Pesca, ¿hasta cuando?

En un exhaustivo estudio publicado recientemente en la revista Science, se han examinado las distintas políticas de gestión aplicadas en los últimos siete años y su influencia sobre la situación de diversas actividades pesqueras y las poblaciones explotadas.


Tras una revisión del estado de 10 ecosistemas marinos, los expertos concluyen que: la mitad de los ecosistemas estudiados presenta ya síntomas de recuperación. A pesar de que según datos de 2007, un 19% de los stocks mundiales están sobreexplotados y un 9%, colapsado, los índices medios de explotación se han rebajado en general y en siete de los 10 ecosistemas estudiados la intensidad de la pesca se ajusta a los límites sostenibles.

“Sin embargo, no hay olvidar que el 63% de las reservas pesqueras que han estudiado en todo el mundo necesitan medidas de ayuda para invertir la tendencia de riesgo que actualmente tienen que puede conducir al colapso de algunas especies vulnerables.”

“Muchas pesquerías han cumplido la ley, basada en las recomendaciones científicas. Han reducido cuotas, han protegido áreas y las han cerrado a la pesca; han protegido especies concretas y han prohibido ciertas técnicas (como la destructiva pesca de arrastre, permitida en España) o las han limitado. Aquí, el mar más saneado ha sido el de Bering, seguido de las costas de Islandia, Labrador (Canadá), California y Alaska –muy explotadas hasta los años 90–, y, en menor medida, y de forma mucho más reciente, el Golfo de Vizcaya.”

Sin embargo “las flotas europeas se encuentran entre las más sobredimensionadas (sobre todo Francia o Italia) y es en estas aguas donde se produce la mayor parte de las capturas ilícitas del mundo industrializado. Las cuotas pesqueras se han ido reduciendo progresivamente en los últimos años para las especies comerciales más explotadas, pero en muchos casos siguen por encima de las recomendaciones.”

“No obstante, tal y como reconocen sus propios autores, el estudio tiene algunas limitaciones, entre ellas la dificultad de analizar las pesquerías de los países en vías de desarrollo, incluida la ilegal. Según un reciente análisis la pesca ilegal representa un 10% de las capturas en el Noreste Atlántico (es decir, Europa), y un 37% en el Atlántico Central y Oriental (África).”

En definitiva, hay esperanza pero conseguir invertir la tendencia es extremadamente complicada. Probablemente la limitación en el esfuerzo de pesca limitando el número de barcos conla grave repercusión en el empleo (tripulaciones, astilleros, etc…) deba ir acompañado de una reconversión fomentando el desarrollo de la Acuicultura cerca y lejos de la costa.

Acuicultura … ¿sostenible? Probablemente es posible, siempre y cuando no repitamos los mismos errores de la pesca y que la Acuicultura no se autodestruya. El equilibrio entre pesca y acuicultura es necesario y posible.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] política de apoyo a la Acuicultura, dentro y fuera de nuestras fronteras. Nos queda al menos una asignatura pendiente: la conversión, total o parcial, del esfuerzo económico y humano de nuestras flotas pesqueras y [...]

[...] FDA destaca que es necesario incrementar la producción de la acuicultura. La FAO estima que en 2030 la producción de pescado debería aumentar en 28,8 millones de [...]

[...] ¿Rentable? Publicado por Antonio Figueras el 13 abril, 2013 Comentarios (0) TweetSobre la pesca y su sostenibilidad hemos escrito en este blog  en distintas ocasiones. Hace unos meses encontré [...]

[...] la NEF, las capturas de la flota española han crecido en aguas no europeas y han caído en aguas comunitarias. Así, el 65% por ciento del [...]

(requerido)

(requerido)


*