Día Internacional de la Biblioteca

El Día Internacional de la Biblioteca

Texto y foto: Patricia Hernández Medrán

El viernes, 24 de octubre, se celebró el Día Internacional de la Biblioteca, señalada fecha para todos aquellos que sienten una especial fascinación por la que ha sido, desde su origen, la casa de los libros, o como la denominaban los egipcios, la casa de la vida.

En la actualidad al viejo concepto de biblioteca, concebida como un lugar físico dedicado al libro como objeto material por excelencia, se le ha adherido el de biblioteca virtual y se le han sumando numerosos productos culturales en todo tipo de formatos; procesos evolutivos, que con el paso de los siglos, han contribuido a su engrandecimiento sin marchitar la semilla que las engendró como centros de lectura, de culto, de conocimiento almacenado y conservado en cajas embreadas y depositadas en nichos excavados en los muros, como hacían en la antigua Mesopotamia.

Pero, a pesar de los afectos que generan las bibliotecas, de su contribución a la democratización de la formación intelectual y el acceso gratuito que ofrecen, por ahora, a todos sus contenidos, el Día Internacional de la Biblioteca pasa todos los años desapercibido en el calendario de las grandes celebraciones, almanaque reservado para las efemérides que llevan a modo de marca registrada, el adjetivo: comerciales. No es éste el caso del Día del Libro, que cada año se esmeran más las editoriales en dar a conocer por medio de numerosas ferias para elevar sus ventas, pero al que no se le puede restar su labor en beneficio del fomento de la lectura. Hacer de la biblioteca un producto económico rentable no debe ser el objetivo final, sí en cambio, conseguir que el 24 de octubre de cada año, se convierta en todos los días, sin mayúscula y en plural.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*