¿Se puede medir nuestro nivel de envejecimiento?


Blood

Los metabolitos existentes en nuestro organismo creados a partir de los distintos procesos metabólicos, pueden proporcionar una gran cantidad de información acerca del estado general de nuestra salud o enfermedad, de nuestra dieta o del estilo de vida. Ahora también podrían proporcionarnos aún más información relacionada con el envejecimiento.

Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa y de la Universidad de Kyoto han detectado metabolitos que están relacionados directamente con el envejecimiento y que podrían arrojar luz sobre como el cuerpo humano envejece. Con el fin de encontrar y analizar estos metabolitos, el grupo de investigación obtuvo muestras de sangre, incluyendo los glóbulos rojos (*), de 30 individuos sanos: 15 adultos jóvenes (29 ± 4 años) y 15 adultos mayores (81 ± 7 años). A partir de estas muestras se identificaron los metabolitos a partir de técnicas avanzadas de detección (**) y se identificaron aquellos que habían aumentado o disminuido en los adultos mayores respecto a los jóvenes. De este análisis encontraron 14 compuestos relacionados con la edad, específicamente la mitad estaban relacionados con la disminución en antioxidantes y con la fuerza muscular y la otra mitad relacionados con la disminución de la función renal y hepática, por lo que el nivel de estos metabolitos podría acercarnos a conocer con más precisión nuestra edad biológica y nuestro estado de envejecimiento.

Ahora que estos metabolitos relacionados con la edad han sido identificados, la disminución de los antioxidantes y la fuerza muscular sugieren los investigadores que es importante el consumo de alimentos ricos en antioxidantes y acompañados con hábitos saludables como el ejercicio, especialmente después de los 65. Esto podría ayudar a aumentar los niveles de los metabolitos relacionados con la edad. Según los investigadores, existen todavía muchos componentes desconocidos que pueden determinar una mayor longevidad y más saludable, por eso el equipo de investigación continuará los estudios para intentar detectar todos estos metabolitos que aporten más información sobre el envejecimiento saludable.

(*) Anteriormente, los glóbulos rojos se han pasado por alto en este tipo de investigaciones, pero a medida que los glóbulos rojos representan aproximadamente la mitad del volumen de la sangre, los investigadores creyeron que valía la pena explorar.

(**) Se utilizaron técnicas de cromatografía de líquidos y espectrometría de masas (LC-MS), que son técnicas para separar los líquidos y detectar sustancias como los metabolitos en la sangre.

Referencia: Romanas Chaleckis, Itsuo Murakami, Junko Takada, Hiroshi Kondoh, Mitsuhiro Yanagida. Individual variability in human blood metabolites identifies age-related differencesProceedings of the National Academy of Sciences, 2016; 201603023 DOI: 10.1073/pnas.1603023113

Etiquetas:
Categorias: General

El ejercicio y la educación pueden ralentizar el envejecimiento del cerebro


En un estudio publicado recientemente en la revista Neurobiology of Aging, los investigadores dirigidos por Jason Steffener, un científico de la Universidad Concordia en Montreal (Canadá), han analizado una correlación entre mayor número de tramos de escaleras subidos y más años de educación en personas mayores, se observa un cerebro “más joven”.

Para el estudio, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética (MRI) de manera no invasiva para examinar los cerebros de 331 muestras de población de adultos sanos con edades comprendidas entre 19 y 79 años. Se midieron el volumen de materia gris para comprobar la contracción de los nervios y pérdida neuronal, que es una parte muy visible del proceso de envejecimiento cronológico del cerebro. Tras la recopilación de estos datos se observa una correlación entre estos tres parámetros de tal forma que se muestra una disminución de la edad cerebral en 0,95 años por cada año de educación, y de 0,58 años por cada piso de escaleras subidas diariamente. Por tanto el grupo de investigación concluye que a más número de escaleras subidas y más años de estudios desarrollados, más se retarda el envejecimiento del cerebro.

En comparación con muchas otras formas de actividad física, subir escaleras es algo que la mayoría de adultos mayores pueden hacer en su habito diario y esa simple actividad tiene un gran potencial como herramienta de intervención para promover la salud del cerebro.

Referencia: Jason Steffener, Christian Habeck, Deirdre O’Shea, Qolamreza Razlighi, Louis Bherer, Yaakov Stern. Differences between chronological and brain age are related to education and self-reported physical activity.Neurobiology of Aging, 2016; 40: 138 DOI: 10.1016/j.neurobiolaging.2016.01.014

Etiquetas:

El porcentaje de la población mayor sigue en crecimiento


La población con mayor edad en el mundo sigue creciendo a un ritmo sin precedentes. Hoy en día, el 8,5% de las personas (617 millones) tienen 65 años o más. Según el nuevo nuevo informe del NIA (“An Aging World: 2015”) se espera que este porcentaje aumente hasta casi el 17% de la población mundial en las prospectivas para el 2050 (1.600 millones).

El informe fue encargado por el Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), que forma parte de los Institutos Nacionales estadounidenses de la Salud, y elaborado por el Departamento del Censo de Estados Unidos. En el informe se examinan las tendencias demográficas, socioeconómicas y de salud que acompañan al crecimiento de la población mayor.

“Las personas mayores se están convirtiendo en una proporción de la población mundial que crece rápidamente”, señala el Dr. Richard J. Hodes, Director del NIA. “La gente vive más tiempo, pero eso no significa necesariamente que vivan de forma más sana. El aumento de nuestra población mayor presenta muchas oportunidades pero también varios retos de salud pública para los que necesitamos estar preparados. El NIA ha colaborado con el Censo para conseguir los mejores datos posibles, de manera que podamos conocer mejor el curso y las implicaciones del envejecimiento de la población”.

El informe contiene información detallada sobre la esperanza de vida, la proporción de sexos, la salud, la mortalidad, la discapacidad, los sistemas de atención médica, la participación en la población activa y la jubilación, las pensiones y la pobreza entre las personas mayores de todo el mundo.

“Estamos viendo un envejecimiento de la población generalizado en todos los países del mundo”, afirma John Haaga, director en funciones de la División de Investigaciones Sociales y del Comportamiento del NIA. “Muchas naciones en Europa y Asia están más avanzadas en el proceso de envejecimiento, o avanzan en él más rápidamente, que en los Estados Unidos. Dado que el envejecimiento de la población afecta a tantos aspectos de la vida pública (atención médica a corto y largo plazo; pensiones; trabajo y jubilación; transporte; vivienda) existe un amplio potencial de aprender de la experiencia de los demás”.

Aspectos destacados del informe incluyen

Fuentehttp://noticiasdelaciencia.com/
Etiquetas:

¿Existe una correlación entre el sueño y la participación social para un envejecimiento saludable?


El sueño puede ser uno de los factores más importantes para el bienestar físico y mental pero aún lo es más si se trata de personas mayores. La falta de sueño puede favorecer posibles disminuciones de las capacidades cognitivas, sin embargo, según distintas encuestas, uno de cada tres personas mayores, no duerme suficientemente bien. Un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri ha encontrado una correlación entre los adultos mayores que tienen problemas para dormir y su menor participación en actividades sociales.

La “conectividad social” es un componente clave para la salud y el bienestar de los adultos mayores, que proporciona un sentido de pertenencia a grupos y pueden ser esencial para conseguir un envejecimiento saludable. Este grupo de investigadores ha estudiado la correlación que existe entre el sueño y la participación social para los adultos mayores. Para ello analizaron dos oleadas de datos recogidos durante un período de cinco años a partir del proyecto NSHAP, en el cual analizaron tres aspectos de la participación social: voluntariado, asistencia a servicios religiosos y ser parte de las actividades de grupo organizadas. A continuación, compararon los datos con los resultados del sueño medidos por aparatos de monitorización del sueño en la muñeca. Los resultados mostraron que los adultos mayores con más niveles de participación social estaban teniendo una mejor calidad de su sueño.

Sin embargo, los investigadores destacan que a pesar de las fuertes asociaciones entre la participación social y el sueño, la participación social no se traduce necesariamente en un mejor sueño. Las fuertes correlaciones encontradas podría ser debido a que dormir bien puede hacerse sentir lo suficientemente bien como para ser más activos socialmente.

El sueño, al igual que la actividad física o la dieta, puede tener un impacto significativo en nuestra salud, y puede estar afectada en mayor o menor medida por nuestros hábitos de vida social.

Referencia: Jen-Hao Chen, Diane S. Lauderdale, Linda J. Waite. Social participation and older adults’ sleepSocial Science & Medicine, 2016; 149: 164 DOI:10.1016/j.socscimed.2015.11.045

Foto: CC0 Public Domain (https://pixabay.com/es/abuelo-antigua-a%C3%B1os-de-edad-dormir-14446/)

Etiquetas:

Las “baterías” celulares desencadenantes del envejecimiento


Los científicos han llevado a cabo un experimento para demostrar que las “baterías” celulares (las mitocondrias) son los principales factores desencadenantes de envejecimiento celular. Esto podría facilitar el desarrollo de terapias antienvejecimiento focalizadas sobre estas estructuras celulares.

Un estudio, publicado en la revista EMBO Journal y dirigido por el Dr. João Passos en la Universidad de Newcastle, encontró que cuando las mitocondrias se eliminan de las células senescentes, estas se mostraban con una funcionalidad más semejante a las células jóvenes. Esto hace que los científicos estén un paso más cerca de desarrollar terapias para contrarrestar el envejecimiento de las células, apuntando a las mitocondrias.

Desafiando el envejecimiento celular

A medida que envejecemos, las células de nuestro cuerpo acumulan diferentes tipos de daño y alteraciones que producen un aumentado de la inflamación crónica, como factores que pueden contribuir al proceso de envejecimiento.

El equipo de investigadores llevó a cabo una serie de experimentos genéticos que involucran células humanas cultivadas en el laboratorio y tuvo éxito en la eliminación de la mayoría, si no todas, las mitocondrias de las células senescentes. Las células pueden eliminar normalmente mitocondrias que son defectuosas a través de un proceso llamado mitofagia. Los científicos fueron capaces de “engañar” a las células en la inducción de este proceso en gran escala, hasta que todas las mitocondrias dentro de las células se separaron físicamente.

Para su sorpresa, observaron que las células senescentes, después de perder sus mitocondrias, mostraron características similares a células más jóvenes, es decir se “rejuvenecieron”. Los niveles de las moléculas preinflamatorias, radicales libres de oxígeno y la expresión de los genes que se encuentran entre los inductores del envejecimiento celular, disminuyeron a niveles típicos de las células más jóvenes.

Nuevo enfoque sobre la mitocondria

El Dr. João Passos del Instituto del Envejecimiento de la  Universidad de Newcastle dijo: “Este es un descubrimiento muy emocionante y sorprendente. Ya teníamos algunas pistas de que las mitocondrias juegan un papel importante en el envejecimiento celular, pero la comunidad científica seguía explorando los motivos exactos de cómo y en qué medida se produce este envejecimiento”. Parece que estos nuevos resultados ponen de relieve que las mitocondrias son esenciales para desencadenar estos procesos de envejecimiento en las células.

Referencia: Clara Correia-Melo et al. Mitochondria are required for pro-ageing features of the senescent phenotypeEMBO Journal, February 2016 DOI: 10.15252/embj.201592862

 

Etiquetas:

Un estudio muestra resultados prometedores para la seguridad en la administración de rapamicina


La búsqueda del “grial” de la juventud llevó a un descubrimiento en el año 2009 de un fármaco llamado rapamicina que demostró prolongar la vida en experimentos con ratones. Desde entonces, los estudios sobre los efectos secundarios metabólicos de la rapamicina intentan aclarar sí el fármaco es seguro como un tratamiento a largo plazo. Un estudio reciente publicado en la edición de noviembre de la revista Aging mostró efectos secundarios mínimos en la función metabólica después del tratamiento continuado a largo plazo con rapamicina encapsulado en un modelo animal de mono.

El estudio, completado por los investigadores del Instituto Barshop para la longevidad y estudios de envejecimiento en la Universidad de Texas Health Science Center en San Antonio y el Centro del Suroeste Nacional de Investigación de Primates (SNPRC) en el Texas Biomedical Research Institute, han examinado las consecuencias metabólicas de la rapamicina en la dosificación aplicada en primates sanos, no humanos. Además de la función metabólica, los investigadores descubrieron que la rapamicina encapsulada, fue bien tolerado por los monos.

El Dr. Adam salmón, investigador principal del estudio y profesor asistente / Departamento de Investigación de Medicina Molecular en el Instituto Barshop, dijo: “Estos estudios proporcionarán un importante paso hacia enfoques de traslación para retrasar la enfermedad relacionada con la edad y mejorar el envejecimiento saludable en los seres humanos por medio del inhibidor mTor” (TOR es una familia de proteínas  implicada en el control del inicio de la transcripción del ARNm).

Referencia: Corinna Ross et al. Metabolic consequences of long-term rapamycin exposure on common marmoset monkeys (Callithrix jacchus)Aging, Vol 7, No 11 , pp 964-973

Etiquetas:

El poder nutricional en los enfermos mayores


Todos sabemos la importancia de una buena alimentación y unos correctos valores nutricionales para nuestro organismo, pero es más, según un reciente estudio se avala que el poder nutricional reduce un 50% la mortalidad en enfermos cardíacos y pulmonares.

La administración de un suplemento nutricional especializado, a pacientes de edad avanzada con claras carencias alimenticias y que poseen este tipo de dolencias cardíacas y pulmonares, ha demostrado la evidencia científica que ya se intuía, la importancia de la nutrición.

La investigación “Efectos de la Nutrición en Reingresos Hospitalarios no Planificados y en la Supervivencia de los Pacientes Hospitalizados”, publicada a través de la web Clinical Nutrition, ha sido la encargada de dar luz a la evidencia científica.

El estudio ha dejado patente que a través de suplementos nutricionales especializados, se han reducido más que notablemente los problemas que pueden surgir en este tipo de enfermedades, así como los reingresos hospitalarios e incluso la propia mortalidad de los pacientes en los 90 días a partir del alta hospitalaria.

Para llevar a cabo el estudio se han tomado a un total de 652 pacientes con problemas cardíacos y pulmonares, mayores de 65 años, y con evidencias de desnutrición y mala alimentación.

A este grupo se les ha suministrado el suplemento nutricional, vía oral, para obtener datos y comparaciones con otro grupo de pacientes, de similares características, al que no le ha sido suministrado el suplemento y en su lugar se les ha administrado un placebo. Los datos desvelan que el grupo de personas mayores de 65 años a los que se les había suministrado el suplemento nutricional, redujeron en un 50% su tasa de mortalidad, desde los 30 hasta los 90 días después del alta hospitalaria. Además, aparecieron claras mejoras en cuanto al peso corporal, prevención de su pérdida y estado nutricional de los pacientes que tomaron el suplemento en comparación con el otro grupo y, por supuesto, con los valores que poseían inicialmente.

Según Nicolaas E. Deutz, encargado de llevar a cabo la investigación: “El estudio refuerza claramente el poder de la nutrición para impactar en los resultados clínicos. Para las personas incluidas en el estudio que estaban enfermas y diagnosticadas de desnutrición, la nutrición fue crítica para la supervivencia puesto que ayuda a mantener el cuerpo, especialmente a los músculos, funcionando correctamente”.

Fuente: Vitonica

Referencias Bibliográficas:

1.- Scielo.isciii | Nutrición Hospitalaria | Nutr. Hosp. vol.29 supl.1 Madrid mayo 2014

2.- Estudio Clinical Nutrition | Readmission and mortality in malnourished, older, hospitalized adults treated with a specialized oral nutritional supplement: A randomized clinical trial |Nicolaas E. Deutz , Eric M. Matheson b , Laura E. Matarese c , Menghua Luo d , Geraldine E. Baggs d , Jeffrey L. Nelson d , Refaat A. Hegazi d , Kelly A. Tappenden e , Thomas R. Ziegler f , on behalf of the NOURISH Study Group | Clinical Nutrition 35 (2016) 18e26

3.- Nutrición hospitalaria |La lucha contra la desnutrición. Evidencias de la eficacia de su tratamiento y coste de la desnutrición. Utilización óptima de los recursos disponibles | Julia Álvarez Hernández Servicio de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid. España.| Nutr Hosp Suplementos. 2013;6(1): Págs 68-77.

Imágen: https://www.flickr.com/photos/en321/

Etiquetas:

El fomento del uso de Internet influye en la participación de los mayores en la sociedad


El fomento de actividades basadas en Internet promueven experiencias de participación en la sociedad y son importantes también para un envejecimiento saludable como parte fundamental de la integración en nuestra actual sociedad. En un estudio desarrollado para una tesis doctoral en el Departamento de Medicina Comunitaria y Rehabilitación de la Universidad de Umeå en Suecia, se muestra cómo los terapeutas ocupacionales pueden fomentar  la participación en programas de intervención y terapia ocupacional basados en Internet y con ello, conseguir reducir las sensaciones de soledad de los adultos mayores.

Existen cada vez mayor cantidad de actividades cotidianas que requieren acceso a Internet, y para lograr una mayor participación en la sociedad, tenemos que prestar especial atención a intentar disminuir la brecha digital. La sociedad mayor tiene cada vez más riesgo de experimentar un aislamiento social, fundamentalmente por la pérdida de seres queridos, la cual hace que la sensación de soledad sea cada vez más evidente. Un esfuerzo conjunto de las administraciones e iniciativas privadas pueden fomentar el bienestar de las personas mayores intentando promover actividades ocupacionales basadas en Internet.

Ellinor Larsson en su tesis, describe cómo se pueden desarrollar actividades de promoción de la salud dirigidas a las personas mayores y concluye con la necesidad de una colaboración entre distintos sectores de la la sociedad para poder llevarla a efecto con éxito. Según el estudio, la participación en actividades ocupacionales basadas en Internet se puede promover a través del apoyo de personas del entorno de los mayores y sus cuidadores, facilitando las instituciones para ello, un mayor y mejor acceso a la tecnología y facilitando la identificación de aquellas actividades online, como complemento a otras actividades sociales, que pueden ser importantes en la vida diaria de la persona mayor.

Desde la Fundación General CSIC y en el desarrollo de los Proyectos Cero en envejecimiento, alguno de los proyectos desarrollados se ha investigado en este ámbito, como son:

ReferenciaPromoting social activities and participation among seniors: exploring and evaluating social and Internet-based occupational therapy interventions (Larsson, Ellinor)

Etiquetas:

Retardan hasta un 35% el envejecimiento en ratones


Mediante la extracción de las células senescentes de ratones de mediana edad, un grupo internacional de investigadores ha conseguido alargar entre un 17% y un 35% la vida útil de los roedores y retrasar el declive relacionado con el envejecimiento tanto en machos como en hembras.

La senescencia celular es un mecanismo que limita permanentemente el crecimiento de las células. Dicho de otra forma, las células senescentes son células disfuncionales que han dejado de proliferar. Aunque también pueden tener algunas propiedades beneficiosas –como la cicatrización de heridas–, su presencia se asocia con varias enfermedades relacionadas con la edad.

Un estudio publicado esta semana en Nature y liderado por el equipo de Darren Baker y Jan van Deursen, de la Clínica Mayo de Minnesota (EE. UU.), muestra cómo al eliminar estas células en ratones de mediana edad (unos 12 meses) aumenta la esperanza de vida media de los animales tratados.

Para ello, desarrollaron ratones modificados genéticamente en los que dichas células se podían eliminar en cualquier momento de su vida. “La ventaja de dirigirse a las células senescentes es que la limpieza de tan solo el 60-70% puede tener efectos terapéuticos significativos”, afirma Baker.

Según explica a la Agencia SINC, el investigador del CNIO, Óscar Fernández-Capetillo, experto en cáncer y envejecimiento, “la senescencia es importante para limitar la expansión de células dañadas y, por lo tanto, podría proteger potencialmente de patologías cómo el cáncer. Y dado que nuestras células se van dañando con la edad, también se había especulado que podría contribuir al envejecimiento. Este estudio aporta evidencias genéticas que apoyan esta visión”.

Así, los científicos observaron que los cambios relacionados con la edad, incluyendo pérdida de grasa, desarrollo de cataratas y deterioro del riñón y el corazón, se produjeron más lentamente en ausencia de células senescentes.

Estos cambios se produjeron sin efectos secundarios aparentes en ratones con dos líneas genéticas distintas, lo que en su opinión “plantea la posibilidad de utilizar el enfoque para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la edad”.

Además, la limpieza de estas células retrasa la formación de tumores. Para los autores, esto sugiere que durante el envejecimiento normal, la presencia de células senescentes acorta la vida y el período durante el cual los ratones están sanos.

“Si bien los resultados no son especialmente sorprendentes vistos los trabajos anteriores, sí que avalan el papel central del gen p16 y la senescencia en el envejecimiento natural”, añade Fernández-Capetillo. “Queda por ver si esta aproximación es extensible a humanos, para lo que habría que desarrollar una tecnología equivalente capaz de matar selectivamente células senescentes”.

Vivir mejor, pero no mucho más

Los investigadores de la Clínica Mayo han demostrado que las células senescentes producen un impacto negativo en la salud y acortan la vida útil hasta en un 35% en los ratones normales de mediana edad.

Aunque el sistema inmune barre dichas células, con el tiempo se vuelve menos eficaz. Las células senescentes producen factores que dañan las células adyacentes y causan inflamación crónica, la cual está estrechamente asociada con enfermedades relacionadas con la edad y fragilidad.

La duración media de la vida de los ratones tratados se amplió de un 17 a un 35%. Los roedores también mostraron una apariencia más sana y una cantidad reducida de inflamación en el tejido graso, muscular y renal.

Fernández-Capetillo matiza que, aunque en el trabajo se consigue alargar la vida media, “no se consigue extender la ‘vida máxima’. Esto es, más ratones llegan a vivir hasta edad avanzada, pero no se consigue vivir más que el más viejo de los ratones normales”.

“El desafío realmente importante sigue siendo encontrar alguna manera de romper las reglas del juego y vivir más allá de los límites. Al parecer, solamente eliminando las células senescentes no va a ser suficiente. Pero desde luego llegar más saludable a una edad avanzada es, de momento, suficiente premio; y un estímulo más para confiar en que se están tocando las teclas apropiadas”, concluye el investigador español.

Fuente: http://www.agenciasinc.es/

Referencia bibliográfica:

Darren J. Baker, Bennett G. Childs, Matej Durik, Melinde E. Wijers, Cynthia J. Sieben, Jian Zhong, Rachel A. Saltness, Karthik B. Jeganathan, Grace Casaclang Verzosa, Abdulmohammad Pezeshki, Khashayarsha Khazaie, Jordan D. Miller & Jan M. van Deursen. ‘Naturally occurring p16Ink4a-positive cells shorten healthy lifespan’. Nature, 4 de febrero de 2016. DOI 10.1038/nature16932: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature16932

Etiquetas:

Actitud positiva, envejecimiento positivo…


Las actitudes positivas frente al envejecimiento parece que pueden tener implicaciones directas sobre la salud física y cognitiva en la edad avanzada. Un estudio longitudinal realizado en Irlanda sobre el envejecimiento (TILDA), desarrollado en el Trinity College de Dublín, revela que los participantes con actitudes positivas durante el envejecimiento habían mejorado su capacidad cognitiva. Además, el estudio revela otras claves de gran interés, como son:

Los adultos mayores con actitudes negativas hacia el envejecimiento, mostraban una velocidad más lenta al caminar y se observaron unas capacidades cognitivas más deficientes, dos años más tarde del inicio del seguimiento de la muestra poblacional, en comparación con los adultos mayores con actitudes más positivas hacia el envejecimiento. Esta conclusión se mantenía incluso teniendo en cuenta el empeoramiento que pudieron sufrir los participantes en el estudio tras dos años de estudio (inicio de tratamientos, el estado de ánimo, cambios en las circunstancias de vida y otros cambios de salud que se habían producido).
En la muestra TILDA los participantes más frágiles con actitudes negativas hacia el envejecimiento tenían peor cognición en comparación con los participantes que no eran frágiles. Sin embargo los participantes más frágiles con actitudes positivas hacia el envejecimiento tenían el mismo nivel de habilidad cognitiva que sus compañeros no sufrían esa fragilidad.

Los datos del estudio TILDA ofrece una oportunidad para estudiar las actitudes hacia el envejecimiento, ya que se monitorizan los cambios de salud a través del tiempo en una muestra nacional representativa de adultos mayores residentes en Irlanda.

Estos últimos hallazgos tienen implicaciones importantes para los medios de comunicación, los políticos, los profesionales y la sociedad en general. Las actitudes sociales hacia el envejecimiento son predominantemente negativasTodo el mundo se hacen mayores y si estas actitudes persisten es posible que de alguna u otra manera influyan en no conseguir una mejor  calidad de vida.


Etiquetas: