El Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) consigue su cuarto proyecto Severo Ochoa

Se ha anunciado recientemente la resolución de la última convocatoria del Programa Severo Ochoa y María de Maeztu que identifica los centros de investigación de excelencia en España, entre los que se encuentra, una vez más, el ICMAT.

 

Según la convocatoria: “El Programa Apoyo y Acreditación de Centros de Excelencia «Severo Ochoa» y a Unidades de Excelencia «María de Maeztu» persigue el fortalecimiento institucional, y está dirigida a centros y unidades de excelencia del sector público y de instituciones privadas de investigación sin ánimo de lucro, cuyo liderazgo científico esté contrastado a nivel internacional, con capacidades para contribuir decisivamente a avanzar en la frontera del conocimiento y generar resultados de alto impacto, así como para ejercer un efecto tractor sobre el Sistema Español de Ciencia, tecnología e Innovación.”

Este importante programa se puso en marcha en 2011, bajo el mandato de la ministra Cristina Garmendia, y como otro de los programas relevantes, en este caso, para atraer la excelencia individual, el Programa Ramón y Cajal, se mantienen en el tiempo, aunque haya habido cambios de gobierno. Los dos programas se complementan en cierto sentido, buscando la excelencia colectiva y la individual. Y esta interacción ha sido clave en el éxito del ICMAT como centro de excelencia en el ámbito de las matemáticas.

En efecto, aún todavía en proyecto, pudimos ir contratando a muchos de los mejores seleccionados en el Programa Ramón y Cajal. La mayoría han conseguido proyectos del European Research Council. Cuando nos presentamos a la primera convocatoria del Severo Ochoa, el ICMAT contaba con 3 grants del ERC, y para la segunda fase, ya eran 4. Recuerdo que la ministra nos reunió a los centros que pasaron la primera fase de la convocatoria en la sede ministerial y nos pidió un resumen de cada uno; mi intervención fue sencilla: “somo un centro de investigación hecho de contratados Ramón y Cajal”.

El otro pilar definitivo fue la estrategia. Para su creación, el ICMAT presentó un Plan Estratégico en 2005 ya como independiente, aunque todavía era un departamento de Matemáticas dentro del Instituto de Matemáticas y Física Fundamental (IMAFF). Este plan fue evaluado muy positivamente por una comisión internacional, lo mismo que el segundo plan estratégico de 2009. Estos planes nos acostumbraron a elaborar estrategias colectivas y a someterlas a evaluación internacional con presentaciones no solo en papel sino con las entrevistas correspondientes ante las comisiones internacionales.

Si en 2011 el ICMAT fue el único instituto del CSIC en obtener el galardón Severo Ochoa, ahora es también el único que puede enorgullecerse de obtenerlo por cuarta vez consecutiva. Y solo un centro más, el Institute for Research in Biomedicine (IRB) de Barcelona, puede hacerlo también.

El ICMAT tiene ahora una oportunidad única para dar un salto definitivo y consolidar la excelencia, ya que, si en estos años desde 2011 hubo que dedicar una parte importante del Severo Ochoa para los contratos de gestión, ahora se podrá dedicar prácticamente todo el presupuesto para actividades y contratos predoctorales y postdoctorales. En efecto, el plan de consolidación del CSIC convierte en fijos a las personas que tanto nos han ayudado estos años para administrar y gestionar el día a día. Estoy convencido de que, bajo estas premisas, los próximos cuatro años del ICMAT van a suponer un impulso extraordinario de la investigación matemática en España.

______________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias).

Compartir:

4 comentarios

Deja un comentario