Posts etiquetados con ‘ECDC’

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en España (2): El riesgo.

En la primera parte de este post contamos que se acababan de confirmar los dos primeros casos autóctonos de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en España, que también lo son en toda Europa Occidental. No ha habido más casos -de momento- y las personas bajo vigilancia (unas 200) ya están fuera de peligro. La unica persona hospitalizada, la enfermera que se contagió del primer caso, ya está fuera de peligro, según se ha dado hoy mismo a conocer.

En esta ocasión nos hacemos eco del análisis del riego que ha efectuado el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades  (ECDC) para España, asociado a estos dos casos de esta enfermedad actualmente emergente en nuestro país, y que han publicado el pasado día 8 de spetiembre en su web.

El enlace a la web del ECDC donde puede encontrarse dicha publicación es aqui: A continuación resumimos (en español) las principales conclusiones del análisis:

Información básica del evento:

El 31 de agosto de 2016, la Comunidad Autónoma de Madrid declaró 2 casos de infección por virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC). La probabilidad de infección por el virus de la FHCC en España es baja. Sin embargo, es posible que ocurran casos esporádicos. El riesgo de sufrir transmisión de humano a humano en los entornos hospitalarios se puede reducir de manera significativa por la aplicación de las medidas de protección apropiadas.

Opciones para reducir riesgos:

Se sugieren las siguientes opciones para reducir riesgos:

- Una mayor conciencia de la importancia del diagnóstico precoz y confirmación de laboratorio entre los profesionales de la salud en las zonas de potencial circulación del virus de la FHCC. Una gestión  oportuna y apropiada de loa casos es crucial para reducir la letalidad.

-  En el cuidado de pacientes que presentan un síndrome de fiebre hemorrágica, incluso cuando no hay sospecha de FHCC, se deben tomar las precauciones estándar, preferiblemente combinadas con medidas de prevención frente al contacto y a las pequeñas gotas en suspensión.

- La realización de las pruebas de laboratorio sobre muestras procedentes de pacientes de FHCC presentan un alto riesgo de transmisión y sólo debe ser llevadas a cabo bajo condiciones de contención biológica apropiadas.

- Como medida de precaución, se debe informar a los grupos de riesgo acerca del modo de transmisión, y se les debe instar a cumplir con los consejos sobre la prevención de las picaduras de garrapatas. Los grupos de riesgo en zonas potencialmente afectadas son principalmente:

  • La gente que trabaja en estrecha proximidad a los animales, especialmente animales de granja (como los trabajadores agrícolas en la cría de animales o trabajadores de mataderos, veterinarios).
  • Las personas expuestas a transmisión de garrapatas a humanos debido a sus actividades al aire libre (por ejemplo, cazadores, trabajadores forestales, excursionistas).
  • El personal que proporciona cuidados de salud a los pacientes y que está en riesgo de transmisión de humano a humano.

- Con el fin de orientar mejor las medidas preventivas y contribuir a una mayor sensibilización a nivel clínico, se deben definir las zonas tanto con circulación del virus FHCC como aquellas compatibles con dicha circulación en la Península Ibérica, poniendo en marcha para ello investigaciones multidisciplinares; en particular han de realizarse mapas de riesgo de FHCC, estudios ecológicas y ambientales, encuestas serológicas en especies hospedadoras, e investigaciones entomológicas.

- Debe considerarse la ribavirina para la profilaxis posterior a la exposición después de una exposición de alto riesgo, a pesar de la baja calidad de la evidencia acerca de su eficacia.

- Los estudios de secuenciación del genoma de los virus FHCC  detectados en España proporcionará información adicional sobre la diversidad genética de los virus circulantes en la Península Ibérica.

- Como es posible que ocurran casos esporádicos de la enfermedad en las zonas afectadas en España, los profesionales dedicados a las transfusiones y a los trasplantes deben ser conscientes de la posible exposición a la FHCC  en las zonas afectadas. Sin embargo, en el nivel de riesgo actual no se recomiendan medidas específicas para la seguridad de las sustancias de origen humano (SOHO).

- Se necesitan nuevos estudios sobre la ecología de la FHCC en la Península Ibérica para delimitar las zonas de riesgo para la transmisión por garrapatas.

Asi pues, el ECDC hace una serie de recomendaciones muy sensatas sobre lo que hay que hacer si ocurre un evento de emergencia de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en un país como el nuestro. Por su parte, las autoridades sanitarias, y en primer lugar el Ministerio de Sanidad, han hecho su propia evaluación del riesgo al aparecer esta enfermedad en nuestro territorio, y han publicado un muy completo informe en su web (fechado el 14 de septiembre) elaborado por especialistas en muy diversos campos, desde la sanidad humana a la entomología y la sanidad animal, cuyas recomendaciones no son muy diferentes a las que da el informe del ECDC que acabamos de comentar. Uno de los aspectos destacables del análisis señala que son necesarias medidas para conocer mejor la situación epidemiológica de este patógeno en la Península Ibérica, territorio donde su presencia es nueva. Ello implica estudiar dónde se dan las condiciones favorables para que medren sus vectores, cuál es el riesgo de infección de las especies animales que actuan como reservorio, cuál es el área de distribución actual del patógeno, etc, etc. Se trata en definitiva de un tipico asunto de salud pública abordable desde la perspectiva “Una salud”, la cual hemos tratado en posts previos (por ejemplo, en éste y en éste), y que consiste en la colaboración e interacción entre especialidades (medicina humana y veterinaria, entomología, ciencias del medio ambiente) para llegar a tener un mejor conocimiento de las enfermedades infecciosas, en particular las zoonosis, que permita poder luchar contra ellas de forma eficaz.

Ahora hay que poner todo esto en práctica.

 

Posts relacionados:

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en España (1): La alerta.

Cuando dos virus terminan siendo el mismo.

Un mundo, una sanidad, una virología

Nuevo número de la revista “Virología”: Zoonosis víricas. “Un mundo, una salud”

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Viejos virus

Preparación en Europa ante el riesgo de importación de casos de ébola

 

Hace unos días se publicó en la revista Eurosurveillance (editada por el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades, ECDC) un editorial sobre la preparación en la UE ante la situación planteada por la epidemia de ebola en África occidental. En resumen viene a decir que dada la grave situación producida por el ebola en África occidental el riesgo de importación de casos de ebola hacia Europa y otros territorios es digno de tenerse en cuenta para prevenir sus consecuencias y evitar la expansión de la enfermedad. Para ello, la preparación de los países es esencial. Un personal sanitario con adecuada formación y entrenamiento es clave para poder atender a los pacientes con seguridad y evitar la transmisión secundaria en nuestros territorios. También señala que mientras no se atajen las raíces del problema en África, el riesgo seguirá existiendoy con él la necesidad de estar preparados para tratar casos de ebola importados. Por su interés para los lectores del blog he traducido el artículo y lo reproduzco a continuación.

Eurosurveillance, Volume 19, Issue 40, 09 October 2014

http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=20925

 

Editorial

 

LA PREPARACIÓN ES CRUCIAL PARA ATENDER CON SEGURIDAD A LOS PACIENTES DE ÉBOLA Y PARA PREVENIR LA PROGRESIÓN DE LA TRANSMISIÓN EN EUROPA – SON NECESARIAS MEDIDAS DE CONTROL EN SUS RAÍCES EN ÁFRICA OCCIDENTAL

 

M. J.W Sprenger1, D Coulombier

Los últimos acontecimientos relacionados con el actual brote de enfermedad por virus Ébola (EVE) en África occidental parecen haber hecho surgir problemas inevitables a los que Europa tiene que hacer frente: un individuo que comenzó a padecer síntomas de EVE justo después de haber llegado a un país no afectado [1], y sanitarios que se infectaron con el Ébola mientras cuidaban de pacientes, en África occidental o en países no afectados donde fueron evacuados [2-4]. A ello se suman las informaciones y reportajes en los medios de comunicación que revelan preocupación entre el público en general.

Todo esto se deriva del dramático desarrollo de la epidemia en África occidental en los últimos meses, y los pronósticos coinciden unánimemente en señalar que hasta que se logre invertir la tendencia en la región afectada y se empiece a controlar la epidemia pasarán semanas o incluso meses [5-6]. Por consiguiente, los países europeos van a tener que hacer frente a más casos procedentes de zonas afectadas, y a la vez prepararse bien para prevenir la transmisión secundaria.

Aunque probablemente las infecciones en los centros sanitarios en Europa continuarán ocurriendo como casos aislados y desafortunados, éstos deben ser investigados a fondo con el fin de incorporar las enseñanzas que de ellos se puedan derivar para mejorar las normas y procedimientos, así como para tenerlas en cuenta en las actividades de formación y entrenamiento.

Hay tres escenarios posibles que pueden dar lugar a la presentación de pacientes infectados con el virus Ébola en centros sanitarios en Europa y que acaben teniendo contacto con sanitarios o personal de apoyo.

El primer escenario estaría relacionado con un paciente con infección confirmada por virus Ébola, procedente de un país afectado, que es evacuado médicamente a Europa. Este escenario no debería dar lugar a una propagación en Europa y por lo tanto representa un riesgo bastante bajo, dado que se pueden establecer a priori planes para responder con eficacia a este tipo de situaciones. Sin embargo, como se señaló anteriormente, tratándose de seres humanos siempre existe la posibilidad de que ocurra algún accidente desafortunado que acabe provocando la infección de personal sanitario expuesto. Si bien el cuidado de los enfermos de Ébola en escenarios europeos debería de ser seguro si se emplean los procedimientos adecuados, la supresión al 100 % del riesgo es imposible.

El segundo escenario se refiere a un paciente sintomático que embarca en un vuelo comercial, posiblemente en busca de atención médica en Europa. Al declarar el brote de Ébola en África occidental una emergencia de salud pública de importancia internacional, el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomienda la inspección de salida en los países afectados [7]. Para que esta medida, aparentemente sencilla y no demasiado costosa, resulte eficaz, debe aplicarse sistemáticamente a todos los viajeros que salgan de los países afectados. Cuando esto se logra, el riesgo de exportación puede minimizarse en gran medida. El apoyo prestado por los Estados Unidos a los países afectados debería haber ayudado en la situación actual a este respecto [8]. La inspección adicional en el punto de entrada puede complementar a la inspección de salida, ya que puede detectar los pocos casos sintomáticos que podrían haber sido pasados por alto por la inspección de salida o los que puedan haber resultado sintomáticos durante el vuelo. Sin embargo, la selección de entrada es difícil de implementar debido a las rutas indirectas que pueden tomar los viajeros.

El tercer escenario consiste en una persona que viaja a Europa desde un país afectado, mientras está en período de incubación, y solamente desarrolla los síntomas después de su llegada, como en el episodio ocurrido recientemente en Dallas (EE.UU.) [1]. Esta situación constituye el mayor riesgo para Europa, ya que predispone a una transmisión secundaria limitada a los contactos cercanos durante la etapa temprana de la enfermedad, una vez que el paciente se vuelve infeccioso pero antes de ser aislado. En todos los países de la Unión Europea se han realizado esfuerzos para reducir al mínimo este riesgo a través de un conjunto de medidas, a saber, (i) proporcionar información sobre la enfermedad y consejos en caso de síntomas a todos los viajeros procedentes de las zonas afectadas, (ii) sensibilizar a los que prestan la primera línea de atención sanitaria sobre los posibles síntomas de EVE y la necesidad de investigar viajes recientes a la región afectada cuando examinen a los pacientes, además de para garantizar el oportuno aislamiento cuando se sospeche EVE, y (iii) proporcionar orientación para la investigación de casos y para las medidas de control de la infección, que debería permitir a la atención segura para estos pacientes.

La siguiente infografía presenta de forma simplificada los tres escenarios descritos anteriormente (Figura).

Tres escenarios posibles que pueden dar lugar a la presentación de pacientes infectados con el virus Ébola en centros sanitarios en Europa (pinchar en la gráfica para agrandar).

Las evacuaciones médicas a Europa son seguras en particular cuando las medidas de control de infecciones se aplican por profesionales con experiencia y bien entrenados. A pesar del aumento previsto de dichas evacuaciones, que a la larga se traducirá en el tratamiento de más casos de Ébola en los hospitales europeos, la transmisión al personal sanitario debería ser una excepción esporádica y desafortunada. Casos como el de Dallas podrán verse en Europa (*). Cualquier situación de este tipo podría ocurrir también en otras regiones del mundo.

Por encima de todo, sin embargo, los casos de trabajadores de la salud infectados recientemente evacuados a Europa que estuvieron involucrados en la respuesta al brote en los países afectados, nos debe recordar la importante labor de los que trabajan en África Occidental, donde la carga de la EVE pesa mucho en la población y ha afectado considerablemente a las estructuras sanitarias y a otros servicios locales. El riesgo de propagación asociado con el brote de Ébola en curso en África occidental sólo puede ser mitigado mediante el control de la epidemia en su origen en los países afectados.

Estamos en sintonía con las voces que reclaman una mayor preocupación por la situación actual y piden un fuerte liderazgo dentro de la comunidad internacional para garantizar la implementación de las medidas adecuadas en esta crítica situación [9]. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) apoya firmemente tales iniciativas por parte de la OMS en lo posible dentro de su mandato. Como se señala en la revista The Lancet [9], en la actualidad, la comunidad internacional debe fortalecer aún más su apoyo a los países afectados. Aunque todavía no está claro cuándo terminará el brote, es importante analizar este caso con cuidado y aprender de ella con el fin de estar mejor preparados ante episodios similares en el futuro. Se lo debemos a los que sufren y a los que perdieron la vida, así como aquellos que trabajan para salvar vidas y tratan de contener este brote de Ébola sin precedentes en los países afectados.

References

  1. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). First Imported Case of Ebola Diagnosed in the United States. 10 Aug 2014. Atlanta: CDC. Available from: http://www.cdc.gov/vhf/ebola/outbreaks/2014-west-africa/united-states-imported-case.html
  2. Une française travaillant pour MSF au Libéria touchée par le virus Ebola va être rapatriée en France, 17 septembre 2014. Paris: Minisère des Affaires sociales, de la Santé et des Droits des femmes. Available from:http://www.sante.gouv.fr/une-francaise-travaillant-pour-msf-au-liberia-touchee-par-le-virus-ebola-va-etre-rapatriee-en-france.html
  3. European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Epidemiological update: First Ebola case diagnosed in the EU. 7 Oct 2014. Stockholm: ECDC; 2014. Available from:http://www.ecdc.europa.eu/en/press/news/_layouts/forms/News_DispForm.aspx?List=8db7286c-fe2d-476c-9133-18ff4cb1b568&ID=1078
  4. Ministero de sanidad. [Spanish Ministry of Health]. Diagnosticado un caso secundario de contagio por virus Ébola. [Secondary case of Ebola virus infection diagnosed]. Spanish. Available from:http://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3427
  5. WHO Ebola Response Team. Ebola Virus Disease in West Africa – The First 9 Months of the Epidemic and Forward Projections. N Engl J Med. 2014 Sep 22. [Epub ahead of print]
  6. Meltzer MI, Atkins CY, Santibanez S, Knust B, Petersen BW, Ervin ED, et al. Estimating the future number of cases in the ebola epidemic — liberia and sierra leone, 2014–2015. MMWR Surveill Summ. 2014;63:1-14.http://www.cid.oxfordjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=12746770
  7. World Health Organization (WHO). Statement on the Meeting of the International Health Regulations Emergency Committee Regarding the 2014 Ebola Outbreak in West Africa. 8 August 2014. Geneva: WHO; 2014. Available from: http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2014/ebola-20140808/en/
  8. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Enhanced Ebola Screening to Start at Five U.S. Airports and New Tracking Program for all People Entering U.S. from Ebola-affected Countries. Updated 8 Oct 2014. Atlanta: CDC. Available from: http://www.cdc.gov/media/releases/2014/p1008-ebola-screening.html
  9. Gostin LA, Friedman EA. Ebola: a crisis in global health leadership. The Lancet. Published online 7 Oct 2014. Available from: http://download.thelancet.com/flatcontentassets/pdfs/S0140673614617918.pdf

(*) La fecha de publicación de este artículo es muy próxima a la del ingreso del primer caso autóctono de EVE en Europa, ocurrido en España el 6 de octubre. Es difícil saber por qué no lo incluyeron, pero puede suponerse que el artículo fue finalizado y enviado un poco antes de la fecha de publicación (9 de octubre), cuando las noticias sobre el caso español podrían estar aún sin confirmar. De cualquier forma, casos como el de Teresa Romero, la cuidadora de los dos repatriados españoles infectados fallecidos por ébola, que se contagió del segundo, están claramente reflejados como uno de los escenarios de riesgo descritos en el artículo.

Etiquetas: , , ,

Gripe aviar A H7N9, China, 2013

Vamos a un virus emergente nuevo por año: en 2011 fue el virus Schmallenberg, en 2012 el nuevo coronavirus, y en 2013 parece que le ha tocado ese papel a la nueva cepa H7N9 de virus de la influenza (gripe) aviar detectada en China hace unos pocos días. Bueno, eso no es exactamente así, como ya saben los perspicaces lectores. En posts anteriores ya vimos que la emergencia de nuevos virus es un proceso constante. De todos los nuevos virus que emergen, sin embargo, solo unos pocos llaman nuestra atención, en particular por su capacidad de dañar a nuestra salud y/o la de nuestros animales o plantas. Y de estos pocos, solo un pequeño y selecto grupo alcanzan la fama, es decir, llegan a las páginas de los medios de comunicación general. Son estos pocos los que causan alarma. Parece este el caso de la nueva gripe aviar H7N9 que ha causado infecciones letales en humanos en China estos últimos días.

Antecedentes

El 31 de marzo (hace solo 9 días) la agencia Reuters se hacía eco de una noticia de la agencia estatal china de noticias Xinhua que anunciaba que la infección por una nueva cepa de gripe aviar había causado la muerte a dos personas en Shanghai (enlace). Al parecer esas dos personas (dos varones de 27 y 87 años)  adquirieron la infección a finales de febrero y murieron a consecuencia de ella a principios de marzo. Esta noticia inmediatamente desencadenó la alarma, pues se trata de un subtipo de virus de la influenza aviar (H7N9) que nunca antes había sido descrito que infectara a humanos, lo cual significa que no hay vacuna frente a él y tampoco existe inmunidad previa relevante en la población que pudiera protegerla de forma natural. Estos hechos, que son ciertamente preocupantes,  por si solos no hubieran desencadenado tanta alarma sin contar con el precedente de la influenza aviar H5N1. Como saben nuestros lectores, el punto álgido de esta epidemia -y de la alarma correspondiente desencadenada en los medios- tuvo lugar en 2006, cuando no era infrecuente escuchar a “expertos” decir que el riesgo de pandemia era inminente, y que en tal caso la pandemia de gripe de 1918, que causó entre 20 y 40 millones de víctimas, se quedaría corta. Afortunadamente, no ha ocurrido tal cosa, y con el tiempo se ha visto que ese riesgo era muy bajo. Lo que ha ocurrido es que el virus se ha extendido geográficamente por 15 países, causando en ellos importantes pérdidas en el sector avícola, y una zoonosis grave que se transmite de las aves de corral al hombre -pero no entre humanos- y que desde que fuera detectada en 1997 hasta hoy ha producido 622 casos de enfermedad en humanos, de los que 371 han sido mortales. A cambio, y gracias a los sistemas de alerta temprana implementados, poco después, en 2009 se pudo detectar y seguir en tiempo real una pandemia de gripe A H1N1 inesperada (como inesperados suelen ser todos los episodios de emergencia de virus) y aunque se empleó contra ella todo un arsenal de antivirales y vacunas que en alguna medida pudieron paliar algo su impacto, no se pudo evitar. El balance final de esta nueva gripe pandémica entre abril de 2009 y agosto de 2010 fue de unos 20.000 casos mortales confirmados en laboratorio (según la Organización Mundial de la Salud, OMS), aunque estimas indirectas sugieren que el número de víctimas mortales de esta pandemia pudo ser diez veces superior a esa cifra [1]. La OMS calcula que anualmente mueren en el mundo entre 200.000 y 500.000 personas a causa de la gripe estacional (enlace), de modo que la pandemia de nueva gripe A H1N1 de 2009 no fue especialmente grave. 

Para terminar de poner en antecedentes a los lectores hay que mencionar que, si bien el subtipo particular H7N9 no ha sido descrito hasta ahora en humanos, hay toda una amplia casuística de virus de gripe (o influenza) aviar del subtipo H7 (“Nx”) que han producido casos en humanos, algunos de ellos graves e incluso mortales. Recordemos, por ejemplo, el caso ocurrido en Holanda en 2003 en el que a raíz de un brote virulento de gripe aviar H7N7 en aves de corral, 86 personas que trabajaban en contacto con esas aves o en su entorno fueron contagiadas. La mayoría presentó conjuntivitis o síntomas similares a la gripe, pero uno de ellos desarrolló una neumonía grave y murió a causa de la infección [2]. De los 16 tipos de hemaglutininas conocidos, que caracterizan a los 16 subtipos “H” (H1-H16), hay dos, H5 y H7, que son especialmente sensibles a sufrir mutaciones que pueden dotar de elevada virulencia a los virus gripales que las poseen. Por ello, los virus gripales aviares cuyas hemaglutininas son de los tipos H5 o H7 son vigilados con especial intensidad. Esta especial capacidad de adquirir virulencia de estos dos subtipos se observa tanto para las aves como para los mamíferos, entre ellos los humanos. Por ello no sorprende demasiado encontrar el subtipo H7 en esta nueva cepa de gripe aviar patógena para humanos detectada en China hace unos pocos días

Situación actual

La situación actual (9 de abril) respecto a la gripe aviar H7N9, según fuentes oficiales chinas, es de 24 personas infectadas confirmadas en laboratorio. No se han hallado vinculaciones epidemiológicas entre ellos. Por provincias, 11 casos ocurrieron en Shanghai, 8 en Jiangsu, 2 en Anhui, y 3 en Zhenjiang. Todas estas provincias están muy próximas entre sí, en la costa oriental, la zona más densamente poblada del país. De los 24 casos, 7 murieron (5 en Shanghai y 2 en Zhenjiang) a causa de enfermedad respiratoria grave debida a la infección. Las investigaciones efectuadas por el momento en los contactos próximos a los casos confirmados  (se han estudiado ya más de 500 contactos) han dado resultados negativos, lo que sugiere que el virus no parece transmitirse eficazmente entre humanos. Hay resultados preliminares que indican que esta cepa vírica es sensible a antivirales como oseltamivir y zanamavir. La OMS de momento no considera recomendar medidas especiales de vigilancia fronteriza ni restricciones al comercio o viajes a las zonas afectadas. Se cree que la fuente de contagio son las aves, en particular aves de corral destinadas a la alimentación. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con la cepa H5N1 altamente patógena, que produce elevada mortalidad en aves, esta nueva cepa H7N9 no parece ser tan patógena en aves, por lo que está siendo difícil seguirle la pista (FAO). Si se ha detectado el virus en algunas aves. Muestras de palomas recogidas en un mercado de Shanghai resultaron positivas a la prueba de detección del virus. China ha declarado la infección por virus influenza H7N9 “de baja patogenicidad” (*) en granjas de palomas y otras aves (en China la avicultura abarca un rango de especies más amplio que en los países occidentales) a la Organización Internacional de la Sanidad Animal (OIE) y ha decidido sacrificar las aves de esas granjas infectadas como medida preventiva. Entre otras medidas, las autoridades chinas también han decretado el cierre temporal de mercados de venta de aves vivas en Shanghai y otras ciudades, y la restricción de movimientos comerciales de aves procedentes de ls provincias afectadas.

El virus ha sido completamente secuenciado y las secuencias han sido puestas inmediatamente a disposición de la comunidad científica. El análisis de éstas indica que esta cepa pudo emerger como resultado de una reasociación de segmentos genéticos (los virus de la influenza, o gripe, tienen un genoma de ARN dividido en 8 segmentos) procedentes de virus A H7N9 y A H9N2 (ECDC). Especialistas destacados como Richard Webby, tras un examen preliminar de las secuencias, han declarado que el virus posee ciertas mutaciones que caracterizan a cepas con alguna adaptación a infectar mamíferos (enlace).

En el CDC de Atlanta (EE.UU.) han comenzado a fabricar una posible vacuna (lo que se conoce como un “candidato vacunal”) a partir de las secuencias genéticas del virus (aún no se dispone de ninguna cepa aislada) mediante reconstrucción sintética de genes y genética inversa.

En resumen, se ha detectado la existencia de un virus de gripe aviar del subtipo H7N9 circulando en China y que produce una enfermedad respiratoria grave en humanos. Por el momento hay muy pocos casos y al parecer no se transmite bien entre humanos, por lo que el riesgo de que origine una pandemia es muy bajo, como ha reconocido la propia OMS. No obstante habrá que seguir la evolución de este virus para poder anticiparse ante cualquier posible riesgo.

 

Referencias

[1] Dawood, F.S. et al (2012) Estimated mortality associated with the first 12 months of 2009 pandemic influenza A H1N1 virus circulation: a modelling study. Lancet Inf Dis 12:687-695.

[2] Fouchier, R. A. M. et al (2004) Avian influenza A virus (H7N7) associated with human conjuntivitis and a fatal case of acute respiratory distress syndrome. Proc Natl Acad Sci U S A. 2004 February 3; 101(5): 1356–1361.

 

(*) En sanidad animal el concepto “baja patogenicidad” para las cepas de virus de gripe aviar está muy regulado, y es solo aplicable a aves, no a humanos. Las cepas con hemaglutininas de los tipos H5 ó H7 pueden ser de baja o de alta patogenicidad en función de los resultados observados en 2 tipos de pruebas: 1) su efecto en pollitos de 6 semanas, 2) la aparición de ciertas mutaciones detectables en la secuencia de la hemaglutinina, que correlacionan perfectamente con la patogenicidad en pollitos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus