La composición de la microbiota intestinal podría ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento


Retardar el proceso de envejecimiento podría ser posible algún día mediante suplementos alimenticios derivados de las bacterias intestinales. Con esta estrategia es cómo un grupo de investigadores del Baylor College of Medicine de la Universidad de Texas hacen una hipótesis sobre cómo luchar contra el envejecimiento después de haber identificado genes y compuestos bacterianos en gusanos C. elegans que promueven la supervivencia de ciertos tumores y la acumulación de la proteína beta amiloide, un compuesto asociado con la enfermedad de Alzheimer.

La comunidad científica es cada vez más consciente de que las interacciones de nuestro cuerpo con los millones de bacterias y microbios, el microbioma, pueden influir en muchas de nuestras funciones fisiológicas, que van desde las actividades cognitivas y metabólicas hasta el proceso de envejecimiento.

Este planteamiento en la investigación es difícil de explorar en los mamíferos debido a una gran cantidad de barreras técnicas, por lo que los investigadores dirigieron sus investigaciones hacia un modelo animal como es el gusano de laboratorio C. elegans, un organismo transparente, simple que es tan pequeño como una cabeza de alfiler y comparte características esenciales con la biología humana. Durante su vida útil de 2 a 3 semanas, el gusano se alimenta de bacterias, se convierte en un adulto, se reproduce y envejece progresivamente, pierde fuerza, salud y muere. Muchos laboratorios de investigación de todo el mundo, trabajan con C. elegans para aprender sobre los procesos biológicos básicos en un tiempo relativamente corto.

Prueba con miles de genes bacterianos

Para estudiar el efecto de los genes bacterianos individuales en la vida del modelo animal de C. elegans, los científicos emplearon una biblioteca de deleción génica completa de la bacteria E. coli con cerca de 4.000 genes. En el experimento, se alimentó a C. elegans con las bacterias de E. Coli y luego se observó su desarrollo. De los cerca de 4.000 genes bacterianos que se probaron en la alimentación dirigida de los gusanos, se comprobó que cuando se suprimían ciertos “mutantes” bacterianos, se producía un aumento de la vida útil de los gusanos. También se observó una protección del crecimiento tumoral y la acumulación de la beta amiloide.

Los investigadores proponen que, sobre la base de estos resultados, podría ser posible en el futuro diseñar preparaciones de bacterias o sus compuestos que podrían ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento.

El ácido colánico mediador entre las bacterias y las mitocondrias

Curiosamente, en el mismo proceso experimental, los científicos descubrieron que el ácido colánico regula la dinámica mitocondrial, las estructuras que proporcionan la energía para las funciones celulares.

Estos hallazgos también son interesantes y tienen implicaciones desde el punto de vista biológico en la forma en que entendemos la comunicación entre el huésped y los microbios. Las mitocondrias parecen haber evolucionado a partir de bacterias que hace millones de años entraron en las células primitivas. Esta observación podría sugerir que los subproductos de las bacterias hoy en día todavía puede estar influyendo en la comunicación entre las mitocondrias en nuestros sistemas célulares. Los investigadores creen que este tipo de comunicación es importante tratar de entenderla completamente para ayudarnos a comprender a un nivel más profundo las interacciones entre los microbios y sus huéspedes y su potencial terapéutico durante el proceso de envejecimiento.

Referencia: Bing Han, Priya Sivaramakrishnan, Chih-Chun J. Lin, Isaiah A.A. Neve, Jingquan He, Li Wei Rachel Tay, Jessica N. Sowa, Antons Sizovs, Guangwei Du, Jin Wang, Christophe Herman, Meng C. Wang. Microbial Genetic Composition Tunes Host LongevityCell, 2017; 169 (7): 1249 DOI: 10.1016/j.cell.2017.05.036

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Proyectos de Investigación, Publicaciones

Encuentro “Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud”


La prolongación de la trayectoria de vida individual y el proceso de envejecimiento consecuente ofrecen algunos de los más apasionantes retos a los que se enfrenta la ciencia en la actualidad. Bajo estas premisas, la Fundación General CSIC organiza, los días 13 y 14 de julio, el encuentro “Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud”, que se celebrará en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, con el objetivo de analizar aspectos diversos relacionados con el envejecimiento de las personas.

