Posts etiquetados con ‘Juan Miguel Sánchez Vigil’

Gabriele Basilico. Entropía y espacio urbano (PHOTOESPAÑA)

Los espacios de Gabriele Basilico (Milán 1944-2013) son como fragmentos de la vida, de un sistema, por eso su mirada lo es también de la entropía (medida del desorden de un sistema). Basilico es el Clifford del siglo XXI, pero artista tanto como documentalista.  Influye en la muestra el formato de las imágenes, tan grande que no solo entra por los ojos sino que permite ver los detalles, palparlos, disfrutarlos. La nitidez se transforma en pulcritud, incluso en los lugares sucios. Hasta 2007 las fotos son en blanco y negro, y desde esa fecha pasan a color, que satura los contenidos y por ello la vista se pierde en Río, Moscú o Estambul. La exposición se divide en cinco partes: 1. “Milán: retratos de fábricas”, donde el término retrato supera su función para referirse a los edificios; 2. “Porti di mare”, con dos imágenes sublimes de Bilbao (1993) y Le Trepor (1985); 3. “Beirut”, haciendo belleza de la ruina y la desolación; 4. “Secciones del paisaje italiano”, con un homenaje a la ventana indiscreta de Hitchcock, y 5. “En otras ciudades: el cambio”, miscelánea de miradas. Pasen y vean porque descubrirán el mundo.

 

PhotoEspaña

Museo ICO// Calle Zorrilla 3 (Hasta el 10 de septiembre)

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Exposición: con los ojos abiertos. Cien años de fotografía Leica

Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica

A Oskar Barnack le debemos el modelo de cámara contemporánea, ese artilugio que durante cien años ha sido herramienta de fotoperiodistas y creadores hasta convertirse en fetiche de los coleccionistas. La exposición se abre con un apunte biográfico sobre el creador de la cámara, y una línea del tiempo que explica el desarrollo durante un siglo.

Se muestran los distintos modelos de aparatos y su evolución, desde las míticos de los años veinte y treinta, que fueron usados en la Guerra Civil Española con película de rollo de 36 disparos, hasta el modelo M que salió a mediados del 2012.

Se divide la muestra en siete espacios con nombre propio. El primero  dedicado a la Nueva Visión, con autores como Wolff, Starkowki, Gutchow o Heidesberg. Nos detenemos con interés ante Fightball, tejado en la ciudad de Othar Rubert, perfecta obra en cuanto a la composición. El segundo apartado se dedica al Fotoperiodismo, con imágenes desde 1925 y Cartier Bresson como protagonista entre muchos otros, más las míticas Muerte de un miliciano de Robert Capa, y el conocido retrato del Che por Alberto Korda. Este espacio está plagado de imágenes de guerra y otras que fueron portada en la revista Live. La Fotografía Subjetiva es el siguiente bloque, arte de los años cincuenta caracterizado por las panorámicas y la luz atmosférica, con Otto Steinert al frente. La Fotografía Humanista recoge la fotografía francesa de posguerra, con André Kertesz, Cartier Bresson y Doisneau. Son los años del impacto de la exposición y libro The Family of man. La Fotografía de Moda hace honor a la cámara Leica porque los modelos salieron  a la calle y el grano de los negativos, al contrario de lo que se pensaba, embelleció las escenas. Para la Nueva Foto en Color hay también hueco, tomando como punto de partida las películas Kodachrome (1935) y Agfacolor (1936), que  marcaron un cambio en la manera de mirar al surgir una nueva estética. Y en el último apartado un título global: Fotografía de Autor, la de los creadores, es decir la excusa para seleccionar fotos específicas. No dejen de contemplar los desnudos de Araki. Antes del punto final, escogemos una imagen de Leica para la historia: Calle de Pekín de Marc Riboud (1984), enmarcando desde un interior seis fragmentos de un mismo espacio y tiempo como seis momentos de la vida. En tres de ellos hay gente, en el resto naturaleza muerta. Dos de los protagonistas miran al objetivo y se preguntan por qué alguien les enfoca (grandiosa esta fotografía).

Esta exposición viene a demostrar que la herramienta es importante, aunque nunca será lo fundamental. Nos quedamos con la mirada, y obviamente con el lenguaje universal de la fotografía.  Pasen y vean, porque sin quererlo tenderán a elegir “su foto”, y entonces lo comprenderán

 

Con los ojos bien abierto. Cien años de fotografía Leica

Fundación Telefónica

C/Fuencarral 3 Madrid

11 de mayo a 10 de septiembre

 

Calle de Pekín de Marc Riboud
Etiquetas: , , , , , , ,

Flamenco en la Biblioteca Nacional

Fotografías de Beauchy, Gyenes, Ibáñez y la mirada implacable de Richard Avedon

Texto: JMSV

Desde que Estébanez Calderón levantara acta de la existencia del Flamenco con sus Escenas Andaluzas o desde que el diario El Espectador acuñara por primera vez el término el 6 de junio de 1847, hasta hoy, el arte ha crecido y evolucionado como se muestra en la Exposición de la Biblioteca Nacional de España. Entre los documentos  seleccionados nos interesa la Fotografía, recuperada de los fondos de la institución, fundamentalmente a través dos autores de relevancia, Gyenes  e Ibáñez, cuyas composiciones y retratos de estudio despiertan en el visitante la curiosidad por el detalle.  La fotografía aparece también en las creaciones del francés  Emìle Beachy, que recreó los gestos y escenarios en su galería del número 30 de la calle Sierpes de Sevilla: bailarinas, guitarritas y cantaores rememorados en albúminas  de tiempo amarillo.  Pero además del romanticismo y del tópico significado en la prensa, merece la pena la visita solo por contemplar el magnífico retrato de Vicente Escudero firmado por Richard Avedon en 1955, tan vanguardista, tan sugerente, tan rompedor. La mirada, los rasgos, el gesto… el pensamiento entero del artista plasmado en el contraste de blancos y negros. Otras imágenes se reparten además en las revistas ilustradas seleccionadas al efecto, plagadas de rostros populares y de titulares impactantes.  Pasen y vean: la fotografía en la exposición “Flamenco” de la Biblioteca Nacional.

Etiquetas: , , , , , ,

Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano

Descubrir a Doisneau es casi imposible, porque con una sola obra es uno de los autores más conocidos de la historia de la fotografía. El conjunto de imágenes que se presentan en la Sala del Canal forman parte de su ideal, como expuso: “El mundo que quería mostrar era un mundo en que yo me sentiría bien, en el que la gente sería amable y en el que encontraría la ternura que deseo recibir. Mis fotos eran como una prueba de que este mundo puede existir”.

Los primeros trabajos tienen reminiscencias del pictorialismo, una especie de antecedente de los maniqui challenge, con escenas teatralizadas en las que los personajes posan descaradamente. De ahí a la realidad, a las escenas de la calle y de interiores, donde los niños cobran protagonismo especial en los juegos y en las escuelas, como esa foto tomada a las 11,20 una mañana de 1956 en la que el muchacho mira el reloj a la espera del recreo. Resulta difícil hacer una referencia concreta, pero elegiremos La diagonal de la escalera (1953) por su geometría, con las figuras humanas componiendo la estética, y Los porteros de la rue Dorogna (1946) por su fuerza expresiva.

Robert Doisneau publicó en numerosas revistas: Comercio internacional, La Vie, Photo Concatcto, U.S. Cámara, Infinity… y en todas ellas dejó su impronta sutil y elegante. En la muestra aparece su retrato con la Rollei entre las manos, cámara que por sus características responde a un formato cuadrado de los negativos (6×6 cm), de los que descartaba por tanto gran parte de la mancha. Sería interesante saber que partes desechó en el corte.

La sorpresa final de la exposición está en el color, en un espacio específico y con una lectura totalmente distinta al blanco y negro. Es como una ruptura en la concepción, en la exposición de las ideas, porque la serie Palm Spring (1960) cruza la línea desde lo clásico a lo moderno haciendo que el visitante se pregunte si los trabajos son del mismo autor.

Fundación Canal

C/Mateo Inurria 2

Del 6/10/2016 al 15/01/2017

Etiquetas: , , , , , ,

Mirar la Arquitectura. Fotografía monumental en el siglo XIX

Biblioteca Nacional (del 3 de julio al 4 de octubre de 2015)

Comisarios: Helena Pérez Gallardo y Delfín Rodríguez

Que la fotografía es documento es una tautología. He aquí uno de los paradigmas de la función documental de la fotografía, la magnífica exposición (un regalo a los visitantes de la Biblioteca Nacional) sobre la Arquitectura a través de la cámara. Deslumbrante por sus contenidos (álbumes y originales de los mejores autores del XIX, en una relación interminable), la presentación es impecable. Diría que incluso sus valores trascienden el título: deslumbrante, atractiva, precisa… Los monumentos aquí son cada uno de los artefactos seleccionados, teniendo en cuenta que en cada álbum abierto contemplamos dos imágenes y se intuyen otras tantas. Esto es investigar para difundir. Déjen que me detenga ante una pieza que parece diminuta en el conjunto, el libro de Alfred Leopold Gabriel, Lavigne y Sevaistre (1859), titulado Itinerario descriptivo, histórico y artístico de España y Portugal, que fue propiedad de la reina Isabel II y que se conserva en la Biblioteca del Palacio Real. Se abre por una página con una  pequeña fotografía que muestra una vista de Segovia con la imponente catedral al fondo ¿Se imaginan ustedes lo que debió sentir el fotógrafo cuando en la oscuridad del laboratorio vio aparecer esa maravilla?

Pasen y vean, miren la arquitectura, contemplen el quehacer de los Clifford, Laurent, Spreafico, Le Clerq, Levy, Garzón, conde de Lipa. Baldus, Beato, Atkinson, Tenison, Masson, Vernay… y tantos otros. Las fotografías, como las bicicletas, también son para el verano.

Etiquetas: , , , , , ,