Posts etiquetados con ‘Coronavirus; Arabia Saudí’

Nuevo coronavirus de Oriente Medio: actualización

Ya informamos desde este blog del descubrimiento el año pasado, en Arabia Saudí y otros países de Oriente Medio, de un nuevo coronavirus  que causaba una grave enfermedad respiratoria en humanos. Lo hicimos en dos posts (este en septiembre, y este otro en noviembre).  Desde entonces se han producido algunas novedades con respecto a este nuevo virus, que vamos a resumir a continuación:

Situación actual

Desde que se detectó el primer caso en verano pasado hasta hoy se han declarado a la OMS 13 casos, de ellos 7  mortales. Los países que los han declarado son Qatar (2 casos), Arabia Saudí (6 casos, 4 mortales), Jordania (2 casos, 2 mortales), y Reino Unido (3 casos, 1 mortal). En Jordania, Arabia Saudí y Reino Unido han ocurrido “clusters” de varios casos, en cada uno de los cuales se trataba de miembros de la misma familia, y en todos ellos ha ocurrido al menos una muerte. En el  “cluster” del Reino Unido el caso índice era importado, es decir,  una persona que adquirió la infección durante un viaje reciente a Arabia Saudí. Esta persona fue el origen de los dos casos subsiguientes, probablemente transmitidos de persona a persona, entre miembros de la misma familia. El primero de ellos, con una patología subyacente que pudo agravar su estado, finalmente murió, y el segundo, que desarrolló una infección respiratoria leve, similar a una gripe, se recuperó de la misma sin complicaciones.

Cuadro clínico

La información sobre el cuadro clínico va siendo más completa a medida que aumenta el número de casos: Se corresponde con una infección respiratoria aguda y grave (IRAG, o SARI en inglés) que se presenta en general como una neumonía aguda. Puede presentarse también con fracaso renal agudo. Menos frecuentemente  se observan pericarditis y coagulación intravascular diseminada. Uno de los casos confirmados en el Reino Unido muestra que la enfermedad también puede tener un curso leve, indicando que es probable que muchas infecciones leves por este virus podrían pasar desapercibidas, ya que únicamente se investigan los casos de enfermedad respiratoria grave.

Transmisión

En cuanto a la vía de transmisión, los primeros casos indicaban que podía tener lugar por contacto con animales que actuaran como reservorio (aunque no se conoce qué especies de animales podrían actuar como tales, sospechándose que el reservorio ancestral, como ocurre frecuentemente con los coronavirus, podría ser alguna especie de murciélago) pero casos más recientes parecen indicar que podría existir además tranmisión por contacto entre personas. Así, los clusters de casos familiares conviviendo en contacto, y en particular el cluster investigado en el Reino Unido indican que es posible la transmisión persona a persona, si bien parece que este tipo de transmisión es muy limitado y poco eficaz, a juzgar por el bajo número de casos observados hasta el momento. Se considera que las personas en contacto estrecho con una persona con infección aguda por este virus estarían en riesgo de adquirir la infección. El personal sanitario encargado de los cuidados a estos pacientes sería uno de los grupos de riesgo, según la OMS, que ha elaborado unas directrices para guiar la vigilancia y el control de la enfermedad, así como normas de bioseguridad y pruebas de laboratorio. Se pueden consultar en el siguiente enlace: http://www.who.int/csr/don/2013_02_13/en/index.html. El diagnóstico de laboratorio se ha desarrollado muy rápidamente, y ya existen pruebas diagnósticas fiables, monitorizadas por laboratorios de referencia, e implementadas en numerosos países.