En este encuentro, destacados investigadores de diferentes disciplinas reflexionarán, entre sí y con los asistentes, sobre cuáles son las preguntas relevantes a las que la investigación intenta dar respuesta en relación con la senectud, la longevidad y los cambios producidos a través del tiempo biográfico, generacional e histórico. Se buscarán respuestas, desde distintas miradas disciplinares, a alguna de las grandes cuestiones sobre el proceso de senectud: ¿cuánto podemos retrasar y/o ralentizar el reloj del envejecimiento?, ¿cuáles son los principales moduladores del mismo?, ¿determina el género dos formas de envejecer?

Para dar respuesta a estos interrogantes, el encuentro se estructura en tres bloques. En el primero, nos preguntaremos cuánto podemos retrasar la senectud, cuales son los momentos de ruptura y que podemos aprender de poblaciones muy longevas. En el segundo, nos interesaremos por los moduladores de la senectud tanto desde el punto de vista de estilos de vida y buenas prácticas individuales como desde los condicionantes o facilitadores que provienen del entorno físico y social. Y en el tercer bloque se tratará de dar respuesta a las cuestiones abiertas por las distintas trayectorias de senectud de hombres y mujeres en su relación con la longevidad, la salud, los recursos con los que llegan a la misma y las trayectorias de vida previas, preguntándonos si el género determina dos formas de envejecer.

Descargar Programa del Encuentro

Inscripciones

Etiquetas:
Categorias: Eventos

¿Cuando será el punto de inflexión del envejecimiento poblacional?


Envejecimiento de la población podría alcanzar su punto máximo de crecimiento en el 2040 en el caso de Alemania y en el 2070 en China, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista PLoS ONE , que combina las nuevas estrategias de medición del envejecimiento con las proyecciones de población de la ONU.

El envejecimiento de la población ha sido una gran preocupación para muchos países. Son amplios los debates sobre el número creciente de personas mayores en comparación con los más jóvenes que pueden crear tensiones de sostenibilidad en los sistemas financieros, sociales y de salud actuales debido a que un mayor número de personas mayores son dependientes de una proporción cada vez menor de personas en edad laboral.

En este sentido las proyecciones de población tradicionales categorizan la “vejez” como un corte poblacional a partir de los 60-65 años, pero como la esperanza de vida ha aumentado, también lo han hecho los años que la gente puede estar más saludable, activa y productiva. En la última década, los investigadores del International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) han publicado una gran cantidad de investigaciones que intentan demostrar que el límite de la “edad avanzada” debe cambiar en función de los cambios en la esperanza de vida, y pretenden introducir nuevas medidas de envejecimiento que se basan en características de la población, dando una más amplia visión del envejecimiento de la población.

Este estudio combina estas nuevas medidas del envejecimiento con las proyecciones probabilísticas de población de la ONU para producir una nueva serie de proyecciones sobre la estructura de edades aplicadas a cuatro países: China, Alemania, Irán, y los EE.UU. Estos países fueron elegidos para el proyecto debido a que tienen muy diferentes estructuras de población y por tanto sus proyecciones esperadas pueden ser igualmente diferentes.

“Ambas técnicas demográficas son relativamente nuevas, y trabajando juntas nos dan una imagen muy diferente, y más detallada de lo que el futuro del envejecimiento podría traernos” dice Warren Sanderson, un investigador en la Universidad de IIASA y Stony Brook en los EE.UU., que escribió el artículo con Sergei Scherbov, líder del Proyecto Re-Aging en IIASA, y Patrick Gerland, jefe de la sección de la mortalidad de la División de Población de Naciones Unidas. 

Una de las medidas utilizadas en el proyecto analiza la esperanza de vida, así como los años vividos para ajustar la definición de la vejez. Las proyecciones probabilísticas producen una gama de miles de escenarios posibles, de modo que pueden mostrar un gran abanico de posibilidades en los resultados del envejecimiento demográfico.

Para China, Alemania y los EE.UU., el estudio mostró que el envejecimiento de la población llegaría a su punto de inflexión y comenzando posteriormente a disminuir progresivamente antes del final del siglo.

Referencia: Sanderson W, Scherbov S, & Gerland P (2017). Probabilistic Population Aging. PLoS ONE 12 (6): e0179171. DOI:10.1371/journal.pone.0179171.

