La Astronomía, la contaminación lumínica y la degradación del planeta

David Barrado y Navascués

 

Existen unas 6,000 estrellas visibles a simple vista. O existían… la contaminación lumínica debida a las luces de ciudades ha reducido ese número a unas pocas docenas. Por no hablar de otras fuentes contaminantes, mucho más perniciosas para la salud. Y para la Tierra.

Como astrónomo  profesional, es un tema verdaderamente preocupando. Desde muchos observatorios es posible apreciar la contaminación causada por ciudades que se encuentran a decenas de kilómetros. Esta luz proporciona un fondo que reduce la calidad de las observaciones, pero también añade señales ficticias a los espectros,  líneas de emisión que eliminan la información original que nos llega de la estrella o galaxia. En diferentes observatorios, existen iniciativas para evitar o atenuar este problema (IAC, oficina técnica para la protección de la calidad del cielo).

 

Como amante de la belleza que nos regala el Universo, lamento que haya que irse a un sitio remoto para poder disfrutar de ese espectáculo (observatorio de La Silla). En esta animación de la Agencia Espacial Europea se aprecia fácilmente este efecto, en este caso sobbre la observación del planeta Júpiter. La mayoría de los habitantes del planeta ya no saben cómo es el verdadero cielo nocturno.

 

Sin embargo, ese no es el verdadero problema. Como ser humano, me preocupa el futuro del planeta, que también es el mío.

 

La mayor parte de esa contaminación lumínica se emite de manera totalmente inútil. Son luces de iluminación de calle que se lanza directamente hacia arriba, que no cumple su función y representa un gasto sin sentido. Son dispositivos eléctricos encendidos cuando no hay un ser humano en las proximidades. Como ejemplo, suelo llegar el primero a mi centro de investigación. Por doquier, las luces están encendidas. Han estado así toda la noche. Cuando vamos a comer, se dejan luces encendidas también. Me dicen que es más eficiente dejarlas así que apagar y conectar 40 minutos más tarde. Quisiera ver ese estudio. Pero también son pantallas de ordenadores conectadas, televisores funcionando cuando no hay nadie en la sala, aires acondicionados a 18 grados en verano, calefacción al máximo, utilizando como regulador una ventana abierta… son múltiples los ejemplos. Son acciones individuales que llevarían a ahorrar gran cantidad de energía. Ayer comentaba Benjamín sobre el retroceso de los glaciares, la emisión de CO2 y la conveniencia de compartir transporte para ir al trabajo (algo muy común en EEUU, al menos en California).

 


Fotocomposición de la Tierra, vista de noche (crédito NASA, Earth Observatory).


 
En definitiva, con independencia de la responsabilidad de gobiernos y grandes corporaciones, son las pequeñas acciones individuales las que son de más fácil implementación, las que dependen directamente de nosotros como individuos. Practiquémoslas. El planeta, y nuestra propia calidad de vida, nos lo agradecerá.

 ENLACES:

MadrI+D, Bitácora de Medio Ambriente y Ciencia
Las estrellas desde el Hemisferio Sur
Earth’s City Lights
Big, bright city lights
Grupo para la protección del Cielo
NASA, fotos del impacto ambiental del ser humano sobre el planeta

PD: Gracias al GPC por el enlace.

Compartir:

118 comentarios

  1. خرید تلفن ویپ یالینک – قیمت تلفن ویپ یالینک – فروشگاه تلفن ویپ یالینک – نمایندگی تلفن ویپ یالینک – بهترین تلفن ویپ – آی پی فون ویپ یالینک – voip یالینک

Deja un comentario