El dolor del bogavante

Hasta ahora se pensaba que los crustáceos no experimentaban dolor, porque sus sistemas nerviosos no eran lo suficientemente complejos. Recientemente se ha descubierto que tal vez las gambas, el bogavante y otros crustáceos experimentan dolor cuando acaban en el puchero o la sartén.

Un grupo de científicos echó ácido acético (del vinagre) a parte de las antenas de 144 gambas. Inmediatamente, las criaturas empezaron a frotar las antenas afectadas, pero no las demás, lo que, “es consistente con la interpretación de la experiencia del dolor”.

Lógicamente, el hecho de sentir dolor resulta crucial incluso para los animales más primitivos porque les permite cambiar de comportamiento tras una experiencia dañina y aumenta sus posibilidades de supervivencia.

Sin embargo, otros científicos no están de acuerdo, y señalan que la respuesta observada en las gambas puede significar simplemente que el crustáceo trataba de limpiar las antenas y no que sintiese dolor.

Otros afirman, que la mayoría de los animales poseen receptores que responden a substancias irritantes ya que un organismo unicelular puede detectar una substancia amenazadora y retroceder. Pero eso no significa que sienta dolor.

Esto del sufrimiento de los animales que nos comemos no es ninguna tontería y recientemente se suspendió en La Casa de América una obra de teatro porque el protagonista cocinaba y se comía un bogavante sobre el escenario. La obra “Accidens” ya se había estrenado en Italia, donde el actor acabó denunciado por la Liga Antivivisección por ‘torturador’.

Desde hace años en EE.UU. se debate sobre la manera más humana de matar a los bogavantes. El asunto constituye un dilema ético y divide a un sector de la comunidad científica y activistas de los derechos de los animales quienes sostienen que cocinar vivos a esos crustáceos es “una crueldad inaceptable”

De hecho el consenso es el siguiente.

1. Poner al bogavante en la nevera para adormecerlo.

2. Mantener el bogavante boca arriba y poner el cuchillo entre las dos patas anteriores.

3. Clavar el cuchillo a fondo. No hace falta romper el caparazón dorsal.

No cuesta nada intentar hacer las cosas bien aunque dudemos sobre la posible percepción de dolor por parte del bogavante y otros animales.

Otra alternativa es la hipnosis.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

A los activistas y defensores de los derechos de los animales, que proponemos el veganismo (vegetarianismo 100%, sin ningún producto de origen animal), se nos achaca muchas veces que es absurdo que nos hagamos vegetarianos cuando "las plantas también sienten".

Bien, yo diría que la base para sentir, en principio o, hasta lo que sabemos a día de hoy, parte de que es compartida por aquellos seres con sistema nervioso central, como es el caso de estos individuos (crustáceos, por generalizar). Al margen, de si su capacidad de percepción del dolor "es menor" o son menos conscientes de ello que, por ejemplo, la de los peces o los mamíferos, me quedaría siempre la duda (hasta nuevos descubrimientos científicos), y por tanto, evitaría siempre causar dolor a este tipo de criaturas.

Saludos,

http://www.lacoctelera.com/diario-v

A los activistas y defensores de los derechos de los animales, que proponemos el veganismo (vegetarianismo 100%, sin ningún producto de origen animal), se nos achaca muchas veces que es absurdo que nos hagamos vegetarianos cuando "las plantas también sienten".

Bien, yo diría que la base para sentir, en principio o, hasta lo que sabemos a día de hoy, es tener sistema nervioso central, como es el caso de estos individuos (crustáceos, por generalizar) y no las plantas. Al margen, de si su capacidad de percepción del dolor "es menor" o son menos conscientes de ello que, por ejemplo, la de los peces o los mamíferos, me quedaría siempre la duda (hasta nuevos descubrimientos científicos), y por tanto, evitaría siempre causar dolor a este tipo de criaturas.

Saludos,

http://www.lacoctelera.com/diario-v

OLA COMO TAN AMIGOS

Alguien me podria enseñar como se hace para imnotizar al bogavante???seria estupendo.

No creo que nadie sea un sadico que prolongue voluntariamente el dolor de un animal que va a comerse, al menos no los que sienten respeto por la naturaleza, yo soy ecologista y un amante y defensor de la naturaleza, además soy omnivoro y respeto mucho al que sea vegetariano en cualquiera de sus grados y por la filosofía existencial que quiera, pero no toquen los cojones con sentimentalismos neopsiconceptuados pretendiendo crear sentimiento de culpa por matar un animal que te vas a comer, eso señores es desnaturalizar la vida, y ya hemos tenido bastante con las religiones con la consiguiente perdida de respeto hacia la naturaleza que ha conllevado y que ahora pagamos en multiples areas.

[...] y salivan disfrutando cuales lobos sobre tiernos cervatillos, cada vez que: saborean los deliciosos arroces con bogavante típicos de la costa brava en particular y de la española en [...]

Al final no se que será mejor matar a los mariscos, con un chorro de vinagre en la boca y que se asfixien o cocerlos vivos. Sólo ellos lo sabrán.

(requerido)

(requerido)


*