FORTUNY, UN ESPAGNOL À VENISE

Desde el pasado 04 de octubre al 07 de enero de 2018 se ha celebrado en el “Palais Galliera”, museo de la moda de París, una exposición de título “Fortuny, un espagnol à Venise”. Ello me ha permitido descubrir que este artista era también un prolífico inventor, y por tanto merece un espacio en este blog de patentes y marcas.

Cartel de la exposición

Mariano Fortuny y Madrazo nació en Granada en 1871 en una familia de profundas raíces artísticas. Su padre era el célebre pintor Mariano Fortuny y su madre Cecilia de Madrazo era hija de Federico de Madrazo y hermana de Raimundo de Madrazo (ambos conocidos pintores españoles). Tras la muerte prematura de su padre, cuando contaba con tres años, Mariano pasó la mayor parte de su vida fuera de España, en Francia, Alemania y sobre todo en Venecia.

Fue un artista en el amplio sentido de la palabra; pintor, fotógrafo, diseñador de ropa y escenógrafo, además de prolífico inventor.

Su legado más valorado es el relacionado con la escenografía y el diseño de ropa. Colaboró en los vestuarios y escenografías del teatro de la Scala de Milán, para obras como “Tristán e Isolda”, “La valquiria” o “la vida breve”. Los cambios de escenario que rompían la unidad del espectáculo le molestaban profundamente. Es por ello que inventó una cúpula móvil que se podía instalar en el teatro y proyectaba efectos en el cielo, como nubes, el día o la noche.

Mariano Fortuny en 1935

Siempre fue consciente de la necesidad de proteger sus creaciones mediante la propiedad industrial y consta como inventor y solicitante en gran número de patentes (44 según la base de datos Espacenet). Las primeras patentes por orden cronológico se refieren a sistemas de iluminación de escenarios teatrales.

Datos bibliográficos de la patente GB8113  y figura de la patente FR329176 sobre un aparato de decoración teatral

Algunas de estas invenciones también se protegieron en España, como por ejemplo con las patentes P0028453 (Sistema de alumbrado escénico por luz indirecta) y P0041003 (Una disposición en las lámparas de arco voltaico para variar la intensidad lumínica en una dirección determinada)  que se encuentran en el archivo histórico de la OEPM.

Figuras de P0028453  y P0041003 (Archivo Histórico de la OEPM)

Sin embargo, si por algo fue conocido Mariano Fortuny y Madrazo y a ello estuvo dedicada la exposición en el museo de la moda de París, fue por su manejo de la seda en el diseño de vestuario. Desarrolló una técnica propia de impresión de ornamentación sobre seda que pretendía hacer parecer que pertenecían a la antigüedad, y que por supuesto patentó.

Figuras de la patente FR419269 de título “Procédé d’impression polychrome sur tissus, papiers, etc.”

Su mayor aportación al mundo de la moda fue la creación del vestido “Delphos”, inspirado en la indumentaria de la antigua Grecia, recuperando las túnicas largas fabricadas en telas ligeras, preferentemente seda.

Estatua conocida como “El Carretero de Delphi”, en la que se inspiró Mariano Fortuny para crear el “Delphos”

Para la obtención del plisado de la seda inventó una maquinaria, asimismo patentada:

Figuras de la patente FR414119 de título “Genre d’etoffe plissée-ondulée”

También patentó ciertas características técnicas relacionadas con ese tipo de túnicas:

Figuras de la patente FR408629 “Genre de vêtement pour femmes”

El vestido “Delphos” comenzó a comercializarse en 1919 en una tienda que Mariano abrió en París. Llegó a convertirse en un gran éxito entre las mujeres de la alta sociedad europea y norteamericana de la época.

Las 3 hijas adoptivas de la bailarina Isadora Duncan

El vestido o túnica “Delphos” tuvo una gran influencia cultural en los años 20, por ejemplo, se lo menciona en la obra “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust:

«Mais on dit qu’un artiste de Venise, Fortuny, a retrouvé le secret de leur fabrication et qu’avant quelques années les femmes pourront se promener, et surtout rester chez elles, dans des brocarts aussi magnifiques que ceux que Venise ornait, pour ses patriciennes, avec des dessins d’Orient» / Pero se cuenta que un artista de Venecia, Fortuny, ha reencontrado el secreto de su fabricación y que antes de algunos años, las mujeres podrán pasearse y sobre todo permanecer en casa dentro de brocados tan magníficos como los que Venecia amaba para sus patricias con diseños de Oriente.

A continuación, se muestran imágenes de algunas de las prendas expuestas en el “Palais Galliera”. En esta dirección, se puede encontrar un vídeo resumen de la exposición.

     Conjunto de vestido “Delphos” y abrigo                                 Bata en seda con motivos florales

Mariano Fortuny falleció en 1949 en su palacio veneciano “Palazzo Fortuny”, que ahora alberga el “Museo Fortuny”.

Fachada del Palacio Fortumy (Fuente: Wikipedia)

El museo del traje de Madrid también posee importantes obras de este autor. De hecho, muchas de las piezas expuestas en París proceden de este museo.

 Vestido Delphos expuesto en el Museo del Traje de Madrid

Conclusión

Resulta grato descubrir que una de las grandes figuras de la moda del siglo XX fue español, un gran inventor y que disfrutó de una gran proyección internacional, que aún hoy se mantiene. Asimismo, esta entrada muestra que en el mundo de la moda también es posible y necesaria la protección mediante propiedad industrial, incluyendo las patentes (ver la entrada dedicada a la gabardina) y si lo era hace más de 100 años, más aún en la actualidad.

Leopoldo Belda Soriano

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*