Galeones de Rande. Batalla. Museo. “Tesoro”.

En 1702, las finanzas españolas se encontraban una vez más en muy mala situación. Desde hacia casi tres años no llegaban de las Américas ni una pieza de oro, ni una onza de plata. “En enero de 1701 entraron en el puerto de Cádiz, procedentes de Nueva España, ocho buques con cargamentos de distintos productos además de determinadas partidas de plata con destino a la Corona, al Consulado de Sevilla y a particulares. No está suficientemente aclarada la cifra que debía percibir el Rey pero, en cualquier caso, tal cantidad nunca llegó al Tesoro pues se destinó a atender las necesidades de defensa de Andalucía.”


“Las esperanzas se habían centrado en la flota del año siguiente, 1702, confiando en que la parte correspondiente al Tesoro fuera esta vez importante. La planificación de esta flota de la plata fue minuciosa y nada se dejó al azar; para empezar, y aún en vida de Carlos II, se eligió para su mando a un marino experimentado, el general don Manuel de Velasco y Tejada, Almirante Real del Océano, que ya había cumplido con éxito misiones similares anteriores.”

“Velasco partió de Cádiz con rumbo a América dejando en España una descripción detallada de la derrota que habría de seguir en su momento la flota a su mando, precaución está muy importante toda vez que el tiempo transcurrido entre la ida y el regreso era imprevisible y la evolución de la situación en España podía variar los planes inicialmente previstos.”

Los galeones españoles cargados con el mayor envío que se conocía de tesoros procedentes de América, estaban protegidos por los navíos franceses a las órdenes de François Louis de Rousselet, conde de Châteaurenault.

“Hasta las Islas Azores el viaje transcurrió con normalidad, pero una vez allí y presumiblemente por los avisos enviados por el rey, Velasco y Chanteaurenaud son informados de las novedades que han ocurrido en su ausencia, en primer lugar la rotura de hostilidades entre las monarquías borbónicas y el imperio, Inglaterra y Holanda y, por otra parte, la posibilidad de que una armada enemiga estuviera al acecho de la flota. En efecto, esta armada, a las órdenes del almirante Sir Cloudesley Shovel, tenía instrucciones de localizar y atacar a los galeones españoles, pero no consiguió establecer contacto hasta las postrimerías del combate de Rande.”

“Reunidos en consejo los mandos de la flota hispano-francesa, Chateaurenaud propuso dirigirse al puerto de Brest o a otro de los puertos militares de Francia en el Atlántico, con el fin de resguardar el tesoro y reemplazar a buen número de tripulantes fallecidos durante la travesía por causa de la fiebre amarilla. Velasco se opuso a tal posibilidad por las instrucciones que tenía de recalar en un puerto español y que, seguramente, no incluían la llegada a un puerto francés en caso de necesidad. Por todo ello se decidió que los navíos se dirigieran al puerto de Vigo, evitando, con acertado criterio, los cabos de San Vicente y Finisterre donde podían estar los enemigos.”

“Los galeones españoles entraron en Vigo el día 22 de septiembre de 1702. Se refugiaron en el fondo de la ría, en la ensenada de San Simón, pasado ya el estrecho de Rande protegido por el castillo de Corbeiro al Norte, y el de Rande, al Sur, en lugar de dirigirse a Sevilla, el puerto que monopolizaba el comercio con el Nuevo Mundo.”

“El precioso cargamento no fue descargado, ya que los de Sevilla se oponían a ello alegando que era en Sevilla el único lugar donde tal maniobra se podía llevar a cabo. En esa espera, los anglo-holandeses descubrieron el escondite del preciado cargamento. Después de cuatro semanas de la llegada de los galeones a Vigo, estos mantenían su preciosa carga.”

“El total de las fuerzas fue de 13.587 hombres por parte atacante, de las cuales 9.663 eran ingleses, al mando del General Duque de Ormond, y 3.924 holandeses, a las órdenes del Barón Sparr y el brigadier Pallandt. En la defensa: en el castillo de Rande había 350 marineros, 200 franceses y 150 españoles, y en el de Cordeiro se puso bajo el mando de don Manuel de Velasco con dos compañías de soldados de su capitana reforzados por 200 milicianos. A Vigo se destinaron 1.000 hombres de esta tropa, 500 de ellos a la ciudadela de El Castro y 300 al fuerte de San Sebastián; 1.000 más se situaron en la ensenada de Teis (entre Vigo y Rande) y 3.000 se mantuvieron en reserva.”

“El cargamento de oro, plata y otras riquezas estaba embarcado en tres galeones de combate y de catorce comerciales. La mala disposición de las naves para una adecuada defensa y la superioridad anglo-holandesa hicieron que en menos de 10 horas de batalla se decidiera la misma en favor de los atacantes. Las defensas francesas cedieron, los navíos estaban en llamas dejando vía libre a los codiciados galeones cargados de riqueza. De Velasco ordenó, voz en grito, el hundimiento de los barcos, que según algunas versiones, habrían conservado parte de su carga.”

Una vez ganada la batalla, los atacantes saquearon Redondela y la isla de San Simón. Vigo quedó a salvo protegida por su muralla y defensas. El día 30 de octubre Rooke ordena partir a su armada, que abandona la ría de Vigo, aunque deja una guarnición de 27 buques de guerra junto a los apresados al mando del Almirante Shovel.

En la retirada, los anglo-holandeses se llevaron varios barcos apresados, entre ellos un galeón español que habría estado cargado con los tesoros recogidos. A su salida de la ría de Vigo, este galeón encalló al paso por las Islas Cíes y se hundió.

Recientemente, un equipo multidisciplinar dirigido por el arqueólogo Javier Luaces ha logrado fotografiar, por primera vez, quince de los veinticinco pecios de los galeones que fueron hundidos en 1702 durante la batalla de Rande.

Por otra parte, los arqueólogos Javier Luaces y Cristina Toscano diseñaron, e incluso registraron en la propiedad intelectual, un proyecto titulado «Museo parque temático Rande. Los tesoros perdidos. Centro de investigación arqueológica subacuática de Galicia», en el que se propone, entre otras muchas ideas, la posibilidad de extraer un galeón y exhibirlo en un gran acuario, en vez de someterlo a los laboriosos procesos de secado.

Esto ya se ha hecho en otros lugares. El más famoso es el Vasa (conocido también como Wasa, Wasan o Wasen) fue un navío de guerra sueco construido por órdenes del rey Gustavo II Adolfo de Suecia, de la casa de Vasa entre 1626 y 1628. El Vasa naufragó en su viaje inaugural, el domingo 10 de agosto de 1628, en el puerto de Estocolmo. El barco fue rescatado el 24 de abril de 1961 y se encuentra expuesto en el museo homónimo en Estocolmo.

El buque estaba armado de 64 cañones colocados en tres puentes: el superior, batería alta y batería baja. El Vasa desplazaba más de 1.300 toneladas. La superficie velera era de 1.150 m². Todas de las piezas eran de bronce y un peso total de unas 80 toneladas. Se calcula la dotación del Vasa en ciento treinta marineros y trescientos soldados. Al dejar el muelle en su primer viaje una fuerte ráfaga de viento azotó al Vasa y el barco volcó al llevar demasiado carga que no estaba bien atada. La mayor parte de la carga se fue al otro lado del buque lo que reforzó el zozobrar del buque.

Recientemente se ha recuperado el Nanhai I. Este  fue el mayor navío de la dinastía Song (960 – 1279) que navegó entre China y Medio Oriente, en lo que sería la Ruta Marina de la Seda. La nave que zarpó desde Cantón hacia Oriente Medio, se hundió a su regreso a consecuencia de una tormenta, a 37 kilómetros al oeste de la isla Hailing, en el Mar de China del Sur. El navío tiene 30,4 metros de eslora y 9,8 de manga.

En 1987 se descubre el barco en el fondo del mar, bajo dos metros de lodo, que permitió la conservación de su madera y el cargamento de oro, plata y porcelana. Este descubrimiento fue de alto valor histórico. Tras su descubrimiento fue bautizado como “Nanhai I” que significa “Mar de la China Meridional”, en mandarín.

En diciembre del 2007, se logró levantar del lecho marino para trasladarlo a un gran tanque transparente de 64 metros de largo, 40 de alto y 23 de ancho, donde tendrá las mismas condiciones en las que ha permanecido los últimos 800 años. El tanque transparente permitirá a los visitantes del Museo de la Ruta de la Seda Marítima contemplar la embarcación desde fines del 2008 en la isla de Hailing. Se estima que en su interior hay unas 80.000 piezas de la dinastía Song de incalculable valor: platos de porcelana celadón, porcelanas azules, oro, plata, recipientes de estaño y porcelana especialmente fabricada para Oriente Medio en las provincias de Fujian, Jiangsu y Zhejiang (sureste).

Por cierto, leyendo comentarios a este post he recordado que Julio Verne habla de la batalla de Rande “en el capítulo octavo del libro Veinte mil leguas de viaje submarino(1866). El capitán Nemo le relata a Arronax el contexto de la Batalla de Rande. Le explica que hubo una guerra debido a la sucesión dinástica al trono español. Que una flota procedente de América transportaba un valioso cargamento y que, debido al sitio que al que estaba sometido Cádiz, se vio obligada a desviarse hacia Vigo, lugar donde tiempo después fue atrapada por un combinado anglo-holandés y destruida.

El capitán Nemo acudía regularmente a la bahía de Vigo para saquear los supuestos tesoros hundidos durante la batalla. Era la forma de financiar sus expediciones libertarias.

Julio Verne visitó Vigo tiempo después de haber publicado el libro. Dicen las crónicas locales que el escritor francés conoció a Antonio Sanjurjo Badía, con el que compartía la extraña atracción por el mundo subacuático. Sanjurjo inventó un artilugio que permitía inmersiones y que hoy se puede ver en el Museo del Mar.”

Espero que alguna vez “veamos” los galeones de Rande.

Una página muy interesante y recomendable de Rafael Ojea Pérez: aquí

En este post se encuentra lo esencial de la batalla de Rande. En los enlaces incluidos en el texto se puede llegar a artículos más detallados. Para saber más pinchen en ellos. Una historia apasionante.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hace poco, había el intento por parte de una empresa rusa de recuperar parte del oro y plata que llevaban, pero se encontraron que el fango y las corrientes marinas de la zona, le impedían extraer los materiales.

En realidad venían a por un barco que hay en las Cíes, que estaba cargado de estaño y cobre, y de paso venían a ver como anda el tema de Rande, pero aunque es una zona muy pequeña, tiene unas fuertes corrientes marinas, que le impedían extraer correctamente, además de abundante fango de la zona.

Sería interesante intentar sacar toda la historia que hay hundida.

Muchas gracias por el comentario.

Desde luego la idea de crear un museo con todo lo que se pueda recuperar, y con lo que ya se ha recuperado, ya se habría puesto en práctica en otros países similares al nuestro.

Por desgracia aquí las cosas tardan mucho, tal vez demasiado.

Saludos

ES MUY INTERESANTE Y MUY COMPLETA LA INFORMACION EXPUESTA ME GUSTARIA SABER UN POCO MAS SI ES POSIBLE

Le recomiendo leer el artículo que cito al final y los artículos enlazados en el texto.

Muchas gracias

Muy buen artículo. Mi pequeña contribución a dar a conocer este fantástico tesoro que tenemos en Vigo:

“Señor Aronnax, estamos en la bahía de Vigo, y sólo de usted depende que pueda conocer sus secretos”. 20000 leguas de viaje submarino. Julio Verne.

[...] futuro museo de la batalla de Rande. El arqueólogo afirma que es más rentable extraer uno de los pecios de Rande e introducirlo en una gran piscina acristalada al tradicional método de secado de [...]

Muy enteresante visto desde el punto de vista histórico.Deprimente al saber de las riquezas inmensas que se “robaron” del Perú. Que lástima

Muy interesante si lo analizamos desde el punto de vista histórico.Deprimente al saber de las riquezas inmensas que se “robaron” del Perú. Que lástima. De solo pensar que un año sin recibir nuestro oro ya estaban en Crisis

Este perfil de Galeón, con la proa levantada, lo mantenían para sus expediciones que se adentraban en los rios. Existe la mitad de uno de estos en Yarinacocha Pucallpa Perú(la otra mitad sea podrido por desidia) pena me dá verlo descuidado y lleno de musgo, Cuánta historia pasaron por estos navíos y las autoridades de “cultura”?

Sé que ahora la situación económica es delicada, pero tras el éxito del pleito contra Odyssey por el tesoro de la Mercedes, se ha abierto un nuevo interés por nuestro pasado, más allá de la guerra civil y de los desastres de nuestro país -que empezaron en la batalla de Trafalgar con la pérdida de casi todo-. Creo que podríamos recuperar nuestro pasado más glorioso, nuestro patrimonio y poner en valor lo que una vez fuimos en el mundo, ya olvidado por dos siglos de hegemonía anglosajona y francesa. Además de fundar buenos museos que traigan divisas y den puestos de trabajo. Es una inversión segura, pero para ello hay que ponerse manos a la obra.

Dear Sir,

I am sorry but I do not speak Spanish. I have a question …
Are you able to tell me the dates of birth and death of Manuel de Velasco, the commander of the Spanish fleet during the battle of Vigo on the 22nd /23rd October 1702?

Are you able his correct Spanish name as the name above may be wrong?

And are you able to give the source of your information (title and page number).

Thank yoy very much for your help.

Wishing you a Good Christmas and a Good New Year.

P.S. If you do not speak English, please send me the message in Spanish and I will try to find a translator.

Sincerely yours,

Peter Nugter,
Bentismaheerd 94,
9736 EE Groningen,
the Netherlands.

Mail: pnugter@xs4all.nl

[...] 1702, las finanzas españolas se encontraban una vez más en muy mala situación. Desde hacia casi tres años no llegaban de las Américas ni una pieza de oro, ni una onza de plata. [...]

(requerido)

(requerido)


*