Naufragios

Como dice el artículo de Wired , que a continuación traduzco parcialmente , unos cientos de años bajo el agua convierten un barco corriente en un buque de un mundo perdido. En contraste con esa edad pasada están las herramientas de los arqueólogos marinos modernos que usan sonares de alto rendimiento, robots sumergibles, software que permite obtener imágenes de alta definición a muchos metros de profundidad.

 

Titanic

Para celebrar los 100 años del hundimiento del Titanic, investigadores de la Woods Hole Oceanographic Institute realizaron una expedición en la que tomaron cientos de imágenes que permitieron “ver” su estado actual.

Imágenes: 1) Parte de la proa y puente que llegaron al fondo separadas pero que han sido unidas digitalmente (Woods Hole Oceanographic Institution/NOAA) 2) Fotografía mosaico de la proa del Titanic. (Woods Hole Oceanographic Institution/NOAA)

El barco Fantasma

El Mar Báltico es el paraíso de los arqueólogos submarinos. La broma y oros gusanos que agujerean la madera no sobreviven en la aguas frías de baja salinidad y los pecios permanecen intactos durante siglos. Este barco es holandés del siglo XVII. Se pueden distinguir cabezas de caballeros que se usaban para amarrar el barco.

 

Imágenes: 1) Marin Mätteknik/Deep Sea Productions/Niklas Eriksson & Johan Rönnby/International Journal of Nautical Archaeology 2) Modelo 3D del barco (Marin Mätteknik)

Bibliografía: “‘The Ghost Ship.’ An Intact Fluyt from c.1650 in the Middle of the Baltic Sea.” Por Niklas Eriksson and Johan Rönnby. International Journal of Nautical Archaeology, March 30, 2012.

La historia de un reloj

Cuando se descubrió este reloj de bolsillo en el pecio del Swan, un barco de guerra británico hundido en la costa oeste de Escocia en el siglo XVII, se pensó que no se podía recuperar. La corrosión lo había convertido en una “piedra” cubierta de balanos. Sin embargo cuando se realizó una tomografía compureizada (TC) todo cambió. Bajo las incrustaciones aparecieron detalles de la delicada maquinaria e incluso el nombre del relojero: “Niccholas Higginson of Westminster.” Los registros del gremio de relojeros mostraron que Niccholas Higginson fue un relojero de Londres que en 1656 rechazó pagar las tasas del gremio y se trasladó fuera de la ciudad para poder tener su negocio sin tener que pagar esas tasas.  Nada nuevo bajo el sol.

 

Imágenes: 1) Imagen 3D-TC de la maquinaria del reloj. (Trustees of the National Monuments Service/Troalen et al., International Journal of Nautical Archaeology) 2) Decoración floral y la firma de Higginson. (Trustees of the National Monuments Service/Troalen et al., International Journal of Nautical Archaeology)

Así sería el reloj si no hubiera estado bajo el agua

Bibliografía: “Three-Dimensional Computed Tomography X-Radiographic Investigation of a 17th-Century Watch from the Wreck of the Swan, off Duart Point, Mull, Scotland.” By Lore G. Troalen, Darren Cox, Theo Skinner, Andrew Ramsey and David Bate. International Journal of Nautical Archaeology, Vol. 39 No. 1, March 2010.

 

Transporte masivo de contenedores

Hace 2,400 años los contenedores actuales tenían forma de ánfora. En este pecio en la costa sur de Chipre las ánforas se pueden ver en el contorno del barco que las transportaba. Probablemente llevaba vino de Chian uno de los mejores de aquellos tiempos

 

Bibliografía: “The 4th-Century-BC Mazotos Shipwreck, Cyprus: a preliminary report.” By Stella Demesticha. International Journal of Nautical Archaeology, Vol. 40 No.1, March 2011.

Imágenes: 1) Foto mosaico del pecio y su carga. (Bruce Hartzler/University of Cyprus, Archaeological Research Unit/Stella Demesticha) 2) Reconstrucción tridimensional del pecio (Foteini Vlachaki and Markos Garras/University of Cyprus, Archaeological Research Unit/Stella Demesticha)

 

El cuerno de Barbanegra

En 1996, los arqueólogos encontraron el pecio de un barco de guerra de principios del XVIII en la costa de carolina del Norte. El único barco de ese porte del que se tenía noticia sobre su posible naufragio era el  the Queen Anne’s Revenge, capitaneado por Edward Teach, conocido como Barbanegra. El pecio ha permitido recuperar muchos artilugios empleados por los piratas como cañones que disparaban sacos de clavos. También este cuerno o trompa de cuero que tal vez utilizó el mismo Barbanegra para arengar o aterrorizar a sus presas.

 

Bibliografía: “Identification of Suspected Horn from the Queen Anne’s Revenge (1718), North Carolina, USA.” By Wendy Welsh, Brianna Biscardi, Thomas Fink, Sarah Watkins-Kenney and Anthony Kennedy. International Journal of Nautical Archaeology, Volume 41, Issue 1, March 2012.

Imagen: Fotografía de microscopio de barrido. (Welsh et al./International Journal of Nautical Archaeology.)

Los pecios de Thunder Bay

Los Grandes Lagos tienen pecios que cubren la historia de la navegación desde los nativos americanos hasta nuestros tiempos.

Uno de ellos es el EB Allen, que se hundió en 1871 en el lago Huron, en una zona peligrosa conocida como la avenida de los naufragios. El EB Allen u otro seis pecios se pueden recorrer en la web en 3D.

 

 

Imágenes: 1) La grua del EB Allen. (NOAA) 2) Vista 3D del puente del EB Allen. (NOAA)

La misión del Monitor

Es el pionero de la Marina de guerra moderna.  Se botó en 1862, por las fuerzas de la Unión en la Guerra Civil de los Estados Unidos. el USS Monitor iba cubierto de planchas de hierro y tenía una torreta para el cañón que giraba 360º. Se hundió un año después en las costas de Carolina del Norte y se encontró 100 años después.

Images: 1) Oficiales y la torreta del cañón en el Monitor. (US Navy) 2) El pecio del Monitor. (NOAA)

 

 

Compartir:

Deja un comentario