Isla de Pascua, Rapa Nui, consumo de aguas salobres, descargas subterráneas,


isla-de-pascua-rapa-nui-y-agua-poteble

Fuente: Colaje imágenes Google

Los Rapa Nui , es decir los moradores de las Islas de Pascua de los que ya os hablamos en otro post, han despertado tanto la atención del público, como de los expertos, debido a sus afamadas estatuas denominadas Moái. Pues bien, en la nota de prensa que os ofrecemos hoy, se postula una conjetura  acerca de cómo con tan escasos recursos hídricos en una isla pequeña, sin ríos, ni casi lagunas (tan solo aguas pluviales y alguna cisternas recolectora excavada en el suelo, pero de escasa capacidad de almacenaje) podía suministrarse agua sustentablemente para el consumo de toda la población que se calcula en varios miles de habitantes. Y he aquí la ¡sorpresa!. Ellos defienden que, el consumo de recursos hídricos se realizaba  exactamente en donde los suelos/rocas de origen volcánico, muy permeables y porosos, confluían con las aguas salinas oceánicas en ciertos enclaves de la línea de costa. Hablamos pues de descarga de aguas subterráneas. Pues bien, sorprendentemente, parece ser allí en donde se ubican  los mundialmente conocidos denominadas Moái. La nota de prensa no aclara si el vocablo suelo, se refiera a las rocas y/o a los suelos, aunque en cualquier caso ambos afectan al ciclo hidrológico insular.  De hecho, conforme a estos colegas, en las primeras narraciones europeas sobre los habitantes de las islas de Pascua, “parece que se les ve o describe, ingiriendo agua del mar ¿¿??. 

Lo que me intriga e interesa, de ser corroborada su conjetura, es sencillamente que se trata de un recurso hídrico que también podría ser aprovechado en otros lugares con las mismas condiciones, es decir, otra fuente de agua dulce por explotar en ciertos territorios.  

Hoy, para variar, me he esmerado bastante más en la traducción del texto en inglés al español-castellano (con algunas licencias personales), como en extenderme en esta entradilla de post. Así podéis seguir la narración mejor, ya que poco más puedo añadir, excepto que me ha sorprendido todo el texto.  Francamente sorprendente y quizás útil.  Por cierto, en la fotografía que da pie a la entradilla, yo observo una laguna en lo que parece un antiguo volcán, pero al parecer el estudio es bastante completo y lo tenéis en acceso abierto (ver final del post).

Juan José Ibáñez

Continua…….


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Etnoedafología y Conocimiento Campesino, Historia de la Tierra y de los Suelos., Procesos Superficiales terrestres: Relieve, Geomorfología y Cuencas de Drenaje:

Científicos: Las generaciones malditas (Ciencias del Suelo y Muchas Más)


generaciones-malditas-edafologos

Generaciones malditas Fuente: Juan José Ibáñez

No hay mayor satisfacción que dedicarse vocacionalmente a la ciencia, ni peor castigo de lograrlo en un aguda crisis de credibilidad. Hablamos de las generaciones malditas

Hoy dejaremos de hablar de LA actualidad, pseudo-actualidades y falsas actualidades para comentaros algunas reflexiones personales, tras 41 años de trabajar como profesional (incluyendo periodos de becario). Me permitiré ese lujo. Y quizás, desde el punto de vista de la sociología de la ciencia aportemos un granito de arena, por cuanto jamás he leído nada parecido y son décadas de lecturas. Por supuesto, muchos colegas edafólogos ya entrados en años, pero también de otras variopintas disciplinas, con toda seguridad han recapacitado acerca de este asunto, por ser igualmente afectados.  Pero ¿qué es una generación maldita?.

Sin intentar sentar cátedra alguna, acuño el término en referencia a los investigadores que habiéndose de jóvenes inclinado vocacionalmente por dedicarse al estudio de una disciplina, esta cae en descredito, o simplemente comienza a ser ignorada por nuestros gestores, investigadores de otras mmaterias y la propia sociedad. Es decir, la rama de la ciencia afectada deja de ser considerada como integrante de las principales prioridades (“mainstream”) a las que “dicen” que debemos dedicarnos en un momento dado de la historia. Y como corolario, apenas se ofertan proyectos de investigación, becas, y por supuesto, los inocentes afectados serán soslayados de cualquier tipo de promoción científica. El gran pecado de estos profesionales reside en haber tenido el atrevimiento, descaro o inocencia de apasionarse por un tema que no interesa en un periodo concreto de la historia de la ciencia. Resumiendo, sin comerlo ni beberlo, eres considerado un paria que “pierde el tiempo” dedicándose a temas intrascendentes. Suele ocurrir que a la larga, tal crisis disciplinaria transmute en prestigio incondicional, pero para muchos de esos  pobres desgraciados resulta ser demasiado tarde. ¡Ya son viejitos!.

Este post, aunque basado en mi experiencia personal como edafólogo, es igualmente aplicable a científicos de otras muchas disciplinas. Fitosociólogos, geomorfólogos, taxónomos, etc. etc. sufren el mismo ostracismo y desconsideración por parte de otros investigadores.

Personalmente, soy de los pocos colegas que conozco que se interesó por la morfología, génesis y clasificación de suelos en el primer curso de la carrera universitaria, tanto cuando comencé a cursar CC. Geológicas como cuando finalmente acabé en la de CC. Biológicas. ¡Qué tipo tan raro!. En 1978 ingrese en mi centro de investigación de toda la vida, y al que aún me siento ligado sentimentalmente, como el integrante de un matrimonio muy bien avenido al que se le muere la pareja. Fíjense si la fecha era antigua que por aquel entonces se denominaba “Instituto de Edafología y Biología Vegetal”. Pues bien, cuando me incorporé algún año después al equipo de mi Director de Tesis (Francisco Monturiol), que trabajaba sobre morfología, génesis, clasificación y cartografía de suelos, pululaban varios investigadores senior y un abundante personal técnico. Empero llego la gran crisis edafológica a nivel internacional. A día de hoy tan solo permanezco yo investigando esos temas y me queda aproximadamente un año para alcanzar la edad mínima de jubilación. Pero las cosas han ido cambiando “un poco” desde 2014. Demasiado tarde para hacer carrera. ¡La suerte está echada!. Como científico cometí ese pecado original (ser vocacional), y he pagado las consecuencias. ¿Me arrepiento?. Pues va a ser que no, ya que he indagado sobre el tema que escogí, el que me gustaba, y sabía las consecuencias. Los más vocacionales seguimos trabajando como guerrilleros o partisanos, otros prefirieron cambiar de línea de investigación con vistas a promocionar sus carreras, obtener proyectos y becarios. ¡Ni una sola plaza ha ofertado mi institución que incumbe a miles de investigadores de las más variadas tareas científicas, desde que yo obtuve la mía en 1986.  Podemos pues hablar de la gran extinción. Cuando mis autoridades decidieron que me incorporara al Museo Nacional de Ciencias Naturales, yo me preguntaba ¿A dónde?: ¿Un despacho para pasar los últimos años sentado y calladito, o una vitrina de exposición en el Museo, con una etiqueta que señalara mi verdadero status “el último edafólogo del CSIC”. Obviamente, en temas más aplicados, como por ejemplo, la contaminación y erosión de suelos, a sus expertos no se les infligió tal severo castigo.  Eso sí, el denominado cambio climático, les terminó relegando una década después a posiciones menos honrosas de los rankings de moda, si bien se escudan en relacionar sí o sí (venga a cuento o no) la desertización con el cambio climático. En cualquier caso, reitero que, al menos en Europa, la catarsis fue general. En las Universidades al menos, la docencia, permitió que algunos de sus profesores persistieran en esos temas concretos, aunque bajo las mismas condiciones de miseria y desprecio, compaginándolos pues con otros asuntos más sexy.

Cuando en septiembre de 2005 comencé la andadura en esta bitácora, ya entre los primeros post editados podían leerse títulos como los siguientes: (i) ¿Se Extingue la Edafología? (1: Introducción); (ii) ¿Se Extingue la Edafología?. 2. Sobre la Falta de Cultura de los Investigadores Experimentales; (iii) ¿Se Extingue la Edafología?: 3. El Significado de Reduccionismo Epistemológico; (iv) El Día de Todos los Santos o las Últimas Actividades de los Edafólogos. Más aún, creé una categoría para almacenar todos los post dedicados al tema y que lleva el título de: “la Crisis de la Edafología”. Así pues este blog nació con plena crisis, creció con la crisis y seguramente se extinguirá con renacimiento de la edafología en sentido estricto (no me refiero a las ciencias del suelo en general). ¡Porca miseria!

Posiblemente la mayoría de los jóvenes universitarios eligen sus carreras en función de la publicidad que emiten los medios de comunicación de masas, y que no deja de ser orquestada por los políticos, las necesidades económicas del momento, y los científicos famosos de ciencias sexy, desconociendo la inmensa mayoría hasta en el significado del vocablo edafología. Empero devino la pandemia degradación ambiental y el cambio climático volteó todo.

El análisis del sistema climático, por pura necesidad, se tradujo  en la obligación de conocer las emisiones de gases de invernadero, el secuestro de carbono por los suelos, etc., así como influyen en tales procesos los componentes bióticos y abióticos del ecosistema edáfico. Al mismo tiempo la mega-contaminación planetaria que sufrimos causada esencialmente por los agroquímicos, ha envenenado suelos y aguas, puesto en riesgo la soberanía alimentaria y causado una traumática pérdida de biodiversidad. Y así los suelos subieron paulatinamente en el ranking de interés de las agencias gubernamentales. Demostrado pues el fracaso en el manejo de suelos llevado a cabo por la agricultura industrial, la FAO, ONU; EU, etc., retornaron su vista hacia modos de producción más ecológicos y sustentables que demandan una gestión de loe recursos edáficos muy cuidadosa.  Y así surgieron el Año Internacional de los Suelos, el Día Mundial de los Suelos y otras macabras celebraciones.

Sin embargo parte de nuestros acervo edafológico se ha perdido, al menos por el momento aunque quizás para siempre, como mostramos en los post: (i) El Olvido de la Ciencia: El Efecto Internet; (ii) Ciencia Olvidada: “El Efecto Internet”; (iii) Los Colonialismos y el Olvido de la Ciencia: El Efecto de la Lengua del Imperio; (iv) Prostituyendo la Historia de la Ciencia (Ciencia Amnésica e Imperio Anglosajón) etc. Por un lado, con tanto modelos, algoritmos, simulaciones, IA, etc., actualmente los jóvenes se encuentran mejor formados que nosotros ante un PC. Sin embargo en el estudio de campo de los suelos, su génesis, clasificación etc.,  su adiestramiento en numerosos países es más que precario, doloso. Por supuesto siempre acaecen excepciones. Otros detalles relacionados podéis leerlos en los post aludidos.

Cuando vuelvo la vista atrás, recuerdo tanta precariedad y desdén que solo podía gritar desde mi interior: ¡que he hecho yo para merecer esto!. Obviamente muchos colegas clamaron en balde expresiones parecidas, “pública y privadamente”. Resistí, adquirí cierto reconocimiento internacional, ¡cierto!, empero, ¿hasta dónde podríamos haber llegado tanto yo como otros muchos edafólogos, si la ceguera social y política no hubiera campado a sus anchas?. Las modas son un cáncer en la ciencia, pero marcan las agendas en materia de política científica (ver por ejemplo post como estos: Las Modas en Ciencia y el Sufrimiento de los Científicos Creativos; ¿Hacer Buena Ciencia o Publicar?: Entre la Espada y la Pared)

Puede entenderse que en un momento determinado, las urgencias sociales, que no comerciales, determinen los planes de investigación de países e instituciones. Resulta inexplicable que por tal motivo, se ignore que debemos seguir conociendo el mundo que nos rodea desde todas las perspectivas. Lo que hoy se antoja irrelevante, mañana puede ser determinante. Este es el caso de la edafología a partir de 2015, pero también lo es y lo será de otras, como, por citar tan solo un par de ejemplos, las antiguas escuelas de ecología de los paisajes culturales no anglosajonas, o la agroecología paisajística que tanto necesitaríamos ¡ya!.

Mi tristeza no reside tanto en lo que podía haber logrado alcanzar yo personalmente, sino, sino en vista de todo el conocimiento sepultado o perdido, el cual es evidente cuando uno repasa la literatura científica reciente y detecta sin cesar “viejo vino en nuevas botellas, o los re-descubrimientos incesantes de la dinamita. Actualmente se publican en revistas de gran prestigio estudios sobre suelos llevados a cabo por analfabetos que, si se les pone delante de un perfil y le dices que saquen una foto, en el mejor de los casos se hacen un selfy.

Juan José Ibáñez

De la Filosofía de la Ciencia a la Filosofía de la Tecnociencia (Nuevo Curso Básico y Sus Razones)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia, Edafología y Política, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, La Crisis de la Edafología, Prensa y Política Científica

Fertilizantes: Una bomba química del Tiempo (Suelos y Recursos Hídricos)


fosforo-bomba-quimica-del-tiempo

Fuente: Colaje Google imágenes

 La noticia, en las dos versiones que os ofrecemos hoy, resulta ser un ejemplo palmario de las incoherencias, despilfarro y enormes daños que generan las prácticas de la agricultura industrial imperante. Y en este caso concreto, es decir el de la fertilización fosfórica o fosfatada, raya el delirio, por cuanto, en poco tiempo, sus reservas mundiales se agotarán.  Cuando se sobre-fertiliza, “el suelo puede comportarse como una bomba química del tiempo”  (ver también la siguiente página Web de la Universidad de Granada para aclarar su significado). Se trata de un concepto antiguo, ya en desuso, que surgió hace algunas décadas, aunque destinado especialmente a la contaminación creada por los agrotóxicos y derrames indeseados, más que a los abonos propiamente dichos. Sin embargo, aunque los autores de la investigación que intentamos explicar hoy no usen los vocablos bomba química”, el mecanismo es el mismo, ya se trate de fertilizantes que de plaguicidas, u otros compuestos dañinos tanto para la salud y el medio ambiente.  Como se explica en la Página Web de la Universidad de Granada:   “Es un concepto que se refiere a una cadena de acontecimientos que resultan de la retrasada y repentina, presencia de efectos perjudiciales causados por la movilización o transformación de compuestos químicos almacenados en suelos como respuesta a determinadas alteraciones del ambiente”. En este caso hablamos de sobrefertilización, y más concretamente, la producida por el fósforo. Y resulta tanto más alarmante e irracional, debido  a que estamos ante un elemento químico muy escaso, por lo que el agotamiento de las escasas reservas mundiales, podría amenazar el futuro de la agricultura mundial y, como corolario la salud alimentaria.  ¿Cómo es posible que un elemento químico que necesitamos imperiosamente extraer y aplicar con suma cautela, termine generando enormes daños ambientales por su uso desmedido?. ¡Misterio entre los misterios!, que deberán explicar las obtusas mentes que aún defienden el tipo de agricultura insustentable que actualmente impera en el mundo.

 Pues bien, el estudio que os mostramos hoy traducido, muy bien diseñado, constata como, a lago plazo, el exceso de la fertilización con fósforo, daña los suelos, la salud y los recursos hídricos, hasta generar, por ejemplo, las ya conocidas “Floraciones algales”, ya que son el resultado de la mentada fertilización desmedida, así como de la liberación de purines al suelo o de las aguas residuales de nuestras urbes e industrias a los propios cauces fluviales. Finalmente, Y reiterémoslo una vez más, por si no ha quedado lo suficientemente claro: la contaminación/polución por el exceso de abonos químicos puede generar graves desastres ambientales a cientos e incluso miles de kilómetros de distancia. Finalmente la salud pública también es afectada. El tema reside en que, en un principio, el medio edáfico retiene tanto el fósforo, como otros nutrientes, sin que el agua que acaba en los cursos fluviales parezca contaminada. Empero llegado un punto o umbral de saturación, grandes cantidades son liberadas a los cauces, generando su eutrofización, ¡inesperada! ¿?.

Los autores, lógicamente llaman la atención sobre varios aspectos de suma importancia: (i) se necesitan llevar a cabo más estudios así como desarrollar estrategias con vistas a  absorber el exceso de nutrientes; (ii) se puede acceder al fósforo que ya se encuentra almacenado en los suelos utilizando nuevas prácticas y enfoques agronómicos ya que (iii)  este elemento químico se puede reciclar y reutilizar como fertilizante en lugar de acceder a la extracción de más material crudo en sus minas. Sin embargo, esa pandemia silenciosa a la que denominamos contaminación, sigue su curso ante una sociedad cegata y un modelo de desarrollo que nos dirige hacia el ecosuicidio y la morbilidad global.

 Debido a que ambas noticias abundan sobre el mismo tema, pero ofreciendo algunas perspectivas e información parcialmente diferentes, he traducido completamente la primera, pero tan solo aquellos párrafos de la segunda que no son contemplados en aquella. Merece la pena que las leáis.

 Juan José Ibáñez

Continúa……

  
Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , , , ,
Categorias: Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Degradación de Suelos: Contaminación, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, La Calidad y Las Funciones del Suelo

Los lados positivos y oscuros de los suelos en paleoecología, paleoclimatología y arqueología


arqueologia-suelos-bioturbacion 

Colaje de Google imágenes

La nota de prensa que os exponemos hoy (La labor ingeniera de las hormigas puede influir en los estudios paleoclimáticos) versa sobre los suelos en la arqueología, aunque atesora también interés para muchos expertos de la ciencia del suelo, con independencia de la otra disciplina mentada. Ciertamente, en la nota de prensa, aparecen comentarios que son dignos de tenerse en cuenta. Existen diferentes mecanismos que alteran o interrumpen la génesis natural de los horizontes edáficos a los que se denominan genéricamente haploidización (bioturbación crioturbación, etc.,), Por lo que respecta a la acción de la fauna del suelo, dependiendo de ambientes, lombrices, termitas y hormigas realizan una tarea ingente en la remoción de los materiales que se ocultan bajo nuestros pies. Por lo que respecta a las dos últimas, la formación de sus colonias, (sí, esas ciudades que allí se esconden bajo nuestros pies) es formidable, y generalmente positiva, en el contexto de lo que muchos colegas denominan calidad del suelo.  Se trata de estructuras o construcciones muy complejas y que exigen la remoción de enormes cantidades de materiales, en comparación con el tamaño de los individuos  que en ellas moran y construyen. Tal actividad, a veces, deja rastros sobre la propia superficie de este recurso natural.  Hemos editado ya numerosos post sobre el tema como para seguir hablando de ellas. Abajo os dejaremos una relación que incluye solo algunas de nuestras entregas que vinculan suelos y arqueología. La importancia del tema de la relación entre suelos y arqueología puede ilustrarse por la variedad de libros (lamentablemente la mayoría inglés, pero ver post previos) que se han publicado sobre el tema.  

Pues bien, en la nota de prensa que os expongo abajo, Martín Perea y colaboradores, relatan diversos aspectos de interés: (i) retocan la granulometría y la composición mineralógica de los suelos; (ii) las hormigas, y otros ingenieros del suelo puede alterar las asociaciones entre los mentados minerales, y como corolario, falsear los datos de los estudios paleoclimáticos, si tal acción no es tenida en cuenta; (iii) las hormigas,  y al menos también las termitas, seleccionan los tamaños granulométricos que más les interesan para edificar sus construcciones; (iv) Sin embargo, los tamaños de los minerales no son aleatorios, por lo que unos se ven más afectados que otros; (v) como corolario afectan la composición de los materiales del suelo que acecerían sin su presencia y (vi) al trasportar selectiva o no selectivamente los restos de fósiles, se abre la caja de pandora a la hora de utilizar tal actividad en nuevas técnicas de prospección paleontológica, como ellos proponen.

Tan solo me quedaba alguna duda sobre estos hallazgos que, afortunadamente, he resuelto al leer el artículo original. La principal de ellas estribaba en si su propuesta la extendían a cualquier situación y especie, o tan solo para el área de estudio. Afortunadamente alegan que la metodología que presentan en su “paper”, debe ser corroborada para otras especies y ambientes. No se trata pues de la clásica nota de prensa en las que los autores  generalizan lo averiguado más allá de los límites razonables. ¡En hora buena!

En cualquier caso, se trata de un “aparente” obstáculo en las investigaciones arqueológicas. Y uso el palabro “aparente” ya que requiere más esfuerzo, aunque si a la larga, si no acarrea mucho más trabajo adicional, siendo la instrumentación utilizada asequible, mejorará los datos obtenidos, alcanzándose así conclusiones más ajustadas a la realidad. Os dejo pues con una nota de prensa, honesta y que abunda en otros detalles que os interesarán a muchos de vosotros. ¡Buen estudio!, ¡buena nota de prensa!.   ¡Que sirva de ejemplo!.

Juan José Ibáñez

Continua……


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, Historia de la Tierra y de los Suelos., La Calidad y Las Funciones del Suelo, Procesos Superficiales terrestres: Relieve, Geomorfología y Cuencas de Drenaje:

El Ciclo de la Rizofagia: La obtención de nutrientes por las plantas a través de sus rizosferas


ciclo-de-la-rizofagia 

Fuente: Google Imágenes

 Ya hemos hablado del papel esencial de esas comunidades  de microorganismos a la que denominamos rizosfera, que se adhieren a los sistemas radicales de las plantas, ayudándolas a absorber los nutrientes del suelo necesarios para su crecimiento. Se trata de un microbioma, en muchos aspectos, semejante al de los animales, al que podríamos denominar fitomicrobioma. Una investigación publicada en 2018, dice haber encontrado el mecanismo esencial, si bien, resulta archiconocido que sin la rizosfera los vegetales no lograrían sobrevivir, como nosotros sin nuestro microbioma. Pues bien, abajo os dejo la nota de prensa que he traducido lo mejor que he podido.  Empero el inglés-americano “coloquial” de las notas de prensa no tiene nada que ver con el más ortodoxo de los artículos, siendo a veces confuso y confundente, al menos para mí. Este es un caso. En vista de ello he traducido también el resumen del artículo original, bastante más esclarecedor. Dado que está vez me he intentado esmerar más de lo habitual en la traducción de este extraño suajili popular al español-castellano, es preferible que lo leáis, no sin antes exponeros algunos de mis puntos de vista, bastante críticos, como suele ser usual, por desgracia.

 El artículo se me antoja interesante, aunque la nota de prensa adolece de ciertos sesgos que desmerecen el estudio publicado. Si los entrecomillados de los autores corresponden “de verdad” a lo que ellos mentaron, cabe añadir que no se esmeraron mucho, por ser condescendiente. Nos centraremos tan solo en algunos aspectos.

 Según estos investigadores, la planta cría a los microorganismos como un ganadero a su rebaño, o un granjero cuida para que sus cultivos medren. Se trata de una metáfora, simplemente eso, una metáfora. No obstante la explotan más allá de unos limites razonables. En la nota de prensa “parece” que hacen hincapié que tal granja o rancho compete a todos los microrganismos del suelo, cuando resulta no ser cierto.  Como señala el resumen del artículo original, tal cultivo tan solo concierne a los organismos simbióticos de la rizosfera. Cabría recordar aquí que, una de las funciones de este tipo de comunidades microbianas reside en actuar como un muro/sistema inmunitario contra los microbios patógenos que por vivir en el suelo que podrían dañar el desarrollo de los vegetales. ¡Crasa amnesia!. Finalmente, se introduce en el mismo saco a  bacterias y hongos, sin especificar si se trata de micorrizas y/o si el mecanismo también les afecta a ellas, o no.

 Si resulta interesante la explicación del mecanismo y el ¿constatar? como las bacterias beneficiosas de la comunidad simbiótica penetran en el interior del sistema radicular, en donde “parecen dejar sus nutrientes”, por cuanto se trataría de un proceso, no solo superficial sino que transgrede las fronteras entre las raíces y los microrganismos de la rizosfera. Según estos investigadores los simbiontes realizarían su ¿ciclo de vida? en dos fases, una en el medio edáfico y otra en el seno de las raíces. Obviamente, nos informan de cómo tal hecho se produce, lo cual si es, según tengo entendido, una verdadera novedad.

 Finalmente, y por desgracia, los autores se explayan mediante una auto-propaganda digna de ser reprochada en todo lo que concierne a las aplicaciones potenciales de sus hallazgos. Pongamos un ejemplo:

“Comprender cómo funciona este mecanismo puede permitirnos cultivar plantas sin fertilizantes o con un mínimo de fertilizantes y sin herbicidas. Podemos manipular el sistema para aumentar el crecimiento de plantas deseables y disminuir el crecimiento de plantas indeseables, utilizando potencialmente los mismos microbios”.

Digamos que partir de una propuesta, aun por corroborar hasta alcanzar el contenido de la frase que podéis leer arriba, existe un largo camino, algo así como un viaje de la Tierra a Marte. De ser cierto, estos científicos merecerían el Premio Nobel, por su ayuda en garantizar la soberanía alimentaria, eliminar la polución causada por los fertilizantes, contaminación de plaguicidas, así como erradicar las malas hierbas y plantas invasoras. ¡Vamos una verdadera revolución agraria! ¿Qué diría yo?: ¡menos lobos caperucita!. Os habéis pasado de la raya miles de kilómetros. Por cierto literalmente Rizo-fagia se traduciría literalmente por “comer raíces”, cuando en realidad, utilizan el concepto del modo opuesto, ya que son estas las que devoran, cultivan o manejan, por así decirlo, a los microorganismos. Empero hay muchas páginas Web en Internet que se tragan todo como si fueran golosinas, sin cuestionar nada en absoluto. Este es un ejemplo.

Os dejo ya con la nota de prensa y el resumen traducido, que de cualquier modo, atesora bastante interés.  

Juan José Ibáñez

 Continua…….
Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, La Calidad y Las Funciones del Suelo, Los Suelos las Plantas y la Vegetación

Los Microrganismos del Suelo y Su arsenal en la Ayuda de la Salud Humana (La Metagonémica)


antibioticos-suelos-metagenomica 

Fuente: Universidad de Berkeley: Berkeley News

Los lectores más asiduos a esta bitácora ya sabéis sobradamente que no considero acertado confundir lo que se denominan especies biológicas, con aquellas que se determinan y cuantifican actualmente mediante técnicas genómicas. Este post versará sobre un importante estudio realizado con estas últimas, aunque debo reconocer que para ciertos fines resultarán sumamente útiles, en su momento. Los autores de la publicación de Nature a la que me refiero, dicen que es la primera vez que se hace uso de la metagenómica a la hora de analizar comunidades microbianas del suelo. El objetivo perseguido estribaba en buscar nuevos compuestos sintetizados por esos microrganismos, como antibióticos, inmunodepresores, pero también también de otros con aplicaciones aplicaciones industriales. En realidad, se trata de un test, ya que no muestran aún ningún resultado concreto. Sin embargo, sus indagaciones ya muestran conclusiones que se me antojan sumamente interesantes.

 Las metagenómica atesora ventajas que no pueden soslayarse, con independencia de lo que entendamos como especies. Es bien sabido que aislar e identificar los organismos del suelo mediante las técnicas tradicionales en placas Petri, tan solo nos ofrecen una idea somera de la enorme diversidad de organismos y sustancias que componen y producen las comunidades que albergan el medio edáfico. La razón estriba en que un escaso número de bacterias, arqueas, hongos, etc., crecen en estos medios de cultivo en laboratorio, mientras que la mayoría no pueden prosperar. Pues bien, las técnicas metagenómicas pueden evadirse de tales limitaciones al secuenciar masivamente los genes de las muestras edáficas. Y al hacerlo, teniendo en cuenta sus severos constreñimientos de cómo identificar especies cuyas formas de vida se caracterizan por el flujo horizontal de genes,  nos impiden exactamente abarcar un universo mucho más rico y complejo.

 Una de las conclusiones del estudio es que existen muchas más especies de las que han sido detectadas, y como corolario, también de productos potencialmente interesantes para la salud pública, como por ejemplo, nuevos fármacos contra esas sus malditas bacterias multirresistentes a los antibióticos conocidos, que ponen en riesgo la salud de millones de personas. También los autores mentan inmunodepresores y compuestos en la lucha contra el cáncer.

 Gran parte de las de familias de bacterias  conocidas por su síntesis de antibióticos se limitan a un par de ellas, muy abundantes en el suelo. Sin embargo, el estudio detecta muchas más, la mayor parte de las cuales son muy escasas en número, siguiendo la aludida curva de Willis descrita en este post. Como corolario, estas bacterias que aparecen en escaso número son difíciles de detectar, como también las sustancias potencialmente interesantes, dadas las bajísimas concentraciones que se desprenden al medio edáfico. Y aquí la metagenómica tiene mucho que ofrecer. Abajo os dejo dos notas breves de prensa que dan cuenta del mismo trabajo, siendo una más escueta y la otra más extensa y rica en detalles.  La última explica los pasos que pretenden seguir estos investigadores para indagar esos compuestos bioquímicos que nos ayuden a mitigar parte las enfermedades infecciosas que diezman a los seres humanos. He traducido con la ayuda de Google ambas noticias, por lo que abajo podréis leer mucha más información. Eso sí, en un mundo en el que la auto- propaganda deviene en pandemia, hay que advertir que suele publicarse lo que interesa. Personalmente supongo que aún queda por recorrer un largo y tortuoso camino, aunque vayan detectándose en un futuro no muy lejano, algunos productos de gran interés. Ojalá sea así.

 Finalmente, dejar constancia que ese enorme potencial aún desconocido es generado por la enorme diversidad de esas especies en apariencia poco importantes, debido a su escaso número de individuos. La biodiversidad siempre ofrece unas ventajas inimaginables para muchos.

 Juan José Ibáñez

Continua……..


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Biología y Ecología del Suelo, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, Curso Avanzado de Bioquímica del Suelo, Diversidad, Complejidad y Fractales, La Calidad y Las Funciones del Suelo, Los Suelos y la Salud

Los Paisajes y Suelos de Latinoamérica. Debemos redescubrir la Historia (¿Y parte de la Ciencia?)


america-fue-un-paisaje-agrario-precolombino

Fuente: Colaje Google Imágenes

En un pasado remoto, hace ya tanto tiempo (….) la enorme masa de Tierra que hoy llamamos Latinoamérica era un paisaje prístino, fuera cual fuera su aspecto. Luego llegaron los seres humanos ¿cazadores recolectores?: ¡Posiblemente!. Empero hará más (o mucho más) de 6.000 años, la agricultura comenzó a expandirse “de algún modo”, hasta ocupar vastas extensiones o incluso la mayor parte del territorio. Aquella floreciente Latinoamérica atesoraba una enorme variedad de cultivos y manejos de suelos que, como mínimo, rivalizaron en su tiempo con los de otros continentes. Sin embargo, algo sucedió, o se enfrentaron a demasiados retos “fueran cuales fueran”. Súbitamente, en términos históricos, fueron desapareciendo culturas avanzadas e imperios. La vegetación natural volvió a expandirse sobre los antiguos paisajes agrarios hasta cubrirlos de selvas pluviales frondosas, u otro tipo de ecosistemas, según las características locales de un clima que también fue alterándose.  

Los pueblos y culturas, ¡a saber cuántas!, se unían por complejos entramados viales de caminos en los que transitaban mercancías, se intercambiaban bienes (agrícolas y al algunos animales, por no hablar de ganadería sensu estricto, ya que aún no lo sabemos) y conocimientos. Empero como seres humanos aquellos pueblos también guerreaban, naciendo y decayendo imperios, como en cualquier otro continente. En ecología y etnoagricultura siempre terminan achacando la culpa de la decadencia de los incas, mayas, etc., a la deficiente gestión de sus tierras. Empero conflictos bélicos y epidemias también pudieran ser la causa (….) ¿si la Duquesa Roja tuviera razón?. ¡A saber!.

Cuando llegaron los europeos y comenzaron a escribir sus crónicas, se nos quedó grabada la imagen de que la mayor parte de aquellos paisajes eran prístinos, y/o penas afectados por la acción humana. Y, así,  tal mito se incrustó en nuestros memes, como el narrado por Plinio el Viejo y Estrabón en la Península Ibérica que finalmente se descubrio ue era incierto.  Los científicos partieron de aquella falsa premisa durante décadas y décadas, por lo que los resultados de muchos estudios dieron lugar a conclusiones falsas o banales, ya fuera en historia, ecología, edafología, agricultura etc.

Posiblemente el mayor problema estribe en que conforme se realiza un imaginario viaje por aquellas maravillosas tierras, las fechas atribuidas a los enclaves en los que aparecen y desaparecen tales paisajes agrarios y culturas no coinciden con precisión. Quizás falten asentamientos y restos por descubrir para obtener una visión más nítida, que tan solo emerge ahora entre la neblina del desconocimiento, o como también se dice es “la punta del iceberg”. Quizás las técnicas actuales de datación aún no sean lo suficientemente fiables, pero también pudiera ocurrir que  la Duquesa Roja, tuviera razón (al menos en parte) aunque nadie de la academia ha deseado escucharla. Como veremos luego, Luisa Isabel Álvarez defendía:” Es que ha habido una confusión histórica. Había viajes a América desde los fenicios: los relatos que tomamos por viajes a África ¡eran, en realidad, viajes a América!”.

Los suelos prístinos de Latinoamérica, probablemente no existan ya, o tan solo permanezcan reductos en los hábitats más hostiles y recónditos lugares, siendo por tanto, poco representativos de los que les precedieron en aquella gran masa de Tierra. La cobertura de suelos fue transformada por la agricultura dando lugar a lo que hoy denominamos Antrosoles, Tecnosoles, etc. Estos suelos modificados por el hombre de las más ingeniosas maneras, atesoraban tantas propiedades inducidas que hoy sería imposible clasificarlos en los dos mentados grupos de suelos. Tampoco valen pues aquí los suelos prístinos como referentes del mundo natural antes del advenimiento del impacto humano.

Cuando intentamos buscar referentes prístinos de suelos y vegetación con vistas a observar como los hombres los hemos ido modificando, resulta que, posiblemente, no existan  sensu stricto. Desde hace pocos años tal descubrimiento (porque este sí lo es), ha comenzado a aflorar en la literatura científica. Sin embargo una gran parte de mis colegas aun insisten  “erre que erre” en no hablar de ello. Un bobo llamado Juan José Ibáñez que, para nada es experto en el tema” se interesó por lo que iba cayendo es sus manos, escribiendo numerosos post en su espeluznante bitácora acerca de la etnoedafología y etnoedafología latinoamericana “Un Universo Invisible bajo Nuestros Pies”, almacenándolos en la categoría que denominó “Etnoedafología y Conocimiento Campesino”.

Pues bien, en esta nueva entrega de la saga, os proporcionamos varias noticias, nuevas, y más o menos recientes (hasta octubre de 2018). Algunas han sido escritas en Español-castellano mientras otras en Suajili, ya que según Luisa Isabel Álvarez, a América se la denominaba África, como veremos posteriormente. Puedo entender a Luisa Isabel Álvarez, ¡grande de España!, y “roja de corazón”, cuando se lamentaba debido a que sus estudios e ingentes archivos históricos no eran considerados por los historiadores y otros eruditos, al no ser ella una experta académica con acreditación. Desconozco si lleva razón o no. Sin embargo su impresionante legado merece la pena ser examinado y estudiado con vistas a separar el grano y la paja. Quizás allí se encuentren esperando testimonios que arrojen mucha más luz sobre el tema. ¿Caballeros Templarios en la Patagonia?. ¿Tartessos, la primera civilización occidental en alcanzar América? Quizás, ¡A saber!. Aunque de ser cierto las asincronías temporales que mentamos con anterioridad pudieran así ser  explicables.

Os dejo con todo este abundante material nuevo.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

 
Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,
Categorias: Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia, Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Etnoedafología y Conocimiento Campesino, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, Geografía de Suelos y Megaedafología, Historia de la Tierra y de los Suelos., Los Suelos las Plantas y la Vegetación

¿Puede Una Adecuada Gestión de los Suelo Paliar el Cambio Climático y Garantizar la Soberanía Alimentaria?


pueden-los-suelos-paliar-el-cambio-climatico 

Fuente: Blog la Fulerita

 ¿Tiene usted la respuesta?. ¿Sabría cómo llevarla a la práctica?.  Haga un artículo aparentemente bien razonado y violá (en francés) ¡publicado!.  El artículo que os vamos a mostrar hoy (su nota de prensa) responde con contundencia que sí es posible.  ¿Y por qué no?. Ahora bien ya mostraré otros cuyas conclusiones nos llevan a responder con un ¡no rotundo!. Para otros, ni si, ni no, sino todo lo contrario ¿?. Es decir tenemos opiniones para todos los gustos. Cuando tal hecho acaece, reconozcamoslo: caminamos sin un rumbo fijo hacia una meta que…..

 Cuando ante un problema concreto la comunidad científica se posiciona desde todos los puntos de vista posibles,  en realidad, nos viene a decir que actualmente no tenemos respuesta. ¡Ni idea!, tomando las decisiones oportunas, ya que de otra manera (…..).

 ¿Qué pienso yo?. Opto por la estrategia de leer, pensar, dudar, bostezar, dormir, y finalmente como parece ser materia de gustos, tomo la sabia estrategia de “desojar la margarita”. Sí, no, si, no, hasta que (…). Pero si no le gusta el resultado repítalo al día siguiente. Por cierto, todo dependerá de si comienza con un sí o con un no, a no ser que cada una de esas bellas flores tenga un número de pétalos diferentes ¿?, lo cual si seria materia para redactar un buen “paper”. .

 Os dejo abajo con la noticia en inglés y español-castellano (Soil holds the secret to mitigating climate change: “El suelo guarda el secreto para mitigar el cambio climático”), ya que, en mi opinión es más de lo mismo.  Ahora bien, como edafólogos algunos nos sentiremos felices de decir SIIIIIII!!!!. Ya que, de ser cierto, tendríamos más pasta, prestigio y prebendas. ¡lotería!

 Juan José Ibáñez

Continúa……

 
Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, Prensa y Política Científica, Suelos y Cambio Climático

La acción Humana y la liberación masiva de nutrientes y sustancias tóxicas al ambiente por la minería a cielo abierto


mineria-cielo-abierto-wikipedia

Minería a Cielo Abierto. Fuente: Wikipedia

 Dicen que no hay acción sin reacción. Y desde luego,para el caso de la acción humana en la naturaleza así ocurre, desde tiempos inmemoriales. Cuando era joven, me enseñaron que la alteración física de las rocas, como lo es por ejemplo la crioturbación, facilita a la postre la alteración biogeoquímica de las mismas, por cuanto aumenta la superficie que exponen a la acción de los agentes atmosféricos e hídricos (la denominada superficie efectiva o específica). Es decir, la primera prepara y acelera la segunda que, afín de cuentas, es la principal responsable de la liberación de nutrientes en la superficie terrestre. Actualmente, ciertos expertos argumentan que nuestras sociedades modernas se encuentran removiendo mucho más materiales de la corteza terrestre  que los propios agentes naturales, por lo que es de esperar que también se liberen más nutrientes, al margen, de los que ya desprendemos por otras vías, como lo son la contaminación y la polución. Se trata de un hecho ya conocido, aunque no estimado en toda su magnitud, extensión y frecuencia. Algunos estudiosos del pasado alegan que, en “algunos momentos de la historia de l Tierra”, tras periodos frios, causaron alteraciónes físicas de las rocas más que considerable por gelifracción, induciendo como espesta planetaria otros episodios climáticos cálidos y húmedos, que comenzaron a alterar biogeoquímicamente tanta “superficie efectiva”. Y de este modo, a los océanos fueron a parar ingentes cantidades de elementos químicos, para “eutrofizar” la hidrosfera y afectar seriamente a la vida del Planeta Tierra. Se trata de un hecho que debería ser seriamente estudiado, no sea que nos encontremos en una época de eutrofización masiva debido a los fertilizantes y este tipo de minería, aunque no debemos olvidar otras fuentes antrópicas “por supuesto”.

 La noticia que os ofrecemos hoy, constata el enorme impacto ambiental (al margen del paisajístico) generado por laminería a cielo abierto y sus lamentables consecuencias”. El estudio, realizado en los Apalaches, que os exponemos traducido más abajo, da cuenta del impacto de la actividad extractiva aludida en una cuenca minera de carbón en cimas montañosas. El problema adicional deriva del desprendimiento de ácido sulfúrico, que en todo caso también afecta a la extracción de otros recursos mineros. Como veréis, los autores señalan que, de hecho, puede estar siendo alterado el ciclo global del azufre y, como no, del carbono.  Un ejemplo ilustrativo que os puede servir con vistas a entender la liberación intensa de ácido sulfúrico a la hidrosfera lo podéis leer en el siguiente post:  Fluvisoles tiónicos: Suelos Ácido Sulfatados, que ya se produce en condiciones naturales. He leído sobre este tema de minería con anterioridad, por lo que no puede defenderse que la publicación (entendida por la nota de prensa) atesore una gran originalidad. En cualquier caso os dejo con la misma, ya que puede ser de interés para muchos de vosotros.  Por cierto, no nos olvidemos de la creciente práctica del  Fracking o fracturación hidráulica, aunque no sea exactamente “a cielo abierto” también da cuenta de todo lo que puede ser destrozado lo será. 

Juan José Ibáñez

 Continua…….


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Degradación de Suelos: Contaminación, Degradación de Suelos: Salinización y Acidificación, Fertilidad de Suelos y Nutrición Vegetal, Procesos Superficiales terrestres: Relieve, Geomorfología y Cuencas de Drenaje:

Concurso Escolar y Comic: Desafío Detener la Erosión del Suelo SECS (Día Mundial del Suelo)


2019-erosion-dia-mundial-del-suelo-2019-secs

Es un día para explicar a nuestros alumnos la importancia de evitar la erosión de los suelos ya que la erosión conlleva la pérdida de la capa más fértil de los suelos y por lo tanto puede afectar a la producción de los cultivos” “Edafoeduca_SECS”.

 La Sociedad Española de la Ciencia del Suelo, desde su sección “Enseñanza en  la Ciencia del Suelo “edafoeduca_SECS” ha lanzado la iniciativa: “Concurso de dibujo escolar «Desafío detener la erosión del suelo”, con vistas a la celebración el día 5 de diciembre del El Día Mundial del Suelo. Abajo os ofrecemos toda la información así como el enlace a un folleto que podemos considerar como un comic y que también sienta las bases del concurso “folleto explicativo de la erosión para escolares”. Intentamos ser fieles con nuestro compromiso de incluir material didáctico en español-castellano, y así lo hacemos. Reitero que aunque no se participe, el folleto, se me antoja que puede entrar en la categoría de comic sirviendo como otro recurso didáctico para aquellos  docentes que enseñan la ciencia del suelo en nuestra lengua. Esperamos que os sea de utilidad. Abajo os mostramos la información aludida, que no es más que la que se muestra en Edafoeduca_SECS.

Juan José Ibáñez

Continúa……. Abajo o en …. Edafoeduca_SECS.


Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Año Mundial del Suelo, Documentos sobre Edafología + Instituciones + Enlaces, Notas Breves de Prensa, Pérdida de los Recursos Edáficos: La Erosión