¿Dónde nos infectamos? Coronavirus

Algunas partes de Europa se van confinando y mucha gente se pregunta: ¿Por qué algunos lugares están cerrados y otros pueden permanecer abiertos?

Como en España, en Alemania se debate acaloradamente sobre las medidas de confinamiento. Los propietarios de hoteles y restaurantes temen por sus negocios. Las empresas de catering y los organizadores de eventos se manifiestan en contra de las medidas que se están tomando. Los artistas y los trabajadores culturales reaccionan atónitos. En el deporte, se habla de una “catástrofe”, y las pequeñas y medianas empresas alemanas advierten de un “golpe mortal” para decenas de miles de empresas.

Es cierto que, según una encuesta de la revista semanal Der Spiegel, más del 62 por ciento de los alemanes considera necesario el cierre. Pero muchos sectores de la sociedad no ven esta necesidad en su propio campo. Esto también se debe a declaraciones e información parcialmente contradictorias sobre los lugares donde se producen las infecciones.

¿Dónde se infecta la gente en Alemania?

La mayoría de las personas en Alemania se infectan actualmente en el sector privado. El propio hogar es el lugar de infección más común, según el Instituto Robert Koch (a 27 de octubre). Otra área de infección importante y actualmente en crecimiento, son las residencias de ancianos, seguidos del lugar de trabajo. La incidencia de infecciones en el sector del ocio, que ahora se ve fuertemente afectado por las medidas restrictivas de los gobiernos federal y estatal, es mucho menor.

Las infecciones en el sector médico, como en hospitales o consultorios médicos, son comparativamente manejables, pero recientemente han aumentado significativamente. La situación es similar en las instituciones educativas, como escuelas o jardines de infancia, o en los centros de refugiados. Los restaurantes, los hoteles y las casas de huéspedes representan solo una proporción muy pequeña de las infecciones en Alemania, pero se encuentran entre los más afectados por las nuevas medidas.

El riesgo de infectarse en el transporte público aparentemente es aún menor. Sin embargo, esto también podría deberse a la fuerte caída del número de pasajeros en autobuses y trenes. Una gran proporción de infecciones también ocurren en lugares que el RKI no define en detalle y resume en “otros”.

Los datos disponibles, que también se procesaron en el siguiente diagrama, cubren solo alrededor de una cuarta parte de todos los casos de infección en Alemania.

¿Los lugares de infección son los mismos que en la primera ola de coronavirus?

No. Hay diferencias notables: en el pico de la primera ola de la pandemia de COVID 19 en Alemania, las residencias de ancianos fueron los principales focos de la enfermedad. El sector médico, especialmente los hospitales, y los centros de refugiados también eran lugares de infección mucho más frecuentes que ahora.

Lógicamente, las escuelas y los jardines de infancia no jugaron ningún papel en la pandemia de la primavera,: a diferencia de ahora, estaban cerrados en todos los ámbitos. Es de notar que el lugar de trabajo jugó un papel menor en primavera, pero ahora es responsable de muchos más casos. El fuerte aumento de las infecciones en el lugar de trabajo en junio se debe principalmente a los brotes en mataderos y empresas con trabajadores estacionales.

Por tanto, los patrones de infección en Alemania han cambiado en comparación con la primera ola de la pandemia. Esto puede explicarse en parte por otras medidas tomadas por las autoridades, mientras que otros cambios probablemente solo se aclararán cuando se disponga de más datos sobre el aumento actual del número de infecciones en Alemania.

Las escuelas y jardines de infancia permanecen abiertos. ¿Está eso justificado?

Los gobiernos de Alemania y Francia han decidido dejar abiertas las escuelas y los jardines de infancia a pesar de los extensos cierres en la vida pública. Una de las razones aducidas para ello es la especial importancia de la educación para la sociedad.

Si uno mira solo los números, la decisión parece comprensible. Aunque las escuelas y los jardines de infancia juegan un cierto papel en la tasa de infección, este papel es relativamente pequeño.

Según los datos de RKI, solo se producen algunos brotes en las instituciones educativas. Y este también es el caso en otros países: en Irlanda, las escuelas son responsables de los brotes de coronavirus en poco menos del 7 por ciento de los casos, en España la cifra es del 6 por ciento. Esto también se debe al hecho de que los jóvenes se ven menos afectados por el virus que las personas mayores: la proporción de personas de hasta 18 años entre los infectados en Europa era menos del cinco por ciento en agosto.

¿Son los datos fiables?

Desafortunadamente, los datos del RKI no nos dicen mucho en este momento. Las estadísticas del Instituto de Berlín solo registran los llamados brotes. Estos incluyen casos documentados con dos o más infecciones relacionadas. Y el RKI admite: “Sólo alrededor de una cuarta parte del número total de casos de COVID-19 notificados se puede asignar a un brote”.

El RKI afirma sobre el 75 por ciento restante de las infecciones por coronavirus en Alemania: “En realidad, no tenemos más datos”. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) tampoco puede proporcionar datos sobre los lugares donde se producen las infecciones.

Por lo tanto, tres cuartas partes de las infecciones en Alemania no están documentadas con respecto al lugar del brote. Una razón de esto es la complejidad de asignar de manera fiable una sola infección a una ubicación específica, ya que algunas personas permanecen libres de síntomas durante varios días antes de presentar síntomas. Por tanto, es casi imposible rastrear el origen preciso de la infección.

Por otro lado, esta situación irregular de datos hace que sea difícil encontrar la respuesta adecuada a la pandemia, y no solo en Alemania. Pero los datos de otros países muestran al menos tendencias similares. Los estudios en Corea del Sur también ven a los hogares como foco de la infección, donde “hay seis veces más probabilidades de infectarse con el SARS-CoV-2 que con otros contactos cercanos. Y un estudio chino sitúa la proporción de infecciones en hogares” cercana al 69 por ciento.

¿Significa esto que los hogares son el foco de contagio? No.

Lo que sucede es que una vez más no estamos empleando la metodología y adecuada. Y lo peor es que no estamos seguros de cual debería ser esta metodología.

Cuando una persona llega con Covid-19 a casa, tanto si sabe que está infectado o no, otras personas del hogar corren el riesgo de contraer la enfermedad. Es difícil determinar el nivel de riesgo, pero un estudio diseminado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. sugiere que es probable que aproximadamente la mitad de los miembros del hogar se infecten.

El estudio siguió a  los “contactos” que vivían en hogares donde se sabía que una persona, denominada “paciente índice”, tenía Covid-19. En total, hubo 101 pacientes índice y 191 contactos, ninguno de los cuales presentó síntomas cuando los pacientes índice enfermaron por primera vez. Los contactos conocían la situación, participaron en el estudio y fueron formados para autoadministrarse tests de detección de la enfermedad.

Fuente: Maskot / Getty Images

La investigación incluyó hogares en Tennessee y Wisconsin que se inscribieron en el estudio entre abril y septiembre. Aunque el número de personas en el estudio es relativamente pequeño, los resultados ofrecen algunas ideas sobre lo que puede suceder.

102 de los 191 contactos del hogar contrajeron Covid-19, lo que representa una tasa de infección secundaria del 53%. Aproximadamente las tres cuartas partes de las transmisiones secundarias se identificaron en cinco días y “se produjo una transmisión sustancial, ya sea que el paciente índice fuera un adulto o un niño”, dice el CDC. Por ejemplo, la tasa también fue del 53% en los casos en los que el paciente índice tenía menos de 12 años y del 38% cuando el paciente índice tenía entre 12 y 17 años. La gran mayoría de los casos índice, todos menos 14, eran adultos.

Los resultados sugieren lo que las personas deberían hacer si creen que alguien podría haber traído el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el Covid-19, al hogar:

“Debido a que la transmisión domiciliaria del SARS-CoV-2 es común y puede ocurrir rápidamente después del inicio de la enfermedad del paciente índice, las personas deben aislarse inmediatamente al inicio de los síntomas similares a los de Covid, en el momento de la prueba como resultado de una alta exposición al riesgo, o en el momento de un resultado positivo de la prueba, lo que ocurra primero ”, escriben los investigadores. “Al mismo tiempo que el aislamiento, todos los miembros del hogar deben usar una mascarilla cuando se encuentren en espacios compartidos en el hogar”.

Hay otras formas de reducir el riesgo de propagar Covid-19 en el hogar. El uso de mascarillas, junto con el distanciamiento y el aislamiento son fundamentales. Pero la ventilación y la limpieza del aire (con filtros de aire o purificadores de aire) también son cruciales.

Ante la incertidumbre solo nos queda evitar aglomeraciones, utilizar mascarillas, higiene de manos y mantener la distancia de prudencia.

Las fuentes de esta entrada son:

Where do people get infected with the coronavirus? DW.

https://www.dw.com/en/where-do-people-get-infected-with-the-coronavirus/a-55444445

What’s the Risk of Catching Covid-19 at Home? Robert Roy BrittMedium

https://coronavirus.medium.com/whats-the-risk-of-catching-covid-19-at-home-ec87562eb56f

Transmission of SARS-COV-2 Infections in Households — Tennessee and Wisconsin, April–September 2020

https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6944e1.htm?s_cid=mm6944e1_w

Informe científico sobre vías de transmisión SARS-CoV-2. MCINN

https://www.ciencia.gob.es/stfls/MICINN/Prensa/FICHEROS/Informe_Aerosoles_COVID_MCienciaInnov.pdf

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..