Ruido en el mar

En diversas entradas de este blog hemos tratado sobre la contaminación acústica de los océanos. Como ejemplos podemos citar el incremento en el número de casos de cetáceos desorientados, los “a veces” inexplicables suicidios de delfines. Además de la contaminación sonora producida por los seres humanos, la Tierra está constantemente murmurando y susurrando. Algunas partes producen más ruido que otras y su origen está en el mar. También hay otras fuentes de sonidos en los mares y océanos como los que tratamos a continuación.

El primero se detectó por primera vez en “la década de los 60, cuando la tripulación de un submarino que navegaba por las aguas del Océano Antártico se percató de una llamada repetitiva, parecida al graznido de un pato. Desde entonces, el ruido, al que denominaron en inglés «bio-duck», ha intrigado a los marinos y científicos que se acercan al continente helado.”

Imagen de previsualización de YouTube

“El sonido, según explican en la web de la revista Science, consiste en una serie de pulsos con un intervalo de 3,1 segundos entre dos series. Hace unos años, los científicos descubrieron que se repite cada invierno y cada primavera simultáneamente en el este del mar de Weddell y en Australia Occidental. parece ser que se acaba de solucionar el misterio: “en un estudio publicado en la revista Biology Letters, aseguran que las llamadas son producidas por las ballenas minke del Antártico (Balaenoptera bonaerensis)”.

Otro caso curioso, como se describe en un artículo publicado en el blog «Cinabrio», es “el caso de Corryvreckan, uno de los remolinos marinos más grandes y conocidos del mundo, localizado en el estrecho del mismo nombre, que separa las islas de Scarba y Jura, al noroeste de Escocia.”

“Este fenómeno natural, tiene su origen en las fuertes corrientes dominantes en el estrecho, de hasta 16 kilómetro por hora, y la especial orografía del fondo marino de esa zona, con forma de pirámide invertida que se extiende desde los 29 hasta los 70 metros de profundidad.”

Imagen de previsualización de YouTube

“La unión de esos dos elementos tienen como resultado el remolino marino más grande de Europa y el tercero del mundo. Con olas de hasta nueve metros de altura, su fuerza es tan grande que durante muchos años fue considerado innavegable y el ruido que provoca puede llegar a escucharse hasta a 16 kilómetros de distancia.

Otros sonidos naturales que se pueden escuchar en el mar son las canciones de la ballena azúl. Por cierto según Wired Science, las ballenas azules ya no cantan como antes. Los animales más grandes del mundo cantan con voces cada vez más graves y los científicos no tienen ni la menor idea que pueda explicar este fenómeno. Para explicar este cambio se ha acudido a la contaminación sonora, cambios en la dinámica de poblaciones y nuevas estrategias de reproducción.

Fuentes Huffington Post, ABC, Blog Cinabrio.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*