Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto: Madrid+Natural)


cordoba-verde-1 

Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos: Fuente: Anoche tuve un sueños ¿¿??

cordoba-verde-2 

Fachadas verdes: Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos. Fuente: ArtenCordoba

En este post os ofrecemos nuestras conclusiones finales sobre el proyecto del Ayuntamiento de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), Abajo os mostramos las entregas realizadas. Repetimos que los contenidos de esta serie pretenden ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en varios del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

 Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto, como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable pero tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no “no es oro todo lo que reluce”:  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podría tornar en pesadilla,.  Y nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 ¡¡Aleluya!! Finalizamos la serie, ya que he terminado atacado de los  nervios, y con la tez tan pálida como la de los habitantes del norte de Europa, en la que parecen haberse inspirado los autores del documento. Pero Madrid pertenece al bioma Mediterráneo, y los factores ambientales, económicos  y sociológicos se parecen tanto entre ambos espacios geográficos como los de un huevo a una gallina. Y este es el kit de la cuestión. Por mucho que la prensa muestre soluciones casi universales. En estas cuestiones siempre debe recurrirse a la frase depiensa globalmente y actúa localmente”. Lo que en unos sitios resulta ser posible, en otros no. Más aun, iniciativas que en determinados lares serían una bendición en otras devendrían en maldición.    

Los contenidos de (Madrid+Natural) parecen consistir en un ejercicio intelectual de salón, ajeno al espacio y el tiempo.  Numerosos criterios, y como corolario las iniciativas propuestas, pueden ser aptos para la Europa templada o fría, es decir de Bélgica a Escandinavia. En ocasiones he llegado a preguntarme a mí mismo si existiría otro Madrid  ubicado varios miles de kilómetros al norte del que yo vivo, es decir en España. Pero no, no es así. Y lamento ser tan crítico ya que soy un admirador de Manuela Carmena y votante del movimiento político que la alzó hasta la alcaldía de la Capital, al margen de mi participación desde la primera gran manifestación del movimiento 15-M. Sin embargo, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.  Y también los lectores asiduos sabéis sobradamente que “no me caso con nadie”. En cualquier caso todo este asunto, y más concretamente el contenido de la propuesta de (Madrid+Natural) me ha causado una profunda decepción. Vayamos pues a esbozar unas conclusiones.

 Madrid+Natural, tiene la pretensión de lograr una ciudad más sustentable, saludable y sostenible, poniendo como punto de mira su “adaptación” al presunto calentamiento climático que se avecina. Y ya en este punto comienzo a discrepar en vista del estado actual de la ciudad, aún más agravado por la crisis económica, respecto a décadas precedentes. Si “los árboles no dejen ver el bosque”, en el caso de los autores tal “adaptación” les ha cegado por completo. Todos debemos tener muy presente que la mayor parte de las medidas encaminadas a lograr habitar en ciudades más sustentables que las actuales,  suelen ser también positivas contra el calentamiento climático, de producirse. Por lo tanto y ante todo, hubiera sido recomendable analizar los acuciantes problemas actuales de la ciudad e intentar corregirlos en la medida de lo posible teniendo en cuenta las veleidades del clima, pero no al revés, como han hecho los autores. Debe tratarse de personas jóvenes, muy concienciadas en esta materia, pero con escasa formación en ecología, la problemática de la ciudad, sociología de sus habitantes y tribus urbanas, posibilidades económicas de una alcaldía endeudada desde hace muchos años, etc.  De otra forma no pueden explicarse muchos de los contenidos incluidos en  Madrid+Natural. Estos son breves para cada una de las iniciativas que proponen, todos ellos bastante conocidos, si se lee la prensa científica “extranjera”. No es casual que un buen número de ellos han sido concebidos por expertos del oeste de y norte de Europa, es decir con abundantes precipitaciones, ambientes frescos o fríos, ciudadanos que en su mayoría disfrutan de un estado de bienestar envidiable y un grado de civismo y urbanidad aún más encomiable. Eso sí, bastante aburridos y en muchos casos un tanto xenófobos (cuanto más hacia el norte peor). Cada pueblo tiene sus virtudes y sus defectos, nada que reprochar. Ahora bien, que una perspectiva de allí recaiga en las mentes de los de aquí, es decir latinos, poco puede aportar. 

Así por ejemplo, el énfasis del documento en llevar a cabo tareas irrealizables, ya sea por sus costos, ya porque en ambientes mediterráneos no tienen sentido, ya porque socialmente no estamos preparados, y un largo etc., tan solo constata que los autores han llevado a cabo una revisión bibliográfica, espetando a la postre lo que les ha parecido más bonito.  Tal hecho implica que algunas ideas si puedan ponerse en práctica en el sur de Europa, pero muchas más no.

El énfasis en paliar los “escenarios futuros” de eventos extremos, con especial énfasis en las inundaciones, pone en evidencia el origen de las iniciativas (que los autores del texto de Madrid+Natural hacen suyas) que no se manejan adecuadamente todos los elementos de la ecuación. Evidentemente tales inundaciones pueden aumentar también en el mediterráneo, nadie lo duda, si los vaticinios actuales sobre el cambio climático se producen. Empero los mayores riesgos del calentamiento en el sur de Europa estribarían en aumentos de las temperaturas (incluidas olas de calor) y sequías prolongadas. Resulta curioso observar el tipo de cultura del agua que se desparrama por casi todo el texto de Madrid+Natural. Con ello no deseo decir que algunas de ellas sean disparatadas (otras sí), sino que, ante la escasez de recursos hídricos, devienen en inviables. Del mismo modo, se habla de restaurar los sistemas de ribera del Rio que cruza Madrid, lo cual es totalmente inviable y disparatado. Da la impresión de que los redactores no han paseado, ni percatado de los alrededores de tal entorno, ya que no se pueden proponer ideas irrealizables. Por ejemplo, si lográramos aumentar el verdor de las ciudades se demandaría mucha agua. Efectivamente las sofocantes temperaturas veraniegas de Madrid (que a menudo superan los 40ºC en el centro de la urbe) disminuirían unos pocos grados. Empero el calor húmedo resulta más agobiante que el seco, por lo cual muchos ciudadanos sentirían más agobio, que no menos. Se trata de lo que se denomina sensación térmica. Más aun bajo un calor húmedo, con nichos en fachadas verdes, cerca de las cálidas salidas de humos de los comercios y aires acondicionados de los hogares, generan la aparición de microclimas aptos para ser ocupados por insectos, que a la postre podrían actuar como vectores de enfermedades tropicales y subtropicales. De conseguirse mucho verdor estival, “a lo peor”, causamos alguna que otra epidemia que nos coja desprevenidos. Y así podríamos explayarnos redactando diversos ejemplos, varios de los cuales han sido explicados en los post precedentes. 

Vayamos ahora con  los carriles de bicicletas la contaminación del aire etc.…..


