“Nikola Tesla. Suyo es el futuro”. La exposición y sus patentes

Desde el pasado 13 de noviembre  y hasta el próximo 15 de febrero se encuentra en el Espacio Fundación Telefónica (c/ Fuencarral, 3. Madrid) la exposición “Nikola Tesla. Suyo es el futuro” sobre el inventor norteamericano de origen serbio Nikola Tesla. No se pretende realizar un relato exhaustivo de la exposición, pues la mejor manera de conocerla es visitarla y el lector aún está a tiempo, sino centrarnos en el tema fundamental de este blog, es decir, en las patentes. Tesla es conocido fundamentalmente por haber inventado el sistema de transmisión eléctrica denominado de “corriente alterna”, en contraposición a la corriente continua, pero a este capítulo ya dedicó este blog una entrada, en concreto la denominada “Edison y el elefante electrocutado”. A continuación se muestran otras de sus invenciones que también son objeto de la exposición y sus correspondientes patentes.

La Turbina de Tesla

Tesla se basó en dos de los principios fundamentales de los fluidos, la adhesión y la viscosidad, para diseñar un aparato en el que se introducían estos fluidos entre las superficies de un mecanismo de varios discos rotatorios montados en paralelo. Según Tesla, la turbina podría alcanzar una efectividad del 90%, pero en las pruebas realizadas el resultado más alto alcanzado fue del 40%. Algunas empresas se han planteado retomar el proyecto, empleando nuevos materiales no disponibles en aquel momento. La invención es objeto de la patente US1061206.

Motor polifásico de inducción

Tesla inventó su primer motor de inducción en Estrasburgo en 1883, cuando trabajaba para la Continental Edison Company. El funcionamiento del motor se basa en el uso ingenioso del campo magnético giratorio utilizando corrientes alternas polifásicas. La corriente eléctrica en el rotor, necesaria para producir torsión se obtiene por inducción electromagnética del campo magnético de la bobina del estator.

El Barco Teledirigido

Tesla también fue uno de los pioneros en el campo del control remoto mediante señales de radio. En la exposición se muestra el famoso barco de tesla controlado a distancia que se exhibió al público en 1898 en el Madison Square Garden. El público que asistió a la demostración llegó a creer que era una cosa de magia, telepatía e incluso que el barco era pilotado por un mono escondido en su interior. También este sistema de control remoto se patentó:

 La Bobina de Tesla y el sistema mundial de transmisión

La bobina de Tesla es un transformador resonante, compuesto por una serie de circuitos eléctricos resonantes acoplados. Estas bobinas consiguen elevar el voltaje doméstico hasta cantidades de cientos de miles e incluso millones de voltios, creando unas descargas eléctricas muy espectaculares, de varios metros de alcance. Permiten la transmisión de energía eléctrica sin cables y se utilizaron hasta los años 20 en la telegrafía sin hilos y en algunos equipos médicos empleados en la electroterapia. Actualmente se emplean esencialmente con fines de entretenimiento y educacionales aunque pequeñas bobinas de este tipo también se emplean en la detección de fugas en sistemas de vacío extremo.  Por supuesto, los resultados de sus investigaciones sobre la “bobina de Tesla” se protegieron mediante patente y a continuación se reproducen dos de ellas:

La patente US1119732 se refiere a las torres con las que Tesla pretendía generar un “Sistema Mundial de transmisión inalámbrica de energía”. La primera de dichas torres se construyó en “Wardenclyffe”, a unos 100 km. de Manhattan. El proyecto fue financiado inicialmente por el millonario J.P. Morgan, pero tras unos años y debido a la falta de resultados, se retiró el apoyo financiero y el proyecto se abandonó.

 

La máquina voladora de despegue vertical

En 1921, Tesla presentó el primer diseño de una aeronave que era capaz de despegar verticalmente para luego pasar a desplazarse de manera horizontal. Lo perfeccionó en 1927 y sirvió de inspiración para lo que se conoce como aviones vtol (vertical take off and landing) como los distintos cazas Harrier o Mirage. También en este caso la invención fue protegida mediante patente:

 

 Velocímetro

Tesla inventó en 1016 el que puede considerarse el primer velocímetro apto para utilizarse en los vehículos automóviles, que empezaban a popularizarse en aquellos años. También en este caso se patentó la invención. En aquella época el problema a resolver para construir un velocímetro era cómo transformar el movimiento rotativo de las ruedas del vehículo en un movimiento angular de una aguja sobre un arco. Tesla lo solucionó conectando el cable que por su extremo estaba en contacto con la rueda del vehículo, con un disco separado de un segundo disco por un líquido. El segundo disco reacciona a variaciones en la viscosidad del líquido, que preferiblemente será mercurio. La invención fue el objeto de la solicitud US1274816:

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Interesantísimo.
Enhorabuena por la entrada y por el blog. De lo mejor sobre patentes en castellano que conozco.
Espero ir a ver la exposición.

[...] parte de su vida a la actividad técnico-científica. Mantuvo una gran amistad con el inventor Nicola Tesla y visitaba a menudo su laboratorio, de hecho se afirma que comprobó de primera mano los [...]

¿Control remoto mediante señales de radio? Esto es falso, esa patente es un servomotor, es decir un sistema que gira cuando toca un obstáculo, para nada tiene que ver esto con señales de radio, se ha creado una idea falsa sobre Tesla, en definitiva otro mito más de los muchos vertidos sobre Nikola Tesla

Señor Miguel, no puede estar usted más equivocado.
Mire bien qué nos cuenta Wikipedia del Control Remoto y a quién se ‘achaca’ el invento: https://es.wikipedia.org/wiki/Control_remoto

(requerido)

(requerido)


*