¿Tu protector solar está matando el mar?

“¿Alguna vez os habéis fijado en los arco iris que aparecen en la superficie del agua de mar en las playas y en las piscinas? Es protector solar que se va liberando desde nuestra piel al mar.

El protector solar es esencial para proteger la piel contra el cáncer, y dado que muchas restricciones de viaje relacionadas con la pandemia se están eliminado en todo el mundo, se espera que las ventas se disparen. En los últimos años, sin embargo, también ha sido objeto de estudio por ser potencialmente tóxico para el medio ambiente, especialmente los océanos en los que nadan los turistas cubiertos de protector solar.

Si leemos los ingredientes encontraremos algunos que nunca querríamos en las cremas hidratantes o productos cosméticos que usamos regularmente y sin embargo aquí estábamos usando estos ingredientes en los ambientes marinos más sensibles del mundo.

Se estima que cada persona emplea aproximadamente 1,2 g de protector solar diariamente. La dosis recomendada de protector solar es de 2 mg/cm2 de piel, lo que se traduce en 30 ml/aplicación corporal (3,0 g), y debe ser repetido cada 2 h. Sin embargo, en las zonas costeras con actividades acuáticas, el uso aumenta, magnificando el problema de contaminación. En estas situaciones, aproximadamente el 25% del total del protector solar pasa directamente al agua.

Las estimaciones sobre la cantidad de protector solar que llega a nuestros océanos cada año varían. Investigadores de la Universidad Politécnica de Marche en Ancona, Italia, estiman que cada año 20.000 toneladas son liberadas por turistas solo en el norte del Mediterráneo. Otros investigadores afirman que entre 6.000 y 14.000 toneladas se liberan anualmente en las áreas de arrecifes de coral cada año.

En otro estudio en tres playas de Marsella, durante el tiempo de máxima afluencia en las tres playas, se detectaron filtros UV tanto minerales como orgánicos en concentraciones más altas en la zona de baño que en alta mar. En general, se recuperaron concentraciones más altas en la capa superficial superior del agua que en la columna de agua. Más del 75% de los 471 entrevistados informaron que se bañaban cada vez que iban a la playa, y el 68% usaba un protector solar 2.6 veces en promedio. A partir de estos datos, estimaron que se liberaba una masa promedio de protector solar de 52 kg / día o 1.4 t / mes en una playa a la que asisten 3000 personas diariamente.

El Comercio. DANIEL MORA

La atención se ha centrado en dos productos químicos, los filtros ultravioleta oxibenzona y octinoxato, aunque hay otros ingredientes preocupantes. Hawái prohibió esos filtros UV a partir de enero de este año, y en 2018 Palau anunció restricciones más amplias sobre los protectores solares que contienen una serie de productos químicos. Otras regiones tienen prohibiciones similares.

La alarma está sonando en todo el mundo. En los cenotes de México, está prohibido usar productos de protección solar antes de sumergirse en el agua. Detectaron que dañaban seriamente las delicadas formas de vida de estos frágiles ecosistemas.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Marche en Ancona demostraron que algunos filtros y conservantes causaban un blanqueamiento completo de los corales incluso en concentraciones muy bajas. Desde entonces, continuaron probando varios protectores solares, incluidos algunos productos “ecológicos”, en diferentes organismos marinos y hemos descubierto que algunos productos solares causan anomalías en embriones y larvas, como por ejemplo al desarrollo del erizo de mar. Más trabajos, como la investigación publicada por Downs en 2015, encontró que la oxibenzona era letal para las larvas de coral.

Si bien podemos pensar que la escasa cantidad de protector solar que usamos en la playa (y los dermatólogos dicen que habitualmente lo infrautilizamos) no puede tener mucho impacto en comparación con la inmensidad del océano, el estudio de Downs sugirió que la oxibenzona tuvo un impacto perjudicial en 62 partes por billón: el equivalente a una gota en seis piscinas y media olímpicas.

Cualquier área costera, especialmente en verano cuando las playas están abarrotadas, está en riesgo, particularmente en aguas poco profundas donde las concentraciones de protector solar pueden alcanzar niveles relativamente altos.

Si bien el impacto sobre los arrecifes de coral ha atraído la mayor atención, otras formas de vida marina pueden verse afectadas, como el fitoplancton, los pequeños crustáceos, los moluscos y los peces, que sostienen las redes tróficas, y otros organismos como los erizos de mar, que son ingenieros de ecosistemas y esenciales para la creación de hábitats marinos “.

No son solo los filtros UV los que preocupan. La Marine Conservation Society (MCS), afirma que los productos químicos PFAS (perfluoroalquilo y polifluoroalquilo), conocidos como “químicos para siempre” porque tardan muchísimo en degradarse, todavía se encuentran en algunos cosméticos y productos, incluidos los protectores solares, a pesar de la prohibición de la UE sobre su uso no esencial. Estos productos químicos no solo diluyen en el mar, sino que también pueden llegar a través de los cursos de agua desde las duchas en casa. Los productos químicos PFAS se mueven tanto en el medio ambiente que se han encontrado en el Ártico y en lugares que están muy lejos de cualquier actividad humana. Además, con el cambio climático, el uso de protector solar solo aumentará y la gente es mucho más consciente del daño solar y el cáncer de piel.

En lugar de untarnos de pies a cabeza, es mejor buscar sombra y cubrirse con ropa, y usar protector solar solo en las áreas más pequeñas expuestas de la piel.

Muchos protectores solares se comercializan como “seguros para arrecifes”. Los protectores solares minerales, que a menudo utilizan óxido de zinc como protección física contra los rayos ultravioleta, se han promovido como una alternativa pero estudios recientes indican que los filtros minerales como las nanopartículas de óxido de zinc provocan un rápido blanqueamiento de los corales y también dañan las algas que viven con ellos, además de dañar las etapas de desarrollo de muchas especies marinas.

Es mejor evitar los productos que contienen varios ingredientes, incluidos oxibenzona, octinoxato y octocrileno. También es conveniente evitar el óxido de zinc de tamaño nanométrico en los protectores solares minerales y buscar marcas analizadas de forma independiente.

No es fácil que los consumidores descifremos todo esto, y también existen otras barreras, además de su mayor costo: muchos protectores solares minerales dejan un tinte blanco, que puede ser especialmente notable en pieles más oscuras. (Es el uso de nanopartículas lo que reduce la blancura).

No voy a decir que el protector solar sea el principal contribuyente al declive de la biodiversidad marina, o que no tengamos que usarlos pero es muy fácil que compremos los menos agresivos y que los utilicemos como debemos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..