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,
Categorias: Curso básico de ciencia para jovenes universitarios y tecnólogos, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, General, Prensa y Política Científica

¿Cuáles Fueron Los Primeros Tipos de Suelos y Paisajes de Suelos de la Superficie Emergida de los Continentes?


atacana-cuerp-de-agua

¿Paisaje parecido al que albergó los paisajes Primigenios? Curso de Agua en el Desierto de Atacama. Fuente: BlogCritics

Respuesta inmediata: ¡A saber!. La respuesta científica a la luz de los datos recopilados hasta 2016 es el motivo de este post. ¿Y en el futuro, conforme se descubran nuevas evidencias? ¡A saber!. Desde que en la década de los noventa del siglo pasado leí el primer libro de paleosuelos bien documentado, lógicamente se ha progresado bastante en los detalles, aunque no tanto en la sustancia. Es obvio que abordamos un tema de investigación muy complejo, como todos los relacionados con periodos paleozoicos o anteriores, con independencia del objeto de estudio. Abajo os hemos añadido algunos de los post editados hasta el día de hoy . Sin embargo ruego al lector que lea las dos últimas entregas, por cuanto se trata de publicaciones de 2016.  Sobre ellos se basará este post.

El primer problema surge al considerar que entendemos como suelos. Empero si soslayamos este asunto y sacamos de la ecuación los suelos hídricos y/o sumergidos, recientemente incluidos en la Clasificación Norteamericana de suelos (USDA- Soil Taxonomy), así como la de la FAO (WRB), entre otras, podemos comenzar a especular sobre argumentos científicos. Es decir, hablamos de conjeturas.  Los dos últimos post relacionados dan cuenta de hechos interesantes, como por ejemplo que, según algunos autores, fue la colonización de la tierra emergida por las plantas la que conformó la composición de la atmósfera actual, al liberar sus suelos/proto-suelos ingentes cantidades de oxígeno. Sin embargo se puede alegar que aquellas primeras plantas, relacionadas con los actuales musgos y hepáticas, no poseían sistemas radiculares propiamente dichos, por lo que los materiales “¿más o menos edafizados?” eran fácil presa de los procesos erosivos. No obstante, el último de los post editados, nos informa que aquellos primeros vegetales, ya extintos desde hace cientos de millones de años, finalmente evolucionaron hasta desarrollar sistemas pseudo-radiculares que, por lo que se sabe, anclaban la vegetación hasta un metro de profundidad, o quizás más.  Todo aquello ocurrió en el paleozoico y antes de que sobre la faz de la tierra surgieran las gimnospermas.  Pero a lo que vamos.

El patrón espacial de aquella invasión de la superficie terrestre por la vida acuática sigue siendo el mismo que yo publiqué en 1990, en base a estudios previos de finales de la década de los 80, por edafólogos que, a la postre, terminaron siendo buenos amigos personales. Casi todos los científicos del suelo y disciplinas afines presuponen (y no voy a discutirlo aquí), que la vida penetró en los continentes y archipiélagos por sus rutas más húmedas, es decir los corredores fluviales, tardando tiempo en independizarse se ellos.  Por tanto, se trataría de cuerpos edáficos asociados a los sedimentos que arrastran los ríos y depositan en sus márgenes, como las llanuras de inundación. Pues bien, de ser cierto, todo induce a pensar que los primeros edafotaxa sobre la tierra fueron denominados  Fluvisoles, conforme a la WRB. Ahora bien, si y solo si, aquellos ecosistemas del pasado atesoraban ya nada despreciale cantidad de materia orgánica, bajo encharcamientos prologados podían ralentizar su descomposición, por lo que no cabe descartar la presencia de Histosoles (es decir, suelos turbosos), estando los Gleysoles quizás  “provisionalmente” descartados, por cuanto no reciben aportes periódicos de los sedimentos arrastrados por las aguas corrientes. Es decir, si la vida avanzo en tierra firme por estos corredores, el agua o los sedimentos que acarrean condicionarían la formación de los primeros tipos de suelos conforme a las clasificaciones actuales y soslayando los posibles suelos subacuáticos a menos de 2m de profundidad, que denominados dentro de varios grupos de edafotaxa de la WRB con el calificador límnico.

No obstante, todo este escenario general, avalado a fecha de 2016 por la literatura científica, soslayan la presencia de zonas húmedas no relacionadas con los ríos, en las que la planitud del relieve, y en el caso de recibir abundantes lluvias, podían dar lugar a cuerpos de agua. En este sentido puede replicarse que al no estar asociados a los corredores…….  probablemente se encontrarían carentes de vida, por lo que no podríamos hablar de suelos en sentido estricto. Sin embargo el modelado terrestre evoluciona, por lo que ciertas zonas previamente conectadas pueden con el tiempo dejar de estarlo.  En consecuencia, personalmente no descartaría la formación de Gleysoles.

Pero dejémoslo aquí. No conviene nunca especular sobre especulaciones que proceden de considerar como válidas otras especulaciones precedentes, algo que no deja de ser habitual en las ciencias naturales-históricas. Y como la ciencia asevera que fuera de estos corredores no había vida, cabe cavilar como serían aquellos paisajes de suelos. Si partimos de que, al alegarse de los ríos el mundo vivo se esfumaba, y como corolario tampoco la materia orgánica generada por su descomposición, los suelos se limitaban a la orilla de los ríos, estando el resto de los continentes cubiertos por mantos de sedimentos y rocas desnudos. Hablamos pues de paisajes yermos carentes de cualquier atisbo de organismos vivientes.  Por lo tanto, si hacemos uso de la útil y sencilla clasificación de los paisajes en parches corredores y matrices, conforme a ciertas escuelas de la denominada ecología del paisaje, cabría argumentar que los paisajes de suelos consistirían en corredores lineales en el seno de una matriz no edáfica. Por lo tanto, puedo preguntaros, ¿existe “algo parecido” actualmente, al menos a nivel visual, es decir a vista de pájaro?. Pues francamente todo esto me recuerda a la fisonomía de los paisajes (muy) desérticos, en los que la vida suele limitarse a ciertos tramos de los corredores fluviales con aguas más o menos permanentes, ya que otros son efímeros y suelen permanecer secos durante muchos años, como los uadi y ramblas. Pues bien, ya vislumbramos una primera impresión  de aquellos extensos territorios en donde los suelos comenzaron a invadir y “colonizar”la tierra.

¿Y eso es todo?. No necesariamente. La denominada Glaciación global, que convirtió  a la Tierra en una casi interminable masa de hielo, antecedió al Paleozoico. Sin embargo, a parte de la glaciación Pleistocena, los expertos alegan que existieron dos previas. Conforme la actualmente reconocida  cronología de las glaciaciones, existieron dos más durante el Paleozoico, es decir “más o menos por aquellos tiempos en los que la vida tierra firme fue colonizada por la vida: (i) Karoo  (360 – 260 millones de años) en el Carbonífero y Pérmico y (ii) Andina-Sahariana (450 – 420 millones de años) durante el Ordovícico y Silúrico. Así pues, no debemos descartar la formación de cursos de hielo, nichos y otros modelados glaciares por los que la vida pudo ascender desde los océanos en sus presuntas épocas interglaciares. Y por tanto, también podrían haber aparecido los primeros Criosoles. ¿Y por fin se acabó todo?. Ha terminado juego de conjeturar. Pues sí, porque intencionalmente paro aquí. Sin embargo, conforme se añaden detalles a la sencilla conjetura inicial, sostenida en muchos libros de texto, el paisaje mental se complica, y como resultado también la posible existencia de otros potencialmente reales que pudieron acaecer.

