La guerra de los mundos: Galileo y la jerarquía

David Barrado y Navascués

“…Dadme las naves y adaptadme las velas al viento celeste; habrá gente que no tendrá miedo ni siquiera de cara a aquella inmensidad. Y para estos descendientes que ya dentro de muy poco se aventurarán por estos caminos preparemos, oh Galileo, yo una astronomía lunar y tú una joviana”.

Johannes Kepler a Galileo Galilei en “ Dissertatio cum Nuncio Sidereo”

¿Cómo evitar el uso de superlativos? Grande es la obra: en tamaño y en contenido. Estoy hablando de “Talento y Poder”, un estudio sobre las relaciones entre Galileo Galilei y la jerarquía eclesiástica, obra de Antonio Beltrán Marí.

He de confesar que desde hace mucho tiempo un libro no me quita el sueño, sea éste novela o ensayo. Cuando era joven me quedaba hasta altas horas de la noche leyendo, no podía dejar mi libro si éste me cautivaba, lo que solía ocurrir con frecuencia. Hace mucho tiempo que no me sucedía algo así. Hasta que ha llegado a mis manos el excelente trabajo del autor (a quien no conozco). Durante los pasados días, durante su lectura, me he tenido que forzar a dejar el volumen a un lado a una hora prudencial.

El libro se lee con gran facilidad. Por su amenidad, podría catalogarse como novela histórica. Está escrita en un castellano ágil y elegante, algo que siempre se agradece. Sin embargo, el volumen de información es inmenso; el análisis de los distintos eventos, detallado y agudo. Rigor y amenidad, al menos desde mi punto de vista, un lego en la historia del llamado caso Galileo y sus denuncias en varias ocasiones ante la Inquisición romana y condena final por ésta en 1633.

Como astrofísico de profesión y amante de la historia por vocación, siempre pensé que conocía la historia de Galileo y la prohibición de su libro “Diálogo sobre los dos grandes sistemas del mundo”, donde exponía de manera contundente, a pesar de las limitaciones impuestas por el papa Urbano VIII, la superioridad de la teoría copernicana que situaba al Sol en el centro del universo (y por tanto forzando el movimiento de la Tierra) frente a la visión geocéntrica y geoestacionaria de Claudio Ptolomeo. Sin embargo, “Talento y Poder” me ha revelado una gran cantidad de hechos relacionados con todo el proceso. Desde los antecedentes prácticamente un siglo antes (con el desarrollo de la teoría heliocéntrica por parte de Nicolás Copérnico hasta su accidentada publicación en 1543), pasando por los métodos procesales de la Inquisición (que se soslayaron o incluso contravinieron en el caso Galileo), la guerra ideológica entre partidarios y enemigos de Galileo en el mundo académico, hasta el papel de la política internacional, incluyendo la lucha contra el protestantismo y el enfrentamiento entre España y Francia que forzó en la reorientación de política de Urbano VIII, lo que bien pudo influir en su cambio de opinión, tan drástico, respecto a la obra de Galileo. Y llegando hasta la revisión del caso por una comisión de expertos a partir de 1979 por indicación de Juan Pablo II. Beltrán Marí nos muestra las múltiples manipulaciones de inquisidores e historiadores, que llegan hasta el fraude y la manipulación descarada de evidencias.

Recomiendo sin dudar el libro a aquellos que no tengan prejuicios y quieran, verdaderamente, acercarse a una de las figuras claves en el desarrollo científico moderno y a la historia de sus descubrimientos y el impacto que tuvieron en el mundo en el que vivía.

 


Página principal del “Cuaderno de Bitácora Estelar”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Coincido con el comentario sobre el libro de Beltrán Mari. Es sin duda una obra excelente. Nada que añadir a lo dicho salvo sumarme con todo mi entusiasmo a la recomendación de que el libro se lea, que se disfrute de su lectura.

You made a few nice points there. I did a search on the subject and found nearly all persons will have the same opinion with your blog.

[...] que estuvieron cerca de costarle la vida al enfrentarse con la Inquisición (censurado en 1616 y condenado en 1633). Una de estas disputas, circunscrita al ámbito académico, y no resuelta hasta el siglo XX, [...]

[...] y su fama tuvo un reconocimiento pan-europeo. A pesar de la ejecución pública de Giordano Bruno, Galileo, que nunca fue un héroe y dudó al comienzo de su carrera de exponerse públicamente (y así se lo comunicaría a Johannes [...]

(requerido)

(requerido)


*