Olas gigantes y asesinas

Estos últimos días de enero hemos constatado la fuerza del temporal en el norte de la Península Ibérica. Las enormes olas se han llevado la vida de varias personas en Valdoviño y Biarritz. Ya en posts anteriores habíamos tratado las olas gigantes y las olas asesinas. La ola más alta registrada hasta el momento en el mundo sucedió el 9 de Julio de 1958 como consecuencia de un tsunami y alcanzó una altura máxima de 518 metros (1,700 pies).

Puertos del Estado tiene a lo largo de toda la costa española “un complejo sistema de boyas para medir el tamaño del oleaje que alcanza el territorio nacional. Hay una docena de boyas costeras y 15 de la red exterior, en aguas profundas. Están a entre 10 y 20 millas de la costa, a más de 300 metros de profundidad. Estos aparatos —fabricados por una empresa noruega y que cuestan unos 300.000 euros— mandan cada hora a través del satélite datos sobre el viento, la temperatura, la presión atmosférica, las corrientes, la salinidad y el oleaje.” La altura del oleaje varía de una ola a otra, por eso se suele utilizar un termino que representa aproximadamente la altura media del tercio mas alto de olas denominado altura significante y se denota Hs. La altura significativa también se puede denominar altura significante y denotar Hm0. El pasado seis de enero, la boya frente al cabo Silleiro midió un oleaje de 11,5 metros; la de la estaca de Bares dio 11,7 metros, y la de Villano, 12,7 metros. Eso implica que las olas máximas fueron de 18,4 metros a 20,34.”

Imagen de previsualización de YouTube

“Según los datos de los que dispone este organismo del Ministerio de Fomento, la mayor ola medida en España se produjo durante un violento temporal el 24 de enero de 2009 en la costa santanderina, y fue medida por la boya Augusto González de Linares. La «Altura significante» (la media del tercio superior) registrada por el dispositivo ese día dio un valor de 14,8 metros, por lo que se puede calcular que la Hmax de la ola individual más alta alcanzó esa jornada los 26,1 metros. Estadísticamente, la ola máxima se calcula que es 1,6 veces la ola significante. Eso implica que las olas máximas fueron de 18,4 metros a 20,34. El récord absoluto lo sigue teniendo la boya de Santander, que el 24 de enero de 2009 registró una ola máxima de 26,13 metros.”

Imagen de previsualización de YouTube

“La segunda ola más alta registrada en España se produjo en esa misma tormenta, y se dio en la boya de Cabo de Peñas (Asturias), con una Hs de 12.2, por lo que la Hmax se situó en los 23,3 metros. La medalla de bronce corresponde a la boya coruñesa de Villano-Sisargas, que registró sobre el 9 de noviembre de 2010 una Hs de 11,7 metros, con una ola individual de altura máxima de 21,9 metros. Para todas estas olas, el numero de años que en promedio transcurren hasta que podrían volver a darse (lo que se llama Periodo de Retorno) es de 15 años en el caso de la segunda y tercera, y de 20 años para la campeonas de Santander.”

 

Fuentes: Web Puertos del Estado, ABC, El País.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pues podemos ahorrarnos las boyas, porque los telediarios han desarrollado un nuevo sistema de medición: se envía al lugar del “maremoto” a una niñata recién salida de la Facultad, equipada con un micro y acompañada por un cámara; la niñata se sitúa en las proximidades de un paseo marítimo o similar, y espera a que una ola (que generalmente no supera los dos metros y medio)choque contra el rompeolas/muro del paseo/espaldón del muelle; la niñata contempla estupefacta hasta donde saltan los espumarajos de la anteriormente expresada ola… y hala, ya tenemos OLAS DE 18 METROS ARRASANDO EL PASEO MARÍTIMO DE SAN SEBASTIÁN.
Ante semejante (y continuamente repetida) muestra de estupidez e ignorancia, qué boya Villano Sisargas ni qué ola significativa ni qué niño muerto…

[...] Olas asesinas Publicado por Antonio Figueras el 12 abril, 2016 Comentarios (0) TweetEn diversas entradas de este blog hemos tratado sobre las olas asesinas. [...]

(requerido)

(requerido)


*