El problema no reside en  proponer modelos sencillos, sino creérselos a ciegas, ya que en ciencia, como en otros ámbitos del saber, el diablo se oculta en los detalles Y cuanto más se cabila y se documenta uno personalmente……

Juan José Ibáñez

Algunos post previos relacionados con el tema……


Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,
Categorias: Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, El Concepto de Suelo y Sus Representaciones, Geografía de Suelos y Megaedafología, Historia de la Tierra y de los Suelos., Los Suelos las Plantas y la Vegetación, Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación

Los biocarbones o carbones pirogenéticos en los suelos del mundo. Una sorpresa inesperada


 biocarbones-del-mundo-en-los-suelos

Biocarbones  como práctica campesina: Fuente: Mother Earth News

La noticia que os vamos a comentar hoy (Taking stock of charcoal in the world’s soil) me ha causado una gran sorpresa, aunque tras meditar los contenidos parece lógica. En mi modesta opinión, esta es la mayor virtud del estudio. Los autores nos informan que, conforme a sus cálculos (aun con grandes incertidumbres), el 16% del carbono de los suelos del mundo posee origen pirogenético (PyC), lo cual resulta ser una cantidad ingente. Este tipo de materia orgánica del suelo (MOS) se puede generar por incendios naturales, la quema de rastrojos o la producción del ya mentado biochar (en sus diversas modalidades para mejorar las propiedades del suelo, o secuestrar carbono de la atmósfera), de los cuales hemos hablado con profusión en numerosos post de la bitácora. Por tanto, una mirada retrospectiva al papel de la MOS en los suelos y la biosfera adquiere una nueva dimensión, en la cual el fuego se alza como un protagonista de primer orden.

 Los incendios naturales se han producido siempre y ellos dan lugar al carbono pirogenético, como también la quema de residuos agrícolas desde tiempos inmemoriales. Ya hemos comentado estos carbones pirogenéticos se descomponen muy lentamente, actuando como secuestradores de carbono atmosférico.  Más aun, en algunas regiones “el PyC representa hasta el 60% de la materia orgánica edáfica”. ¡Tremendo!. Su mayor abundancia acaece en las regiones tropicales y decrece hacia los Polos. Lo mismo ocurre en los paisajes agrarios respecto a los que atesoran vida salvaje, lo que denuncia el importantísimo papel del ser humano en el secuestro de carbono que atesoran los suelos desde hace miles de años. Eso sí, los autores no nos informan, de lo que ya conocemos sobradamente, es decir que existen PyC capaces de retener agua y nutrientes mientras otros no. Esperemos que su iniciativa nos aclare en los próximos años que porcentaje almacenan los suelos de cada una de restas formas.

 Los investigadores que han publicado el artículo también comentan que: “Los pH elevados, y los suelos ricos en arcilla parecían retener el carbono orgánico pirógeno mejor que cualquier otro tipo de suelo”. Este resultado era de esperar, para todos aquellos que hayan trabajado mínimamente sobre el tema.  De aquí que debamos inferir que la actividad humana ya ha secuestrado de la atmósfera ingentes cantidades de CO2, miles de años antes de que este tema se pusiera de moda, algo así como si estuviéramos descubriendo la dinamita. Como siempre, nos creemos innovadores, cuando en realidad imitamos a nuestros ancestros y su conocimiento campesino (ver los numerosos post al respecto que alberga nuestra categoría: etnoedafología y conocimiento campesino), y con mucha dificultad.

 El estudio ha sido llevado a cabo haciendo uso de minería de datos de investigaciones precedentes publicadas en la literatura, lo cual conlleva ineludiblemente incertidumbres. Ahora bien, como veréis en la noticia original que os muestro abajo (como también en el artículo científico que se encuentra en acceso abierto), se ha liberado una base de datos en acceso abierto que permite obtener tal información, pero también enriquecerla con nuevas contribuciones. Es decir hablamos de una investigación participativa de gran interés. He traducido todo el texto del suajili al español-castellano,  por lo que os dejo sin más con sus contenidos. Buen trabajo. ¡si señor!.

Juan José Ibáñez

veamos pues la noticia……..


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica, Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Curso Avanzado de Bioquímica del Suelo, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Etnoedafología y Conocimiento Campesino, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, Historia de la Tierra y de los Suelos., Los Suelos las Plantas y la Vegetación

Agricultura Regenerativa, Agricultura Orgánica, Agriculturas Ecológicas y Bioeconomía


agricultura-regenerativa

Fuentes: Soilforlife y Elements-Eco design

¡Vaya líos! ¡Vaya líos! Hace poco tiempo edité un post titulado: La Nueva Revolución Verde del Siglo XXI: Todo Preparado, pero, ¿para qué?. Evidentemente el propósito estriba en reemplazar la filosofía de los sistemas agrarios, basados en la clásica revolución verde que, tras su éxito inicial, tanto daño a causado al medio ambiente. ¿Por cuál?: otro que nos guie hacia la ansiada sustentabilidad ambientalmente amigable. La inmensa mayoría de las propuestas pretenden desacoplar agricultura y economía del petróleo, incluyendo la reducción drástica, cuando no supresión total, de los fertilizantes químicos y pesticidas, para ser reemplazados por enmiendas orgánicas y manejo integrado de las plagas sobre bases ecológicas.  Buena parte también de las propuestas pretenden erradicar, en la medida de lo posible, el uso de los organismos modificados genéticamente, aunque en otros muchos textos no se menta nada al respecto, o se habla de la agricultura de conservación, tras las que se escudan los amantes de ir tocando los genes a toda la biosfera (los archiconocidos  “tocagenes” por los lectores de esta bitácora). Y todo ello, principalmente en base a lo que se denomina agricultura orgánica. Personalmente, llevo años intentarme aclararme acerca de las diferencias entre agricultura ecológica y agricultura orgánica, pero sin mucho éxito.

En vista de que en el mundo anglosajón y germano los productos que proceden de la agricultura orgánica son los que tienden a ser legislados mediante las certificaciones gubernamentales pertinentes, no podía discernir claramente cuál era la diferencia clave entre lo orgánico y lo ecológico, hasta la lectura de una noticia que os ofrezco abajo, entre otras. Desconocía el significado preciso de estos vocablos en USA. La Administración Obama se encuentrba dando un impulso inusitado al universo de la agricultura orgánica, con vistas a reemplazar la clásica, como os comente en el post de la “Nueva Revolución Verde”. Sin embargo en palabras de Obama, tal encomiable empresa debería dar paso a una bioeconomía que incluyera los biocombustibles (¿pero sin son de primera generación, no aparecen los transgénicos en la ecuación?). Y es aquí, a través de un artículo editorial del New York Times, de donde he logrado vislumbrar algo mejor todo este galimatías. Pensaba, equivocadamente que los hijos del Tío SAM, para variar, tenían sus propios problemas, nomenclaturas, etc., y en parte era cierto, pero en parte no, al menos respecto a Europa. EE.UU. ya atesora una legislación de los productos orgánicos y los fomentan mediante sus gubernamentales “farm bills”. Ahora bien, también reconocen que hay distintos tipos de agriculturas alternativas, muchas de las cuales cumplen las especificaciones orgánicas, pero van mucho más allá en lo que respecta a sus consideraciones restrictivas, con vistas a que los alimentos no sean tan solo más saludables, sino plenamente naturales. Eso si, luego llegaron  las “Trump”etas del Apocalipsis y USA retornó a la ceremonia de la confusión.

Sin embargo, el tema se complica, al añadir otras demandas sociales y ambientales a la aludida ecuación. Si en un primer momento, el objetivo estribó en obtener alimentos más saludables, ahora otras propuestas llegan a hacer más énfasis en mejorar la calidad o la salud de los suelo. Esta última perspectiva es la que se ha denominado “regenerativa”, por lo que merecería una mayor atención en nuestra bitácora. Empero otras propuestas priorizan en secuestro de carbono por el medio edáfico, con vistas a paliar el cambio climático.

Resulta palmario que estos tres objetivos son plenamente compatibles. Sin embargo, algunas propuestas son más laxas que otras. Las certificaciones orgánicas, como ocurre en Europa, dan cuenta de las agriculturas más permisibles desde un punto de vista ambiental, frente a lo que solemos definir como agricultura ecológica. Por lo tanto, lo orgánico incluye a lo ecológico, pero no al revés. Y es justamente en este punto en el que los defensores de las últimas discrepan de las susodichas “certificaciones orgánicas”. Bajo todo este galimatías subyacen factores socioeconómicos de suma importancia, pero que no dejan de ser nuevas variables a contemplar, abundando una vez más en la confusión. Hablaremos luego de ellas.

Del mismo modo “como cada maestrillo tiene su librillo” se acuñan más y más vocablos que, aunque sobre el papel debieran servir  para clarificar, en la práctica ocurre todo lo contrario. Por ejemplo, dentro de lo que denominamos agricultura ecológica, también existen escuelas bastante variopintas, como la apelada  agricultura biodinámica, la ya mencionada agricultura regenerativa, la agricultura natural de no intervención y la agricultura mesiánica, entre otras muchas.

Seguramente todas ellas, por compartir objetivos similares son aceptables, siendo unas más que otras en función del espacio geográfico, tipo de suelo, cultivo a sembrar, clima, sociología de sus practicantes, etc., etc. Empero, al mismo tiempo, parte de estas escuelas abrazan ciertos principios ajenos a la ciencia, como las aptitudes/sensibilidades ante el mundo que nos rodea: modos de vida natural, la granja como un ente vivo, surgiendo esporádicamente palabros como homeopatía en agricultura ¿¿??, el seguimiento de los ciclos lunares ¿?, etc. Más aun, algunas de estas propuestas fueron lanzadas en el siglo XX, aunque también en el XIX.  Del mismo modo, algunas son sustentadas por ciertas fundaciones privadas o no, que como el Instituto Rodale, desde la distancia, personalmente no sabría deciros si se trata de centros de investigación serios, o agrupaciones sectarias o simplemente sectas, al estilo de ciertos movimientos místicos.

Pongamos un ejemplo, la agricultura biodinámica, ya propuesta en 1924, considera que las granjas deben ser tratadas como “un ente vivo”, demandándose de ellas que sean lo más autárquicas que sea posible. El concepto resulta ser sugestivo, pero llevarlo a la práctica ya es otra cuestión. Con vistas a poder seguir las directrices de esta escuela, la granja o predio debería albergar una gran diversidad de hábitats, que dieran lugar a poder atesorar diversos cultivos, tipos de ganadería, etc. Y este condicionante es difícil de alcanzar dificultando su implantación por cuanto se requieren amplios espacios heterogéneos desde el punto de vista ambiental (heterogeneidad de hábitats).

Y ahora vamos a intentar sintetizar el problema socioeconómico que personalmente más me preocupa, muy parecido al de Europa. Los pequeños agricultores, que en su día decidieron apostar por algún tipo de agricultura ecológica, se lamentan de que las grandes empresas y multinacionales,  bajo el amparo de las certificaciones orgánicas oficiales, excesivamente laxas, a menudo cumplen la ley, pero no su espíritu, lanzando al mercado productos menos saludables, no siendo tan respetuosos con el medio ambiente como proclaman. Reconocen que tal certificación es positiva, aunque debiera irse mucho más allá, con vistas a alcanzar la sustentabilidad. De este modo, por ejemplo (al menos en USA), los seguidores de la agricultura biodinámica van reemplazando las etiquetas certificadas orgánicas por las que ellos consideran que dan cuenta de la bondad de sus productos: es decir las.  Biodynamic Certification Marks”.

“Intentando resumir”: existen tres razones que están promoviendo rápidamente la emergencia de una agricultura ¿natural, ecológica, orgánica, biodinámica, regenerativa?, a saber: (i) conseguir alimentos saludables, (ii) paliar o revertir la degradación ambiental que sufre la biosfera como resultado de la revolución verde y (iii) incrementar en secuestro del carbono atmosférico por los suelos, paliando el previsible calentamiento climático y mejorando la calidad de los suelos simultáneamente. Del mismo modo, en ocasiones se introducen cosmologías e incluso factores “aparentemente místicos o esotéricos”, como los ciclos lunares, y más aún el mentado de la “homeopatía ¿¿??. Y Para terminar se encuentre abierta una guerra entre los pequeños agricultores que creen en lo que hacen, y las grandes compañías que se escudarán en los mínimos requerimientos, incluso haciendo fraude con vistas a obtener el máximo beneficio.

Una vez reconocido que el modelo agronómico de la revolución verde no puede seguir vigente y debe ser reemplazado por los motivos ya aludidos, me temo que la ceremonia de la confusión irá “in crescendo”, conforme a los intereses de los gobiernos y el yugo del imperialismo financiero. Parafraseando al entrañable Antonio Bello, la agricultura que necesitamos no requiere etiquetas, tan solo hace falta que sea amigable ambientalmente; que esté “bien hecha”,

Abajo os dejo abundante material (parte del cual he traducido desde el suajili)  para que os intentéis aclarar vosotros mismos, ya que ante tal marasmo de vocablos, perspectivas y enfoques, lo dicho hasta aquí tan solo puedo considéralo como una síntesis provisional.

Juan José Ibáñez


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Edafología y Política, Etnoedafología y Conocimiento Campesino, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, La Calidad y Las Funciones del Suelo, La Crisis de la Edafología, Suelos y Cambio Climático

El cambio climático, la Conquista de las Américas y los Mongoles


 colonizacion-america

Colonización de las Américas. Fuente: Gordon Miller Sailing Into History

 El estudio de los cambios climáticos en el pasado resulta ser apasionantes cuando nos informa de algo que realmente sucedió. Ahora bien, si uno lee noticias como esta, no sabe que pensar. Nos referimos a la siguiente nota de prensa: La conquista de América no influyó en el clima. ¿Y la pregunta del millón sería: ¿Y por qué debía haberlo hecho. Leí su contenido interesado y (….) ¿¿??. ¿La deforestación y puesta en cultivo de amplios espacios geográficos? Acaso resulta que las culturas precolombinas no cultivan extensas extensiones de terreno? ¿Cuánto incrementó el  especio cultivado en detrimento de los bosques al comenzar a instalarse los europeos allí? Esta última, de hecho, hubiera sido la primera pregunta a contestar antes de realizar la investigación cuyos resultados os mostramos hoy abajo. La segunda sería: ¿Cómo el cambio del modelo productivo agrario precolombino/postcolombino afectó las emisiones de gases de invernadero en América? Los autores, usando los denominados testigos de hielo, intentaban averiguar si grandes acontecimientos históricos del pasado afectaron el clima terrestre, ya fuera por enormes deforestaciones, ya por cambios abruptos de la demografía humana.  Y con tal motivo seleccionaron varios acontecimientos de ¿envergadura?, aunque personalmente no entiendo los criterios, o si por un casual fue una tómbola.  Pues bien, los elegidos fueron: la invasión mongola, la conquista de América y la caída de la Dinastía Ming. Conforme a estos autores: “(….)  durante los acontecimientos de corta duración, como la peste negra y la caída de la dinastía Ming, el crecimiento de los árboles no fue suficiente para contrarrestar las emisiones normales” (….) Sin embargo, durante la conquista de América y la invasión mongola sí hubo tiempo suficiente“. Al parecer los autores no eran muy doctos en lo concerniente a la historia y cultura  de las Américas Precolombinas, ya que como os mostramos en  post precedentes, diversos territorios actualmente forestados, eran cultivados con anterioridad a la llegada a las Américas de los Europeos, y no solo por bajo los Imperios Azteca y Mayas, sino también en los bosques tropicales húmedos del continente por culturas aborígenes menos conocidas/estudiadas. Me temo, que lo mismo les ocurre con la de los Mongoles y la enigmática  y poco conocida  “dinastía Ming” en China. Ahora bien, la conclusión de la nota de prensa es como para llevarse las manos a la cabeza. El párrafo reza así: “Los resultados indican que, como se siguió produciendo deforestación, solo la invasión mongola, el acontecimiento de mayor impacto, pudo llegar a producir una disminución neta del dióxido de carbono, cifrada en 700 millones de toneladas de carbono, equivalente a la actual demanda anual de gasolina en el mundo. Sin embargo, es tan poca cantidad que no se puede detectar en los testigos de hielo, reconocen los investigadores”. Tal cual se encuentra redactada la noticia, debe suponerse que la cuantificación de las emisiones de la invasión mongola fue llevada a cabo por otros autores ya que luego reconocen que no pudo detectarse en los testigos de hielo. Y si es así, ¿de qué nos informa la noticia? Pues estos geniales investigadores consideran que “De hecho, los humanos empezaron a influenciar el ambiente hace miles de años al cambiar la cubierta vegetal, cuando talaban bosques para convertir los terrenos en espacios agrarios”.  Ahhhhh. ¿Y tal descubrimiento es nuevo para la ciencia?. Les ruego por favor que lean los numerosos post incluidos en nuestra categoría: “etnoedafología,y conocimiento campesino” y tendrán mucha y mejor documentación sobre el tema. No obstante, como también mostramos en nuestra categoría  “historia de la Tierra y de los suelos”, existen evidencias de que incluso antes del nacimiento de la agricultura, el hombre paleolítico se empeñó en alterar en clima, al ensañarse con la megafauna, como os muestro en una relación de post previos debajo de la noticia aludida.

 Resumiendo. ¿Desea usted publicar en un revista científica?.  Pues bien, escoja unos instrumentos sofisticados, plantéese la hipótesis que le pete, haga malabarismos con la retórica,  escriba algo y ¡ya está! Fácil. Fácil!

 Juan José Ibáñez


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Etnoedafología y Conocimiento Campesino, Suelos y Cambio Climático

Medios Poros Heterogéneos. ¿Cuánto puede medir y qué volumen albergar un gramo de carbono particulado poroso? (consideraciones sobre la estructura del suelo)


materiales-carbono-porosos  

Materiales de Carbono o silicio porosos. Fuente: Royol Sociely of Chemistry

 El presente post es de hecho una continuación con cifras de otro anterior titulado: Un Nuevo Concepto de Suelo ¿Respaldado por las Ciencias Físicas y la Nanotecnología?”: Este a su vez también enlaza con la temática de entregas precedentes que abundan sobre el mismo tema, de las cuales os volvemos a ofrecer una relación de las que consideramos más relevantes. Ya os comentamos que intentamos ofrecer una perspectiva que dé lugar a un nuevo concepto de suelo basado en las propiedades de sus materiales constituyentes a los que denominamos edáficos. Por ejemplo: ¿cuánto mide un metro cuadrado de suelo?. Aunque la aproximación que mostramos hoy resulta ser teórica, las implicaciones en el manejo se me antojan de gran calado, al permitir incrementar/aumentar la fertilidad de suelos que hoy podemos considerar prácticamente infértiles.  La matriz del suelo es muy porosa y heterogénea. Por ello, un metro cuadrado estimado desde la superficie puede albergar cientos (¿miles?) de metros en el seno de un perfil edáfico, digamos que de un metro de profundidad. Como veréis, tal  hecho confiere a la edafosfera unas propiedades  extraordinarias con vistas a sustentar tanto,  biosfera, como agrosfera, como también a la dinámica de los ecosistemas en su conjunto. Y tal hecho  no es ni trivial ni fácil de cuantificar, tema sobre el que abundamos en la siguiente entrega: El dilema de la medida de la superficie de un suelo y el concepto de capacidad de carga. Ya sabéis que este recurso natural se encuentra constituido por componentes muy variados en lo que respecta a sus propiedades materiales es decir, composición, tamaño, abundancia, forma, rugosidad y superficie. Reiteramos que la rugosidad es una propiedad de suma importancia que lamentablemente ha sido soslayada en la ciencia del suelo. Empero no son las partículas individuales, incluyendo las nanopartículas, sino los agregados del suelo, los que conferirán a este una estructura capaz de llevar a cabo procesos que no son posibles en los sedimentos y menos aún las rocas duras. Y así os describimos cómo una roca se convierte en suelo (el esponjamiento). En la matriz edáfica abundan y resultan vitales el carbono y el silicio, también relacionados con el origen de la propia vida. Esta matriz se encuentra repleta de poros de todos los tamaños que realizan determinadas funciones, por así decirlo. Y sobre estas premisas hemos ido proponiendo un nuevo concepto de suelo, en el que las partículas minerales y orgánicas, en forma de los susodichos agregados, dan lugar a estructuras con unas propiedades físicas y matemáticas sorprendentes. Como bien sabéis, el secuestro de carbono es una de ellas. Brevemente, el mentado concepto se basa en que a mayor superficie efectiva, bajo un ambiente iónico adecuado, el recurso suelo confiere a la biosfera el potencial para que se desarrolle la vida en toda su plenitud.

 La noticia que os vamos a ofrecer hoy procede de otros ámbitos científicos interesados en elaborar carbono particulado poroso, como por ejemplo, con vistas a maximizar la captura de CO2 en determinados procesos industriales. Abajo os muestro parte de la noticia traducida del inglés al castellano y la original en suajili (a pesar de que en el estudio intervinieron investigadores del CSIC, no he visto en las notas de prensa españolas mención alguna al respecto). El resultado que nos interesa aquí es el siguiente: hasta qué punto una pequeña cantidad de este carbono poroso particulado puede incrementar la superficie efectiva, cuya misión en el suelo ya os hemos explicado en los post previamente enlazados en el presente. No se trata de que las cifras que los autores obtienen sean las mismas que las que acaecen en el medio edáfico, que además tendrán necesariamente una gran variabilidad espacial (en función del tipo de suelo, horizonte, textura, etc.), sino que deben considerarse orientativas de lo que nos podemos encontrar al analizar este recurso natural. Veamos pues la siguiente frase extraída de la nota de prensa:

 Independientemente de los aditivos funcionales, los experimentos mostraron que una vez que un material absorbente logra una superficie de 2.800 metros cuadrados por gramo y un volumen de poros de 1,35 centímetros cúbicos por gramo, la captura de CO2 no mejoró ni incrementando la superficie ni  el  volumen poroso. Sin embargo tal límite crítico fue diferente para el CO2 que para el metano. “La industria no tiene que estar haciendo el material con más alta área superficial. Sólo tienen que hacerlo con una superficie que alcanza la máxima producción.”

 Quedémonos con que un gramo de las mentadas partículas pueden cobijar una superficie de 2.800 metros cuadrados, aptas para absorber nutrientes, atesorar poder catalítico, albergar comunidades microbianas, etc.). No debemos olvidar, como también hemos señalado en entregas anteriores, que en diversos continentes se realizaron variadas formas de combustión de la materia orgánica que, tras ser añadida al suelo, permitieron a pueblos aborígenes trasformar suelos infértiles y fértiles (siendo el caso más conocido el del biochar), logrando así una agricultura sustentable como os hemos ido mostrando en nuestra categoría “etnoedafología y conocimiento campesino”. 

 Insistimos por enésima vez que este puede ser el camino para transformar una agricultura industrial insustentable en otra sustentable y no  contaminante. Se necesitan más indagaciones, por supuesto. Sin embargo, este bloguero cree que se trata de un camino que debemos explorar imperiosamente, por cuanto se encuentra seguro que nos deparará grandes y gratas sorpresas.

 Juan José Ibáñez

 A bajo os dejo el material aludido y algún otro adicional…….


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, El Concepto de Suelo y Sus Representaciones, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología

Descomposición de la Materia Orgánica del Suelo (Video Divulgativo)


video-de-como-se-descompone-la-materia-organica-en-el-suelo

Descomposición de la materia orgánica video. Fuente: TechInsiderScience

Una de las alternativas con vistas a mostrar la importancia de los suelos a los niños, adolescentes y jóvenes universitarios, estriba en demostrarles que uno de las principales roles de los sistemas edáficos en los ecosistemas es su papel esencial de reciclado.  Mientras los seres humanos nos encontramos inundando la biosfera de residuos tóxicos y no degradables de todo tipo, la mayor parte de los restos orgánicos que caen en los ecosistemas, desaparecen rápidamente, de tal modo, que al año siguiente no hay ni rastro de ellos. Cierto es que algunos tardan en descomponerse más que otros, (por ejemplo ramas, troncos de árboles, etc.,), por lo que tardarán algo más en ser abducidos. En cualquier caso el suelo de los bosques y otros ecosistemas naturales se encuentra limpio. Podemos hablar, por tanto, de que son, en gran medida, el aparato digestivo de las tierras emergidas o de Gaia, cuando los seres humanos no vertemos sobre ellos compuestos, aparatos, etc., no biodegradables. El vídeo que os mostramos hoy resulta, en este sentido muy didáctico, a la par que breve.

Os dejo abajo el enlace que me llevo vía alertas de la IUSS, más abajo, o pinchando en el pie de nota de la imagen con la que comienza este post. Espero que pueda ser de interés para algunos docentes, ya que a pesar de que se habla en inglés, los maestros y profesores pueden explicarlo con sus propias voces, por cuanto que  el tema resulta ser tan intuitivo, sencillo y relevante como para poder hablar sobre él sin mayores problemas.

Abajo os dejo el enlace   …… 

Juan José Ibáñez


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Los Suelos las Plantas y la Vegetación

El Colapso del Medio Ambiente: La primavera silenciosa ya está aquí


la-primavera-silenciosa

Rachel Carson y su mítico libro La Primavera Silenciosa. Fuente: Ecología verde

 Cuando era casi un adolescente, comencé a interesarme por la ecología y a la postre por el ecologismo. Por aquel entonces, el libro publicado por Rachel Carson, en 1962, y que llevaba por título Primavera silenciosa, era considerado como una biblia del ecologismo por muchos compañeros de fatigas. Cuando lo leí, llegué a la errónea conclusión de que, incluso para jóvenes concienciados como yo, resultaba excesivamente alarmista, ¡exagerado!. Y para desgracia mía y de todos los moradores de este desdichado Planeta, tal primavera, por no decir gélido invierno, se encuentra ya entre nosotros.  Rachel falleció menos de dos años después. Parece ya, fatalmente cansino, traumático y enigmático, que gran parte de las mentes visionarias y creativas no vivan para disfrutar del éxito. Obviamente, si a mí personalmente se me antojaba un texto apocalíptico, imagínense que opinaba la mayoría del establishment de la época. Se trata de una pesadilla convertida en realidad. Como botón de muestra, en este post abundaremos sobre el contenido de la noticia, aparecida en el verano de 2016, y que llevaba por título: La degradación del medio ambiente causa doscientas veces más muertes en el mundo que las guerras. Se trata de un resumen de una de esas reuniones, la segunda, organizada por  Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-2).

Según la noticia, el SE asiático es, empeorará aún en el futuro, el más afectado. No debe extrañarnos ya que la deslocalización de las empresas se ha dirigido principalmente hacia aquella región del globo. Y así, aquí pagamos las consecuencias con el incremento del paro, una reducción galopante de la calidad de vida y el problema de un envejecimiento, a todas luces insustentable. Mientras tanto, allí sufren la permisibilidad legal de sus gobiernos frente al trabajo infantil, empleo esclavizante,  exceso de población y natalidad, una vida de la población mayoritariamente precaria, así como los efectos devastadores de esos medios de producción a los que denominados “tecnológicos” que nos causan gran satisfacción ¿?. Si el precio a pagar por el progreso y crecimiento económico es este, que alguien me rebata que no vivimos en una sociedad insustentable en el que la vida de los ciudadanos no vale nada. La dictadura financiara defiende que esto es progreso sustentado en el crecimiento económico. ¿Pero progreso para que y para quién?.

No cabe defensa alguna, la economía global va en contra la Declaración Universal de los derechos Humanos, firmada por casi todos los países del mundo. A lo largo de la historia de la humanidad, los principales mecanismos de control demográfico fueron las guerras y las epidemias. Al parecer, aunque siempre presentes, tal vez ya no son ni tan siquiera necesarias, basta con que dejemos que el FMI y el banco Mundial, maquillajes de la dictadura financiera, sigan amaestrándonos como borregos que van al matadero. Porque parce que así es. Y no lo digo yo lo dice la ONU, como veréis en la nota de prensa que os mostramos hoy: La degradación del medio ambiente causa doscientas veces más muertes en el mundo que las guerras .

 En donde hay más riqueza, el envejecimiento deviene en problema, mientras que en los países en vías de desarrollo, o subsumidos en la pobreza y las guerras, los niños mueren por el hambre, las infecciones y las guerras. En los países desarrollados, se pretende aumentar la edad de jubilación, ya que el capitalismo dice que no puede asumir pagar a tanto viejo nauseabundo, mientras que en las regiones pobres, las autoridades intentan poner freno al crecimiento de la población, reduciendo sus tasas de natalidad. ¿Hay alguien que lo entienda? Y para más INRI muchos ciudadanos europeos temen perder su estado de bienestar por la inmigración hacia sus fronteras de los desheredados, generando un alarmante auge de los partidos xenófobos y nazis. Y así surgen los muros de la vergüenza que intentan poner coto a que los pobres vivan mejor y ellos peor, cuando en realidad su situación es el resultado de la deslocalización de las empresas inducida por los empresarios de sus propios Estados. Pronto necesitarán soldados cibernéticos (ya que los ancianos poco podríamos hacer) para defender esos asombrosos muros en un mudo en donde la rapacidad del capital ha generado desigualdades que terminarán por carcomer esa falacia a la que denominan aldea global. Por el contrario, en muchos países subdesarrollados se recluta cruelmente a los denominados niños soldados.  Puedo ser reiterativo sobre estos temas, lo reconozco. Pero lo que leo y veo duele, se me clava como una espina en el corazón, seguro que como a la mayoría de ustedes. Y mientras tanto el FMI y el Banco Mundial, echando leña al fuego, con recomendaciones que nos conducirán inevitablemente al colapso de la civilización tal como la conocemos. Si Raquel, sí, tenías razón e incluso pudiera ser que te quedaras corta. La Primavera silenciosa ya está aquí y ha venido para quedarse, ya que nadie pone remedio a tanta irracionalidad, encubierta por la nauseabunda frase de la autorregulación de los mercados financiaros.

 La cuestión no resulta ser capitalismo si, capitalismo no (existen muchos tipos de capitalismo). Las preguntas que debiéramos responder son: ¿racionalidad o irracionalidad?, ¿sustentabilidad o insustentabilidad?.

 Juan José Ibáñez

 Os dejo ya con la noticia y algunos datos sobre el libro aludido y Raquel…..


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Curso básico de ciencia para jovenes universitarios y tecnólogos, Degradación de Suelos: Contaminación, Degradación de Suelos: Salinización y Acidificación, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Edafología y Política, Pérdida de los Recursos Edáficos: El Sellado del Suelo, Pérdida de los Recursos Edáficos: La Erosión, Prensa y Política Científica

Las Mentes creativas ante el desprecio del Establishment Conservador (frases celebres recopiladas por José Luis Rubio)


 jiicio-galileo

Juicio a Galileo. Fuente: Polymath

Ya hemos hablado en otras ocasiones y especialmente en los post almacenados en nuestra categoría “Curso Básico de Filosofía y Sociología de le Ciencia”, que a menudo la creatividad se ve recompensada “tarde, mal, o nunca”. Y así, mientras los mediocres y famosos, que son los que mayoritariamente alcanzan el poder, hablan grandilocuentemente de sus proezas y descubrimientos, muchos de los cerebros más geniales de la ciencia sufrieron lo indecible por proponer ideas que desmontaban el pensamiento  defendido por los próceres de su época. No hay duda de que, en esta ocasión, tal insano y irracional modo de proceder no resulta ser exclusivo de la ciencia, afectando a casi  (si no todos) los ámbitos del saber y cultura humana en general.  Todo ello me recuerda al título de la gran novela escrita en su corta carrera por John Kennedy Toole: “La Conjura de Los Necios”, que por cierto se suicidó muy joven (a los 31 años) tras no conseguir publicarla, siendo a la postre galardonada un año después de su fallecimiento. Que cruel y sátiro resulta ser el destino.

No se trata de una idea que se le haya ocurrido al impresentable administrador de esta bitácora, sino que la historia de la ciencia la confirma una y otra vez, como estoy seguro que algo parecido ocurrirá en los mundillos del are, la literatura, la música, etc. De hecho, con toda seguridad no conocemos la obra de grandes talentos (que paso al limbo de los injustos) ya que la mediocridad es tan poderosa, como el poder de las grandes multinacionales y la dictadura financiera que padecemos. ¿Y los famosos que salen en la Televisión, y los medios de comunicación en general?. Pues… ¡De todo hay en la viña del señor!.

Sin embargo no vamos hoy a filosofar, sino a mostrar algunas frases/ocurrencias  de mentes geniales a cerca de este mal que padece la sociedad en su seno. Todo ello viene a cuento de un comentario que José Luis Rubio, realizó a este post. Personalmente, había escuchado la primera de las frases que él ya me envió por mail, pero no recordaba su autor. En consecuencia le envié un nuevo mail a José Luis Rubio preguntándole por su autor. Él no se acordaba, tampoco, pero tuvo la paciencia de buscar y/o encontrar otras dos que también os expongo. No nos engañemos, es mucho más frecuente que las mentes creativas sean vilipendiadas por sus “iguales” que alcancen un gran prestigio tras sus aportaciones.  Por lo tanto, aquellos jóvenes que pretendan tocar el cielo por sus ideas, deben tener muy presente que, posiblemente, terminen por bajar al infierno y padezcan enormes sufrimientos.  ¿El cielo?. Si existe, posiblemente después de muertos. Materia de reflexión.

Os dejo con las frases que me envió José Luis Rubio (Premio Rey Jaime I), al que agradezco su inestimable ayuda, ya que en buena medida es autor de esta entrega, aunque sea involuntariamente. Eso sí, como el post aludido en primer lugar se basaba en una idea personal que no ha sido bien recibida por mis colegas…..y hay mucho mal pensante andante,  quede bien claro que Juan José Ibáñez es tan mediocre como el que más ¿vale?. Os recomiendo también que leáis estas otras quince frases célebres de Schopenhauer

 Juan José Ibáñez

Sobre la oposición a las nuevas ideas en ciencia conforme transcurre el tiempo

-No es cierto……

-Bien, quizás sea cierto, pero no es importante…..

-Siempre lo hemos sabido”……

 

-Se la ridiculiza…….

 -Se le plantea una oposición violenta………

-Se la acepta como evidente en sí misma…….

Arthur Schopenhauer.

Las nuevas ideas siempre son puestas en tela de juicio y encuentran oposición, generalmente sin ninguna otra razón que la de ser nuevas

John Hocke

Etiquetas: , , ,
Categorias: Curso básico de ciencia para jovenes universitarios y tecnólogos, Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia, Curso breve sobre Periodismo Científico, Fraude y Mala Praxis Científica, Prensa y Política Científica

Sellado del Suelo, Infraestructuras, Ladrillazo, Destruir el Litoral, Empleo y Enriquecimiento de las Empresas Constructoras.


ladrllazo-y-corrupcion-litoral-espanol-google-imagenes

El maravilloso paisaje natural del litoral español. Fuente: Colaje Google imágenes

El ladrillazo amenaza con atacar de nuevo…..

