El Niño y los calores. ¿Cambio climático?

Les recomiendo un muy interesante y clarificador artículo firmado por Jacob Petrus publicado en el periódico Público sobre El Niño, un calentamiento del agua del mar que los pescadores de Perú observaban cada año a finales de diciembre, en Navidad. Las anomalias en lluvias y sequias que veremos podrían estar relacionadas con este fenómeno, al igual que como ya comentamos en este blog, algunas de las tormentas, calores y sequías “inusuales” que hemos visto estos últimos años podrían tener su causa en la Niña. A continuación transcribo algunos párrafos pero, insisto, lean el artículo completo. También tienen información en el blog Microambiente de esta web madrid i+d.

“Generalmente, las costas de Perú están bañadas por la corriente de Humboldt, una cinta transportadora de agua fría que tiene su origen en la Antártida y que bordea la costa oeste de Sudamérica. Se trata de una corriente fría, que crea zonas de pesca muy productivas. Entre diciembre y marzo, la corriente de Humboldt se retira y se produce una subida de temperatura del agua del mar y una reducción imortante de la pesca. A partir del mes de marzo, el sistema recobra sus condiciones normales.”

“En determinados años, el calentamiento de las aguas empieza antes y se prolonga más allá de los tres meses habituales. La comunidad científica sólo utiliza la expresión de El Niño cuando el fenómeno se extiende más allá de lo normal. Esta anormalidad acostumbra a aparecer cada dos a cinco años, con una duración media de 12 meses. Su última aparición se produjo en 2006, pero queda en el recuerdo la intensidad de los ocurridos en 2002-2003 y 1997-1998.”

 “Concretamente, desde el mes de febrero de este año 2009, el centro y este del Pacífico ecuatorial han mostrado temperaturas al alza. A nivel de la superficie del océano, el ascenso ha alcanzado 1ºC, pero en las capas profundas la subida ha sido de hasta 4ºC. Cuando el incremento de temperatura es superior al medio grado durante tres meses o más, ya se considera oficialmente la llegada de El Niño, según las normas establecidas por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).”

“Las señales de la llegada de El Niño no sólo se han manifestado en el mar, sino también en la reducción de las precipitaciones que ya se ha observado en Indonesia y la sequía que afecta al este de Australia. Por ejemplo, el estado australiano de Victoria ha experimentado, desde enero hasta junio, su cuarto periodo más seco desde que se registran datos meteorológicos.”

“Durante El Niño de 1997-1998, la temperatura del agua del mar frente a Perú se encontraba hasta 8ºC por encima de lo normal. Así, en algunas zonas llegaron a recogerse hasta 700 l/m2 en un mes, un cambio que significaba un 26.000% más de lluvia respecto a lo normal. Los daños estimados en este país fueron de 2.400 millones de euros.”

Según la NOAA, El Niño se prolongará, con un fortalecimiento de débil a moderado hasta otoño, pero más intenso a partir de entonces. De momento, las predicciones hablan de un 80% de probabilidad de temperaturas por encima de la media en zonas de Australia, y de más de un 50% de probabilidad de que algunas regiones de Perú reciban precipitaciones superiores a la media. El Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA actualizará las previsiones el 6 de agosto en su Boletín de Diagnóstico Climático.”

“El Niño se lleva produciendo con una periodicidad de entre dos y siete años durante los últimos siglos, quizá milenios. Algunos estudios sugieren que El Niño pudo provocar la caída de algunas civilizaciones precolombinas, e incluso un trabajo publicado en Nature se atrevió a proponer que las pobres cosechas europeas que estimularon la Revolución Francesa en 1789 fueron efecto de este fenómeno.”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*