¿Desastres Naturales, Catástrofes Ecológicas y Degradación Antrópica?


bosques-borneo-diversidad-degradacion

Bosques de Borneo, Turberas, Pérdida de Biodiversidad y el Fenómeno del niño. Colaje: google images

 Hace unos meses, tras redactar un manuscrito y enviarlo a una revista indexada para su publicación, uno de los referees me reprochaba que no hubiera aclarado si el estado del territorio estudiado era debido a cambios naturales (incluyendo desastres naturales) o al impacto humano.  La mayoría de las veces, este tipo de cuestiones carecen totalmente de sentido, especialmente si a la hora de responder debemos retrotraernos varios milenios tras.  En la naturaleza, como cuando la mente humana busca contestaciones claras y rotundas, nos topamos con que las respuestas son ambiguas. Sabemos que entre el blanco y negros puros existen una infinidad de tonos grises. Pongamos un ejemplo. Sigue debatiéndose si la extinción de los dinosaurios  fue debida al impacto de un gran meteorito o a un periodo de enormes erupciones volcánicas. ¿Porque necesariamente debemos averiguar si fue uno u otro?. ¿No existen más alternativas?. Partiendo de que necesariamente uno de ambos eventos fuera el responsable de la extinción de aquellos enormes reptiles, siempre cabe una tercera posibilidad, tan plausible como las dos aludidas: ¡Ambos!. Y pueden ocurrir simultáneamente o uno tras otro, de tal forma que se llegara a producir un efecto sinérgico y/o en cascada.  Dos calamidades en la misma dirección pueden dar lugar a una enorme catástrofe.  No alcanzo a entender que entre los científicos se generen discusiones por un tipo de dicotomías tan infantiles, ya que no son incompatibles en modo alguno. Tal argumentación también puede utilizarse si nos centramos en dos impactos humanos que afectan negativamente a un territorio.

 Como veréis en la noticia que hoy exponemos las barbaridades que se encuentran actualmente realizando en las selvas pantanosas y turberas forestadas de Borneo, con vistas a su conversión en cultivos, aparte de ser dañinas para el medio ambiente y la preservación de la biodiversidad, generan más emisiones de carbono que las que se reducirían en las próximas décadas con plantas dedicadas a la obtención de biocombustibles (como el aceite de palma). Pues bien, bastaba con que se produjera un fenómeno del Niño más intenso de lo usual (lo cual no se encuentra necesariamente relacionado con el calentamiento climático, ya que existen pruebas de episodios semejantes en el pasado), para que el desastre se convirtiera en tragedia, como podréis observar. No cabe aquí hablar de desastre natural, sino de imprudencia temeraria humana que viola el venerado “principio de precaución”, tan usado por los políticos, como despreciado en la práctica. Estupidez humana pura y dura que ahora también atenta la salud pública, además de la vida salvaje 

 Juan José Ibáñez

 Vayamos pues con la noticia……..

  Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Las Noticias de los Gabinetes de Prensa Institucionales: ¿Cuándo se perdió la ética?


gabinates-de-prensa-fuente-barcelona-alternativa 

Gabinetes de Prensa Científica. Fuente: Barcelona Alternativa

Desde finales de la década de los 90 del siglo XX, decidí no volver a entrar en el juego de la prensa, ya fuera científica ya de ámbito general. La misma postura adopté respecto a las entrevistas de radio y televisión. Tan solo si se me permiten revisar y corregir si hay errores en lo que van a publicar, radiar o televisar acepto. Y claro está, para mi satisfacción, lo que yo denomino objetividad es considerado por muchos periodistas como inquisición. Entendían que yo era una especie de Tomás de Torquemada. Mi déspota pretensión estriba en pretender que al público le llegaran noticias fidedignas, entendiendo en este contexto como tales, aquellas en las  que se reprodujeran al pie de la letra lo que personalmente había respondido a las preguntas de los entrevistadores. Es frecuente que en radio y TV graben varios minutos y luego emitan unos pocos fragmentos de la entrevista. Y al hacerlo, muy a menudo, desvirtúan el mensaje que deseaba transmitir, al cortar y pegar fragmentos, soslayando el contexto. En la prensa escrita, cuando el periodista desconoce por completo el tema sobre el que versa la noticia, las barbaridades que escriben son muy a menudo enormes. Pues bien, a veces cedes creyendo que esa vez será diferente, pero desgraciadamente no es así. Y como en los últimos años la imagen lo es todo y el contenido lo de menos, con tal de que llame la atención del público, la mala praxis de buena parte de los profesionales alcanza cotas indignantes y/o hilarantes, según se mire.

Los reportajes de revistas como Science y Nature

En principio cabría pensar que las notas de prensa de los gabinetes de prensa institucionales (es decir los que publican las universidades y organismos científicos), fueran más objetivas que las de la prensa general. Pero resulta que tampoco es así.   Ni tan siquiera se libran los reporteros de revistas de tan ¿sublime? prestigio como Science y Nature. En 2015 un periodista que trabaja para la revista Science (un tal Michael Tennesen) contactó con cuatro expertos en edafodiversidad con vistas a entrevistarnos sobre el tema de la extinción de ciertos tipos de suelos. La nota de prensa la he encontrado en acceso abierto en la Universidad de Duke y podéis leerla vosotros mismos bajo el estúpido título de Rare Earth (Tierra Rara).  Pues bien, o Michael no se entera de nada o alguien fue bastante mentiroso, me imagino que Alex (aunque no lo puedo asegurar) ya que  el reportero pone en su boca, es decir entrecomilladas, una enorme sarta de mentirasEl título resulta por otra parte esperpéntico, si tenemos en cuenta que lo que se entiende por “tierras raras” no tienen nada que ver son la edafodiversidad y la extinción de suelos, pero “debe vender más”. Para aquellos que lean esta noticia, garantizarles, como queda atestiguado en mi Researchgate,  y más concretamente en este artículo, que lo que yo publiqué acerca del tema, y lo que comenta Alex, todo según el Sr. Tennesen, no fue en lengua española sino en inglés,y además en esas revistas denominadas de impacto. Otro colega norteamericano entrevistado también se tiró de los pelos al leer el reportaje. Por lo tanto ya ni de una revista como Science se puede uno fiar, ya sea por los errores y/o tergiversaciones de los reporteros, ya por las falsedades de las opiniones vertidas por algunos de los entrevistados. Es el deber de estas editoriales corroborar los contenidos que publican, aunque a menudo, no lo hacen, poniendo en duda su profesionalidad y credibilidad.  No se trata de una rareza, sino de un modo de proceder que ya ha suscitado numerosas críticas por parte de bastantes científicos.

