La vacunación antivariólica de rutina terminó en la mayoría de los países en torno a 1980. A finales de 1979, la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó la erradicación mundial de la viruela, 2 años después de registrarse el último caso de viruela en el mundo, y fue ratificada por la XXXIII Asamblea Mundial de la OMS el 8 mayo de 1980. “Sin embargo, el 11 de agosto de 1978, casi 1 año después de la declaración del último caso de viruela endémica, enfermaba, y justo un mes después fallecía a causa de la viruela (en el laboratorio de virología de Birmingham), la doctora Janet Parker, que contagió también a su madre, Helen Witcomb, que sanó y se convirtió en el último caso de viruela en el mundo. En uno de los congeladores del laboratorio se conservaba el virus de la viruela, pero un defecto en el cierre de los registros de tuberías facilitó el escape de aire contaminado que afectó a Janet Parker. Diez días antes de que esta muriera de viruela, Henry Bedson, jefe del Departamento de Microbiología Médica en Birmingham, se suicidó. A partir de entonces se estableció que el virus solo se mantendría en cuatro países (Rusia, los Estados Unidos, el Reino Unido y Sudáfrica), en laboratorios estatales y bajo estrictas condiciones de seguridad. A partir de 1983 estas reservas se redujeron a Rusia y los Estados Unidos.” Debido a que la vacuna también protege contra la viruela del mono, la campaña también mantuvo esa enfermedad bajo control, especialmente en las regiones de África central y occidental donde el virus es endémico.

En las décadas transcurridas desde que terminó la vacunación contra la viruela, la proporción de personas protegidas contra la viruela del mono ha disminuido sustancialmente, lo que permite que el virus se propague más fácilmente de animales a humanos y de persona a persona, lo que aumenta el riesgo de que se produzca un brote.

El aumento de casos ha planteado dudas sobre si el virus de la viruela del mono ha evolucionado hacia una forma más transmisible. Hasta ahora, los científicos no han encontrado evidencia de que este sea el caso, pero los investigadores están estudiando el ADN para ver si las mutaciones en el virus pueden haber cambiado su comportamiento. Los estudios genéticos hasta ahora sugieren que el virus coincide con cepas que llegaron al Reino Unido, Singapur e Israel en 2018 y 2019.

Diversos expertos afirman que el brote parece más un evento fortuito, ya que los contagios crecieron una vez que entró en una comunidad de hombres que tienen sexo con hombres. Para estos expertos, es poco probable que haya el mismo “crecimiento explosivo” de infecciones en la población general que se observó con Covid, aunque el brote podría continuar durante varios meses a medida que el rastreo de contactos ralentiza pero no detiene la transmisión.

Virus viruela del mono.

¿Qué es la viruela del mono?
La viruela del mono es una infección viral diagnosticada con frecuencia en África central y occidental. A veces se diagnostican en otros países, por ejemplo en el Reino Unido, se registró el primer caso en 2018 en una persona que se cree que contrajo el virus en Nigeria.

Hay dos formas de viruela del mono, una cepa más leve de África occidental y una cepa más grave de África central o Congo. El brote actual parece estar relacionado con la cepa de África occidental, aunque no en todos los países en los que se han diagnosticado casos de viruela del mono se ha publicado esta información.

Los primeros síntomas de la viruela del mono incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, ganglios linfáticos inflamados y escalofríos, así como otras características como el agotamiento.

“Se puede desarrollar una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales”. “La erupción cambia y pasa por diferentes etapas, y puede parecerse a la varicela o la sífilis, antes de finalmente formar una costra, que luego se cae”.

¿Cómo se propaga?
La viruela del mono no se propaga fácilmente entre humanos y requiere un contacto cercano. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., se cree que la transmisión de persona a persona ocurre principalmente a través de gotitas respiratorias grandes.

“Las gotitas respiratorias generalmente no pueden viajar mucha distancia, por lo que se requiere un contacto cara a cara prolongado”. “Otros métodos de transmisión de persona a persona incluyen el contacto directo con fluidos corporales o las lesiones, y el contacto indirecto, como a través de ropa o ropa de cama contaminada”.

¿Dónde se han encontrado casos recientes?
Se han confirmado casos de viruela del mono en las últimas semanas en al menos 12 países donde no es endémica, incluidos Reino Unido, España, Portugal, Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos, Canadá, Países Bajos, Suecia, Israel y Australia.

Si bien se han encontrado algunos casos en personas que viajaron recientemente a África, otros no: de los dos casos australianos hasta la fecha, uno fue en un hombre que había regresado recientemente de Europa, mientras que el otro fue en un hombre que había estado recientemente en el Reino Unido. Mientras tanto, un caso en los EE. UU. es un hombre que viajó recientemente a Canadá.

No todos los casos parecen estar relacionados y algunos se han diagnosticado en hombres que se identifican a sí mismos como homosexuales o bisexuales, o en hombres que tienen sexo con hombres.

¿Significa esto que la viruela del mono se transmite sexualmente?
“No hay evidencia de que sea un virus de transmisión sexual, como el VIH”. “Es más probable que la infección se de por el contacto cercano durante la actividad sexual o íntima, incluido el contacto prolongado de piel con piel, puede ser el factor clave durante la transmisión”.

Se aconseja a los hombres homosexuales y bisexuales, así como a otras comunidades de hombres que tienen sexo con hombres, que busquen erupciones o lesiones inusuales en cualquier parte del cuerpo, en particular en los genitales. “Se recomienda a cualquier persona que tenga preocupaciones de que podría estar infectada con la viruela del mono que se comunique con las clínicas antes de su visita”.

¿Debemos estar preocupados?
La cepa de viruela del mono de África occidental es generalmente una enfermedad de gravedad moderada para la mayoría de las personas, pero es importante identificar a las personas infectadas y sus contactos. El virus es más preocupante entre las personas vulnerables, como aquellas con sistemas inmunológicos debilitados o que están embarazadas. Según los expertos que el aumento en el número y la evidencia de propagación comunitaria son preocupantes, y que se esperan más casos a medida que continúa el rastreo de contactos por parte de los equipos de salud pública. Sin embargo, es poco probable que haya brotes muy grandes. La vacunación de contactos cercanos podría usarse como “vacunación en anillo”.

El Reino Unido y Alemania han comprado miles de dosis de vacunas contra la viruela, un virus relacionado pero más grave que, como describíamos al principio, ha sido erradicado. Según la Organización Mundial de la Salud, “se demostró a través de varios estudios de observación que la vacunación contra la viruela tiene una eficacia de alrededor del 85 % en la prevención de la viruela del mono y puede ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad.

España está buscando comprar suministros de la vacuna, y otros países, como EE. UU., tienen grandes reservas.

Imagen Lesiones causadas por viruela del mono. CDC.

Compartir:

2 comentarios

  1. En los informes del Ministerio de Sanidad, de manera, a mi entender, muy acertada, el principal grupo de riesgo de este brote no se denomina, “hombres que tienen sexo con hombres”, sino “hombres que tienen sexo en entornos de riesgo”, porque el riesgo no reside en la naturaleza de la práctica sexual (toda práctica sexual conlleva contacto íntimo), sino en el número de contactos, que es especialmente elevado cuando se practica sexo en entornos caracterizados por una alta promiscuidad. Esto quiere decir que, ni un hombre que practique sexo con hombres fuera de estos entornos debe sentirse especialmente en riesgo, ni que una mujer que practique sexo en entornos de riesgo deba sentirse segura en cuanto a la adquisición de esta enfermedad.
    Por otra parte, no termino de entender muy bien la relación del episodio de contagio de laboratorio de viruela humana y de su posterior almacenaje en altas condiciones de seguridad con este asunto, ya que las cepas vacunales de viruela, que son las que sí que pueden tener que ver, ya que producen protección contra esta enfermedad, no se almacenan en estas condiciones y se utilizan en la producción de vacunas. Deberíamos ser muy cuidadosos con no confundir a la opinión pública estableciendo relaciones tan imprecisas como alarmantes.

Deja un comentario