Archivo de autor

LAS ARMAS INTELIGENTES EN LAS PATENTES

Uno de los últimos números de la revista  Marchamos, publicada por la Oficina Española de Patentes y Marcas, O.A., incluía un artículo sobre Inteligencia Artificial en el que se abordaba el desafío de las Armas Inteligentes. Este término se refiere a armas completamente autónomas, es decir, que pueden seleccionar y destruir sus objetivos sin un control humano directo. En lengua inglesa se conocen como Lethal Autonomous Weapons (LAWs) y Killer Robots. En esta entrada se va a presentar una breve selección de patentes publicadas en relación con esta tecnología.

Consideraciones Previas

En primer lugar, a la hora de emprender una búsqueda de patentes sobre armas inteligentes, es que podrían existir más patentes sin publicar que publicadas, debido a que las solicitudes de patente relacionadas con armamento tienden a ser catalogadas como “de interés para la defensa nacional” y por tanto declaradas secretas y no publicadas en España (Art. 112. 1 Ley 24/2015). Tampoco serían publicadas si se tramitara su solicitud en otros países, en virtud de los acuerdos internacionales vigentes para la salvaguardia mutua del secreto de invenciones relativas a la defensa respecto de las cuales se hayan presentado solicitudes de patentes.

En segundo lugar, las patentes relacionadas con armas se clasifican en la clase F41 (armas) de la Clasificación Internacional de Patentes (CIP). También se ha hallado literatura  patente relevante en las clases G01 (metrología, ensayos), G05 (regulación, control) y G06 (computo, calculo, conteo).

Patentes relacionadas con Armas Inteligentes

1. El invento de la patente US7210392B2 consiste en un sistema de arma autónoma capaz de disparar sin intervención directa de un ser humano. Para ello, un sistema de control analiza los datos que recibe a través de unos sensores y, de acuerdo a una serie de reglas previamente programadas, y a unos algoritmos de aprendizaje, decide si procede o no a ejecutar los disparos.

Un operador controla en remoto la operativa y puede tomar los mandos del sistema en todo momento.

2. En US20040030571A1 se presenta un sistema para la gestión de una flota de vehículos armados no tripulados, con capacidad para actuar de manera coordinada y conjunta. Dicha flota puede estar formada por una combinación de vehículos no tripulados terrestres (UGV), aéreos (UAV) y submarinos (UUV).

El sistema de control objeto de esta invención se inspira en el comportamiento de los enjambres de insectos para modelar el funcionamiento de la flota de vehículos, dotándola de un cierto grado de autonomía. En otras palabras, la invención reivindica un sistema de control híbrido en el que se combina, mediante inteligencia artificial, un control centralizado tradicional con un control descentralizado innovador que le permite a la flota de vehículos adaptarse en tiempo real a un entorno cambiante.

La invención utiliza técnicas de aprendizaje maquinal para crear modelos de funcionamiento de la flota de vehículos de creciente complejidad y eficiencia en relación con los objetivos iniciales parametrizados.

 

3. El invento de la patente US2012185115 se denomina Laserbot, y consiste  en un robot de control remoto provisto de un arma, que es un láser de CO2. Este dispositivo se emplea, fundamentalmente, para la desactivación de minas terrestres.

El principal punto débil que tiene el uso de este tipo de dispositivos en un escenario bélico es el control remoto. Por ejemplo, la comunicación inalámbrica entre operador y robot es susceptible de ser saboteada por el enemigo; también, ante condiciones meteorológicas adversas, la transmisión de órdenes entre operador y robot puede verse interrumpida.

Para superar estos inconvenientes, la invención propone dotar al Laserbot de una mayor autonomía respecto al operador. Para ello prevé que estos robots cuenten con una red de sensores que actúan como una fuente de datos que serán procesados en tiempo real por el robot. La interpretación de esos datos afectará a la manera en la que el robot ejecuta las órdenes del operador.

Por otra parte, mediante técnicas de aprendizaje maquinal el Laserbot es capaz de aprender de sus experiencias pasadas, mejorando sus respuestas presentes.

En definitiva, se pretende que el Laserbot sea progresivamente más autónomo e independiente del control humano.

