50 años de aventura espacial

Miguel Mas Hesse
LAEFF-CSIC-CAB

El próximo 4 de octubre se cumplen 50 años del lanzamiento del Sputnik-1, el primer satélite artificial que orbitó en torno a la Tierra. Todos los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia, y han incluido artículos recordando aquella misión. Desde esta columna queremos también rendir un homenaje a aquellos pioneros que nos abrieron el camino del Espacio.

Todo empezó hace realmente mucho tiempo, cuando los chinos descubrieron la pólvora y su capacidad detonante hacia el siglo X. Rápidamente aprendieron a construir cohetes de artificio, cuyo principio de funcionamiento es sorprendentemente similar a los propulsores auxiliares de combustible sólido que ayudan a despegar a los cohetes modernos.

Figura 1.- Grabado chino mostrando un “prototipo” de nave propulsada por cohetes (siglos XVI). Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

Al final de la Edad Media este tipo de cohetes comenzó a emplearse en aplicaciones bélicas, alcanzando un notable desarrollo como cohetes incendiarios en el siglo XIX. Pero los cohetes de pólvora tenían un grave inconveniente: una vez se enciende la pólvora es imposible controlar la combustión, que termina a los pocos minutos en el mejor de los casos. Fue un científico ruso, Konstantin E. Tsiolkovsky, quien abordó por primera vez con seriedad el tema de los viajes espaciales. A finales del siglo XIX desarrolló los principios básicos para viajar por el Espacio por medio de cohetes, se dio cuenta de la necesidad de disponer de motores de combustible líquido, regulables, e incluso diseñó la primera nave interplanetaria que incluía elementos básicos que serían empleados años más tarde: giróscopos, compuertas presurizadas…

A principios del siglo XX estaba claro que el futuro de los cohetes estaba en el desarrollo de propulsores regulables de combustible líquido. Fue Robert H. Goddard el primero que lo consiguió, en 1926. Goddard era un visionario (“El sueño de ayer es la esperanza de hoy y la realidad de mañana”) y no alcanzó el reconocimiento debido hasta después de su muerte en 1945. Aunque continuó desarrollando cohetes cada vez más sofisticados, el ejército de los Estados Unidos no se dio cuenta de su interés estratégico hasta finales de la Guerra Mundial.

Figura 2.- R.H. Goddard con su cohete de 1926. Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

Sería en la Alemania del periodo de entreguerras donde se sentaron las bases reales de la astronautica moderna. En el primer tercio del siglo XX Centroeuropa experimentó una época de extraordinario esplendor intelectual: se desarrolló la Mecánica Cuántica, la Teoría de la Relatividad, se construyeron las primeras autopistas y vehículos revolucionarios para su época. En este ambiente se creó en Berlin la “Verein für Raumschiffahrt (Sociedad para la Navegación Espacial)”, auténtico caldo de cultivo de ingenieros aeroespaciales. Allí se reunían ingenieros geniales como Hermann Oberth y Johannes Winkler, entre otros muchos, y se dedicaban a construir cohetes cada vez más sofisticados.

Figura 3.- Johannes Winkler con su cohete Hückler Winkler II en 1932. Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

Uno de los más jóvenes miembros de la “Verein für Raumschiffahrt” era Wernher von Braun (1912-1977). Catalizó todos los desarrollos de la Alemania de los años 30 y tenía un objetivo único en su vida: llegar a la Luna. Por cumplir este objetivo vendió su alma al diablo, y comenzó a trabajar para el ejército alemán. La experiencia tecnológica acumulada en aquel grupo de ingenieros, unida al apoyo económico militar, actuaron de detonante. En pocos años, el grupo de von Braun desarrolló el primer cohete efectivo: el A4. Por desgracia, se le conoce más por su nombre militar, V2. Varios miles de cohetes A4 fueron fabricados en aquella época, muchos de los cuales fueron empleados por el ejército como misiles balísticos para lanzar cargas explosivas contra Inglaterra y otros países aliados, causando gran número de muertes.

Figura 4.- Primer lanzamiento exitoso de un cohete A4 en 1942. Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

Al terminar la Guerra, comandos especializados de los ejércitos ruso y americano localizaron al personal técnico del grupo de von Braun. Éste y parte de su equipo fueron acogidos en Estados Unidos, mientras que el resto acabó en la Unión Soviética. A cambio de colaborar con los respectivos ejércitos en el desarrollo de nuevos cohetes fueron exonerados de responsabilidad criminal durante la Guerra. Rusos y americanos se hicieron también con decenas de V2, motores y componentes, que los asilados alemanes ayudarían a montar y operar en la segunda mitad de los años 40.

Desgraciadamente, fue otro acontecimiento militar el detonante de la carrera espacial que comenzó en los años 50 del pasado siglo. Los Estados Unidos habían lanzado 2 bombas atómicas en 1945, y se sentían seguros y protegidos. Pero a finales de los años 40, la Unión Soviética disponía ya también de armas atómicas, dando comienzo a la estrategia de disuasión que marcó la Guerra Fría. Una bomba atómica no sirve de nada si no puede ser transportada a su objetivo. Y un avión es demasiado vulnerable como para introducirse cargado en Rusia o Estados Unidos. Sin embargo, los cohetes del tipo del A4, funcionando como misiles balísticos intercontinentales, podían lanzar una bomba atómica en cualquier lugar del planeta en pocos minutos, de manera silenciosa y sin posibilidad de detección previa.

En esta carrera destaca un nombre propio: Serguei P. Korolev (1907-1966). Fue el responsable del desarrollo de los primeros cohetes rusos, reforzando sus conocimientos con la experiencia de los ingenieros alemanes refugiados en Rusia, y disponiendo asimismo de un buen arsenal de cohetes A4 requisados en Alemania al final de la Guerra. Korolev sentó las bases tecnológicas de los cohetes rusos, robustos y fiables, características que han mantenido hasta la actualidad. En los años 50 desarrolló varios misiles intercontinentales hasta llegar al R7, un auténtico monstruo para su época, con potencia suficiente incluso para lanzar objetos relativamente pesados en órbita terrestre.

Figura 5.- El primer R7 desarrollado por S. Korolev. Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

La disponibilidad del R7 llevó a las autoridades soviéticas a aprovecharlo para dar una serie de golpes de efecto que deberían demostrar la supremacía de su tecnología. Así, fue un R7 el que lanzaría el Sputnik-1 en octubre del 1957. Tecnológicamente, el Sputnik-1 era extremadamente sencillo. Pero el impacto que tuvo su emisor de radio, lanzando el bip-bip que le haría famoso, fue enorme. Como lo fue el hecho de que la última etapa del lanzador se mantuviera también en órbita, siendo visible surcando el cielo a gran velocidad al atardecer desde todo el planeta. El Sputnik-1 fue sólo el comienzo, pero el legado de Korolev es mucho más amplio: con el Sputnik-2 lanzó al primer ser vivo al Espacio (la perra Laika), en 1961 consiguió el primer vuelo tripulado (Y. Gagarin), en 1965 el primer paseo espacial (A. Leonov), desarrolló la nave Soyuz, muy similar a la que Rusia sigue empleando hoy en día. Sin embargo, su muerte prematura y el fracaso del lanzador N1 impidieron a la Unión Soviética enviar astronautas a la Luna antes que los americanos.

Figura 6.- Modelo del Sputnik 1. Se puede encontrar una imagen en alta resolución aquí.

Este honor quedaba reservado a von Braun. Tal y como había sucedido a finales de los años 30, a comienzos de los 60 del pasado siglo volvieron a unirse la enorme capacidad técnica de los ingenieros de su equipo, que habían sabido transmitir a nuevas generaciones de científicos americanos, con una disponibilidad casi ilimitada de medios materiales. En apenas 8 años este equipo desarrolló de la nada un lanzador como el Saturno V, el cohete más potente y fiable jamás construido, y fue capaz de enviar astronautas a la Luna con una razonable grado de seguridad. Von Braun vio así cumplidos los ideales de aquella generación de ingenieros visionarios que se reunían en la “Verein für Raumschiffahrt” 30 años atrás soñando con los viajes interplanetarios, y que nos abrieron las puertas de un Espacio que poco a poco va convirtiéndose en un lugar aún exótico, pero cada vez más familiar.

Fotografías obtenidas de diversas páginas en Internet.

PD (20071004). D ByN

PD (20071009). D ByN:
El asteroide 1982 SH1, el número 100,000 del catálogo oficial ha recibido el nombre de Astronáutica para conmemorar los primeros cincuenta años de exploración espacial. Además, 100,000 km es la altura a la que se considera de manera arbitraria que comienza el espacio interplanetario.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

DESEARIA ASISTIR A EL MARATON CIENTIFICO DEL PROXIMO 25 DE OCTUBRE ,50 años de aventura espacial. Se necesita invitacion?

muchas gracias. tno 657787035.sOY PROFESOR

Muy bueno. Me ha servido para completar mis investigaciones sobre cohetes….

esta muy bien su investigacion y muy interesante solo que necesito mas sobre que paso con el eclipse al llegar a la luna ¿por que no hablan de eso?

I am continually searching online for articles that can help me. Thanks!

I keep listening to the news bulletin speak about getting free online grant applications so I have been looking around for the top site to get one. Could you tell me please, where could i acquire some?

This was very informative. I have been reading your blog alot over the past few days and it has earned a place in my bookmarks.

(requerido)

(requerido)


*