Posts etiquetados con ‘MERS-CoV’

10º “EPIZONE Annual Meeting”, Madrid, 27-29 de septiembre de 2016

Se celebra esta semana en Madrid el 10º “EPIZONE Annual Meeting” (dias 27-29 de septiembre), y creo que este evento merece un post aqui, en el blog de los virus emergentes, por varias razones. La primera y principal, porque se trata de una reunión internacional que abordará los últimos avances científicos en materia de enfermedades epizoóticas causadas por virus, incluyendo zoonosis emergentes como la fiebre por virus West Nile (Nilo Occidental) o la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, por mencionar tan solo dos de las más conocidas por el público de este blog. La segunda, porque se organiza desde el Centro en el que trabajo, el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA), perteneciente al INIA, y de hecho formo parte del comité organizador, así que hablo con conocimiento de causa.

 

El grupo de investigación EPIZONE es una red internacional de laboratorios y centros de investigación sobre enfermedades epizoóticas con graves consecuencias para la sanidad animal, incluyendo zoonosis. Esta red está constituida por centros de investigación veterinaria de excelencia en el ambito europeo, y tiene un papel clave en la investigación sobre la prevención, detección y control de enfermedades animales y zoonosis para reducir el riesgo y mitigar los daños en la sanidad animal y la salud pública.

El grupo se reune una vez al año, y en estas reuniones abiertas participan grupos de investigación del área en todo el mundo, presentando los resultados de sus trabajos más recientes. Por las dimensiones de esta reunión, por su caracter abierto y por el modo en que se seleccionan las comunicaciones (mediante un comité científico en un proceso de revisión por pares), se puede decir que se trata de un congreso científico en toda regla.

La reunión ha ido ganando en importancia año a año, y para esta 10ª edición se esperan más de 200 participantes, procedentes de 24 países, la mayoría europeos, aunque algunos vienen de lugares tan lejanos como China, Corea del Sur o Australia.

Se presentarán 120 comunicaciones científicas que versarán sobre los cuatro vértices en que se articula la red EPIZONE: el diagnóstico, las vacunas y otras estrategias de intervención, la vigilancia y los estudios epidemiológicos, y el análisis de riesgo. Esta reunión se ha organizado además en tres áreas temáticas “concéntricas”:

  1. Sanidad animal en un mundo cambiante, donde se abordarán los avances en las enfermedades infecciosas emergentes y transfronterizas  de los animales y su adaptación y evolución en el contexto del cambio global. Aqui tendrán su espacio investigaciones sobre virus nuevos, o virus que han sufrido cambios en su distribución geográfica, rango de hospedador, patogenia, etc.
  2. Amenazas en las fronteras de Europa, donde se tratarán aquellas enfermedades que aún no están presentes en el territorio europeo pero existe un alto riesgo e entrada debido a su proximidad geográfica. Aqui tendrán cabida enfermedades que están extendiéndose rápidamente por los países próximos a Europa, como la fiebre aftosa, la peste de los pequeños rumiantes, la fiebre del valle del Rift o el síndrome respiratorio por Coronavirus de Oriente Medio.
  3. Retos actuales dentro de Europa, donde se discutirá acerca de aquellas enfermedades que ya han penetrado en Europa y están causando graves problemas, como la lengua azul, la peste porcina africana o la dermatosis nodular contagiosa.

(Puede consultarse el programa aqui)

Asisten a la reunión nueve conferenciantes invitados de gran prestigio internacional. Las conferencias que impartirán versarán, entre otros temas de interés, sobre el enfoque “Una salud”, la transmisión de zoonosis arbovíricas con hospedador aviar, las ultimas emergencias sanitarias en Turquía, los cambios asociados a los brotes recientes del virus de la fiebre aftosa, la situación a la que se enfrenta Europa con la peste porcina africana, la lengua azul, la dermatosis nodular contagiosa… Sin duda una buena puesta al día en epizootías víricas de la mayor actualidad en Europa.

Mención aparte merece el “Young EPIZONE”, o reunión previa que tienen los jóvenes investigadores de los grupos involucrados en la red EPIZONE, con un interesante programa diseñado y organizado por ellos mismos.

En definitiva, una interesante reunión científica que se celebra por primera vez en España, y es Madrid la ciudad elegida para ello, lo cual es posible porque uno de los centros miembros de la red EPIZONE, el CISA, está emplazado en Madrid.

Comentaremos las comunicaciones y conferencias desde la cuenta de twitter @virusemergentes, utilizando el hashtag #EpizoneMadrid2016.

Desde este blog de madri+d deseamos mucho éxito a la 10ª reunión anual EPIZONE.

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

“Virus emergentes y cambio global”: cuatro años de blog

Parece que fue ayer cuando salió a la luz el primer post del blog aquel 12 de enero de 2012, pero ya han pasado 4 años, y en este tiempo hemos publicado 71 posts acerca de esos pequeños organismos que son los virus emergentes y todo lo que les rodea. En este tiempo han pasado muchas cosas: muchos virus han “emergido” a la superficie, es decir, a nuestra percepción, afectando al hombre y/o a los animales en diversas formas y con distinte gravedad. Entre los “nuevos-nuevos”, aquéllos que nunca antes se habían descrito, podemos mencionar en este período al virus Schmallenberg, que afecta a rumiantes y que fue descrito por primera vez en Alemania (localidad de Schmallenberg, de ahi el nombre) en 2012. Otro de los descubiertos en este período de vida del blog fue el coronavirus MERS, que se describió por primera vez en Arabia Saudita en 2012, y que es el agente causal de una enfermedad respiratoria grave en el hombre, cuyo reservorio animal parece ser el dromedario. Nos ocupamos así mismo de la emergencia de una nueva variante zoonótica del virus de la influenza (o gripe) aviar, del tipo H7N9, surgida en China en 2013 y que a dia de hoy sigue produciendo brotes de una elevada mortalidad. En China igualmente surgió en 2013 el virus del síndrome de la fiebre grave con trombocitopenia, transmitido por garrapatas, que ha venido produciendo brotes en China y Japón.

