La patente europea con efectos unitarios. Un largo y tortuoso camino

Antecedentes y regulación

Las negociaciones destinadas a conseguir una patente con efectos únicos en toda la Unión Europea se iniciaron hace más de 40 años. Así, en 1975, poco después de la firma del Convenio de la Patente Europea  se elaboró en Luxemburgo el denominado “Convenio de la Patente Comunitaria” o “Convenio de Luxemburgo” que sin embargo no fue ratificado por un número suficiente de Estados a pesar de que en aquellos años la Comunidad Económica Europea (CEE) se componía sólo de 9 miembros. Durante la primera década de este siglo hubo varios intentos de lograr una patente comunitaria pero todos fracasaron debido al régimen lingüístico. Ciertos Estados, entre los que se encontraba España, se negaban a que sólo fueran idiomas oficiales los de la Oficina Europea de Patentes (alemán, francés e inglés). Finalmente, haciendo uso de la “cooperación reforzada” introducida por el Tratado de Lisboa, que permite que una determinada regulación sólo tenga efectos en algunos Estados,  todos los actuales Estados Miembros de la Unión Europea excepto España, Italia y Croacia que entonces no se había unido a la Unión Europea, avanzaron por su cuenta en relación con la “patente unitaria” y en diciembre de 2012 se aprobaron dos reglamentos: el EU 1257/2012 por el que se establece una protección unitaria mediante patente y el EU 1260/2012 relativo a las disposiciones sobre traducción.

Una vez una patente sea concedida por la Oficina Europea de Patentes, el solicitante podrá solicitar que tenga efectos unitarios en los países participantes, en el plazo de un mes desde la publicación de la mención de la concesión en el Boletín Oficial Europeo de Patentes. Es importante recordar, por la confusión que suele haber al respecto, que cualquier solicitante independientemente de que pertenezca a un Estado participante en la cooperación reforzada o no, podrá solicitar una patente europea con efectos unitarios. Es decir, cualquier solicitante español podrá solicitar una patente europea con efectos unitarios, aunque ésta no tendrá efectos en España. Si se desea que la patente europea tenga efectos en España y en otros países no participantes como por ejemplo Suiza, Noruega o Turquía, deberá validarla en esos Estados, lo que normalmente implica la presentación de una traducción y el pago de una tasa de validación así como el pago de las anualidades posteriores a la fecha de concesión.

Para que la patente unitaria, que es una patente europea con efectos unitarios según el art. 142 del Convenio de la Patente Europea (ya existe un acuerdo de ese tipo que permite obtener una patente europea con efectos únicos en Suiza y Liechtenstein) pueda solicitarse es necesario un tribunal único (el UPC – Unified Patent Court), el cual es el objeto de un acuerdo firmado en febrero de 2013 por todos los Estados participantes en la cooperación reforzada excepto Polonia y al que también se sumó Italia. El UPC actuará como Tribunal para todas las patentes concedidas por la Oficina Europea de Patentes, no únicamente las de efecto unitario y tendrá su principal sede en París con subsedes en Londres y Múnich, pudiendo existir divisiones locales y regionales. Para que el UPC pueda comenzar a funcionar y por tanto se puedan conceder patentes con efecto unitario es necesario que el acuerdo sea ratificado por 13 Estados, entre los que deberán estar Francia, Alemania y Reino Unido. De momento lo han ratificado Francia, Suecia, Bélgica, Austria y Dinamarca (en este último caso tras un referéndum que coincidió con las últimas elecciones europeas). Probablemente Irlanda también deberá someter la ratificación a referéndum.

Recursos presentados

España e Italia ya presentaron sendos recursos contra la autorización de la “cooperación reforzada” pero fueron desestimados por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en abril de 2013. Posteriormente, España en solitario presentó dos acciones contra ambos reglamentos en marzo de 2013: C-146/13 and C-147/13. Está previsto que el abogado general publique sus conclusiones el próximo 18 de noviembre. Según afirma el abogado Dr. Ingve Björn Stjerna en su artículo ““Unitary patent” and court system – compatible with Constitutional Law?”,  la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea podría ser problemática para el futuro de la “patente unitaria”, incluso si se rechazaran las acciones de España, en el caso de que se afirmara que dicho Tribunal de Justicia de la Unión Europea debería jugar algún papel en relación con la patente unitaria, puesto que para que el Reino Unido ratifique el acuerdo por el que se estableció el UPC y según afirmó en el parlamento el primer ministro británico, es necesario que la patente unitaria quede excluida de toda relación  con el Tribunal de Justicia Europeo.

España y Croacia: No forman parte de la cooperación reforzada ni del Tribunal. En el caso de Croacia debido a su reciente incorporación a la UE.

Italia: Forma parte del Tribunal pero no de la cooperación reforzada

Polonia: Participó en la cooperación reforzada pero no  en el Tribunal

 

Situación actual y posible fecha de inicio

Actualmente existe cierta incertidumbre respecto a cuándo se pondrá en marcha la patente unitaria. Personas directamente involucradas en el proceso han afirmado que la patente unitaria se podrá solicitar a finales del 2015 o principios de 2016. Parece haber cierto consenso en que no será posible solicitarla antes de la primavera de 2016.

Se ha creado un Comité preparatorio del UPC que viene trabajando en las reglas de funcionamiento del mismo. También se ha inaugurado en Budapest un centro de formación para los jueces que sean seleccionados. El Comité ya se ha puesto en contacto con los candidatos preseleccionados.

Asimismo, dentro de la Oficina Europea de Patentes se ha creado el denominado “Select Committee” (en el que España participa como observadora) que desde marzo de 2013 trabaja en relación con el trabajo de la Oficina Europea respecto a la patente unitaria y tiene como principal tarea el establecimiento de las tasas de mantenimiento de dicha patente. Hay mucha incertidumbre sobre su importe y sobre cuándo se fijarán. De momento se baraja una banda muy amplia que oscilaría entre el importe correspondiente a la validación en 3 países y a la validación en 10 países. Las últimas informaciones indican que como muy pronto las anualidades se fijarían a finales del año 2015 . En unas recientes declaraciones la directora de Derecho de Patentes en la Oficina Europea Margot Fröhlinger afirma que realmente aún no se ha comenzado a discutir sobre el tema del importe de las tasas. Durante los primeros años de funcionamiento del Tribunal Unificado de Patentes (UPC) (7 años en principio) existirá la posibilidad de presentar una declaración solicitando que la patente europea no se encuentre bajo la jurisdicción del Tribunal (opt-out) sino de los Tribunales nacionales. Probablemente se establecerá una tasa para poder ejercer el “opt-out” y se rumorea que tendrá un importe de 100€.

Además de las sedes principales ya señaladas, está previsto que la cámara de recursos se encuentre en Luxemburgo y que en Lisboa y Liubliana haya sendos centros de mediación y arbitraje. De momento sólo se ha anunciado una división regional, que estará ubicada en Estocolmo y trabajará en inglés para Suecia, Estonia, Letonia y Lituania. Dinamarca y Finlandia finalmente no se unieron aunque participaron en las negociaciones porque prefirieron crear divisiones locales, parece que para poder seguir empleando sus propios idiomas. Una vez más el idioma juega un papel clave en la patente unitaria.

Por otro lado, el primer ministro británico ha prometido que si gana las próximas elecciones generales en 2015 convocará un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea a finales de 2017. Si se aprobara la salida del Reino Unido, ello modificaría completamente el proyecto de la patente unitaria, por tanto hay quien se plantea si no sería más inteligente esperar a ver qué ocurre con ese posible referéndum, con lo que la entrada en funcionamiento del Tribunal unificado podría retrasarse hasta 2017 o 2018.

La ratificación por parte de Alemania también se está retrasando respecto a lo previsto inicialmente, debido a que los legisladores alemanes necesitan conocer los costes asociados a la patente unitaria y al UPC antes de votar, lo cual parece bastante razonable.

Dudas en algunos estados participantes.

Desde el lanzamiento del proyecto, uno de los argumentos esgrimidos a su favor por los promotores es que la patente unitaria reducirá los costes asociados a la obtención de la patente para las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, son numerosas las dudas respecto a la conveniencia de sumarse al proyecto en el caso de Estados cuyo tejido empresarial se compone en gran medida de pequeñas empresas y son importadores de tecnología. A lo largo de los últimos meses se han publicado una serie de estudios al respecto:

“The effects of the Unitary Patent on innovative Small and Medium Enterprises in the Netherlands”  “Dutch SME’s are likely to adopt the Unitary Patent. Although the potential benefits are small…”

“On the impact of the Unitary Patent and the Unified Patent Court (UPC) on Finnish companies”  “Finland could still delay its decision until next year. More facts would probably be available at that stage to support the decision-making”   

- “Analysis of prospective economic effects related to the implementation of the system of unitary patent protection in Poland” El estudio realizado por Deloitte que llevó a que Polonia no firmara el acuerdo sobre el Tribunal unificado: “According to the estimations, a more beneficial option is “non-implementation of a unitary patent in Poland and non-accession on the Unified Patent court” 

“Exploring perspectives of the Unified Patent Court and Unitary Patent within the Business and Legal Communities” (UKIPO- Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido)

- “The European Unified Patent Court: Assessment and Implications of the Federalisation of the Patent System in Europe”  Dimitris Xenos (University of East London) “If an SME is the applicant that brings the action in order to enforce its patent, the one action under the UPC route is still very expensive ….”, “…only 2% of patents are annually validated in all 27 EU Member States and this number concerns the totality of businesses. For the SMEs this very small percentage would be much smaller. Therefore, it has not been shown that SMEs are likely to accrue any substantial savings in litigation costs”. 

En Portugal, durante un encuentro de consultores de propiedad industrial celebrado en Lisboa en febrero se manifestó lo siguiente;” given this scenario, and as Spain and Poland, Portugal should not ratify this Agreement immediately, and definitely not without first carrying out detailed economic studies to understanding the different parameters involved and their real implications for the national economy and civil society in general”

La República Checa tampoco se plantea ratificar a corto plazo el acuerdo sobre el Tribunal Unificado, al menos mientras no mejoren las traducciones automáticas, puesto que su dominio de lenguas extranjeras es mucho menor al existente en los países nórdicos. También temen verse invadidos por patentes extranjeras; de acuerdo al presidente de la Oficina de Propiedad Industrial checa: “There are only about 30.000 patents valid here at the moment, while the expectation is to have many more in the future, especially from Japan, South Korea, the USA and China”.

Hungría también tiene dudas, aunque al albergar el centro de formación de jueces no parece que pueda quedarse fuera. Sus dudas provienen de la mala calidad de las traducciones automáticas y de la previsible invasión de patentes. Tienen previsto realizar un estudio económico de las consecuencias económicas de la ratificación. En Grecia también existe inseguridad sobre la conveniencia de ratificar.

Asimismo, hay expectación por conocer cómo se verá afectada la posición de Polonia, cuando la comisaría responsable del Mercado interior, donde se encuadra la patente unitaria, ahora está ocupada por una política polaca: Elzbieta Bienkowska.

Tampoco está clara cómo evolucionará la posición italiana. Las últimas noticias disponibles, de principios de este año, indicaban que el senado estaba a favor de incorporarse a la cooperación reforzada pero en la cámara de diputados había división. En 2013 el gobierno recomendó al congreso que aprobara la incorporación. Confindustria, la Confederación empresarial de la gran industria italiana se ha manifestado claramente a favor de la incorporación de Italia a la cooperación reforzada, mientras que el colegio de agentes industriales lo ha hecho en contra. De cualquier modo, Italia ocupa durante este segundo semestre de 2014 la presidencia europea y quizás sería este el momento más apropiado para unirse si así se decidiera.

Por otro lado, algunos autores afirman que la desconfianza inicial respecto al Tribunal unificado podría provocar un resurgimiento de la patentes nacionales, al menos durante unos años hasta que se confirme que el UPC funciona adecuadamente. Signos de este movimiento hacia la vía nacional serían la intención de la Oficina alemana de Patentes de aceptar solicitudes en inglés y el que Francia este barajando reabrir la vía nacional para las solicitudes PCT.

Desde luego si hubiera que escoger una banda sonora para la historia de la patente unitaria, quizás podría ser…..

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Coincido con la postura de España. Lo que no acabo de entender es como otros países del este y sur de Europa se han embarcado en este proyecto. Ya me imagino de donde vendrán las presiones. Quizás esas presiones nos lleven a meternos en la patente unitaria dentro de unos años. Supongo que todo dependerá de cómo evolucione la situación económica.

Durante años nos han engañado con eso de que en Europa es muy caro obtener una patente con efectos en toda la Unión Europea, pero ¿a quién beneficia eso? Pues si se analiza fríamente, a pocos países europeos, quizás a Alemana y algunos países nórdicos. A quien todo esto beneficia es esencialmente a los Estados Unidos y las potencias asiáticas que nos van a invadir con patentes si realmente se rebaja el precio de obtención de una patente en toda la Unión Europea.

No se puede admitir que una patente redactada en alemán pueda tener efectos en España. Creo que es argumento suficiente para decir no a esta patente unitaria.

(requerido)

(requerido)


*