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Aspectos socioeconómicos, General, Proyectos de Investigación, Publicaciones

Una mejor “visión” de la detección temprana del Alzheimer (actualización)


Eye examUno de los grandes desafíos de la medicina es la determinación de biomarcadores y test de detección temprana de las enfermedades. Esto es especialmente importante en el caso de las enfermedades relacionadas con el envejecimiento y especialmente en el caso de las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer que se inician mucho antes de la aparición de los primeros síntomas. Por eso detectar el inicio de la acumulación de las placas seniles y ovillos neurofibrilares mediante pruebas tempranas sería un gran paso para la lucha contra la enfermedad.

Actualmente la única manera segura de confirmar la enfermedad de Alzheimer es examinar el cerebro de una persona después de que ha muerto para la detección de estas acumulaciones de placas y ovillos. Sin embargo, los investigadores están desarrollando experimentalmente hipótesis que teorizan sobre la estrecha relación del ojo (retina) con el cerebro que permitiría abrir una “ventana” mucho más accesible para la detección y estudio de la progresión de la enfermedad, ya que las placas asociadas con el Alzheimer se producen no sólo en el cerebro sino también en la retina, ya que esta estructura de la parte posterior del ojo comparte muchas de las características del cerebro.

Una investigación publicada recientemente en la revista Investigative Ophthalmology & Visual Science, muestra cómo es la técnica y la capacidad de detección que tiene esta prueba de la retina en ratones. Científicos de la Universidad de Minnesota en cooperación con la compañía de tecnología de imágenes CytoViva, con sede en Alabama, están desarrollando un dispositivo de diagnóstico no invasivo que intenta detectar las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer antes de que aparezcan los primeros síntomas físicos. La prueba trataría obtener imágenes de la retina utilizando lo que se conoce como imágenes hiperespectrales, es decir emitir una luz que brille en los ojos, llegaría a la retina situada en la parte posterior del ojo, y se refleja de nuevo, de tal manera que el dispositivo utilizado es capaz de mostrar imágenes de la retina a lo largo de diferentes longitudes de onda. Sobre la base de estos experimentos desarrollados sobre una población de ratones y muestras de células de retina humana, se pueden obtener patrones de dispersión de la luz formadas por las partículas microscópicas de β-amiloide, a partir del análisis de las imágenes. En esta investigación se probó esta técnica en una población de ratones seleccionados específicamente para desarrollar la enfermedad de Alzheimer y se comparan sus resultados con ratones control. En el análisis de los resultados, observaron a lo largo de las diferentes etapas de la enfermedad, un patrón de dispersión de la luz que se repetía incluso antes de que los síntomas se presentaran.

El grupo de investigación se encuentra ahora reclutando un grupo de voluntarios humanos tanto con la enfermedad como con buen estado de salud, para llevar a cabo un ensayo clínico en fase 1 con esta tecnología. El éxito de estas técnicas de detección temprana, sería un gran paso no sólo para la lucha preventiva de la enfermedad, sino también porque abriría nuevas vías de investigación para desarrollar fármacos de actuación temprana que ahora mismo es difícil probar en humanos que no han sido diagnosticados todavía.

Hay que especificar que los hallazgos de la placa de β-amiloide presente en la retina y la tecnología de imagen óptica comenzaron en el Hospital Cedars-Sinai con estudios en roedores vivos e investigación post-mortem con retinas humanas de personas que habían fallecido con Alzheimer. Los primeros resultados se publicaron ya en 2010. Este estudio de la Universidad de Minnesota es uno de varias investigaciones en curso para determinar si se pueden obtener resultados similares en los seres humanos para la detección temprana de la enfermedad a partir de la retina.

