Coronavirus. ¿Cómo nos infectamos? Una gotita es suficiente.

Según un ensayo en el que se administró intencionalmente una dosis del virus a voluntarios sanos, la exposición a una sola pequeña gotita nasal fue suficiente para infectarse con Covid-19.

El ensayo, el primero en realizar un seguimiento a las personas durante todo el curso de la infección, también describe que, en promedio, las personas generalmente desarrollan síntomas muy rápidamente en los dos días posteriores al encuentro con el virus, y son más infecciosas cinco días después de la infección.

El estudio se llevó a cabo utilizando una cepa del virus antes de la aparición de las variantes Alfa, Delta y Omicron.

Según el investigador principal del ensayo, del Imperial College London afirma que: “el estudio revela algunos conocimientos clínicos muy interesantes, particularmente en torno al corto período de incubación del virus, la eliminación viral extremadamente alta a través de la nariz, así como la utilidad de test de antígeno, con implicaciones potenciales para la salud pública”.

Los hallazgos, publicados en el servidor de preimpresión de Springer Nature, y que aún no han sido revisados por pares, detallan los resultados en 36 participantes jóvenes y saludables sin inmunidad al virus. Los voluntarios fueron monitoreados en una unidad especializada en el hospital Royal Free de Londres y no experimentaron síntomas graves.

El estudio encontró que la infección aparece primero en la garganta y que la carga viral alcanza su punto máximo alrededor de cinco días después de la infección, momento en el cual la nariz tiene una carga viral mucho más alta que la garganta. El estudio también sugiere que los test de antígenos son un indicador confiable y tranquilizador sobre la presencia de virus infeccioso en un paciente. El trabajo sugiere que, tomar muestras de la nariz y la garganta hace que sea más probable detectar infecciones durante los primeros días.

Según el investigador principal “en general, las pruebas de flujo lateral se correlacionan muy bien con la presencia de virus infectivo”. “Aunque en el primer o segundo día pueden ser menos sensibles, si se usan correcta y repetidamente, y los pacientes se confinan cuando dan positivo, conseguirán un gran impacto en la interrupción de la propagación viral”.

El estudio también reveló que de las 18 personas que se infectaron, todas tenían cargas virales similares independientemente de si desarrollaron síntomas, lo que subraya el papel de la transmisión asintomática.

Curiosamente, algunos de los que no se detectaron como infectados también tenían niveles muy bajos de virus en la nariz y la garganta, lo que sugiere que pueden haber experimentado una infección de muy corta duración que fue eliminada por la actividad inmunitaria en el revestimiento de la nariz y la garganta.

El equipo de investigación afirma que el ensayo allana el camino para futuros estudios de infecciones experimentales que podrían ayudar a acelerar el desarrollo de la próxima generación de vacunas y medicamentos antivirales. Los estudios de fase 3 se han vuelto cada vez más difíciles de planificar debido a los niveles erráticos de transmisión en la población. Los estudios de infecciones experimentales son mucho más rápidos y requieren muchos menos participantes para establecer la eficacia.

De momento usemos la mascarilla en interiores y en exteriores siempre que no se pueda mantener una distancia de seguridad en torno al metro y medio.

Safety, tolerability and viral kinetics during SARS-CoV-2 human challenge. Nature Portfolio.

Compartir:

Deja un comentario