El colapso de la ciencia española llega a Science

Desde 2013 venimos publicando posts en este blog sobre la precaria situación de la ciencia en nuestro país (véase este, este y este post). El tiempo va pasando y el problema, lejos de mejorar, empeora. La situación actual es tal que la revista Science se ha hecho eco hoy de esta situación en un artículo que reproducimos a continuación, traducido:

 

Las normas contables obstaculizan los institutos españoles

(Traducción del artículo publicado en Science el 23 de marzo de 2018 Vol. 359, Issue 6382, pp. 1315-1316 por Tania Rabesandratana).

Las sofocantes normas contables del gobierno amenazan los proyectos científicos y los puestos de trabajo en varios organismos de investigación españoles. Científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO), con sede en Madrid, y de la Plataforma Solar de Almería (PSA), un gran centro de investigación solar en el desierto de Tabernas, han expresado su preocupación por lo que consideran una burocracia sin sentido que retrasa el gasto.

Unos 340 empleados de IEO -60% del total- enviaron un manifiesto a la prensa la semana pasada para advertir que el centro está “colapsando”. Los problemas agravan la situación de la ciencia española, que sufrió recortes presupuestarios durante las recientes dificultades económicos del país. y se enfrenta a una creciente burocracia destinada a controlar el gasto.

Los problemas de IEO surgen en parte de las reglas que se aplican a cinco organismos públicos de investigación, conocidos en España como OPI, con un total de 1700 investigadores. Bajo las regulaciones contables introducidas por el actual gobierno conservador en 2014, un equipo de seis auditores estatales debe preaprobar cada compra en IEO, que tiene nueve centros de investigación en todo el país y cinco barcos de investigación. Como resultado, los proyectos y la contratación se han retrasado severamente y el IEO gastó solo la mitad de su presupuesto el año pasado, frente al 90% en 2013, según el manifiesto.

Los investigadores tienen problemas para reclutar personal o comprar equipos incluso si reciben fondos de fuera de España, dice Manuel Ruiz Villarreal, físico de la sucursal de AOUSO del IEO y principal investigador de cuatro proyectos financiados por la Unión Europea, que incluye un esfuerzo para predecir los riesgos para la salud de eclosiones de algas tóxicas. Ruiz Villarreal dice que el sistema de auditoría, conocido como “intervención previa”, debe levantarse para proyectos que reciben financiación externa y que ya están sujetos a controles una vez que se gasta el dinero.

Otros OPI deben cumplir con reglas similares, pero el manifiesto dice que la situación es peor en el IEO, que los firmantes dicen que revela un “problema estructural” en la gestión del Instituto. “Hemos estado dando la voz de alarma por varios años”, dice Ruiz Villarreal. “Como investigador, no puedo ir al Ministro de Hacienda yo mismo. Nuestra administración tiene que abordar esto “.

“Es cierto que estamos teniendo dificultades”, admite el director del IEO, Eduardo Balguerías Guerra, quien dice que el Instituto necesita tiempo para adaptarse a las normas, pero niega que sus actividades estén paralizadas. “Todos los OPI y el Secretario de Estado están trabajando muy duro para resolver estos problemas”, dice. Hasta que se aprueben los presupuestos de España para 2018, las restricciones adicionales seguirán agravando las dificultades, dice Balguerías Guerra. Pero después de eso, cree que la situación mejorará.

Carmen Vela, Secretaria de Estado a cargo de investigación, desarrollo e innovación, admitió que el IEO tuvo “problemas en su gestión diaria” y “tuvo una mala ejecución [del presupuesto]“, dijo Vela a los miembros del Comité de Economía, Industia y Competitividad del Congreso español el 14 de marzo, y añadió que el bajo gasto del Instituto se debió a un gran proyecto de construcción que no recibió la aprobación el año pasado. También admitió que el sistema de “intervención previa” ha creado dificultades para los OPI y dijo que está tomando medidas para minimizar el daño. Pero algunos observadores dicen que un mosaico de medidas de emergencia no proporcionará una solución duradera.

La PSA (Plataforma de Energía Solar de Almería), es parte de un OPI llamado Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, que también ha sufrido una regulación de 2016 que estipula que los fondos recibidos antes de septiembre deben gastarse antes de finales de ese mismo año. Los científicos de la PSA dicen que esta regla no tiene sentido cuando una subvención debe extenderse a lo largo de varios años, como muchas subvenciones de la UE. En las primeras 6 semanas de este año, la PSA perdió 14 puestos de trabajo de investigación de un total de 40 porque los fondos recibidos anteriormente fueron bloqueados y el centro no pudo anunciar los puestos, dice Sixto Malato, científico de la unidad de investigación de la PSA para el tratamiento solar del agua. Abandonó su cargo como director de la PSA en noviembre pasado para protestar contra las reglas.

Un total de  6 millones de €, la totalidad del presupuesto de investigación de la PSA, está bloqueado y deberá devolverse gradualmente a la Comisión Europea con interés si las reglas no se revierten, dice Malato. “El gobierno tiene que reconocer su error”, dice. “No estamos pidiendo fondos, estamos pidiendo [a Hacienda] que nos permita usar fondos externos que se gastarán en España y crearán empleos en España”.

 

Esperemos que la publicación de este y otros artículos (como este y este) alertando sobre los graves problemas que aquejan a la ciencia en España sirvan para que los responsables de la política científica en nuestro país tomen cartas en el asunto de una vez, se dejen de parches y hagan algo, porque las pérdidas pueden ser irreversibles. Recordemos: sin ciencia no hay futuro.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Incluso la prestigiosa revista Science publicó un artículo sobre este tema el 23 de marzo de 2018, cuya traducción se puede leer en el blog de nuestro compañero de la SEV, Miguel Angel Jiménez-Clavero (ver aquí) [...]

(requerido)

(requerido)


*