El Prestige pierde poco

Por fin comenzamos a conocer que pasa con el Prestige. Como ya esperabamos pierde, pero pierde poco. Una noticia tranquilizadora, de momento. La campaña ha sido un éxito. A partir de ahora solo se vigilarán las manchas en superficie.


La campaña de control del pecio ha permitido comprobar que los restos del petrolero vertían fuel por cinco grietas. Un de ellas pudo ser taponada, pero las otra cuatro fugas siguen activas, dejando escapar al día unos 13 litros de hidrocarburo.

El equipo técnico se encontró, una vez iniciada la inspección, con que el petrolero vertía fuel por cinco orificios, de los cuales cuatro se correspondían con grietas que ya fueran taponadas en la operación realizada durante el verano de 2003. Se ve que el cierre colocado entonces no resultó efectivo del todo, porque el chapapote sigue escapando.

En cuanto a la popa, separada unos mil metros de la proa, los minisubmarinos hallaron otras dos fugas de hidrocarburo, también en sitios que habían sido taponados hace cuatro años. Por una de ellas fluyen unos cinco litros de fuel mientras que por la otra se calcula que el vertido es de un litro.

La inspección permitió además descubrir un quinto escape que no existía o que no fue detectado en 2003. Los robots comprobaron que en el parte de popa había un nuevo orificio por el que escapaban unos cinco litros de hidrocarburo al día. El fuel había encontrado una salida al mar a través de un conducto usado para la limpieza de los tanques.

Durante la campaña también se han tomado diversas muestras de fuel procedente de las fugas y los robots ha recuperado, para su posterior análisis, una placa metálica que se había colocado estratégicamente en 2003 en la proa con el fin de estudiar el proceso de corrosión del Prestige y evaluar las posibilidades y los plazos de un eventual colapso de la estructura del casco.

Las campañas del Prestige constituyen un hito. Nunca hasta julio de 2003  un robot submarino había operado a casi 4.000 metros de profundidad. Se sellaron once fugas en popa y cuatro en proa, utilizando diferentes métodos, como tapones, estachas, sacos de arena, resinas y espuma.

Al año siguiente se desarrolló la operación de vaciado del petrolero. Con unas lanzaderas rígidas de aluminio se sacaron del Prestige 13.600 toneladas de fuel. Hubo que realizar 51 ciclos completos, hasta que se decidió finalizar la operación dejando en el interior del buque unas 1.500 toneladas.

El coste total de las tres operaciones supera los 110 millones de euros.

Me ha sorprendido un artículo, en el que denuncian a algunos como “agoreros científicos minoritarios subvencionados permanentes visionarios cainitas ibéricos”. Habría que preguntarles a algunos periodistas (forofos del “ya te lo decía yo” pero postparto) donde estaban y que escribía, en los momentos en los que nadie sabía nada y solo algunos llamaban la atención sobre la gravedad del hundimiento del Prestige.

Creo que hay muchos científicos que trabajan y trabajaron con rigor sobre el Prestige y sus circunstancias. Si se denuncia debe hacerse, en mi modestísima opinión, con nombres y apellidos. Nunca me gusto la táctica del ventilador.

Es curioso como cambia la marea.

Por cierto menos mal que esto sucede frente a Galicia, si fuera en otro lugar, o en temporada de escasez  de noticias otro gallo cantaría.

Esperemos que, efectivamente, se lleven a cabo campañas de inspección periódicas y que estas no sean como consecuencia de la presión política o social sino que se integren en el proceso normal de seguimiento de las consecuencias de una catástrofe ecológica de gran magnitud. Este protocolo debería aplicarse en todas las situaciones similares que, nos guste o no, se repertirán cada cierto tiempo.

A ver si de esta aprendemos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Existen bacterias que se alimentan de hidrocarburos, utlizadas a pequeña escala en separadores de hidrocarburos instalados en algunas estaciones de servicio. Ya comentas en uno de los post que se inyectaron bacterias para acelerar la degradación del crudo. Supongo que la profundidad a la que se encuentra el Prestige debe suponer un impedimento para inyectarlas, aunque con la tecnología actual pienso que debe ser caro pero no imposible.

¿Por que no se siguen inyectando bacterias hasta resolver el problema definitivamente?

En el caso de adoptarse esta solución, ¿cuanto tardaría en degradarse todo el hidrocarburo?

De resolverse así no sería un problema la corrosión del casco, pero…

¿No podría eliminarse (o reducirse muchísimo) la corrosión utilizando un sistema de protección catódica mediante la colocación de ánodos de sacrificio?.

Saludos.

Repsol inoculó una mezcla de bacterias degradadoras de petroleo.

Probablemente a la baja temperatura a la que está el pecio su efecto degradador sea más lento.

Saludos

¿Quien corre a cargo con todos los gastos que ha originado, origina y originará el desastre del Prestige?

Puede ser dificil encontrar la equivalencia económica de un desastre ecológico, pero es muy fácil saber el importe de las actuaciones realizadas hasta la fecha.

¿Existe por parte del gobierno español algún tipo de acción legal contra el causante para la reclamación de estos daños?

Saludos.

De momento los está pagando el Estado.

Hay una demanda presentada por el Gobierno español contra los armadores y propietarios de la carga.

Veremos como acaba.

Saludos

El prestige pierde poco… nosotros algo más, de 110 millones hemos subido a 714 millones al menos en 2010

… mas gastos de juzgados y subiendo probablemente

El día que logremos cobrar, si lo logramos, igual hasta salimos de la crísis y todo

[...] in situ que es lo que está pasando, si es que está pasando algo. En el año 2007 se llevó a cabo una campaña de control del pecio que permitió comprobar que los restos del petrolero vertían fuel por [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..