Diferencias con el virus SARS

El nuevo coronavirus (nCoV) es de la misma familia que el virus SARS, pero los primeros análisis genéticos revelaron diferencias que indicaban que se trataba de virus distintos. Ambos pertenecen a la subfamilia de los betacoronavirus, pero dentro de esta subfamilia hay diversos linajes genéticos claramente distinguibles: el SARS se agrupa en un linaje conocido como 2b, mientras que el nCoV se agrupa en el linaje 2a. Las diferencias entre ambos virus no se limitan a pertenecer a distintos grupos genéticos, sino que también atañen a diversas características funcionales. Por ejemplo, se ha demostrado que el nCoV no utiliza los mismos receptores celulares que el virus SARS. Más aún, se ha podido comprobar que, a diferencia del virus SARS, que difícilmente infecta a células que no tengan origen humano, el nCoV infecta células de diversas especies de vertebrados, incluyendo células de murciélagos (algo que no hace el virus SARS), y en particular es muy eficaz infectando células humanas, lo que podría estar indicando una buena adaptación a la especie humana. A pesar de las diferencias notables entre ambos virus,  en la información relacionada con el nCoV se sigue citando al virus SARS como referente, posiblemente por ser éste un coronavirus patógeno grave para el hombre que se hizo muy conocido en 2003 al protagonizar una situación de emergencia mundial al causar una enfermedad que se expandió muy rápidamente causando 8000 casos de los que un 10% fueron mortales. Ello conlleva cierta dosis de alarmismo no bien justificado: de momento podemos decir que el nCoV ha tenido una transmisión muy limitada entre humanos, y que el riesgo de que ocurra una diseminación a mayor escala es bajo, como reconoce la OMS y la agencia de protección de la salud (HPA) del Reino Unido. No obstante, conviene  tener en cuenta el antecedente del virus SARS para estar prevenido y poner los medios para detectar tempranamente una posible emergencia a gran escala y actuar para evitar sus consecuencias, algo que por el momento se está haciendo con eficacia.

Investigación sobre tratamiento

Un estudio reciente (ver enlace) muestra como los interferones (sustancias que producen las células para defenderse de forma natural de la infección por diversos tipos de virus) actúan protegiendo a las células de la infección por el nCoV. Este estudio puede considerarse como  preliminar, y puede constituir un punto de partida para desarrollar nuevos tratamientos eficaces frente a la infección por el nCoV.

 

Más enlaces sobre este tema:

http://www.hpa.org.uk/NewsCentre/NationalPressReleases/2013PressReleases/130213statementonlatestcoronaviruspatient/

http://www.who.int/csr/disease/coronavirus_infections/en/index.html

http://mbio.asm.org/content/4/1/e00002-13.long

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Un año de blog

Ha pasado un año desde que publicamos el primer post (“Un mundo pequeño para unos seres diminutos, los virus emergentes”), que incluía toda una declaración de intenciones para este blog, que puede resumirse en informar sobre virus evitando el alarmismo infundado tan común cuando los medios convencionales tratan estos temas.  Desde entonces hemos publicado 25 posts más, todos ellos dedicados a dar información clara y accesible para todo el mundo acerca de los virus emergentes, y a situarlos en su debido contexto.

En este tiempo hemos tenido oportunidad de comentar nuevas emergencias víricas prácticamente en “tiempo real”, como la que tuvo lugar en Europa con el virus Schmallenberg casi al tiempo que se inició el blog. Este episodio nos fue como anillo al dedo como ejemplo típico de emergencia vírica. A describirlo y hacer un somero seguimiento del mismo hemos dedicado 7 posts a lo largo de este primer año. Un caso similar, más reciente, es el del nuevo coronavirus detectado en Arabia Saudí, al que hemos dedicado otros dos posts.

Hemos comentado de igual manera la resurgencia global de determinados virus transmitidos por picaduras de insectos,  en varios posts (véase por ejemplo [1], [2]) y su posible relación con el cambio climático y con otros cambios que se están produciendo a nivel global, como el aumento del comercio internacional, del tráfico de personas y mercancías, de la deforestación y la implantación de nuevos cultivos y regadíos para alimentar una población creciente, etc. Algunos casos llamativos han merecido un post aparte. Este es el caso, por ejemplo del virus West Nile, que en pocos años (de 1999 hasta hoy) se ha convertido en el arbovirus (virus transmitido por picadura de artrópodo) más extendido en el mundo, y que en 2012 ha aumentado significativamente el número de casos de enfermedad causada por este virus tanto en Europa como en EE.UU.

Pero no solo han merecido la atención de este blog los nuevos virus. En ocasiones hemos comentado algún aspecto de interés sobre enfermedades víricas que son viejas conocidas, como la fiebre amarilla, que en 2012 ha protagonizado una de las peores epidemias de esta enfermedad de los últimos años, o la polio, cuya erradicación pudo considerarse como un objetivo realista hace unas pocas décadas, pero sin embargo distintos problemas surgidos en el camino a la erradicación han alejado ese horizonte un tanto.  En cuanto a viejas enfermedades, un post fue dedicado a una enfermedad emergente en la América del siglo XVI, el “Huey cocolitztli” posiblemente causada por un virus que probablemente ya se haya extinguido.

El blog ha dedicado igualmente algún espacio a explicar cuestiones básicas sobre los virus, como por ejemplo de dónde salen los virus emergentes, o qué es la virosfera. Es fundamental entender que el fenómeno de la emergencia de virus es completamente natural, fruto de la variación normal de estos agentes infecciosos y de su enorme diversidad, que les confiere una sorprendente capacidad de adaptación a los cambios que se producen en el medio.

Uno de los posts que más comentarios -y más entusiastas- provocó fue el dedicado a los nombres de los virus, un aspecto importante del mundo de los virus emergentes, pues una de las primeras cosas que hay que hacer cuando se descubre un nuevo virus es ponerle un nombre, y el nombre elegido no siempre es del agrado de todo el mundo.

Hemos dedicado un par de posts a cuestiones que han generado cierta alarma social durante el pasado año. La primera, quizá más seria, fue la polémica por las investigaciones sobre virus de gripe altamente patógena modificados en el laboratorio para incrementar su capacidad de transmisión entre mamíferos. El debate sobre la publicación de estos resultados alcanzó bastante notoriedad no solo en la comunidad científica, sino también en medios políticos, por la repercusión de estos estudios en temas de bioseguridad y la necesidad de establecer protocolos que supervisen proyectos de investigación de este tipo. La segunda, más reciente, y con menos fundamento, logró inquietar a más de uno: el hallazgo de restos de viruela en unas momias enterradas en el permafrost de Siberia hace 300 años. Se comentó en aquella ocasión lo inapropiado de despertar con este tipo de noticias “el miedo a las pestes” de forma infundada.

Por último, el blog ha querido recoger noticias, efemérides y eventos relacionados con el mundo de los virus emergentes. Se recordó el primer año tras la erradicación oficial de la peste bovina, la segunda enfermedad infecciosa -y la primera en el mundo animal- que se ha logrado erradicar de la faz de la Tierra.  Nos hicimos eco de un importante evento que congregó en septiembre del año pasado en Madrid a gran parte de la comunidad científica que se ocupa de estudiar los virus emergentes:  bajo el lema “Un mundo, una sanidad, una virología” tuvieron lugar sendos congresos internacionales de virología clínica y veterinaria, con una sesión conjunta novedosa e interesante.  También hemos recogido noticias sobre publicaciones y premios que pueden resultar de interés para los lectores del blog.

En conjunto creo que el blog ha cumplido con las expectativas. Es un blog muy visitado, por gente de las cuatro esquinas del mundo, especialmente -y lógicamente- de allá donde se habla el español. Esto, teniendo en cuenta que es relativamente fácil encontrar divulgación sobre estos temas en inglés, pero no lo es tanto cuando el idioma que se habla es otro, tiene ya un valor en sí. Por otro lado, utilizar el español para divulgar conocimiento es una bonita forma de devolver a nuestra lengua al menos una parte de lo mucho que nos da. En este segundo año seguiremos intentando mantener y en lo posible aumentar el interés de los lectores por los virus emergentes.

[1] Los arbovirus emergentes y el cambio global

[2] El avance de los flavivirus emergentes y reemergentes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

Nuevo coronavirus, tercer caso, Arabia Saudí

En una nota publicada ayer en ProMED-mail, las autoridades sanitarias de Arabia Saudí informan de un nuevo caso de infección por el nuevo coronavirus recientemente descrito, que afectó el pasado verano a dos personas más en Arabia Saudí y Qatar, respectivamente, y del que ya se informó en este blog hace unas semanas (Nuevo coronavirus, Arabia Saudí). Dicho nuevo coronavirus parece ser el agente causal de una infección respiratoria grave en humanos. Aunque pertenece a la misma familia que el virus del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), se trata de virus diferentes, adscritos a diferentes grupos genéticos dentro de la familia.

Este tercer caso se detecta en el marco de actividades de vigilancia puestas en marcha por el gobierno de Arabia Saudí para la detección de casos de enfermedad por este nuevo coronavirus, en pacientes hospitalizados con infecciones respiratorias graves. Las autoridades saudíes informan igualmente que este caso no presenta vínculo epidemiológico alguno con los precedentes, ocurridos 2 y 5 meses antes, respectivamente. El paciente está en recuperación en la unidad de cuidados intensivos. Aparentemente no hay casos secundarios a éste. El paciente no ha salido de Riad, y, al igual que en los casos precedentes, refiere una visita reciente a una granja.

El nuevo coronavirus parece tener relación con otros miembros de esta familia que han sido detectados siempre en murciélagos, lo que, con el patrón esporádico de casos observado parece indicar que podría tratarse de una zoonosis. Las investigaciones en marcha desvelarán si esto es así,  y si lo es, cual es la especie o especies que están actuando como reservorio.

 

Etiquetas: ,
Categorias: Nuevos virus