Conclusiones

La inteligencia artificial puede tener diferentes aplicaciones en el sector armamentístico, con muy diversos grados de aceptación social. Así, el desarrollo de sistemas de armas inteligentes como los de los ejemplos 1 y 2 siempre resultará más controvertido que el desarrollo de robots capaces de desactivar minas terrestres de manera autónoma – evitando poner en peligro la vida de un operador humano – como el que se describe en el ejemplo 3.

Por otra parte, si nos paramos a pensar sobre el invento del ejemplo 2, no parece tan remota una distopía como la que se presenta en el video Slaughterbots, cuyo fin es el de concienciar del peligro que suponen las armas inteligentes para el conjunto de la humanidad.

Por último, la búsqueda y el estudio de patentes relacionadas con las Armas inteligentes puede  ser útil para averiguar cuál es el estado del arte en este campo de la técnica y vislumbrar las tendencias tecnológicas de estos sistemas. Sin embargo, la literatura de patentes no aporta nada respecto a las consideraciones de carácter moral planteadas por el desarrollo, fabricación y comercialización de este tipo de armamento.

Etiquetas:

Los hermanos Marx y las patentes

 

Todos conocemos a los famosos artistas estadounidenses, los hermanos Marx, por su dilatada carrera en el mundo de la cinematografía, primero en el vodevil y luego en Broadway y en el cine. Sus habilidades cómicas y su ingenio siguen, después de tantos años haciéndonos reír.

Lo que no todo el mundo conoce es la faceta de alguno de ellos como inventores. Gracias a que las patentes deben ser publicadas para su divulgación, conocemos las invenciones que estos artistas desarrollaron.

De los cinco hermanos Marx, tanto Zeppo como Gummo desarrollaron una actividad relacionada con patentes, si bien en el caso de Gummo fue de mucha menor entidad que la realizada por Zeppo.

Gummo

Milton Marx o Gummo, es el más desconocido de todos ya que no participó en las películas más famosas de sus hermanos, pues dejó a temprana edad el mundo del vodevil. Sin embargo, actuó como representante de sus hermanos y a él se le debe la patente  US1320335A sobre un sistema de embalaje para opti­mizar la ropa sucia en compartimentos para evitar su mezcla y poder clasificarla por tallas.

 

Zeppo

Herbert Marx, conocido como Zeppo, sí actuó en las seis primeras pelí­culas, como la famosa “Sopa de gan­so” o “Pistoleros de agua dulce”. Poseía un talento especial para la mecánica, razón por la cual fundó en 1941 la empresa Marman Products, dedicada al diseño y al ensamblaje de piezas y material armamentístico re­queridos por el ejército estadounidense durante la II Guerra Mundial.

Entre los productos que diseñó destaca la abrazadera tipo Marman. Consiste en un sistema de sujeción para maquinaria u objetos pesados que permite que dos superficies cilíndricas se puedan juntar mediante el uso de un anillo especial, también conocido como “anillo Marman”.

https://es.wikipedia.org/wiki/Abrazadera_Marman#/media/Archivo:Typical_Marman_Clamp_System.tif

Como curiosidad más destacable un tipo particular de abrazadera fue diseñada y utilizada para izar la famosa bomba nuclear arrojada sobre Hiroshima “Little boy” desde el foso hasta el bombardero B29 con la ayuda de gatos hidráulicos.

 

Además, obtuvo patentes relacionadas con la monitorización del pulso cardiaco: US3473526 A y US3426747 A.

Y por último, relacionado con otro sector totalmente diferente, protegió como patente, US2590026 A, un dispositivo de hidroterapia para tratamiento de enfermedades que consiste en una almohadilla a la que se suministra vapor a través de unos conductos y de la que os dejamos estas imágenes:

Etiquetas:

TALGO: Retos a la alta velocidad

TALGO AVE S-102

Patentes Talgo surgió en 1942 con el fin de desarrollar la idea de un tren articulado, ligero y de rodadura independiente que representaba un nuevo concepto disruptivo con la tecnología ferroviaria de aquel momento. Partiendo de este hito y a través de los 75 años de historia de la empresa, nacida de la colaboración del ingeniero militar Alejandro Goicoechea y José Luis Oriol, Talgo ha ido evolucionando hasta llegar a ser una multinacional puntera en la industria del ferrocarril con proyectos en todo el mundo.

Desde su inicio está en la identidad de Talgo la protección de sus invenciones y sus diseños, hecho que se hace tangible en el mismo nombre de la empresa, en el que queda reflejado ese afán por la protección de la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías que den solución a las necesidades de los usuarios del ferrocarril en todo el mundo. Así, desde los primeros años y hasta el día de hoy, Patentes Talgo ha estado orientada a la protección de todos sus desarrollos mediante derechos de Propiedad Industrial tales como patentes, modelos de utilidad, diseños, etc.

En el año 1944 el primer tren articulado que ideó Goicoechea y que dio origen a la empresa fue reflejado en patentes como ES0174019 A1, ES0163239 A1 y ES 0166809.

En 1962, Renfe contrata el suministro de 104 coches para formar 9 composiciones del Talgo III. La evolución del Talgo III dio lugar, precisamente, a uno de los hitos que más patentes ha merecido para Talgo:  el cambio de ancho representado en las patentes ES0332453 A1 y ES0332454 A1 de 1966. No en vano, fue esta innovadora solución la que hizo posible el primer viaje en entre España y Francia sin necesidad de que los viajeros hicieran transbordo y cambiaran de tren. De igual modo, las sucesivas mejoras y cambios asociados a la solución de dicho problema técnico han dado lugar a nuevas patentes que han permitido a la empresa ser líder indiscutible en este ámbito y han requerido de la protección de sus invenciones en aquellos mercados objetivos, como por ejemplo Francia, mediante la patente FR1547606.

En 1980 entran en servicio las Series 4 y 5 de los coches Talgo con el renombrado sistema de pendulación natural característico de Talgo patentado en España con el número ES424615 y su familia de patentes en otros países relevantes como Gran Bretaña, Francia, Alemania, Japón, Italia, etc.

 

Durante la década de los años 90 Patentes Talgo logra, gracias a un proceso de investigación y ensayos continuos, la adaptación de la rodadura Talgo para muy altas velocidades dando lugar a los trenes AVE de la Serie 102, líderes a día de hoy en la alta velocidad española. Estos trenes son conocidos popularmente como “el pato” por la forma característica del morro de la motriz, que fue también protegido mediante el modelo industrial I0143767.

En 1998 se presenta el Talgo XXI marcando un gran hito tecnológico por ser el primer tren el mundo que disponía de una cabeza tractora diésel dotada de un bogie tractor con ruedas desplazables, permitiendo así el cambio de ancho de todos los ejes del tren sin necesidad de detenerse y sin cambiar de locomotora en el proceso, tal y como se había venido haciendo hasta ese momento. Esta invención fue protegida a través de la patente española con número EP0825085.

En 2006 se presenta la nueva locomotora de alta velocidad bitensión con cambio de ancho incorporado, que más tarde se replicaría en las cabezas motrices de las composiciones de la Serie 130 de Renfe, y que igualmente dio lugar a una patente con el código EP1120325.

En el año 2014 se puso en vía el prototipo AVRIL (Alta velocidad rueda independiente ligero), último tren de muy alta velocidad desarrollado por Talgo protegido a través de las patentes EP1826091 y EP2301821. Gracias a la patente EP1826091, su inventor, José Luis López Gómez fue galardonado con el premio de Mejor Inventor del año 2013. En esta ocasión las cajas fueron las protagonistas de este desarrollo por ser notablemente más anchas, para permitir de este modo aumentar la capacidad de viajeros maximizando el confort y la eficiencia energética del tren. Este tren fue en el año 2016 el responsable de que Patentes Talgo consiguiera la adjudicación del suministro de 30 trenes de alta velocidad para Renfe Viajeros.

 

 

En diciembre de 2016 empezó la operación del tren internacional Strizh, que une las capitales de Moscú y Berlín a través de un recorrido de más de 2000 km, en los que el tren Talgo es capaz de adaptarse automáticamente al cambio de ancho en la vía que se produce en la ciudad bielorrusa de Brest: cambiando entre 1435 mm y 1520 mm. Este nuevo tren permite, desde entonces, reducir el tiempo de viaje en más de cuatro horas y media con respecto a los trenes anteriores. Todo ello gracias a las tecnologías de cambio de ancho protegidas por Talgo a lo largo de su historia, y que en sus últimas evoluciones cuentan con un sistema anticongelante que impide la aglomeración de hielo en los sistemas de cambio de ancho.

En diciembre de 2017 Talgo realiza la primera demostración de servicio en la nueva línea de alta velocidad de Arabia Saudí, recorriendo cerca de 450 km en un recorrido dominado por condiciones meteorológicas muy adversas. Este hito es un espaldarazo para las innovadoras tecnologías de Talgo, que hacen posible la circulación de los trenes en condiciones extremas; tanto de frío como de calor. Para este proyecto, ente otros, se ha utilizado el diseño protegido según el modelo I0143767.

Con todo lo anterior, se constata el fuerte interés de Patentes Talgo por el desarrollo y la protección global de sus innovaciones, todas ellas orientadas a responder de manera integral a las necesidades del sector ferroviario desde un posicionamiento múltiple, atendiendo a la fabricación, diseño y también al mantenimiento de los trenes. Así, desde su fundación, y hasta el día de hoy, en el que cada nuevo proyecto incorpora multitud de los principios de la tecnología Talgo protegidos históricamente, Talgo ha presentado patentes en lugares tan dispares como Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, la mayoría de países de Europa, Georgia, Japón, Kazajstán, Marruecos, México, Rusia, Turquía o Uzbekistán.

 

Etiquetas:

LÉKUÉ: FÁCIL, RÁPIDO Y SANO

En 1980 nace Lékué en una pequeña localidad de los alrededores de la ciudad de Barcelona, en La Llagosta. Su origen se remonta a la fabricación de productos de caucho y, pese a que la innovación de éstos se percibía ya en el material, el color y las formas originales de cada uno de ellos, no es hasta el año 2005 cuando se conoce el nuevo posicionamiento de Lékué realmente reformador al implantar un cambio en la estrategia de la empresa.

En esta etapa Lékué se consolida ya como una marca de referencia en productos de cocina. Pero es con la introducción de la silicona platino en el sector, y con ella la llegada de los productos estrella de la marca como el Estuche de Vapor, cuando la empresa se posiciona como pionera en el mercado y consigue un gran reconocimiento.

Este material, la silicona platino, se presenta entonces de la mano de Lékué como una importante revolución: si hasta el momento se utilizaba en el sector de la sanidad y tenía uso tecnológico, sus ventajas iban a ser mayores en la cocina casera y profesional.

La apuesta por la innovación ha sido clave para el éxito del cambio estratégico y del proceso de internacionalización de Lékué. A lo largo de estos años ha desarrollado más de 200 nuevos productos en diferentes materiales y cuenta con un catálogo que cubre diversas categorías focalizadas en alimentación. Todos ellos llegan a más de 50 millones de personas en los más de 40 países de los 5 continentes en los que se distribuyen los productos de la marca.

 Es por este motivo que la empresa se focaliza en la investigación y desarrollo de nuevas ideas y conceptos disruptivos; de ahí la importancia de proteger toda la inversión y esfuerzos que se deposita en ellos para evitar la apropiación u aprovechamiento por parte de terceros de los éxitos de la marca. El registro de sus diseños o patentes ofrece a Lékué la seguridad de estar protegidos, dejando constancia de que sus productos son genuinos y ellos, sus autores, tienen pleno derecho sobre ellos.

 

Por otra parte, la marca es la identidad que transmite sus valores, como son calidad e innovación, entre otros. Conseguir que los consumidores los asocien a Lékué ha sido un trabajo de muchos años y protegerla es también esencial, especialmente al tener exposición internacional, pues a su percepción van vinculados el prestigio y trayectoria de todo este recorrido.

 

 

Etiquetas:

Retazos de Historia: El Boletín de la Propiedad Intelectual e Industrial

La idea de crear un Boletín Oficial de la Propiedad Industrial aparece reflejada por primera vez el 1 de mayo de 1871, cuando el Director del Conservatorio de Artes contestaba una comunicación del Director de Agricultura, Industria y Comercio de 26 de enero de 1869, por el cual le remitía un ejemplar del Boletín Industrial del Reino de Italia que contenía la descripción y dibujos de los privilegios concedidos por el Gobierno de aquella nación. La intención del Director de Agricultura era que el Director del Conservatorio examinase la publicación para determinar el coste y medios necesarios para realizar la misma publicación en España.

Boletín de la Propiedad Industrial del Reino de Italia. Volumen 1. Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio. 1864.

El Director del Conservatorio debía informar, asimismo, al Director de Agricultura de si la legislación vigente en ese momento permitiría al Gobierno hacer la publicación de las memorias y la descripción de los privilegios solicitados.

La respuesta del Director del Conservatorio al Director de Agricultura fue negativa en relación a la posibilidad de poder realizar dicha publicación en España, entre sus argumentaciones:

1º El Conservatorio de Artes no disponía de personal para realizar esta tipología de publicación, ni las máquinas ni aparatos para su reproducción que eran indispensables. En este punto se mostraba contradictorio, pues reconocía, sin embargo, que podría haber profesores y personas en el Conservatorio con conocimientos y práctica para poder dirigir y llevar a cabo dicho proyecto con éxito, en tal caso serían necesarios medios materiales.

2º En cuanto al coste, consideraba que podría ser bastante considerable pues sería necesario establecer tres talleres: uno de dibujo para el aumento, reducción y copia de los planos; otro de grabado y galvanoplastia para grabar y reproducir las planchas que comprendían los dibujos que se acompañan a las memorias y otro de estampación y satinado de láminas. Indicaba la posibilidad de contratar la impresión de las memorias, encuadernación del Atlas y textos para abaratar costes.

3º Señalaba la dificultad de poder calcular el coste de dicha publicación, porque había meses que el número de privilegios que se solicitaban era escaso y otros meses podía ser el doble, el triple e incluso, el cuádruple. Por otro lado, había privilegios que no contenían ningún plano y otros que, en cambio, podían contener un gran número de planos. Por ello, da otra opción para reducir el coste introduciendo un extracto con los principales fundamentos de la invención con la extensión necesaria para su comprensión, reduciendo además el número de planos a lo estrictamente necesario, de manera que el coste se reduciría a la cantidad de treinta o cuarenta mil reales.

4º Planteaba la posibilidad de que se hiciese una tirada de mil ejemplares y que se vendieran al mismo precio de coste para no producir gastos al Estado.

5º Por otro lado, señalaba la necesidad de reformar la legislación vigente para poder publicar los privilegios, ya que estos eran secretos por Ley. El Director del Conservatorio indicaba que así se adecuaría a la legislación de otros países donde sí se publicaban los privilegios de invención.

Oficio de contestación del Director del Conservatorio de Artes al Director de Agricultura, Industria y Comercio sobre la publicación de un Boletín semejante al Boletín Industrial del Reino de Italia que contenía la descripción y dibujos de los privilegios concedidos. Fondo Histórico Administrativo de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Archivo Histórico de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Fecha: 1871/05/01. Caja 8/Expediente 66

 

A pesar de que las intenciones del Director de Agricultura eran buenas, no sería hasta quince años después cuando viese la luz el primer Boletín de Propiedad Industrial de España. Nace en el contexto de una nueva legislación sobre patentes que rompe definitivamente con el sistema de privilegios de invención del Antiguo Régimen, haciéndose públicas las patentes presentadas en España y conciliando las bases de la legislación nacional con las legislaciones de otros países a partir del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial de 20 de marzo de 1883.

El Boletín de la Propiedad Industrial e Intelectual nace por Real Decreto de 2 de agosto de 1886. En la legislación que reguló la creación del organismo se establecía que el Boletín del Propiedad Intelectual del Ministerio de Fomento se publicaría los días primero y dieciséis de cada mes y que empezaría su publicación el día primero de septiembre de ese mismo año. Corriendo a cargo de la Imprenta del Colegio Nacional de Sordomudos y de Ciegos la impresión del Boletín, así como la de todos los libros talonarios, recibos, cuentas y demás impresiones que fuesen necesarios por su Administración. Su domicilio oficial se ubicaría inicialmente en el Conservatorio de Artes y Oficios.

El régimen interior de la oficina encargada de este servicio, era de la exclusiva competencia de un director nombrado por el Ministerio de Fomento. El Director debía tener una de las siguientes condiciones: ser o haber sido Director o Redactor de la Gaceta de Madrid, tener la categoría de Jefe de Administración Civil, haber representado con carácter técnico al Gobierno Español en uno o más de los Congresos Internacionales celebrados para la protección de la propiedad intelectual o industrial, tener el título de doctor en Filosofía y Letras o el de Ingeniero Industrial, contar con al menos quince años de servicios efectivos en la administración pública. Su primer salario se estableció en seis mil pesetas.

Entre los primeros directores del Boletín Oficial destacó la figura del escritor y autor teatral Luis Mariano de Larra Wetoret(1830-1901), hijo también del escritor romántico Mariano José de Larra y Sánchez de Castro. Luis Mariano fue también oficial y primer redactor jefe de la Gaceta de Madrid.

Retrato de Luis Mariano de Larra Wetoret.
Primer Director del Boletín Oficial de Propiedad Intelectual e Industrial

El Director tendría a sus inmediatas órdenes un auxiliar de la clase de cuartos con el título de Doctor o Licenciado en Filosofía y Letras, Derecho o Ciencias o el de Ingeniero Industrial y un escribiente.

Correspondería al Director del Boletín: la dirección y redacción del mismo, la organización y administración económica, la formación del presupuesto anual para su publicación. Estaba a las inmediatas órdenes del Ministerio de Fomento, en todo lo que se refiriera a la dirección y redacción del Boletín y a las del Director General de Agricultura, Industria y Comercio, en todo cuanto tuviera relación con la parte económica y administrativa del mismo.

El  Director debía de presentar trimestralmente para su examen y aprobación una cuenta justificada de ingresos y gastos y, separadamente, otra de los ejemplares de la publicación distribuidos, vendidos y sobrantes.

Todos los libros que debían de usarse en la administración del Boletín, debían ir foliados y sellados por la Dirección de Agricultura del Ministerio de Fomento.

El precio de suscripción del Boletín Oficial de la Propiedad Intelectual e Industrial era de quince pesetas anuales en España y sus provincias de Ultramar y de treinta en el extranjero.

El plazo menor de suscripción era de tres meses, se vendían los ejemplares sueltos al precio de setenta y cinco céntimos de peseta cada uno.

El boletín se repartiría gratuitamente a las Secretarias de todos los Gobiernos civiles de España y sus provincias de Ultramar, a las Cámaras de Comercio, a la Biblioteca Nacional y Provinciales, secciones de Fomento de los Gobiernos de provincia, Consulados españoles en el extranjero, Oficina Internacional de Berna, Consejo de Estado, Tribunal Supremo, Audiencias Territoriales y de lo criminal y Juzgados de Primera Instancia de la Nación. Se remitirían también a los Centros Oficiales de Instrucción Pública e Industria de los países de la Unión Internacional para la protección de la propiedad industrial. Se enviarían asimismo gratis, solicitando el cambio, a todos los periódicos oficiales del mismo y género que se publicasen en el extranjero y a aquellos que, sin ser órganos oficiales de ningún gobierno, fuesen por su importancia en estas materias, dignos de ser estudiados o conocidos.

Los gastos de este servicio se pagaban con arreglo al presupuesto pagado por el Director, con cargo a los capítulos 12 y 2º, artículo 2º y 1º del presupuesto general del Ministerio de Fomento.

Con la creación del Boletín, desaparecía el Boletín de la Propiedad Intelectual publicado por el Ministerio de Fomento al refundirse en el nuevo Boletín, que quedaba configurado en dos secciones. La sección primera, correspondiente a la propiedad intelectual, en la que se insertaban la relación de todas las obras presentadas en el registro general, en esta misma se publicarían una relación de obras extranjeras. Y la sección segunda, correspondiente a la publicación de la propiedad industrial, insertándose todas las solicitudes de patentes de invención (presentadas, en tramitación, concedidas, caducadas y próximas a caducar por falta de pago), los certificados de marcas de fábrica y comercio (solicitados, concedidos y denegados), un resumen de la jurisprudencia nacional y extranjera en materia de propiedad intelectual e industrial, las leyes y disposiciones de carácter general nacionales y extranjeras en ambas propiedades y los Convenios Internacionales vigentes con las demás potencias.

El Registro de la Propiedad Intelectual siempre tuvo una entidad propia a pesar de ser publicado junto a la propiedad industrial, siendo elaborado por el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios. Cuando aparece el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, a principios del siglo XX, se separarán nuevamente del Ministerio de Fomento. La propiedad intelectual se pasaría a publicar en exclusiva en la Gaceta de Madrid, donde también se publicaba antes de su separación de la propiedad industrial.

Oficio sobre la organización y regulación de la publicación del Boletín Oficial de Propiedad Intelectual. Fondo Histórico Administrativo de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Archivo Histórico de la Oficina Española de Patentes y Marcas, O.A. Fecha: 1886/08/04. Caja 11. Expediente 20.

 

 

Etiquetas: