Archivo de autor

Mis libros de La Catarata

Escribir divulgación se ha convertido en una de mis ocupaciones habituales. Probablemente, cuando comencé mi carrera científica, no estaba entre mis objetivos, aunque siempre estuve interesado por aquellos libros que trataban de acercar la ciencia a la sociedad, y no cabe duda que aquellas lecturas sirvieron para despertar en mí el interés por la ciencia.

En este libro, Protagonistas de la ciencia. Veinte conversaciones con científicos, coordinado por Mónica Lara del Vigo y Pilar Tigeras se puede encontrar una larga entrevista en la que desvelo muchas de mis preocupaciones sopbre la investigación, la política científica, y como no, la divulgación.

Las matemáticas se han vuelto populares en estos tiempos, y hasta son habituales en los quioscos de prensa; mucho ha cambiado en los últimos años. Mis pinitos en los temas divulgativos se inciaron con la celebración del Año Internacional de las Matemáticas en 2000, y se acentuaron en 2006, con la celebración del Congreso Internacional de Matemáticos (ICM) de 2006, que tuve el honor de presidir. Ya en 2006 iniciamos la marcha de Matemáticas y sus fronteras, que cumple ya más de once años, y al que cada día se acercan muchos lectores.

Pero quería hablar hoy de una colaboración muy especial, la que iniciamos en 2009 con La Catarata y el CSIC para la colección ¿Qué sabemos de?. Recuerdo las primears reuniones en las que yo traté de hacer una lista de temas y posibles colaboradores. Para dar ejemplo, me lancé a escribir uno, con mis dos colegas Juan Carlos Marrero y David Martín de Diego. Y ese fue el comienzo, porque ahora ya son seis los títulos:

Manuel de León, Juan Carlos Marrero y David Martín de Diego: Las matemáticas del sistema solar, 2009.

Manuel de León y Miguel Á. F. Sanjuán: Las matemáticas y la física del caos, 2010.

Manuel de León: La geometría del universo, 2013.

Manuel de León y Ágata Timón: Rompiendo códigos. Vida y legado de Turing, 2014.

Manuel de León y Ágata Timón: Las matemáticas de los cristales, 2015.

Manuel de León y Ágata Timón: Las matemáticas de la luz, 2017.

Y hemos comenzado una nueva colaboración, esta con La Federación Española de Profesores de Matemáticas (FESPM) y el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), la colección Miradas Matemáticas, que trata de acaercar la investigación matemática de frontera a las aulas así como mostrar las matemáticas de la vida cotidiana, proporcionando nuevos recursos didácticos para el profesorado de Secundaria y Bachillerato. Y ahí hemos inaugurado la colección con este libro:

Manuel de León y Ágata Timón: La engañosa sencillez de los triángulos. De la fórmula de Herón a la criptografía, 2017

Debo decir que esta colaboración con Los Libros de la Catarata está resultando una de las mejores experiencias de mi vida, a pesar del agobio que sentimos a veces (editores incluidos) para cumplir los plazos de entrega. ¡Seguiremos en la tarea!

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas:
Categorias: General

Another Brick in the Wall?

We don’t need no education

We dont need no thought control

No dark sarcasm in the classroom

Teachers leave them kids alone

Hey! Teachers! Leave them kids alone!

All in all it’s just another brick in the wall

All in all you’re just another brick in the wall

Imagen de previsualización de YouTube

Impresionado todavía por la lectura de la obra maestra de Barry Hines, Kes, me planteé una reflexión sobre la escuela a la que asiste el protagonista, Billy Casper. Una escuela repetitiva, basada en el mantenimiento de la disciplina, olvidando la misión fundamental de transmitir el conocimiento. Con una sola excepción, la del profesor Sr. Farthing que, en un pasaje maravilloso, muestra como otra escuela es posible, explotando la curiosidad y la capacidad imaginativa de los chicos. Su uso de la diferencia entre HECHOS y FICCIÓN debería ser incorporada a cualquier clase de Primaria o Secundaria en cualquier país, sobre todo en los tiempos de la postverdad.

Imagen de previsualización de YouTube

Al autor de esta novela, Barry Hines, se le considera a veces como perteneciente al grupo de escritores conocidos como los “angry young men”, la de Alan Sillitoe, John Osborne o Harold Pinter, aunque es posterior a todos ellos.

