Vertido de petróleo en el Golfo de México. Incontrolado.

Hace ya unos días escribíamos sobre el vertido de petróleo causado por el accidente de una plataforma de Britis Petroleum en el Golfo de México pese a todas las noticias “esperanzadoras” las cosas siguen mal. Cada vez peor. Todo comenzó el 20 de Abril y desde entonces no ha más que empeorar. El vídeo que insertamos a continuación muestra el crudo que brota de una cañería. La petrolera británica causante del desastre, que hace peligrar el hábitat de especies marinas y terrestres de los estados de Luisiana, Alabama, Misisipi y Florida, ha admitido que sus instalaciones no superaron las pruebas de seguridad horas antes de la explosión. La tubería ahora rota sufría una presión inusual. Además, el diario The Wall Street Journal informó ayer que la compañía decidió finalizar el trabajo en la plataforma el mes pasado, a pesar de que las pruebas sugerían que se había filtrado gas combustible en el pozo.

Imagen de previsualización de YouTube

“BP ha dado un margen de dos días para intentar encontrar el remedio que ponga fin al vertido de crudo en el Golfo de México tras retirar la campana de acero y cemento que debía taponar la fuga. El primer intento de colocar la estructura sobre el pozo submarino de petróleo del golfo de México no ha funcionado debido a los cristales de hielo formados por las altas temperaturas que taponan la cúpula de la estructura. ”

“En paralelo, BP está avanzando en la perforación de un pozo alternativo, cerca del otro, que serviría para inyectar un líquido más pesado que el petróleo que actuaría como una especie de tapón e impediría que el crudo siga fluyendo a la superficie. Se calcula que en la actualidad hay flotando en el golfo de México unas 31.000 toneladas de petróleo, y del pozo sigue saliendo crudo. La enorme marea negra ha comenzado ya a tocar algunas zonas de la costa de Luisiana.”

“El sábado, 8 de Mayo, falló la colocación de una gran campana de 12 metros de altura y 78 toneladas de peso sobre una de las dos fisuras por las que el crudo emana al agua. BP quería utilizara de embudo a través del que canalizar el petróleo a un carguero. Sin embargo, a causa de la presión, su boca superior quedó cubierta íntegramente por unos cristales que hicieron fracasar la misión. La petrolera intentará colocar una más pequeña.”

“La mancha emana de la tubería por la que se evacuaba inicialmente el petróleo a la plataforma. En este momento, la petrolera está perforando un conducto paralelo desde el que quiere inyectar cemento al punto de fuga, para sellarlo. Esas labores de perforación se demorarán aún tres meses, según las estimaciones de la empresa.”

“La petrolera está estudiando alternativas al primer plan de sellado del vertido. Tras abortar el descenso del sarcófago con el que querían enterrar los escapes de crudo del Deepwater Horizon, los técnicos de BP planean ahora otras alternativas. Gana enteros la idea de enterrar la grieta con hormigón. El problema es que la operación requerirá al menos un par de semanas.”

“British Petroleum ha cifrado en 270,8 millones de euros (234 millones de libras y 350 millones de dólares) el coste de la tareas de limpieza que lleva a cabo en el Golfo de México tras el derrame de crudo. Hasta la fecha, la compañía británica ha invertido unos 100 millones de dólares (77,6 millones de euros) en la perforación de un pozo alternativo para neutralizar el actual, donde se produjo el derrame a unos 3.965 metros por debajo del fondo del mar, y sellarlo. No obstante, esos trabajos podrían prolongarse unos tres meses.”

La propia petrolera ha admitido que el derrame está fuera de control y es imposible cuantificar las toneladas de combustible que está liberando la plataforma hundida cada día. En 13 días podría superar al provocado en 2002 por el buque Prestige en Galicia, que fue de 77.000 toneladas.

La marea viaja a merced de las corrientes. BP, responsable de la plataforma que se hundió el pasado 22 de abril, ha diseminado sobre ella 1200 toneldas de un disolvente conocido como Corexit, que se mezcla con el crudo y lo hunde al lecho marino. De ese modo, evita la contaminación de las playas y costas y de los mamíferos y pájaros que las habitan. Sin embargo, una gran parte de la marea negra viaja bajo la superficie marina, amenazando a la pesca de la que viven los marineros de Luisiana. Los métodos empleados para dispersar la mancha que flota en el golfo han sido críticados duramente por los ecologistas. Varios grupos han tachado “de agresivos y perjudiciales para el medio ambiente” los dispersantes químicos empleados por BP. El debate entre los ecologistas y los científicos se centra ahora en si el remedio puede ser peor que la enfermedad: si los dispersantes químicos también causarán un grave daño al medioambiente y si conseguirán minimizar el impacto de la mancha de fuel.

La gran mancha de petróleo ha tocado ya la costa. Como avanzó el Gobierno de Luisiana el pasado martes, el punto de impacto ha sido el arrecife de las islas Chandeleur, zona protegida dentro del Parque Natural de Breton. Las primeras imágenes que han distribuido las autoridades muestran claramente una mancha oleosa cubriendo casi la totalidad de la isla que se encuentra más al norte, cerca de la costa del Estado de Misisipi.

Al mismo tiempo, la Guardia Costera confirmó que la mancha de petróleo tocó por primera vez tierra firme en las Islas Chandeleur, un centro en el que anidan las aves acuáticas de la zona, entre ellas pelícanos y gaviotas. Las primeras manchas de crudo se detectaron en las playas de la Isla Freemason, en el extremo sur de las islas Chandeleur, según el Comando Unificado, la coalición que agrupa a la Guardia Costera, BP, y las autoridades federales y estatales que trabajan para contener el derrame.

270 embarcaciones trabajan en el lugar de la mancha para controlar el vertido, extraer petróleo de la superficie marina, y realizar quemas controladas. El Gobierno federal ha aprobado también el desplazamiento de 17.500 miembros de la Guardia Nacional a Luisiana, Alabama, Misisipi y Florida, los estados amenazados por el derrame.

En el delta del río Misisipi, en los embarcaderos en los que la mayoría de barcos llevan atracados desde hace una semana por la imposibilidad de faenar, ya se nota el olor dulzón del petróleo derramado. No se puede pescar en aguas federales y el Gobierno de Luisiana ha prohibido faenar en diversos puntos de las costas estatales, afectando eminentemente a la recolección de ostras. La última prohibición llegó el pasado jueves por la noche. El Departamento de Pesca cerró las marismas al este del río a la captura de gamba, justo cuando comienza su temporada.

“El olor se nota en distintos puntos del golfo de México. Se percibía anteayer por la noche en Nueva Orleans y se nota constantemente en esta pequeña localidad. El Departamento de Sanidad y Hospitales del Gobierno estatal ha recibido ya, al menos, una docena de quejas por ráfagas de hedor que recorren las costas y que provocan dolor de cabeza, irritación de los ojos y náuseas.”

“A corto plazo es más probable que padezcan estos efectos los trabajadores que están participando en la retirada del crudo”, explica Jonathan Ward, profesor de toxicología ambiental en la Universidad de Tejas. “A largo plazo, si la exposición es reiterada, podrían desarrollar enfermedades crónicas. Es muy importante que tomen las medidas de protección adecuadas, o podría suceder algo similar a lo que les ocurrió a los trabajadores que tomaron parte en la limpieza tras los atentados contra las torres en Nueva York, en 2001″.

“En Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida, la petrolera británica está en todas partes. Su director ejecutivo, Tony Hayward, dijo desde el primer momento que pagaría la factura de la marea negra. Pero BP está haciendo mucho más. Llenar el vacío dejado por unos estados empobrecidos por la recesión, que no pueden financiar el rescate de sus costas.”

Pagar también implica controlar. “BP nos ha impuesto una cláusula que nos impide hablar a la prensa”, reconoce Dan Parker, cuya compañía CIagent, se encarga de limpiar las playas de Dauphin Island.

“Los pescadores de Venice, Boothville, Triumph y Empire se encomiendan tal día como hoy a las fuerzas de la naturaleza y rezan para les llegue la única protección posible: el viento de poniente.”

“Exenta por el Gobierno de Estados Unidos de disponer de un plan de emergencia específico para actuar en caso de que ocurriera un vertido en el yacimiento que explotaba, la petrolera BP se enfrenta ahora a su propia falta de preparación ante una de las mayores mareas de crudo que ha vivido el golfo de México . Ha fallado su primer intento de cubrir con una campana una de las dos fisuras que quedan abiertas en el lecho marino. No hay más plan a corto plazo que construir otra campana, más reducida, y verter lodo y cemento sobre la válvula de seguridad que no funcionó cuando ocurrió el accidente, por si en esta ocasión hay más suerte.”

“El Gobierno de Luisiana, potencialmente el más afectado por el vertido, exige medidas a corto plazo, como construir una barrera que proteja los arrecifes de sus costas. La petrolera, de momento, dice estar abierta “a cualquier propuesta de las autoridades”, según su portavoz, John Curry. Pero no aclara si tiene intención de tomar otras medidas urgentes que eviten un desastre ecológico y comercial en el delta del Misisipi. En el plan de exploración del yacimiento, que presentó ante el Gobierno federal a principios del año pasado, aseguraba ser capaz de lidiar hasta con un vertido de hasta 613 toneladas de crudo diarios. Según las últimas estimaciones de Associated Press, el vertido actual supera ya los 757 toneladas por día.”

“En caso de un accidente, los técnicos de BP aseguraron en aquel plan de exploración: “Es poco probable que las actividades propuestas provoquen un vertido de crudo en la superficie o bajo ella. Si ese vertido fuera a ocurrir en aguas abiertas cercanas a bancos adultos de peces escamados o mariscos, los efectos serían subletales y el alcance de sus daños se reduciría por la capacidad de los peces y mariscos adultos de evitar vertidos, metabolizar hidrocarburos y excretar metabolitos y compuestos originales”. Es decir: la fauna sabría enfrentarse al vertido por sí misma.”

“Lo que los expertos consideran la solución más adecuada aún tardará en llegar tres meses: se trata de la perforación, bajo el lecho marino, de un conducto paralelo a la tubería por la que emana el crudo, desde su yacimiento a 7 kilómetros de profundidad. Con ese conducto, esperan interceptar la fuga original e inyectarle cemento, para sellarla definitivamente.”

“Nadie quiere responsabilizarse del accidente de la plataforma petrolífera Deep-water Horizon, que el pasado 20 de abril explotó en el golfo de México sin causa aún conocida, y que provocó 11 muertes y una marea negra que aún no ha cesado. En una esperada comparecencia  ante el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado en Washington, los altos ejecutivos de BP, Transocean (propietaria de la plataforma) y Halliburton (que trabajaba en ella cuando ocurrió el suceso) eludieron asumir responsabilidades por la explosión y se culparon mutuamente de ella.”

“La región del Golfo acoge grandes extensiones de manglares, críticas para el frágil ecosistema de la región que se ven amenazados por la presencia de crudo en las aguas. Se calcula que alrededor de 2.000 kilómetros de manglares se concentran en los estados que afrontar un mayor riesgo por el vertido: Luisiana, Texas y el extremo sur de Florida.”

“El Gobierno de México advirtió ayer de que está dispuesto a demandar a la empresa British Petroleum si los resultados del estudio que realizarán comprueban que la fuga de petróleo ha ocasionado daños medioambientales en México. Según la Marina, “hasta el momento las corrientes costeras con comportamiento estacional han sido favorables” para México y se han llevado el crudo hacia las costas de Estados Unidos, pero si el derrame no se controla, el vertido podría llegar al país porque el patrón de corrientes se revierte a partir de otoño, lo que podría afectar principalmente a “los humedales y la pesca ribereña”.

“La plataforma Deepwater Horizon no superó una de las pruebas de seguridad a la que la sometieron los técnicos de BP en la mañana del pasado día 20 de abril, horas antes de que una burbuja de gas provocara la explosión que acabaría hundiéndola y causando la muerte de 11 personas. Según el representante por California Henry Waxman, la petrolera le ha facilitado un informe en el que admite que sus ingenieros sabían que había zonas de la tubería de extracción donde había “una presión inusual”, atribuible a concentraciones de gas metano.”

“Una plataforma marítima de gas venezolana se ha hundido esta semana, sin que se hayan registrado víctimas ni daños medioambientales.”

Más novedades, científicos de varias  Universidades americanas ahn descubierto manchas de petróleo de varios kilometros de longitud y cientos de metros de espesor viajando entre dos aguas. BP no permite realizar muestreos cerca dellugar de la fuga pero, la multinacional y el resto de organismos que componen el grupo de respuesta a la marea negra, como el Departamento de Interior de EEUU y varias instituciones científicas, han pedido a los ciudadanos, a través de su web, que envíen ideas para detener la hemorragia de crudo. Hasta ayer, BP había recibido más de 4800 peopuestas.

Ahora la estima es de 1100 toneladas diarias…

Les dejo con las imágenes de delfines nadando entre petroleo. Ya se han encontrado varios ejemplares muertos en la costa.

Imagen de previsualización de YouTube

Fotos AFP, LA Times, El País

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*