Gabinetes de Prensa Institucionales

Pero meses después me quedé aún más anonadado cuando un amigo y colega (llamémosle “Pepe”, para abreviar, aunque no sea su verdadero nombre) perteneciente a una de las más importantes Universidades Politécnicas de España fue telefoneado por el gabinete de prensa correspondiente al objeto de lanzar otra nota de prensa sobre los hallazgos que habíamos publicado recientemente en una revista, de alto prestigio en nuestra especialidad, pero que desde luego que no alcanza el renombre de Science.  Obviamente, huelga decir que  mi amigo era también coautor del estudio. Ambos acordamos redactar el contenido juntos, remitiéndolo  a la postre al periodista del mentado gabinete de prensa.  Pero a este último no debió satisfacerle nuestro escrito.

El mentado gabinete de prensa consideró que todo o la inmensa mayoría del protagonismo debía recaer sobre el profesor de su universidad. Y así nos reenvío nuestro documento profundamente modificado que debiera enmarcarse y situarlo en un lugar de honor en el ranking de la antología de los mentirosos/tramposos/fuleros. En el escrito que proponía publicar el mentado gabinete, mucho más breve que el enviado (algo usual) de mala manera (es decir escogiendo fragmentos insustanciales y ordenándolos a su ¿conveniencia?), entrecomillaba frases del texto que eran mías poniéndolas en boca de mi colega. Realmente no se trataba de una entrevista sino que nos habían solicitado una síntesis de los hallazgos, pero lo retorcieron todo, para que a la postre, pareciera lo que no era: una falsa/farsa entrevista. Así se ahorran pagar a un reportero ¿verdad? Obviamente yo era mentado de pasada, como un coautor de importancia secundaria, a pesar de figurar el primero. Pepe desconcertado me envió el documento que deseaban publicar preguntándome que debíamos hacer. Fueron más de tres propuestas y contrapropuestas las que tuvimos que padecer hasta que el texto fue aceptado. Era paupérrimo de solemnidad. ¡Aceptado debe entenderse como rechazado, ya que no volvimos a saber nada de ellos, como tampoco del simulacro de entrevista a publicar!. Si la estrella rutilante en el firmamento no era de esa institución, nada de nada. 

Lo que resulta palmario es que, como mínimo, el lector no debe fiarse de los contenidos que publican muchos gabinetes de prensa, a los que la objetividad científica no les interesa en absoluto, tan solo dar publicidad de su institución, y si hay que mentir descaradamente, pues se miente y ya está.  Personalmente estuve tentado de decirle a Pepe que no modificara ni una coma de su primera contrapropuesta para luego denunciar el hecho, exponiendo lo finalmente publicado y lo que remitimos. Seguidamente lo hubiera colgado en este post y enviado a un rotativo nacional, por si querían dar cuenta de ello y abrir la caja de pandora. Sin embargo, tal modo de proceder habría perjudicado mucho a mi amigo Pepe, que no era en absoluto responsable de este proceloso modo de proceder, sino todo lo contrario.   

Para mostraros que no se trata de una rabieta personal, os expondré otros dos casos en los que yo no estoy implicado. Pero recordar que existen cientos o miles como los aquí narrados. Yo no paso de ser una víctima más, un mero ejemplo. Hará un  par de años tres gabinetes de prensa, de otras tantas instituciones científicas españolas publicaron noticias sobre el mismo artículo en el que habían intervenido investigadores de las mismas.  Pues bien, al margen de que los títulos inducían a pensar que el peso del estudio había recaído en los expertos de sus respectivas instituciones, ocurría lo mismo: entrecomillaban como frases textuales de los “presuntamente entrevistados” comentarios que.…. mejor me callo. Una de ellas pertenecía a una nación o comunidad autónoma histórica que comentaba algo así como “investigadores de esta nación publican en   Science o Nature. Flaco favor hacían estos nefastos plumillas a sus naciones o CC.AA., ya que parecía que fuera el primer artículo que lograban publicar sus investigadores de la misma en una de estas fabulosas revistas, lo cual resultaba ser rotundamente falso, por fortuna. Pero como este tipo de periodistas son unos catetos…, y tan fiables como los políticos…

Finalmente os comentaré que un investigador que conquistó un premio nobel, juro no volver a publicar enScience o Nature, tras ver que en un artículo que remitió, tras de ser aceptado, la editorial habían modificado, sin aviso alguno, el título y alguna frase del resumen, para hacerlo más llamativo, pero que en opinión del afamado científico, distorsionaba la verdadera naturaleza del estudio.

Resumiendo, al margen de nuestros propios pecados, los científicos nos encontramos indefensos ante tanta tropelía de la prensa general, gabinetes de prensa, pero también de los caprichos y veleidades de los responsables de las revistas que con consideradas “divinas” como lo son Science o Nature.

¿No queda ni un atisbo de decencia, decoro o ética en el mundo de la actividad científica?. Vivimos tiempos convulsos en donde los políticos e Instituciones Internacionales engañan a los pobres ciudadanos, una vez sí y otra también. Defiendo en este blog que el comportamiento de los miembros de la comunidad científica es un mero reflejo, de los valores que atesora la sociedad en un momento dado de la historia. ¿Pero a que valores nos referimos?.

Sinceramente no logro entender a muchos colegas que se matan por salir en la prensa a pesar de poder poner en riesgo su prestigio. ¿Y a mí que me importa lo que piensa mi vecina?.  

Nos dirigimos a un futuro, que de no cambiar, la  decencia, decoro, moralidad y ética, brillarán por su ausencia, estando como ciudadanos en manos de personajes que recogen de la mala praxis, el fraude y la mentira, sus nuevos valores y modos de vida. Posiblemente a esto también lo denominen ¡enprendimiento!. No sigo porque…….

