LA USPTO TRATA DE REDUCIR LA BRECHA DE GÉNERO EN LAS PATENTES

Se ha publicado recientemente en la revista estadounidense “Technology and Innovation” un artículo firmado por Linda Hosler, jefa de comunicación de la USPTO (US Patent and Trademark Office – Oficina de Patentes de los EE. UU. ) y de título “Mind the gap – the USPTO’s  efforts to narrow the gender gap in patenting and innovation”.

Se trata de un artículo muy novedoso en el mundo de las Oficinas Nacionales de Patentes, que paso a analizar a continuación. Antes de profundizar en la brecha de género existente en la USPTO, la autora parte de la baja representación de las mujeres en las carreras de tipo técnico-científico, lo que en inglés se conoce como (STEM – Science, Technology, Enginneering and Math), y que en el caso de la USPTO repercute en el hecho de que las mujeres sean minoría entre los examinadores de patentes estadounidenses. Se trata de un hecho que se repite en todo el mundo y es objeto de numerosos estudios. Como muestra este artículo del diario El País, ello también es un problema en España, donde las alumnas suponen únicamente un 23,6% de los estudiantes de ingeniería y arquitectura. Y en el caso de los estudios informáticos, el porcentaje se reduce al 10,90%. Por ello, en los últimos años se han llevado a cabo campañas en España destinadas a animar a las mujeres a estudiar este tipo de carreras, como ésta llevada a cabo por ESET (compañía de seguridad informática) o ésta organizada por la Universidad de Granada.

Imágenes del folleto de la USPTO, “The importance of women in STEM” para fomentar que las niñas y jóvenes estudien carreras universitarias de tipo técnico-científico (STEM en inglés)

Dentro de este contexto, afirma la autora que la USPTO tiene como objetivo aumentar la presencia de mujeres entre su mano de obra y entre los futuros inventores. El tiempo y la investigación han mostrado que para retener a la mano de obra es fundamental la flexibilidad y en ese sentido la USPTO tiene un potente programa de teletrabajo y ofrece un gran número de flexibilidades a los empleados con hijos en edad escolar. Si bien la OEPM tiene un programa de teletrabajo al que se pueden acoger aquellos empleados con mayores dificultades para conciliar la vida familiar y el trabajo, la situación en la USPTO es realmente envidiable, si se tiene en cuenta el informe sobre el desarrollo del teletrabajo en 2017, que, entre otros datos, proporciona los siguientes:

-          Tras 20 años desde el inicio del programa, 88% de sus empleados se acogen a algún tipo de “teletrabajo”, desde 1 a 5 días a la semana.

-          Alrededor del 95% de los puestos de trabajo se pueden beneficiar del teletrabajo.

-          El teletrabajo ha demostrado aumentar la permanencia del personal y la productividad, evitando los grandes perjuicios que producen aquellas ocasiones en las que es preciso cerrar las instalaciones de Alexandria debido a tormentas de nieve, puesto que los “teletrabajadores” pueden trabajar sin problemas en sus casas.

-          Los teletrabajadores se encuentran en todos los estados, destacando, por ejemplo, 12 en Puerto Rico, 319 en Florida, 242 en California, 72 en el estado de Washington, y 3 en Hawaii.

Aunque, por supuesto, el informe destaca los éxitos del programa, en los últimos años también algún fracaso o abuso del sistema de “teletrabajo” en la USPTO ha saltado a los medios de comunicación, apareciendo incluso en “The Washington Post”.

A pesar del generoso sistema de teletrabajo de la USPTO, sólo el 27% de los examinadores de patentes son mujeres (comparado con el 25% en la mano de obra estadounidense en los trabajos de tipo técnico-científico). La situación es completamente diferente en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), donde   a pesar de no contar con un programa de teletrabajo tan espléndido, las mujeres suponen un 58% de los examinadores de patentes.

En lo que sí que parece haber tenido éxito abrumador el programa de teletrabajo de la USPTO es en la reducción del abandono por parte de las mujeres del trabajo de examinador. Mientras que en el sector en general, alrededor del 50% abandona el trabajo después de 12 años, en la USPTO, tras 12 años, menos del 5% de los examinadores (hombres y mujeres) se ha marchado de la Oficina Estadounidense de Patentes y Marcas.

Otro problema, también compartido mundialmente, es el del escaso número de mujeres que figuran como inventoras en las solicitudes de patentes (en menos del 25% de las solicitudes estadounidenses figura una mujer como inventora). En una estadística publicada hace unos meses por la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) España figuraba en  una cuarta posición con el 35% , pero, de media, sólo un 31% de las solicitudes de patentes presentadas en todo el mundo cuentan con una mujer entre las inventoras. Para tratar de remediar la situación, la USPTO ha detectado como principal factor que permitiría aumentar el número de mujeres que presentan solicitudes de patentes, el coste asociado con la presentación de solicitudes de patentes. Por ello, ha desarrollado un programa “pro bono”, donde se presta asistencia en la redacción y presentación de solicitudes de patentes, así como otro programa llamado “Pro Se Assistance Program” que proporciona recursos a aquellos que presentan solicitudes de patentes en la USPTO sin el concurso de Agentes de la Propiedad Industrial.

Por último, el artículo dedica su atención a la labor realizada por la USPTO para fomentar la innovación y la invención entre los escolares y más particularmente entre las niñas, con el fin de aumentar el número de estas que en el futuro escogerán una carrera técnico-científica. Por ejemplo, en colaboración con las “Girl Scouts” se ha creado un parche de propiedad industrial o “IP patch” para premiar el espíritu innovativo entre las niñas. También y en colaboración con el NIHF (The National Inventors Hall of Fame) han desarrollado programas educativos destinados a desarrollar habilidades inventivas entre los niños al mismo tiempo que se muestran a conocidos inventores como modelos a seguir). Según afirma la autora, la investigación realizada muestra que si se ilustra a las niñas sobre la historia de las mujeres inventoras al mismo nivel al que los niños conocen la vida de los inventores masculinos se puede reducir a la mitad la brecha de género en el ámbito de la invención.

El IP-PATCH

La OEPM ha realizado un importante esfuerzo este año para visibilizar la labor de relevantes mujeres inventoras, con una exposición y unas entradas de blog donde se ha mostrado las patentes de estas pioneras en el mundo de la invención.

Asimismo, la OEPM ha trabajado intensamente a lo largo de los últimos años para tratar de incorporar la propiedad industrial en los programas educativos. Toda esta actividad educativa se encuentra recogida en el apartado denominado “Aula de Propiedad Industrial”, dentro del portal web de la OEPM.  Entre las actividades que la OEPM organiza anualmente para promocionar la propiedad industrial y particularmente las patentes entre los escolares, se puede mencionar también el Marcathlon, que desde 2014 y coincidiendo con una carrera popular desarrollar una gincana para niños donde éstos aprenden conceptos básicos sobre propiedad industrial.

Conclusión:

Este artículo muestra como la USPTO ha decidido abordar el problema que la brecha de género plantea entre la mano de obra de la misma oficina y en los Estados Unidos en su conjunto. Se trata de un esfuerzo loable que marca el camino a seguir por el resto de las Oficinas de Patentes.

 

 

Leopoldo Belda

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*