El fomento del uso de Internet influye en la participación de los mayores en la sociedad


El fomento de actividades basadas en Internet promueven experiencias de participación en la sociedad y son importantes también para un envejecimiento saludable como parte fundamental de la integración en nuestra actual sociedad. En un estudio desarrollado para una tesis doctoral en el Departamento de Medicina Comunitaria y Rehabilitación de la Universidad de Umeå en Suecia, se muestra cómo los terapeutas ocupacionales pueden fomentar  la participación en programas de intervención y terapia ocupacional basados en Internet y con ello, conseguir reducir las sensaciones de soledad de los adultos mayores.

Existen cada vez mayor cantidad de actividades cotidianas que requieren acceso a Internet, y para lograr una mayor participación en la sociedad, tenemos que prestar especial atención a intentar disminuir la brecha digital. La sociedad mayor tiene cada vez más riesgo de experimentar un aislamiento social, fundamentalmente por la pérdida de seres queridos, la cual hace que la sensación de soledad sea cada vez más evidente. Un esfuerzo conjunto de las administraciones e iniciativas privadas pueden fomentar el bienestar de las personas mayores intentando promover actividades ocupacionales basadas en Internet.

Ellinor Larsson en su tesis, describe cómo se pueden desarrollar actividades de promoción de la salud dirigidas a las personas mayores y concluye con la necesidad de una colaboración entre distintos sectores de la la sociedad para poder llevarla a efecto con éxito. Según el estudio, la participación en actividades ocupacionales basadas en Internet se puede promover a través del apoyo de personas del entorno de los mayores y sus cuidadores, facilitando las instituciones para ello, un mayor y mejor acceso a la tecnología y facilitando la identificación de aquellas actividades online, como complemento a otras actividades sociales, que pueden ser importantes en la vida diaria de la persona mayor.

Desde la Fundación General CSIC y en el desarrollo de los Proyectos Cero en envejecimiento, alguno de los proyectos desarrollados se ha investigado en este ámbito, como son:

ReferenciaPromoting social activities and participation among seniors: exploring and evaluating social and Internet-based occupational therapy interventions (Larsson, Ellinor)

Etiquetas:

Retardan hasta un 35% el envejecimiento en ratones


Mediante la extracción de las células senescentes de ratones de mediana edad, un grupo internacional de investigadores ha conseguido alargar entre un 17% y un 35% la vida útil de los roedores y retrasar el declive relacionado con el envejecimiento tanto en machos como en hembras.

La senescencia celular es un mecanismo que limita permanentemente el crecimiento de las células. Dicho de otra forma, las células senescentes son células disfuncionales que han dejado de proliferar. Aunque también pueden tener algunas propiedades beneficiosas –como la cicatrización de heridas–, su presencia se asocia con varias enfermedades relacionadas con la edad.

Un estudio publicado esta semana en Nature y liderado por el equipo de Darren Baker y Jan van Deursen, de la Clínica Mayo de Minnesota (EE. UU.), muestra cómo al eliminar estas células en ratones de mediana edad (unos 12 meses) aumenta la esperanza de vida media de los animales tratados.

Para ello, desarrollaron ratones modificados genéticamente en los que dichas células se podían eliminar en cualquier momento de su vida. “La ventaja de dirigirse a las células senescentes es que la limpieza de tan solo el 60-70% puede tener efectos terapéuticos significativos”, afirma Baker.

Según explica a la Agencia SINC, el investigador del CNIO, Óscar Fernández-Capetillo, experto en cáncer y envejecimiento, “la senescencia es importante para limitar la expansión de células dañadas y, por lo tanto, podría proteger potencialmente de patologías cómo el cáncer. Y dado que nuestras células se van dañando con la edad, también se había especulado que podría contribuir al envejecimiento. Este estudio aporta evidencias genéticas que apoyan esta visión”.

Así, los científicos observaron que los cambios relacionados con la edad, incluyendo pérdida de grasa, desarrollo de cataratas y deterioro del riñón y el corazón, se produjeron más lentamente en ausencia de células senescentes.

Estos cambios se produjeron sin efectos secundarios aparentes en ratones con dos líneas genéticas distintas, lo que en su opinión “plantea la posibilidad de utilizar el enfoque para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la edad”.

