Panga: ¿Comer o no comer?

La panga es uno de los pescados más consumidos en España, y es una tendencia en aumento. Sus importaciones están creciendo en Europa a un ritmo del 60% anual desde 2004. Es un habitual en hogares, comedores infantiles y en hospitales. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino la panga no deja de llegar a España. En septiembre habían llegado  483.000 toneladas de panga al mercado español. España, es el tercer país del mundo que importa más panga detrás de Rusia y Polonia Es lógico: no tiene espinas, no necesita una especial preparación, tiene pocas grasas y calorías, su  carne blanca y jugosa que combina con todo suele gustar y sobre todo es muy barato.

El Pangasius hypophthalmus, así se llama este pescado, es un pez de agua dulce que es omnívoro y vive sólamente en ríos y lagos asiáticos (Camboya, China, Malasia o Tailandia). Este, el que compramos y comemos, mide aproximadamente un metro de largo y su forma recuerda mucho al tiburón pero otras variedades dentro de la familia pueden llegar a medir hasta 5 metros y pesar más de 250 kilos. En su modalidad juvenil es un viejo conocido de los aficionados a los acuarios ornamentales.

Los ejemplares que llegan a la mesa proceden de granjas acuícolas asiáticas, principalmente vietnamitas, en las que hay más peces que agua. Es barato porque rinde muy bien en granja, y engorda en poco tiempo.” La cultivan en cajas flotantes en las mismas charcas y ríos, muy rentable para los empresarios (que fundamentalmente son vietnamitas). Algunas empresas españolas han decidido cultivarlas en países como Mozambique. La panga no ha podido ser criada en cautividad hasta hace muy poco porque al parecer este pez nace en un sitio, vive en otros y vuelve para reproducirse a su lugar de origen. Así que su cautividad no era compatible con su forma natural de vida.”

“El sector español está en armas contra este pez. La trucha ha sido una de las grandes perjudicadas. También los pescados de mar de carne blanca, como la merluza. Los titulares en los que los armadores se quejan de competencia desleal o se sostiene que este pez no cumple los suficientes controles sanitarios son cada vez más frecuentes.”

“Los armadores gallegos pedían a la Xunta que no se sirviera panga en colegios, hospitales  y centros públicos. La Xunta anunció a mediados de febrero que establecerá una línea de investigación sobre la seguridad del pez panga que se comercialice en Galicia y solicitará a las autoridades del Gobierno central que analicen el procedente de terceros países antes de su liberación al mercado gallego.”

“En julio, ante las repetidas denuncias de la Cooperativa de Armadores de Vigo y otras asociaciones del sector pesquero gallego, el periódico “El Correo Gallego” envió ocho muestras adquiridas en mercados de Vigo al laboratorio gallego Anfaco-Cecopesca. En seis se encontró la presencia del  bacilo causante de la listeriosis. La Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España (APROMAR) sostiene entre otras cosa que este pescado no contiene en cantidades significativas aceites Omega 3 ni otros nutrientes esenciales que sí están presentes en los pescados tradicionalmente comercializados en España, tanto de acuicultura como de captura”.

“Recientemente la OCU revisó recientemente 23 muestras de panga encontrando en ellos muestras de mercurio y pesticidas. Los pesticidas y el mercurio han entrado en dos pescados habituales de pescaderías el panga (delta del Mekong) y la perca (habita en el lago Victoria en África) y, por eso, la OCU recomienda no consumirlos. Aunque asegura que estos residuos contaminantes están dentro de los límites legales y no suponen un riesgo inmediato para la salud, aconseja no comerlos más de una vez por semana.”

“Para esta organización, el panga y la perca han entrado ‘con fuerza’ en los hábitos de compra y consumo españoles, sobre todo, en comedores colectivos donde a veces se sirven como filetes de lenguado o mero pero, tras sospechar de la presencia de posibles contaminantes ambientales por si producción ‘intensiva’ y zonas donde se localiza, la OCU analizó 23 muestras de panga (17 congeladas y seis frescas) y otras seis de perca con la citada conclusión.”

“En concreto, en cuatro de las muestras de panga se encontró la trifluoralina, un herbicida prohibido en Europa mientras que en los filetes de perca no se encontraron plaguicidas. También detectaron mercurio en nueve de las 29 muestras de panga y perca analizadas. Las cantidades de mercurio no superan el límite legal de 0,5 mg/Kg pero, en algunos casos, sí alcanzaron la mitad de esa cifra. A juicio de la OCU, se debería ‘reconsiderar’ la lista de los pescados que se suelen considerar como fuente de mercurio, como el atún o el emperador, tras estos resultados. ‘Teniendo en cuenta que estos pescados se sirven en comedores escolares y los niños pueden llegar a comerlos varias veces por semana, al final la ingesta de mercurio puede llegar a ser significativa’, subraya la OCU.”

En la página web de Natural Resources  Defense Council se puede consultar un listado con los pescados que tienen mayor o menor riesgo de estar contaminados con mercurio y otros contaminantes.

Fuentes. Diario 20minutos. OCU. Blog Mercado Calabajío. El Correo Gallego.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*