La “barca de Jesús” y el cambio climático

A veces olvidamos lo que no vemos. De tan repetida, la frase: “el mar oculta muchos tesoros” acaba por perder su significado real. En 1986, dos hijos de un pescador de la costa noroeste del lago Genesaret o de Tiberíades descubrieron gracias a una importante sequía (¿cambio climático?) que provocó una importante bajada del nivel de las aguas, varios trozos de madera con clavos antiguos.


Galilea fue escenario del Sermón de la Montaña, del milagro de los panes y los peces y del caminar de Jesús sobre las aguas, pero poca gente sabe que hoy en día se conserva aquí una barca del siglo I que, según la tradición, pudo haber utilizado el propio Jesucristo.

Los clavos y los restos de madera eran parte de una barca, que logró sobrevivir al paso del tiempo gracias a que quedó sepultada y fue  protegida por el fango, lo que impidió la descomposición de la madera del armazón.

La embarcación fue extraída por expertos y voluntarios de la Dirección de Antigüedades de Israel tras una extraordinaria excavación arqueológica que duró once días y requirió titánicos esfuerzos. Para facilitar su transporte y evitar que la madera se desintegrara, fue cubierta con un caparazón de poliuretano espumoso y fibra de vidrio.

Durante catorce años, fue minuciosamente limpiada en una piscina especialmente construida en el kibutz para su conservación, donde fue sometida a una solución química que deshizo la costra y deshidrató la madera con una cera sintética, endureciendo así su casco. De 8,2 metros de largo por 2,3 metros de ancho y 1,2 metros de altura, se exhibe hoy en día a una temperatura de 21 grados centígrados y un 60% de humedad ambiente y gracias a un armazón de acero que apuntala sus endebles vigas.

Compuesta por doce tipos de madera -principalmente de cedro y roble- es un modelo típico de las antiguas construcciones de caparazón típicas mediterráneas, empleada tanto para el transporte de personas -hasta 15- como para la pesca en cerca de la costa de ahí su fondo plano. Normalmente se reciclaban restos de embarcaciones para construir otras eso explica la gran cantidad de tipos de madera. Junto a ella se encontraron utensilios de cocina y lámparas de aceite.

La madera de la barca se ha datado mediante a técnica del carbono 14 como del año 40 AC (con una rango de precisión de 80 años). Dado que la madera se recicló de otras embarcaciones es probable que se construyera más tarde. Jesús predicó en la zona en torno al año 30 de nuestra era.

El Vaticano la solicitó para exhibirla en el año 2000 con motivo de la celebración del segundo milenio de la Cristiandad.

La arqueología submarina desvela aspectos interesantes de la cultura y la historia. En España, con su gran relación con el mar, deberíamos interesarnos más por nuestro patrimonio submarino.

Por cierto, no será la de Jesús pero es interesante.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Muy bueno lo felicito por el buen trabajo desenpeñado.

Gracias por instruirme

HUAU, ESTOY MARAVILLADA CON ESTA SANTISIMA RELIQUIA,GRACIAS A DIOS Y A TI POR DARNOS LA OPORTUNIDAD DE VER ESTAS HERMOSAS FOTOS LA BARCA ES PRECIOSA,SOBRETODO SABER QUE DATA DEL SIGLO 1 Y Q PUDO ESTAR SENTADO EN ELLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ME DA TANTA EMOCION,ES INCREIBLE!!MUCHAS FELICIDADES!!!EXELENTE TRABAJO Q DIOS T BENDIGA ATI Y A TODA TU FAMILIA.

quisiera octener mas informacion heserca del tema de jesus en la barca

Muy interesante información e imágenes que acrecentan nuestro acervo cultural. Gracias por compartirlo. Te deseo salud para que sigas con este gran trabajo que has estado realizando.

(requerido)

(requerido)


*