Entre los virus conocidos que sufren cambios en sus características básicas que afectan aspectos esenciales de su ciclo biológico, como su rango de hospedador o su transmisibilidad, o bien afectan a su extensión geográfica, hemos hablado del ya muy extendido virus Chikungunya, transmitido por mosquitos del género Aedes, y que tras salir de África, de donde es originario, ha invadido extensos territorios bañados por el Oceano Índico desde 2005, y más recientemente, América, desde 2013 en que se detectó por primera vez en el Caribe, extendiéndose rápidamente por los territorios tropicales y subtropicales de este continente, y produciendo millones de infecciones, de las cuales más de un millón de casos clínicos han sido diagnosticados en humanos, caracterizados por fiebre alta, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza y muscular. Aunque la infección por este virus rara vez es letal, en ocasiones el dolor en las articulaciones puede durar largo tiempo (meses o años),  llegando a cronificarse en ciertos casos, resultando en causa de discapacidad para algunas personas.

La expansíón geográfica  reciente de otros virus conocidos, como el virus West Nile (o “Nilo Occidental”) y otros flavivirus, ha sido comentada también en  este blog, pero sin duda, la emergencia sanitaria más “sonada” de los ultimos tiempos fue la del virus Ebola, de la que también se ocupó el blog en su día, dedicandole 5 posts entre abril y diciembre de 2014 (ver post del 19 de diciembre y los post anteriores enlazados al final de éste), tratando de dar información sensata y alejada del alarmismo en la peor epidemia por este virus ocurrida hasta ahora, que aún hoy se encuentra dando los que, esperemos, sean sus últimos coletazos en África Occidental.

La epidemia de Ébola en África Occidental, y sobre todo, su expansión por primera vez fuera del continente africano en forma de casos aislados con transmisión limitada en Europa (España fue el primer país no africano con un caso de transmisión autóctona de virus ebola) y Norteamérica, avivó el interés por un tema ciertamente desconocido para el gran público como es la bioseguridad. El blog dedicó varios posts a este tema, presentando las principales instalaciones de alta seguridad biológica en España (véase el último post de esta serie sobre bioseguridad publicado el 19 de diciembre de 2015 y los posts enlazados al final de éste).

En el blog hemos procurado también dar información complementaria sobre el mundo de los virus emergentes, reseñando publicaciones y acontecimientos (congresos, reuniones) destacables en este ámbito. Del mismo modo, hemos tratado otros temas que pueden tener interés para un público ámplio, no necesariamente con formación científica específica. Por esta labor hemos cosechado un premio de la fundación Madri+d de comunicación científica en 2013 por el post: “Huey cocolitzli en el México del siglo XVI: ¿una enfermedad emergente en el pasado?“, y un accésit en la siguiente edición de estos mismos premios, en 2014, por el post: “Cuando dos virus terminan siendo el mismo“, sobre el asunto de los nombres de los virus.

Creo que el recorrido de este blog en estos 4 años de vida ha merecido la pena, porque ha generado un apreciable interés por parte de los lectores, lo que se nota en el número creciente de visitas e interacciones. Como no cabe esperar que los virus dejen de evolucionar, cambiar y emerger en los lugares y momentos más inesperados, este blog seguirá ofreciendo información útil sobre los virus emergentes que puedan dar lugar a alertas sanitarias en los próximos años.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

Primer diagnóstico de infección por coronavirus MERS en un camello (dromedario) enfermo en Jeddah (Arabia Saudí)

Los seguidores de este blog ya saben (véase post del 28 de agosto de 2013) que uno de los puntos más intrigantes en la investigación sobre la actual epidemia de coronavirus MERS (MERS-CoV) que afecta a países de Oriente Medio, principalmente Arabia Saudí, es la posible existencia de un hospedador intermedio que podría ejercer de “puente” entre el reservorio natural (probablemente alguna especie de murciélago) y el hombre, ya que los contactos de humanos con murciélagos no son nada frecuentes (al menos no lo suficiente como para explicar el número de casos producidos). Los humanos podemos infectarnos por virus MERS y padecer una grave enfermedad a consecuencia de ello, pero difícilmente la transmitimos, lo cual también sugiere la existencia de un hospedador intermedio. Se ha postulado para ese papel al camello, más exactamente al dromedario (Camelus dromedarius), muy abundante en aquellas tierras. Estudios serológicos preliminares han puesto de manifiesto que “algo” parecido al MERS-CoV circula en dromedarios de la península arábiga (y quizá de otros lugares), pero hasta ahora no se tenía prueba directa de la implicación de esta especie en la transmisión del MERS-CoV.

Ayer las autoridades sanitarias del Reino de Arabia Saudí confirmaron que la prueba diagnóstica efectuada en una muestra de un dromedario enfermo resultó positiva para el virus MERS-CoV. El dromedario era propiedad de uno de los últimos afectados por la enfermedad, un hombre de 43 años residente en Jeddah, Este caso humano fue declarado el pasado día 7 de noviembre, aunque los primeros síntomas fueron observados el 27 de octubre y los primeros cuidados médicos le fueron administrados el 3 de noviembre. Actualmente el paciente se encuentra en una unidad de cuidados intensivos. Se han investigado los contactos del paciente en los últimos días, descartándose la infección por MERS-CoV en todos ellos. Se sabe que no ha viajado fuera de Jeddah en este período. El paciente tiene contacto habitual con animales domésticos, por lo que se ha llevado a cabo una investigación de su entorno, encontrándose que uno de los dromedarios presentaba síntomas de una infección catarral (fiebre y rinitis). Los análisis practicados a las muestras tomadas de este dromedario para determinar la presencia de MERS-CoV han resultado positivos.

De momento, este hallazgo apunta a que el MERS-CoV es capaz de infectar a un animal doméstico como es el dromedario, y probablemente de provocarle una enfermedad (la demostración definitiva de este extremo se determinará al practicar las correspondientes pruebas experimentales, que seguramente estarán actualmente en marcha o a punto de iniciarse). La comparación de la secuencia genética de los dos virus, el aislado de la persona afectada y del dromedario enfermo, nos dirá si son suficientemente parecidos como para suponer que ha habido transmisión entre ambos. El papel del dromedario como hospedador intermedio de la enfermedad quedará establecido cuando se estudien una variedad de casos similares, se compruebe la presencia y circulación efectiva del virus en las poblaciones de dromedarios de las zonas afectadas, y quede establecida la relación entre éste y la especie o especies que actúan como reservorios epidemiológicos de la enfermedad (murciélagos). De momento es un buen candidato.

 

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Primer caso de infección por nuevo coronavirus MERS en España

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad notifico ayer a la OMS y a la Red Europea de Alerta Rápida (EWRS)  la detección del primer caso importado en España de infección (confirmada en laboratorio) por el nuevo coronavirus MERS (iniciales en inglés de “Síndrome Respiratorio de Oriente Medio”), abreviado “MERS-CoV“.

Se trata de una mujer residente en España, nacida en Marruecos y que ha viajado recientemente a Arabia Saudí con motivo de la peregrinación religiosa a la Meca, de donde regresó el pasado día 1 de noviembre (recordemos que la mayoría de los casos de esta enfermedad se han producido en este país). Al parecer, los primeros síntomas de la enfermedad los tuvo aún en territorio Saudí. Actualmente está ingresada en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) donde está recibiendo tratamiento. La mujer se encuentra estable y presenta una evolución favorable. El diagnósitco de laboratorio fue confirmado en el Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda, del Instituto de Salud Carlos III, que es el laboratorio de referencia nacional para el diagnóstico de esta enfermedad.

El Ministerio subraya que un solo caso importado de esta enfermedad, en el que se han tomado las medidas adecuadas, no supone riesgo alguno para la salud pública en España.

El nuevo MERS-CoV, responsable de una grave enfermedad respiratoria, fue identificado por primera vez en Arabia Saudí en 2012.  De ello se dio noticia en este blog el 26 de septiembre de 2012 (Nuevo Coronavirus, Arabia Saudi). y desde entonces hemos hecho seguimiento de la evolución de este nuevo virus emergente en sucesivos posts (Nuevo coronavirus, tercer caso, Arabia SaudíNuevo coronavirus de Oriente Medio: actualizaciónPreguntas y respuestas sobre el nuevo MERS-coronavirus; Reservorio animal del MERS-coronavirus: el círculo se estrecha). Actualmente se han declarado a la OMS 151 casos de esta enfermedad, confirmados en laboratorio. De ellos, 64 han fallecido a causa de la enfermedad. Todos los casos se han originado en Oriente Medio, y principalmente en Arabia Saudí (127 casos) y otros países de la Península Arábiga.

El virus no se propaga eficazmente entre humanos, por lo que su capacidad de difusión es limitada. Se cree que en la mayoría de los casos la infección se adquiere a través del contacto con alguna especie animal aún por determinar: se han identificado virus muy similares en murciélagos, los cuales se cree que actúan como reservorio de la enfermedad. Se postula (aunque este punto no está aún muy claro ) la existencia de una especie de animal doméstico que podría actuar como hospedador intermedio entre los murciélagos y el hombre. En la actualidad hay un enorme actividad investigadora en el mundo en torno a este virus y la enfermedad que produce.

Desde este blog seguimos con interés cualquier novedad relativa tanto a este virus como a otros virus emergentes.

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Reservorio animal del MERS-coronavirus: el círculo se estrecha

 

Hace unas semanas publicamos un post sobre el nuevo coronavirus de Oriente Medio, conocido como MERS-Coronavirus (MERS-CoV)  en el que ofrecíamos un resumen de la información disponible sobre este nuevo virus emergente en un formato de “Preguntas y respuestas“. Una de las preguntas era: “¿De donde ha salido? En ella reflejábamos lo siguiente:

El MERS-CoV es probablemente un virus adaptado a una especie animal cuya identidad desconocemos, que en los últimos tiempos ha podido transferir esporádicamente el virus a humanos con éxito. El modo cómo este virus se las ha apañado para conseguirlo es aún un misterio. Entre los expertos se da cierto crédito a la hipótesis de que la especie animal que actúa como huésped principal del MERS-CoV podría ser algún tipo de murciélago, pero habrá que investigar en profundidad para saberlo. Es importante determinar qué especie animal está actuando como reservorio epidemiológico porque eso ayudaría enormemente a prevenir y controlar la enfermedad. Es posible igualmente que existan especies que actúen como hospedadores intermedios entre el reservorio natural y el hombre.  Un equipo internacional multidisciplinar  trabaja a instancias del Ministerio de Salud Saudí, la Universidad de Columbia y la Alianza EcoHealth, para identificar las especies que podrían jugar un papel en la transmisión de este virus.

Pues bien, una parte de ese trabajo acaba de salir a la luz en forma de un interesante artículo en la revista Emerging Infectious Diseases (1). En él se describe un hallazgo muy relevante que puede arrojar luz sobre el origen del MERS-CoV: al analizar muestras de 96 murciélagos de 7 especies distintas, recogidas en un radio de 12 km alrededor de la casa del “caso índice” (primer caso identificado de enfermedad por este virus), en Bisha, Arabia Saudí, en octubre de 2012 y abril de 2013, han encontrado una secuencia de ARN idéntica a la del MERS-CoV en las heces de un único murciélago, de la especie Taphozous perforatus (Emballonuridae) o “murciélago de tumba egipcio” (ver Figura).

Figura. Murciélago de tumba egipcio y su distribución geográfica
-Fuentes: iNaturalist (foto) y Wikipedia (mapa)-.

El Taphozous perforatus se refugia en edificios abandonados y se alimenta de insectos. Su hábitat natural es la sabana seca.  Su distribución geográfica incluye no solo áreas de Oriente Medio sino también de África y del subcontinente Indio. El ejemplar en el que se identificó un fragmento de secuencia de ARN 100% idéntica al MERS-CoV fue capturado en un huerto de palmeras datileras que el paciente designado como “caso índice” tenía no muy lejos de su propia casa, dentro de una finca de su propiedad.  La forma en que este hombre pudo infectarse es aún un misterio. Cabe la posibilidad de que el virus pase directamente del murciélago al ser humano, es decir, que el murciélago sea el reservorio epidemiológico del virus. Pero esto no es tan obvio, porque las dos especies no conviven tan estrechamente como para facilitar esa transmisión. Cabe imaginar que en determinados edificios habitados por estos quirópteros se refugien ocasionalmente personas que puedan llegar a infectarse al respirar el polvo de guano allí presente, de una forma parecida a lo que se supone que ocurre en determinadas cuevas africanas donde habitan los murciélagos que actúan como reservorio natural del virus Ébola. Pero también es posible que exista una especie animal que actúe de hospedador intermedio entre los murciélagos y el hombre, como ocurre por ejemplo con el virus SARS (un virus similar al MERS-CoV),  y que se cree que utilizaba especies intermedias más cercanas al hombre, como la civeta (cuya carne es consumida en China), como hospedador intermedio entre los murciélagos que actúan como reservorio en la naturaleza, y el ser humano. También caben otras posibilidades, por ejemplo, que haya más de una especie animal que actúe como reservorio natural, o que el Taphozous perforatus no sea el reservorio principal, sino tan solo un hospedador accidental sin papel real en la transmisión del virus a humanos.  Todo ello deberá investigarse concienzudamente.

En la misma finca donde se halló el murciélago con secuencias de MERS-CoV habitaban 4 dromedarios de los que el paciente “índice” era  igualmente el propietario. Estos animales en una primera instancia fueron sospechosos de transmitir la enfermedad. El caso es que el papel de estos camélidos aún no está muy claro. Un estudio recientemente publicado ha mostrado anticuerpos “específicos” a MERS-CoV en el suero de cada uno de los 50 dromedarios examinados procedentes de Omán, y en un 14% de los 105 dromedarios de las Islas Canarias examinados (2), mientras que no se encontraron ese tipo de anticuerpos en otras especies ganaderas examinadas (ovejas, cabras, vacas), ni en camélidos americanos. Estos resultados hay que tomarlos como muy preliminares, ya que, como bien han señalado en sendas notas informativas la OIE y la FAO, las pruebas serológicas empleadas aún no están validadas para estos animales, y existe igualmente la posibilidad de que esos anticuerpos sean originados frente a un agente infeccioso similar pero no idéntico al MERS-CoV, que pueda causar lo que se conoce como “reacción cruzada” en los tests serológicos empleados en su detección. En cualquier caso, es importante determinar cual es el origen de esos anticuerpos en dromedarios, y sobre todo esclarecer si esta especie tiene algún papel en la transmisión del virus MERS-CoV.

El equipo multidisciplinar internacional que ha realizado este importante hallazgo del murciélago portador de secuencias del virus MERS, está en la actualidad trabajando en un estudio de campo que abarca un elevado número de muestras (se habla de más de 15.000 análisis) precedentes  de un amplio rango de especies animales de las zonas afectadas, incluyendo dromedarios y otras especies domésticas, para determinar si el virus está también presente en las mismas. Estos estudios se han visto retrasados con respecto a los realizados en murciélagos, ya publicados, porque es preceptivo que las muestras de animales susceptibles a la fiebre aftosa (una grave enfermedad que afecta a mamíferos artiodáctilos, o de “pezuña hendida”), procedentes de países endémicos, sean previamente analizadas para determinar que están libres del virus de la fiebre aftosa. Estos análisis requieren laboratorios dotados de medidas de bioseguridad muy estrictas(estamos hablando del más alto nivel de biocontención para patógenos agroalimentarios, el nivel 4 de la OIE o equivalente). En EE.UU. existe un laboratorio de estas características en Plum Island (NY), perteneciente al Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA), que es donde se están realizando estos análisis previos. A medida que se vayan conociendo los resultados de este estudio sistemático es previsible que se vaya reconstruyendo la epidemiología y la historia natural de esta enfermedad. Estaremos atentos a estos estudios.

