Tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus (SASR Cov2) ¿Sí o no?: Depende. ¿Y el mundo sin recursos económicos?

¿Qué está pasando con la tercera dosis? ¿Por qué esa disparidad de criterios y la dudas sobre su necesidad y eficacia? ¿No sería más lógico vacunar a una gran parte de la población mundial antes de plantearse la tercera dosis? ¿Qué sucede con las dosis que están a punto de caducar?

Europa.

“La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) dicen que una tercera dosis de vacuna contra Covid-19 es innecesaria. En un informe publicado a principios de septiembre, las dos agencias europeas afirman que se debe dar prioridad a que las personas en edad de ser vacunados reciban las dos dosis.”

“También subrayaron la diferencia entre las dosis de refuerzo para las personas que tienen un sistema inmunológico normal y las dosis adicionales para los más vulnerables. En relación con eso, la EMA y el ECDC declararon que si una dosis adicional “puede mejorar la respuesta inmune en individuos inmunodeprimidos, la opción de administrar una dosis adicional ya debería considerarse ahora. También se podría considerar la posibilidad de proporcionar una dosis adicional, como medida de precaución, a las personas mayores y frágiles, en particular a las que viven en entornos cerrados, como los residentes de centros de atención a largo plazo “.

“La variante Delta llevó a algunos países occidentales a considerar ofrecer una tercera dosis de la vacuna Covid a personas vulnerables, como ancianos e inmunodeprimidos. Israel ya comenzó a hacer eso a principios de agosto. Estados Unidos planea comenzar en septiembre.”

“En Europa, Alemania y Francia declararon a principios de agosto que se necesitaría un refuerzo. Esto se basa en el hecho de que la protección de la vacuna disminuye con el tiempo. Aunque, la rápida mutación del virus plantea interrogantes sobre la protección de las vacunas actuales contra nuevas variantes.”

“Los Estados miembros estaban particularmente ansiosos por conocer las opiniones de la EMA sobre el tema, a pesar de que el informe de la EMA y el ECDC contenía solo consideraciones y no decisiones jurídicamente vinculantes. La EMA todavía está evaluando datos sobre dosis adicionales y dosis de refuerzo y, finalmente, expresará sus opiniones a medida que haya más datos disponibles. Por lo tanto, los Estados miembros europeos tienen más o menos libertad para decidir si se necesitan dosis de refuerzo y adicionales.”

“La declaración de la EMA y el ECDC también es importante, ya que se produce dos semanas después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidiera “una moratoria temporal sobre los refuerzos para ayudar a trasladar el suministro a aquellos países que ni siquiera han podido vacunar a sus trabajadores sanitarios y en- comunidades de riesgo y están experimentando un gran repunte  de casos”

Estados Unidos

Los asesores científicos de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (Food and Drug Administration FDA) votaron no recomendar una tercera inyección de la vacuna Pfizer para la mayoría de los estadounidenses, a pesar de que la administración de Biden ya había anunciado un plan en ese sentido antes de que los comités asesores lo hubieran hecho. la oportunidad de revisar la evidencia científica en público.la verdad es que creo qu eque dada la baja tasa de vacunación en al gunos estados, lo que realmente quiere el Gobierno Federal es que aprovechando esto de la tercera dosis, muchos reciban la primera…

El presidente del comité, el Dr. Arnold Monto, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, propuso continuar las deliberaciones después de la votación. Dieciséis de los 18 asesores se opusieron a la propuesta de refuerzos para los mayores de 16 años, incluso aunque algunos miembros creían que tal vez la tercera dosis “ayudase algo”.

Después del voto negativo inicial, el comité recomendó que un número mucho menor de estadounidenses recibiera terceras inyecciones de la vacuna Pfizer al menos seis meses después de sus primeras dosis, esta vez bajo autorización de uso de emergencia en lugar de aprobación total.

El panel de 18 miembros recomendó por unanimidad una dosis de “refuerzo” para las personas mayores de 65 años y con alto riesgo de Covid-19 grave. Como resultado de la autorización de uso de emergencia, probablemente continuará el estudio sobre las inyecciones de refuerzo mientras Pfizer trabaja para lograr la aprobación total.

El panel asesor luego aclaró aún más que la autorización de uso de emergencia debe incluir a los trabajadores de la salud y aquellos en alto riesgo de exposición “ocupacional” a Covid-19.

La decisión del comité asesor de vacunas y productos biológicos relacionados de la FDA no es vinculante, pero la FDA suele seguir sus consejos.

La decisión se tomó después de un importante desacuerdo científico público con respecto a una tercera dosis. Gran parte de los datos a favor provienen de Israel, aunque  son escasos y obtenidos en un corto periodo de tiempo y es ,muy difícil concluir con esta información sobre si un refuerzo podría ayudar a proteger a las personas contra la hospitalización y la muerte.

Varios miembros del comité expresaron sus dudas “Hay demasiadas preguntas para que me sienta cómodo diciendo ‘sí’ a esto”, dijo A Oveta Fuller, miembro y profesor asociado de microbiología e inmunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, resumiendo las opiniones de varios miembros votantes.

Otro miembro del comité, el Dr. Eric Rubin, profesor asistente de microbiología y genética molecular de Harvard, dijo que sospecha “con certeza” que la vacuna será de bajo riesgo, “pero no tenemos en este momento suficiente información, y no creo que yo estuviera tranquilo inoculando a un chico de 16 años por todas las razones que todos han planteado ”.

En su solicitud de aprobación para que se permitiese su uso en un tercera dosis de refuerzo, Pfizer presentó datos de seguridad de solo unos 300 adultos de entre 18 y 55 años que recibieron una vacuna de refuerzo, un tamaño de muestra que varios miembros dijeron que era demasiado pequeño.

 

Pfizer/BioNTech vaccine (Photo: LuisAcosta/AFP/Getty Images)

La decisión cuestiona el plan de la administración de Biden de proporcionar una tercera vacuna de Pfizer a los estadounidenses mayores de 16 años completamente vacunados. También cuestiona los planes de refuerzo más amplios, que la administración había hecho parecer casi inevitables.

Otro fabricante de vacunas Covid-19, Moderna, ha solicitado autorización para que su vacuna se emplee en dosis de refuerzo. Los funcionarios de la administración no han recomendado vacunas de refuerzo para las personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson, aunque aún pueden hacerlo.

Todas las vacunas disponibles actualmente en los EE. UU. son altamente eficaces reduciendo la hospitalización y la mortalidad por Covid-19. Las preguntas de los miembros del comité de la FDA sobre la “disminución” de la inmunidad a las vacunas tendían a centrarse en la eficacia de las vacunas para prevenir la infección, la transmisión y la prevención de enfermedades leves a moderadas, y si eso cambiaría significativamente la dirección de la pandemia.

Los científicos dijeron que tenían “problemas” para respaldar la aplicación de Pfizer en dosis de refuerzo para la mayoría de los estadounidenses por razones que incluyen el riesgo de miocarditis o inflamación del corazón, especialmente en hombres jóvenes; la falta de evidencia de que los impulsores frenarían significativamente la dirección de la pandemia; y preguntas sobre si los refuerzos deben limitarse a los mayores.

Gran parte del debate se centró en cómo las vacunas provocaban inmunidad: ¿la disminución de la inmunidad en la enfermedad leve y moderada, que requiere anticuerpos circulantes, indica que habría una disminución de la inmunidad frente a una enfermedad grave que requiere hospitalización, que depende de una parte diferente del sistema inmunológico? Varios miembros consideraron que no había pruebas suficientes para responder a la pregunta.

Sin embargo, no todos los miembros estuvieron de acuerdo.

“La inmunidad claramente parece disminuir con el tiempo”, dijo el Dr. Jay Portnoy del hospital Children’s Mercy en Kansas City, un miembro del comité que dijo que ya estaba recetando una tercera dosis de la vacuna Pfizer.

Hubo acuerdo sobre la cuestión de la disminución de la inmunidad en las personas mayores, que también corren los mayores riesgos de padecer Covid-19 severo.

El plan de refuerzo de la administración para el público en general ha sido criticado por científicos y líderes de la gestión sanitaria mundial. La disensión se intensificó a medida que se acercaba la reunión de la FDA, que culminó con la dimisión de dos científicos que abandonaron la FDA por su oposición al plan de refuerzo.

En un artículo publicado en The Lancet, los científicos que dimitieron advirtieron: “La evidencia actual no parece mostrar la necesidad de un refuerzo en la población general, en la que la eficacia contra enfermedades graves sigue siendo alta”.

Los beneficios de impulsar, dijeron, “no superarán los beneficios de brindar protección inicial a los no vacunados”.

La crítica más potente ha argumentado que proporcionar inyecciones de refuerzo a personas en naciones occidentales ricas no es tan efectivo como vacunar a personas nuevas en todo el mundo, y que proporcionar inyecciones de refuerzo necesariamente reduce el suministro de vacunas en los países más pobres. La FDA excluyó este debate de sus deliberaciones.

Independientemente de la recomendación de la  FDA, algunos estadounidenses sanos se han sentido obligados a buscar terceras dosis. El plan de EE. UU. para las dosis de refuerzo puede haber influido en otras naciones ricas para implementar programas de refuerzo, lo que reduce aún más el suministro de vacunas disponibles.

No hay discusión sobre la necesidad de terceras dosis  para las personas inmunodeprimidas y que presentan una respuesta menor a la vacuna. La FDA recomendó terceras inyecciones para este grupo en agosto.

El Mundo sin recursos equiparables a los dos anteriores ejemplos.

“Según Our World in Data, a 1 de septiembre, solo el 1,8% de la población ha recibido al menos una dosis en países de bajos ingresos. Por el contrario, en la UE, el 70% de los adultos están completamente vacunados.”

“El problema es que si la mayoría de los países tienen una tasa de vacunación tan baja, ni los países en desarrollo ni los países desarrollados y su población son realmente seguros. Como dijo la presidenta Ursula von der Leyen hace un año: “Una pandemia mundial requiere nada menos que un esfuerzo mundial para ponerle fin. Ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos estén a salvo “.

“Como advirtió la OMS, sin un acceso equitativo a las vacunas, el virus mutará rápida y constantemente. Las mutaciones de virus son normales en el ciclo de vida de los virus. Pero si en la mayor parte del mundo no se frena la replicación del virus, sus variantes podrían reducir la efectividad y protección de la vacuna actual Covid-19, como ya confirmaron algunos estudios.”

Para saber más:

ECDC and EMA highlight considerations for additional and booster doses of COVID-19 vaccines 

Interim public health considerations for the provision of additional COVID-19 vaccine doses. ECDC

Considerations in boosting COVID-19 vaccine immune responses Philip R Krause, MD  Prof Thomas R Fleming, PhD Prof Richard Peto, FRS  Prof Ira M Longini, PhD Prof J Peter Figueroa, PhD Prof Jonathan A C Sterne, PhD et al. The Lancet.

New Study of Covid Booster Shots Fans Debate Over Benefits. NYT.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..