EL LIMPIAPARABRISAS: UN PEQUEÑO GRAN INVENTO

En esta ocasión nos ocupamos de una “pequeña” invención, que como ya vimos en una entrada anterior del blog, también se puede proteger mediante patente. Acostumbrados a que los vehículos automóviles formen parte de nuestra vida cotidiana, resulta difícil imaginar que los “limpiaparabrisas” no hayan integrado dichos vehículos desde el primer momento.

Ello no fue así y detrás de su invención hay además una historia interesante.  Aunque, como es habitual en estos casos, es difícil determinar quién fue el primer inventor. Se supone que, tras la aparición de los primeros vehículos automóviles, una legión de inventores se encontraba trabajando sobre elementos auxiliares destinados a mejorar las prestaciones de estos vehículos. Entre la literatura disponible sobre esta invención, se suele mencionar como pioneros a dos inventores: por un lado, al británico William Mills y por otro lado al pianista polaco Józef Hofmann. De este último, se afirma que llegó a la invención inspirado por el movimiento pendular del metrónomo.

Sin embargo, es bien sabido, que suele ser un único inventor el que se lleva toda la fama y en este caso, lo realmente sorprendente es que se tratara de una mujer, de nombre Mary Anderson. Respecto a qué llevó a esta inventora, nacida en Alabama, a la invención del limpiaparabrisas, existe unanimidad en que fue su experiencia en un tranvía de Nueva York en 1902, cuando la inexistencia de un limpiaparabrisas provocaba que o bien el conductor tuviera que bajarse periódicamente a limpiar los cristales o que tuviera que circular con la ventanilla bajada. Fue esta experiencia “traumática” la que impulsó a Mary Anderson a la invención, sobre la cual obtuvo en 1903 la patente estadounidense de número US743801.

 Figuras de la patente US743801 de Mary Anderson

Su funcionamiento era manual, accionado por el conductor mediante una palanca la cual hacía que el limpiador provisto de un muelle se moviera de un lado a otro a lo largo del parabrisas. Un contrapeso hacía posible el contacto entre la ventana y el limpiador. Mary Anderson intentó vender los derechos de la patente, pero no lo logró y su patente caducó unos años más tarde sin que pudiera beneficiarse económicamente de la misma. Un perfeccionamiento del limpiaparabrisas fue fruto del ingenio de otra mujer estadounidense, Charlotte Bridgwood que en 1917 obtuvo la patente US1253929 que tenía por objeto un limpiaparabrisas accionado mediante un motor y que limpiaba tanto el lado exterior como el interior.

Figuras de la patente US 1253929 de Charlotte Bridgwood

Sin embargo, fue el limpiaparabrisas de John R. Oishei el que se instaló en la mayoría de los vehículos que se comercializaron en los Estados Unidos en la década de los 20 del pasado siglo. Uno de sus diseños se protegió mediante la patente US1362175John R. Oishei fundó la compañía Trico Products Corporation, especializada en la fabricación de limpiaparabrisas y que aún hoy es una de las compañías líderes en el sector.

Limpiaparabrisas común (Fuente: Wikipedia)

 En España, la primera patente referida a un dispositivo limpiaparabrisas es la de número P0073196, que además era una patente de introducción, un tipo de patente muy extraño que existía en España y de la que ya se hablaba en una anterior entrada del blog y que permitía la protección en España de invenciones ya conocidas y explotadas en el extranjero, aunque durante un período reducido de 5 años. Lamentablemente, los planos no se encuentran disponibles en el archivo histórico de la OEPM.

En este fragmento de la descripción de P0073196, el solicitante reconocía que la invención “un aparatito” era conocida en el extranjero

En este otro párrafo, el solicitante afirma que puesto que la invención no es conocida en España, desea obtener una patente de introducción

En 1926 presentó la empresa Trico (antes mencionada) la solicitud de número P099854, que tenía por objeto un limpiaparabrisas automático muy similar al patentado por Charlotte Bridgewood.

Figuras de P099854 (Trico)

El siguiente paso en la evolución de los limpiaparabrisas fue protagonizado por el limpiador intermitente de Robert Kearns, aún utilizado en la actualidad y  que además dio lugar a uno de los litigios en materia de patentes más conocidos y más largos de la historia. También puede citarse esta invención como un claro ejemplo de los abusos a los que en ocasiones las grandes empresas han sometido a los inventores particulares.

En cierta ocasión Robert señaló que el problema que su invención trataba de solucionar tenía su origen en la ceguera que padecía en unos de sus ojos. Según afirmaba, el movimiento continuo del limpiaparabrisas, incluso en situaciones de lluvia débil, le irritaba especialmente, debido a sus problemas de visión.

La solución a dicho problema fue un limpiaparabrisas que en caso de lluvia fina no se mueve de forma continua sino intermitentemente. La invención se protegió mediante la patente de número US3351836. Robert Kearns realizó su invención empleando componentes disponibles en el comercio. El intervalo entre los barridos del limpiaparabrisas venía determinado por el flujo de corriente hacia un condensador. Cuando la carga en el condensador alcanzaba un cierto voltaje, se descargaba activando el limpiador. Robert mostró su invención a la compañía Ford. Ésta la rechazó, pero posteriormente comercializó un modelo muy similar en algunos de sus vehículos. Chrysler también explotó la invención. Robert emprendió una lucha en solitario contra estas grandes compañías en 1978, la cual se prolongó durante 12 años hasta que en 1990 un jurado federal le dio la razón y obligó a Ford a compensarle con 10,2 millones de dólares. Posteriormente, obtuvo 20 millones de dólares de Chrysler, aunque todo ello con un importante coste personal. Esta historia se muestra en gran detalle en la película “flash of Genius”.

Dentro de la clasificación cooperativa de patentes o CPC , el lugar más adecuado para la clasificación de los limpiaparabrisas es el grupo B60S1/04 y subgrupos jerárquicamente dependientes.

En los últimos años no se puede decir que el dispositivo en cuestión haya evolucionado radicalmente, aunque como ejemplo de invenciones que podrían suponer un importante cambio tecnológico, se podría mencionar la utilización de ultrasonidos para eliminar el agua, ya utilizados por otro lado en aviones de combate.

Figura de la patente CN106427898 sobre la utilización de ultrasonidos en la limpieza de parabrisas.

 Conclusión: Según se puede observar, pequeños dispositivos, aunque esenciales, tienen una importante historia de innovación detrás.

 

 

 

Leopoldo Belda Soriano

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Gran invento debido a una mujer observadora.

¿sabeis quien inventó el paraguas? otra mujer, en teoría una china llamada LU MEI en el siglo XI aC

(requerido)

(requerido)


*