NOTA (añadida el 29 de agosto): El Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) acaba de publicar en su página web una nota aclaratoria sobre los resultados de la publicación que hemos comentado en este post (1). En ella aluden a ciertas limitaciones técnicas de ese trabajo, que afectarían a la conclusión principal del mismo. Es recomendable leer los detalles (la nota está en inglés), pero cabe destacar que es cierto que una única reacción de PCR positiva (de 8 intentadas con cada muestra) es poco y que la secuencia obtenida es muy corta (alrededor de 200 nucleótidos) para afirmar tan rotundamente que pertenece a un virus “idéntico al MERS-CoV”. El tema del posible origen zoonótico del MERS-CoV se ha puesto muy interesante, y habrá que esperar la confirmación con otra(s) técnicas para ver si estos resultados se consolidan.

Referencias:

(1) Memish ZA, Mishra N, Olival KJ, Fagbo SF, Kapoor V, Epstein JH, et al. Middle East respiratory syndrome coronavirus in bats, Saudi Arabia. Emerg Infect Dis [Internet]. 2013 Nov [date cited]. http://dx.doi.org/10.3201/eid1911.131172

(2) Reusken et al Middle East respiratory syndrome coronavirus neutralising serum antibodies in dromedary camels: a comparative serological study The Lancet Infectious Diseases - 9 August 2013  doi:10.1016/S1473-3099(13)70164-6

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Preguntas y respuestas sobre el nuevo MERS-coronavirus

¿Que es el nuevo MERS-coronavirus (MERS-CoV)? En julio de 2012 se aisló un virus de un paciente con neumonía aguda y fracaso renal ingresado en un hospital de Jeddah (Arabia Saudí). El virus resultó ser un nuevo miembro de la familia de los coronavirus, no descrito hasta entonces. En septiembre se aisló un virus del mismo tipo en un paciente con enfermedad respiratoria grave que fue trasladado de Doha (Qatar) a Londres. Desde entonces han ido sucediéndose casos de infección respiratoria grave, todos ellos en la zona de Oriente Medio o con algún vínculo con esa zona del mundo, causados por este nuevo coronavirus. Este blog ha publicado desde septiembre de 2012 tres posts sobre este virus:  uno acerca de su primera aparición, otro anunciando el tercer caso, y otro en el que se resumía la situación en febrero de 2013. En mayo de 2013 la OMS, siguiendo las recomendaciones del “Grupo de Estudio de los Coronavirus” del Comité Internacional de Taxonomía de los Virus, recomendó para este virus (que hasta entonces se le había designado de forma provisional  ”nuevo coronavirus”) el nombre de MERS-Coronavirus (abreviadamente, MERS-CoV). MERS son las iniciales en inglés de “Síndrome Respiratorio de Oriente Medio“, por su distribución geográfica y la enfermedad que produce, un síndrome respiratorio agudo grave parecido al que produce su “primo” el virus SARS, otro coronavirus que emergió en 2002 en el Sudeste Asiático difundiéndose rápidamente y causó una grave alerta sanitaria con varios miles de casos y 800 víctimas. Sin embargo, análisis detallados han concluido que se trata de virus marcadamente diferentes.

¿Cual es la situación actual respecto al nuevo MERS-CoV? Hasta el 11 de julio (es decir, en aproximadamente un año), han sido declarados a la OMS 81 casos de infección por MERS-CoV, de los cuales 45 han sido mortales. La mayoría (81%) de los casos han ocurrido en Arabia Saudí. Otros países con casos declarados en la región de Oriente Medio incluyen Jordania, Qatar y Emiratos Árabes Unidos. Fuera de esta región se han producido casos en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Túnez,  todos ellos relacionados directa o indirectamente con personas que habían viajado recientemente a Oriente Medio. Hay evidencia de transmisión local limitada en Francia, Túnez, Italia y Reino Unido. La edad media de las personas infectadas es en torno a los 55 años, y por sexos son los varones los más afectados (2.6 a 1).

¿Como se transmite? El MERS-CoV puede aislarse de esputos, exudados orofaríngeos y, sobre todo, de muestras del tracto respiratorio inferior  de los pacientes, lo que sugiere que el contacto directo con pacientes y objetos contaminados (fómites) podría ser una vía de contagio plausible. Como se señaló antes, existe un cierto grado de transmisión por contacto directo entre humanos, a menudo miembros de una misma familia, o bien personal sanitario directamente en contacto con pacientes afectados. Sin embargo, la mayor parte de los casos no pueden explicarse por un contacto con personas infectadas, siendo probable que exista una fuente zoonótica (animal) de infección, como ocurre con otros virus del mismo género, a partir de la que se producirían los casos esporádicos, que son la mayoría de los observados. Se desconoce cual puede ser esa fuente de contagio, ni la vía de transmisión. Se están realizando estudios de campo para intentar identificar la(s) especie(s) animal(es) que podrían actuar como reservorios.

¿Quien puede contagiarse? Aunque la OMS aún no desaconseja viajar a las zonas más afectadas de Oriente Medio, es evidente que las personas que viajan a Oriente Medio, en particular a la Península Arábiga, se exponen a un cierto riesgo de adquirir la infección. Existe alguna preocupación acerca de la peregrinación religiosa anual a La Meca o Haj, que este año tendrá lugar en octubre, y que congrega a millones de fieles procedentes de todos los rincones del mundo islámico. Aunque no se desaconseja en términos generales, es cierto que el gobierno de Arabia Saudí  ha considerado la posibilidad de suspender la Haj si la situación empeorase, y en cualquier caso no recomienda que este año participen en la Haj los ancianos, las mujeres embarazadas, los enfermos terminales y los niños.

¿Es el MERS un nuevo SARS? Como se dijo anteriormente, el MERS-CoV no es el SARS-CoV. Ambos virus pueden ser distinguidos muy bien a nivel genético (el MERS-CoV es un beta-coronavirus del linaje 2c mientras que el SARS-CoV es un beta-coronavirus del linaje 2b). Pero no solo a nivel genético, sino también funcionalmente (los biólogos decimos “fenotípicamente”) presentan diferencias importantes: por ejemplo, los receptores celulares que utilizan para entrar en las células a las que infectan son distintos en uno y otro caso; del mismo modo, la capacidad para infectar células de determinadas especies es diferente en ambos virus. Así, el MERS-CoV es capaz de infectar directamente células de murciélago, cosa que no hace el SARS-CoV. Por todo lo anterior, puede decirse que son virus bastante distintos, aunque poseen características comunes: ambos producen una enfermedad respiratoria grave en humanos, y ambos tienen estrecha relación filogenética con virus encontrados en murciélagos, lo que hace pensar que quizá determinadas especies de murciélagos pudieron ser los “reservorios ancestrales” de los virus que evolucionaron para dar origen a estos dos coronavirus.

¿De donde ha salido? El MERS-CoV es probablemente un virus adaptado a una especie animal cuya identidad desconocemos, que en los últimos tiempos ha podido transferir esporádicamente el virus a humanos con éxito. El modo cómo este virus se las ha apañado para conseguirlo es aún un misterio. Entre los expertos se da cierto crédito a la hipótesis de que la especie animal que actúa como huésped principal del MERS-CoV podría ser algún tipo de murciélago, pero habrá que investigar en profundidad para saberlo. Es importante determinar qué especie animal está actuando como reservorio epidemiológico porque eso ayudaría enormemente a prevenir y controlar la enfermedad. Es posible igualmente que existan especies que actúen como hospedadores intermedios entre el reservorio natural y el hombre.  Un equipo internacional multidisciplinar  trabaja a instancias del Ministerio de Salud Saudí, la Universidad de Columbia y la Alianza EcoHealth, para identificar las especies que podrían jugar un papel en la transmisión de este virus.

¿Es capaz de originar una pandemia? El MERS-CoV es capaz de transmitirse entre humanos, y de ello se ha obtenido repetida evidencia. Sin embargo, la transmisión no parece sostenida y se agota rápidamente. Ello significa que el virus es incapaz de mantenerse en la comunidad, de modo que tiene que ser aportado por una fuente de contagio que probablemente consiste en alguna especie animal aún desconocida, que es la que da origen a la mayor parte de los casos. En estas condiciones es realmente difícil que tenga lugar una pandemia por este virus. No obstante los virus cambian y sus características se modifican con el tiempo y la adaptación a sus hospedadores, de modo que es necesario establecer una estrecha vigilancia dirigida a detectar cualquier cambio en el sentido de ganar una mayor transmisibilidad entre humanos.

¿Existen vacunas o algún otro medio de protección frente al MERS-CoV? No existe por el momento vacuna ni tratamiento específico para prevenir o tratar la infección por el MERS-CoV. Existe, eso sí, una intensa investigación en este campo.

 

 

 

Etiquetas: , ,
Categorias: Nuevos virus

Nuevo coronavirus de Oriente Medio: actualización

Ya informamos desde este blog del descubrimiento el año pasado, en Arabia Saudí y otros países de Oriente Medio, de un nuevo coronavirus  que causaba una grave enfermedad respiratoria en humanos. Lo hicimos en dos posts (este en septiembre, y este otro en noviembre).  Desde entonces se han producido algunas novedades con respecto a este nuevo virus, que vamos a resumir a continuación:

Situación actual

Desde que se detectó el primer caso en verano pasado hasta hoy se han declarado a la OMS 13 casos, de ellos 7  mortales. Los países que los han declarado son Qatar (2 casos), Arabia Saudí (6 casos, 4 mortales), Jordania (2 casos, 2 mortales), y Reino Unido (3 casos, 1 mortal). En Jordania, Arabia Saudí y Reino Unido han ocurrido “clusters” de varios casos, en cada uno de los cuales se trataba de miembros de la misma familia, y en todos ellos ha ocurrido al menos una muerte. En el  “cluster” del Reino Unido el caso índice era importado, es decir,  una persona que adquirió la infección durante un viaje reciente a Arabia Saudí. Esta persona fue el origen de los dos casos subsiguientes, probablemente transmitidos de persona a persona, entre miembros de la misma familia. El primero de ellos, con una patología subyacente que pudo agravar su estado, finalmente murió, y el segundo, que desarrolló una infección respiratoria leve, similar a una gripe, se recuperó de la misma sin complicaciones.

Cuadro clínico

La información sobre el cuadro clínico va siendo más completa a medida que aumenta el número de casos: Se corresponde con una infección respiratoria aguda y grave (IRAG, o SARI en inglés) que se presenta en general como una neumonía aguda. Puede presentarse también con fracaso renal agudo. Menos frecuentemente  se observan pericarditis y coagulación intravascular diseminada. Uno de los casos confirmados en el Reino Unido muestra que la enfermedad también puede tener un curso leve, indicando que es probable que muchas infecciones leves por este virus podrían pasar desapercibidas, ya que únicamente se investigan los casos de enfermedad respiratoria grave.

Transmisión

En cuanto a la vía de transmisión, los primeros casos indicaban que podía tener lugar por contacto con animales que actuaran como reservorio (aunque no se conoce qué especies de animales podrían actuar como tales, sospechándose que el reservorio ancestral, como ocurre frecuentemente con los coronavirus, podría ser alguna especie de murciélago) pero casos más recientes parecen indicar que podría existir además tranmisión por contacto entre personas. Así, los clusters de casos familiares conviviendo en contacto, y en particular el cluster investigado en el Reino Unido indican que es posible la transmisión persona a persona, si bien parece que este tipo de transmisión es muy limitado y poco eficaz, a juzgar por el bajo número de casos observados hasta el momento. Se considera que las personas en contacto estrecho con una persona con infección aguda por este virus estarían en riesgo de adquirir la infección. El personal sanitario encargado de los cuidados a estos pacientes sería uno de los grupos de riesgo, según la OMS, que ha elaborado unas directrices para guiar la vigilancia y el control de la enfermedad, así como normas de bioseguridad y pruebas de laboratorio. Se pueden consultar en el siguiente enlace: http://www.who.int/csr/don/2013_02_13/en/index.html. El diagnóstico de laboratorio se ha desarrollado muy rápidamente, y ya existen pruebas diagnósticas fiables, monitorizadas por laboratorios de referencia, e implementadas en numerosos países.

Diferencias con el virus SARS

El nuevo coronavirus (nCoV) es de la misma familia que el virus SARS, pero los primeros análisis genéticos revelaron diferencias que indicaban que se trataba de virus distintos. Ambos pertenecen a la subfamilia de los betacoronavirus, pero dentro de esta subfamilia hay diversos linajes genéticos claramente distinguibles: el SARS se agrupa en un linaje conocido como 2b, mientras que el nCoV se agrupa en el linaje 2a. Las diferencias entre ambos virus no se limitan a pertenecer a distintos grupos genéticos, sino que también atañen a diversas características funcionales. Por ejemplo, se ha demostrado que el nCoV no utiliza los mismos receptores celulares que el virus SARS. Más aún, se ha podido comprobar que, a diferencia del virus SARS, que difícilmente infecta a células que no tengan origen humano, el nCoV infecta células de diversas especies de vertebrados, incluyendo células de murciélagos (algo que no hace el virus SARS), y en particular es muy eficaz infectando células humanas, lo que podría estar indicando una buena adaptación a la especie humana. A pesar de las diferencias notables entre ambos virus,  en la información relacionada con el nCoV se sigue citando al virus SARS como referente, posiblemente por ser éste un coronavirus patógeno grave para el hombre que se hizo muy conocido en 2003 al protagonizar una situación de emergencia mundial al causar una enfermedad que se expandió muy rápidamente causando 8000 casos de los que un 10% fueron mortales. Ello conlleva cierta dosis de alarmismo no bien justificado: de momento podemos decir que el nCoV ha tenido una transmisión muy limitada entre humanos, y que el riesgo de que ocurra una diseminación a mayor escala es bajo, como reconoce la OMS y la agencia de protección de la salud (HPA) del Reino Unido. No obstante, conviene  tener en cuenta el antecedente del virus SARS para estar prevenido y poner los medios para detectar tempranamente una posible emergencia a gran escala y actuar para evitar sus consecuencias, algo que por el momento se está haciendo con eficacia.

Investigación sobre tratamiento

Un estudio reciente (ver enlace) muestra como los interferones (sustancias que producen las células para defenderse de forma natural de la infección por diversos tipos de virus) actúan protegiendo a las células de la infección por el nCoV. Este estudio puede considerarse como  preliminar, y puede constituir un punto de partida para desarrollar nuevos tratamientos eficaces frente a la infección por el nCoV.

 

Más enlaces sobre este tema:

http://www.hpa.org.uk/NewsCentre/NationalPressReleases/2013PressReleases/130213statementonlatestcoronaviruspatient/

http://www.who.int/csr/disease/coronavirus_infections/en/index.html

http://mbio.asm.org/content/4/1/e00002-13.long

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus

Nuevo coronavirus, tercer caso, Arabia Saudí

En una nota publicada ayer en ProMED-mail, las autoridades sanitarias de Arabia Saudí informan de un nuevo caso de infección por el nuevo coronavirus recientemente descrito, que afectó el pasado verano a dos personas más en Arabia Saudí y Qatar, respectivamente, y del que ya se informó en este blog hace unas semanas (Nuevo coronavirus, Arabia Saudí). Dicho nuevo coronavirus parece ser el agente causal de una infección respiratoria grave en humanos. Aunque pertenece a la misma familia que el virus del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), se trata de virus diferentes, adscritos a diferentes grupos genéticos dentro de la familia.

Este tercer caso se detecta en el marco de actividades de vigilancia puestas en marcha por el gobierno de Arabia Saudí para la detección de casos de enfermedad por este nuevo coronavirus, en pacientes hospitalizados con infecciones respiratorias graves. Las autoridades saudíes informan igualmente que este caso no presenta vínculo epidemiológico alguno con los precedentes, ocurridos 2 y 5 meses antes, respectivamente. El paciente está en recuperación en la unidad de cuidados intensivos. Aparentemente no hay casos secundarios a éste. El paciente no ha salido de Riad, y, al igual que en los casos precedentes, refiere una visita reciente a una granja.

El nuevo coronavirus parece tener relación con otros miembros de esta familia que han sido detectados siempre en murciélagos, lo que, con el patrón esporádico de casos observado parece indicar que podría tratarse de una zoonosis. Las investigaciones en marcha desvelarán si esto es así,  y si lo es, cual es la especie o especies que están actuando como reservorio.

 

Etiquetas: ,
Categorias: Nuevos virus

Nuevo coronavirus, Arabia Saudí

Un nuevo coronavirus ha sido identificado en 2 pacientes con enfermedad respiratoria severa y fallo renal. El primero era un ciudadano saudí de 60 años que fue atendido en el hospital de Jeddah, donde murió  en el mes de julio pasado. El segundo caso es un hombre de 49 años procedente de Qatar, con historia reciente de viajes a Arabia Saudí, que tras presentarse con síntomas el 3 de septiembre pasado fue ingresado en una unidad de cuidados intensivos por una neumonía grave con fallo renal en un hospital de Doha el 7 de septiembre, y que  4 días después fue trasladado urgentemente desde Doha  a Londres  para recibir tratamiento en una unidad de cuidados críticos. Las pruebas de laboratorio han identificado en muestras de ambos pacientes un coronavirus previamente no descrito, con una similitud parcial (aun no se dispone de la secuencia completa de su genoma) entre ellos del 99.5%, lo que se considera suficiente prueba de la identidad de ambas cepas, que pertenecen a un nuevo tipo de coronavirus hasta ahora desconocido. El virus ha recibido tentativamente el nombre de “London1_novel CoV 2012” siguiendo la nomenclatura habitual para las cepas de este tipo de virus, donde se suele incluir información sobre el lugar y fecha de aislamiento y naturaleza del virus (“novel CoV” indica que es un nuevo coronavirus, es decir, suficientemente distinto de los coronavirus conocidos hasta ahora).

Los coronavirus constituyen una familia de virus que incluyen patógenos habituales en el hombre y los animales. Son frecuentes causantes de diferentes formas de enfermedad del tracto respiratorio en el hombre, pero también los hay que infectan a otras especies de mamíferos como cerdos, gatos, perros, ratones, etc. Igualmente existen coronavirus de aves, aunque se considera que la mayor variedad de coronavirus se encuentra en los murciélagos. Claro que los murciélagos tienen una diversidad de especies tremenda: se conocen 1100 especies distintas de murciélagos, lo que representa el 20% del total de especies de mamíferos descritas hasta el momento. Con esa variedad no es extraño que exista una variedad igualmente importante de especies víricas asociadas a estos quirópteros. Sin embargo, hay algo más, algo “especial” en la relación que establecen muchos murciélagos con determinadas familias de virus, una de las cuales es la de los coronavirus. Espero poder desarrollar algún día este interesante punto en el blog, pero hoy toca hablar de los coronavirus emergentes.

Quizá el coronavirus más conocido, o al menos el más “mediático” es el “virus SARS” (SARS corresponde a las iniciales en inglés de “Sindrome Respiratorio Agudo y Grave“). que a menudo se cita como ejemplo de virus emergente. Fue identificado por primera vez en el Sureste Asiático (China) en 2002, aunque fue en 2003 cuando alcanzó notoriedad. Su rápida capacidad de expansión (se extendió por 12 países de 3 continentes en apenas unas semanas), junto con la gravedad de la enfermedad que causaba (mortal en el 10% de los casos), motivó una alerta sanitaria sin precedentes, pues se le consideró una amenaza sanitaria de primer orden. Se alcanzó el máximo de casos declarados en primavera de 2003, descendiendo en verano hasta prácticamente desaparecer. Por supuesto que la acción rápida y coordinada de las autoridades sanitarias a nivel mundial pudo contener la expansión, pero aún llama la atención la forma en que el virus SARS se esfumó tan rápido como apareció, aunque esto no debe sorprender a los lectores de este blog, pues ya hemos señalado en anteriores posts que los virus están continuamente fluyendo, evolucionando, surgiendo y desapareciendo. En total se declararon unos 8000 casos de SARS, de los cuales  aproximadamente 800 fueron mortales.

El nuevo coronavirus hallado en pacientes de Arabia Saudi y Qatar es muy distinto del virus SARS. Estudios filogenéticos preliminares los sitúan cerca de algunos coronavirus de murciélagos, como se puede ver en la siguiente figura:

La figura muestra la posición del nuevo coronavirus “London1_novel CoV 2012″ (en rojo) en el arbol de los Coronavirus. Nótese que pertenece a un linaje (2c) distinto que el del virus SARS (2b). El análisis se basa en alineamientos de un segmento de la polimerasa vírica nsp12.
Elaborada por la HPA Health Protection Agency del Reino Unido (disponible en: http://www.hpa.org.uk/Topics/InfectiousDiseases/InfectionsAZ/RespiratoryViruses/NovelCoronavirus/respPartialgeneticsequenceofnovelcoronavirus/)

El que el nuevo coronavirus tenga similitudes con algunos coronavirus de murcielagos no es en absoluto extraño, ya que, como hemos dicho antes, esta familia de virus tiene una relación muy singular con estos mamíferos voladores. El virus SARS también parece tener un parentesco muy cercano con ciertos coronavirus de un tipo de murcielagos conocidos como “murciélagos de herradura” (horseshoe bats), pertenecientes al género Rhinolophidae. De hecho, se cree que cada uno de los coronavirus que afectan a distintas especies de mamíferos y aves, proceden en último término de los diferentes coronavirus de murciélagos, que serían el reservorio de una especie de “pool de coronavirus ancestrales”. La forma cómo han podido llegar a infectar al hombre y a otros animales es una historia que aún está por contar.

Algunos se preguntarán ¿pueden dos casos clínicos como estos desencadenar una alerta sanitaria como la que tuvo lugar cuando emergió el virus SARS? Pues yo diría que va a depender de lo que ocurra en los próximos días: Si no se diagnostican más casos (se están estudiando un buen número de casos compatibles clínicamente en estos momentos en diversas regiones del Planeta, pero especialmente en Oriente Medio) presumiblemente se quedará en una anécdota. Otra cosa será si se confirman más casos. Habrá que esperar.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus