LA FÓRMULA I: LAS PATENTES, LOS DISEÑOS Y LAS MARCAS

El próximo 20 de marzo comienza la temporada de Fórmula 1 de 2016 con la primera carrera en el circuito Albert Park de Melbourne donde se celebrará el Gran Premio de Australia. Es difícil pensar en otro deporte donde se desarrolle una mayor actividad de innovación tecnológica. De hecho, la victoria en el campeonato no depende únicamente de las capacidades de pilotaje sino del coche de que se disponga, como hemos podido comprobar en los últimos años, donde las características de su vehículo no han acompañado a Fernando Alonso, nuestro gran piloto.

Sería de suponer, por tanto, que la Fórmula 1 debería ser un campo fértil para el surgimiento de innovaciones protegidas mediante patente. Sin embargo, aunque indudablemente se producen continuamente mejoras tecnológicas, no es común que sean protegidas mediante patente.

El principal motivo que hace que la innovación que genera la Fórmula 1 no suela ser protegida mediante patente es:

Si un determinado equipo protegiera mediante patente una de sus innovaciones, ello impediría el acceso a la misma a los demás competidores y éstos propondrían su exclusión de la tecnología autorizada a la FIA (Federación Internacional del Automóvil), que excluiría dicha tecnología de su lista de estándares y homologaciones. Por el contrario, los innovadores prefieren que sea utilizable por los competidores, con la esperanza de que los originadores serán capaces de obtener un mejor rendimiento de las novedades técnicas. Siempre que es posible, en la Fórmula 1 se opta por la protección mediante el secreto industrial.

A pesar de lo anterior, en ocasiones sí que se ha patentado tecnología originada en la Fórmula 1, cuando se ha considerado que podría ser utilizada en el ámbito de los vehículos comerciales. Un caso ampliamente conocido fue el de la utilización de un inertizador de fluidos en los amortiguadores, consistente fundamentalmente en la utilización de mercurio, inventada por el equipo de Fórmula 1 Lotus y protegida mediante las patentes resultado de la solicitud internacional PCT WO2011089373.

                                          Figura de la solicitud PCT WO2011089373

Otra invención que surgió en la Fórmula 1 y que se patentó por su posible utilización en vehículos comerciales fue el sistema denominado KERS (Kinetic Energy Recovery System). Este sistema fue inventado por el equipo Williams de Fórmula 1 y muy simplificadamente, lo que hace es recuperar la energía cinética que normalmente se pierde durante el frenado, almacenándola y recuperándola posteriormente para aumentar la potencia y reducir el consumo de combustible. El sistema fue patentado a partir de la solicitud internacional PCT de número WO2010122333.

Figura de la solicitud WO2010122333                1ª reivindicación del KERS protegido por la PCT WO2010122333

Una forma evolucionada del KERS es el I- Eloop desarrollado por Mazda y también patentado. Es un sistema de freno regenerativo cuya novedad es la utilización de un condensador para acumular temporalmente la electricidad que se genera durante la frenada, invención protegida mediante la patente JP2008049868.

Otra de las invenciones procedentes de la Fórmula 1 patentadas para su utilización en los vehículos comerciales es la relativa a un mecanismo diferencial protegido por MacLaren mediante la patente US6168545.

           Mecanismo diferencial protegido por la patente US6168545

Aunque la Fórmula 1 no haya dado lugar a un gran número de invenciones patentadas, se puede establecer un paralelismo con la carrera espacial o la armamentística como fuentes de numerosas innovaciones de aplicación en el mundo civil. En la Fórmula 1 en los últimos años, la telemetría, es decir la medición a distancia de gran número de parámetros, tanto del piloto como del vehículo, está cobrando un gran protagonismo. El equipo McLaren está inmerso en un proyecto para tratar de aplicar toda esa tecnología al mundo de la salud, especialmente en la creación de simuladores que mejoren la formación de los cirujanos en la universidad.

La Fórmula 1 ha sido también el escenario del desarrollo de nuevos materiales, ligeros pero resistentes. Estos nuevos materiales no sólo se emplean en los vehículos comerciales sino que recientemente ha aparecido en los medios de comunicación que la empresa británica “Advanced Healthcare Technology” ha desarrollado una incubadora fabricada con el tipo de fibra de carbono que se utiliza en los monocascos de Fórmula 1. El peso se reduce en un 90% y ello permite su transporte en helicóptero. La incubadora se denomina “Babypod” y está protegida mediante la patente de diseño USD497429 en los EE.UU.

                                                                   Figura de USD497429

Son numerosos los casos de tecnología procedente de la fórmula 1 y que se emplea en campos de otra índole. Por ejemplo, el KERS antes mencionado, se emplea en las turbinas diseñadas por la empresa Tecnoturbines en colaboración con Sendekia y protegidas por la patente ES2425643.

                                                                   Figura de ES2425643

Las grandes marcas que compiten en la Fórmula 1 utilizan la figura del “Diseño industrial” para proteger la estética de sus automóviles. A continuación, se muestran algunos ejemplos:

Respecto a la importancia de la marca en este deporte, poco se puede añadir a lo ya conocido, salvo algunos ejemplos de registros:

En definitiva, ante el comienzo de la temporada 2016 de la Fórmula 1, queda comprobado que la protección de sus intangibles mediante la propiedad industrial juega un papel fundamental en un deporte/negocio que mueve tantos millones, aunque por los motivos ya expuestos no genere tantas patentes como se podría imaginar.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*