¿Tsunami en el Mediterráneo?

A pesar de que nunca pasa nada un grupo de científicos está desarrollando un sistema de alarma de “tsunamis” para la zona mediterránea. El sistema estará preparado para el año 2011.

El sistema permitirá alertar a los posibles afectados dos o tres minutos después de recibir la información sísmica. Las advertencias, que pueden ser enviadas a través de estaciones de radio, teléfonos móviles y buscadores, tomarían alrededor de unos 15 minutos en difundirse totalmente.

En el proyecto se han invertido uno 50 millones de euros y comenzó hace tres años, poco después del “tsunami” que tuvo lugar en el Océano Índico en diciembre de 2004 y que acabó con la vida de unas 230.000 personas.

Debido a que la gran mayoría de las zonas del Mediterráneo están altamente pobladas y son lugares de gran afluencia turística, cualquier “tsunami“, por pequeño que sea, puede generar efectos devastadores. Las costas de Grecia, Turquía y Sicilia son las que presentan mayores riesgos, así como las de Algeria y otras partes del norte de África, aseguran los expertos.

A veces pensamos que esto solo sucede como el tsunami de las Navidades del 2004 lejos de nuestras costas, sin embargo el 1 de noviembre de 1755, día de Todos los Santos, las iglesias de Portugal y del sur de España estaban abarrotadas de personas que se vieron sorprendidas por la mayor catástrofe natural conocida en la historia de Europa.

Un terremoto de 8,7 grados en la escala Richter sacudió la tierra durante 120 segundos. Dos réplicas del temblor sobrevinieron dos horas y diez minutos después.  Pero lo peor fue un devastador “tsunami” causado por el gran terremoto. Olas de 10 metros arrasaron el  Golfo de Cádiz y el norte de Marruecos. En Ayamonte hubo más de mil muertos y Conil quedó destruido. La conmoción social desencadenada por la tragedia fue tan dura que llegó a pensarse, dado que la mayoría de las víctimas se encontraban en el interior de iglesias, en una especie de castigo divino.

Más recientemente, en 1956 en las islas del sureste de la costa griega, tuvo lugar uno de los “tsunamis” más importantes detectados en el Mediterráneo. Murieron cuatro personas, pero no hay que olvidar que sucedió mucho antes del gran desarrollo industrial  y turístico de Grecia. Hoy el mismo “tsunami”  tendría efectos muy graves.

El sistema, que entrará en la fase de pruebas preliminares a finales de 2008, podría utilizarse para predecir riesgos en otras áreas en un aproximado de 10 a 15 años.

Nunca pasa nada hasta que pasa.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*