Además, la limpieza de estas células retrasa la formación de tumores. Para los autores, esto sugiere que durante el envejecimiento normal, la presencia de células senescentes acorta la vida y el período durante el cual los ratones están sanos.

“Si bien los resultados no son especialmente sorprendentes vistos los trabajos anteriores, sí que avalan el papel central del gen p16 y la senescencia en el envejecimiento natural”, añade Fernández-Capetillo. “Queda por ver si esta aproximación es extensible a humanos, para lo que habría que desarrollar una tecnología equivalente capaz de matar selectivamente células senescentes”.

Vivir mejor, pero no mucho más

Los investigadores de la Clínica Mayo han demostrado que las células senescentes producen un impacto negativo en la salud y acortan la vida útil hasta en un 35% en los ratones normales de mediana edad.

Aunque el sistema inmune barre dichas células, con el tiempo se vuelve menos eficaz. Las células senescentes producen factores que dañan las células adyacentes y causan inflamación crónica, la cual está estrechamente asociada con enfermedades relacionadas con la edad y fragilidad.

La duración media de la vida de los ratones tratados se amplió de un 17 a un 35%. Los roedores también mostraron una apariencia más sana y una cantidad reducida de inflamación en el tejido graso, muscular y renal.

Fernández-Capetillo matiza que, aunque en el trabajo se consigue alargar la vida media, “no se consigue extender la ‘vida máxima’. Esto es, más ratones llegan a vivir hasta edad avanzada, pero no se consigue vivir más que el más viejo de los ratones normales”.

“El desafío realmente importante sigue siendo encontrar alguna manera de romper las reglas del juego y vivir más allá de los límites. Al parecer, solamente eliminando las células senescentes no va a ser suficiente. Pero desde luego llegar más saludable a una edad avanzada es, de momento, suficiente premio; y un estímulo más para confiar en que se están tocando las teclas apropiadas”, concluye el investigador español.

Fuente: http://www.agenciasinc.es/

Referencia bibliográfica:

Darren J. Baker, Bennett G. Childs, Matej Durik, Melinde E. Wijers, Cynthia J. Sieben, Jian Zhong, Rachel A. Saltness, Karthik B. Jeganathan, Grace Casaclang Verzosa, Abdulmohammad Pezeshki, Khashayarsha Khazaie, Jordan D. Miller & Jan M. van Deursen. ‘Naturally occurring p16Ink4a-positive cells shorten healthy lifespan’. Nature, 4 de febrero de 2016. DOI 10.1038/nature16932: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature16932

Etiquetas:

Actitud positiva, envejecimiento positivo…


Las actitudes positivas frente al envejecimiento parece que pueden tener implicaciones directas sobre la salud física y cognitiva en la edad avanzada. Un estudio longitudinal realizado en Irlanda sobre el envejecimiento (TILDA), desarrollado en el Trinity College de Dublín, revela que los participantes con actitudes positivas durante el envejecimiento habían mejorado su capacidad cognitiva. Además, el estudio revela otras claves de gran interés, como son:

Los adultos mayores con actitudes negativas hacia el envejecimiento, mostraban una velocidad más lenta al caminar y se observaron unas capacidades cognitivas más deficientes, dos años más tarde del inicio del seguimiento de la muestra poblacional, en comparación con los adultos mayores con actitudes más positivas hacia el envejecimiento. Esta conclusión se mantenía incluso teniendo en cuenta el empeoramiento que pudieron sufrir los participantes en el estudio tras dos años de estudio (inicio de tratamientos, el estado de ánimo, cambios en las circunstancias de vida y otros cambios de salud que se habían producido).
En la muestra TILDA los participantes más frágiles con actitudes negativas hacia el envejecimiento tenían peor cognición en comparación con los participantes que no eran frágiles. Sin embargo los participantes más frágiles con actitudes positivas hacia el envejecimiento tenían el mismo nivel de habilidad cognitiva que sus compañeros no sufrían esa fragilidad.

Los datos del estudio TILDA ofrece una oportunidad para estudiar las actitudes hacia el envejecimiento, ya que se monitorizan los cambios de salud a través del tiempo en una muestra nacional representativa de adultos mayores residentes en Irlanda.

