AVELINO CORMA PREMIADO CON EL PRINCIPE DE ASTURIAS DE LAS CIENCIAS 2014.

UN INVESTIGADOR QUE SIEMPRE CREYÓ EN LAS PATENTES

Avelino Corma ha sido galardonado con el premio “Príncipe de Asturias” de las ciencias 2014 junto a los investigadores estadounidenses GalenD. Stucky y Mark E.Davis.  Avelino, con alrededor de 120 familias de patentes, más de 700 publicaciones en revistas científicas y uno de los 25 químicos más citados del mundo,   es un modelo a seguir para todos los que creemos en la investigación,  la protección mediante la patente de sus resultados y la transferencia de la tecnología.

Avelino estudió Ciencias Químicas en la Universidad de Valencia y se doctoró en 1976 en la Complutense de Madrid, con una tesis realizada en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Tras unos años como investigador del CSIC en Madrid, regresó a Valencia donde junto con otros investigadores del CSIC y de la Universidad Politécnica de Valencia fundó en 1990 el ITQ (Instituto de Tecnología Química) en unos locales habilitados en el aparcamiento de vehículos de la Universidad Politécnica de Valencia y con un presupuesto muy limitado. Actualmente, el ITQ  cuenta con alrededor de 200 profesionales y es un centro de referencia en:

-          Catálisis.

-          Nuevos materiales.

-          Fotoquímica.

Es un ejemplo de transferencia de tecnología desde el sector público hacia  la empresa privada, pues ha generado 150 solicitudes de patentes y 15 de ellas están licenciadas a empresas. El ITQ obtiene gran parte de sus fondos través de contratos de I + D con empresas multinacionales y gracias a los ingresos provenientes de la explotación de patentes desarrolladas en el instituto y licenciadas a empresas que las comercializan.

La línea de investigación que más éxitos ha logrado y que por tanto es más rentable es la relativa a los catalizadores en el campo de la petroquímica. Esta línea, dirigida por el profesor Avelino Corma ha sintetizado y patentado catalizadores zeolíticos que son explotados comercialmente por compañías como Exxon Mobil, BP, Petrobras, Repsol YPF, Cepsa, Sumitomo Corporation, etc. Algunas de las zeolitas permiten una gran eficiencia en la transformación de las fracciones más pesadas del petróleo en gasolina y diesel. El ITQ es uno de los tres centros de referencia a nivel mundial en catálisis y nuevos materiales para catalizadores. Actualmente hay más de 11 nuevos procesos catalíticos en la industria mundial que tienen su origen en el ITQ.

Estructura de la Zeolita ITQ-33

Estructura de la Zeolita ITQ-52

Los catalizadores zeolíticos ya se empleaban como catalizadores. Debido a sus poros altamente cristalinos, actúan como un filtro, de modo que las moléculas más grandes se quedan y las pequeñas siguen su curso.  La gran innovación de Avelino fue el diseño de sus propias zeolitas, con estructuras nuevas. Todas las Zeolitas reciben el nombre ITQ seguido de un número. La última es la ITQ-52. Es decir, fue capaz de realizar eso que tan raro es en los investigadores españoles, pasar de una investigación básica a una aplicación industrial. Se partió de un intento de modelizar los mecanismos de las reacciones para llegar a obtener un conocimiento molecular de los procesos pero sin olvidar el aspecto industrial ni tampoco las publicaciones. Algunos de los trabajos de sus primeros años sobre el craqueo catalítico son clásicos de la literatura química.

Zeolita ITQ-1 – EP0818417 B1

Zeolita ITQ-40 – US8529868

 PCT de reciente publicación sobre craqueo catalítico

Informe de Búsqueda Internacional WO2014/001587

 

Entre los galardones recibidos destacan además del reciente Príncipe de Asturias; Doctor honoris causa por una decena de universidades, miembro extranjero de la Royal Society de Londres, Premio nacional de investigación (1995), Ciapetta Award (EE.UU, 1998), Rey Jaime I (2000), Europeo de Catálisis François Gault (202), el Breck Award de la International Zeolite Association (2004), Premio de la Real Sociedad Española de Química (2006), el Boudart Award in Advanced Catalysis (EE.UU, 2009), el ENI Award New Frontiers of Hydrocarbons (Italia, 2010) y la medalla de la década a la investigación en e innovación en química (2011).

Avelino Corma durante la entrega de la medalla de la década a la investigación e innovación en Química 2001-2010

 

La avalancha de honores no impide que Avelino siga dirigiendo un equipo de investigación en el ITQ que trata de sintetizar zeolitas de poro cada vez más grande y por otro lado comienza una incursión en el campo de la “subnanométrica”; donde se emplean compuestos formados por unos cuantos átomos. En la subnanométrica se producen unas reacciones extraordinarias que permiten conseguir los mismos efectos que con una cantidad de materia prima 1000 veces mayor. De ese modo, se podría emplear el oro como catalizador pero a nivel de “clústeres de oro de 5 a 10 átomos”. El año pasado se publicó un artículo al respecto en la revista Nature Chemistry. Con toda probabilidad esta nueva vía de investigación proporcionará a nuestro país nuevas invenciones, nuevas patentes y la consecuente transferencia tecnológica.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Indudablemente Avelino Corma es un personaje, uno de esos Quijotes que como Ramón y Cajal o Severo Ochoa de vez en cuando aparecen por nuestras tierras, pero lo lamentable es eso que son una excepción, que sólo personas excepcionales pueden llegar a esas altas cotas, mientras que en otras latitudes no es necesario ser excepcional para llegar a ello, puesto que el entorno propicia que personas más “normalitas” logren grandes avances científicos. La entrada está bien, pero echo de menos alguna mención a los lamentos del señor Corma en relación a los recortes que se vienen realizando en el ámbito científico y que tendrán una grave repercusión, http://www.cadenaser.com/ciencia/articulo/avelino-corma-va-costar-anos-recuperar-ciencia-espanola-recortes/csrcsrpor/20140528csrcsrcie_2/Tes haciendo que una vez más que investigadores como Avelino sean la excepción y no la norma

Sí, gran figura la de Avelino Corma, pero la vida del investigador es muy dura y lo dice alguien que se ha pasado los últimos 30 años investigando en el campo de la biología molecular, con patentes, publicaciones, etc y ahora cerca de los 50 en el paro y sin ninguna opción en España. Solo queda la emigración…..

No tengo nada en contra de premiar a científicos relevantes, pero ¿no sería más rentable dedicar esos fondos a la investigación propiamente dicha?

(requerido)

(requerido)


*