El pulpo “listillo” y los cocos

Normalmente tendemos a pensar que los moluscos son animales lentos, un poco tontos y que difícilmente pueden aprender algo. Probablemente tendrremos que ir revisando nuestra idea preconcebida. Al menos con respecto a los cefalópodos.

Hasta el momento era comunmente aceptado que los invertabrados carecían de capacidades de aprendizaje y de comportamiento sofisticado. El descubrimiento del pulpo “habilis” que es capaz de usar cocos vacios para protegerse de sus depredadores sugiere que los invertebrados se comportan de forma que hasta ahora solo pensabamos era patrimonio de los humanos. Asi se desprende de los resultados publicados recientemente en Current Biology.

En cautividad, algunas especies de pulpo han resuelto puzzles, recordado pistas y aprobado tests asociados tipicamente con vertebrados más avanzados. Incluso son capacesde levantar las tapas de los acuarios pasando a otros tanques como demostrando cierta capacidad de gastar bromas.

Todo es una pequeña sorpresa para los científicos. Un pulpo es más próximoa a una almeja que a un humano No deberían ser tan listos. Pero no se puede obviar la evidencia y hay indicios de que incluso podrían utilizar herramientas para conseguir sus fines. De hecho cubren sus madrigueras con piedras pero esto no se consideró como uso de herramientas sino más bien como instintolo mismo que las conchas del cangrejo ermitaño. Las herramientas requieren manipulación intencionada, así que las conchas no son herramientas como tampoco lo son las casas de los humanos.

Es obvio que las definiciones son ambiguas pero mo hay ambigüedad en lo que esta especie de pulpo hace con las cáscaras  de los cocos y como las apila para su transporte y posteriormente las convierte en cabañas rígidas

Con un complejo y desconcertante sistema de transporte, estos animales se colocaban el coco debajo del cuerpo, extendían sus tentáculos para agarrarlo por los bordes y alcanzar el suelo y, ante la imposibilidad de nadar así, empezaban a «andar» suavemente con las puntas de sus extremidades sobre el arenoso suelo marino. Esta forma de desplazamiento los hace más lentos y vulnerables ante sus depredadores que su tradicional método de natación a propulsión, según los expertos, pero a cambio les proporciona la protección inmediata de la dura corteza del coco.

Con sus casas de coco los pulpos se suman los chimpancés y los delfines, y a algunas aves como los cuervos en el grupo de animales no humanos que usan herramientas.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*