Posts etiquetados con ‘restauracion ecologica’

¿Qué es la Restauración Geomorfológica?

El grupo de geólogos de la Universidad Complutense de Madrid que participan en el Programa de I+D REMEDINAL2-CM acaba de lanzar una web sobre Restauración Geomorfológica, con un enfoque novedoso al servicio de la Restauración Ecológica. El trabajo de este grupo puede considerarse pionero y muy destacado a nivel europeo. La doctora Cristina Martín, quien disfrutó de un contrato postdoctoral financiado por la Comunidad de Madrid y asociado a la red REMEDINAL-2, ha contribuido de manera decisiva a su puesta en marcha durante el disfrute de dicho contrato.

La web muestra en qué consiste la Restauración Geomorfológica (RG), los ámbitos donde puede aplicarse, las técnicas y principios en los que se basa, así como ejemplos ya desarrollados en España.

También pueden consultarse los servicios ofrecidos por el grupo de trabajo, los proyectos de investigación que desarrollan y publicaciones. Todo ello llevado a cabo gracias al trabajo en red y la colaboración de muchos expertos.

Link de la web: http://www.restauraciongeomorfologica.com

Etiquetas: , , , , , , , ,
Categorias: General

La transformación de la superficie terrestre por actividades humanas como componente principal del Cambio Global

Autor: José Francisco Martín Duque, Universidad Complutense de Madrid (UCM). Participante en el Programa de Actividades de I+D entre Grupos de Investigación de la Comunidad de Madrid REMEDINAL-2.

 

Con anterioridad a la actual crisis (¿sólo económica?) del ‘mundo occidental’, el problema ambiental ‘estrella’ en los medios de comunicación de estas zonas del planeta era el denominado Cambio Climático. Decimos “con anterioridad”, porque apenas queda rastro hoy de alguna noticia ecológica ‘global’ en estas regiones. Todo ello, a pesar de las evidentes conexiones que parece haber entre crisis, conflictos, crecimiento demográfico y competencia por recursos naturales, incluido el ‘territorio’.

En un artículo publicado recientemente (diciembre de 2012) en la revista GSA Today, del que son coautores dos investigadores de la red REMEDINAL (ver Hooke et al., 2012), se muestran algunas realidades que deberían dar lugar al inicio de una intensa discusión pública sobre el estado de degradación de la superficie terrestre. Esta degradación está ejercida por la presión que ha desencadenado y desencadena el crecimiento demográfico de las últimas décadas y las actividades humanas asociadas al legítimo desarrollo de las distintas sociedades.

Según dicho artículo, para el año 2007, las actividades humanas habían modificado ya el 53% de la superficie terrestre en términos ‘geomorfológicos’. Es decir, directamente moviendo tierras, o indirectamente mediante acciones que han causado cambios en los flujos de sedimentos. En un artículo anterior (Hooke, 1994), se había demostrado que los humanos éramos ya hace casi dos décadas el principal agente geomorfológico ‘esculpiendo’ la superficie terrestre.

En efecto, son varias las actividades humanas que mueven tierras y modifican, y en muchos casos degradan, la superficie terrestre. La minería, la construcción de infraestructuras o los procesos de urbanización son algunos ejemplos. Pero también el laboreo de superficies cultivadas mueve grandes cantidades de tierra, y favorece una erosión acelerada del suelo. A su vez, el pastoreo y los aprovechamientos forestales también incrementan la erosión. Una gran parte de los sedimentos erosionados acaba depositándose en la base de las mismas laderas transformadas, o bien en llanuras aluviales, modificando a su vez la configuración de la superficie terrestre. El resto es transportado por la red fluvial.

Muchas de estas actividades tienen además efectos indirectos más allá de las superficies directamente afectadas, de manera que el impacto total debido a la transformación de la superficie terrestre es muy superior al 53 %. Tanto los efectos directos como indirectos de esa modificación comprometen los servicios ecosistémicos que son esenciales para la supervivencia humana, muchos de los cuales son irremplazables.

Por todo ello, estos autores afirman que la transformación de la superficie terrestre por las actividades humanas es ya, y a buen seguro será en las próximas décadas, el componente más importante del Cambio Global.

La continua degradación de tierras agrícolas y la expansión del suelo urbano a expensas de suelos muy productivos (Figura 1), junto con la incesante degradación de servicios ecosistémicos esenciales, probablemente van a limitar la capacidad de la superficie terrestre para proporcionar una calidad de vida aceptable, incluso para la población mundial actual. De hecho, todo apunta a que podamos estar ya en un estado de superpoblación.

Figura 1. Cambios de algunos usos del suelo a lo largo del tiempo, con su extrapolación a 2050. Los datos de población y su proyección proceden de UNPD (1999). KG’01—Klein Goldewijk (2001); KG’11—Klein Goldewijk et al. (2011); P+—Pongratz et al. (2008); R+— Ramankutty et al. (2008); RF—Ramankutty and Foley (1999). Véase Hooke et al. (2012 para referencias, otras fuentes y otras estimaciones.

La superpoblación es un fenómeno según el cual la población de una especie determinada excede la capacidad de acogida de su ambiente. Y después de un tiempo en el que las reservas de los recursos se consumen de forma más rápida de la que éstos se renuevan, las poblaciones colapsan. Por todo ello, los citados autores argumentan que este tema de sostenibilidad es mucho más serio, si bien se verá amplificado por el mismo, que el Cambio Climático.

Con el objetivo de buscar una verdadera sostenibilidad de la especie humana en el planeta, las alternativas son bien conocidas: 1) reducir la demanda de recursos; 2) desarrollar soluciones tecnológicas que puedan mitigar nuestros impactos; 3) adoptar medidas que, inicialmente ralenticen el crecimiento demográfico, y eventualmente lo reviertan. En el artículo citado se argumenta cómo es improbable que, por sí solas, las dos primeras medidas solucionen el problema. En este contexto, la Restauración Ecológica constituye una herramienta esencial para invertir los procesos de degradación territorial y restituir el capital natural y los servicios ecosistémicos que son imprescindibles para la supervivencia de la especie humana.

 

 

Referencias

Hooke, R.LeB. 1994. On the efficacy of humans as geomorphic agents. GSA Today, 4: 217- 224,225.

Hooke, R. LeB., Martín-Duque, J.F. and Pedraza, J. 2012. Land transformation by humans.GSA Today, 22(12): 4-10.

Etiquetas: , , , , , , , , ,
Categorias: General

La manicura de los campos agrícolas

José María Rey Benayas, Dpto. de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá

 

La degradación de los ecosistemas supone una merma de su biodiversidad y funciones, que implica una reducción de los bienes y servicios que prestan a la humanidad y de los cuales depende nuestro bienestar. Las actividades agrícolas son las principales causantes de esta degradación ambiental, bien sea de forma directa o indirecta. Así, Ellis & Ramankutty (2008), en su clasificación antropogénica de los biomas del mundo, distinguen 21 tipos principales de biomas de los cuales 14 tienen un claro uso agrícola y/o ganadero. En consecuencia, conciliar la producción agrícola con el mantenimiento o el aumento de la biodiversidad y de otros servicios ecosistémicos es un reto de la humanidad.

 

La restauración ecológica supone una oportunidad para contrarrestar los impactos ambientales negativos de la expansión y de la intensificación agrícola. En un trabajo reciente, Rey Benayas y Bullock (2012) han realizado una síntesis de las aproximaciones o enfoques y tipos de opción que existen para revertir estos impactos. Una de estas opciones es la restauración o creación de elementos clave para beneficiar la biodiversidad y servicios ecosistémicos particulares sin competir por el uso de la tierra, que denominamos la “manicura” de los campos agrícolas, y que he expandido con varios ejemplos de proyectos aplicados en el artículo Rey Benayas (2012). Otras opciones, tales como la transformación de campos con agricultura convencional en agricultura orgánica sí compiten por el uso de la tierra, ya que un campo agrícola en particular o es convencional o es orgánico. En mis clases, conferencias y algunos artículos utilizo la etiqueta “manicura” no tanto por el significado literal de esta palabra (“Operación que consiste en el cuidado, pintura y embellecimiento de las uñas”, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española), sino por el significado implícito del cuidado de detalles muy pequeños en vastas extensiones agrícolas.

 

La manicura de los campos comprende acciones muy específicas y dirigidas a beneficiar la flora y fauna silvestre y servicios ecosistémicos particulares. “Renaturalizan” (re-wild en inglés) los paisajes agrícolas y frecuentemente están acompañadas de una variedad de beneficios sociales. La característica más relevante de estas acciones es que ocupan una fracción insignificante de la superficie de los campos agrícolas donde se ejecutan, lo que significa que apenas compiten por el uso de la tierra. Una idea clave es que, lejos de mermar la producción agrícola en los campos donde se implementan, ésta puede aumentar gracias a los procesos ecológicos o servicios ecosistémicos asociados a la biodiversidad que promueven. Algunos ejemplos característicos de estos servicios son la polinización de los cultivos, la regulación de plagas agrícolas basada en el control biológico de los enemigos naturales de las mismas, la mitigación de la erosión del suelo y el aumento de la producción cinegética, entre otros muchos.

 

Algunos ejemplos de manicura o acciones de restauración y creación de elementos en los campos agrícolas sin competir por el uso de la tierra son los siguientes:

  1. Revegetación estratégica de lindes, bordes de camino y ribazos para crear setos o cercas vivas;
  2. Introducción de pequeñas plantaciones de árboles o arbustos, preferentemente en las esquinas de las propiedades, para crear islotes de hábitat forestal en mares agrícolas;
  3. Plantación de árboles aislados con el fin aprovechar sus desproporcionados efectos positivos para la conservación de la biodiversidad (aves, murciélagos, insectos, etc.) y el potencial de la dispersión de semillas;
  4. Creación de áreas favorables para los polinizadores mediante plantaciones de enriquecimiento florístico;
  5. Introducción de carballones o domos (beetle banks en inglés), muros de piedra, majanos o montones de piedras y otros refugios estratégicos para la fauna;
  6. Introducción de perchas y cajas-nido para aves y murciélagos;
  7. Creación o restauración de pequeños humedales y otros puntos de agua tales como charcas y abrevaderos;
  8. Restauración de construcciones de arquitectura rural para recuperar y valorizar servicios culturales ligados a los sistemas agrícolas. Todas estas acciones tendrán, generalmente, efectos en la biodiversidad y en los servicios ecosistémicos a distintas escalas dependiendo de qué cantidad de tierra es ocupada por las mismas.

Debo enfatizar que la mayor parte de estas acciones no son excluyentes entre sí, pudiendo ser implementadas todas o la mayor parte de ellas en un campo agrícola particular, ¡incluso en régimen intensivo!

 

Es cierto que se necesita más investigación para producir socio-ecosistemas más sostenibles, pero lo que se necesita de verdad es más acción y soluciones para un mundo cultivado sensu Foley et al. (2011). Con esta motivación, la Fundación Internacional para la Restauración de los Ecosistemas (www.fundacionfire.org) desarrolla, desde el año 2009, el proyecto denominado “Islotes y costas en mares agrícolas – Campos de Vida”, cuyo fin principal es establecer proyectos de demostración de acciones de manicura de campos agrícolas. Este proyecto fue inspirado y es el resultado de la aplicación de los conocimientos adquiridos mediante la investigación científica y técnica desde 1992. Aunque la agricultura es la principal causa de impactos ambientales negativos de origen antrópico, existen numerosas oportunidades para aumentar la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en los paisajes agrícolas por medio de acciones de restauración ecológica, entre ellas la de manicura de los campos agrícolas. Para extenderlas más allá de proyectos de demostración como el señalado, se necesita apoyo institucional y políticas ad-hoc que reconozcan explícitamente a los propietarios de los campos agrícolas donde se ejecuten el valor financiero de los bienes y servicios que producen para la sociedad en su conjunto. Además, es necesaria la educación para la concienciación pública y la capacitación de los productores y gestores agrarios.

 

Ellis, E.C. y N. Ramankutty. 2008. Putting people in the map: anthropogenic biomes of the world. Frontiers in Ecology and the Environment 6: 439-447.

Foley, J. A. y colaboradores (21 autores). 2011. Solutions for a cultivated planet. Nature 478: 337-342.

Rey Benayas, J.M. 2012. Restauración de campos agrícolas sin competir por el uso de la tierra para aumentar su biodiversidad y servicios ecosistémicos. Investigación Ambiental. Ciencia y Política Pública 4: 101-110.

Rey Benayas, J. M. y J. M. Bullock. 2012. Restoration of biodiversity and ecosystem services on agricultural land. Ecosystems 15: 883-889.

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: General

Exposición sobre restauración de ecosistemas “Curando las Heridas de la Tierra”

La exposición sobre restauración de ecosistemas “Curando las Heridas de la Tierra” fué inaugurada el pasado 8 de febrero en el Salón de Actos del Real Jardín Botánico Juan Carlos I, localizado en el campus de la Universidad de Alcalá (UAH), donde permanecerá abierta al público hasta el 28 de febrero. Posteriormente recorrerá varios lugares de la geografía española.

Expo_RestEco_cartel

La exposición consta de 13 paneles llenos de un contenido riguroso y actual sobre restauración ecológica, asequibles a un público amplio, que se pueden consultar online aquí.

Esta exposición ha sido producida por el prestigioso Máster Universitario en Restauración de Ecosistemas de las universidades madrileñas UAH, UCM, UPM y URJC, y el Programa REMEDINAL-2 de Actividades de I+D entre Grupos de Investigación de la Comunidad de Madrid, y cofinanciada por la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas (FIRE), el Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), la Comunidad de Madrid y la Unión Europea a través de FSE y FEDER.

Si alguna institución tiene interés en acoger esta Exposición, puede contactar con silviacorchero@sdlmedioambiente.com o por teléfono, en el 915102246 / 635490478.

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

I+D+i: una oportunidad para la restauración ecológica

Autora: Rocío de Torre Ceijas.

Becaria predoctoral. Grupo Ecología Evolutiva Vegetal y Restauración Ecológica, Universidad Complutense de Madrid

El contexto de la triple crisis actual de los sistemas financiero, energético y ecológico hace necesario un replanteamiento del modelo de crecimiento. La Unión Europea ha diseñado un marco estratégico denominado Estrategia Europa 2020, que propone actuar en base a tres prioridades:

  1. Crecimiento inteligente, poniendo en valor el conocimiento y la innovación como base para el nuevo modelo de crecimiento, el cual reforzará las oportunidades y la cohesión social, aprovechando el potencial que encierran la educación, la investigación y la economía digital.
  2. Crecimiento sostenible, mediante una economía competitiva, conectada y respetuosa con el medio ambiente.
  3. Crecimiento integrador: potenciando el papel de los ciudadanos en sociedades cohesionadas.

Para conseguir estos objetivos se proponen diversas iniciativas emblemáticas, una de las cuales es la denominada Unión por la innovación, cuya finalidad es reenfocar la política de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) hacia los principales retos a los que se enfrenta nuestra sociedad: cambio climático, energía y uso eficaz de los recursos, salud, evolución demográfica, etc.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: General

La restauración de poblaciones animales mediante refuerzo poblacional es un asunto delicado que puede tener efectos indeseados.

Dra. Begoña Peco. Grupo de Ecología Terrestre, Universidad Autónoma de Madrid

La restauración de poblaciones de especies amenazadas mediante el refuerzo con individuos procedentes de núcleos en mejor condición demográfica no es nunca un asunto sencillo, como demuestra un estudio recientemente publicado sobre el comportamiento migratorio de los sisones Tetrax tetrax, un ave esteparia ligada a zonas de cultivo y altamente amenazada en Francia.

Investigadores del Grupo de Ecología Terrestre de la Universidad Autónoma de Madrid junto con un equipo de investigadores franceses, ha podido estudiar y comprobar que reforzar con sisones españoles (poblaciones sedentarias) el oeste de Francia pone en riesgo la supervivencia de la población migradora de sisones de esta zona. El sisón ha experimentado en el oeste de Francia el declive poblacional más pronunciado hasta ahora descrito en aves (94% de pérdida de efectivos en 20 años). Esta población es la única en Europa occidental que exhibe un comportamiento completamente migrador: prácticamente el 100 % de los individuos pasan el invierno en la Península Ibérica.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

Restauración ecológica: ¿y la fauna qué?

Autora: Dra. Josabel Belliure. Departamento de Ecología, Universidad de Alcalá (UAH)

Esta es la pregunta con la que mentalmente termino en muchas ocasiones la lectura de artículos sobre restauración ecológica. Y es que, a pesar de que la restauración tiene como objetivo último recuperar la funcionalidad ecosistémica, son pocos los casos en que esta funcionalidad se comprueba, o en todo caso se estima el éxito de la restauración de la cubierta vegetal. Así, respecto a la fauna, nos toca quedarnos con la idea de que simplemente irá llegando y estableciéndose… ¡aunque nadie lo compruebe!

Las implicaciones de la fauna en la restauración ecológica de hábitats degradados engloban varios aspectos. En primer lugar debemos considerar el establecimiento deseable de las comunidades de animales. Esto lleva a una nueva situación de complejidad ecológica a explorar, pues la llegada de una especie, incluso a un área en la que estaba establecida anteriormente, supone el inicio de toda una serie de interacciones: la dieta del animal produce cambios en las cadenas tróficas, el comportamiento del animal produce cambios en el hábitat, etc. En segundo lugar, la fauna desempeña un papel que puede ser crucial en el restablecimiento y dinámica de la cubierta vegetal. Y esto se debe a que procesos en los que la fauna está implicada, como la dispersión, la polinización, la herbivoría y la descomposición de la materia orgánica, entre otros, benefician el desarrollo de determinadas comunidades vegetales y la restitución de la funcionalidad del ecosistema. Por último, la fauna puede considerarse una herramienta de utilidad como indicadora del éxito de la restauración. Ciertas comunidades animales tienen capacidad de responder de forma rápida al  proceso de sucesión, como la fauna edáfica, las hormigas, los escarabajos y vertebrados terrestres como las aves y los reptiles. Esto les convierte en excelentes indicadores del estado del proceso de restauración del ecosistema. Y no sólo eso: estos grupos constituyen posibles piezas estimuladoras de los procesos de sucesión que el investigador puede considerar para el manejo y gestión de hábitats degradados.

(más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

¿Por qué se confunde lo que es y lo que no es Restauración Ecológica?

Dr. Luis Balaguer, Grupo Ecología Evolutiva Vegetal y Restauración Ecológica, Universidad Complutense de Madrid

La Restauración Ecológica es el tratamiento de los ecosistemas degradados con el fin de restituir servicios -o la capacidad del ecosistema para ofrecer servicios- a los seres humanos. Este tratamiento se caracteriza porque está centrado en el ecosistema, no en sus elementos aislados. Se distingue de otros tratamientos porque actúa sobre procesos ecológicos, y porque esta actuación se orienta hacia un ecosistema de referencia concreto. La Restauración Ecológica debe ser holística, es decir, debe contemplar no sólo criterios científicos sobre el dinamismo de los ecosistemas, sino además debe integrar criterios socioeconómicos, valores culturales y, en la medida de lo posible, las percepciones subjetivas de cada ciudadano.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Biología de la Conservación y Ecología de la Restauración. Further research is needed… but action is desperately needed.

Dr. José María Rey Benayas, Dpto. de Ecología de la Universidad de Alcalá

La cuantificación de la huella ecológica de los humanos ha motivado desde hace varios años una ingente literatura científica y técnica a la que no han sido ajenos los medios de comunicación. Recientemente, en parte debido a la celebración de la 10ª Reunión de la Convención para la Diversidad Biológica (CBD son sus siglas en inglés) en Nagoya (Japón), se han publicado varios artículos científicos e informes que alertan sobre la pérdida generalizada de biodiversidad en el planeta y augura para ésta un futuro poco esperanzador. En 2002, los líderes del mundo, por medio de esta Convención, se comprometieron a reducir significativamente las tasas de pérdida de biodiversidad para el presente año 2010. La biodiversidad sustenta los servicios ecosistémicos, es decir, la función de los ecosistemas traducida en bienestar humano. Así, se describen relaciones generalmente positivas entre la biodiversidad y la provisión de estos servicios, entre ellos el secuestro de carbono atmosférico y la disponibilidad de agua (Rey Benayas y colaboradores, Enhancement of Biodiversity and Ecosystem Services by Ecological Restoration: a Meta-analysis, Science 325: 1121-1124, 2009).

(más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General