. También evalúan a cualquier otra persona que pueda estar infectada pero que aún no lo sabe.

Para evaluar los grupos adicionales de viajeros o contactos rastreados, es necesario realizar los test a más personas que las que tienen síntomas. Por eso solo aproximadamente el 1% -3% de sus pruebas detectan a alguien infectado. Todos los países desarrollados que han controlado la epidemia tienen ese nivel de tests positivos.

Los países dentro del círculo verde controlaron la epidemia y realizaron muchos test. Los países en el círculo ojo fallaron en ambos aspectos. Aquí solo hay dos tipos de valores atípicos. Por un lado, en un círculo azul, está Islandia, con muchas pruebas pero también muchas infecciones. Es un país muy singular: una isla remota con muchas características específicas, incluidas pruebas aleatorias en la población. El otro grupo está en un círculo en gris. Estos países no tienen muchas pruebas, pero también pocas infecciones per cápita. Puede haber muchas razones que lo expliquen, desde tener una gran población hasta beneficiarse de un retraso en la epidemia, aplicar el martillo temprano, estar de camino hacia un brote …

Para la mayoría de los países desarrollados, cuanto menos tests realizaron, mayor es la gravedad de su epidemia. El grupo de países encerrados en rojo ha realizado pocos test y experimentaron brotes devastadores, mientras que los países en la parte inferior izquierda realizaron un número excelente de tests y pocos casos. Cuando los países que mejor manejan la crisis están haciendo muchas pruebas, otros países deberían seguir su ejemplo, que parece estar alrededor de un 3% de positivos con respecto al número de tests realizados.

Singapur y Alemania son casos interesantes. Solían tener ~ 3% de positivos, pero con el reciente brote, subieron hasta el 8%. Con suerte, esto no se debe a un problema de capacidad de realizar tests y pueden evaluar a todos los que quieran; solo están encontrando muchos más positivos. Pero también podría mostrar cómo un brote puede agotar la capacidad de realizar tests, haciendo que sea más difícil identificar todos los casos y aislarlos, y haciendo que sea más difícil detenerlo.

Los gobiernos quieren saber cuándo han realizado suficientes tests, pero esa pregunta es extremadamente difícil de responder porque su número de tests y casos cambian constantemente, y de hecho los casos también están influenciados por los tests, ya que a más tests encontrarán más casos. Entonces, ¿cómo pueden conocer cuándo están realizando suficientes tests?

En este gráfico, los nuevos casos diarios son la línea roja y las nuevas pruebas diarias son la línea verde. Hemos utilizados dos escalas (nuevos casos diarios a la izquierda y tests a la derecha) para poder compararlos. Como acabamos de ver más arriba, la experiencia de los países que controlaron la epidemia indica que debemos aspirar a alcanzar un 3% de los positivos de los tests realizados, lo que significa que queremos hacer~ 33 veces más pruebas que casos detectados. Por eso, el eje de tests a la derecha es ~ 33x más grande que el eje de casos a la izquierda. Con eso se puede ver fácilmente en qué momento se han hecho suficientes tests.

En Corea del Sur, cuando el brote realmente creció, el número de casos era demasiado elevado para el número de test, y perdieron la confianza en el número oficial de casos (área roja). Sin embargo, en cuestión de semanas, pudieron hacerse suficientes pruebas para volver nuevamente a la zona verde. Ahora, todos los días, realizan muchas más pruebas de las que necesitan para superar el umbral del 3%. Está alrededor del 1%.

Comparemos este caso con Italia.

Como se puede ver, Italia ha aumentando constantemente su número de test diarios, pero aún no son suficientes para saber el alcance de la epidemia. Sin embargo, con este gráfico, pueden comenzar a tener una idea de cuándo cruzarán ese umbral. Si los casos continúan disminuyendo mientras las pruebas continúan aumentando, podrían cruzarse en unas pocas semanas.

Aquí hay algunos países más:

Aparecen muy pocos países porque muy pocos países tienen suficientes datos claros sobre la cantidad diaria de personas sometidas a tests diagnósticos. Algunos países no tienen números diarios, para otros no está claro cuál es la unidad contable de tests. ¿Son personas? Kits de tests? ¿Cuántos kits de tests hay por país? Nuestros números para Taiwán son de kits de tests, y no sabemos cuántos kits de test se emplearon por persona. Pero la línea roja es lo suficientemente baja en comparación con la línea verde que incluso 2 pruebas por persona aún mantendrían la línea roja debajo de la línea verde. Especialmente si están utilizando estrategias de tests inteligentes que pueden aumentar la eficiencia.

Estos gráficos muestran claramente lo lejos que la mayoría de los países están de realizar un número suficiente de tests.

Con suficientes pruebas, puede comenzar la fase de Danza. Se puede gestionar la epidemia aislando casos y poniendo en cuarentena sus contactos. Al hacer esto, se puede identificar rápidamente a aquellos que son contagiosos o propensos a serlo y luego evitar que infecten a otros, y como resultado, se puede proteger a la población sin tener que confinar a todos y limitar su libertad. La gente puede salir y se puede reiniciar la economía. Por eso es tan importante hacer más pruebas y aumentar las pruebas hasta que solo el 3% de las personas den positivo.

Si no realizan suficientes tests, no se aísla a los infectados, no se sabe dónde están y los países se ven obligados a aplicar un nuevo confinamiento.

Mientras el número de tests sean limitados, los países también deben decidir a quién evalúan primero. ¿Cómo pueden priorizar los pocos tests que tienen?

Prioridades en los tests

Como dijimos antes, las primeras personas a las que realizar los tests son aquellas con síntomas, generalmente en el hospital o en el consultorio del médico, para saber a quién tratar y aislar. Esto es lo que los países hacen durante el Martillo.

Para los países que se preparan para bailar (danzar), una vez que hayan realizado tests a los que presentan síntomas, deben comenzar a evaluar a aquellos que aún no tienen síntomas. Eso es lo que permite el rastreo de contactos: descubrir quién podría estar enfermo y realizarles pruebas.

Si has leído nuestra publicación anterior, has visto este gráfico:

Como recordatorio, proviene de un excelente artículo de la Universidad de Oxford publicado en Science. Recoge el fruto de grandes esfuerzos para identificar cómo se propaga el coronavirus de persona a persona. El eje horizontal muestra los días desde la primera infección, y el eje vertical muestra cuántas otras personas se infectan de diferentes maneras en un día determinado. Por ejemplo, el día 5 después del contagio, los portadores infectan en promedio cerca de 0.4 personas. La mayor parte de eso proviene directamente de personas que ya son sintomáticas o que pronto lo serán (por lo que se llaman pre-sintomáticas). Una parte es a través del medio ambiente (probablemente superficies), y otra contribución menor proviene de personas que tienen el virus pero que nunca desarrollarán síntomas.

Las pruebas y el rastreo de contactos son la inteligencia; aislamiento y cuarentenas son la acción.

Si solo se realizan los tests y se aísla a las personas con síntomas, se puede reducir la R (la tasa de transmisión efectiva) como máximo en un 40%. Si la R es 2.5 o 3, como en la epidemia actual, eso conseguirá que lleguemos por debajo de 1.

Pero si también sigue sus contactos y se les hace la prueba, ahora también se puede detectar los presintomáticos, reduciendo los contagios hasta en un 85%.

En resumen, se necesitan muchos tests tanto para aquellos con síntomas como para todos sus contactos.

Pero eso solo puede obtener una reducción del 85% en la R si su metodología de realizar tests es perfecta. En la vida real, lleva algo de tiempo. ¿Cuánto importa eso?

La importancia de la rapidez en las pruebas

Si la estrategia de tests no es lo suficientemente rápida, o si es demasiado difícil o costoso hacer los tests, las personas no se harán los tests a tiempo o los resultados no serán lo suficientemente rápidos. Como resultado, una parte de las infecciones habrán sucedido antes de que tengamos tiempo para aislar estos casos.

El mismo concepto se aplica al seguimiento de contactos. Si se tarda un promedio de tres días desde la infección para detectar los contactos y ponerlos en cuarentena o aislarlos, se perderán muchos contagios.

Hay tres factores críticos:

  1. Cuantos infectados identificamos y aislamos
  2. Cuantos contactos identificamos y ponemos en cuarentena
  3. Cuanto tardamos en llevar a cabo ambas acciones

¿Cómo podemos comparar la importancia de estos tres factores? Imaginemos primero que de forma muy rápida realizamos tests y el seguimiento de contactos.

Este gráfico, extraído de la publicación científica de Oxford, indica cuántas personas infectadas y sus contactos es necesario identificar, para que se pueda aislarlos o ponerlos en cuarentena y reducir la tasa de transmisión de la epidemia.

La epidemia crece en la zona roja / naranja y se reduce en la zona verde. El límite es la línea negra, con las líneas punteadas como el intervalo de confianza (que representa la incertidumbre). Se supone que cualquier punto en esa línea es suficiente para controlar la epidemia. Por ejemplo, si nos fijamos en la posición de la X roja, se podría controlar la epidemia si se pudiera aislar instantáneamente al 60% de los pacientes con síntomas antes de que infecten a cualquier otra persona, diagnosticar instantáneamente a más del 50% de sus contactos y aislar / ponerlos en cuarentena antes de que infecten a alguien.

Parece realmente difícil. La buena noticia es que, si se hace bien, esta medida por sí sola podría detener la epidemia. Pero incluso si no lo haces bien, contribuye a su ralentización. Por ejemplo, aislar al 50% de los infectados y al 30% de sus contactos nos acercará al área verde. Eso es bueno. Si se combina esto con otras medidas, como el uso de mascarillas, estaremos más cerca del control de la epidemia, sin la necesidad de usar un martillo.

Otro aspectos que asume este gráfico es que no hay demora entre la infección y las pruebas o el seguimiento e identificación de contactos. Pero los retrasos son inevitables en el mundo real. ¿Cuánto importan?

El gráfico de la derecha es el mismo que se muestra arriba. Los otros tres gráficos muestran lo que sucede si hay un retraso de un día, dos días o tres días al aislar a las personas sintomáticas y asintomáticas.

Veamos el gráfico completamente a la izquierda. Básicamente nos dice: “Si hay un retraso de 3 días en aislar y poner en cuarentena a los casos positivos, será muy difícil detener la enfermedad”. Cada pequeño aspecto contribuye, pero con este tipo de retraso, se ayuda muy poco a parar la propagación de la enfermedad.

El segundo gráfico nos dice: “Si hay un retraso de solo dos días en aislar y poner en cuarentena, tiene que poder aislar al menos 70% -90% de los infectados e identificar al menos al 70% -90% de sus contactos para detener la epidemia solo con esta medida “.

Dicho de otra manera: puede controlar la epidemia sin parar las economía y solo con este único tipo de medidas si es rápido y efectivo diagnosticando a las personas, aislando a los enfermos, identificando sus contactos y poniéndolos en cuarentena. Es necesario hacerlo súper rápido y de forma realmente eficaz, de lo contrario no se podrá controlar la epidemia solo con esta medida.

Sin ejecutar bien este conjunto de medidas, será terriblemente difícil controlar la epidemia, y los países se verán obligados a encontrar otro conjunto de medidas milagrosas, intentar conseguir la inmunidad de rebaño (también conocida como poblacional o comunitaria) o aplicar de nuevo otro martillo, con todos sus costos económicos o muertes masivas.

Por eso es tan importante que los países realicen muchos tests que funcionen lo más rápido posible. Se necesitan ambos: la cantidad y la velocidad.

Los tests hechos en el coche y la cabina telefónica de Corea del Sur ofrecen un modelo. Cuanto más fácil sea para las personas hacerse la prueba, más personas lo harán rápidamente y mejor controlaremos la epidemia.

Algunos países están considerando realizar tests a todo el mundo multitud de veces. Imagine, por ejemplo, que la mayoría de la población de los Estados Unidos se somete a tests cada semana, digamos 300 millones de los 330 millones. Eso le diría al país quién está cayendo enfermo en cualquier momento y probablemente ayude a controlar su epidemia. Sin embargo, hacer ahora 300 millones de pruebas cada semana es complicado y puede ser un poco caro. En un año, son más de 15 mil millones de pruebas. Si suponemos que el precio baja debido al volumen, digamos 20 $ cada test, eso significa 300 mil millones $, que es bastante dinero, incluso si solo significa el 15% del estímulo a la economía de 2 billones $ lanzado por el Gobierno.

Hoy en día, es extremadamente costoso y no es realista. Pero si pudiéramos tener formas eficientes de evaluar a más personas, el cálculo podría cambiar.

Hay maneras. Por ejemplo, este documento explica cómo, si pocas personas están infectadas (es decir, si la prevalencia de la enfermedad es baja), se puede evaluar a un grupo de personas a la vez y reducir ocho veces la cantidad de pruebas necesarias . Reducir el coste de los tests masivos de 300 mil millones $ a menos de 40 mil millones $ sería una gran mejora. Muchos países ya lo están haciendo, como Alemania, Austria, Israel o los Estados Unidos.

Pero dado el costo y dado que todavía no estamos listos para evaluar a todos todos los días, debemos priorizar a quién evaluar actualmente.

En resumen:

  • Se deben realizar muchos tests para identificar lo antes posible a las personas infectadas .
  • Eso significa hacer un número de tests suficientes para que solo el 3% de sus personas sean positivas, ya que eso es lo que están viendo los países con éxito.
  • Hay que hacer los tests muy rápido, para poder aislar a los infectados de inmediato y reducir la cantidad de personas que infectan.
  • Esa es la mitad de la batalla. La otra mitad está en realizar tests a todos los contactos para identificar quién más está infectado pero aún no ha desarrollado síntomas. El 45% de las infecciones provienen de ellos.
  • Del mismo modo, es necesario realizar esa identificación de contactos de forma muy rápida, para reducir el período de infectividad pre-sintomática.
  • Hay formas de hacer pruebas de manera eficiente, diagnosticando a varias personas con una sola prueba.
  • En un mundo perfecto, podríamos realizar el test a todos todo el tiempo. Tal vez lleguemos a ese punto, pero mientras tanto, parece costoso y difícil.
  • Por lo tanto, hay que priorizar a quién se le realice el test. Primero, a las personas con síntomas. Después, a todos sus contactos.Eso nos lleva a la localización de contactos.

Nota: Cubriremos las pruebas serológicas y otros detalles de las pruebas en otro momento. Esta sección se basa en gran medida en ideas y fuentes de la investigación de @Genevieve Gee sobre Tests. Especialmente, la idea de rastrear la % de positivos es suya.

Identificación de contactos

Esta es, con mucho, la sección más jugosa de todo el artículo. Es a propósito: hay mucho en juego. Como acabamos de ver, no solo las buenas identificaciones y seguimientos de contactos pueden reducir las transmisiones de la enfereemdad; Es vital pasar del Martillo al Baile, para reabrir la economía de manera segura. Pero también es muy complejo y plantea muchas cuestiones de privacidad.

Pero antes de sumergirnos en él, necesitamos tener una buena idea de lo que significa exactamente rastrear e identificar contactos.

Llamemos a Bob la persona que ha sido infectada. Queremos identificar la mayor cantidad posible de sus contactos, lo más rápido posible. Los que importan no son todas las personas con las que estuvo en contacto, sino las que podrían haber sido infectadas.

Imagen de previsualización de YouTube

Para hacer eso, se necesita un equipo de rastreadores de contactos.

El personal sanitario del Departamento de Salud de Anchorage y el Distrito Escolar de Anchorage trabajan en el equipo de monitoreo e investigaciones de contacto COVID-19 el jueves 16 de abril de 2020 en una sala de conferencias en el departamento de salud en el centro de Anchorage. Foto: Loren Holmes / ADN, vía Anchorage Daily News

Los rastreadores de contactos tienen varias funciones. Primero, se les da una lista de personas como Bob que han sido infectadas. Entrevistan a Bob para saber dónde estuvo en las últimas semanas y con quién estuvo. Como Bob es humano, con frecuencia puede equivocarse: puede ser olvidadizo, estar enfermo, aterrorizado, triste, ser poco cooperativo o todo lo anterior. Entonces, los rastreadores de contacto también podrían apoyarse en la tecnología para ayudar. Un ejemplo podría ser Corea del Sur, donde los rastreadores usan datos móviles de GPS, datos de gastos de tarjetas de crédito y secuencias de CCTV. Otro ejemplo podría ser el uso de resultados de una aplicación de seguimiento de contactos (app).

Con toda esa información, elaboraron una lista de los contactos de Bob que podrían haber sido infectados, ordenados por probabilidad de infección. Luego, llaman a todos estos contactos. Dependiendo de la probabilidad de infección y de las reglas del gobierno, podrían ordenar que se hagan la prueba, se pongan en cuarentena o simplemente verifiquen sus síntomas. Quieren identificar a tantos contactos como sea posible, lo más rápido posible.

¿Pero qué es un contacto? ¿Cuántos contactos necesitamos identificar? ¿Con qué rapidez necesitamos identificarlo?

¿Qué identifica a alguien como contacto?

Dado que se cree que la mayoría de las personas son infecciosas solo durante aproximadamente dos semanas, solo nos preocupamos por las personas con las que Bob podría haber estado en contacto durante las últimas dos semanas. Antes de eso, era poco probable que Bob se infectara, y si lo fuera, sus contactos ya no serían infecciosos.

Dentro de estas dos semanas, solo queremos identificar a las personas que probablemente estén infectadas. Los miembros de la familia de Bob son todos candidatos muy probables. Por el contrario, no importan tanto las personas con las que se cruzó por la calle a 5 m de distancia (~ 15 pies).

Como vimos en Los sencillos pases de baile que todos pueden seguir, es mucho más probable que ocurran contagios en entornos confinados donde las personas están cerca unas de otras, hablando, tosiendo o cantando durante un largo período de tiempo.

Los países están convierten esto en reglas. Por ejemplo, investigan los contactos de Bob si pasan más de 15 minutos juntos en un radio de 2 metros. Eso suena razonable. Pero en realidad, los rastreadores son mucho más sutiles . Una persona que compartió una comida durante una hora sentada cara a cara puede ser identificada como de alto riesgo y pedirle que se ponga en cuarentena, con los controles cada pocas horas, mientras que a una persona que compartió la fila en el supermercado solo se le puede pedir que tenga mucho cuidado y controle sus síntomas con frecuencia.

¿Cuántos contactos necesitamos rastrear?

Vimos antes que queríamos rastrear al menos el 60% de los contactos y ponerlos en cuarentena / aislarlos inmediatamente para reducir sustancialmente R (el número de reproducción efectivo, cuantas infecciones son causadas por un portador del coronavirus). Pero ese documento asumió un R0 de 2.5 (R0 es el número de reproducción en perfectas condiciones: cuando todavía nadie es inmune y no se han tomado medidas contra él). ¿Qué pasa si es diferente?

Este artículo estudia eso precisamente. Analiza diferentes R0 y evalúa qué porcentaje de contactos necesitamos rastrear para que R descienda por debajo de 1. Cada línea a continuación representa un R0 diferente, uno de 1.5 (línea roja), otro de 2.5 (línea gris) y otro 3.5 (línea marrón).

El eje horizontal indica la cantidad de contactos trazados, y el eje vertical el impacto en la R.

Tomemos la línea marrón en la parte superior, con R0 = 3.5. Si no se hace nada, tiene una tasa de transmisión cercana a 3: cada persona infecta a otras 3 (no es 3.5 porque el documento supone un aislamiento de los pacientes infectados). Luego, la R baja a medida que se rastrean y ponen en cuarentena más y más contactos.

Se puede ver que la línea marrón va por debajo de la línea punteada de “1” en alrededor del 90% de los contactos trazados. Eso significa que se debe identificar el 90% de los contactos, y asegurarse, para detener la epidemia, de que no pasen a ser infecciosos. Si se hace bien, esta medida por sí sola puede detenerlo. Pero afortunadamente, incluso si no se hace a la perfección, sigue siendo útil.

La línea marrón tiene un área alrededor. Muestra que estos cálculos aún no son perfectos. Nos faltan muchos datos, por lo que debemos hacer algunas conjeturas. Puede ser que el seguimiento del 90% de los contactos solo consiga que la R = 1.5 o 0.5. No estamos seguros Pero definitivamente lo reduce sustancialmente.

Si en lugar de R0 = 3.5, observamos R0 = 2.5 (la línea gris), nuestra mejor suposición es que identificar el 70% de los casos es suficiente para detener la epidemia.

Tengamos en cuenta estos números: en función de todos nuestros datos, queremos identificar y diagnosticar entre el 70% y el 90% de los contactos, lo más rápido posible, para tener el mayor impacto posible en la reducción de la epidemia.

Según un artículo, eso se traduce en alrededor de 20 a 30 contactos a identificar por infectado.

¿Cuántos investigadores necesitas?

Así es como Johns Hopkins lo está planteando:

Según este plan de Johns Hopkins, EE. UU. Necesitaría 100.000 rastreadores de contactos. Otros cálculos ponen ese número en 300,000. Esa es un rango muy amplio. Refleja el amplio rango de este gráfico, que muestra una diferencia de 10 veces entre Wuhan y Nueva Zelanda. ¿Por qué?

Esta brecha en la cantidad de rastreadores de contactos necesarios por persona es difícil de comprender. Si un país tiene 1 millón de personas y cero infecciones, y otro país también tiene 1 millón de personas pero 10,000 infecciones: ¿Deberían tener el mismo número de rastreadores de contacto? No. el tamaño de la población no es importante.

Cuando contratas rastreadores de contactos, estás comprando su tiempo. El tiempo necesario depende del número de casos y el tiempo que van a emplear por caso.

El número de casos es diferente por país y depende de cómo evolucione la epidemia. El tiempo necesario por caso depende de la capacitación y la tecnología. Tomemos un par de ejemplos para hacernos una idea de la magnitud de la operación.

En el pico máximo de la epidemia, Hubei tenía 1.800 equipos de 5 investigadores que realizaban el seguimiento de contactos. Son 9,000 investigadores. El número máximo de casos oficiales fue de alrededor de 4.000 casos. Supongamos que los 9,000 investigadores fueron contratados en promedio unos días después de que Hubei fue encerrado, y pudieron superar la acumulación de casos alrededor de un mes después, cuando la crisis se calmó.

Entre estas dos fechas, 9,000 rastreadores trabajando durante 27 días (suponiendo que no haya fines de semana) habrían podido procesar alrededor de 63,000 casos, lo que significa alrededor de 4 personas por día (una persona.día es una persona que trabaja por un día. Por tanto 4. persona.día pueden ser 4 personas trabajando en algo durante un día, o una persona trabajando en eso durante 4 días, por ejemplo). Si suponemos que fueron contratados unos días antes y aclararon los casos más tarde, podrían llegar a ser 5 o 6 personas.día por caso, no mucho más.

Compare esto con lo que dice un ex jefe de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid:

Según esto, resolver un caso requiere 12 a 15 personas por día.

Supongamos que un país tiene 10,000 nuevos casos por día, y está seguro de que este es el caso porque sus pruebas están dando alrededor del 3% de los positivos (como vimos en la sección de tests, este es un buen número para tener una buena idea de lo que está sucediendo realmente).

Supongamos que no tienen tecnología de rastreo de contactos, por lo que los investigadores deben llamar a las personas infectadas, entrevistarlas y luego llamar a todos sus contactos y entrevistarlos uno por uno. Cada una de estas conversaciones es muy larga, porque las personas no recuerdan con quién almorzaron hace dos días, ni te cuento sobre lo que hizo hace dos semanas. Luego necesitan presentar informes, analizar los datos, hacer referencias cruzadas entre los casos …

Si les lleva 15 personas por día por caso, necesitaremos 15 * 10,000 = 150,000 personas por día de trabajo todos los días, por lo que debemos contratar a 150,000 personas. Si necesitas cubrir los fines de semana, días festivos, días de enfermedad, etc., ese número puede alcanzar aproximadamente los 200,000. Suponiendo 20 $ por hora con todos los costes incluidos, eso es 7 mil millones $ por año. Eso es razonablemente caro, pero una pequeña gota en el mar en comparación con el coste del cierre de la economía actual.

Imagine, en cambio, que tenemos solo 1,000 casos nuevos por día en lugar de 10,000. Nuestra necesidad se reduce a 20,000 trabajadores por día.

Desafortunadamente, ambos escenarios necesitan tres días, ya que ambos requieren que cinco personas trabajen en un caso durante tres días. Sin embargo, como vimos, el tiempo es crítico.

La enfermera del distrito escolar de Anchorage, Bethany Zimpelman, trabaja en el equipo de monitoreo e investigaciones de contacto COVID-19 el jueves 16 de abril de 2020. El equipo está compuesto por enfermeras del municipio y del distrito escolar de Anchorage. (Loren Holmes / ADN) Anchorage Daily News

Imaginémos ahora que todavía tenemos 1,000 casos nuevos por día, pero nuestros rastreadores de contactos son tan productivos como los de Wuhan, donde un equipo de 5 puede resolver un caso completo por día. Con 5,000 rastreadores de contacto (~ 7,000 incluyendo días festivos, etc.), se puede cubrir todos los casos en un día en lugar de en 3.

Estos números son solo aproximaciones. El objetivo es resaltar cómo pensar en esto, alentar a los países a cuantificar y minimizar ese coste, y planificar con amplitud de miras. Estos números nos ayudan a darnos cuenta de muchas cosas:

  • Es muy difícil confiar en el rastreo de contactos mientras se desata una epidemia. Con los ~ 30,000 casos nuevos por día que tiene EE. UU. A fines de abril, si necesitan 15 personas por día, deben contratar a más de 500,000 personas para hacerlo bien. Es muy difícil hacerlo de manera rápida y efectiva. Uno de los valores del Martillo es reducir ese número, de modo que sea manejable para los rastreadores de contacto.
  • También ilustra que, si un país tiene otro brote, como en Singapur o Corea del Sur, los martillos locales podrían ser necesarios, ya que esos brotes agotan la capacidad de trabajo de los rastreadores de contacto.
  • Si un equipo de 5 rastreadores necesita 3 días para procesar completamente un caso, eso es extremadamente lento. Muchos de los contagios ya habrán sucedido.
  • También es probable que estas personas, manualmente, no puedan identificar todos los contactos que necesitan identficar. El proceso manual del equipo de rastreo de contactos de Anchorage de la imagen podría ser un pionero en los EE. UU. Tal vez sea suficiente para Alaska, pero no se adapta a la mayoría de los estados o países. Tiene que ser mucho más efectivo.

Imaginemos que Bob (punto rojo, infectado) es bastante sociable y tuvo interacciones significativas con 55 contactos en las últimas dos semanas. En una conversación con un rastreador de contactos, podría ser fácil para él contarle sobre sus cuatro miembros de la familia. Después de revisar su calendario, podría contarle acerca de ocho compañeros de trabajo con quienes ha tenido reuniones. Recuerda que cenó con cuatro amigos más y un viaje que hizo a la tienda de comestibles.

Después de mirar los CCTV, los rastreadores pueden ver los movimientos de Bob en la tienda de comestibles e identificar dos contactos más para rastrear, llegando aun total de 18 contactos. Como los rastreadores no tienen los números de teléfono de los contactos de trabajo o la identidad de las personas en la tienda de comestibles, ahora necesitan hablar con el empleador y la tienda para obtener estos contactos. Eso supone que Bob está cooperando.

18 casos es menos de la mitad, y desafortunadamente necesitaron 3 días para investigarlos. Recuerde, idealmente necesitamos del 70% al 90% en un día. Pero con este proceso, confiamos en la cooperación y la memoria de Bob, así como en en vencer todas las dificultades para obtener todos los datos. Eso no es suficiente.

Un país que lo ha hecho realmente bien es Corea del Sur. ¿Cómo lo hicieron?

Tecnología para rastreadores de contacto: datos personales de los infectados

Los rastreadores de contactos de Corea del Sur tienen acceso a los datos de gasto de GPS y tarjetas de crédito de las personas infectadas como Bob. Gracias a ellos, es bastante fácil averiguar dónde ha estado Bob durante las últimas 2 semanas (cuadrados verdes en la tabla).

Habiendo refrescado la memoria de Bob , es mucho más fácil identificar a todas las personas con las que podría haber entrado en contacto. Y eso se puede complementar ahora con las imágenes de CCTV y otras cosas, como el acceso a los sistemas de etiquetado de autobuses o gimnasios. Como resultado, en este escenario hipotético, pasamos de 18 a 41 contactos rastreados. No hemos llegado a los 55, pero estamos mucho más cerca de eso. Ya es el 75%, lo que nos pondría en el rango de lo que tiene un impacto dramático en la tasa de transmisión.

Estos números son aproximaciones, pero reflejan la realidad de Corea del Sur. Así es como lo están haciendo, y han evitado todos los nuevos brotes. Esto indica que hacerlo bien podría ser suficiente para controlar la epidemia, sin otras medidas.

Hay otro gran beneficio para esto que aún no hemos discutido.

En nuestro artículo Coronavirus: Aprendiendo a Danzar, explicamos cómo Corea del Sur publicó donde habían estado los pacientes infectados y en qué momento. Las personas pueden comprobar rápidamente si en un lugar donde estuvieron había una infección, saber si podrían haberse infectado ellos mismos y hacerse la prueba.

Además, las personas pueden descargar esta información en su teléfono y usar aplicaciones (apps) que coinciden automáticamente con los datos oficiales sobre lugares infecciosos con sus propios datos de movilidad. De esa manera, si tiene una de estas aplicaciones, puede saber de inmediato si estuviste con alguien infectado.

Debido a que existe un beneficio inmediato para usted (“¡Oh, hay una aplicación en la que puedo ver si he estado infectado en algún lugar? ¡Quiero saber!”), Es probable que las personas descarguen dicha aplicación y la usen.

Para que todo lo anterior sea posible, las autoridades deben tener acceso a los gastos de la tarjeta de crédito y los datos de movilidad telefónica para las personas infectadas como Bob.

Eso significa que es hora de hablar sobre privacidad.

La privacidad del rastreo de contactos

Nota: Hemos hablado con varios expertos en epidemiología y privacidad para crear esta sección, pero nuestras conclusiones no son definitivas. Presentamos los pensamientos a continuación para promover el debate sobre el seguimiento de contactos y la privacidad, e invitamos a otros expertos a debatir estas ideas con nosotros.

Algunas personas podrían leer esto y tener una reacción inmediata de que no es aceptable porque viola los derechos de privacidad de las personas, empujando al gobierno hacia una pendiente resbaladiza de recogida de datos y violaciones de privacidad como la que Estados Unidos todavía sufre a raíz de la Patriot Act de 2001.

Ese es un debate que abordaremos más adelante, pero es completamente irrelevante en este punto: los críticos no se dan cuenta de que en muchos países, las leyes realmente no necesitan cambiar para lograr lo que está arriba, debido a algo que se llama una enfermedad de declaración obligatoria.

La privacidad de una enfermedad de declaración obligatoria.

Bob está infectado. Por eso, es un peligro para la salud de la comunidad. Eso significa que tiene diferentes derechos de privacidad, y los ha tenido durante siglos en muchos países, como el Reino Unido o Francia. Muchos países más, como Australia, tienen reglas similares. En los Estados Unidos, son de nivel estatal.

Esto es algo que tiene sentido. Hemos olvidado lo devastadoras que pueden ser las enfermedades infecciosas.

En este gráfico, podemos ver cómo las tasas de mortalidad cambiaron masivamente de un año a otro debido a las epidemias en los Estados Unidos. Pero a medida que se implementaron medidas, como agua limpia o cloración del agua, todos los picos desaparecieron.

Esa es la imagen de una epidemia desenfrenada. En ese momento, era de conocimiento común que los enfermos no tenían los mismos derechos que los sanos, porque constituían una amenaza existencial para la sociedad. Identificarlos y aislarlos fue crucial, por lo que las autoridades tenían derecho a hacerlo.

Esto sigue siendo cierto hoy para largas listas de enfermedades. Pero el concepto es el mismo: si usted es una amenaza para la sociedad, las autoridades deberían estar equipadas para eliminar ese riesgo.

Si el coronavirus se etiquetara como una enfermedad de declaración obligatoria, los médicos tendrían que informar de inmediato los positivos a las autoridades. Estos deberían estar equipados para usar los recursos, datos y herramientas que ya tienen para rastrear los contactos de Bob.

Estos tres pasos (tener una enfermedad en la lista de enfermedades de notificación obligatoria, un proceso para notificar la enfermedad a las autoridades y los derechos de privacidad renunciados en estos casos) generalmente corresponden a tres leyes diferentes en cada país, por lo que todas tienen diferentes asume qué hacer.

Pero para los países que envían el archivo de Bob a las autoridades, esto no es diferente de que la policía tenga acceso a los datos del teléfono móvil o de la tarjeta de crédito de un mal actor, para identificarlo y localizarlo. Ya pueden hacerlo, y deberían poder hacerlo aquí sin otorgar poderes especiales que nos conduzcan por una pendiente resbaladiza.

Ya sea que haya una solución tecnológica para tener acceso fácil a los datos del GPS y de la tarjeta de crédito o no, no importa: los rastreadores de contactos ya deberían tener acceso a este tipo de información. Hacerlo artificialmente difícil para ellos es una tontería.

Hasta donde podemos ver, este es el nivel de privacidad que tiene Corea del Sur, por lo que podría ser suficiente para resolver el problema. Aprobaron una legislación especial con este fin después del brote de MERS en 2015, para que otros países puedan hacer lo mismo.

Digámoslo de nuevo: esta es una herramienta de valor incalculable para detener adecuadamente los brotes masivos que hemos tenido en todo el mundo, y no requiere un debate sobre la privacidad furibundo. Deberíamos centrar nuestra atención en hacer esto.

Pero podemos hacer más. El verdadero debate sobre la privacidad debería ser sobre eso: ¿las autoridades también deberían tener acceso a los datos de personas que aún no están infectadas oficialmente?

La privacidad de los contactos rastreados

Ahora imagine que, además de la tarjeta de crédito y los datos de movilidad de Bob, nuestro rastreador de contactos recibió una lista de contactos potenciales de operadores móviles.

Los operadores móviles conocen su posición en cualquier momento. Podrían grabar esto, junto con otras personas cercanas a usted, y cada vez que dos personas estén cerca la una de la otra durante un período de tiempo, como 2 m (6 pies) durante más de 10 minutos, registran un contacto. Los países que solo tienen un operador móvil principal pueden hacerlo fácilmente, pero los países con más operadores también podrían crear una base de datos de este tipo, de manera que cada empresa no pueda ver los datos de los clientes de otras compañías.

El gobierno puede enviar una solicitud para obtener todos los contactos de Bob y dónde y cuándo ocurrió el contacto, sin conocer más detalles sobre el resto de la población.

Habría muchos falsos positivos: por ejemplo, el GPS no puede determinar la altura, por lo que en un complejo de apartamentos, parecería que todas las personas que viven en los apartamentos que pertenecen a la misma vertical son sus contactos. Pero un rastreador de contactos puede excluir la mayoría de estos al eliminar todas las coincidencias que ocurren constantemente en casa y no viven con usted.

Los datos proporcionados al gobierno en esta situación son exactamente los datos que queremos que tenga el gobierno: solo los datos de movilidad personal de los infectados de un lado y las coincidencias con los contactos del otro lado. Nadie tiene muchos datos sobre los movimientos de las personas que no tenían previamente, excepto lo que es crítico tener para esta situación específica.

Los operadores móviles tampoco tienen acceso a más datos de los que suelen obtener. Esto preserva la privacidad al tiempo que mejora el seguimiento de contactos.