La crisis económica acaecida a finales de la primera década del siglo XXI puso al descubierto la fragilidad económica mundial y la del Estado Español en particular. También, en este país, puso de manifiesto la galopante corrupción subterránea en la que lamentablemente participaron políticos, bancos, empresas constructoras, etc.  Nuestra bitácora ya vaticinó, en repetidos post, antes de que se destapara tanta basura, el problema que se avecinaba. Hoy millones de familias españolas mal viven para llegar a final de mes, mientras crece el número de habitantes en el umbral de la pobreza, el empleo precario, y otras tropelías, cuyo listado podría extenderse a lo largo de varias páginas.  Ya sabemos que hay verdades, mentiras y estadísticas. Algunos políticos, a pesar de la lamentable estructura económica y el débil y descompensado tejido industrial del país, aunque también ocurre lo mismo en otros, se agarran a las cifras macroeconómicas con vistas a limpiar sus rostros mediáticos y las de los capitales financieros. Y así, el débil crecimiento de la Unión Europea en la actualidad,  ha llegado a incendiar la boca de algunos políticos timoratos que alegan que España es el motor de Europa. Mientras tanto la ciudadanía de este país mira asombrada la vertiginosa bajada en su nivel de vida ante tan glorioso subidón de estupidez, que no de bonanza. Si España fuera realmente el motor del crecimiento Europeo, podríamos alegar, sin temor a equivocarnos, que este continente se encuentra sentenciado a muerte, u obstinado en su suicidio. Si seguimos entendiendo, como se señala en los diccionarios y enciclopedias,  que la democracia es el “gobierno del pueblo”, personalmente podría alegar como ciudadano que la democracia real ha muerto. Vaya por delante que, aunque “en principio” se trata de un problema local, el tema debe preocupar de la misma forma a “América Latina”, y en especial a todos aquellos países que vuelquen “excesivamente” su desarrollo económico hacia el sector turístico.  Y allí el problema podría llegar a ser aún peor por sus idiosincrásicas situaciones ambientales y vulnerabilidad ante ciertos desastres naturales, como lo son los seísmos, erupciones volcánicas, huracanes y tsunamis. Ha sido demostrado sobradamente que la vegetación subacuática del litoral, como por ejemplo los manglares (pero también otros ecosistemas), son una primera línea de defensa contra estos denominados desastres naturales, cuyas consecuencias son también en parte producto de deficientes planificaciones territoriales que azotan muchas naciones. Las consecuencias de destrozar estos ecosistemas tampón que conectan al mar y la tierra firme las explico más adelante con detenimiento.

El tema del alocado crecimiento en la construcción de nuevas infraestructuras, no solo afecta al Estado Español, sino que aflora  en otros muchos países, ya que la dictadura financiera no ofrece casi margen de maniobra. Francamente mis conocimientos de economía son escasos, no tengo porque negarlo. Ahora bien, que ante el paro laboral galopante (o empleo precario) la generación de nuevas infraestructuras y urbanizaciones comienza a ser una práctica habitual en los países industrializados de Europa (ya repletos por no decir saturados de ellas) con vistas a general empleo barato. En consecuencia todo este desdichado asunto da lugar a pensar que o (i) no hay ideas, o  (ii) que se trata de una de las únicas alternativas de la que disponen los países mentados con vistas a generar empleo, siempre temporal, ya que las obras terminan los obreros volverán al desempleo. Y Así, poco a poco, el sellado del suelo avanza inexorablemente, sin paliar la pobreza más que temporalmente, a costa de cercenar la cobertura de suelos arables, ecosistemas naturales de gran valor ecológico, etc.

La corrupción y escasez de mecanismos con vistas a crear empleo, dio lugar en España a una enorme e injustificable construcción de infraestructuras, como aeropuertos en enclaves cuyo tráfico aéreo (en el mejor de los casos) siempre sería  mínimo, tanto en el presente como en el futuro, trenes de alta velocidad entre ciudades cuya carga potencial de viajeros diarios no daba lugar a justificar tan onerosas obras, costosas autopistas de pago (muchas de ellas ahora en quiebra que deben asumir los gobiernos regionales o Estatales), cuando ya las había de acceso público entre los mismos enclaves. Y así un largo etc. Miles y miles de millones de euros fueron invertidos en estos ruinosos faustos, muchos de los cuales ya no funcionan por su lógica falta de rentabilidad. En agosto de 2016 recibía la curiosa noticia  de que el Brexit ponía en peligro ‘boom’ de construcción en Reino Unido. Y este “puede” ser el motivo para que la primer ministro del Reino Unido Teresa May haya destinado 46 millones a impulsar el turismo tras el ‘Brexit’. Poca financiación se me antoja, pero todo parece encajar, ya que, según la prensa,  Theresa  las destina al sur de Inglaterra, cuando el verdadero problema ciudadano se localiza en el norte.

El enorme alza del turismo extranjero en España deviene de una que esperemos efímera coyuntura, debido a que en otros países mediterráneos, ya sean del norte de África (Túnez, Argelia, Libia, etc..), y del este (Egipto y Turquía), la situación turística por el miedo a los atentados terroristas ha desviado parte de sus potenciales visitantes hacia la Península Ibérica e Italia. Basta con que la situación se normalice, para que España siga recibiendo una gran cantidad de visitas, pero ostensiblemente menor que las que actualmente se registran, sobresaturadas por las tan mentadas como lamentables situaciones de esos países periféricos. Empero la situación podría ir a peor en cualquier momento, si al terrorismo islámico pone sus ojos en España, algo que en absoluto puede considerarse descabellado. En cualquier caso, paro el tema, aquí no sin antes señalar que, tan solo ocho años después de la crisis elladrillazovuelve a atacar, como si no hubiésemos aprendido nada de nada.

De seguir así, en pocos años la única naturaleza de la que podrán disfrutar los turistas será un mar sucio visto desde unas playas acosadas y rodeadas por otros mares de ladrillo. Y tal hecho inducirá a que muchos visitantes extranjeros, también amantes de viajar, recorrer y pasear por los paisajes circundantes, cambien definitivamente su desino estival. Por ejemplo, si se normaliza la situación política en el norte de África,  disfrutar allí de unas vacaciones hundiría buena parte del turismo en el sur de Europa, mucho más caro.

Las noticias que os ofrecemos abajo se me antojan pavorosas, en vista del ya dramático sellado actual de las costas de la península Ibérica. Ante la ya anunciada acometida de nuevas infraestructuras,  las escasas áreas con espacios naturales protegidos tenderán a desaparecer, como también parte de los ya diezmados sistemas agrarios por el asfalto. Y así la pérdida de biodiversidad sería aún más dramática, como también la ya precaria soberanía alimentaria, como nos muestran las notas de prensa que os ofrecemos abajo.

Seamos claros, la globalización económica y la deslocalización de las empresas hacia el SE asiático y otros espacios geográficos, en donde la mano de obra es enormemente barata, ha reducido drásticamente la capacidad de carga laboral de numerosos estados desarrollados. Si no hay más empleo, en gran medida es el resultado de que numerosas y grandes compañías lo han redirigido a esos países, generando serios problemas laborales entre los trabajadores europeos. Pero el impacto ambiental que ha inducido por la dictadura financiara global también atenta contra el medio ambiente de las más variopintas maneras.

Os dejo pues con las mentadas notas de prensa que hablan por sí solas. Si a tanto desatino se le denomina progreso o desarrollo económico, es que ya no hay esperanza en lograr acariciar un futuro más próspero, pudiendo hablar de un apolítica anti-sustentable, sin más contemplaciones. Pan para hoy, pobreza y miseria para mañana. Eso es lo que el destino nos depara si no se pone coto a la susodicha dictadura impuesta por una economía global despiadada. Comenzamos pues con la siguiente noticia: La fiebre del ladrillo arrasó el litoral español en sólo 25 años.

Continua……..

Juan José Ibáñez 


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,
Categorias: Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Edafología y Política, Fraude y Mala Praxis Científica, Pérdida de los Recursos Edáficos: El Sellado del Suelo