Mucha lluvia rara. ¿Cambio climático o La Niña?

¿Podrían España y Europa estar sufriendo La Niña? Mucha lluvia no esperada (¿o si?) e inundaciones en este 2008. Es el fenómeno meteorológico que ha propiciado que el del 2007 haya sido uno de los otoños más secos de los últimos sesenta años. Esa situación climatológica, con temperaturas oceánicas muy frías en el Pacífico que causan un efecto dominó mundial. Sus consecuencias, en forma de desastres naturales, pueden afectar en los próximos meses a zonas tan alejadas como América y Oceanía. La Administración Nacional de Oceanografía y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos afirmaba que este año el número de huracanes en el Atlántico aumentaría debido a La Niña.


El fenómeno empezó durante el tercer trimestre de 2007 y es probable que continúe observándose hasta un poco más de la mitad de este año. Este episodio ha influenciado las características climáticas durante los últimos seis meses en muchas partes del mundo, especialmente en el Pacífico ecuatorial, en la cuenca del océano Indico, en Asia, Africa y las Américas. Según los expertos de la OMM, el fenómeno “La Niña” influye en la variabilidad del clima pero el clima mundial es, en promedio, cálido a pesar del enfriamiento temporal causado por este fenómeno en el mundo.

La Niña es un fenómeno complejo que no se comporta de manera matemática. No obstante, investigaciones realizadas durante los últimos años han permitido conocer mejor sus características y vigilar sus movimientos.

A pesar de “La Niña”, la tendencia actual de las temperaturas en todo el mundo se traduce, de forma evidente, en un calentamiento global, agregan los expertos. Entre diciembre de 2007 y febrero de 2008, las anomalías térmicas mundiales seguían siendo, en conjunto, superiores a la media a largo plazo. Se registraron anomalías térmicas de +1°C a +2°C en zonas del oeste de los Estados Unidos, México, noreste del Brasil y en la zona meridional de América del Sur. Los océanos Atlántico e Indico, y la mayor parte del Pacífico occidental, también registraron anomalías térmicas positivas.

La OMM precisó que las temperaturas de la superficie del mar eran entre 1,5ºC y 2ºC inferiores a la media en una gran parte de las zonas central y oriental del Pacífico ecuatorial, a finales del año pasado. A pesar de ese enfriamiento, las temperaturas mundiales continúan siendo, en promedio, altas en comparación con los registros históricos.

La Niña se llama así porque presenta condiciones contrarias al fenómeno de El Niño, pero también, es conocido como “El Viejo” o “El Anti-niño”. Suele ir acompañado del descenso de las temperaturas y provoca fuertes sequías en las zonas costeras del Pacífico. Así, La Niña se caracteriza por una bajada de la temperatura de la superficie del mar, lo que suele provocar en general un tiempo más seco y fresco de lo normal. Por su parte, El Niño se relaciona con una temperatura alta del agua que conduce a un ambiente más húmedo y lluvioso. No obstante, estas condiciones varían también según las zonas del planeta. Por ejemplo, en diversas partes de Australia e Indonesia, El Niño suele provocar épocas de sequía, mientras que La Niña suele conducir a un ambiente más húmedo de lo normal.

Asimismo, los episodios El Niño y La Niña forman parte a su vez de un ciclo conocido como “El Niño Oscilación del Sur” (ENSO), con periodos medios de duración de cuatro años. No obstante, también se cuenta con registros históricos en los que los periodos han variado entre 2 y 7 años.

Por otra parte, cuando El Niño finaliza, no le sigue siempre La Niña, aunque suele ser lo habitual. En este sentido, El Niño suele producirse en más ocasiones que La Niña. Por ejemplo, según datos de la NOAA, el período 1950-1998 ha registrado doce fenómenos El Niño por nueve eventos de La Niña. El año pasado, El Niño contribuyó a la peor temporada de huracanes del Pacífico-Este en 14 años, con 18 tormentas y diez huracanes.

Los eventos fríos La Niña, al igual que los de El Niño, se vienen presentando desde tiempos muy remotos. Por ser una de las fases del ciclo El Niño, La Niña – Oscilación del Sur dentro de la variabilidad climática interanual, los aspectos históricos son similares a los de El Niño anotados en el punto anterior. Sin embargo, no se le había prestado la misma atención que a El Niño hasta el evento de 1988 que causó grandes desastres en diferentes partes del Planeta. La Niña comenzó en 1903, y siguió en 1906, 1909, 1916, 1924, 1928, 1938, 1950, 1954, 1964, 1970, 1973, 1975, 1988, y en 1995, siendo el más intenso el de 1988/1989.

La Niña y El Niño son las dos grandes corrientes naturales del Pacífico cuyos efectos repercuten en todo el mundo. El Niño calienta el planeta, mientras que La Niña lo enfría. Este año, el Pacífico espera la llegada de una poderosa corriente de La Niña. Esto contribuye a lluvias torrenciales en Australia y causa temporales de frío y nieve en China.

En 1997 hubo un calentamiento anormal y bastante elevado de las aguas oceánicas del Pacífico, contribuyendo a modificar el clima mundial con grandes inundaciones en zonas donde apenas llovía y fuertes sequías en lugares tradicionalmente húmedos. Era el fenómeno El Niño que, aunque conocido desde hace más de 100 años, de repente se estaba comportando con excesiva virulencia. Después, en 1999, las aguas oceánicas se enfriaron rápidamente originando un fenómeno de menor intensidad denominado La Niña. Entre El Niño y La Niña provocaron dramáticas oscilaciones en la temperatura del Pacífico, que modificaron los modelos climáticos y contribuyeron a generar fenómenos meteorológicos devastadores, entre ellos, el huracán Mitch.

Europa experimentó durante 1999 los efectos del fenómeno climatológico de la Niña, que se caracteriza por la generación de bajas temperaturas en algunas zonas, mientras en otras tiende a elevarlas. Las temperaturas promedio entre abril y noviembre de 1998 tuvieron variaciones anómalas. Tras varios estudios del servicio meteorológico de Estados Unidos sobre los efectos de La Niña en los años 1934, 1943, 1950, 1951, 1956, 1971, 1974, 1976 y 1989, se concluyó que la niña produjo en invierno precipitaciones fluviales más intensas de lo normal y generó varios años consecutivos de sequía en el sur del país. En tanto, meteorólogos alemanes coincidieron en que las experiencias del pasado demuestran que el invierno tiende a ser más suave en el centro del continente cuando aparece el fenómeno meteorológico de La Niña. Indicaron que los meses de mayo y julio podrían registrar temperaturas más cálidas en comparación con el promedio, mientras marzo registraría fuertes lluvias, de acuerdo a las experiencias del pasado.

Las temperaturas globales para el 2008 serán más bajas que en 2007, debido principalmente a los efectos de enfriamiento de la corriente La Niña en el Pacífico. Sin embargo, los expertos pronosticaron altas temperaturas, record para los próximos cinco años.

Recientemente, los micólogos gallegos manifestaban su sorpresa por la aparición de especies de setas en épocas que no les son propias, en un fenómeno que relacionan con el cambio climático y no exclusivamente con las variaciones en la época de lluvias. Si ya en mayo del 2007 brotaron en Galicia setas propias del invierno, como el níscalo (Lactarius deliciosus) o las tricolomas ecuestre y portentosum, durante este Mayo del 2008 fueron vistas en Pontevedra ejemplares de trompeta amarilla (Chantarellus tubiformes) y lengua de vaca (Hydum repandum). El que nos e consuela es porque no quiere, ¡¡¡caramba!!!

Como esto del cambo climático es terriblemente complciado y muy controvertido, aporto a continuación la “prueba” irrefutable y de mucho peso, de que algo está pasando y tiene que ver con el cambio climático. A ver quién tiene pruebas más contundentes que esta.

Una imagen vale más que mil palabras.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

mira le imagen

es raro que un cambio climatico provoque tantas catástrofes en el planeta tierra.

ernesto nuñes

realmente sorprendentes estas imagenes, y que nos esperara mas adelante.

Saludos

<a href="http://www.perustudios.com">Martha</a&gt;

realmente sorprendentes estas imagenes, y que nos esperara mas adelante.

Saludos

http://www.perustudios.com

Martha

hola soy daniel y las lluvias estan haciendo mucho danos enbel mundo

viendo la imagen, veo que cada vez hay menos por asombrarse, el descubrimiento de lo que falta por ver cada vez es mas delgado.se podria decir que estamos a un hilo del desnudo climatico.

sus diferencias entre el niño y la niña sos sus cambios de tenperatura uas se elevan la otra disminuyen son consecuensias del calentamiento global lo cual somos culpables,

QUE RARO

muy interesante. quisiera dibujos mas claros de La Niña

La verdad q este sistema climático esta causando mucho daño.

Es un poco tarde para ablar cuando esto es en 2008 pero me parece a mi que en este otoño 2016 y invierno 2017 se parece al otoño del 2008 y al 2009, que fueron lluviosos ambos años, espcialmente el 2009.
Y el fenomeno La Niña me parece que da mas lluvias en el sur de españa, lla a abido veces que se a vivido años lluvisos por culpa de La Niña, un El Niño en 1988 y una La Niña en 1989 hizo que en por ejemplo Málaga callera el “doble” mas lluvia de la normal en otoño, y en el 1990 siguió igual durante el invierno. Y en este 2016 despues de un El Niño fuerte se prevee La Niña en este mismo año, y los datos estan hay por internet no es que lo diga yo, pero casi siempre de un El Niño a una La Niña siempre llueve mas de lo normal en España, pero mas en el sur, que es lo que tocaria ya por lojica y por que toca que llueva otravez bien como lla lo izo en el 1989 en el 2008 y 2009, y espero que el otoño 2016 sea mas lluviso de lo normal despues de una primavera en Málaga extremadamente humeda y el año 2017 lo mismo, deberia de ser muy humedo y lo será.

(requerido)

(requerido)


*