La desventaja de esto es que el GPS no es lo suficientemente preciso, y es posible que se pierdan algunos contactos y se agreguen otros contactos que no deberían haber sido. En realidad, el GPS se puede hacer más preciso si el ejército de EE. UU. decide hacerlo, pero es posible que no quiera, o con herramientas de IA. Pero puede ser que la precisión sea tan mala que esta solución sea completamente inútil. Tal vez solo funciona en áreas de baja densidad. Todavía no he visto un análisis que estudie esto en profundidad. Los espero con ansia.

Esta limitación es la razón por la que tantos países se han unido a la moda de las aplicaciones bluetooth.

Qué se necesitaría para que las aplicaciones Bluetooth sean útiles para el rastreo de contactos

Supongamos ahora que nuestros rastreadores de contactos tienen acceso a los datos de Bob y, además, pueden confiar en los datos de contacto de las aplicaciones bluetooth disponibles en el mercado.

Si no está familiarizado con estas aplicaciones bluetooth, la forma en que la mayoría de ellas se concibe es que las personas las descargan y las configuran para que, cuando estén abiertas, registren códigos anónimos de todas las personas con las que se acercan, como siempre y cuando estas personas también tengan habilitada una aplicación similar. Esto es lo que Apple y Google acordaron habilitar.

Si Bob tiene una de estas aplicaciones, puede notificar que ha sido infectado por el coronavirus y que desea enviar esta información a las autoridades.

Entonces, ¿cuántas personas desearían usar una aplicación de este tipo?

Si lee nuestra primera entrega, comprobará que la aplicación bluetooth oficial de Singapur, TraceTogether, tiene solo un 20% de usuarios. Islandia, otro país que debería ser capaz de lograr altos niveles de adopción, afirma que solo tiene un 40% de usuarios. India lanzó una aplicación descargada por 50 millones de personas, que parece un éxito hasta que te das cuenta de que es menos del 4% de la población.

Seamos tremendamente optimistas y supongamos que la mayoría de los países pueden hacerlo un 50% mejor que Singapur, lo que es poco probable, ya que es muy rico, todos tienen un teléfono inteligente, la educación es muy alta y la gente confía en el gobierno, y se descarga el 30% de la población la aplicación.

Aquí, los puntos que tienen un círculo turquesa alrededor son contactos que han descargado una de estas aplicaciones bluetooth. Desafortunadamente, Bob no lo hizo, por lo que todo esto no tiene valor en esta situación. Este es el caso el 70% del tiempo si la penetración de estas aplicaciones es del 30%.

Ok, ahora supongamos que Bob, de hecho, tiene la aplicación instalada. No solo eso, sino que Bob es muy diligente y lo tiene todo configurado y el Bluetooth activado todo el tiempo.

En este caso, el rastreador de contactos puede agregar 8 de los contactos de Bob, alrededor del 15% de los contactos que necesitamos. ¿Por qué tan poco? Porque, para empezar, solo el 30% de los contactos de Bob tienen la aplicación. Tal vez un poco más: dado que Bob tiene la aplicación, significa que es consciente de la necesidad de usar la aplicación, y es más probable que sus amigos sean como él. Así que supongamos que el 40% de sus contactos descargaron la aplicación. Pero muchos de ellos nunca lo abrieron, ni lo configuraron, o lo hicieron, pero su bluetooth no estaba habilitado cuando se encontraron.

Entonces, el 70% de las veces no tenemos nada porque Bob no tiene la aplicación. Incluso si la descargó, lo más probable es que no lo haya abierto, ni la haya configurado, ni tenga habilitado el bluetooth. Imaginemos que solo el 50% de los que lo descargan lo usan según lo previsto. Eso significa que el 85% del tiempo, los rastreadores de contacto se topan con personas que tienen una aplicación que no tiene información relevante.

Por lo demás, alrededor del 15% de todos los infectados, solo el 15% de sus contactos tienen la aplicación funcionando correctamente, y alcanzamos un total de alrededor del 2% de los contactos rastreados.

Recuerde, esto se compara con el 70% -90% de los contactos que necesitamos rastrear para pasar del Martillo a la Danza.

¡Pero eso no es todo! La forma en que se configuran las aplicaciones actuales, las personas necesitan controlar de sus síntomas (lo que una gran parte de la gente no hará) y luego decidir activamente enviar esos datos al gobierno.

Muchos buenos ciudadanos lo harán, pero muchos no lo harán: si entregan los datos a los investigadores, la consecuencia probable es que todos sus familiares y amigos deberán someterse a pruebas y muchos quedarán en cuarentena. Si su esposo o su amigo se arriesgan a perder su trabajo porque tienen que quedarse en casa durante dos semanas más, ¿entregaría estos datos?

Por lo tanto, puede acabar la tarea con la mitad de la cantidad de contactos rastreados.

Nadie sabe cuántas personas realizarían cada una de estas acciones, pero después de trabajar durante más de 10 años en la adopción de productos tecnológicos, mi suposición educada en el manejo de grandes números es la siguiente:

 

Tal vez haya sido optimista y tal vez la proporción de contactos entregados a los rastreadores de contactos podría ser solo del 0.1%. O tal vez he sido pesimista y es del 5%. O incluso 10%. Pero con el enfoque actual, nunca estará cerca del 70% -90% que queremos. Cada pequeña cosa cuenta, pero esta es muy pequeña.

Entonces, ¿qué podemos hacer para cambiar esto? Primero, imagine que Apple y Google crearon una actualización del sistema operativo, en el que están trabajando, pero en lugar de tener que descargar la aplicación, tan pronto como actualice el sistema operativo, la aplicación se ejecuta en segundo plano, optimizada para detectar contactos. En tal situación, es probable que ~ 50% de las personas actualicen su sistema operativo. Esa es la tasa normal en de un mes.

Supongamos que, con tal aplicación, Bob todavía necesita decirle activamente a la aplicación que está infectado para enviar sus contactos a las autoridades. Supongamos que solo el 50% lo hace.

¡Todavía solo tenemos alrededor del 10% de los contactos! Algo es mejor que nada, pero aún no es sustancial. ¿Podemos hacerlo mejor? Sí.

Supongamos ahora que la descarga del sistema operativo es automática. Los usuarios pueden decidir no participar, pero Apple y Google insisten mucho, todos los días, para que actualice el sistema operativo.

Supongamos también que, dado que Bob tiene una enfermedad de declaración obligatoria, no puede elegir cargar su lista de contactos cuando da positivo. Se carga por él.

Hay mucha investigación que respalda la gran diferencia entre un opt-in y un opt-out.

Para la donación de órganos, la diferencia está entre el ~ 15% y el ~ 99%. Para el seguimiento de contactos, la mayoría de las personas tampoco optarían por no participar. Y si lo hacen, hay muchas cosas que podríamos hacer para obligarlos a que vuelvan a suscribirse, como solicitar una nueva confirmación cada pocas horas o pedirles que naveguen a la configuración cada pocas horas para confirmar la exclusión. Es posible que no todos los países logren una penetración del 99% con una opción de exclusión debido a la política, pero si queremos que estas aplicaciones sean útiles, esta es la única manera.

Lo que estoy tratando de hacer es mostrar es que necesitamos una penetración muy, muy alta de estas aplicaciones para que sean eficaces, y cada decisión que tomen los usuarios disminuirá significativamente su eficacia. Pero si lo logramos, el premio es asombroso.

Inmediatamente después de que se sabe que alguien está enfermo, las autoridades podrían tener una lista de todos los contactos relevantes (además de muchos falsos positivos). La entrevista con Bob sería muy fácil, y se podría llamar a todos los contactos de inmediato.

Y ni siquiera es tan difícil hacer que esto suceda. ¿Recuerdas el anuncio que mencioné antes de Apple y Google? Lo que dicen estas compañías es que primero están permitiendo que los desarrolladores creen aplicaciones bluetooth que puedan interactuar fácilmente entre sí. Pero luego implementarán estas características en sus sistemas operativos principales. Están planeando hacer que los usuarios lo autoricen, pero esto probablemente podría ser fácil de convertir en una opción de exclusión, o incluso voluntaria de forma forzosa, si la necesidad es lo suficientemente clara y los gobiernos lo exigen.

Recuerde, el objetivo de todo esto es mantenernos por encima del umbral crucial donde el rastreo de contactos funciona lo suficientemente bien como para permitir que la economía se vuelva a abrir, para pasar del Martillo a la Danza. Si las decisiones de exclusión pasaran del 20% al 5%, se podría rastrear un número suficientemente alto de contactos y enviarlos a las autoridades para que esto tenga el impacto decisivo en la lucha contra la pandemia.

Permítanme reiterar que todos los números utilizados en esta sección son ilustrativos, no reales. Ilustran el razonamiento de que el factor de éxito más importante para cualquier tecnología de rastreo de contactos será la adopción voluntaria.

Códigos QR como alternativa a las aplicaciones Bluetooth

Las aplicaciones Bluetooth (o funciones integradas en iOS o Android) no son la única forma de conseguir nuestro objetivo. Hay algunas otras alternativas interesantes. Uno de ellos es a través de códigos QR, como lo que está construyendo Zerobase.

Un pasajero escanea un código QR para obtener su pase verde en una estación de metro en Wuhan el 1 de abril de 2020. Ng Han Guan / AP Photo, a través de Business Insider

Cuando entre en un edificio, es posible que deba escanear un código QR. Escanearlo te vincula a ese lugar en ese momento, y a todos los demás que también marcaron su entrada al mismo tiempo. Estos códigos pueden imprimirse y publicarse muy fácilmente en cualquier lugar: en la entrada de edificios, habitaciones, estaciones de autobuses, vagones de tren … El seguimiento se puede hacer de una manera que conserve la privacidad.

La diferencia con las aplicaciones bluetooth no es la tecnología. Ambos son geniales. La diferencia es el porcentaje de adopción, el número de usuarios: podríamos hacer que sea obligatorio para las personas escanear códigos QR si desean entrar en un edificio. De esta forma, se conserva la opción de optar por no participar (no entrar en el edificio), pero el incentivo para cumplir la norma es fuerte. Algo similar podría hacerse con las aplicaciones bluetooth: si fuera obligatorio tener una abierta para entrar en los edificios, la adopción podría acabar siendo lo suficientemente alta para ser útil.

Tenga en cuenta que todavía tenemos el problema del control personal del estado de salud. Queremos conseguir una forma de que los lugares y contactos lleguen automáticamente a las autoridades cuando se determine que Bob está infectado.

Esa fue mucha información. Resumamos todas nuestras opciones, con sus ventajas y desventajas:

Como puede comprobar, creo que las aplicaciones que requieren la opción de Bluetooth no tienen ningún valor. Los códigos QR que no son obligatorios son ligeramente mejores, porque al menos Bob puede escanearlos y registrar dónde ha estado. Pero si no es obligatorio, pocas personas y empresas lo usarán, por lo que se registrarán pocos contactos.

El seguimiento manual de contactos es el siguiente en utilidad. De todos modos, es necesario tener rastreadores manuales, por lo que deberíamos hacerlo. Pero rastrearán solo una parte de los contactos, y llevará tiempo. De todos modos, también invadirán la privacidad de los infectados y sus contactos.

Luego tenemos una serie de soluciones tecnológicas que ayudan sustancialmente a los rastreadores de contacto. Ya sea a través del acceso automático al GPS de Bob y a los datos de la tarjeta de crédito, agregando coincidencias de GPS dirigidas por el operador móvil o excluyendo aplicaciones de rastreo de contactos , estas proporcionan una cantidad sustancial de información realmente rápida, a un bajo costo para la privacidad.

Las mejores opciones son el código QR obligatorio o las aplicaciones bluetooth. Proporcionan un volcado inmediato de contactos, mientras que la privacidad se puede mantener razonablemente, ya que lo único que reciben las autoridades es la información de la persona y la lista de coincidencias, junto con dónde y cuándo ocurrieron.

Para estas soluciones, las autoridades no necesitarían tener más información que esta. No es necesario realizar un seguimiento de cada movimiento durante meses y almacenarlo en una base de datos. Solo las coincidencias de las últimas dos semanas, una vez que alguien está infectado.

Algunas personas podrían desaprobar incluso esta cantidad limitada de reducción de privacidad. Así que hablemos de eso.

¿Cómo debemos pensar sobre el coronavirus y la privacidad?

Tenemos miedo.

Poco a poco, todo el mundo que conocíamos a nuestro alrededor ha desaparecido casi de la noche a la mañana. Los trabajos, las vidas, las libertades, las amistades que todos apreciamos han sido puestas en cuarentena.

Entonces, cuando hablamos de algo más que nos quitan, nuestra privacidad, reaccionamos. Nos rebelamos. No queremos perder eso también.

Porque entendemos que los trabajos, las amistades, la libertad volverán. Pero tememos que, si renunciamos a nuestra privacidad, no la recuperaremos.

Tememos 1984.

Queremos evitar un mundo impulsado por la IA en el que el gobierno conozca todos nuestros movimientos, nos califique de acuerdo con nuestro comportamiento y pronto nos diga qué pensar. No queremos ser China.

Eso no es solo una pesadilla teórica. Hungría acaba de caer en una dictadura, en el corazón de la Unión Europea y mientras tanto a gente no prestaba atención. Y Estados Unidos todavía está bajo la Patriot Act, aprobada hace 19 años a raíz del 11 de septiembre.

Este miedo es bueno, porque nos alerta. Nos hace prestar atención. Nos hace apreciar las libertades que tenemos y luchar para defenderlas, porque si las perdemos hoy, tal vez nunca las recuperemos.

Pero ese miedo no puede ser irracional. No puede ser exhaustivo. No puede convertirse en pánico.

Necesitamos analizar el problema con frialdad, diseccionarlo y decidir racionalmente que podemos hacer.

La primera forma en que lo diseccionamos es dándonos cuenta de que no se trata de los datos de todos, sino de dos pequeños grupos: los infectados y sus contactos.

Los infectados ya tienen diferentes derechos de privacidad. Muchos países ya tienen legislación para tratarlos de manera diferente. Y queremos que lo hagan. ¿Queremos que los infectados no puedan colaborar con las autoridades para reducir el impacto de la epidemia? El único debate aquí es el nivel de privacidad que se les debe permitir mantener.

Todas las propuestas hechas, sugieren que los únicos datos que deben conocerse sobre los infectados es dónde han estado durante las últimas dos semanas y con quién. Preguntarles directamente es complicado y de poca utilidad. Obtener esa información a través de GPS, patrones de gasto de tarjeta de crédito o aplicaciones obligatorias de bluetooth es confiable e inmediato, al tiempo que limita la exposición a menos información de lo que la policía ya puede descubrir sobre cualquiera de nosotros.

En cuanto a sus contactos, sus derechos de privacidad deberían ser ligeramente superiores. No necesitamos sus extractos de tarjeta de crédito o sus datos completos de movilidad. Solo queremos saber quiénes son y la interacción que han tenido con las personas infectadas: dónde, cuándo y por cuánto tiempo. Solo queremos esa información durante las últimas dos o tres semanas. Esa información se puede recopilar a través de aplicaciones bluetooth obligatorias, códigos QR obligatorios, informes de operadores móviles y probablemente otras herramientas. Los gobiernos no necesitan saber más que eso. Solo eso.

Eso sugiere una lista de limitaciones a los datos que las autoridades deberían poder acceder:

  • Límites a los datos recogidos: para las personas infectadas, solo recopilaremos su paradero, a quién conocieron, dónde y por cuánto tiempo. Para sus contactos, solo que había un contacto, donde y por cuanto tiempo.
  • Límite de tiempo: solo se podrá acceder a los datos durante las tres semanas anteriores. Todos los datos anteriores serán eliminados.
  • Acceso: solo el Ministerio de Salud o una agencia autonómica equivalente debe tener acceso a los datos recopilados bajo el marco legal de empresas privadas o por investigadores en entrevistas. Quién tiene acceso a los datos dentro del Ministerio de Salud (p. Ej., Investigadores) debe estar claramente estipulado, controlado cuidadosamente mediante un seguimiento cada vez que un empleado accede a un dato, y sujeto a una auditoría sólida.
  • Seguridad: Toda la información de identificación personal (PII) estará protegida para cumplir con los estándares médicos.
  • Criterios de finalización claramente definidos: necesitamos estos datos solo durante la epidemia. La definición de “Epidemia” debe ser objetiva y estar claramente establecida. Por ejemplo, una vez que más del 70% de la población se vuelve inmune, ya sea por vacunación o por inmunidad colectiva, el sistema de recopilación de datos se cerrará automáticamente y los datos recopilados serán destruidos.
  • Debido proceso: las personas pueden y deben recurrir a los tribunales si el gobierno ha utilizado los datos de forma no adecuada, o si las conclusiones alcanzadas por los investigadores son injustas o inadecuadas.
  • Transparencia: Toda la información recogida debe hacerse explícita. También debe hacerse público, extrayendo toda la información de identificación personal (PII): cosas como nombres o direcciones.

Los profesionales de la privacidad pueden ofrecer más detalles sobre cómo proteger los datos del historial de ubicaciones. Por ejemplo, podríamos tener toda la operación de rastreo de contactos dirigida por una corporación o una organización sin fines de lucro, o un conjunto de ellas. Simplemente podrían comunicarse con las autoridades sobre quién debería estar aislado y quién debería ser puesto en cuarentena. Tal vez las personas no pueden optar por no compartir la información, pero pueden elegir a quién se la dan.

La segunda forma en que podemos acercarnos a este problema es a través de los datos que no queremos que tenga el gobierno. Es probable que la mayoría de las personas compartan con el gobierno coincidencias con personas infectadas que han tenido en las últimas dos semanas. Lo que no quieren es que el gobierno conozca todos sus movimientos.

Pero ya puede.

No solo porque ya tiene grandes cantidades de datos, en un país como los EE. UU. Del IRS, el DHS, el FBI y otros organismos. Además, porque gran parte de esta información ya está disponible en empresas privadas.

Tal como informó el New York Times, docenas, si no cientos, de compañías recopilan y venden mucha más información de la que se requiere aquí. Empresas como Google, Apple, Waze, Uber, IBM, Kiip, TheScore, Facebook y docenas más saben dónde estás y a dónde vas todo el tiempo, y muchas venden esa información.

Fuente: New York Times

Las empresas ya revelan que comparten 5,000 datos por usuario. Probablemente sea er más de lo que sabes sobre ti. Esa información se vende anonimizada a veces, pero se puede des-anonimizar.

Por tanto, estamos debatiendo compartir con compañías, ONG o gobiernos una pequeña cantidad de información que es mucho menos de lo que ya se puede comprar en línea, y es mucho más preocupante que compartir si conoció a Bob para almorzar la semana pasada.

La tercera manera en que podemos resolver este problema es buscando opciones. Es posible que algunos de los sistemas descritos aquí sigan siendo polémicos, pero es posible que deseemos construirlos ahora, sin aprobarlos todavía. Si esperamos durante meses para resolver el debate, y de repente ocurre un nuevo brote, podríamos necesitar decidir entre billones de dólares en cierres de la economía o activar un interruptor y usar esta tecnología. Pero solo podemos hacer eso si la tecnología está disponible. Si queremos usar, por ejemplo, aplicaciones bluetooth obligatorias para todos, necesitamos construir eso ahora para tener la opción en unos pocos meses.

Finalmente, debemos poner la privacidad en el contexto de los otros derechos que hemos perdido. Hemos perdido nuestra salud. Perdimos nuestra economía. Hemos perdido nuestra libertad. Si podemos recuperarlos con un poco de privacidad, ¿no lo vamos a considerar? El paquete de 2 billones $ aprobado en los Estados Unidos es equivalente a 10,000 $ por adulto. ¿Estás realmente seguro de que prefieres pagar 10,000 $ en lugar de darle al gobierno un poco de información que ya le das a FourSquare?

Para resumir, solo queremos compartir un poco de información, que puede ser muy limitada, que es mucho menos de lo que ya está disponible públicamente, o disponible para el gobierno, sobre muy pocas personas. Todo para que podamos recuperar nuestra salud, nuestra economía, nuestra libertad y nuestras vidas.

Los humanos no están destinados a estar aislados. Estamos destinados a bailar.

Esta sección se basa en gran medida en ideas y fuentes de la investigación de @Genevieve Gee sobre el seguimiento de contactos.

 

 

 

 

 

 


Si desea recibir las próximas entregas del artículo, suscríbase al boletín.

Esta es la Parte 3 de nuestro artículo, Coronavirus: aprender a bailar. En la Parte 4, hablaremos sobre Aislamientos y Cuarentenas. En la Parte 5, hablaremos sobre las prohibiciones de viaje, los límites a las reuniones sociales y los cierres económicos. En la Parte 6, lo pondremos todo junto. Le daremos recomendaciones específicas sobre cada uno, incluida una advertencia: la mayoría de los países no se están acercando bien al baile. Si continúan su camino actual, terminarán como Singapur.

Este ha sido un esfuerzo de equipo masivo con la ayuda de docenas de personas que han proporcionado investigaciones, fuentes, argumentos, comentarios sobre la redacción, cuestionaron mis argumentos y suposiciones, y no estuvieron de acuerdo conmigo. Un agradecimiento especial a Carl Juneau, Genevieve Gee, Matt Bell, Jorge Peñalva, Christina Mueller, Barthold Albrecht, Elena Baillie, Pierre Djian, Yasemin Denari, Eric Ries, Shishir Mehrotra, Eric Ries, Kunal Rambhia, Jeffrey Ladish, Claire Marshall, Donatus Albrecht , el equipo de prueba y rastreo, y muchos más. Esto hubiera sido imposible sin todos ustedes.

Si desea conocer lo último sobre Pruebas y seguimiento de contactos en los EE. UU., vaya a Test and Trace.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..