Inmunidad de rebaño. No, por favor. Coronavirus

En una carta abierta, 80 expertos en salud califican a la búsqueda de inmunidad colectiva al Covid-19 “una peligrosa falacia no respaldada por la evidencia científica”.

(© Laurinson Crusoe/Shutterstock)

La inmunidad colectiva, poblacional o de rebaño ha recibido una gran atención desde el comienzo de la pandemia de Covid-19. Varios países esperaban que la inmunidad colectiva ofreciera protección contra el virus, y algunos incluso llegaron a relajar las restricciones para permitir la propagación natural del virus. En una carta abierta publicada hoy en The Lancet, decenas de expertos en salud publica criticaron abiertamente los enfoques de inmunidad colectiva para ralentizar el Covid-19 como defectuosos y peligrosos.

La inmunidad colectiva se basa en alcanzar un número adecuado de individuos inmunes dentro de una población, de modo que un patógeno no puede propagarse. La inmunidad colectiva difiere mucho de una enfermedad a otra. Las vacunas ofrecen un gran ejemplo de cómo la inmunidad colectiva puede controlar la propagación de una enfermedad. Por ejemplo, una tasa de vacunación contra el sarampión superior al 95% es suficiente para detener la propagación del virus del sarampión.

Sin embargo, la dependencia de la inmunidad colectiva para una enfermedad como el sarampión se ve subrayada por años de datos científicos que respaldan la eficacia de la vacuna y la durabilidad de la inmunidad conferida. Apenas siete meses después de la pandemia de Covid-19, este nivel de certeza científica simplemente no existe.

Los 80 autores de la carta publicada hoy en The Lancet argumentan que los enfoques de inmunidad colectiva para detener Covid-19 son profundamente inexactos y potencialmente peligrosos.

El enfoque de inmunidad colectiva para detener Covid-19 se podría aplicar, no sin riesgo, permitiendo que el virus se propague en poblaciones de bajo riesgo, es decir, poblaciones más jóvenes, hasta el punto en que suficientes personas hayan contraído el virus y hayan desarrollado una inmunidad suficiente para proteger a las poblaciones de alto riesgo. como los adultos mayores.

Sin embargo, como subrayan los autores de la carta, un defecto de este enfoque es que se desconoce la durabilidad de la inmunidad al Covid-19 después de una infección. En este momento de la epidemia, los investigadores no han podido demostrar de manera concluyente que los anticuerpos de Covid-19 ofrezcan una protección duradera.

Para complicar la situación los brotes recientes de Covid-19 se han relacionado con poblaciones más jóvenes, incluidas aquellas que son asintomáticas para la enfermedad. La investigación ha demostrado que los picos en los casos dentro de las poblaciones mayores aumentan poco después, lo que indica que la enfermedad se transmite rápidamente entre los dos grupos. Los autores de la carta también dicen que mantener aisladas entre sí a las poblaciones de bajo riesgo y de alto riesgo es prácticamente imposible.

Los autores coinciden en que sin una comprensión completa de cómo Covid-19 afecta a diferentes poblaciones, depender de la inmunidad colectiva podría conducir a picos grandes y duraderos en nuevos casos, una carga excesiva para los sistemas de atención médica, desaceleración económica y potencialmente miles de muertes.

Suecia fue noticia al principio de la pandemia al adoptar un enfoque más laxo en la gestión de Covid-19. No confinaron y no animaron a usar mascarillas, los funcionarios suecos parecían apostar por lograr rápidamente la inmunidad colectiva. Suecia sufrió una de las tasas de muerte más altas de cualquier nación europea y su enfoque ha sido criticado por funcionarios de salud de todo el mundo.

Los expertos que firmaron esta carta están de acuerdo unánimemente en que la inmunidad colectiva es un enfoque peligroso y poco confiable para controlar Covid-19. Argumentan que las medidas de protección como el uso de máscaras, la restricción del tamaño de la multitud, así como las pruebas, el rastreo de contactos y el aislamiento de casos positivos ofrecen la mejor esperanza de controlar el virus hasta que haya una vacuna disponible.

“La evidencia es muy clara: controlar la propagación comunitaria de Covid-19 es la mejor manera de proteger nuestras sociedades y economías hasta que lleguen vacunas y terapias seguras y efectivas en los próximos meses”, concluyen. “No podemos permitirnos distracciones que socaven una respuesta eficaz; es fundamental que actuemos con urgencia basándonos en la evidencia ”.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..