Existen también otras investigaciones en busca de técnicas no invasivas que detecten de forma temprana la enfermedad de Alzheimer, entre ellas se podrían destacar:

  • A través de un simple análisis de saliva podría ayudar a determinar sí se va a desarrollar la enfermedad durante los próximos seis años. En un estudio preliminar presentado en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (CIAC) en Washington, los investigadores de la Universidad de Alberta, encontraron metabolitos específicos (subproductos moleculares del metabolismo) presentes en la saliva que podrían indicar cambios metabólicos en el cerebro y que podría significar que se está ante las primeras etapas de Alzheimer. Otro estudio del Instituto de investigación Beaumont (Michigan), utiliza biomarcadores metabolómicos fiables basados en H NMR.
  • Una investigación internacional liderada por el Centro de Tecnologías Biomédicas de la Universidad Politécnica de Madrid avanza hacia el diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer mediante el estudio de los patrones de actividad cerebral. Se trata de técnicas de neuroimagen, ya que mediante ellas es posible estudiar los cambios que se producen en el cerebro. Una de estas técnicas, la magnetoencefalografía (MEG), es capaz de medir con mucha precisión los campos magnéticos producidos por la actividad neuronal del cerebro. Mediante esta técnica es posible clasificar a los participantes de los grupos internacionales como ancianos sanos o con deterioro cognitivo leve con un 82% de precisión.
  • Pruebas de sensibilidad e identificación del olor para la detección de las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. Una reducción en la capacidad de identificar olores se ha asociado en varios estudios con la pérdida de función en las neuronas y el avance de la enfermedad, ya que la capacidad del sentido del olfato se asocia con el primero y más corto de los nervios craneales, y con frecuencia es uno de los primeros nervios afectados por el declive cognitivo.

Actualización (07/10/2016)

  • Diagnósticos asistidos por ordenador (DAO) mediante la fusión de imágenes funcionales y estructurales basado en el uso de la técnica de aprendizaje profundo –conocido también como Deep Learning. Esta técnica de la Inteligencia Artificial (IA) tiene como objetivo modelar abstracciones de alto nivel en datos para lograr que las computadoras aprendan a diferenciar el cerebro de una persona sana del de una persona enferma extrayendo automáticamente las regiones de interés que se encuentren afectadas. Esta técnica esta siendo desarrollada por el grupo de trabajo BioSip de la Universidad de Málaga, en colaboración con un grupo de investigadores de la Universidad de Granada, lleva años estudiando este tipo de señales e imágenes biomédicas.
Actualización (24/11/2016)
  • Recientemente se ha analizado un gen que expresa un neurotransmisor podría permitir la detección temprana de la enfermedad de Alzheimer, mediante un simple análisis de sangre (Universidad de Tel Aviv). El gen, denominado RGS2 (Regulador de la proteína de señalización 2), antes no había sido implicado en la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores informan de que una menor expresión en células de el gen RGS2, aumentaría la sensibilidad a los efectos tóxicos de la acumulación de la β-amiloide en las neuronas. Se ha encontrado acumulación de la  β-amiloide, no solo en cerebros con Alzheimer, sino en cerebros sanos de edades avanzadas, lo que sugiere que es la expresión de dicho gen la que determina la susceptibilidad a esa acumulación de proteína. Los investigadores han encontrado que la expresión reducida del RGS2 ya se puede detectar en las células sanguíneas durante el deterioro cognitivo leve, en la fase más temprana de la enfermedad de Alzheimer. lo que podría determinar un diagnóstico precoz con un simple análisis de sangre.

Actualización (05/04/2017)

  • Investigadores de la Universidad de Valladolid y del Hospital Universitario Río Hortega han comprobado que el análisis de las fluctuaciones espacio-temporales de los electroencefalogramas, una prueba sencilla y aún no incluida en los protocolos de diagnóstico de este tipo de demencia, puede ser útil para entender los mecanismos neuronales implicados en la fase temprana de la enfermedad de Alzhéimer. Diversos estudios sugieren que la actividad neuronal es sensible a cambios cerebrales sutiles provocados por las formas incipientes de esta demencia. Por ello, el análisis de registros neurofisiológicos, como el electroencefalograma (EEG), puede aportar información muy interesante para ayudar a entender estos cambios cerebrales. En comparación con otras técnicas de neuroimagen, como la tomografía por emisión de positrones o la resonancia magnética funcional, el coste del EGG es mucho menor por lo que podría considerarse como un potencial biomarcador de detección temprana.

Actualización (12/06/2017)

  • Investigadores del Boston University Medical Centeren uno de los mayores estudios realizados hasta la fecha para utilizar la metabolómica, el estudio de los compuestos que se crea a través de diversas reacciones químicas en el cuerpo, han sido capaces de identificar nuevos compuestos circulantes en la sangre asociados con el riesgo de desarrollar demencia y la enfermedad de Alzheimer. Los resultados apuntan a nuevas vías biológicas que pueden estar implicados y podrían servir como biomarcadores de riesgo de la enfermedad. Concretamente los investigadores mencionan el alto contenido en ácido antranílico en sangre como posible biomarcador. 

Actualización (20/07/2017)

  • Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, sugieren que las medidas en sangra de la beta amiloide tienen un gran potencia como biomarcadores tempranos para identificar a las personas con niveles alterados de amiloide en sus cerebros o líquido cefalorraquídeos. Lo ideal sería que una prueba de detección basada en la sangre identificara a las personas que comenzaron el camino hacia los años de Alzheimer antes de que pudieran ser diagnosticados en base a los síntomas. Si se realiza un análisis en combinación también con la proteína tau, los investigadores creen que se podría tener una idea más exacta de quién presenta mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Referencias:

  • Swati S. More, James M. Beach, Robert Vince. Early Detection of Amyloidopathy in Alzheimer’s Mice by Hyperspectral Endoscopy. Investigative Opthalmology & Visual Science, 2016; 57 (7): 3231 DOI: 10.1167/iovs.15-17406
  • Jack Jr. CR, Knopman DS, Mielke MM et al. Predicting the risk of mild cognitive impairment in the Mayo Clinic Study of Aging. Neurology. 2015.
  • Maestú F, Peña J-M, Garcés P, et al. A multicenter study of the early detection of synaptic dysfunction in Mild Cognitive Impairment using Magnetoencephalography-derived functional connectivity. NeuroImage Clin. 2015;9:103-109. doi:10.1016/j.nicl.2015.07.011.
  • Smell Test May Predict Early Stages of Alzheimer’s Disease. Test may offer low-cost alternative to other Alzheimer’s tests. Researchers from Columbia University Medical Center (CUMC)
  • A Hadar, E Milanesi, A Squassina, P Niola, C Chillotti, M Pasmanik-Chor, O Yaron, P Martásek, M Rehavi, D Weissglas-Volkov, N Shomron, I Gozes, D Gurwitz. RGS2 expression predicts amyloid-β sensitivity, MCI and Alzheimer’s disease: genome-wide transcriptomic profiling and bioinformatics data miningTranslational Psychiatry, 2016; 6 (10): e909 DOI: 10.1038/tp.2016.179
  • Vincent Chouraki, Sarah R. Preis, Qiong Yang, Alexa Beiser, Shuo Li, Martin G. Larson, Galit Weinstein, Thomas J. Wang, Robert E. Gerszten, Ramachandran S. Vasan, Sudha Seshadri. Association of amine biomarkers with incident dementia and Alzheimer’s disease in the Framingham StudyAlzheimer’s & Dementia, 2017; DOI: 10.1016/j.jalz.2017.04.009
  • Kirsten E. Bell, Tim Snijders, Michael Zulyniak, Dinesh Kumbhare, Gianni Parise, Adrian Chabowski, Stuart M. Phillips. A whey protein-based multi-ingredient nutritional supplement stimulates gains in lean body mass and strength in healthy older men: A randomized controlled trialPLOSONE, 2017; 12 (7): e0181387 DOI: 10.1371/journal.pone.0181387
Etiquetas: ,
Categorias: Proyectos de Investigación, Publicaciones, Sección Borradores

La música como herramienta antienvejecimiento


Tony and EddieUn reciente estudio desarrollado por la academia de ciencias de la salud de Baycrest (Universidad de Toronto) concluye que aprender a tocar un instrumento musical puede ayudar a personas mayores a conservar sus habilidades auditivas y retrasar el declive cognitivo relacionado con la edad. Este hallazgo podría llevar al desarrollo de intervenciones de rehabilitación neuronal a través de la formación musical.

El estudio, publicado en Journal of Neuroscience, intenta demostrar que aprender a tocar un instrumento musical altera las ondas cerebrales de una manera que influye en mejorar las capacidades auditivas y de concentración de una persona a corto plazo. Este cambio en la actividad cerebral demuestra la capacidad del cerebro para generar nuevas conexiones neuronales y compensar las lesiones o alteraciones que pueden dificultar la capacidad de una persona para realizar distintas tareas que pueden ser más propias de una edad avanzada.

Desde hace muchos años se conoce o intuye que la música tiene efectos beneficiosos en el cerebro, pero existe una comprensión limitada de por qué se produce. El estudio pretende demostrar que aprender el proceso necesario para reproducir un sonido en un instrumento cambia la percepción del sonido del cerebro de una manera que no se produce al escuchar simplemente música.

Los siguientes pasos del estudio incluyen el análisis de la recuperación entre pacientes con Ictus con formación musical en comparación con la fisioterapia y el impacto de la formación musical en los cerebros de los adultos mayores. Con fondos económico adicionales, el estudio podría abordar el desarrollo de programas de rehabilitación de formación musical para otras condiciones que impactan la función motora, como la lesión cerebral traumática.

Los científicos de la academia Baycrest tienen un importante historial de investigaciones sobre cómo el fondo musical de una persona impacta sobre las capacidades de audición y la función cognitiva a medida que se envejece. Los investigadores de esta institución continúan explorando cómo los cambios cerebrales durante la audición impactan sobre el envejecimiento.

Referencia: Bernhard Ross, Masihullah Barat, Takako Fujioka. Sound-making actions lead to immediate plastic changes of neuromagnetic evoked responses and induced beta-band oscillations during perceptionThe Journal of Neuroscience, 2017; 3613-16 DOI: 10.1523/JNEUROSCI.3613-16.2017

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: General, Proyectos de Investigación, Publicaciones

Principales áreas de investigación sobre envejecimiento


Tras el desarrollo del informe de Investigación sobre envejecimiento desarrollado por la FGCSIC en el que se han analizado las publicaciones científicas tanto en el mundo como su comparativa con el caso español, durante una ventana temporal de 7 años (2009-1015), se ha podido extraer datos sobre las principales áreas que según la categorización que realiza la Web of Science, son las principales protagonistas de la investigación que se realiza sobre el ámbito de envejecimiento.

El análisis de todos los datos de publicaciones en el periodo mencionado muestra que la ciencia sobre envejecimiento queda clasificada en 87 áreas en las que de una u otra manera se desarrolla actividad investigadora en ese ámbito.

Destaca la alta concentración de publicaciones en torno a sólo unas pocas áreas de investigación. Tres de cada cuatro publicaciones se concentran en las diez áreas más prolíficas, que están relacionadas con la biología, la medicina y la psicología. Más aún, la mitad de ellas proviene de sólo cuatro: Geriatría y Gerontología, Neurociencias y Neurología, Bioquímica y Biología Molecular, y Psiquiatría.

En el siguiente gráfico interactivo se muestra la evolución, en el período 2009 – 2015, de las diez áreas más prolíficas y del resto de áreas agrupadas en una única categoría para facilitar su visualización.

Una de cada dos publicaciones mundiales en envejecimiento proviene de una de las siguientes cuatro áreas de investigación: Geriatría y Gerontología, Neurociencias y Neurología, Bioquímica y Biología Molecular, y Psiquiatría.

El área Geriatría y Gerontología comprende publicaciones que se focalizan en el proceso de envejecimiento, incluyendo aspectos clínicos, bioquímicos, histológicos y fisiológicos. Además, agrupa problemas clínicos específicos en el tratamiento de los pacientes mayores, así como la investigación celular y animal relacionada con la edad y la senescencia. Caen fuera de este área las investigaciones centradas en aspectos psicológicos, sociales y políticos. Un 8% de las publicaciones registradas bajo Geriatría y Gerontología lo están también en Neurociencia y Neurología, área que ocupando el segundo lugar en número de publicaciones, incluye las que se investiga el cerebro, la fisiología neuronal y la práctica médica en neurología. Si se considera además la Psiquiatría, bajo la que se clasifican las publicaciones que estudian el origen, diagnosis y tratamiento de los desórdenes conductuales, emocionales y mentales, y la Psicología, que contiene los estudios de la conducta humana y los procesos mentales, se puede afirmar que prácticamente una de cada cuatro publicaciones sobre envejecimiento se ocupa de aspectos neurológicos del envejecimiento.

Finalmente, mencionar que, si se analiza la evolución durante los 7 años, existe una ligera tendencia a la desconcentración de la investigación en envejecimiento, ya que la tasa de crecimiento del  grupo de áreas categorizada como “Resto de áreas científicas”, es ligeramente superior al de las diez más prolíficas.

Fuente: Informe de la FGCSIC 2016: Investigación sobre envejecimiento

Etiquetas:
Categorias: Análisis de datos, Publicaciones

Ejercicio regular vinculado a un menor envejecimiento celular


See you at the finish line.Una investigación de la Universidad Brigham Young explica como se puede retardar el envejecimiento celular, siempre que se esté dispuesto a “sudar”. El hecho de que se tenga 40 años, no quiere decir que exactamente esa sea la edad biológica…

Este estudio, publicado en el diario médico Preventive Medicine, muestra que las personas con altos niveles de actividad física tienen significativamente más largos los telómeros en comparación a aquellos que tienen un estilo de vida más sedentaria.

El estudio liderado por el profesor Larry Tucker, muestra que los adultos con niveles altos de actividad física disponen de telómeros que serían propios de personas con una edad biológica de 9 años más jóven en comparación con aquellas personas más sedentarias.

El grupo de investigación analizó datos de 5.823 adultos que participaron en las encuestas nacionales de Salud y Nutrición del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de Estados Unidos, que es una de las pocas que incluye valores de longitud de los telómeros de los sujetos de estudio.

Tras el análisis de todos estos datos, el grupo de investigación encontró que los telómeros más cortos provenían de las personas con hábitos más sedentarios (disponían de unas 140 pares de bases de ADN menos al final de sus telómeros que los individuos más activos físicamente). Sorprendentemente, también descubrieron que no hubo diferencias estadísticamente significativas en la longitud de los telómeros entre los que tienen una actividad física moderada o baja y las personas sedentarias.

Aunque el mecanismo exacto de cómo el ejercicio preserva los telómeros se desconoce, el profesor Tucker teoriza con la posibilidad que podría estar vinculado a la inflamación y al estrés oxidativo. Estudios previos han demostrado la longitud del telómero está estrechamente relacionado con esos dos factores y se sabe que el ejercicio puede suprimir la inflamación y el estrés oxidativo con el tiempo.

Ya se conocía indudablemente los beneficios de la actividad físicas regular para reducir la mortalidad y prolongar la vida en condiciones más saludables, pero con este tipo de estudios podemos tratar de conocer si una parte de ese beneficio relacionado con la actividad física puede ser debido al mantenimiento de la longitud de los telómeros.

Referencia: Larry A. Tucker. Physical activity and telomere length in U.S. men and women: An NHANES investigationPreventive Medicine, 2017; 100: 145 DOI: 10.1016/j.ypmed.2017.04.027

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Actividad física, Proyectos de Investigación, Publicaciones

¿Dónde se investiga sobre envejecimiento en España?


Sí se realiza un análisis de indicadores geográficos de la producción científica sobre envejecimiento desarrollada en España en el periodo 2009-2015 a nivel de comunidad autónoma (CA), muestra que las cuatro con mayor producción en el ámbito del envejecimiento coinciden con las de mayor producción científica en general. En primer lugar, aparece Madrid, responsable de un tercio de las publicaciones españolas sobre envejecimiento. La siguen muy de cerca Cataluña y, a continuación, Andalucía y la Comunidad Valenciana.

Pero si se considera el peso de la producción científica en envejecimiento sobre el total de publicaciones en cada una de las CCAA, se observa una cierta especialización en el caso de Castilla la Mancha y Navarra (3,80% y 3,22%, respectivamente). En cambio, Andalucía, que en términos absolutos es el tercer productor en investigación en envejecimiento, ocupa el último lugar en términos relativos, con sólo un 1,75%. El peso de la investigación en envejecimiento en Madrid es del 2,98% y en Cataluña del 2,85%.

Fuente: Informe sobre la investigación en envejecimiento 2016

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Análisis de datos, Política de I+D, Publicaciones

Nuevas variantes genéticas asociadas a los Centenarios


Armenia_15 nov 2009_4007

La búsqueda de las variantes genéticas que determinan la “Superlongevidad” ha sido un reto desde hace muchos años. Un nuevo estudio publicado recientemente por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, que ha combinado cuatro estudios de longevidad extrema“, ha identificado nuevas variantes genéticas en los cromosomas 4 y 7 que han podido asociarse con la supervivencia de los supercentenarios y con menores riesgos cardiovasculares y de la enfermedad de Alzheimer.

El proyecto de investigación analizó y combinó cuatro estudios (Estudio sobre Centenarios en Nueva Inglaterra de la propia Universidad de Boston, el estudio internacional The LONG LIFE Family Study, un estudio de centenarios en el sur de Italia y el estudio The Longevity Genes Project ) para construir una amplia muestra de 2.070 personas que sobrevivieron más de 100 años. Los investigadores llevaron a cabo diversos análisis bioestadísticos de asociación para descubrir y caracterizar variantes genéticas y polimorfismos asociadas a la longevidad, además detectaron variantes asociadas significativamente con menores riesgos de enfermedad cardiovascular e hipertensión.

Los datos y análisis de supervivencia obtenidos proporcionan apoyo a la hipótesis de que la composición genética de la superlongevidad se basa en una combinación de variantes comunes y más raras que cuando interaccionan facilitan la supervivencia en edades avanzadas (80-90 años ), y otras combinaciones específicas de variantes poco comunes y otras raras que añaden una ventaja adicional para la supervivencia a edades aún mayores (<100años).

Aunque las conclusiones de este estudio son relevantes sin embargo cabe destacar que los dos genotipos hallados más determinantes para explicar la superlongevidad, se presentan en una muy pequeña proporción de la población analizada, por lo que la mayoría de los casos de centenarios de la muestra sigue sin tener una clara asociación con variante genéticas determinadas por lo que este tipo de estudios debe ampliar las muestras de población para detectar estas asociaciones con un nivel estadísticamente significativo, lo que se hace complicado al ser muy limitadas estas bases de datos de supercentenarios.

Referencia: Paola Sebastiani, Anastasia Gurinovich, Harold Bae, Stacy Andersen, Alberto Malovini, Gil Atzmon, Francesco Villa, Aldi T. Kraja, Danny Ben-Avraham, Nir Barzilai, Annibale Puca, Thomas T. Perls. Four Genome-Wide Association Studies Identify New Extreme Longevity VariantsThe Journals of Gerontology: Series A, 2017; DOI: 10.1093/gerona/glx027

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Análisis de datos, Proyectos de Investigación, Publicaciones

La investigación española sobre envejecimiento “progresa adecuadamente”


Desgranando los datos aparecidos en el informe que recientemente a publicado la Fundación General CSIC sobre la evolución de la investigación en envejecimiento y tras un análisis bibliométrico de las publicaciones científicas de la Web of Science, centrado sobre los investigadores que trabajan en entidades ubicadas en España, se ha tratado de medir la producción española en envejecimiento y su evolución durante el período 2009 – 2015, y valorar su proporción respecto del total de los artículos publicados en todos los ámbitos científicos. En este análisis se aprecia una tendencia de crecimiento constante, habiéndose pasado de 1.300 artículos al año en 2009, a casi 2.250 en 2015, lo que supone un 72% de aumento. Por su parte, las publicaciones resultantes de la investigación en todos los ámbitos del conocimiento crecieron sólo un 31%. Se puede afirmar, por tanto que, en España y en el período considerado, la producción de artículos sobre envejecimiento ha crecido a un ritmo más de dos veces superior al del total de las publicaciones científicas.

En España el número de artículos sobre envejecimiento ha crecido dos veces más rápido que el número total de artículos científicos

También se ha podido analizar la producción investigadora española frente al total mundial, de tal manera que el número de artículos sobre envejecimiento ha crecido, también en este caso, a mayor ritmo en España que en el conjunto del mundo. De hecho, la contribución de España a la investigación mundial en envejecimiento, considerada en función de los artículos publicados, ha crecido en el período considerado desde el 3,46% en 2009 al 4% en 2015.

El número de artículos sobre envejecimiento en España ha crecido a mayor ritmo que en el conjunto del mundo. En 2015, la contribución española a la producción mundial se elevó al 4%

Fuente: Informe sobre investigación en envejecimiento 2016 de la FGCSIC

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Análisis de datos, Publicaciones