Nuevas especies en los arrecifes de coral australianos

Un grupo internacional de investigadores que exploraba las aguas de los arrecifes de coral australianos ha descubierto cientos de nuevas especies de corales y de otros organismos en las islas Lizard y Heron, que forman parte de la Gran Barrera de Coral australiana, y en Ningaloo, ubicado al noroeste del país.

Los investigadores han publicado algunos resultados iniciales de sus estudios, así como una serie de interesantes imágenes de los descubrimientos, producto de cuatro años de trabajo para registrar la diversidad de vida en y alrededor de los arrecifes más conocidos de Australia.

De la gran variedad de especies encontradas destacan 300 nuevas clases de coral blando, de las cuales más de la mitad se cree que son completamente nuevas para la ciencia.

Además, se han estudiado docenas de especies de pequeños crustáceos, que incluso pueden estar agrupadas en una o dos nuevas familias, así como nuevas especies del orden ‘tanaidacea’, animales muy parecidos al camarón, que pueden llegar a tener garras más largas que su propio cuerpo. El equipo también ha encontrado una gran cantidad de diminutos crustáceos anfípodos de los cuales se estima que entre el 40 y el 60% serán formalmente descritos por primera vez.

Entre fotografías que han logrado destaca la de un ejemplar de anfípodo de la familia ‘Maxillopoda’ que posee una pata en su espalda tres veces el tamaño de su cuerpo muy poco fotografiada.

El equipo de investigación ha fijado diversas estructuras plásticas llamadas “Estructuras de Monitoreo de Arrecifes Autonomos” (ARMS, por sus siglas en inglés), para que la vida marina pueda colonizar el fondo de las islas. Estos dispositivos, que serán recogidos entre los próximos tres años, son comparables con casas de muñecas vacías y proporcionan un refugio diseñado para atraer a una gran variedad de especies.

En comparación con lo que ignoramos, nuestros conocimientos sobre la vida marina representan apenas una gota de agua en el mar. Y mientras tanto vamonos a Marte…

A ver cuanto duran estas nuevas especies, porque entre el dichoso “cambio” climático o calentamiento global y al ritmo que va lo de la extinción, me parece que la cosa está cruda.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Qué interesante, sólo un comentario, en lugar de "mientras tanto vámonos a Marte" podríamos decir " mientras tanto el teatro del fútbol" ¿no? No veo porque se ha de recortar inversión en la carrera espacial; si ésta es prescindible, más prescindibles son otras cosas como el esperpento del fútbol (que no el deporte en sí), por poner un ejemplo. Saludos.

Totalmente de acuerdo con lo de Marte.

Lo pongo como ejemplo de que a veces estamos "obsesionados" con lo que ocurre muy lejos y sin embargo tenemos cosas muy cerca por descubrir.

¿Y si alguno destos bichitos significará la mejora o la cura de alguna enfermedad?

A no ser que nuestros conducators estén preparando la salida a otro planeta antes de que este reviente…

Por supuesto antes de cargarnos lo de Marte habría que empezar por otras cosas como el furbo o la teletontería en general.

Saludos y muchas gracias

ESTAS PRECIOSAS…

estan preciosas

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..