Claves de la Taxonomía de Suelos 2.0. (2014) Traducida al Español


claves-taxonomia-suelos-en-espanol-2014 

Recientemente recibido del Boletín de noticias de la USDA, tal solo haceros saber que ya tenéis a vuestra disposición de libre acceso en Internet las Claves (2.0) de la Taxonomía del Suelo. Os dejo con el contenido original que he recibido sin más palabras para variar, eso sí con alguna mejora ortográfica. Espero que sea del Interés de algunos de vosotros. En caso de que falle la conexión (a mi me ha ocurrido) al pinchar en el enlace que os muestro abajo, copiarlo y pegarlo en un motor de búsqueda como Google y lo adquiriréis.

Juan José Ibáñez

Claves (2.0) de la Taxonomía del Suelo Disponible en Español

La 12ª edición de las Claves de Taxonomía del Suelo fueron recientemente traducidas al español, reemplazando la edición 11. Después de décadas de trabajo con científicos de suelo de todo el mundo, NRCS decidió que era importante sensibilizar y ampliar el conocimiento del valor del suelo y su impacto en todos los aspectos de la vida. Muchos científicos de suelo y otros profesionales de América Latina, Estados Unidos y otros países se beneficiarán de este esfuerzo de traducción para años venideros. Según liderazgo NRCS, la traducción ampliará los horizontes de la taxonomía de suelos de Estados Unidos al permitir que profesionales de todas partes del mundo aplicar e interpretar el sistema de manera más uniforme y consistente. Mientras que los suelos difieren a nivel mundial, la capacidad de aplicar un sistema universalmente comprendido y aceptado es una meta compartida por muchos científicos de suelo. Como las luchas del mundo con el calentamiento global y otros retos ambientales, tener un método universalmente aceptado que puede ser aplicado cuando se abordan problemas de suelo contribuirá a resultados exitosos.

La traducción de las “Claves” al español fue realizada por Carlos Alberto Ortiz-Solorio, María  del Carmen Gutiérrez Castorena y Edgar V. Gutiérrez-Castorena del área de Génesis, Morfología y Clasificación de Suelos, Programa de Edafología, Campus Montecillo, Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas, Montecillo, Texcoco, México.

Siguiendo el trabajo de traducción, la revisión técnica fue realizada por Ken Scheffe, Especialista de la Clasificación de Suelos (Soil Taxonomy) y apoyo editorial fue proporcionado por Jenny Sutherland, Editor, ambos del Centro Nacional de Suelos, Servicio Nacional de Conservación de Recursos Naturales, Lincoln, Nebraska. En este momento, la edición en Español de las Claves sólo está disponible como un PDF descargable en:

http://www.nrcs.usda.gov/Internet/FSE_DOCUMENTS/nrcs142p2_051546.pdf

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,

Relaciones Cuba-EE.UU. y el intrigante obsequio del amigo americano


misil-la-habana

Ya os he comentado en algún que otro post que personalmente no discuto el interés para la humanidad de los avances tecnológicos, sino el uso ambivalente que se puede hacer de los mismos, para el bien y para el mal de los ciudadanos de este planeta. Pero como esta smart sociedad es torpe por naturaleza siempre termina emergiendo la Ley de MurphySi algo puede salir mal, saldrá mal»).

Acabo de recibir de la reseña de un nuevo libro aparecido en España que lleva por título “La comprensión cultural de la tecnología”, en él se clasifica a los ciudadanos conforme sus actitudes frente al progreso tecnológico: (i) los que se creen todo y lo bendicen a ciegas o tecnofílicos; (ii) los que la aborrecen y siempre son tachados de ir contra el progreso, es decir los tecnofóbos y (iii) y quienes apreciando tales avances recelan del uso de los mismo, léase  tecnoescépticos. Pues bien yo soy de los últimos (siempre me toca ser el último de la fila), ya que reitero que la maldad y estupidez de muchos humanos “no tiene fronteras”, ni líneas rojas. No por ser científico debo idolatrar lo que hagan mis colegas; eso es ser borrego, por no apelar al uso del vocablo “idiota”.

El caso que os vamos a narrar hoy resulta totalmente hilarante, como podréis observar en la nota de prensa que os ofrecemos más abajo publicada por el rotativo ”El País” entre otros muchos. Al parecer las relaciones Cuba-EE.UU. han cambiado tanto como para que el ahora, “amigo americano”, les regale un misil con toda la tecnología que oculta. ¿verdad o mentira?. Francamente ni idea, ya que la versión oficial resulta menos creíble que algunos de los argumentos disparatados con los que hemos topado ¡hasta ahora!. Eso sí, nadie desmiente nada, mientras que el misil llego vía aérea hasta el aeropuerto de la Habana, para sorpresa del Gobierno Cubano. Resumamos pues lo leído en la Prensa y que lleva por título “El misterio del misil estadounidense que acabó en Cuba”. Un alto mando militar americano afirmó en una rueda de prensa, para disculparse que “¿Quizás habría que echarle la culpa a Correos?” ¿¿??. ¡Empezamos bien!.

Un milis made in USA fue enviado a España para unas maniobras (ejercicios militares) de la OTAN (NATO). Tras cumplir su misión ¿?, en la base militar de la Rota (Andalucía) fue “cuidadosamente embalado y enviado por carretera a Madrid (quizás mediante un carro tirado por bueyes, para disimular). Desde la capital de España su destino era Fráncfort (Alemania) ¿quizás vía paloma mensajera?, desde donde viajaría a Florida (EE.UU). Pero con esto de la “Internete”, y el ya conocido apoyo incondicional del personal de carga de los aeropuertos (¿cuántas maletas le han perdido a usted y aparecieron en las antípodas?) se produjo un “contratiempo sin importancia”. Pues bien, este viaje  meticulosamente programado Andalucía-Madrid-Frankfort-Florida (¿demasiadas escalas no?), sufrió no un revés, sino varios. Dicen que los responsables “de cargar ese primer avión desde España a Alemania se percataron de que el misil no estaba”, ¡había desaparecido!, ya que alguno de esos traviesos trabajadores de los aeropuertos lo cargaron en un avión de Air France con destino al aeropuerto parisino Charles de Gaulle (Francia), en donde, también según la nota de prensa”, fue clasificado como  como “carga mixta” (¡supongo arma convencional-nuclear; pero si no tenía carga explosiva!) para a la postre embárcalo hacia un vuelo con destino a la Habana.  Imagínense ustedes el estupor del servicio aduanero Cubano. “Muchas gracias, amigos americanos”. ¡Que vueltas de la vida: ¿verdad? Si, y los misiles también.

Aunque obviamente el misil no llevaba ninguna carga explosiva, si contenía toda la tecnología punta  de los artefactos que utiliza el Tío Sam, frecuentemente, en sus “misiones antiterroristas” (no me invento nada, todo se encuentra en la prensa escrita). Y como Cuba había sido por su “presunta” amistad con Corea del Norte y Persia (perdón Irán: ya saben la que “dicen” que deseaba desarrollar bombas atómicas) algunos mal intencionados ahora se lamentan de si fue un error. ¡No compañeros no, que mal pensados sois!. Los “Cubanos tan solo desean utilizarlo en los fuegos artificiales que se celebran en conmemoración de la Revolución. Además, según la prensa las relaciones han progresado mucho: ¡Ya son casi como hermanos!. Se trata de un regalo de buena voluntad, ya que si fuera por las malas, a lo poder lo hubieran lanzado, y con carga.

Personalmente alucino, ya que como cándido ciudadano, pensaba que estos artefactos viajaban en aviones militares.  Pero cómo podemos constar una vez más la economía manda y como hay crisis…… Sin embargo hace unos días os narré la historia de las cuatro bombas atómicas que cayeron “por accidente” en 1966 sobre Andalucía(¡otra vez Andalucía!) que debe ser un espacio geográfica de enorme interés turístico (perdón, valor estratégico) sin que se supiera todo realmente ocurrido (tan solo rumorologías) hasta otoño de 2015, cuando los ciudadanos comenzamos a recibir “algo” de información veras.

Si usted abre un día el buzón de correo y se encuentra una bomba química o biológica, papeles con secretos inconfesables de la CIA, o regalos de esta guisa, no se moleste le dirán:  ¡Perdón ha sido un error involuntario de correos!. Sin embargo, si lo que encuentra es un cheque por valor de 10 millones de Euros al portador, inmediatamente irán a requisárselo, o peor aún le acusarán de corrupción, evasión fiscal o a saber que otro delito.

Resumiendo, cuando le digan que ¡estamos seguros!, o que nuestros servicios de inteligencia nacional velan por su seguridad, y peor aún, que la tecnología resolverá en el futuro todos nuestros problemas de la humanidad, no se lo crea, todo es falso. Somos torpes por naturaleza, y las películas de espionaje tan solo una broma del amigo americano. De ahí. la enorme cantidad de muertos que se producen por el “fuego amigo” y que a veces son más numerosas que las del infligidas por el enemigo. De aquí el sabio refrán popular (mucho más que la “sublime inteligentia militar”) “que reza: “Dios mío, cuídame de mis amigos, qué de mis enemigos me cuido yo”.

Una de Galenos: La Observación empírica no vale para nada

Acabo de sufrir un casi amargo desencuentro con la clase médica que anda también un tanto desnortada. Un ser querido ha sufrido por tercera vez un problema de salud muy grave, que casi acaba en tragedia. Llevaba tiempo acompañándole(a) en sus paseos para recuperarse de una más que seria intervención quirúrgica, viendo día sí, día también, los síntomas que padecía hasta que vino el desgraciado suceso. Le expliqué a los galenos que atendían a esta persona en el servicio de urgencias de un gran hospital los recurrentes signos que nadie me podría rebatir, y que también observaron otros varios amigos. Inocentemente esperaba que tomaran buena nota ¡Pero no!: ¿Cuál fue su respuesta?. ¡Lo que usted apunta es imposible, no hemos visto nada en las imágenes de escáneres, que pudieran dar lugar a esos episodios y bla, bla, bla. Lo que yo personalmente y otro amigos habíamos visionado eran para ellos fantasías. Resultan ser tan incompetentes que al ponerse una bata blanca ya se creen que la sabiduría les ilumina por inspiración divina (muchos científicos también). Si cientos de observaciones empíricas reiteradas y sin excepciones, son totalmente imposibles quien falla: ¿las imágenes, los múltiples observadores de tan extraordinario y paranormal fenómeno? ¡No!. Simplemente muchos médicos son realmente ignorantes (por no decir incompetentes) al creer que en las tomografías y bla, bla, bla, se observa todo (demencialmente tecnofílicos), que son más reales que la realidad misma. Miles de casos atestiguan lo contrario, y yo ya he sufrido varias veces, el ¡síndrome de estas estampitas! De aquí mi tecno-escepticismo. Cuando la tecnología, siempre en progreso y mejorable,  reemplaza tanto a la observación reiterada y pertinaz, como  al sentido común, no puedo más que pensar (“como otros”) que andamos muy descarriados. Claro está, que es mucho más cómodo creerse lo que se ve en la imagen, sentado plácidamente, que ponerse a pensar hasta dar con el problema de los de los pacientes, que somos los que les pagamos sus sueldos y sufrimos en esos momentos. Además de incompetentes vagos mentales. Y van ya muchas así, mías y ajenas.  No sigo porque se me calienta la pluma…..

Os dejo con la noticia para que la leáis y comprendáis en manos de quienes estamos: ¡todos!: ¡Que Dios nos pille confesados!, como se suele decir.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Científicos Creativos e Innovadores: El extraño caso de Vladimir Markovich Fridland


vladimir-fridland-uno-de-sus-mapas 

Imagen de un mapa elaborado por V.M. Fridland. Fuente EU Soil Portal. JRC. UE

Vladimir Markovich Fridland (1919-1983) fue en mi modesta opinión una de las últimas grandes figuras de la edafología Rusa, por la que ya le dediqué dos post. (i) Precursor de los Análisis de los Patrones Espaciales de Suelos: Homenajeando a V. M. Fridland y (ii) Las Clasificaciones de Suelos y Nuestro Homenaje Póstumo a V. M. Fridland, por lo que no volveré a alabar su figura.

Sin embargo, el caso de Fridland es uno de esos que resulta muy difícil de explicar tanto desde la perspectiva de la en filosofía como de la sociología de la ciencia. Vladimiro, era enormemente creativo, por su cabeza debían pasar nuevas ideas a la velocidad de la luz. Editó varios libros, como dos que recojo abajo que fueron traducidos al inglés. También escribió algún que otro artículo, que también os añado al final de esta entrega. Más aun, autores norteamericanos intentaron difundir sus ideas en EE.UU. mediante otras monografías narradas por ellos ( F. D. Hole y J. B. Campbell: Soil Landscape Analysis, 1985).  Vladimiro aportó una enorme cantidad de procedimientos para el análisis espacial de las coberturas edafológicas, incluyendo diversos índices, como uno de edafodiversidad. Varias de sus herramientas podían y debían haberse aplicado a la representación de la cartografía de suelos. Tales propuestas matemáticas no resultaban ser nada  difíciles de comprender e implementar, precisamente. Fridland aún sigue siendo una figura relevante citada en numerosas publicaciones, pasando a los anales de la historia de la filosofía. Sin embargo, para su desgracia, y quizás para la de todos, sus alabadas ideas no fueron aplicadas (quizás algunas en lengua rusa, pero que no han trascendido a occidente). No se trata de uno de esos casos que ya explicamos con anterioridad en nuestro post sobre lasbellas durmientes”, ya que nunca estuvo dormido.

Y aquí topamos con un enigma. Si casi todos los edafólogos alaban la figura de Vladimiro, si sus propuestas metodológicas fueron tan sencillas….. ¿Por qué nadie intentó testarlas, corrobóralas/refutarlas y mostrar/desmontar su potencial heurístico?. Resulta difícil de explicar que existan científicos reconocidos, incluso afamados, pero a los que sus colegas soslayaron de facto, que no de palabra. Es decir, al menos en occidente, nadie, que yo sepa, puso en práctica los procedimientos de análisis espacial que nos legó, si bien los avalaron. Vladimiro no formaba parte del establishment de la ciencia del suelo, al encontrarse al otro lado del telón de acero (el mundo comunista) 

Resulta curioso también quese le cite en muchos libros y monografías, pero muchos menos en artículos publicados en revistas indexadas. Dos tipos de publicación dos grandezas distintas?. Cada día entiendo menos la dinámica de las citaciones. Podría ser que los expertos a la hora de publicar nos fijemos más en las propuestas que defiende el poder establecido (y que de facto forma parte de los comités editoriales),  que en otras que aun siendo más ingeniosas pueden no interesar a los editores y revisores. ¡Mal asunto! ¡Materia de reflexión!.

Seguramente existan otros casos como el suyo, en una multitud de disciplinas científicas. Sin embargo, yo no he leído nada sobre investigadores cuyo paso por la ciencia sea de tal guisa. Muchos grandes científicos fueron ignorados en su momento (Fridland no), y por tanto sus obras también (a Fridland no le ocurrió nada parecido). Existen casos de héroes visionarios cuyas ideas no fueron  testadas, o por falta de instrumental o porque sus elucubraciones no fueron entendidas por la comunidad científica de su época, pero tampoco es el caso de la obra que nos legó Fridland.  Podría alegarse que por ser Ruso fue un poco marginado en el mundo anglosajón. Sin embargo tampoco es el caso de Fridland, por cuanto dos influyentes expertos  norteamericanos, como Hole y Campbell alabaron detalladamente sus contribuciones, no mucho tiempo después de su fallecimiento. Realmente, hasta donde yo he alcanzado a leer, a lo largo de más de 40 años, no he conocido un caso parecido.   Sería algo así como un autor de obras de teatro, al que todos los críticos alaban, pero que nadie puso sus creaciones en escena.

Este es el extraño caso de  Vladimir Markovich Fridland. ¿Alguien conoce otro igual?. Supongo que debe haberlos pero…… En mi opinión algunas de sus obras más influyentes son las que abajo os redacto. Me gustaría conocer tener noticia de  casos similares. ¿Alguno de vosotros puede informarme?. Realmente ya no se si muchos científicos logran ser famosos porque nacen de pie, mientras que a otros le ocurre lo contrario.  Tengan por seguro de que, de haber sido escuchado, hoy los mapas de suelos serían diferentes, así como que yo mismo no sería reconocido como el fundador de los estudios de edafodiversidad. ¡Más sincero no puedo ser!.

Y lo dicho, hay razones científicas que la razón pura no entiende.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,

Suelos hídricos según la USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.)


wetland-soils-usda

Página Web de la USDA NRCS

En un post precedente humedales y suelos hídricos ya os comentamos las iniciativas y problemáticas para encasillar estos suelos en las  nuevas taxonomías edafológicas. También os recordamos un post que redactamos hace ya muchos años a este respecto: Suelos Hídricos o Suelos de los Humedales según la Taxonomía Americana”. Como desde entonces ha llovido mucho os prometimos traducir al castellano el material más esencial de la página Web de la USDA  Hydric Soils. Y ya ha llegado el momento.

Suelos hídricos: “Un suelo hídrico es un suelo que se formó bajo condiciones de saturación, inundaciones, o encharcamiento durante el tiempo suficiente en la  temporada de cultivo como permitir que se produzcan condiciones anaeróbicas en la parte superior del perfil del suelo” (59 Fed. Reg. 35.680, 07/13/94)

Juan José Ibáñez

Pero sigamos…….

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

¿Qué es la Ciencia?: ¿Lo Sabemos los Científicos?


juanjo-ibanez-monasterio-de-guadalupe

Hospedería del Monasterio de Guadalupe. Sierra de Guadalupe, Cáceres, España

Una historia sobre la que reflexionar muy seriamente. Una Respuesta desconcertante a una pregunta inquietante. Comienzo este post partiendo de una de mis columnas habitual en la revista Biólogos, ampliándola.

Entro en el aula de la Universidad o en la sala de disertaciones de un congreso, según proceda. Me pongo delante del público o colegas y espeto: ¡todos ustedes sabrán sobradamente que es la ciencia ya que llevan años aprendiendo, enseñando o investigando! ¡Por favor que levante la mano quien aún dude en que consiste la actividad científica! ¿No tienen dudas? ¡Veamos!, señalo con el dedo a uno de los asistentes y pregunto: ¿Qué es la ciencia? El interrogado suele comenzar a sentirse incómodo balbuceando antes de responder a tan “aparente” trivial pregunta. Seguidamente se escuchan palabras sobre ¡búsqueda de verdad!, ¡objetividad!, ¡realidad!, ¡cocimiento realmente probado! Rápidamente voy desmontando sus propuestas apuntando sus debilidades y sin sentidos.

¡Vaya!, ¿con que aún no sabemos lo que es la ciencia tras varios años estudiando una carrera de ciencias o ingeniería? ¿Cómo es posible?, les digo si estoy delante de universitarios. Sin son profesionales más vale no provocar más. Volvamos a las aulas universitarias, ya que este tema lo presento el primer día de clase. ¿Pero al menos sabrán que diferencia a la ciencia de otras ramas del conocimiento humano, no? Desarbolados por la primera pregunta comienzan sus tribulaciones. ¡Silencio! Tras volver a interpelar a los asistentes individualmente afloran reflexiones vagas, titubeos y respuestas del tipo: ¡discernir la verdad de la superstición!, etc. Obviamente entre los profesionales este escenario es altamente improbable, soliendo pronunciar rápidamente “el método. Raramente algún estudiante respondería así, en la asignatura que imparto sobre “metodología de la investigación científica”.  Sin embargo, ya se trate de un colectivo u de otro, prácticamente nadie sabe responder cuando les vuelvo a preguntar: ¡Por tanto!: ¿Qué es el método científico? Y vuelta a las andadas.

Y seguidamente continuo: ¿saben lo que es la filosofía de la ciencia? El vocablo “humanidades” surge rápidamente entre el público. ¡Pues ni sí, ni no!, respondo. ¿Sabían que la mayor parte de los filósofos de la ciencia son/eran matemáticos y físicos? ¡Silencio!. Y de este modo entro de lleno en la materia, con independencia del colectivo que tenga delante.

Aunque parezca sorprendente, esta es la situación habitual, aquí, y en la Conchinchina.  ¿Cómo es posible? Simplemente porque…..

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Los Pesticidas y los Organismos del Suelo (los agrotóxicos)


dispersion-de-pesticidas

Dispersión de pesticidas en el medio ambiente. Fuente: ThisLand

A través de una revisión de más de 800 artículos científicos y 150 estudios de efectos directos, los especialistas concluyen que pesticidas como (…)”, así reza una de las sentencias de la nota de prensa que analizamos hoy y que lleva por título: “Los pesticidas sistémicos atacan a las especies beneficiosas para el medio”. Quizás dentro de pocos años tengamos que parafrasear un antiguo refrán y alegar que “quien a pesticidas mata por pesticidas muere”. Porque una cuestión es utilizar productos tóxicos para la vida en condiciones muy especiales y otra bien distinta aplicarlos masivamente, contaminando toda la cadena trófica mundial, incluidas las  especies de los océanos y hielos polares. Desconozco si se ha comercializado algún agrotóxico que  afecte exclusivamente a la peste o plaga en cuestión sin dañar el resto de la biosfera. En general ya sea directa o indirectamente, terminan siendo nocivos, “de alguna manera” para otros organismos beneficiosos, así como la flora y la fauna en general. Como norma, aunque su aplicación sea puntual geográficamente, terminan dispersándose por doquier  incluso por el viento al arar el suelo y suspenderse partículas en el aire. También se ha demostrado hasta la extenuación que contaminan las aguas (corrientes y subterráneas) y así, de una u otra forma, también el agua que bebemos, dañando nuestra salud poco a poco. ¿Y qué decir de su acumulación en los tejidos de los vegetales y animales que consumimos como alimentos? Podemos parafrasear otro refrán alegando que el planeta sufre una toxificación silenciosa, en recuerdo de aquél libro seminal, escrito en los años sesenta del siglo pasado,  que nos alertaba de este problema y que llevaba por título La Primavera silenciosa. A pesar de que diversos medios de comunicación, prensa científica, ciertos investigadores y multinacionales  siguen defendiendo a ultranza los venenos mentados, como aún se pueden leer en numerosos rotativos, por desgracia.  Os recuerdo que en una ocasión ya os comenté, por circunstancias que no voy a narrar aquí,  como al laboratorio de nuestro entrañable amigo Antonio Bello Pérez, llegó un plaguicida que  se iniciaba comercializar por una archiconocida multinacional en su pack, para la producción de vegetales transgénicos. Según aquella empresa, que sigue vendiendo estos productos por doquier, el agrotóxico era rápidamente biodegradado no generando daño alguno al medio ambiente. Antonio testó aquella afirmación. ¿Resultado? Dejaba el suelo más esquilmado de vida que la litosfera selenita. Obviamente no volvieron a contactar con él. 

El problema estriba en que la agricultura industrial, hoy por hoy, se requieren estos venenos. Como corolario debemos inferir que este portento de la tecnología contemporánea, en el mejor de los casos, ofrecería alimento por un lado y muerte por otra. ¿Son pues la solución a la demanda mundial de alimentos?. Sin embargo en el caso de los agrotóxicos ocurre como en otras muchas prácticas que afectan a la salud de la biosfera y la humana, ya hablemos de los transgénicos, etc. Las multinacionales son “poder” que tan solo busca beneficios económicos, pero cuya influencia en la economía mundial deviene en colosal y sus formas de intoxicar la prensa científica innumerables. En cualquier caso: ¡da igual!. Si nos atenemos a exponer como un mero ejemplo al mundialmente reconocido caso del calentamiento climático, las conclusiones son obvias. Los políticos se reúnen y se exhiben periódicamente con vistas a que el publico crea su sibilina preocupación, mostrando las mejores intenciones para, a la postre, no mover ni un dedo con vistas a solucionar el problema los graves males medioambientales que nos afectan. Abajo se nos informa de un hecho archiconocido, aunque no por ello menos inquietante. En el caso del sistema suelo, por ejemplo, estos productos dejan a la comunidades microbianas como una bomba atómica al caer sobre una ciudad. Empero como los bichitos suelen poseer periodos de vida cortos, la recuperación se nos antoja rápida, si bien, en realidad, la biota edáfica tarda en recuperarse decena o más generaciones, sin que ello signifique que el problema deje de persistir si no desaparece (se descompone) el agrotóxico.  Simplemente la evolución en ellos es más rápida debido a sus breves ciclos de vida, mediante  mutación y flujo horizontal de genes. Y así  más pronto que tarde aparecen cepas resistentes a estas mortíferas sustancias,  algunas de las cuales darán lugar a las temidas multiresistencias nosocomiales (intrahospitalarias). Empero no ocurre lo mismo con otras muchas especies vivas, que a la larga terminan muriendo, ya sea directamente ya por bioacumulación de la cadena trófica. ¿Y qué ocurre cuando son exportados por las aguas y el viento? Simplemente que “contagian” por esta dichosa lacra a ecosistemas muy lejanos. Por tanto el problema deja de ser local, sino global. ¿No puede la agricultura industriar solucionar el problema?. Entonces, si deseamos una mejora de la salud de la población y la sobrevivencia de la vida de la maravillosa biosfera que poseíamos no habrá más remedio que inventar/desarrollar/rescatar otro tipo de tecnologías. ¿O los agrotóxicos o la vida?. Esa es la cuestión. Todo parce apuntar a que nos acercamos e ese momento en que inevitablemente la humanidad debe cambiar de estrategia. Eso si la espera se me antoja interminable.  ¿Será demasiado tarde?.

Estos agrotóxicos son venenos, se mire por donde se mire, aunque a veces si puedan utilizarse como remedio, en ciertas circunstancias muy especiales. Ahora bien, ¿es este remedio peor que la enfermedad?. Quizás a corto plazo no, pero con el tiempo, disponemos de mil y una evidencias que así lo demuestra. A las pruebas me remito. Os dejo con las contundentes conclusiones de este exhaustivo estudio

Juan José Ibáñez  Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , , ,

Diversidad de suelos y calidad del vino (Terroir)


champagne-philippe-glavier-cramant_terroir

Fuente: Champagne Philippe Glavier

Ya os hemos hablado de los Los Paisajes Culturales (Ecología del Paisaje y Geografía Regional). En mi opinión, aunque no soy experto en los denominados Terroir, estos son una especie de espacios geográficos que comparten el territorio, tanto en lo ambiental como en lo cultural, incluyendo los usos tradicionales del paisaje, y todos los recursos que albergan. Antes de la homogenización del paisaje , fruto de la agricultura industrial, conformaban un patrimonio que diferenciaba unas culturas campesinas de otras. Como ya os comenté  en estos dos enlaces previos, en las tierras milenariamente antropizadas, resulta casi imprescindible apelar a la geografía tanto como a la ecología y antropología con vistas a interpretar la ecología del paisaje. Se puede leer mucho en Internet acerca de los Terroir cuando se habla de la cultura del vino, aunque su concepto no deba ceñirse exclusivamente a esta última.  

La domesticación de un paisaje y su fusión con el paisanaje es tan palmaria en los terroir, que se me antojan unidades de estudio esenciales. Cada terroir atesora su propia idiosincrasia fruto de una historia y una naturaleza común. La primera moldea al segundo y viceversa. Lamentablemente nos hemos casi olvidado de los mismos en los estudios de ordenación territorial. Muchos extranjeros que visitan España, se asombran de la enorme diversidad cultural que atesora incluso en distancias muy cortas, de pocos kilómetros. Al parecer en el mundo anglosajón no ocurre lo mismo, si bien no dudo que tal hecho acaezca en otros muchos países. Aquellas culturas campesinas no vivían aisladas, aunque en materia agropecuaria y paisajística repartían el espacio de una forma mucho más diversa que la actual.

Resulta chocante que mientras que la economía capitalista sugiera a los empresarios que diversifiquen sus producciones, como medio de hacer frente a posibles riesgos naturales y las veleidades del mercado, en agronomía se siguiera el camino opuesto durante más de sesenta años, homogeneizando el espacio y, como corolario, reduciendo de paso su biodiversidad y valor estético. Todo ello va en contra de los principios ecológicos que atañen a la diversidad, pero también a la resiliencia económica.

El otro día me encontré con una página web, que versaba sobre un determinado terroir del vino, en Francia. En ella, se hacía gala de como su gran diversidad de suelos o edafodiversidad favorecía la producción de buenos “caldos” (controvertida palabra, dicho sea de paso, para referirse a los vinos). La relación entre la producción vitícola de calidad y la edafodiversidad, se me antoja lógica, aunque como no son ni experto ni en viticultura ni tampoco en enología (por desgracia) tampoco puedo aseverarlo. Simplemente supongo que cuanta mayor sea la variedad de suelos y tipos de uva, más probabilidades habrá de elaborar mejores vinos, bajo un clima determinado. del mismo modo a mayor diversidad, de existir una alta variabilidad climática, unos suelos pueden responder mejor que otros según los avatares de la meteorología, Abajo os dejo el enlace y la traducción al castellano del breve texto que incluía. Eso sí, estoy seguro que lo mismo debiera ocurrir con otros de los maravillosos productos que nos ofrece la madre tierra.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,

Los Bosques Amazónicos: ¿Paisajes Prístinos o Paisajes Culturales?


bosque-amazonicogeoarqueologia-amazonica 

Bosque de Lluvia amazónico. Fuente: World for Travel y Descubriendo el pasado de los paisajes y pueblos amazónicos. Fuente: Mail Online

El ser humano ha modelado prácticamente toda la biosfera. Difícilmente podemos hablar de paisajes prístinos, sino culturales, incluso en los bosques tropicales lluviosos de la cuenca amazónica.

La perturbación por la acción del hombre de los ecosistemas forestales ha sido menormente diversa, desde su total erradicación, hasta el incremento de la biodiversidad de los mismos. Así por ejemplo, en la Europa mediterránea, la denominada por Paco González Bernáldez “frutalización” del bosque viene a recordarnos que, a lo largo de la historia las culturas que habitaron en estos ambientes, eliminaron las especies arbóreas que menos les interesaban, preservando las que les ofrecían mayores beneficios, fomentando en los espacios sabanoides resultantes, la creación de pastos y/o policultivos. En consecuencia las masas forestales perdían biodiversidad de las especies leñosas, pero dando lugar a sistemas agrosilvopastorales, que no agroforestales, muy diversificados. En este post mostraremos la asombrosa historia de los paisajes amazónicos en un pasado no muy lejano.

Ya hemos explicado en numerosos post, como conforme a la geoarqueología, etnoagricultura y etnoedafología progresaban, iba poniéndose en duda el mito de la Amazonía pristina, como fue el caso, entre otros, de nuestra entrega dedicada al explorador Francisco de Orellana y la enmienda actualmente conocida como biochar

Willian Baleé (año 2000) explicaba en un interesantísimo artículo publicado en la Revista Mundo Científico, como a la hora de comprender la biodiversidad del Amazonía se ha soslayado el factor humano, es decir el papel de sus pueblos indígenas con vistas a fomentar la biodiversidad que hoy observamos, y que incluso podría ser mayor de la acaecida hace siglos tras la desaparición/desorganización de muchas de aquellas culturas. Los pueblos aborígenes amazónicos cultivaron extensas superficies de la cuenca amazónica, desde hace al menos 6.000 años, siendo la domesticación de especies, la formación de campos elevados y la creación de suelos antrópicos sobre ellos, prácticas muy comunes que terminaron por aumentar la biodiversidad. Como mínimo,  muchos de los puntos calientes o hotspots de biodiversidad de esta región aparecen sobre antiguos suelos antrópicos, sitos en campos elevados. Hablamos de lo que se ha denominado agricultura forestal, y que tiene que ver con el concepto de reservas extractivas, puesto de moda durante la última década del siglo XX. Se supone que durante los recorridos y cambios de asentamientos, aquellos pueblos indígenas llevaban consigo ciertas especies de cultivo (u otras con distintos fines, como para la obtención de ciertos medicamentos, fibras, etc.). Tales semillas debían ser sembradas tras desbrozar parte de la vegetación natural, aunque dejando intacta en su mayoría. Del mismo modo, o en combinación, los campos elevados resultaban ser nuevos hábitats originados por el hombre, con vistas a mantenerse fuera de los estragos de las inundaciones estacionales de los caudalosos ríos, típicos de la región. Ahora bien, posiblemente también tuvieran cabida algunos manejos que erradicaran toda la cubierta arbórea. Lo mismo puede decirse de las chamiceras, si bien su extensión parecía ser mucho menor que la que se produjo tras la denominada colonización.

Reiteramos que en el mentado artículo se menciona como muchos puntos calientes de biodiversidad se ubicaban en enclaves elevados (frecuentemente con obras para favorecer el drenaje) cuyos suelos se habrían formado por la progresiva acumulación intencional de materiales ricos en carbono orgánico (Antrosoles). Por tanto, las remociones de suelo para formar hábitats no inundables permitían que los asentamientos y los cultivos más importantes no terminaran por ser sumergidos o dañados. Se trata de un tema que aún sigue siendo motivo de debate, aunque, como veremos a continuación, se acumulan numerosas evidencias a favor de que la cuenca amazónica resultaría ser un paisaje cultural y no un paraíso prístino.

Más allá del Jardín del Edén    

Recientemente, nuestro colaborador Régulo León Arteta, me envió un trabajo recientemente aparecido en una revista de las denominadas de prestigio, publicado por investigadores brasileños que ponía cabeza abajo y patas arriba hasta las perspectivas más osadas sobre la naturaleza prístina/cultural de la región amazónica en su sentido más extenso (incluyendo desde el Orinoco hasta la  parte norte de la América Austral, etc.). Tal material se encuentra en acceso abierto, por lo que al final de este post os dejo el enlace con vistas a que lo podáis leer con detenimiento. Clement y colaboradores, el año de gracia/o desgracia de 2015, parecen demostrar, haciendo uso de una bibliografía extensísima, una perspectiva diametralmente opuesta a la que sostenía la naturaleza prístina del paisaje amazónico. Según estos autores, desde el Holoceno medio, los pueblos indígenas de esta maravillosa región comenzaron a desarrollar una agricultura que, a la postre, culminó en una insospechada hasta ahora revolución agraria y cultural, que dista mucho del panorama que han venido ofreciendo, tanto  la prensa científica como la divulgativa. Y así se culminó con una estructuración político-social de gran alcance que vinculaba a diversos pueblos aborígenes de etnias distintas. En consecuencia, el Amazonía debiera entenderse como un paisaje cultural y centro de domesticación de diversas plantas y animales, en cuya transformación intervinieron numerosos pueblos (pertenecientes, entre otras, a las familias lingüísticas Arahuaca, Pano, Tupi-Guaraní, Caribeñas y Tipití). De nuevo, según estos autores, aquellos paisajes culturales debían/podían alimentar a bastantes millones de personas, estando repletos de los más diversos tipos de gestión del suelo y el vuelo. La extensión de las terras pretas llegó a alcanzar el 3,2% del territorio, aunque  también crearon otros suelos antrópicos con menor contenido de materia orgánica, obras hidráulicas, canales, lagunas con fines piscícolas, extensas redes viarias que facilitaban los intercambios comerciales y un largo etc. Si bien los asentamientos más sofisticados bordeaban las grandes arterias fluviales, no es menos cierto que otros de menores dimensiones alcanzaron los interfluvios de las cuencas de drenaje. La gestión del territorio, como también acaeció y aun lo hace en otras muchas culturas y regiones del mundo, era de naturaleza centrípeta, es decir cerca de las aldeas se ubicaban los cultivos más productivos (sobre los suelos antrópicos más oscuros por su enriquecimiento en carbono), siendo la gestión más laxa (y menores las enmiendas de materia orgánica aplicadas al medio edáfico), conforme se alejaban del poblamiento.  De hecho, la Península Ibérica y otros paisajes los paisajes culturales atesoran estas mismas y lógicas características.

Continúa……..

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , ,

La Biodiversidad de los Hongos del Suelo a Escala Global


diversidad-hongos-del-mundo

Mapa de la Diversidad de especies de hongo en el mundo tomada de Plant Biology Tecahing Resources. Fuente Original : ScienceMagazine. Imagen inferior. Fuente: Macrofungi of the Guiana Shield

 El artículo y nota de prensa que analizamos hoy ofrecen una idea general sobre la diversidad y patrones espaciales de los hongos del suelo a escala global. El estudio constata como la famosa Regla de Rapoport sobre el gradiente latitudinal de especies también es validada en el caso de los hongos del suelo, es decir que su riqueza aumenta más o menos constantemente desde los polos al ecuador, con ciertas excepciones (lo cual también es habitual en otros taxa: excepciones que confirman la regla). Del mismo modo, los autores parecen haber comprobado que la riqueza de estos organismos se encuentra más condicionada por el clima y los tipos de suelos que por el número de hospedadores que habitan en un lugar.  Más aun, como ya comentamos al hablar de las plantas vasculares  (se pensaba que habían sido descubiertas y catalogadas 1.000.000 de especies, cuando en realidad estudios recientes han rebajado tal cifra hasta 400.000) la diversidad fúngica catalogada hasta la fecha no respondería a la realidad, existiendo muchas menos especies de las que se creía. Existen otros datos de interés que he traducido del maldito suajili al honorable español, y os los muestro en la parte final del post, ya que el artículo original se encuentra en acceso abierto. Considero que se trata de un trabajo muy interesante para mostrar la diversidad de hongos en el mundo, aunque investigaciones posteriores puedan modificar/alterar el paisaje conceptual defendido por los autores en el presente estudio. ¡Que lo disfrutéis!. Digamos finalmente que otros investigadores han defendido que la diversidad de las especies que habitan en el suelo no seguía la  Regla de Rapoport. ¿En que quedamos?. ¿Qué conclusiones extraer?.  ¿Estamos dando palos de ciego?. Tengo la impresión de que así es.

Juanjo Ibáñez   

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

El día que cuatro bombas atómicas cayeron en los suelos y aguas del sureste español (El Amigo Americano)


contaminacion-nuclear-palomares

Fotos: Greenpeace, El País, forocoches  y “Manuel Fraga y el embajador de EEUU en España disfrutando de un baño ¿radioactivo? en Palomares” Fuente: Que.es!

Yo tenía alrededor de los once años cuando  a las “10.22 horas del 17 de enero de 1966”, cuatro bombas termo-nucleares cayeron en la provincia de Almería en el SE de España. En ese preciso momento un bombardero B-52 de las fuerzas norteamericanas, armado con estos juguetitos, 75 veces más potentes que las que lanzaron en Hiroshima (segunda guerra mundial), y un avión cisterna KC-135 chocaron en pleno vuelo durante una maniobra para el suministro de combustible. Tan solo recuerdo como en la Televisión Española se visionó a un ministro español y al embajador norteamericano bañándose en la playa para demostrar que no había ocurrido nada. ¡Falso, rotundamente falso!. Desde entonces tanto a la opinión pública española, como a la internacional se le hurtó cualquier información de lo acaecido. Os lo vamos a contar hoy, utilizando dos noticias de los rotativos Público y el País, así como alguna otra información adicional. Por zaquel entonces, bajo la dictadura fascista, cualquier información era censurada, mientras que las investigaciones llevadas a cabo estaban sujetas a un estricto “top secret”.

 Se puede alegar que fue casi un milagro que no ocurriese una tragedia de enorme magnitud. Empero en aquellos lares decenas de miles de metros cúbicos de suelos contaminadas por plutonio aún permanecen enterrados bajo unos pocos centímetros de tierra acarreados por los militares yanquis, de origen africano y latino ¿sin comentarios). En racismo seguía (¿sigue?) siendo el mismo que cuando EE.UU. declaró la Guerra a España en Cuba después de montar la pantomima del hundimiento del acorazado USS Maine en el Puerto de la Habana, 1898. Curiosamente en aquel navío tan solo permanecía esencialmente personal afroamericano en el trágico momento.

De aquellas cuatro bombas atómicas una calló en el mar y “dicen” que fue recuperada intacta, como otra que fue a impactar en el lecho que bordea el  río Almanzora, que por las condiciones blandas del terreno, retuvo afortunadamente su “inocua” carga intacta.

Otra de las bombas, fue localizada al oeste de Palomares, en un cerro desértico. Su impacto produjo un cráter de seis metros de diámetro y dos de profundidad, mientras que sus restos se esparcieron hasta 90 metros de distancia. Parte del combustible nuclear se dispersó por la zona. Otra de las cuatro golosinas fue a parar al casco urbano del pueblo de Palomares. Milagrosamente de nuevo, nadie murió mientras trozos del avión que acompañaban el caramelo envenenado llovían con ruidoso y fulgurante resplandor, como podréis leer en parte de las noticas de prensa que abajo os reproducimos.  En este caso, como en otro de los anteriores tan solo estalló, el explosivo convencional. Sin embargo, también se produjo una fuga de plutonio. La cuarta que fue a amerizar en las aguas del litoral produciéndose otra nueva fuga del mismo elemento radioactivo. Ambos gobiernos negaban casi todo y no entraremos en más detalles, ya que podéis leerlo en las notas de prensa que abajo os reproducimos. El antiguo imperio español, bajo el yugo del franquismo, era ya un fiel lacayo, por no decir perrito faldero, del emergente y poderoso Imperio Americano.  Y desde entonces poco se ha sabido (…..). La fuga radioactiva de la bombita de Palomares tuvo necesariamente que afectar a los suelos, cultivos y población “de alguna forma” (obviamente no muy grave), aunque la versión oficial ha negado cualquier repercusión hasta hace poco tiempo.  De no ser así, ¿Por qué se desplegaron más de mil soldados yanquis para enterrar las evidencias bajo toneladas de suelo y regolito, junto con el material para realizar tales tareas?

Hace unos diez o doce años, me encontraba en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, versión moderna de la antigua Junta de Energía Nuclear española, en el tribunal de una oposición cuando me encontré con una antigua amiga, a la que habían encargado parte de un estudio sobre la contaminación radioactiva de los suelos de Palomares. Me comentó la tarea, obviamente sin decir nada más (secreto del sumario), pero haciendo un gesto con la mano que equivaldría a  un “el tema es muy, pero que muy serio”. Ya fuera por pleitesía hacia el amigo americano, o mejor decir hacia el americano impasible), ya por la incapacidad de los sucesivos gobiernos  españoles para hacer cumplir con sus responsabilidades a EE.UU, hasta finales de 2015 no se ha llegado a un acuerdo para que estos último se lleven tales ingentes cantidades de tierras, “dicen” que a su país de ensueño (“disneyland“). La operación  supondrá unos 640 millones de euros (ver más información abajo), aunque “según algunos periodistas y expertos”, el acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos adolece de bastantes lagunas. ¡Medio siglo; 50 años!, se han tardado en desclasificar los documentos secretos y que los ciudadanos conozcan, “al menos, parte de la verdad” de lo realmente acaecido. Recientemente se ha publicado el libro La historia secreta de las bombas de Palomares, en el cual dicen que se explica lo ocurrido. Yo personalmente considero que en estas situaciones la verdad genuina no se sabrá nunca, aunque algo es algo.

Abajo os dejo parte de ambas notas de prensa, aunque os recomiendo que las leáis  enteras en los periódicos mentados, ya que tan solo he reproducido parte del contenido de los mismos. Accidentes como los de Three Mile Island, ChernóbilFukushima, son solo algunos de los casos que conocemos, pero ha habido mucho más de los que creemos, como me han corroborado colegas cuyos países, durante la guerra fría, se encontraban al otro lado del telón de acero.  En este sentido os recuerdo un desgraciado evento que ya mencioné en una ocasión. Ciertas parejas españolas (como supongo que también ha podido acaecer en más países) adaptaron hijos de alguno de aquellos países comunistas, y  poco después de arribar a España para disfrutar de una vida mejor, comenzaron a desarrollar enfermedades producidas por contaminaciones radioactivas adquiridas en sus lugares de nacimiento.

Resulta palmario que nadie puede evitar este tipo de situaciones inesperadas. Algunos de vosotros pensaréis que actualmente se han tomado medidas y mejorado las tecnologías. En un post que comienzo a redactar ahora os mostraré que no es así, si bien en esta ocasión la “cruzada” resulta tan increíble como hilarante. Y como ya ha trascurrido un tiempo prudencial desde el accidente de  Fukushima, en un mundo que busca energías alternativas a los combustibles fósiles debido al calentamiento climático, el lobby nuclear pronto volverá a presionar para que todos consideremos que sigue siendo una alternativa, con nuevos reactores más seguros y bla, bla, bla. Empero por todo lo que he leído y visto a lo largo de la vida, nos volveremos a topar con la Ley de Murphy («Si algo puede salir mal, saldrá mal»). Por lo tanto…….

Juan José Ibáñez

Os dejo con las noticias aludidas…….

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,