La reflexión me ha llevado también a recordar la obra de Pink Floyd, “Another Brick in the Wall”, donde Roger Waters denuncia las duras reglas de la escuela británica y hace su protesta: “We don’t need no education”. La obra se enmarca en un relato más general, pero la “another brick in the wall” se refiere a la educación considerada “como una cadena de montaje entras por una puerta a los 3 años, te imponen una doctrina que a alguien le pareció la correcta y sales por otra puerta a los 16 listo para aportar tu granito de arena al progreso y así tus hijos podrán aportar su granito de arena con un poco más de comodidad.”

“Wrong, Do it again!”

“If you don’t eat your meat

you can’t have any pudding

How can you have any pudding

if you don’t eat your meat?”

“You! Yes, you behind the bike sheds

stand still laddie!”

Ese sistema educativo permitía el castigo físico, y tampoco estaba muy alejada de lo que ocurría en esos años sesenta del siglo XX en España. Como comenta el propio autor de Kes en un epílogo posterior a su libro, probablemente muchos de esos chicos deberían haber accedido a otro tipo de educación. Pero eran tiempos en los que no se tenía en cuenta el entorno social en el que los alumnos están creciendo, algo que nunca debería esta discociado de los métodos educativos. No podría asegurar que esto se está teniendo en cuenta desde las administraciones públicas, aunque sí confirmo la preocupación de los profesores. Nuestras visitas a los centros en ese maravilloso programa del CSIC, Ciencia en el barrio, lo confirman.

Estos días hemos visto como el péndulo del acoso se ha ido ahora sobre los profesores, y el tema de su autoridad está a debate. No se trata ahora de volver a los tiempos pasados, sino de que el profesor pase a ser una persona respetada. Y ahí también queda mucho camino por parte de las administraciones públicas y, sobre todo, por parte de las familias.

Otra reflexión que surge tanto de la lectura de la novela como del albúm de Pink Floyd es el para qué la educación. En la película que Ken Loach realizó sobre la novela de Barry Hines, Billy se entrevista con la persona encargada de aconsejar a los alumnos sobre su continuidad en el estudio o la búsqueda de un trabajo adecuado (muchas veces en las minas de carbón de la región). ¿Queremos otros ladrillos para el muro o queremos ciudadanos que sepan pensar por su cuenta y tomar decisiones? No es un asunto menor, porque el muro ha tomado otras formas en los tiempos modernos y es fácil engañarse.

Les dejo con este documental de la BBC cuarenta años después del estreno del film de Ken Loach.

Imagen de previsualización de YouTube

 

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas:
Categorias: General

Eppur si muove

Hace unos días, nos hacíamos eco en la sección Café & Teoremas con la que el ICMAT colabora con Materia y El País, de lo que ocurrió con el observatorio que el sultán Murad III había construido para que el astrónomo Taqi al-Din pudiera realizar observaciones más finas. El sultán no perdonó sus fallidos pronósticos astrológicos y ordenó la destrucción del observatorio, confundiendo la ciencia con la superstición.

La Selenographia de Hevelius, mostrando a Alhacén representando la razón, y a Galileo representando los sentidos

A lo largo de la historia se han dado casos similares, mostrando la dificultad que a veces tienen los científicos en mantener contentos a los poderosos, de los que dependen sus salarios y la financiación para sus investigaciones.

El caso más conocido es sin duda el de Galileo Galilei. En unos tiempos en los que la Iglesia Católica de Roma tenía un enorme poder, sus investigaciones no eran del agrado del Vaticano. Galileo basó sus trabajo en la experimentación, y no en las ideas preconcebidas. Su Sidereus nuncius (Mensajero sideral), publicado en Venecia en 1610, es un tratado científico basado en observaciones astronómicas realizadas con un telescopio, y que supone el finiquito para la teoría geocéntrica; el golpe que remata la faena iniciada por Nicolás Copérnico con su De revolutionibus orbium coelestium, de 1543.

Sidereus Nuncius

Los ataques contra Galileo se van haciendo más y más furiosos, y son los religiosos de la Santa Sede los que hacen más daño. El epsiodio de El Libro de Josué, en el que éste ordena detenerse al Sol, es uno de los argumentos. La batalla es feroz, durante años, y el Santo Oficio entra en escena. En 1632 publica el Dialogo sopra i due massimi sistemi del mondo (Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo), donde vuelve a dar argumentos científicos para defender las tesis de Copérnico. Se inicia un proceso plagado de falsedades al final del cuál Galileo es condenado a un arresto domicilario de por vida.

Kitab al- manažér

No es el único caso con una condena parecida. Algo más de seis siglos antes, el matemático, físico y astrónomo Alhacén, llegó a El Cairo bajo el reinado del califa fatimí Al-Hakim. Alhacén era ya famoso en su época, y el califa, gran amante de la astronomía, lo contrató a su servicio. Le pidió un informe sobre la posibilidad de construir una presa que regularar las crecidas del Nilo, y ante su opinión negativa de la viabilidad de la mismo, lo condenó a arresto domiciliario. Se dice que Alhacén fingió locura para librarse de un castigo mayor, y se encerró en su casa desde 1011 hasta la muerte de Al-Hakim en 1021. Durante ese tiempo escribió su obra cumbre, su Libro de Óptica (Kitab al-Manazir) que es considerada la obra fundacional de esta disciplina.

Alhacén, Taqi al-Din y Galileo son tres ejemplos de como el poder establecido, las religiones y las supersticiones, han querido detener el avance del conocimiento; no lo han logrado. Pero en estos tiempos de la post-verdad y las pesudociencias, deberíamos inspirarnos en ellos y luchar con todas nuestras fuerzas contra la ignorancia y los prejuicios.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

La medalla número 36

Este pasado miércoles, 29 de noviembre de 2017, tuve el privilegio de entrar a formar parte de una distinguida corporación, la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales fue creada el 25 de febrero de 1847, aunque tiene sus antecedentes en la Academia Real Mathematica, fundada por Felipe II el 25 de diciembre de 1582, tras iniciativa del entonces Aposentador Mayor Juan de Herrera. La Real Academia tiene 54 académicos de número, y la medalla que me corresponde es la número 36. Cada medalla tiene una historia, un pasado, representado por los científicos que la lucieron anteriormente. Por eso quise recordar en mi discurso de recepción a esa impresionante lista de académicos, con dos objetivos: mostrar el gran honor que supone para cualquier investigador el poder llegar a académico, y recordarme a mí mismo en el futuro la obligación de intentar al menos emularlos.

Quiero recordar aquí, en esta entrada, los nombres y unas breves frases que muestren sus logros.

El primer académico en ocupar esta medalla, fue D. Lorenzo Gómez Pardo y Ensenyat, pionero de la ingeniería de minas en nuestro país. Desafortunadamente, no pudo impartir su discurso de entrada por su prematuro fallecimiento. Decir que fue Diputado a Cortes y Académico fundador, uno de los primeros dieciocho.

Le sucedió D. José Subercase y Jiménez, quien hizo importantes contribuciones en Geología y Metereología. El sigueinte receptor de la medalla fue D. Manuel Becerra y Bermúdez, dos veces ministro de Ultramar y una de Fomento. D. Vicente Ventosa y Martínez de Velasco fue Primer Astrónomo y Director del Observatorio de Madrid, y  D. Antonio Vela Herranz, Catedrático de Astronomía Física en la Universidad Central, y Consejero de Instrucción Pública. D. José Gabriel Álvarez Ude fue Director del Laboratorio Matemático, de la Sección de Matemáticas en el Instituto-Escuela y de la Revista Matemática Hispano-Americana; une CSIC (entonces todavía Junta de Ampliación de Estudios) y la Real Sociedad Matemática Española.

De D. Germán Ancochea Quevedo baste citar la enorme calidad de sus trabajo de investigación en Geometría, disciplina en la que ha sido uno de los pioneros en España. Y mi cariño y recuerdo especial van a D. José Javier Etayo Miqueo, otro pionero de la Geometría Diferencial en España, y con el que tuve un excelente contacto profesional. D. Javier siempre me trató con enorme cariño, y solía encontrarlo paseando por el barrio ya que hemos sido vecinos en la castiza Avenida de la Reina Victoria. Él fue director del Instituto Jorge Juan, en una época muy diferente, pero a la que me siento conectado de manera natural, ya que el ICMAT es el heredero natural tanto del Laboratorio- Seminario Matemático de la Junta de Ampliación de Estudios (JAE), como del Jorge Juan.

De estos y otros ilustres académicos iremos hablando en futuras entradas de nuestro blog.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas:
Categorias: General

Athena-SWAN, un programa británico que deberíamos estar implantando en España

[...] cuando una mujer, debido a su sexo, a nuestras costumbres y prejuicios, encuentra obstáculos infinitamente mayores que los hombres para familiarizarse con esos complejos problemas, y sin embargo supera estas trabas y socava en lo más profundo, indudablemente tiene el más noble de los valores, un talento extraordinario y un genio superior.

Carl Friedrich Gauss

 

Aunque se han hecho muchos avances para conseguir una igualdad de género, la verdad es que estamos todavía muy lejos de cantar victoria, y especialmente en el mundo académico, el techo de cristal no se ha roto. Ante esa evidencia, países como Reino Unido y Australia han puesto en marcha acciones que tartan de ser más contundentes. Vamos a describir algunas en esta entrada de Matemáticas y sus fronteras.

No hace mucho escribí este artículo en El país, ¿Por qué no ofrecemos los puestos científicos directamente a mujeres?. haciendóme eco de la iniciativa de la Universidad de Melbourne en ofrecer plazas de matemáticas dirigidas sólo a mujeres (por supuesto, con los estándares de calidad necesarios). Las reacciones fueron inmediatas, especialmente en redes sociales (la nueva plaza pública). Debo decir que agradezco siempre las críticas constructivas, de las que une aprende a darse cuenta de si los argumentos propios están bien consolidados o no. Desgraciadamente, uno debe convivir también con las descalificaciones, que suelen estar basads en intereses particulares o en la pura ignorancia.

Esta iniciativa australiana va de la mano de otra de mucho calado, que va camino de extenderse y que ha merecido un reciente artículo en Nature UK gender-equality scheme spreads across the world, por Elizabeth Gibney.

Se trata de Athena SWAN, acrónonimo que responde a Scientific Women’s Academic Network, que fue puesto en marcha en 2005 en diez universidades y que ya que ya afecta ahora a más de 140 instituciones en el Reino Unido. El proyecto ya había comenzado a bosquejarse en 1999.

Es un programa voluntario, que está supervisado por una organización sin ánimo de lucro, la Equality Challenge Unit, que juzga los métodos en los que  un departamento, una facultad o un centro de investigación, contrata, promociona o hace permanentes a sus miembros femeninos. El programa abarca lo que los británicos llaman STEMM (science, technology, engineering, maths y medicine), añadiendo esa última M por la medicina. Se pretenden analizar los roles académicos, el personal profesional y de apoyo, y los estudiantes, en relación con su representación, la progresión de los estudiantes en el mundo académico y como se alcanzan los logros de una carerra científica, así como el entorno de trabajo.

Imagen de previsualización de YouTube

Athena SWAN ofrece premios de Oro, Plata y Bronce para reconocer estos avances en eliminar las desigualdades de género. Es bueno saber que desde 2011, los institutos de investigación médica del Reino Unido no pueden recibir fondos públicos sin haber conseguido al menos un galardón de Plata.

Estadísticas del programa

Aconsejo navegar por las páginas de este importante programa, y ver los detalles. Cómo, por ejemplo, se puede incidir en la contratación de investigadoras simplemente con un especial cuidado en la identificación de candidatas mujeres que presenten los requerimientos de una convocatoria en particular, para que compitan después con todos los candidatos en igualdad de condiciones. O cómo conseguir promociones obligando a que haya unas rotaciones más frecuentes y una buena identificación de candidatos y candidatas para un puesto de director.

Imagen de previsualización de YouTube

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Guardar

Etiquetas: ,
Categorias: General

Fiódor M. Dostoievski y las geometrías del mal

En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere produce mucho fruto.

 

Este mes de agosto, me tocó releer esa impresionante novela de Fiódor M. Dostoievski, “Los hermanos Karamázov”, como libro elegido de mi club de lectura. Había leído la novela hace muchísimos años, cuando los clásicos rusos eran lectura obligatoria para todo joven aifcionado a la lectura, y en esa ocasión no me había fijado en este sorprendente párrafo, parte de la conversación que Iván Karamázov mantiene con su hermano Aliosha:

“No obstante, hay que señalar que, si Dios existe y si realmente ha creado la tierra, la ha creado, como sabemos positivamente, de acuerdo con la geometría euclidiana, y ha creado la mente humana con la noción de tres únicas dimensiones espaciales. Ha habido, sin embargo, y sigue habiendo en la actualidad, geómetras y filósofos, algunos de ellos admirables, que dudan de que todo el universo o, en un sentido más amplio, toda la existencia, haya sido creada, exclusivamente, de acuerdo con la geometría euclidiana, y que se atreven a imaginar incluso que dos líneas paralelas, las cuáles, según Euclides, en ningún caso pueden converger en la tierra, quizá puedan encontrarse en algún punto del infinito. “

Más avezado en esta segunda lectura en las geometrías no euclidianas, me interesé por las razones que llevaron a Dostoievski a incluir esta referencia en su novela, y, en particular, por qué traza ese paralelismo entre el mal y este tipo de geometrías.

Fiódor Mijáilovich Dostoievski

 

Ivan Karamazov representa en la novela al intelectual, a la nueva Rusia, un modernismo que contrasta con el idealismo y la religiosidad de su hermano Aliosha. La creencia en Dios está socavada por la existencia del mal; si el mundo está creado a la imagen divina, entonces debe ser euclidiano, pero no lo es, porque da lugar al dolor y al mal, especialmente dirigidos hacia los niños, que mueren a veces sin darles tiempo a vivir una existencia más completa. Las geometrías no euclidianas son una evidencia de que el hombre no puede comprender a Dios.

Nikolái Ivánovich Lobachevski

En la época en la que Dostoievski escribe Los hermanos Karamazov, está produciéndose una revolución en las matemáticas, por obra de Cantor, Hilbert, Fregge, entre otros, que lleva a una concepción más abstracta de la disciplina, no sujeta a nuestra aparente percepción de la realidad. El autor era un conocido lector de revistas contemporáneas, y seguramente tuvo noticia de estos y otros descubrimientos, como los de su paisano Nikolai Lobachevsky.

En la novela, hay otros episodios en los que el diablo (su alter ego) se aparece en sus deliriuos a Ivan, y le dice: “Porque, igual que tú, yo también tiendo a fantasear, y por eso me encanta vuestro realismo terrrenal. Aquí todo está acotado, aquí tenéis fórmulas, tenéis geometría, ¡mientras que entre nosotros todo son ecuaciones indeterminadas!”.Si en la Tierra todo fuera razonable  no ocurriría nada. Sin ti, no habría acontecimientos, y es preciso que los haya”. “Soy la equis de una ecuación indeterminada”.

Aconsejo la lectura del artículo “Dostoyevsky as mathematician (part II)”, de Agnese Ilaria Tellonni y Carlos Toffaroli, publicado en Lett Mat Int 3 (2015), 197-204, para un estudio exhaustivo de las matemáticas en la obra de Dostoievski.

Si a veces pueda parecer que el novelista ruso no apreciaba las matemáticas y tenía de ellas una imagen negativa, como hacen ver Telloni y Toffalori en su artículo, si está claro que las consideraba importantes, y lo son además para entender su obra.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

 

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Matemáticas electorales

Traemos hoy a Matemáticas y sus fronteras el segundo libro de la colección Miradas matemáticas, puesta en marcha por la editorial La Catarata, el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), y la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM).

El objetivo de esta nueva colección es aportar materiales que puedan ayudar en su tarea a los profesores de matemáticas en niveles de Secundaria a Bachillerato, a fin de proporcionarles nuevas ideas que llevar a las aulas y ayudar a despertar el interés de los alumnos. Se trata de conectar las matemáticas con otras ciencias, con los desarrollos tecnológicos y desde las perspectivas históricas, acercando la investigación matemática al aula.

En este caso, el tema elegido es el de las elecciones de los representantes políticos, tema clave en cualquier sistema democrático. Es un problema que viene de antiguo y no tiene una solución satisfactoria para todo el mundo. En el libro se comentan los diversos modelos matemáticos que se han seguido y se siguen en el mundo para asignar los escaños de un parlamento en unas elecciones.

Pero también se habla de otro tema que está presente en todos los medios de comunicación y en el día a día de los ciudadanos: nos referimos a las encuestas. ¿Cómo se hacen? ¿Cómo de fiables son los resultados? La Estadística da las respuestas.

Son temas importantes que sirven para que el alumno comprenda la importancia de las matemáticas, y sus implicaciones en la vida cotidiana. Además, se contribuye a la formación de un espíritu crítico que no acepta opiniones ajenas porque sí.

Matemáticas electorales. Claves para interpretar sondeos y elecciones, de Antonio Moreno Verdejo y Adela Mª Villegas Escobar, acercan estos temas con amenidad a los profesores, alumnos y cualquier persona interesada en conocer el tema.

Antonio Moreno Verdejo

 

Adela Mª Villegas Escobar

Los autores

Antonio Moreno Verdejo es Licenciado en Ciencias Físicas y doctor en Matemáticas. Ejerce como profesor en la enseñanza secundaria y en la Universidad de Granada, donde también coordina el Máster de Formación del Profesorado de Secundaria y Bachillerato.

Adela Mª Villegas Escobar es Graduada en Matemáticas por la Universidad de Granada, ha realizado el máster en matemáticas y el Máster de Formación del Profesorado de Secundaria y Bachillerato, donde sus trabajos se han centrado en las matemáticas electorales.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Guardar

Guardar

Guardar

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Hamilton enamorado

TO MISS C.D.

A Valentine Ode

 

Look how returning Valentine

Woos timid spring again to shine!

Flowerless in the mossy hill;

The garden glories slumber still;

Yet shall Spring yield her tribute gem,

Catherine! To thy diadem.

William R. Hamilton

 

William Rowan Hamilton fue, sin duda, el matemático irlandés más importante de la historia. Nació en Dublín el 4 de agosto de 1805, su padre se dedicó a los negocios, por lo que vivió con su tío, el reverendo James Hamilton, quien le brindó una esmerada educación desde 1808 hasta 1823.

William Rowan Hamilton

Hamilton fue un niño prodigio, capaz de aprender las lenguas clásicas (latín, griego y hebrero) a la edad de cinco años. Su carrera científica fue impresionante, y a él se le debe la invención de la teoría de los cuaternios, además de sus importantes logros en la Óptica y la Mecánica. En varias entradas previas hemos descrito estos logros.

Trim, Co. Meath, donde Hamilton pasó su infancia y adolescencia

Hoy, escribimos esta entrada con un motivo diferente por el que hablar de Willian Hamilton. Leyendo recientemente el delicioso libro Introducción a la belleza de las matemáticas, de Yoko Ogawa y Masahiko Fuijawara, encontramos un pasaje en el que Fujiwara contesta a la pregunta de Yoko Ogawa sobre l la obstinación en el amor, una cuestión más interesante en la vida de ciertos matemáticos, que las propias matemáticas: por ejemplo personajes como Alan Turing, Sofía Kovalévskaya y William Hamilton. Fujiwara se refiere a nuestro matemático irlandés con estas palabras:

FUJIWARA: Cierto. Hamilton se enamoró de Catherine a los diecinueve años. Ella fue su primer amor, y realmente fue fuerte, si bien no correspondido. Él, sin embargo, no dejó de pensar en ella, y, transcurridos veintiséis años desde la última vez que la había visto, volvió al lugar donde había vivido Catherine para descubrir que allí no había otra cosa que un edificio abandonado. Entró en aquel lugar vacío, bañado por los últimos rayos de luz del crepúsculo, y se arrodilló en el suelo que ella había pisado en tiempos pasados, y lo besó.

Evidentemente, esta frase suscitó nuestra curiosidad, y así que exploramos la bibliografía correspondiente a esta faceta de Hamilton. Efectivamente, la corraboración de este hecho concluye en que su vida amorosa no podía haber sido más desgraciada.

En agosto de 1824, Hamilton acompañó a su tío en una visita a la familia Disney en Summerhill, y se enamoró perdidamente de la joven Catherine Disney. Desgraciadamente, no estaba en disposición de pedirle matrimonio, ya que no tenía una posición estable y le quedaban tres años por delante de estudio en el Trinity College. En febrero de 1825, Catherine contrajo matrimonio con el reverendo William Barlow, 15 años mayor que ella, pero gozando ya de una posición social y una estabilidad económica. El impacto sobre Hamilton fue enorme, llegando a pensar en el suicidio. Cayó enfermo, y comenzó a escribir poesía, lo que repitió cada vez que en su vida se instalaba la desesperación.

Sin embargo, no fue este el único desamor que sufrió Hamilton. En 1831 fue rechazado por Ellen De Vere, hermana de su mejor amigo el poeta Aubrey De Vere. Finalmente, en1833, Hamilton se casó con Helen Bayly, precisamente la mujer con la que paseaba por el Canal Real de Dublín cuando tuvo la inspiración que cierra su teoría de los cuaternios, y que deja grabada en las piedras del puente de Brougham.

William Hamilton y su esposa Helen Bayley

Su esposa Helen sufría de males crónicos, así como de una timidez casi enfermiza. Como muchas mujeres de esas épocas, tenía que hacerse cargo de la casa y de sus hijos ( tuvieron dos niños y una niña), pero no era capaz de hacerlo por enfermedad. Se dice que Hamilton nunca estuvo enamorado de su esposa, y que sufría muchas depresiones que le condujeron a la bebida. . En 1847 falleció su tío, y uno de sus colegas del Trinity se suicidó, dos hechos que agravaron su depresión aún más. Es por entonces cuando Catherine comenzó a intercambiar cartas con él, pero al sentirse ella muy culpable de tal correspondencia, se lo confiesa a su marido e intenta suicidarse. Sus problemas con el alcohol irán en aumento,  Catherine fallece y Hamilton se sumerge en la más profunda depresión hasta que, tras un agudo ataque de gota, fallece el 2 de septiembre de 1865.

A pesar de estas desgracias, Hamilton era una persona robusta, energética, dotado para la elocuencia. Pero como todo ser humano, tuvo sus momentos tristes y sus debilidades; como diría Fujiwara, esa pasión humana de los genios los hace todavía más admirables.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU) y Cristina Sardón (ICMAT-CSIC).

Etiquetas: ,
Categorias: General

Diez años de ICMAT

Hoy, hace diez años, se firmaba el Convenio de creación del Instituto de Ciencias Matemáticas, el 29 de octubre de 2007. Un convenio que tuvo un largo recorrido desde la decisión de ponerlo en marcha en 2005 por parte de la dirección del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), presidida por Carlos Martínez Alonso.

Ya en 2005, lo que entonces era un Departamento de Matemáticas del Instituto de Matemáticas y Física Fundamental (IMAFF), pudo presentar una propuesta independiente para el Plan Estratégico 2006-2009. Este plan fue evaluado por una Comisión externa encabezada por Jean-Pierre Bourguignon, actualmente presidente del European Research Council (ERC). El instituto se fue configurando finalmente como un instituto mixto entre el CSIC y tres de las universidades madrileñas (UAM, UC3M y UCM), con los objetivos siguientes (tal y como reza la introducción al citado convenio):

“ … cauce conveniente para la coordinación y el desarrollo de la actividad investigadora en Ciencias Matemáticas buscando su intensificación y la creación de canales convenientes para la transferencia del conocimiento matemático a otras ciencias y a los sectores tecnológicos, industriales y financieros.”

Tuve el honor de ser nombrado Director en funciones para llevar adelante todo el proyecto, aunque mi trabajo por las matemáticas en el CSIC comenzó una mañana de enero de 1986, cuando aterrizé en el campus central de Serrano y ocupé mi despacho de Serrano 123, como Investigador Científico, y encontré una situación devastadora de la disciplina en esta institución. Por lo tanto, esa firma de 2007 significó en mi caso una enorme satisfacción, un gran logro que dejaba atrás 21 años de lucha por recuperar para las matemáticas su lugar natural en el CSIC. Como decía entonces (y sigo manteniendo): “el CSIC no puede vivir sin las matemáticas, ni la comunidad matemática española puede ser eficiente sin el CSIC”.

El ICMAT se había ido conformando, en lo que tocaba al CSIC, fundamentalmente con contratados Ramón y Cajal, investigadores que luego han sido los receptores de hasta diez proyectos del European Research Council, hasta hace dos años, el récord entre los centros de investigación matemática europeos. Estos éxitos han ido acompañados de muchos otros logros, como la Cátedra AXA de David Ríos Insúa, una de las cuatro existentes en España en todos los campos científicos y la única de todo el CSIC.

El ICMAT pudo gozar de una sede propia, un magnífico edificio en el campus de la UAM, que en un principio iba a ser solo para el ICMAT, pero que fue aumentando su presupuesto y envergadura para alojar también al Instituto de Física Teórica.

Desde mi nombramiento inicial en funciones (formalmente el 19 de enero de 2008), mi trabajo estuvo siempre al servicio de las cuatro instituciones y el instituto; pasé a ser director el 12 de julio de 2012 (tras una elección por unanimidad), y ya no pude terminar mi mandato por las causas que todos conocen. Ahora, desde el 2 de septiembre de 2017, he recuperado la dirección, y ya veremos lo que nos depara el futuro.

No puedo estar más que orgulloso de haber liderado este proyecto, que nunca ha tenido un camino de rosas por delante; al contrario, se le han puesto todos los obstáculos posibles. Pero ahí está, haciéndose un hueco en la excelencia matemática internacional, y respetado, porque se hizo en pocos años lo que otros fuera de España llevaban haciendo décadas.

Estos dos últimos años han sido de un cierto parón, porque el ICMAT compite en condiciones desiguales frente a sus pares internacionales, condiciones que solo pueden superarse con inteligencia y estrategia; pero la estrategia que se había desarrollado en años anteriores, ha prácticamente desaparecido. El otro factor determinante es la voluntad y la dedicación del que dirige, y de eso hemos adolecido un poco estos dos años. Como decía Abraham Lincoln: “Nearly all men can stand adversity, but if you want to test a man’s character, give him power.” Hasta tal punto ha llegado la situación, que he tenido que recordar hoy que el ICMAT cumple oficialmente diez años, porque a mis antecesores se le había pasado inadvertido. Hemos sufrido eso tan español de querer manejar el barco sin leerse el libro de instrucciones (leáse convenios y reglamentos). Quizás también por eso algunos ignoran que la transferencia estaba en el mismo germen del instituto, como dicta su convenio; de la mano de la ciencia excelente, por supuesto.

El ICMAT afronta una etapa compleja; por mi parte he tratado en estos dos meses que llevo de nuevo en la dirección, poner orden y estimular alguna estrategia medio olvidada. Pero lo que sea el ICMAT en los próximos años va a depender del compromiso de sus investigadores, de que desaparezca el sectarismo, y que las decisiones (científicas y administrativas) se aprueben en los órganos correspondientes y no en los despachos.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas:
Categorias: General

Nace el International Science Council

Hoy, 26 de octubre de 2017, en Taipei, es un día importante para la ciencia en nuestro planeta. Es un día de cambio, pero así son los días importantes, los que cambian la historia. Los dos Consejos Científicos (ICSU, International Council for Science, para las ciencias naturales) e ISSC (International Social Science Council, para las ciencias sociales) han unido sus fuerzas; de su fusión nace el International Science Council, que a partir de ahora será una voz única para la ciencia. El apoyo ha sido masivo: 96,64% de los votos de ISSC, 90% del lado de ICSU.

El grupo de trabajo, que desde la reunión previa en octubre de 2016 en Oslo, tenía la misión de producir un documento que reflejara lo que sería esa fusión potencial, ha señalado como principios: construir sobre las fortalezas existentes, reconocer la necesidad de cambio, escuchar perspectivas de todas las partes del mundo y de todas las disciplinas, y construir una voz común para la ciencia.

En la reunión del 25 de octubre de 2016 en Oslo, los miembros de ambos consejos (una reunión de las dos Asambleas Generales, de facto), aprobó provisionalmente la fusión, a ser refrendada o no en esta reunión en Taipei.

No ha sido fácil el camino seguido hasta Taipei, porque los dos Consejos tenían estructuras diferentes, en cuanto a las características de sus miembros, organización interna, tamaño de sus presupuestos; pero cuando el objetivo  común es claro y supone una mejora para toda las ciencias, y una manera más efectiva para afrontar los grandes y graves desafíos que la humanidad enfrenta, las cuestiones particulares (tantas veces basadas en falsas cuestiones identitarias) se dejan a un lado.

Las barreras se han roto, y las ciencias naturales se dan la mano con las sociales; ambas son imprescindibles, y las respectivas culturas deben impregnarse una a la otra. Nace una tercera cultura, la que une ambas, para que de las sabidurías de una y otra surja la común, la que está anclada en las mejores esencias de la humanidad.

Un aspecto importante es que las ciencias sociales pueden ayudar a las naturales a transmitir mejor a la sociedad el valor de la ciencia, y combatir los populismos y falsas creencias que están surgiendo en los últimos años en diversas partes del mundo. Sin duda, la nueva organización tendrá este tema como una de sus prioridades.

No todo está hecho, queda camino por recorrer, pero ya se ha comenzado el recorrido.

¡Un gran día para la ciencia!

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

 

Etiquetas: ,
Categorias: General