Estos últimos hallazgos tienen implicaciones importantes para los medios de comunicación, los políticos, los profesionales y la sociedad en general. Las actitudes sociales hacia el envejecimiento son predominantemente negativasTodo el mundo se hacen mayores y si estas actitudes persisten es posible que de alguna u otra manera influyan en no conseguir una mejor  calidad de vida.


Etiquetas:

La hormona “quemagrasa” revela ahora también su potencial para mejorar el sistema inmune durante el envejecimiento


La hormona FGF2, ha sido protagonista de múltiples estudios científicos en los que se la ha caracterizado como la hormona “quemagrasa” por su capacidad de regulación metabólica y de protección cardiovascular(1), además de mostrar otros beneficios saludables. Es segregada principalmente por el hígado como respuesta a una menor ingesta de calorías en la dieta, para permitir que las grasas se quemen cuando los niveles de glucosa son bajos y actúa directamente sobre la grasa parda, produciendo calor y quemando el tejido adiposo.  Sus niveles aumentan cuando se restringen las calorías. La FGF21 es una hormona endocrina que mejora la sensibilidad a la insulina y también induce la pérdida de peso; por lo tanto, está siendo estudiado principalmente por sus efectos terapéuticos en la diabetes tipo 2 y la obesidad. Aunque el hígado es su principal órgano de producción, otros órganos tienen potencial para segregarla como el tejido adiposo blanco o el marrón, los músculos esqueléticos, el corazón y el timo.

Ahora, un grupo de investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale(2), ha realizado un estudio con ratones en el que han observado que la hormona “quemagrasa” también se produce en unas células especiales de la glándula del timo (órgano especializado del sistema inmunológico) y que aumentando los niveles de producción de esta hormona, aumentaban su esperanza de vida un 40%, debido a que la hormona protegía la pérdida de la función inmune típica del envejecimiento biológico del timo. Cuando esta glándula funciona normalmente, produce nuevas células T para el sistema inmune, pero con la edad, el timo se vuelve graso y pierde su capacidad de producir estas células. Esta pérdida de nuevas células T en el cuerpo es una causa de aumento del riesgo de infecciones y ciertos tipos de cáncer en los procesos de envejecimiento. Los investigadores estudiaron ratones transgénicos que segregaban niveles elevados de la hormona FGF21, encontraron que el aumento de los niveles de FGF21 en ratones de edad avanzada, protegía el timo de la degeneración por grasa relacionada con la edad y por tanto se conseguía alargar el funcionamiento óptimo del timo para producir nuevas células T, mientras que la deficiencia de niveles de FGF21 aceleró la degeneración del timo en ratones mayores.

Los resultados de estos estudios tienen implicaciones futuras para intentar mejorar la función del sistema inmune por la protección de la glándula del timo durante el envejecimiento, además de otras propiedades como el control de la obesidad, prevención de la diabetes tipo 2, protección cardiovascular, etc. Además los investigadores están estudiando otras vías terapéuticas, como son el desarrollo de una forma de imitar la restricción calórica para mejorar la función inmune sin tener que reducir la ingesta de calorías de una dieta.

Referencias:

  1. FGF21, La hormona quemagrasa que protege el corazón (ISCIII)
  2. Yun-Hee Youm, Tamas L. Horvath, David J. Mangelsdorf, Steven A. Kliewer, Vishwa Deep Dixit. Prolongevity hormone FGF21 protects against immune senescence by delaying age-related thymic involution. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2016; 201514511 DOI: 10.1073/pnas.1514511113
Etiquetas:

Nuevos avances en el tratamiento de la debilidad muscular durante el envejecimiento


Un grupo internacional de investigadores de la Facultad de Salud y Ciencias de la Rehabilitación en la Universidad de Indiana (Campus de Indianápolis), han encontrado resultados prometedores en la utilización de un anticuerpo de la miostatina para el tratamiento de la sarcopenia ó pérdida de masa muscular asociada con el envejecimiento.

La miostatina es una proteína natural producida por el propio cuerpo y que favorece inhibe el crecimiento muscular. La inhibición de esta proteína mediante anticuerpos monoclonales puede permitir que el músculo se desarrolle, mejorando la masa muscular y el rendimiento físico. En este estudio clínico, se han suministrado anticuerpos de la miostatina a una muestra de población (mayores de 75 años, bajo rendimiento muscular e historial de caídas) en un período de 24 semanas, observándose un aumento de la masa muscular y una mejorar general del rendimiento y de la calidad de vida.

Este tratamiento con anticuerpos de miostatina mejoró alguno de los indicadores medidos en el estudio como fueron la fuerza muscular en los ancianos, las capacidades para subir escaleras, caminar más rápidamente y la capacidad para sentarse y levantarse de una silla. El tratamiento benefició significativamente a los individuos más débiles al inicio del estudio, una población que pueden no ser receptivos a una intervención convencional, como son la asistencia para rehabilitación y gimnasia adaptada.

El Dr. Stuart Warden dijo que el estudio “proporciona una evidencia de prueba de concepto para continuar con los estudios más ambiciosos que se requieren para demostrar si el tratamiento con anticuerpos de miostatina mejora la calidad de vida y reduce las caídas y sus consecuencias durante el envejecimiento”.

ReferenciaMyostatin antibody (LY2495655) in older weak fallers: a proof-of-concept, randomised, phase 2 trial.

Etiquetas:

Identificación de nuevos genes asociados con personas longevas


Las personas centenarias muestran un envejecimiento muy longevo y normalmente saludable y más activo. Científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Bolonia han comenzado a desentrañar las claves para identificar porqué se da esta longevidad en determinadas personas mediante la búsqueda de locus genéticos asociados con la longevidad extrema.

Lo interesante de los datos preliminares es que los centenarios tienen hábitos saludables y dietas similares al promedio de las personas, lo que sugiere que los factores en su composición genética podrían ser determinantes para esta alta longevidad. Sin embargo, estudios genéticos previos han identificado sólo un único gen (APOE, involucrado en la enfermedad de Alzheimer) que se muestra diferente en comparación con la población general.

El estudio de la  Dra. Kristen Fortney y sus colegas, publicado en PLoS Genetics, es un ejemplo del uso de grandes volúmenes de datos para recopilar información sobre un rasgo muy complicado como la longevidad. Para encontrar los genes de la longevidad, los autores primero derivaron un nuevo método estadístico (denominado “iGWAS”) que se aprovecha del conocimiento de catorce enfermedades para reducir la búsqueda de genes asociados con la longevidad. Usando iGWAS, los científicos encontraron cinco loci de longevidad que proporcionan pistas sobre los mecanismos fisiológicos para un envejecimiento exitoso. Estos loci se sabe que están implicados en diversos procesos, incluyendo la senescencia celular, la autoinmunidad y la señalización celular, y con la enfermedad de Alzheimer.

La incidencia de casi todas las enfermedades aumenta con la edad, por lo que la comprensión de los factores genéticos de un envejecimiento longevo podría tener un gran impacto en la salud. El trabajo futuro puede conducir a una mejor comprensión de cómo estos genes promueven un envejecimiento exitoso. Además, las futuras investigaciones podrían identificar genes de longevidad adicionales mediante la observación de más personas “supercentenarias” para su análisis.

Referencia: Kristen Fortney, Edgar Dobriban, Paolo Garagnani, Chiara Pirazzini, Daniela Monti, Daniela Mari, Gil Atzmon, Nir Barzilai, Claudio Franceschi, Arte B. Owen, Stuart K. Kim. Genome-Wide Scan Informado por identifica las enfermedades relacionadas con la edad de Loci La longevidad humana excepcional. PLoS Genetics, 2015; 11 (12): e1005728 DOI: 10.1371 / journal.pgen.1005728

Etiquetas:

Un estudio de las células del cerebro podría cambiar la lucha contra el Alzhéimer


Empleando los modelos matemáticos que se utilizan para estudiar las galaxias o las interacciones entre partículas elementales, investigadores del Institut de Neurociències de la Universitat Autònoma de Barcelona, en colaboración con el Hospital General de Massachusetts en Boston (EE. UU), han analizado cómo se distribuyen espacialmente los astrocitos, unas células cerebrales indispensables para el correcto funcionamiento de las neuronas. La investigación se publica esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los científicos han observado que estas células parecen huir de las placas amiloides. La formación de estas placas se asocia al desarrollo de la enfermedad y numerosas estrategias terapéuticas están orientadas a reducir su formación y a eliminarlas. Hasta ahora, los investigadores creían que los astrocitos se desplazaban hasta las placas amiloides y las devoraban, por lo que potenciar su actividad podía ser un buen remedio contra el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, el análisis de la distribución de los astrocitos ha mostrado todo lo contrario.

“Se trata de un descubrimiento muy importante, ya que la eliminación de las placas de amiloide por parte de células del mismo cerebro es una de las estrategias terapéuticas más relevantes en desarrollo para curar la enfermedad de Alzheimer. Clarificar, por lo tanto, qué células pueden eliminar o no a las placas es esencial para la obtención de terapias efectivas”, afirma Elena Galea, investigadora del Institut de Neurociències de la UAB y profesora ICREA.

La investigación ha consistido en identificar las fuerzas que moldean la interacción entre los astrocitos y las placas amiloides para obtener una idea de las posiciones relativas que adoptan en el espacio. Para ello han utilizado técnicas empleadas en física estadística para determinar, por ejemplo, la evolución de las galaxias a partir de las fuerzas de interacción entre las estrellas que las componen. En lugar de galaxias y estrellas, los científicos han analizado imágenes tridimensionales de los astrocitos del interior del cerebro de ratones modelo de alzhéimer.

El análisis estadístico de estas imágenes tridimensionales muestra que los astrocitos se repelen entre ellos, y también que son repelidos por las placas amiloides. De este modo, el balance entre todas estas fuerzas de repulsión mantiene la “organización territorial” de los astrocitos, y en el caso de que haya muchas placas, introduce una tensión espacial en los astrocitos. Según Elena Galea, quizás la información más importante que arroja el estudio es que “al contrario de lo que suelen considerar los investigadores que estudian el alzhéimer, los astrocitos no rompen esta organización para desplazarse hacia las placas y fagocitarlas. Más bien se alejan ligeramente de ellas”.

Aun así, alguna cosa deben “sentir” cuando se forman las placas, ya que cuando eso ocurre incrementan la producción de la proteína que más los caracteriza, la GFAP. “Esto sugiere que los astrocitos podrían actuar contra la formación de placas amiloides cambiando su función, más que cambiando de posición”, concluye Galea.

Bibliografía: Elena Galea, Will Morrison, Eloise Hudry, Michal Arbel-Ornath, Brian J. Bacskai, Teresa Gómez-Isla, H. Eugene Stanley, Bradley T. Hyman. Topological analyses in APP/PS1 mice reveal that astrocytes do not migrate to amyloid-β plaquesPNAS. DOI: 10.1073

Fuente: SINC

 

Etiquetas:

Un medicamento para la diabetes podría alargar la esperanza de vida


Un grupo de investigadores liderados por el profesor Nir Barzilai del Colegio Albert Einstein de Medicina de Nueva York y Director del Instituto de investigación en envejecimiento, intentan validar una hipótesis bajo al cual se demostraría que retrasando en sí mismo el envejecimiento celular de una persona sería la mejor manera de retrasar la aparición de enfermedades. Según los investigadores pretenden buscar estrategias para aumentar la salud durante la vida y no tanto buscar “la vida eterna”.

Este grupo de investigación pretende demostrar esa hipótesis en un ensayo clínico llamado Targeting Aging with Metformin (Proyecto TAME). Planean una investigación clínica a partir del suministro de la sustancia metformina a una muestra de población con presencia de enfermedad degenerativa propia del envejecimiento o que están en riesgo de padecerlas (cáncer, enfermedades del corazón o deterioro cognitivo) y posteriormente su monitorización y seguimiento. La metformina es un fármaco sensibilizador de insulina, recetado normalmente para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo II, ya que suprime la producción de glucosa por el hígado. Se ha experimentado con este producto en estudios con animales observándose que  prolonga la vida más saludable y la esperanza de vida en gusanos y en algunas cepas de ratón. Otros estudios también sugieren que podría retrasar la enfermedad cardíaca, el cáncer, el deterioro cognitivo y la muerte en las personas con diabetes.

El grupo de investigación actualmente se encuentra en trámites con el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) y con la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA) para la aprobación del ensayo.

Fuente: Revista Nature

Otras Referencias:

Etiquetas:

Economía del envejecimiento


La población mundial está envejeciendo rápidamente. En España, el grupo de edad más numeroso es el de mayores de 60 años y las previsiones indican que alcanzará los 17,5 millones de personas en 2050. Lo que tradicionalmente ha sido concebido como una amenaza es en realidad una oportunidad para estimular la actividad empresarial y el desarrollo económico. Para ello, se requiere conocer las características y hábitos de comportamiento de esta población que inciden directamente en su impacto económico. El ‘Estudio sobre Economía del Envejecimiento’, que ha presentado la Fundación General de la Universidad de Salamanca, en colaboración con la Fundación General CSIC, muestra la extraordinaria importancia y la fuente de oportunidades que supone el colectivo de personas mayores.

Los autores del trabajo, investigadores de la Universidad de Salamanca, son los catedráticos de Comercialización e Investigación de Mercados Pablo A. Muñoz Gallego y Óscar González Benito, y el profesor Álvaro Garrido Morgado. En su estudio, señalan que sólo recientemente ha empezado valorarse el potencial económico de los mayores de edad y su atractivo para generar oportunidades que estimulen la actividad económica. Se trata de población experimentada que además atesora patrimonio y recursos importantes acumulados a lo largo de una vida laboral.

El estudio sorprende con sus aportaciones, entre las que podemos destacar que más del 68,5% de los mayores de 60 años tiene conexión a Internet, que los mayores son más fieles a las marcas y pagan más por la calidad que los jóvenes y que los mayores gastan más que los jóvenes cuando viajan, además de que los mayores de 60 años perciben que tienen menos dificultades para llegar a fin de mes, que son los que más invierten en empresas que cotizan en bolsa y que los mayores de 70 años son más felices que los jóvenes.

Durante la presentación del estudio –realizada en la Casa del Lector que la Fundación Germán Sánchez Ruipérez tiene en Madrid– especialistas han acompañado a los autores del trabajo. Entre ellos destacan: José Luis de Miguel, coordinador de Programas y Estrategia en la Fundación General CSIC; José Antonio Herce, profesor en Economía y director asociado de Analistas Financieros Internacionales, y Toni Segarra, director creativo y socio de SCPF.

Descargar el informe

Etiquetas:

Día Internacional de las Personas Mayores


El 1 de octubre es el Día Internacional de las Personas Mayores. Con motivo de esta celebración, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en colaboración con la Comunidad de Madrid, ha organizado un evento lúdico-deportivo para promocionar la actividad física y el envejecimiento activo en este grupo de población, que tendrá lugar el viernes 2 de octubre en el Parque Deportivo Puerta de Hierro de Madrid. Por otra parte, la Fundación Bancaria ”la Caixa” lanza la campaña publicitaria “Tiempo para vivir, tiempo para compartir“, cuyo objetivo es visibilizar el rol fundamental de los mayores en el progreso social, así como reivindicar esta etapa vital como un tiempo de desarrollo y crecimiento personal ilusionante, en el que compartir experiencias con los seres queridos y con la sociedad. Ambas iniciativas coinciden en la necesidad de poner en valor el papel de las personas mayores, que representan una parte cada vez mayor de la sociedad. Según la Fundación Adecco, el envejecimiento en España ha alcanzado su máximo histórico en 2015 (114%), lo que significa que hay 114 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16. Por otra parte, este envejecimiento a menudo va acompañado de la aparición de distintas enfermedades crónicas. Con el fin de profundizar en la relación entre las edades avanzadas y el uso de medicamentos, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos
(CGCOF) ha elaborado el informe técnico “Medicamentos y Vejez”, que repasa los principales aspectos sanitarios, económicos y farmacológicos de esta realidad, así como el papel que juega el farmacéutico en el seguimiento de estos pacientes.

Fuente: www.dineroysalud.es

Etiquetas: