LOS IMPERMEABLES Y LA GABARDINA: TEJIDOS REGISTRADOS QUE VISTIERON A ARTISTAS LEGENDARIOS

Contra lo que se pudiera pensar, la moda no está reñida con el mundo de las patentes. En la revista marchamos (Nº 28) ya se dedicó la sección “patentes que hicieron historia” a la patente de Jacob Davis US139121 que protegía los peculiares bolsillos remachados de los vaqueros o “blue jeans” y cuya titularidad compartió con Levi Strauss. En esta ocasión nos ocupamos de otras prendas de vestir que como en el caso de los “jeans” forman parte del “fondo de armario” del mundo occidental desde hace más de 100 años; se trata de los impermeables y más concretamente de las gabardinas. No debería sorprender que el país que tiene todo el protagonismo en la invención de estas prendas sea el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, dada su tradicional relación con la lluvia. 

La paternidad de la invención de las primeras telas impermeables se le reconoce al químico escocés Charles Macintosh. Solía experimentar con el alquitrán y la nafta y la esencia de su invención de un tejido impermeable consiste en la unión de dos capas de tela mediante una solución de caucho natural en nafta. El caucho natural se convertía en soluble mediante la acción de la nafta. Parece que la costumbre de forrar los tejidos con látex para convertirlos en impermeables era ya conocida por varios grupos indígenas de Sudamérica, pero el látex era demasiado inestable para transportarlo a Europa. También en España se habían fabricado contenedores con una estructura similar para alojar mercurio.

Su éxito comercial fue impresionante en la Gran Bretaña y de hecho el impermeable pasó a denominarse como “Macintosh” en un claro ejemplo de vulgarización de la marca.

Macintosh puso la primera piedra por lo que se refiere a los tejidos impermeables, pero ello fue sólo el comienzo de un siglo de innovación constante al respecto.

Tras Macintosh, se puede destacar la figura de John Emary, el cual en 1853 patentó el primer tejido de lana impermeable. Tras la invención, cambió el nombre de su pequeña empresa de sastrería al de “Aquascutum”, o “escudo contra el agua” en latín. Desde entonces, la empresa ha tenido su sede en Londres. Aquascutum utilizó su tela impermeable patentada para la fabricación de los abrigos que llevaron los oficiales británicos que intervinieron en la Guerra de Crimea. Durante el siglo XIX la empresa estuvo muy vinculada con la familia real británica y el rey Eduardo VII fue su principal cliente. En 1900 la marca abrió en Londres una sección dedicada en exclusiva a las mujeres y que fue muy visitada por las sufragistas. Sus famosas gabardinas eran parte de la indumentaria habitual de los soldados británicos en ambas guerras mundiales. Es por ello, que se denominaban y en inglés aún se conocen como “trench coats” o abrigos de trinchera. Además de primeros ministros británicos conservadores como Winston Churchill, Margaret Thatcher y John Major, las vistieron entre otros Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Sophia Loren, Michael Caine, Peter Sellers y Cary Grant. Actualmente la compañía es propiedad de la empresa china “YGM Trading”.

La característica A que representa a la marca se protegió en España en 1975 mediante un dibujo industrial de número de publicación I0082895:

El principal competidor de “Aquascutum” ha sido tradicionalmente la marca “Burberry”. Esta firma fue fundada por Thomas Burberry, el cual patentó en 1888 su tejido impermeable, al que denominó “gabardine”-“gabardina”, que era como se conocía a una capa suelta que se vestía en la edad media. Su gabardina la llevaban sobre todo personajes del mundo de la aventura, como Baden-Powell, Roald Amundsen, Ernest Shackleton o George Mallory así como oficiales del ejército británico.

Thomas Burberry utilizó con frecuencia la propiedad industrial para proteger sus innovaciones. Entre 1894 y 1912 obtuvo 17 patentes sobre perfeccionamientos de sus prendas:

          Figuras de GB191221716                 Figura de GB189404720

Figura de GB190429036           Figura de GB190513890

 

Audrey Hepburn llevó una gabardina de Burberry en “Desayuno con diamantes”.

 

Registro de la marca Burberry en España M1961908.

También en INVENES, la base de datos de invenciones españolas, es posible encontrar patentes y modelos relacionados con gabardinas, abrigos de trinchera o impermeables.

Figuras del modelo ES0023658U                                                   Figura del modelo ES0022930U

También es posible encontrar gabardinas protegidas mediante “Diseño industrial”:                                                      Figura del Diseño 0500173-07

Se puede concluir esta entrada afirmando que, aunque nos hayamos centrado en las prendas impermeables, la propiedad industrial es muy adecuada para la protección de diversos aspectos intangibles relacionados con la moda y además en los próximos años habrá que estar atentos a todas las invenciones que van a surgir relacionadas con los “wearables”.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] es posible y necesaria la protección mediante propiedad industrial, incluyendo las patentes (ver la entrada dedicada a la gabardina) y si lo era hace más de 100 años, más aún en la [...]

[...] a la cita anual más importante para el cine de Hollywood, la entrega de los Oscar. Aunque no es la primera vez que en este blog hacemos referencia al mundo del cine, muy justificadamente el lector puede preguntarse qué diantres tiene que ver el mundo de las [...]

(requerido)

(requerido)


*