Coronavirus: prevenir la siembra y la propagación

¿Deberíamos restringir los viajes? ¿No celebrar festivales de música? ¿Qué hacer con las escuelas? ¿Qué negocios deberíamos abrir? ¿Qué eventos sociales deberían permitirse?

Traducción del artículo de Tomas Pueyo por Antonio Figueras.

Esta es la Parte 5 de Aprender a Danzar (Parte 1Parte 2Parte 3. Parte 4 inédita), una serie en la que profundizamos para comprender lo que los países deben hacer para bailar, para reabrir sus economías sin nuevos brotes.

Los países están retomando su actividad social y económica. Quieren imitar el éxito de países como Corea del Sur o Taiwán. Ahora sabemos que pueden hacerlo con buenas estrategias de tests y rastreo de contactos, aislamientos y cuarentenas, exigiendo el uso de mascarillas aunque sean caseras, con higiene, distanciamiento físico y educación pública.

Todas estas medidas son mucho menos costosas en comparación con el cierre de la economía, pero ¿son suficientes? ¿También necesitamos mantener cerradas las escuelas? ¿Los diversos negocios? ¿Festivales de música? ¿Turismo? ¿Existen otras medidas que son costosas para la economía pero necesarias para mantener el virus bajo control?

Primero las malas noticas:

  • Es probable que necesitemos frenar en gran medida el turismo nacional e internacional durante meses
  • Los grandes eventos como ferias de negocios o conciertos de música deberán evitarse por ahora.

Las buenas noticias:

  • Deberíamos poder viajar en una sola dirección o de muy larga distancia.
  • Hay formas de acelerar la reapertura del turismo
  • Probablemente podamos reabrir escuelas
  • En base a la experiencia común, está apareciendo un orden bastante claro que las empresas deberían seguir para reabrir.
  • Las actividades más importantes que deben estar abiertos son los bancos, los supermercados y las tiendas en general, y los menos importantes son los cafés y los bares, las pastelerías y los gimnasios.

Vamos a intentarlo.

Imagine que su país ha aplicado el Martillo razonablemente bien y ahora se está preparando para Danzar. Algunas áreas todavía están en cuarentena, pero el resto de la economía se está abriendo lentamente. Las autoridades son cuidadosas: el uso de máscaras se aplica enérgicamente, todos los contactos se rastrean, todas las personas enfermas se aíslan en habitaciones de hotel y las cuarentenas se aplican al rastrear los movimientos de los teléfonos móviles.

Tu país ahora tiene dos objetivos:

  1. Proteger las áreas seguras de infecciones provenientes de áreas de brotes. A eso lo llamamos “evitar la siembra” de nuevos casos.
  2. Evitar que estas semillas se conviertan en brotes. Podemos llamar a eso “evitar la propagación”. Los países deben evitar la siembra del virus y su propagación.

Para evitar la siembra, son necesarias restricciones de viaje.
Para evitar la propagación, son necesarias restricciones en las reuniones sociales.

Como la mayoría de los países están abriendo sus países y están comenzando a permitir reuniones sociales, es más urgente hablar sobre la propagación. Primero trataremos eso, y luego exploraremos la siembra a través de los viajes.

Los eventos favoritos del coronavirus

Súper infectadores (super-spreaders)

Como ya lo he tratado anteriormente, probablemente hayas oído hablar del super infectador de Corea del Sur:

Fuente: Reuters

Una sola persona, el paciente 31, causó más de 5,000 casos. En ese momento fueron la gran mayoría de los casos en Corea del Sur. A mediados de mayo, esta cifra todavía representa más del 40% de los casos en el país, sin contar toda la propagación que podría haber surgido desde entonces. Si esta persona no hubiera causado este brote, tal vez Corea del Sur nunca hubiera tenido uno, como Taiwán.

Es posible que sepa que esto lo causó el paciente 31 porque fue a una megaiglesia dos veces. Lo que quizá no sepa es cuál era el aspecto de ese servicio religioso.

Acto religioso en la Iglesia Shincheonji . Fuente.

En esta iglesia, miles de personas se sientan juntas durante largos períodos de tiempo, tienen prohibido usar gafas o mascarillas, cantan y rezan en voz alta. La iglesia no les permite no asistir a la función religiosa, aunque estén enfermos. Por eso, mientras estaba enfermo, el paciente 31 fue dos domingos seguidos a una función religiosa.

En la Parte 2 de esta serie de artículos, expliqué cómo el virus se propaga, a través de gotitas y nubes de gotitas, al toser pero también cantando o incluso hablando. También discutimos cómo el virus prefiere espacios confinados compartidos durante largos períodos por personas que interactúan estrechamente entre sí.

Este entorno de megaiglesia cumplía con todos los requisitos que incrementan la velocidad de transmisión: hablar, cantar y estar en espacios confinados durante largos períodos de tiempo, especialmente porque a nadie se le permitió usar mascarillas o gafas.

Como también hemos visto en la Parte 1, algo similar sucedió en los dormitorios de Singapur.

Como recordatorio, esta es una foto del dormitorio principal, tomada después del confinamiento en ese país.

Lo mismo: estos son lugares en los que conviven muchas personas en lugares cerrados que tienen fuertes interacciones sociales que probablemente incluyen mucha conversación.

Trabajadores emigrantes en su habitación del dormitorio WestLite Toh Guan en Singapur. Foto: EPA. Fuente: South China Morning Post. Como se puede ver, la propagación podría no haber sido por su culpa, sino más bien una consecuencia inevitable de sus condiciones de vida.

La propagación explosiva del coronavirus en las reuniones sociales incluye muchos otros ejemplos. Uno es un coro en el estado de Washington, donde las personas cantan en voz alta, muy juntas, durante un largo período de tiempo. 45 de 60 personas enfermaron.

Más de 4.000 personas se infectaron en toda Europa probablemente a través de un camarero en Ischgl, donde las reuniones de amigos después del esquí son comunes.

La zona alrededor de Gangelt en Alemania sufrió 1,500 infecciones después de un carnaval, donde la gente se mezcló, habló, cantó y se besó en la mejilla.
Esta es una imagen del evento:
La zona alrededor de Gangelt en Alemania sufrió 1,500 infecciones después de un carnaval, donde la gente se mezcló, habló, cantó y se besó en la mejilla.
Esta es una imagen del evento:
Fuente Fotografía: Heinz Eschweiler

El otro brote gran brote en Alemania también se debió a una fiesta. El distrito alemán de Tirschenreuth, con 600 casos, tiene la mayoría de los casos per cápita en el país después de las fiesta de la cerveza.

La lista continúa:

  • En la playa de Bondi en Sydney, al menos 30 personas se infectaron después de asistir a una fiesta con multitud de personas la noche antes de que se prohibieran las reuniones de 500 personas o más.
  • En Francia, una celebración de cuatro días en la iglesia cristiana Porte Ouverte reunió a 2.500 fieles, muchos se infectaron e iniciaron brotes en todo el país, incluyendo a 250 personas que trabajan en el hospital de la Universidad de Estrasburgo o 263 casos en Córcega.
  • Un partido de fútbol en febrero entre el equipo italiano Atalanta, de Bérgamo, y Valencia, de España, sembró lo que más tarde se convirtió en el brote de Bérgamo, uno de los más grandes de Italia.
  • Incluso en Seúl, la capital de Corea del Sur, que tiene uno de los mejores tratamientos de coronavirus del mundo, 2,100 bares y clubes cerraron a mediados de mayo después de que una sola persona infectada visitó cinco clubes durante un largo fin de semana, infectando al menos hasta ahora a 100 . Actualmente se está rastreando a más de 1.900 contactos .

Esto no se limita a celebraciones masivas.

Bodas, funerales y cumpleaños generaron el 10% de los eventos de difusión temprana en los Estados Unidos. Por ejemplo, este hombre de Chicago infectó a otras 16 personas en un funeral y 3 de ellas murieron posteriormente. Esto tiene sentido, ya que las personas en este tipo de eventos a menudo pasan horas juntas, tocándose, abrazándose, hablando. En esta fiesta de 50 personas, más de la mitad se infectaron, y estas personas luego propagaron el virus a través de los Estados Unidos y el mundo.

Estos eventos superdifusores también ocurren en el mundo de los negocios.

Al menos 115 plantas procesadoras de carne han tenido brotes en los Estados Unidos, afectando al menos a 5k trabajadores.

Trabajadores de Planta de procesamiento de carne en Estados Unidos ( USDA ). Fuente.

Una conferencia de Biogen en Boston a principios de marzo causó alrededor de 100 infecciones y propagó el virus a seis estados. En una planta de procesamiento de pescado en Ghana, un trabajador infectó a más de 500.

Y no se limita al trabajo manual. Un trabajador de un centro de llamadas infectó a unos 100 compañeros de trabajo (~ 45%) en Corea del Sur.

Fuente

Adiós a las oficinas sin separaciones y aislamiento.

En todo el mundo, vemos el mismo patrón una y otra vez. Cercanía entre personas, interacción social, cantar, hablar, bailar, abrazarse, besarse, todo durante largos períodos de tiempo en un ambiente confinado … Un patrón consistente con el modelo de que la mayoría de las infecciones ocurren a través de gotas o nubes de gotas mientras se tose, se habla o se canta. No hemos oído hablar de brotes en salas de cine, por ejemplo, donde las personas están en su mayoría en silencio y permanecen en un asiento todo el tiempo.

En un artículo científico (preimpreso) dirigido por @Carl Juneau, PhD —soy coautor — revisamos cientos de artículos. Para la gripe, la evidencia fue mixta, pero parece que el tipo y el momento de los eventos tuvieron gran influencia. Lo que descubrimos fue que es más probable que la gripe se propague durante eventos largos, abarrotados y en interiores. Otro estudio sugirió que, para la gripe, limitar las reuniones masivas solo era útil justo antes o al comienzo de un brote (pero tendría poco efecto 20 días después del pico de infección). Aquí hay algunas citas relevantes de publicaciones recientes:

“La evidencia disponible sugiere que los eventos de varios días en lugares comunes abarrotados están más asociados con un mayor riesgo. Las reuniones masivas no son homogéneas y el riesgo debe evaluarse caso por caso “. Nunan y Brassey (marzo de 2020), Universidad de Oxford, no revisado por pares.

Los resultados demostraron que las cancelaciones de eventos pueden reducir la tasa de infección de COVID-19 en un 35%. Sugishita y col. (Marzo de 2020), no revisado por pares.

Ferguson et. al. del Imperial College creen que el impacto de limitar los eventos públicos se traduce en una reducción en la tasa de transmisión de alrededor del 12.5%.

Con toda esta evidencia, está cada vez más claro que al coronavirus le encantan las reuniones sociales y los espacios llenos de gente. Para aquellos de nosotros que nos gusta sentirnos parte de un grupo grande y conocer gente nueva, tal vez nos veamos obligados a no verlos durante los próximos meses. Esto es especialmente crítico si en estas reuniones nos encontramos con muchas personas desconocidas.

La red social

Otro artículo analizó cómo se propagan realmente las enfermedades infecciosas en los grupos sociales. Cuanto más grande es el grupo, más rápido se propaga la infección a todo el grupo.

Sigamos la línea verde que dice n = 20, que representa un grupo con 20 personas. Esta línea muestra que, a medida que aumenta la tasa de transmisión de un virus, también lo hace la proporción de individuos en el grupo que se infectan. Y lo hace más rápido que la población normal (la línea de puntos inferior). Sin embargo, un grupo de 100 personas la mayoría de ellas contraerá la infección, incluso con una baja tasa de infección.

Comparemos un concierto de música con 10.000 personas con un aula de 20 individuos. En el concierto, hay una mayor probabilidad de que al menos una persona esté infectada que en el aula. Además de eso, cada persona interactuará con muchas más personas, mientras que en una clase tiene un límite de 20. Y además de eso, las personas en el concierto de música no se conocen entre sí. Provienen de grupos sociales muy diferentes, por lo que el virus se propagará a todos estos grupos, y estas personas llevarán el virus a sus grupos y los infectarán. Por el contrario, en el aula, ya que siempre ser reúne el mismo grupo, si alguien se infecta, la infección permanece en gran medida contenida en ese grupo.

Los grandes eventos no son solo peores que los pequeños. Son mucho, mucho peores.

En los próximos meses, más y mejor investigación podría arrojar luz sobre exactamente de qué forma diferentes eventos de reunión social están afectando la propagación del coronavirus. Mientras tanto, lo que podemos intuir es:

  • Deben evitarse las reuniones sociales si muchas personas están cerca, cantan, hablan mucho o se mezclan.
  • Las áreas interiores y confinadas son mucho peores que las actividades al aire libre.
  • La duración del evento importa. Poco tiempo probablemente implique bajo riesgo. Si hablamos de horas el riesgo se incrementa.
  • Mezclar diferentes grupos sociales es especialmente arriesgado.
  • Por el contrario, los pequeños eventos al aire libre donde las personas no hablan o interactúan probablemente sean seguros, especialmente si se combinan con medidas como máscaras, distanciamiento físico e higiene.

¿Cómo podemos usar estas ideas para decidir qué tipos de eventos permitir?

Restricciones de las reuniones sociales: evitar la propagación

Podemos establecer algunas reglas generales. Por ejemplo:

  • Los cines o los conciertos de música clásica son probablemente mucho más seguros que los conciertos de rock. En las primeras, un número limitado de personas se sientan juntas, pero apenas interactúan y no hablan. También, si es necesario, pueden usar mascarillas, y pueden estar sentados a 2 metros de distancia. En un concierto de rock, es difícil no cantar, moverse o interactuar con muchas personas a tu alrededor.
  • Las escuelas o reuniones de pequeñas empresas con las mismas personas de forma regular son mucho más seguras que las grandes ferias, los viajes por trabajo o los grandes eventos deportivos. Si alguien se infecta en la red escolar, muchos miembros también pueden infectarse, pero al menos eso no se propaga a muchos otros lugares fuera de esa red.
  • Si se acerca una boda, cancele, posponga o celebre una pequeña ceremonia al aire libre donde las personas usen mascarillas, no se abrazen y eviten hablar lo más posible, especialmente de cerca. Dado que hacer todo eso sería muy difícil, es mucho más seguro posponerlo. En cualquier caso, si celebra un evento de boda, dígale a la abuela o a su primo diabético que los quiere mucho pero que realmente no deberían venir. Es un pobre sustituto, pero dadas las circunstancias, una videoconferencia es su única opción segura.

Todo lo anterior son conclusiones muy preliminares basadas en evidencia actual, pero todavía escasa. Estas conclusiones cambiarán. Pero con lo que sabemos, puedes imaginar lo arriesgado que puede ser un evento concreto. Lo que estamos tratando de hacer es llegar a un punto en el que podamos estimar cuántas infecciones sucederán en ese evento.

Nota: Todos estos números se estiman en función de todo lo que he leído. Estoy seguro de que están equivocados. Sin embargo, estas son las decisiones que tomamos hoy: conjeturas fundamentadas. Espero que esto estimule una nueva investigación que cuantifique esto adecuadamente.

Esta tabla intenta evaluar cuántas infecciones pueden ser causadas por diferentes eventos. Podemos ver que ir al el cine puede causar solo una infección, mientras que celebrar una gran feria puede causar 20,000.

Este es solo un aspecto de la ecuación: el coste de permitir reuniones sociales. El otro es el beneficio.

El coste-beneficio de las reuniones sociales

Una vez que tenemos el coste por evento, las infecciones, se puede calcular el beneficio por evento y, finalmente, comparar manzanas con manzanas.

Una vez que tenemos una aproximación que refleje la realidad, podemos llegar a muchas conclusiones:

  1. ¿Vale la pena permitir los eventos, según lo que sabemos sobre costes y beneficios? Por ejemplo, en este modelo, la ópera tiene un valor de 33k $ por infección. Ese es el valor más alto por persona para cualquier evento (de nuevo, seguramente esté mal estimado. Esto es ilustrativo). Pero, ¿cuál es el coste por infección para la sociedad? Si establecemos en base a nuestro sistema de atención médica que el coste es de solo 10,000 $por infección, entonces deberíamos permitir la ópera, los teatros, los cines y las grandes conferencias y congresos, pero no deberíamos permitir eventos como grandes ferias o conciertos de música, ya que su valor es debajo de 10,000 $ por infección.
  2. ¿Cómo podemos contabilizar el valor de algo que va más allá del valor monetario estricto, como el valor psicológico, ético o legal?
  3. ¿Cómo cambia eso con los cambios en la prevalencia? ¿Con qué prevalencia puedo comenzar a permitir eventos? ¿Cómo cambia eso por región? ¿Puedo llevar a cabo eventos en áreas donde hay muy pocos casos? ¿Con qué prevalencia puedo abrir qué tipos de eventos?
  4. ¿Cómo puedo modificar el riesgo de cada tipo de evento? ¿Puedo obligar a usar mascarillas? ¿Puedo obligar a las personas a interactuar solo con pocas personas?
  5. ¿Cómo cuantifico estos costes por infección con los de los turistas que vienen a su país?

Permitir estos eventos podría merecer la pena si se toman medidas inteligentes.

Por ejemplo, si escanear un código QR es obligatorio para acceder a un evento, y las personas necesitan tener habilitado el Bluetooth del móvil en todo momento para registrar quién está cerca de quién, si luego descubrimos que una persona estaba infectada, podemos rastrear a todas las demás personas en el evento que estaba cerca, ponerse en contacto con ellos, realizarles el test de la PCR y aislarlos o ponerlos en cuarentena. Si hay controles de temperatura en la entrada, se puede reducir la cantidad de infecciones potenciales que entran (pero probablemente menos de la mitad). Si se puede lograr que las personas usen mascarillas, el evento podría ser aceptable.

Lo mejor es enemigo de lo bueno: por qué se necesita un marco impreciso

Esto puede sonar extremadamente difícil e impreciso, por lo que vale la pena detenerse por un momento, dar un paso atrás y reflexionar sobre las razones que nos llevan a plantear esto.

La mayoría de los gestores públicos están comenzando a intuir todo esto. Incluso si no hacen los cálculos formalmente, están haciendo este cálculo mentalmente. Lo único que estamos haciendo es extraerlo de sus cabezas y permitir que las personas lo debatan empleando un lenguaje común.

Cuando un grupo de científicos y políticos se reúne para decidir qué tamaño de multitud permitirán, ¿de qué crees que hablan? De la relación coste-beneficio, aunque es posible que no se den cuenta.

Si prohibimos eventos por encima de 1,000 personas, estamos prohibiendo muchos eventos deportivos, ferias y música. Eso es muy duro.”

“Sí, pero estos son los eventos que causan la mayoría de las infecciones”.

“Pero, ¿qué pasa con todos los trabajos que se van a perder?”

“¡Piensa en todas las muertes que vas a prevenir!”

El valor de formalizar todo esto en una relación coste-beneficio no es preciso. Con los datos que tenemos la precisión es imposible. El valor es poner todos nuestros prejuicios y datos, conocimientos, ideas, objetivos, problemas y soluciones en un solo lugar, frente a todos, con un lenguaje común, para que todos podamos discutirlo y llegar a la mejor conjetura sobre lo que es más valioso que la sociedad pueda hacer.

¿Qué negocios debemos abrir o cerrar?

Los investigadores ya están aplicando este enfoque para determinar qué empresas deben abrir primero:

Fuente. Notas: el peligro se calcula teniendo en cuenta la cantidad de visitas, la cantidad de visitantes únicos y las horas de visitas por persona que superan los dos umbrales de densidad. Por lo tanto, los bancos son bastante seguros porque pocas personas los visitan, aquellos que tienden a ser iguales todo el tiempo y no pasan mucho tiempo en ellos. Por el contrario, a gimnasios y cafés van muchas personas diferentes, y pasan allí mucho tiempo, en el caso de los cafés, hablando mucho cara a cara. La importancia proviene de una combinación de cuánto les importa a las personas las diferentes empresas según las encuestas y cuánta riqueza generan en función del empleo y los ingresos. Tenga en cuenta que este modelo no es perfecto porque no tiene en cuenta las conversaciones cara a cara o el canto. Otros modelos deberían explicar eso, e idealmente para otros aspectos como la evidencia empírica.

Según este análisis (que tiene en cuenta datos del mundo real, como la movilidad, las preferencias de los consumidores y las estadísticas gubernamentales), los bancos y las tiendas de comestibles son los más importantes mantener abiertos, mientras que los gimnasios o cafeterías deben permanecer cerrados y ser los últimos en reabrir. No es perfecto, pero permite jerarquizar el orden de reapertura:

  • Si estuvieran cerrados, los bancos, las compañías financieras, los supermercados y las tiendas generales deberían ser los primeros en reabrir
  • Después de eso, se volvería a abrir los grandes almacenes, colegios y universidades, tiendas de ropa y calzado, y concesionarios de automóviles y talleres mecánicos.
  • Luego vendrían tiendas de muebles y artículos para el hogar, electrónica, peluquerías y salones, ferreterías, lugares de culto, casinos, tiendas de suministros de oficina y cines.
  • Luego vienen los parques de atracciones, las librerías, los museos, las tiendas de mascotas y suministros, y las tiendas de licores y tabaco.
  • Los últimos en abrir deberían ser las tiendas de artículos deportivos, gimnasios, cafeterías y bares.

Curiosamente, el análisis confirma los tipos de empresas que los países ya han priorizado de forma intuitiva, incluso con datos imperfectos.

Modelos como este aún no son perfectos. Por ejemplo, no estoy de acuerdo con su conclusión sobre los restaurantes. Es cierto que los restaurantes de comida rápida deberían abrir antes que los restaurantes clásicos, ya que las personas se quedan mucho menos tiempo y hablan menos, pero este documento sugiere que podríamos reabrir algunos de ellos a plena capacidad desde el principio. Eso se debe a que no tienen en cuenta el gran peligro que se genera en los restaurantes de personas sentadas cara a cara durante largos períodos de tiempo. Tampoco tienen en cuenta las formas creativas en que las empresas pueden adaptarse para volver a abrir de forma segura. Los gimnasios, por ejemplo, podrían limitar la asistencia, reorganizar el espacio en el suelo, requerir que las personas mantengan una distancia de 2 metros y / o tener a alguien en el personal que mantenga todos los espacios limpios a tiempo completo, como en este gimnasio:

Imagen de previsualización de YouTube

Las empresas también podrían imponer restricciones más estrictas durante el horario comercial con horas exclusivas para clientes de más edad. Este es solo un ejemplo, y al final, la pregunta más lógica podría no ser “¿Qué empresas deberían abrir?” sino “¿Cómo pueden reabrir las empresas de manera segura?”

Familias y Transporte.

En China, fuera de Hubei, alrededor del 80% de las infecciones involucraban familias y contactos cercanos en el hogar. Este es seguramente un efecto de las cuarentenas en el hogar, ya que las reuniones masivas fueron limitadas. Pero ilustra cuánto se propaga el virus en las familias.

Entre estos contactos, el mayor riesgo es la transmisión a los cónyuges: el 28% de ellos terminan infectados, en comparación con el 17% de otros adultos en el hogar y solo el 4% de los niños menores de 18 años.

Sin embargo, probablemente podamos sacar conclusiones que sean aplicables en otros lugares:

  • Detener las infecciones en el hogar puede tener un efecto crítico en la epidemia.
  • No es muy probable que contraiga el virus de personas aleatorias en la calle.
  • Sin embargo, es muy probable que lo contagie su cónyuge, sus hijos, sus padres o los amigos que visita.

El transporte también tiene un impacto, aunque no está claro si se debe a viajar con miembros de la familia o confinado con otras personas.

Así que trate a los miembros de su familia con precaución. Intente evitar interactuar físicamente con miembros que están en riesgo. Llámelos en vez de visitarlos. Si alguien tiene síntomas, trate de aislar a esa persona. Es difícil hacer esto con un miembro de la familia, pero la alternativa puede ser más enfermedad, una visita al hospital o incluso la muerte. Si hay síntomas, evite besos, abrazos o incluso hablar cara a cara sin una máscara.

Gracias Dr. Muge Cevik por su resumen de trabajos.

¿Qué hacemos con las escuelas?

El papel de los niños en la epidemia de coronavirus no está claro. ¿Qué posibilidades tienen de contraer y transmitir el coronavirus? ¿Cómo les afecta?

Por un lado, parece que se infectan con menos frecuencia y, cuando lo están, no fallecen infectan mucho a otras personas. Como resultado, parece que el cierre de escuelas solo tendría un pequeño efecto en limitar la propagación del virus. Por otro lado, no estamos seguros, porque la mayoría de los países las cerraron, por lo que es difícil de establecer comparaciones, pero hay algunas noticias recientes de niños con síntomas inusuales, y hay informes de algunos brotes en guarderías.

Un país que solo cerró en unas pocas regiones y solo por unas pocas semanas es Australia, que ahora ha controlado la epidemia.

Según su primer ministro, el comité de expertos recomendó mantener abiertas las escuelas porque no afectaría en gran medida a la propagación del virus, incluso podría ser mejor, ya que los niños no lo estarían propagando a través de muchos grupos sociales diferentes (principalmente su aula / escuelas), y podría ser beneficioso para los padres poder trabajar.

¿Cuál es el impacto en la educación? Sabemos que los estudiantes que perdieron años de clase durante la Segunda Guerra Mundial tuvieron reducciones drásticas en sus salarios de por vida. Hoy en día, cada año de educación incrementa en un 10% las expectativas de ganancias anuales. El cierre de escuelas también tiene un efecto excesivo en la desigualdad, ya que los niños de padres más ricos tienen más apoyo, mientras que los que provienen de familias más pobres, alimentados en la escuela, pueden exponerse a no comer en casa.

Dado todo eso, probablemente sea una buena idea reabrir las escuelas con cautela. The Economist sugiere un orden de apertura razonable:

  1. Comience con niños pequeños, abriendo guarderías, pre-infántiles, guarderías y escuelas primarias. Estos niños están aprendiendo más, son los menos afectados por el coronavirus, sus padres obtienen el mayor alivio al poder trabajar y su edad es primordial para reducir la desigualdad a través del aprendizaje y la nutrición (nota: conflicto de intereses. Tengo tres niños pequeños)
  2. Continúe con los niños mayores, especialmente aquellos con exámenes importantes: son más capaces de seguir las pautas de distanciamiento físico, y su futuro está más en juego.
  3. Se deben tomar medidas para reducir la propagación de la enfermedad, como realizar controles de temperatura, test para educadores (e idealmente niños), reducciones en el tamaño de las clases e, idealmente, la asistencia podría dividirse en turnos o días.

Los colegios y universidades son diferentes de las escuelas. Reúnen a muchas personas de diferentes redes sociales. Los estudiantes se mezclan en entornos de alta densidad donde se tocan y hablan entre ellos. Esto es cierto para casi todos los aspectos de sus vidas, desde aulas hasta grupos de estudio, dormitorios o fiestas. Los estudiantes también son mayores que los niños, por lo que son más susceptibles al virus y son más capaces de estudiar a través del aprendizaje online.

Como resultado, el riesgo es probablemente mayor que para las escuelas, y el beneficio podría ser menor. A pesar de eso, las universidades están en apuros. Si no abren en otoño, pierden la mitad de sus ingresos anuales. Si abren solo en línea, están argumentando que el aprendizaje en el campus no es tan útil como solían decir, lo que será difícil de rechazar una vez que puedan aceptar libremente a los estudiantes en el campus.

Es probable que esto sea una ventaja para las escuelas online, mientras que la mayoría con sede en el campus y con dificultades financieras existentes podrían tener dificultades para permanecer abiertas.

Por eso quieren abrir en otoño. Harán lo que sea necesario para abrir el campus mientras reducen la propagación de la enfermedad.

Es posible que puedan hacerlo, ya que los estudiantes son más capaces de seguir las reglas de distanciamiento social, mientras que las universidades están en condiciones de cambiar sus circunstancias de entorno para limitar la propagación del virus y hacer cumplir a todos el uso de aplicaciones en teléfonos inteligentes en el campus, haciendo que el seguimiento de contactos, el aislamiento y las cuarentenas sean mucho más fáciles (nota: conflicto de intereses. Trabajo en Course Hero, una compañía que ayuda a los estudiantes de colegio y universidad a estudiar online)

Resumen de las restricciones de reuniones sociales.

Esto es lo que hemos aprendido:

  • El coronavirus se propaga principalmente en ambientes cerrados y cerrados donde las personas pasan mucho tiempo juntas hablando, cantando, respirando o tocándose.
  • Los grandes eventos que mezclan muchos grupos sociales son más arriesgados. Deberían ser limitados. Esto es especialmente cierto en cosas como ferias de negocios y festivales de música, mientras que los cines y las óperas podrían estar bien si se respeta el distanciamiento físico.
  • Deberíamos escalonar la reapertura de las empresas. La prioridad más alta siempre son los supermercados, bancos, servicios financieros y tiendas en general, mientras que la más baja son los gimnasios, cafeterías, pastelerías donde se come, bares y clubes.
  • Los lugares de trabajo de alta densidad son una receta para un desastre contagioso. Se deben tomar medidas de distanciamiento físico, como barreras físicas, controles de temperatura, turnos escalonados, trabajo remoto o al aire libre, si está disponible.
  • Ten mucho cuidado con la familia. Es más probable que contraiga el virus de su pareja, otros adultos en su hogar o amigos. El mayor riesgo es en casa o durante el tránsito. Evite ver a los abuelos y aislarse lo más que pueda si tiene síntomas.
  • La reapertura de las escuelas debe ser una prioridad, siempre teniendo cuidado y comenzando con los niños más pequeños.

Los países deben evitar la siembra y la propagación.

Hemos revisado cómo detener la propagación del coronavirus en una comunidad limitando las reuniones sociales. Ahora también debemos asegurarnos de no introducir en la comunidad casos del extranjero. Veamos las restricciones de viaje.

Esta sección ha sido fuertemente influida por el trabajo realizado por Barthold Albrecht. ¡Gracias!

El país controlaba las semillas de China muy bien desde el principio. Como puede ver, algunas semillas azules en enero se detuvieron después de la prohibición de los visitantes chinos. Pero fue demasiado lento para detener a los visitantes de países como Italia, Francia, España y Alemania en la primera mitad de marzo, y luego el Reino Unido, los EE. UU. Y otros países más tarde. El resultado es que estos pocos casos azules crearon el brote (en rosa) justo después de eso.

Por el contrario, como vimos en la Parte 1, Taiwán estaba muy por encima de las prohibiciones de viaje, actualizándolas diariamente. El país prohibió a los viajeros de Wuhan el día de los bloqueos, y a todos los ciudadanos chinos dos semanas después, el 6 de febrero. El 14 de marzo, todos los visitantes europeos residentes tuvieron que ponerse en cuarentena durante dos semanas a su llegada. Se amplió a todos los visitantes tres días después, y para el 19 de marzo, todos los extranjeros no residentes simplemente fueron prohibidos. A partir del 18 de abril, los viajes no esenciales estaban prohibidos y todos los viajeros que ingresen deben pasar por cuarentena durante 14 días.

Corea del Sur tenía una prohibición inversa. “Gracias” a su epidemia temprana, 171 países prohibieron los viajes hacia y desde el país, lo que eliminó una gran cantidad de semillas potenciales.

Otro país que ha manejado la crisis oficialmente realmente bien es Vietnam. Declaró la situación como una epidemia el 1 de febrero, tan pronto como descubrieron la propagación en la comunidad. Prohibieron todos los vuelos desde China. Luego prohibieron rápidamente los vuelos desde la mayoría de los países. De hecho, fueron tan rápidos que cerraron el país a los visitantes de España, Francia y el Reino Unido antes de que esos países anunciaran sus bloqueos. A partir del 18 de abril, el país tiene 270 casos, en una población de 95 millones.

Este gráfico muestra cuándo diferentes países de Asia Oriental tomaron diferentes medidas de restricción de viaje. Cada país tiene una franja, y las líneas de colores muestran restricciones dirigidas a diferentes áreas geográficas: Hubei, China, Corea del Sur, el norte de Italia, Europa y el mundo. Es realmente difícil graficar esto, porque hay un número infinito de medidas que se pueden tomar, desde controles de temperatura hasta declaraciones de salud, restricciones regionales de viaje, cuarentenas para ciertos visitantes, excepciones para otros … Pero tratamos de simplificar lo más posible lo que estaba más cerca de una cuarentena obligatoria para todos los visitantes de un área determinada o una prohibición total, a pesar de las exenciones frecuentes, como los diplomáticos u otros.

En este gráfico, podemos ver el momento en el que los distintos países de Asia Oriental tomaron diferentes medidas sobre el control en los viajes. Cada línea representa una restricción desde un área diferente, desde Hubei hasta el mundo. Podemos comprobar que Taiwán y Vietnam, que tienen menos de 1,000 casos, restringieron los viajes desde la mayoría de los otros países con más rapidez.

Singapur fue razonablemente rápido, pero no lo suficientemente rápido como para detener las semillas, principalmente de Bangladesh e Indonesia. La suerte también tiene un papel: si Singapur no hubiera sido tan cosmopolita, podría no haber tenido este brote. Afortunadamente, la increíble gestión del país ya redujo el brote.

Corea del Sur es un caso especial: aunque no siempre fue muy rápido restringir los viajes, sí restringió los viajes desde China rápidamente. A fines de febrero, docenas de países ya habían prohibido viajar desde Corea del Sur, lo que también hacía mucho más difícil para los viajeros ir al país. Esta “prohibición inversa” seguramente ayudó al país.

Aunque Tailandia fue más lenta, tenía algunas medidas, como controles de temperatura y declaraciones de salud. También podría haber tenido suerte y así evitar más siembra.

Japón fue en general el más lento de todos, lo que probablemente explica el lento crecimiento en los casos hasta febrero y marzo, con el brote final a fines de marzo. Afortunadamente, el país también ha reaccionado bien y parece que ahora está controlando el brote .

Con todo esto, podemos ver que los países de Asia oriental que restringieron los viajes más rápido también fueron en general los que tuvieron menos siembra y, por lo tanto, menos contagios.

El problema, obviamente, es que las prohibiciones de viaje son muy caras. Para algunos países, muy dependientes del turismo, viajar es vital.

Prohibiciones de viaje comparadas con las cuarentenas

El turismo representa ~ 10% del PIB mundial. Para un país como España, es el 15%. El país recibe 83 millones de visitantes al año. El bloqueo en marzo y abril probablemente le haya costado al país el 2% del PIB solo en 2 meses. Necesita desesperadamente abrir el turismo ahora: el 6% de todo el PIB proviene del turismo entre junio y septiembre. ¿Podrá España abrir a tiempo? ¿Cómo debería pensar el país sobre las restricciones de viaje?

Existen muchos tipos diferentes de restricciones de viaje, como controles de temperatura, declaraciones de salud o tests, pero dos tienen un impacto importante en la siembra de infecciones: cuarentenas y prohibiciones directas. Las cuarentenas requieren que los visitantes estén recluidos durante dos semanas. Las prohibiciones simplemente les impiden entrar en el país.

Si la cuarentena es tan severa como en Taiwán, es razonable suponer que muy pocas infecciones provendrían de los viajeros.

Desafortunadamente, esto es difícil de asumir y poco práctico para la mayoría de los turistas. ¿Quién quiere pasar dos semanas de vacaciones encerradas en una habitación, solo para pasar dos semanas más en cuarentena cuando vuelvan a casa?

Si países turísticos como España están entrando en el baile, deben limitar la siembra desde el extranjero. Por ejemplo, tomemos viajeros del Reino Unido. En 2019, 18 millones de británicos fueron a España. Supongamos que el 1.2% de los británicos están infectados y que las personas enfermas tienen un 50% menos de probabilidades de viajar. Eso significa que, durante un año, España importaría 108,000 casos de coronavirus del Reino Unido, un promedio de alrededor de 300 por día. Y ese es solo un país. Te puedes imaginar qué desastre sería abrir el país a los turistas.

Entonces, ¿cómo debería pensar un país como España al respecto?

La clave es pensar en términos de coste-beneficio. El coste aquí es nuevas semillas de infección en el país. Eso es lo que queremos minimizar. Por lo tanto, intentemos comprender la cantidad de infecciones que los viajeros de un país extranjero importarían. El beneficio es el dinero que aportan a la economía.

Probablemente hay dos tipos de viajeros: los que están dispuestos a pasar por una cuarentena y los que no. Los que están dispuestos a pasar por una cuarentena tienen más probabilidades de vivir en el país y participar en gran medida en la economía. Gracias a la cuarentena, también es mucho menos probable que agreguen casos a su país. Por lo tanto, cuestan menos en términos de infecciones y valen más en términos de actividad económica.

Por tanto, como regla general, los países que pueden permitirse las semillas extranjeras deben cambiar primero de prohibiciones de viaje a cuarentenas de viaje para todos los visitantes, sin importar el país de donde provengan. España finalmente se ha dado cuenta de esto.

Los países que hacen un buen trabajo al poner en cuarentena a los visitantes a largo plazo se aseguran de tener una residencia. De lo contrario, deben permanecer en un hotel sancionado por el gobierno. Algunos países incluso lo pagan.

También se aseguran de que el tránsito desde el aeropuerto, o la frontera, hasta la residencia ofrece la menor cantidad posible de contagio local. En Taiwán o China, usted usa su transporte privado o transporte autorizado por el gobierno. Cualquier otro medio de transporte, incluido caminar por la calle, está prohibido.

Una vez que esta operación funciona bien, los países deben monitorear la situación para asegurarse de que se importen pocas infecciones y que siempre estén contenidas. Pueden convertir las prohibiciones de viaje en cuarentenas país por país, según los casos que estén importando y su capacidad para contenerlas.

Tomemos esta situación imaginaria:

Fuente para el modelo

Imagine que un país como España tuviera que elegir con qué países abre sus fronteras. El país H suele ser una gran fuente de turistas (¡10 millones!), Pero no ha controlado la epidemia y en este momento alrededor del 5% de su población podría estar infectada. Si estas personas tienden a sentirse más enfermas y viajan un 30% menos que otras, eso podría significar que podrían entrar en el país cerca de 350,000 infecciones. Esto no puede suceder de ninguna manera.

Por el contrario, el país D está danzando con la enfermedad con éxito y tiene muy pocos viajeros infectados. Tiene más sentido abrirse primero a ese país. Pero, ¿qué país debemos abrir primero: D, O o W? Debe tener en cuenta el valor aportado al país por viajero infectado.

Fuente

Aquí, España está aplicando una cuarentena a todos los viajeros a largo plazo, que asumiremos que reduce la cantidad de semillas en un 75%. Podemos ver que abrir las fronteras a los del país H trae alrededor de 1.7 millones $ por persona infectada a la economía, ¡pero abrir España a los visitantes del país D trae 700 millones $! También resulta obvio que, si España tiene que elegir de dónde recibe visitantes a largo plazo, debe priorizar primero el país D, luego O (alrededor de $ 11 millones por persona infectada), y luego W y finalmente H.

España decidiría de cuántos de estos países puede recibir semillas en función del número de casos que puede tolerar. Aquí, la apertura a los países D, O y W traería alrededor de 1.250 casos por año al país, o alrededor de cuatro por día.

Si eso funciona, la siguiente pregunta para cualquier país es: ¿Podemos incluso levantar las cuarentenas para los viajeros de ciertos países? Este es el santo grial del turismo. Sin eso, está en problemas.

El cálculo es realmente el mismo: ¿cuál es el beneficio por turista que obtienes y cuál es el coste por infección? Reciba viajeros de los países con el mejor beneficio por infección importada, hasta el número máximo que decida que su sistema de atención médica puede atender, y siempre que los beneficios superen los costes.

Fuente

Esto puede ilustrar, por ejemplo, que tiene sentido permitir a los turistas del país D y O, incluso sin una cuarentena, antes de permitir a cualquier viajero a largo plazo del país H, simplemente porque el país D y O están haciendo un buen trabajo bailando con la enfermedad: Sus turistas aportan 25 millones $ y 2 millones $ a la economía local, en comparación con solo 1.7 $ de los visitantes a largo plazo del país H.

Con eso, podemos priorizar de qué países recibir visitantes y qué tipo de visitantes permitir.

Fuente

Si España puede permitirse traer 10 nuevos casos por día al país, puede recibir visitantes a largo plazo de los países D, O y W, y turistas del país D.

Hay algunos detalles importantes. Por ejemplo, no considere solo el país de origen, sino también la ruta de viaje. Debe sentirse seguro acerca de la cantidad de infecciones que puede prevenir mediante cuarentenas. Debe adivinar/conocer la prevalencia por país y conocer el beneficio por turista o residente.

Más importante aún, entienda los números que más importan y cómo tratarlos. Para este modelo, los números clave son la prevalencia de personas infectadas en los países de origen y la proporción de infecciones que puede detectar o aislar. Si habilita los controles de temperatura y las pruebas de PCR en los aeropuertos para detectar quién está infectado, por ejemplo, puede abrir el país de forma más rápida. Este es el resultado si detecta el 75% de los potencialmente infectados:

Fuente

De repente, ¡los visitantes a largo plazo y los turistas de la mayoría de los países son bienvenidos! Esta podría ser una de las razones por las cuales Corea del Sur ha podido mantener sus fronteras abiertas durante mucho tiempo. Este es su proceso:

Austria ya ofrece pruebas de PCR para viajeros entrantes y salientes.

Estos importantes detalles son los que en las próximas semanas y meses de trabajo deberían resolver. Estos números están todos inventados. Pero si los órdenes de magnitud son ampliamente válidos, este tipo de modelo puede darnos muchas ideas diferentes. Por ejemplo:

  • Los dos factores clave aquí son la prevalencia del coronavirus (proporción de la población infectada) del país de origen y el éxito en la identificación y el aislamiento de casos. Después de eso, viene el beneficio por visitante o turista.
  • Si hay muchos casos en todo el mundo, incluso poner en cuarentena a todos los viajeros aún podría colapsar el sistema, y tal vez queramos elegir de qué países permitimos visitantes. Si la mayor parte del mundo hace un buen trabajo para controlar el coronavirus, la prevalencia será tan baja que los países podrán abrirse a visitantes a largo plazo de muchos otros países.
  • Los países que persiguen la inmunidad de rebaño podrían tener tantos casos que incluso una cuarentena de sus viajeros a largo plazo no sea lo suficientemente buena como para permitirlos en países extranjeros.
  • Los visitantes a largo plazo, que probablemente aporten más valor por persona al país que los turistas y estén dispuestos a sufrir una cuarentena, casi siempre tienen una prioridad más alta que los turistas. Si esto es cierto, es probable que primero nos abramos a los países a través de las cuarentenas de viajeros, y una vez que el sistema pueda hacer frente a eso, podemos comenzar a permitir que los países envíen viajeros sin cuarentenas.
  • Si un país tiene una credibilidad solida en su protocolo de identificación de casos de viajeros y ponerlos en cuarentena, y puede presumir de una puntuación de éxito de cuarentena del 100%, puede abrirse para recibir visitantes a largo plazo de todo el mundo.
  • La entrada de turistas es de importancia secundaria respecto a la de los residentes. Pero los ciudadanos de países que tienen una prevalencia muy baja podrían tener más libertad para viajar a donde quieran. Para la industria del turismo, esto podría ser difícil: a menos que la prevalencia sea realmente baja, los países tiene que trabajar hasta ser muy buenos para detectar los casos de coronavirus desde el principio del desarrollo de la enfermedad, sino es así, o la industria del turismo encuentra formas de distanciar físicamente a todos los clientes, o podría verse afectada durante mucho tiempo hasta que se desarolle una vacuna o un tratamiento efectivo. Esto tardará años.

Todo esto se basa en este modelo básico y teórico, por lo que cualquiera de las conclusiones anteriores podría estar equivocada. El objetivo no es tanto llegar a estas conclusiones, sino destacar cómo esa forma de pensar puede ayudar a tomar decisiones políticas.

Así es como Hong Kong piensa sobre el problema

De su plan oficial:

“El Gobierno realizó análisis de riesgos detallados antes de la implementación de medidas sanitarias portuarias en vista del brote de enfermedades en otros países o regiones. Además de considerar el número, la distribución y la tasa de aumento de personas infectadas, el Gobierno también tendrá en cuenta las medidas de vigilancia y control implementadas por las autoridades de ese país / región en particular, así como la frecuencia de los viajes entre Hong Kong y ese país. país / región particular. El Gobierno revisará y racionalizará adecuadamente las medidas pertinentes teniendo en cuenta el último desarrollo del brote “. — Panel del Consejo Legislativo sobre Prevención y Control de Servicios de Salud de la Enfermedad por Coronavirus 2019 en Hong Kong

Un cuento de dos mundos

Esto sugiere que los países podrían dividirse en dos clases: países que bailan con la enfermedad y países infectados.

Con trabajo duro, los países bailarines habrán eliminado la mayoría de los casos internos de coronavirus. Estarán seguros de viajar entre ellos, con pocas limitaciones. Sin embargo, rehuirán a los países que buscan inmunidad colectiva, por temor a causar nuevos brotes. Los países infectados, a su vez, podrían recibir visitantes de todos los países, ya que no tienen nada que perder. Desafortunadamente, en su mayoría podrían recibir visitantes de otros países infectados, ya que los de los países que bailan con la enfermedad no querrán contraer el virus y es posible que sus países no les permitan regresar sin una cuarentena.

Esta es otra razón para que tengan cuidado los países que buscan conseguir la inmunidad de rebaño. Puede que les resulte difícil permitir que sus ciudadanos viajen al extranjero, y luchan por mantener a flote sus industrias turísticas debido a las amplias restricciones de viaje hacia y desde sus orígenes

Hasta ahora, solo he hablado de países, pero la misma lógica es válida en todas las regiones.

Dentro de los Estados Unidos, algunos estados danzantes tienen muy pocos casos, como Alaska, Oregón, Montana, Idaho, Hawái o Maine. Los estados infectados con brotes graves incluyen Illinois, Iowa, Nueva York, Nueva Jersey o Maryland.

Podríamos imaginar que los estados danzantes se abran para viajar entre ellos, pero eviten que los visitantes se infecten o fuercen una cuarentena, como ya lo hacen Hawai y Alaska. Estados como California, Nevada o Washington están esforzándose seriamente para llegar a un nivel de prevalencia lo suficientemente bajo como para ser aceptado en el club.

Por el contrario, algunos estados como Iowa, Nebraska o Illinois pueden tener brotes tan intensos que deciden optar por la inmunidad colectiva. A estos podrían unirse estados del sur como Georgia, Tennessee o Mississippi. Los estados en el medio pueden decidir si quieren pertenecer al club de baile o al club infectado.

Algo similar se está considerando en muchos países.

En Australia, se permiten viajes locales y regionales a medida que las regiones ingresan al Paso 1 (algunos ya lo han hecho). El Paso 2 permitirá algunos viajes interestatales, y el Paso 3 incluirá viajes internacionales.

En España, donde las diferentes regiones tendrán diferentes derechos en función de sus niveles de prevalencia, se permitirá viajar hacia y desde las provincias de baile, mientras que las provincias infectadas tendrán que trabajar más para detener sus epidemias. El gobierno central no permite que las provincias intenten alcanzar la inmunidad de rebaño.

Esta sección se basa en el trabajo de Jorge Peñalva.

Conclusión

Los países que desean bailar con éxito podrían hacerlo con solo pruebas, rastreo de contactos, aislamientos, cuarentenas, máscaras, higiene, distanciamiento físico y educación pública. Además de eso, podrían necesitar limitar las reuniones sociales hasta que la prevalencia de coronavirus sea baja y encuentren formas de limitar los contagios en estos eventos. Durante el baile, tendrán que limitar las infecciones procedentes del extranjero a través de cuarentenas, medidas de filtrado en las fronteras o prohibiciones directas.

Los países que hacen todo eso bien podrán abrir sus economías y viajar entre sí.

Para los países que no lo hacen y buscan la inmunidad colectiva, su sufrimiento no se limitará a la pérdida de viajes desde las áreas de baile. Vale la pena recordar el coste en muertes, afecciones crónicas, brotes contínuos e impacto económico.

Si la tasa de transmisión R es 2.7, alrededor del 65% de la población podría infectarse, o alrededor de 214 millones de estadounidenses. Si la tasa de mortalidad por infección (IFR) está entre 0.5% y 1.5%, lo que parece estar basado en los estudios de seroprevalencia más confiables, la cifra de muertes en los EE. UU. Podría ser de entre 1 y 3 millones de personas.

Además de eso, puede haber afecciones crónicas que surgen del efecto del virus en los pulmones, los riñones, la sangre, el cerebro … Alcanzar la inmunidad del rebaño llevaría meses, durante los cuales la economía estaría deprimida ya que las personas no querrían salir, contraer una infección y transmitirla a sus seres queridos. Alrededor del 45% de los estadounidenses tienen afecciones que harían que el coronavirus sea muy peligroso, como diabetes, obesidad o simplemente ser mayores.

De todos modos, es probable que todo eso no valga nada, ya que no podrán prevenir nuevos brotes: la inmunidad del rebaño a través de la enfermedad no significa que la población ahora esté libre de ella. Los brotes reaparecen con frecuencia, especialmente si el virus se comporta como otros virus de la gripe y nuestra inmunidad desaparece después de 1 a 2 años.

Por lo tanto, la estrategia de inmunidad del rebaño sería perjudicial para la salud y la economía. Lo mejor es evitar sembrar y esparcir.


Si desea recibir las próximas entregas del artículo, suscríbase al boletín.

Esta es la Parte 5 de nuestro artículo, Coronavirus: aprender a bailar. En la Parte 1, discutimos las mejores prácticas de Taiwán, Singapur, China y Corea del Sur. En la Parte 2, discutimos mascarillas, higiene, distanciamiento físico y educación pública. En la Parte 3, tratamos los tests y el rastreo de contactos. En la Parte 4, hablaremos sobre Aislamientos y Cuarentenas. En la Parte 6, lo pondremos todo junto. Le daremos recomendaciones específicas sobre cada aspecto, incluida una advertencia: la mayoría de los países no se están acercando bien al baile. Si continúan su camino actual, terminarán como Singapur.

Este ha sido un esfuerzo de equipo masivo con la ayuda de docenas de personas que han proporcionado investigaciones, fuentes, argumentos, comentarios sobre la redacción, cuestionaron mis argumentos y suposiciones, y no estuvieron de acuerdo conmigo. Un agradecimiento especial a Barthold Albrecht, Jorge Peñalva, Genevieve Gee, Matt Bell, Carl Juneau, Mike Mitzel, Christina Mueller, Elena Baillie, Pierre Djian, Yasemin Denari, Claire Marshall y muchos más. Esto hubiera sido imposible sin todos ustedes.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..