La lucha contra las falsificaciones desde la Policía Científica

Cuando se habla de Policía Científica se nos va la mente a investigaciones de delitos contra las personas, contra la libertad, la salud pública, contra el patrimonio o la seguridad vial; pero hay otras muchas funciones difíciles de apreciar desde fuera y que tienen que ver con delitos económicos, entre ellos los relacionados con las patentes, marcas, diseños, derechos de autor, etc. Por eso, en esta ocasión, hemos querido traeros el testimonio de los policías de la Sección de Documentoscopia de la Unidad Central de Criminalística de la Policía Científica y su labor en el tratamiento de los delitos relacionados con la Propiedad Industrial.

 

¡Muchas gracias a los miembros de la Policía Científica que han hecho posible este artículo!

 

La lucha contra las falsificaciones en España, se estructura con la aplicación de diferentes normas que abarcan una protección desde el ámbito contencioso-administrativo, a lo civil (mercantil) o a lo penal en las que intervienen distintas instituciones, entre ellas, Policía Nacional.

La Policía Nacional trabaja en el ámbito exclusivamente penal a lo largo y ancho del territorio español. Se estructura a nivel territorial en distintas Brigadas y Grupos de Policía Judicial y a nivel central en Unidades, las cuales realizan investigaciones, que dan como resultado intervenciones de productos posiblemente falsificados, detenciones de los supuestos infractores y la tramitación del atestado y puesta a disposición judicial de las actuaciones.

Realizado el muestreo y dependiendo del alcance de la investigación, el órgano judicial envía y solicita de estas muestras el estudio a las distintas Brigadas o Grupos de Policía Científica o a nivel Central, a la Unidad Central de Criminalística de la Policía Científica ubicándose en su Sección de Documentoscopia, el grupo de Delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual.

Es requisito imprescindible para que pueda concurrir el delito contra la propiedad industrial el registro válido de un título de propiedad, por lo que es fundamental determinar con exactitud si ese producto ostenta dicho título de propiedad en su signo distintivo (marca y/o nombre comercial), diseño industrial, patente, modelo de utilidad, denominación de origen o indicación geográfica-, y en  caso positivo si consta de registro válido.

Para esta labor es fundamental el trabajo que realizan las únicas oficinas registrales cuyos registros tienen validez jurídica. En España la Oficina Española de Patentes y Marcas -OEPM-, en Europa la Oficina Europea de Propiedad Intelectual –EUIPO- y a nivel mundial la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual -OMPI-.

Esta primera tarea va más allá de una consulta en las distintas bases de datos, y en ocasiones es necesario que las oficinas aclaren detalles técnicos del registro, sobre todo relacionados con el alcance del mismo. Por ello, la colaboración es fundamental.

Una vez establecido que, efectivamente, el producto cuestionado consta de un registro de título de propiedad válido, el siguiente paso es determinar si es auténtico o no. Es decir, si el producto ostenta una marca, y ha sido fabricado por el titular de la misma o su licenciatario, no existiría ninguna infracción penal.

En esta segunda parte del estudio, es fundamental contar con un producto original (indubitado) aportado por la propia firma comercial, con el que poder cotejar frente al supuestamente falsificado (dubitado)  o en su defecto con una completa guía antifalsificación con características técnicas suficientes, con la que poder llevar a cabo el estudio comparativo entre ambas muestras (dubitada e indubitada).

A este Grupo llega todo tipo de mercancía, desde juguetes, secadores de pelo, material textil, mascarillas, rodamientos, material electrónico, material cosmético como champús, perfumes… siendo algunos mejor y otros peor falsificados.  Por eso, la colaboración con las marcas es imprescindible.

 

De lo general a lo particular. Para la mercancía peor falsificada, el simple estudio de las características más generales será suficiente para poder realizar el análisis; en cambio, para la mejor falsificada y desde el ámbito de la Documentoscopia, se necesitará un material indubitado adecuado y un profundo estudio técnico, profundizando en aquellos elementos de seguridad que incorporan muchos productos en su “packaging” y etiquetado, siendo necesario la utilización de instrumental específico, como el comparador vídeo espectral, escáner, microscopio, lupas, lector de códigos de barras, BIDI o QR.

Una vez realizada la fase de análisis, tanto la reseña, actividades realizadas, como los resultados obtenidos, se recogerán en el correspondiente informe pericial provisto de toda objetividad, con cuestiones puramente científico-técnicas y basado en criterios de fiabilidad y certeza.

A nivel Central, el grado de especialización es máximo elaborando principalmente informes periciales en material de Propiedad Industrial e Intelectual. Esto conlleva una permanente actualización, tanto en materia jurisprudencial como normativa, siendo de suma importancia para luchar contra las falsificaciones la formación y el intercambio de información con las distintas instituciones que trabajan en la materia, tanto a nivel público (organismos registradores), como a nivel privado (firmas comerciales y sus representantes legales). Con todos ellos se mantiene un contacto continuo, a través de cursos, conferencias, webinars, etc en los que se pretende buscar un adecuado grado de conocimiento y sobre todo de actualización en la materia, necesaria para dar respuesta al objeto principal de este Grupo, que es la realización de estudios e informes sobre productos infractores de la propiedad intelectual e industrial.

No se debe terminar esta entrada sin reseñar que, además de la existencia de un posible delito contra la propiedad industrial y/o intelectual, por conductas que causan graves perjuicios socioeconómicos (freno a la inversión e I+D, destrucción de puestos de trabajo, menor recaudación vía impuestos, y el deterioro en los servicios sociales  y el interés general, al tiempo que se perpetúan condiciones laborales indeseables y se colabora y fomenta el Crimen Organizado)  el consumo de productos falsificados hace que se pierdan todos los derechos del consumidor y puede conllevar riesgos a la salud y seguridad de las personas como intoxicaciones, reacciones alérgicas, accidentes, efectos secundarios desconocidos… por carecer de controles de seguridad, higiene y calidad que un producto auténtico está obligado a superar.

 

Luchar contra las falsificaciones es tarea de todos.

 

Nota sobre la Policía Científica

El origen de la Policía Científica, como concepto actual, fue el llamado “Servicio de Identificación Dactiloscópica”, creado el 25 de junio de 1911 para la identificación biométrica de personas usando la dactiloscopia.A partir de ese momento la Policía Científica ha estado en constante evolución, desde que la identificación y clasificación de las crestas papilares posibilitó la identificación por huellas y su comparación, hasta la actual aplicación de técnicas de comparación genética a través del ADN.

Las actividades fundamentales, que de forma resumida se pueden enumerar, son: el estudio de cualquier tipo de evidencia, la identificación personal, la inspección ocular, la reseña, la gestión del sistema de calidad total, las relaciones nacionales e internacionales, la inteligencia Policial, la investigación Científica y técnica a través de convenios con universidades, empresas e instituciones públicas y privadas.

Los objetivos a futuro son incrementar la eficacia y eficiencia de sus unidades, impulsar la plena digitalización identificativa, colaborar en materia de I+D+i con diversos organismos como el Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales (IUICP), universidades e instituciones dedicadas a la innovación y desarrollo, potenciar la presencia internacional en foros como ENFSI, elevando además los estándares de calidad y aumentando el intercambio de consultas a nivel internacional.

      

Grupo de Delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual

Sección de Documentoscopia

Unidad Central de Criminalística de la Policía Científica

Compartir:

Deja un comentario