Arenques, petróleo y Niger

En repetidas ocasiones hemos tratado en este blog el problema de los vertidos de petróleo y sus consecuencias letales y subletales sobre la vida de animales y del ser humano. Del  vertido del Golfo de México seguimos sin saber cuales son sus consecuencias. Sin embargo recientemente se ha publicado los resultados de los daños causados por el vertido del carguero Cosco Busan en el año 2007.

El arenque del Pacífico (Clupea pallasii pallasii) es una especie de gran importancia ecológica y comercial. Los peces se desplazan en grandes bancos, desde la Bahía de San Francisco al mar de Bering, donde son una fuente de alimento para otras especies como aves y ballenas jorobadas. Luego de permanecer dos años en el mar, desovan en áreas de aguas superficiales en bahías y estuarios.

Investigadores en Estados Unidos analizaron las consecuencias del desastre del buque de carga Cosco Busan en 2007, cuando el navío chocó contra una de las torres de un puente vertiendo más de 200.000 litros de petróleo en la Bahía de San Francisco. El derrame tuvo un impacto letal inesperado en los embriones de peces devastando la producción de arenque del Pacífico durante dos años, de acuerdo al estudio, realizado por expertos de la Universidad de California, Davis, y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU., NOAA por sus siglas en inglés.

La investigación deja en evidencia el impacto del combustible bunker en los embriones de peces fundamentalmente en aguas superficiales, así como las consecuencias de la interacción de ese crudo con la luz solar y la extrema vulnerabilidad de los peces en sus primeras etapas ante los derrames de petróleo. El estudio aporta nuevos datos para el análisis del impacto de derrames de crudo. Muchos de los parámetros utilizados actualmente fueron establecidos luego del desastre del Exxon Valdez en 1989, cuando se vertieron más de 120 millones de litros de crudo en la costa de Alaska.

En este enlace se puede ver el video de los embriones dañados por el vertido

http://bcove.me/vflvfjfm

El estudio deja en claro que aún derrames de poca cantidad, pueden tener efectos altamente letales en poblaciones sensibles. Debido al aumento drástico en toxicidad en presencia de la luz solar, es posible que en regiones en las que la luz ultravioleta penetra el agua marina, aún pequeñas cantidades de combustible bunker y otros productos de petróleo pueden tener un gran impacto El estudio fue publicado en la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.


Los daños no terminan cuando desaparece la mancha. ¿Se imaginan lo que puede pasar en otro lugares como el delta del Niger?

Según un  informe de 2006 del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en inglés) en el delta del Níger, en Nigeria, desde los años cincuenta se han derramado 1,5 millones de toneladas de petróleo, el equivalente a unos 11,5 millones de barriles de petróleo. El 22 de diciembre pasado, Shell Nigeria anunció que unos 40.000 barriles de crudo se habían vertido desde su plataforma petrolífera de Bonga, a unos 120 kilómetros de la costa. El 3 de enero, Shell reveló que el 24 de diciembre varios derrames le obligaron a cerrar algunas de sus instalaciones en tierra, cerca de la costa, al sureste del país.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*