Juan José Ibáñez  

Etiquetas: , , , , , ,

El Hombre como Factor Formador de los Suelos: la Antropoedafosfera


hombre-factor-formador-del-suelo

En esta bitácora hemos ya mostrado sobradamente como el hombre ha transformado casi toda la edafosfera del planeta. ¡Nadie lo duda!. Ahora bien, se han venido utilizando argumentos peregrinos y falaces a la hora de mostrar que el suelo es un recurso no renovable. Una de las majaderías más utilizadas en la literatura científica nos viene a decir que “hacen falta unos mil años para que se forme 1 cm de suelo”. ¡Así llamamos la atención del público y políticos, so pena que a la postre, en el futuro, se nos tache de chapuceros, o peor aún, de tramposos.  Esta cifra es lo que en su día denominamos un falso tópico impregnante de la literatura científica. Las razones más que obvias son triviales. ¿Tarda lo mismo en edafizarse una roca dura como la cuarcita que sedimentos no consolidados como lo son el loess o las cenizas volcánicas?. Resulta difícil de entender como los expertos han reiterado esta frasecita (porque de inferencia científica no tiene nada) “ad nausean”, a pesar de lo ridícula que resulta tal generalización. Del mismo modo, soslayamos la incorporación de materiales acarreados por la atmósfera, que a menudo pueden ser mayores que los desprendidos por la roca madre al edafizarse. Pero también el grado de alteración biogeoquímica de los materiales parentales depende del clima, constándose de paso que la profundidad del regolito subyacente afecta al grado de edificación de las rocas bajo el mismo. Obviamente no pretendemos ser exhaustivos, aunque debemos recordar que el elevamiento de tierras y la continua adición de materia orgánica por el hombre al medio edáfico, engrosando sus horizontes superficiales han sido muy frecuente desde los albores de la agricultura en todos los continentes, modificando drásticamente la estructura, dinámica y evolución de los medios edáficos.  ¿Y qué decir de la erosión y otros fenómenos degradativos?.

Del mismo modo, cuando analizamos el efecto de las prácticas humanas sobre el sistema suelo, solemos concentrarnos en los centímetros superficiales, soslayando por completo el impacto sobre los más profundos.

Científicos de EE.UU. han remuestreado en Iowa 82 perfiles tras 50 años de agricultura intensiva, analizando sus efectos hasta los 150 metros de profundidad, demostrando que en las partes bajas del perfil se producen cambios sustanciales, algunos de los cuales son incluso positivos (para la producción alimentaria), como el aumento de la materia orgánica y el descenso de la capa freática, que como corolario pueden acelerar la edafogénesis.  El estudio se encuentra en acceso abierto y podéis leerlo en detalle, por lo que os mostramos más abajo, al final de este post, el modo de acceder a él.

¿Habrán dado los investigadores de este estudio con la piedra filosofal que nos ayude a resolver el problema?. Lo dudo mucho, si bien se trata de un paso hacia adelante.  La cuestión dista mucho de estar resuelta, por cuanto la lógica dicta que la formación de suelo es multifactorial, dependiendo de numerosos factores, sinergias, retroalimentaciones positivas y negativas, etc. Dicho de otro modo, no podemos generalizar/fijar fechas concretas, sino que además debemos tener en cuenta la historia del territorio, e incluso efectos aparentemente tan nimios como la remoción de ciertos perfiles por la muerte/caída de un  simple árbol.

Así mismo, tampoco podemos olvidarnos que las acciones humanas del pasado han alterado los ecosistemas aéreos de tal modo, que estos afectaron la naturaleza de los suelos subyacentes.  Un caso palmario, entre otros muchos, deviene de la transformación por el fuego y otras prácticas de antiguas selvas subtropicales ahora convertidas en sabanas. Pero hay más, mucho más.

Nadie duda, de que el impacto humano ha sido un factor formador del suelo, desde el nacimiento de loa agricultura, aunque algunos lo añaden como un factor en la ecuación  de Jenny y otros lo soslayan. Sin embargo, hemos visto y lo seguiremos haciendo, como la transformación de la edafosfera por la acción humana comienza a ser enorme ya en tiempos paleolíticos, es decir miles de años antes del advenimiento de la agricultura. Seguimos sufriendo un sesgo agronómico utilitarista que nos impide atisbar un palmo más allá de nuestras narices. Leer literatura de otros campos resulta imperioso si deseamos quitarnos la boina de agrónomos, dejar se seguir diciendo sandeces y comportarnos como una comunidad científica digna de llevar tal nombre.

Abajo os dejo con una nota de prensa, el abstract del artículo original, y como acceder al artículo de marras.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Hacia Una Agricultura Ecológicamente Sustentable: La Intensificación Ecológica Multinacionales Agroalimentarias contra la Biosfera y la Soberanía Alimentaria


slide_ecological_agriculture_03

Agricultura ecológica y paisdajes agrarios tradicionales. Fuente: tompkinsconservation.org

Hace pocos meses recibí un mensaje de la página de Facebook creada por Miguel Ángel Valera que lleva por título:  ANCA estudiantes Puebla. En ella se nos informaba de la siguiente noticia: La ONU dice que las cosechas orgánicas a menor escala son la mejor forma de alimentar al mundo. Ya os comenté que han finalizado las tareas del Pilar III de la Alianza Mundial por el Suelo. El documento de este último grupo de trabajo (al cual he pertenecido) también ha llegado a las mismas conclusiones, enfatizando que la agricultura industrial basada en el fuerte insumo de fertilizantes y agroquímicos, es insustentable, ambientalmente poco amigable, atentando de paso contra la soberanía alimentaria de pueblos y países. Este modelo contemporáneo de producción también ha dinamitado los bellos paisajes tradicionales, reemplazándolos  por extensos y monótonos campos de tierra, desprovistos de cualquier interés. Por mucho que les pese a los “tocagenes” que colaboran con las multinacionales que comercializan los organismos transgénicos (modificados genéticamente), todos los interesados comienzan a llegar a la misma conclusión. ¡Ya basta de vender falsos sueños!: Nos estáis llevando a la degradación ambiental, pobreza y enfermedad, al contrario de lo que nos queréis vender. Y por lo tanto, debemos retrotraernos a un  pasado, no muy lejano en donde los sistemas agrarios sí eran sustentables, bajo las sabias prácticas campesinas. De todo esto hemos hablado una y mil veces en nuestra categoría: etnoedafología y conocimiento campesino, en donde podéis leer numerosos post dedicados a este tema, como por ejemplo estos dos entre algunos centenares: La Agricultura Moderna: Alimento y Veneno para el Hombre y la Biosfera y Edafología Entre las Ciencias Agrarias y Los Recursos Naturales (¿A dónde Nos Encontramos?)

 El tiempo vuelve a darnos la razón, frente a los mentados tocagenes y grandes multinacionales agroalimentarias.  Sin embargo no resulta baladí, que en la noticia que abajo os reproducimos, se hable de la amenaza de los Acuerdos de Libre Comercio que, a la larga, dan aun más manga ancha a estos incompetentes a los que tan solo les interesa el dinero, a costa de lo que haga falta. Ahora se negocia otro entre EE.UU y la UE, lo cual se traducirá que estas compañías del agronegocio tengan más poder, en muchos aspectos, que los propios gobiernos estatales.  Dicho de otro modo el comercio debe ser libre y el ciudadano esclavo del primero. Por lo tanto celebremos que la ONU y la FAO por fin se decanten por usar la razón. Sin embargo no debemos olvidar que el capital manda más que la ONU, haciendo caso omiso de todo lo que se diga en este foro mundial que no les interese. No hace falta buscar pruebas ya que brotan como las cenizas de un volcán en plena erupción.

Los pueblos aborígenes y el conocimiento tradicional campesino realizaron una agricultura encomiable que hoy podemos potenciar mediante los nuevos conocimientos dimanantes de la agricultura ecológica, que no de conservación (ya que bajo su piel de cordero afloran estas malditas empresas). Así  pues, aun no se ha solucionado nada, aunque ya no hablan solo los ecologistas frente al capital, sino que también lo hacen organismos internacionales del prestigio de la ONU y la FAO.  Lo que ocurre es que las palabras y las buenas razones no bastan contra esas bestias. Pero algo es algo: los defensores de una agricultura en harmonía con el ambiente cuentan ya con los apoyos que siempre hubieran deseado, del otro lado queda el Cabello de Atila y su proceloso maniqueísmo. No me reiteraré más. Os dejo con la noticia que me ha llegado gracias a Miguel Ángel Velera y su página WEB. Una vez más: Mil gracias amigo.

Juan José Ibáñez  

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares


almeria-lecho-ramblas 

En algunos post precedentes hablamos de los paisajes de suelos de Almería, mostrando que son representativos de ambientes áridos y también, en algunos casos, desérticos. Nos referimos más concretamente a los siguientes: (i) Impacto Humano sobre Ecosistemas Frágiles: Desiertos, Desertificación y Algo Más (Un Ejemplo del SE Español) y (ii) Paisajes con Suelos Desérticos en Europa (El Sureste Español). Recientemente hemos publicado un artículo científico en el que se constatan empíricamente tales aseveraciones (Are there Arid Land Soilscapes in Southwestern Europe?). Sin embargo, la investigación que realizamos va mucho más allá, ya que comparamos las cartografías digitalizadas de suelos y vegetación, cuyas bases de datos pertenecen a la Junta de Andalucía, encontrándose la segunda en acceso abierto, al contrario que la primera, por desgracia. Al analizar los datos de ambos recursos naturales, inicialmente quedamos un poco desconcertados. Los mapas de vegetación de esta Comunidad Autónoma fueron llevados a cabo mediante el método sinfitosociológico a escala 1:10.000, mientras que para la cartografía de suelos  se hizo uso de la WRB de 1998 a  la escala 1.100.000, lo que motivó que requiriéramos sofisticados análisis matemáticos con vistas a detectar los patrones espaciales de ambos recursos. Pero a lo que vamos….

Con independencia de las diferencias de escala, nos sorprendió que entre el 50% y el 60% de las vegetaciones potenciales de esta región árida (Incluyendo el genuino desierto de Tabernas) son, lo que los geobotánicos que se adhieren a esta escuela,  denominan comunidades edafófilas. La Página Web Biogeografía las define así, con alguna modificación:    

Las series edafófilas: que se desarrollan en suelos o medios excepcionales, normalmente azonales, es decir en los que las características del medio edáfico determina su ausencia o presencia. Suelen estar determinados por el exceso (series edafohigrófilas) o el defecto (series edafoxerófilas) de agua en el suelo, aunque también pueden intervenir otros factores, como la salinidad, acidez, etc., a la hora de dar cuenta de su nomenclatura y clasificación. Las series edafoxerófilas o xeroseries: son series propias de medios funcionalmente secos, aun estando situadas en climas húmedos. Es el ejemplo de la vegetación de laderas abruptas, cantiles, crestas, arenales. Por el contrario, las series edafohigrófilas demandan exceso de agua en el medio edáfico, respecto a la “normal” en la cobertura de suelos típica del territorio.

Pues bien, para nuestra sorpresa la gran mayoría de los tipos de vegetación edafófilas de la Provincia de Almería resultaban ser edafohigrófilas, que no edafoxerófilas, a pesar de la aridez  del ambiente de estos territorios. Al cotejar el mapa de suelos, encontramos escasísimas correspondencias lógicas entre los tipos de suelos y esta vegetación amante del agua. Por tal motivo Juan Pedro Zaballos  (Real Jardín Botánico Juan Carlos I de la Universidad de Alcalá de Henares) y yo mismo viajamos a Almería para visitar la zona con la inestimable colaboración de algunos amigos y expertos de aquellos territorios: Cecilio Oyonarte (edafólogo y coautor del mentado mapa de suelos), Javier Cabello (geobotánico fitosociólogo) y José Luís González Rebollar (geobotánico y bioclimatólogo). Los dos primeros pertenecen a la Universidad de Almería, mientras que el segundo resulta ser investigador de la EEZ-CSIC en Granada. Fue justamente el tercer día de viaje en donde al atravesar unas ramblas en el desierto de Tabernas nos llevamos la gran sorpresa. Se trata de cauces, que permanecen secos la mayor parte del año e incluso durante muchos, muchos, años enteros, por lo que pueden catalogarse como los Uadi, típicos de los desiertos africanos. Para nuestra fortuna, en diciembre de 2014, cuando realizamos el viaje, había llovido  algo más de lo normal (nada o casi nada) por lo que las bien adaptadas comunidades vegetales a la mentada aridez, se encontraban bastante exuberantes, como puede verse en la foto de cabecera. Y en esta misma imagen se revela el misterio….

Como podréis observar, la vegetación variaba rápidamente con tramos secos, húmedos, hilillos de agua que desaparecían súbitamente y algunas charcas dispersas. Generalmente estos cauces y sus lechos suelen aparecer “aparentemente secos”. Empero, a menudo, bajo ellos, las capas freáticas suben y bajan a lo largo de varios metros de profundidad, aunque frecuentemente alcancen las raíces de las plantas.  

Quizás con la salvedad de la clasificación WRB en su versión de 2006/2007, en la cual hasta los sedimentos de calzadas y aceras de las ciudades son considerados como edafotaxa, los lechos fluviales, a menudo pedregosos y repletos de cantos rodados no son considerados suelos en la mayoría de las clasificaciones edafológicas, lo cual daba cuenta de la aludida falta de correspondencia entre tipos de suelos y tipos de vegetación. Por esta razón, estos enclaves no son muestreados en los reconocimientos de suelos.  En otras palabras, no podíamos testar, con nuestros datos, la relación entre edafotaxa  y las numerosas series de vegetación edafohigrófila presentes en el área de estudio.

Por lo tanto, una buena parte de la biodiversidad de Almería y más aun de sus comunidades vegetales dependen de la estructura y dinámica de esos cauces, casi-permanentemente secos, a los que se denominan Ramblas o Uadis. Como corolario, el impacto ambiental e incluso las obras de corrección hidráulica con vistas a evitar sus impredecibles avenidas/inundaciones, podrían poner en riesgo una buena parte de la excepcional biodiversidad (rica en endemismos iberoafricanos) de estos enclaves.

Y de aquí nace la pregunta que insinúa el título del post. ¿Deben considerarse suelos estos lechos fluviales, en los cuales el agua tan solo corre muy de vez en cuando?.  Es decir, las aguas corrientes resultan ser, en estos casos, muy poco corrientes, al contrario que los procesos de edificación. ¿Cuál es nuestra opinión?: ¡Sí!. Obviamente, si apelamos al concepto de la zona critica terrestre la afirmación sería incontestablemente rotunda: ¡Si!. Pero hay más….

Como veremos a continuación, otros investigadores han detectado abundantes especies de organismos del suelo, entre otros, bajo tales lechos, proponiendo a la comunidad científica  que “Descubren un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre”. Ahora bien este artículo dio lugar a una dura polémica por la paternidad de tal descubrimiento, en los comentarios al video que aparece en el siguiente enlace: mi+dtv: Hábitat subterráneo para fauna terrestre. Preferimos soslayar aquí nuestra opinión al respecto, ya que tan agria discusión se nos antoja más como un problema de terminología que de fondo. Sin embargo os recomiendo que leáis todo este material (pinchando en el enlace), con vistas a que entendamos como, en las fronteras disciplinarias, a menudo discernir lo que es un suelo, de lo que no lo es resulta confuso y confundente para muchos investigadores, aunque a unos más que a otros.  Quizás algún día intentemos aclarar tal polémica.

Resumiendo, en los ambientes muy áridos y desérticos buena parte de la diversidad de comunidades vegetales pueden esconderse en estos oasis o islas de bio-geo-diversidad.  Sin embargo el tema no acaba aquí, ya que tras las raras pero intensas inundaciones, la localización e los lechos, en principio, podrían cambiar de disposición espacial, dando “posiblemente lugar” a habitats en parte móviles. ¿Cambian los suelos de emplazamiento?. Pues desde varios puntos de vista sí, como ya comentamos al hablar de esos suelos flotantes (o ecosistemas flotantes) presentes en parte de Latinoamérica y a los que se denominan embalsados.

No obstante, posiblemente, tal “movilidad”, debido a la erosión, arrastre y deposición de los sedimentos en el cauce, conforme a la intensidad y caudal de las avenidas no se produzca. La razón estriba en que las aguas subterráneas que recargan los acuíferos se producen fundamentalmente dentro de las cuencas durante fenómenos meteorológicos extremos, denominados “gota fría”. Una vez allí la capa freática subirá para posteriormente ir descendiendo hasta la llegada de otro evento. Ahora bien, la urgencia del agua en los lechos fluviales obedece a puntos en donde la estratigrafía subyacente (con sedimentos que atesoran una gran variabilidad en lo que respecta a su permeabilidad/impermeabilidad y que además debido a la elevada actividad tectónica no parecen ser muy continuos espacialmente) permite que tales aguas profundas afloren. Y las circunstancias mentadas solo pueden generarse en sitios estratigráficamente concretos, sin que seguramente los avatares de las aguas superficiales y su carga de sedimentos no los afecten en demasía.  

Abajo os dejo unas líneas de Wikipedia para todos aquellos que no estéis familiarizados con la geomorfología, hidrología, etc. de los Uadi y Ramblas. También os proporcionamos el enlace y el resumen del artículo que versa sobre el mentado nuevo tipo de hábitat, no sin antes recomendaros, una vez más que leáis la polémica que suscitó.

Juan José Ibáñez

Pero sigamos…….

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Acidez del suelo, Erosión y la Gran Extinción del Pérmico (Una investigación con sabor a jugo de limón y vainilla)


lluvia-acida-y-extincion-permica-mit-press 

Una posible causa de la extinción de la Extinción Pérmico-Triásica (PT) ¿Jugo de Limón?. Fuente: MIT Press

Como veremos más adelante, hace unos 250 millones de años, que sepamos,  la Tierra sufrió la extinción masiva más grave de su historia por la cual desaparecieron de la faz de nuestro planeta el 95% de las especies que habitaban en los océanos y el 75% de los vertebrados que lo hacían en tierra firme.  Las causas de aquella Gran Mortandad, aun no se conocen con exactitud, compitiendo entre sí varias hipótesis rivales, como el vulcanismo, impactos  meteoríticos e incluso la explosión de una supernova. Sin embargo, son muchos los autores que se inclinan por tesis de las erupciones volcánicas. La investigación de que os mostraremos hoy dice haber encontrado evidencias de sus dramáticas y globales consecuencias. Tales estudios, curiosamente, nos hablan de agradables sabores, como el jugo de limón y la vainilla ¿?. Como podréis leer más adelante, la emisión de ingentes cantidades de gases dio lugar a lluvias extremadamente ácidas (eventos que se repitieron durante varios episodios), que de hecho debieron acidificar el suelo, al margen de dañar casi irreversiblemente la cobertura vegetal. Sin apenas protección, los suelos fueron rápidamente erosionados y depositados en las profundidades marinas, aunque no a gran profundidad, junto con la materia orgánica que atesoraban.  Aquellos materiales edáficos transformados en sedimentos afloran actualmente en algunas cadenas montañosas como los Alpes Dolomitas. Suelos, convertidos primero en sedimentos y después en rocas han sido analizados en los escarpes y paredes que afloran a la superficie de ciertas cimas,  “constatando”, al parecer” el grado de acidez de aquellas lluvias. Gracias a que las razones ácido vanílico/vainillina de la materia orgánica edáfica petrificada de finales del Pérmico parece constarse que la acidez del suelo se acercó  a la típica del vinagre o jugo de limón,es decir a un pH que rondaría 2.3. Recodemos que tales valores favorecen la alteración o intemperización de las rocas y por tanto la liberación de nutrientes en paisajes casi desnudos. El resultado final fue pues un daño irreversible de los ecosistemas pérmicos, la destrucción de las cadenas tróficas y, de acuerdo, a estos autores, los eventos resultaron ser reiterados, originando  formidables episodios de erosión y suelos extremadamente ácidos.

De ser así, la edafosfera global debió transformarse drásticamente, siendo muy diferente de la actual y de la de otros periodos geológicos.  Os recuerdo que todas estas investigaciones y sus resultados deben considerarse con cautela, que no como verdades absolutas. Os dejo con la noticia traducida a una lengua culta como el castellano-español a partir del salvaje suajili original. Y a los ciudadanos amantes de los sabores contrastantes, como los agridulces, les recomendamos pues un viaje al pasado repleto de sabores culinarios.

Veamos pues de que nos informa esta nueva investigación.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Disciplinas Maduras e Inmaduras: ¿Hay disciplinas maduras?


salvador-dali

Salvador Dalí. Fuente: Arte y Diseño

El primer día de clase que imparto la asignatura de “La Metodología de la Investigación Científica”  en un Master de postgrado de la UPM, comienzo afirmando. ¡Todos lleváis ya siete años en la universidad, en una carrera de ingeniería, por lo que sabéis sobradamente que es la ciencia o la tecnología. ¿No?. Todos asienten sonriendo y asintiendo con la cabeza. Supongo que deben pensar este profesor es idiota.  Y continuo: ¿Si?. A ver tú: ¿qué es la ciencia?. Y ahí comienzan sus tribulaciones, dudas, titubeos e incoherencias.  Seguidamente, y una vez han comprendido que el asunto dista mucho de ser trivial, espeto: ¿pero al menos sabréis que distingue la ciencia de otros tipos de conocimiento humano?. ¿No?. Y vuelvo al turno de preguntas, aunque esta vez ya ni sonríen ni asienten. Comienzan a ponerse nerviosos. Cuando la clase va dando a su fin les provoco con otra pregunta: ¡Resumiendo!: ¿Tras siete años aquí, se supone que estudiandono sabéis ni en que consiste vuestra actividad?. ¡Silencio sepulcral!. Sonrío y termino señalando ¡tranquilos la mayor parte de los científicos tampoco!. Por eso estáis aquí. Yo os explicaré estas cosas, aunque no hay respuestas sencillas y sí mucha confusión al respecto.

Hará aproximadamente dos años un colega del CSIC en la “Semana de la Ciencia”, me invito a que impartiera en su Instituto una charla sobre filosofía de la Ciencia. Sinceramente dude mucho, ya que comenzar preguntando  a mis colegas ¿qué es la ciencia?, ¿Qué es el método científico? , podía dar lugar a que me lincharan por sentirse ofendidos. Siendo menos provocativo, seguí el mismo discurso. Y según mi amigo, a buena parte de los investigadores que asistieron les gusto la disertación.

No soy un listillo, que martirizo al personal pretendiendo demostrar que atesoro unos conocimientos enciclopédicos, sino más bien todo lo contrario. Si un día me propuse indagar sobre esos temas, fue el producto de un infortunio, de una enfermedad, que según los galenos, me impediría seguir investigando en el campo los suelos. Me iba, según ellos, a quedar inválido. Dicen que cuando “Dios cierra una puerta, abre una ventana”. A mí me abrió un ventanal, si bien los galenos se equivocaron, afortunadamente.

No existe contestación inequívoca a las preguntas que les hice a los alumnos. Pero hagamos otras, ¿Qué es la vida? ¿Qué es una especie biológica? ¿Qué es un suelo? Y así ad nauseam.  En este sistema de bitácoras un catedrático de física intento abordar el asunto haciendo gala de una ignorancia supina. Su post me soliviantó, por cuanto discernir que lo que no es ciencia es superstición, deviene en juzgado de guardia y una posterior y larga condena en una mazmorra. Y así comencé a impartir en esta bitácora el  “Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia”, que dicho sea de paso ha tenido una gran aceptación.

Y es que realmente, en casi en ninguna facultad del mundo se enseña a los alumnos en que consiste la filosofía de la ciencia, y cuando ocurre suele ser en las facultades de humanidades.  ¿Curioso no?. La mayor parte de los filósofos de la ciencia fueron matemáticos y físicos que aportaron grandes hallazgos a sus respectivas disciplinas científicas. ¡No, no eran profesores de humanidades precisamente!, algo que la gente ignora por completo.

Pero si retomamos las preguntas implícitas en el título del post. Resulta que un biólogo no puede definir la vida inequívocamente, un taxónomo que es una especie biológica (se han propuesto más de 24 conceptos), y la definición más aceptada resulta ser la que genera mayor confusión. ¿Y qué decir de un suelo o del propio universo?. ¡Peor aún!.

Para ofrecer un concepto o definición de vida, no digamos perfecto, pero al menos cerca de serlo, haría falta entender realmente que es la vida en toda su plenitud y esplendor. Y para comprenderla en su enorme complejidad resulta imperativo conocer todos los vértices de un poliedro de miles de caras o facetas. Pero hablemos de física: ¿Qué es la materia: cuales son los elementos constitutivos de la materia?. ¿Lo sabemos?. Conocemos algo, pero queda mucho por indagar.  

Si entendemos como ciencia madura una que puede definir en toda su plenitud su objeto de estudio, pronto deberemos aceptar que no existen ciencias dignas de llevar tal calificativo, ya que de lograrlo, prácticamente  habría cumplido todo su cometido. Entender la vida o la materia plenamente nos conduciría ineludiblemente a poder hacer casi cualquier casa con ellas. Pero no es el caso. Utilizamos los vocablos de “ciencia madura” con una candidez que raya con la estupidez. Como se dice en España que atrevida es la ignorancia”. Empero son muchos los científicos que creen trabajar en disciplinas maduras. Y si se les lleva la contraria se enfurecen. Reitero: “que atrevida es la ignorancia”. No necesitamos una pequeña dosis de humildad, sino cantidades ingentes.

Algunos afamados científicos (bastantes premios nobeles entre ellos) suelen vaticinar que “en X años entenderemos ”perfectamente la materia”, la vida o lo que sea”. Ser un gran experto en na especialidad concreta, dista mucho de poder considerase a uno mismo o a los demás personas sabias. Son eruditos en lo suyo pero nada más.  Sus profecías no proceden de la sabiduría, sino justamente manifiestan lo que a posteriori dicen detestar en nombre de la c¡ciencia: “la magia” y una “bola de cristal”.  Y como suelen ser nefastos para esas lides, no dan una en el clavo ni una vez. Nunca se cumplen sus predicciones.

La historia de las ciencias nos narra que, “en ocasiones”, la comunidad científica cree haber dado en el clavo. Empero pronto surgen refutaciones contundentes y hay que volver a empezar (“begin to begining”). Nos vendría muy bien a todos que nos impartieran  un buen  “Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia”, ya que personalmente soy un aficionado, aunque apasionado por este tipo de conocimiento.

A algunos colegas les aterra ese desconocimiento, no queriendo reconocerlo. Hay que aprender a vivir en la incertidumbre. Pero mientras tanto, y a la hora de llevar a cabo esa maravillosa aventura que resulta ser la indagación científica, debemos clamar esa fantástica frase: “ser realistas y pedir lo imposible”.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Conexión entre la Salud Humana y la Salud del Suelo


suelos-salud-humana

Suelos y salud humana, Fuente: http://concientizacionambientalestudiantil.blogspot.com.es/

Los suelos pueden afectar positiva o negativamente a la salud humana, al igual que la intervención del hombre mejora o daña la salud de los primeros. En estos tiempos merece la pena examinar tales nexos. Un análisis de esta naturaleza  ha sido llevado a cabo entre otros por Ian L. Pepper, cuya trabajo en acceso abierto puede obtenerse pinchando en el siguiente enlace. The soil health-human health nexus. Obviamente existen tratados más exhaustivos como la monografía titulada Soils and Human Health y cuyos autores resultan ser Eric C. Brevik (un buen amigo), Lynn C. Burgess. Sin embargo esta obra es de pago, y para los fines perseguidos la revisión de Ian es más que suficiente, ya que aunque concisa (poco más de 30 paginas) resulta ser exhaustiva, y clara.

¿Qué nos infecta/daña desde el suelo, vía aérea o hídrica? ¿Qué contamina el cuerpo? ¿Qué productos pueden ayudar a aliviar o curar nuestras enfermedades? A nivel demográfico,  mejorar la salud humana depende en buena medida de cuidar y/o estimular la del suelo. Por ejemplo, un suelo con un contenido apropiado de nutrientes mejora nuestra salud y evita la malnutrición, al contrario que otro que no cumple tales condiciones, como los enmendados con aguas y residuos sólidos mal depurados. Ian recoge en este sentido una sentencia de Leonardo da Vinci que reza así: “Incluso en el suelo más rico, sin la voluntad de cuidarlo, termina dando lugar a la más densa cobertura de malas hierbas “. El texto Pepper se encuentra escrito en inglés, y dada su capacidad de síntesis, interés y variedad de temas, resulta difícil escoger las frases más interesantes con vistas a que pudiera ofrecéroslas ya traducidas, por lo que esta vez os dejaré esta tarea a los más interesados.

Cuando comemos, por ejemplo, verduras o frutas, su valor nutritivo depende tanto de la especie y variedad en cuestión como de los elementos nutritivos o dañinos que se encuentran en el medio edáfico. Con vistas a que entendáis este importante tema, os dejo a continuación otra noticia en castellano que nos informa de un caso concreto muy ilustrativo. Eso sí, en un mundo en el que el marketing mentiroso a menudo enmascara la procedencia de los alimentos que ingerimos, el problema reside en encontrar/identificar los frutos de la tierra genuinamente saludables.  En el ámbito rural tal indagación puede resultar más fácil y asequible si se trata de alimentos que por allí se siembran y cosechan, pero en el ambiente urbano lamentablemente nos encontramos bastante indefensos. Os recomiendo la lectura del artículo aludido, así como de la nota de prensa que exponemos hoy.  Su comprensión puede ayudarnos a entender las múltiples conexiones, directas e indirectas entre la salud humana y la calidad del suelo, de tal modo que las podamos divulgar entre los jóvenes estudiantes y ciudadanos interesados.  Llevar a cabo tal esfuerzo de traducción os recompensará con creces.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Investigación participativa y mapeo de suelos


investigacion-participativa-mapa-suelos 

Investigación participativa en la Ciencia del Suelo: Fuente: CGIAR

En la  IUSS Alert 30 de agosto de 2015 se comentaba como, en una breve reseña de Nature, un edafólogo defendía en un artículo de Geoderma el valor de la denominada investigación participativa (léase aquella que se elabora con la participación ciudadana) en materia de cartografía de suelos. Y nadie lo duda. Lo que extraña en este caso es que se mencione como una idea novedosa, cuando ya se ha demostrado desde hace décadas, tanto por expertos de la FAO (por ejemplos, algunas disertaciones que escuche personalmente a Seppe Deckers), como por los estudiosos de la etnoedafología de los que ya he hablado en diferentes ocasiones. Ya os lo hemos informado en numerosas ocasiones, por lo que no incidiremos en el tema. Lamentablemente, los amigos del establishment logran publicar lo obvio y consabido como novedad, ya que los editores así se lo permiten, por cuanto un documento así  a la mayoría de nosotros nos los rechazarían, alegando “cualquier argumento que esgriman los adláteres que hacen de revisores”. Y este es el caso que os mostramos hoy. Nature cita un estudio publicado en Geoderma  por Rossiter, (ITC, Holanda), que no es precisamente un experto en el tema, ni mucho menos. Ya tuvimos una agria controversia con este colega en algunos post hace años, cuyos enlaces os dejo al final de este. Se ha demostrado que, con la ayuda de los campesinos, los expertos logran mejorar, no algo, sino mucho, la calidad de los mapas de suelos que actualmente realizamos los expertos. También vimos como la clasificación Maya de los suelos en zonas de Karst era considerada más apropiada y precisa que las taxonomías modernas de la FAO. Por lo tanto, Rossiter no dijo nada nuevo (de hecho aquí hemos defendido la participación ciudadana en la materia antes que él, como otros colegas), nada digno de resaltar que no fuera archiconocido. En ciencias del suelo la investigación participativa se lleva realizando décadas antes de que se acuñara el término. Un ejemplo paradigmático nos lo ofreció Antonio Bello en sus estudios agroecológicos. La novedad en este caso deviene que una revista como Nature, escoja un tema tan poco valorado por esa editorial como lo es el de la cartografía de suelos con vistas a ensalzar el valor de este tipo de ciencia con la participación de los usuarios/ciudadanos/aficionados. Quizás la razón resida en que durante ese años nos encontrábamos en el Año Internacional de los Suelos. Sea como sea, se trata de una referencia bienvenida, aunque me temo que se olvide fugazmente, o que despierte alguna atención. En cualquier caso avala la tesis ampliamente defendida en este blog y por otros colegas que con toda seguridad abundaron en este asunto mucho antes de que al Dr. Rossiter se le pasara por la cabeza. No utilizo la figura del investigador mentado para atizarle personalmente, ya que este tipo de papers, en la actualidad, son de moneda común en todos los ámbitos de la ciencia. Simplemente es lo que hay. Cuando alguien lanza un vocablo con gancho mediático,  la prensa y muchos investigadores parecen tomarlo como el punto cero de una nueva disciplina o línea de investigación. Empero la realidad es muy distinta (el oportunismo mediático distorsiona pues la historia de la ciencia). Sin embargo, si sirve de algo para concienciar a la ciudadanía sobre la vital importancia del recurso suelo. Mirémoslo pues por su lado positivo, ya que el negativo ahí queda. Os dejo abajo el material para que podéis abundar en esta noticia.

Juan José Ibáñez  

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

La Hermandad de Caballeros Contra el Cambio Climático


caballebros-contra-el-cambio-climatico

Caballeros contra el cambio climático. Fashion climate Post. A la Izquierda moda española (¡la crisis!). A la derecha diseños de otros países (¡la crisis!). Fuente. Colaje de Google imágenes

Al paso que vamos, y si seguimos las sugerencias de esos locos científicos (hoy más que nunca) pronto cambiará la moda. Nuestros diseñadores más a famados, en lugar de intentar sorprendernos con nuevos modelos nano inteligentes, nos ofrecerán armaduras (¿medievales o del tipo Robocop?: a saber, según o “listo que sea el modisto”, y ya sabemos cómo son, con tal de llamar la atención en las pasarelas). ¡Moda Fashion Sexy!  Objetivo: crear una nueva hermandad de caballeros que luchen contra el cambio climático. ¿Cuántos?. Esta vez, en contraposición al medievo, ¡cuantos más mejor!.¿Hombres u mujeres? Pues si, ¡de ambos sexos!. Todos los que haga falta para combatir al dragón climático que amenaza a nuestro pueblo. ¡A la Guerra Santa!. ¡Pues a la Guerra Santa medio ambiental!. Cruzados que nos salvarán del mal 

 ¿Desvarío?. ¡Pues va a ser que si!, pero hay razones para ello. Si uno pusiera sobre una mesa todos los portentosos descubrimientos que dicen llevarse a cabo en pro de paliar el cambio climático y los combinara, podría redactar un nuevo estilo de literatura, ¡a caballo! entre la galería de los horrores y la antología del disparate. No estoy opinando hoy sobre los hallazgos científicos en sí mismos, sino del afán de llamar la atención sobre ellos usando la artimaña de “su potencial y extravagante utilidad contra el cambio climático”.  Y en este contexto abajo os expongo una nueva maravilla para la moda y el clima. Se trata de la noticia que lleva por título: Primer material tejido a escala nanométrica. Efectivamente este fastuoso hallazgo detejer a nivel molecular” ha dado como fruto un tejido que se asemeja a una armadura antigua, aunque mucho más flexible y poroso, que según ellos, podría servir para capturar los excesos contaminantes de CO2 e incluso almacenarlos (tras las transformaciones pertinentes, el CO2 en metano, un combustible). ¡Más aun, para aquellos amantes de no cambiar de ropa cada año, según modas (pero eso no vende y somos consumidores, que no ciudadanos: ¡cuidado!), aparte de poroso (menos mal porque si no sería un suplicio en verano) es muy consistente. Pero vamos a lo esencial ¡damas y caballeros!: capaz de dividir las moléculas de dióxido de carbono en monóxido de carbono y oxígeno”. Y como estos investigadores sí que son unos caballeros a la antigua usanza, reconocen que no son los primeros ya que el ¡MIT ya habían desarrollado una nueva metodología -también molecular- para convertir dióxido de carbono en metano, un hidrocarburo con un importante potencial como combustible”. No se preocupen porque resulta ser una falacia que el metano hieda. Ahora bien, si se rompe el tejido y se fuga este último gas almacenado, rece porque que no pase nadie al  lado con un mechero o una cerilla, ya que puede inmolarle, “of course” por el bien de la lucha contra el cambio climático. ¡héroe de guerra!.

 Ahora seamos sinceros, lo que más me preocupa, (al margen del precio, claro está, ya que estaré jubilado) si realmente será muy flexible (la noticia no dice nada al respecto) es su peso. Uno, personalmente, ya entrado en años y con los consabidos problemas de huesos, musculares, artritis por venir, etc., tiemblo de temor si la armadura pesara demasiados kilos. Pero como es poroso, quizás no sea el caso, ¡a saber!.  ¿Y resistente al fuego de los dragones y las balas del enemigo en una guerra?. A ese respecto la nota de prensa no alega nada, y ya sabemos que a menudo un silencio vale más que mil palabras….. No se pues si sería equivalente a la armadura del tipo Robocop ¿Aislaría del frio y el calor? o algo más sexy. Tampoco lo sabemos, pero la combinación de científicos y los diseñadores de la alta ”nanocostura” me genera pavor . Todo este esquema es un tanto rígido, pesado y poroso ¿no?.

 ¿Y el precio?. Ufff. Es mejor no pensar en ese tema. Lo de “ir a la moda cuesta caro”, pero esta vez……

 Afortunadamente, por mi edad, pediré que me dejen en retaguardia. No estoy ya para luchar contra dragones de ningún tipo. Los años ¡no pesan en balde! Consideren este post como una continuación del que recientemente escribí y que llevaba por título: El Monstruo Climático: Catástrofes, Mala Gestión y Colapso de Civilizaciones. En eso estamos: a punto del colapso mental

 Juan José Ibáñez

El caballero de la triste figura,

…..¡por el dolor de huesos ¡tras acarrear la armadura! Hay que dolor, hay que dolor hay que dolooooor!

Os dejo pues con esta noticia que revolucionará el mundo de la moda……..

Seguir leyendo »

Etiquetas: