La transformación del periodismo y de su enseñanza (o docencia) universitaria, si son reales.


He querido titular este post con una de las frases realizadas por un comité evaluador del Ministerio de Economía y Competitividad que calificaba de ambicioso y poco realista la transformación del periodismo y la docencia universitaria del mismo, ante la propuesta de un proyecto innovador presentado al Plan Estatal I+D, como es el estudio de las Tecnologías Emergentes y su aplicación al ámbito del Periodismo y Comunicación y que el autor de este post, junto a 14 investigadores doctores, procedentes de cuatro universidades españolas, una universidad brasileña, una universidad estadounidense y una italiana, pretendían trabajar.

Internet ha democratizado el acceso a la información y noticias. Pero, también, ha desestabilizado los viejos modelos de negocio de los medios que han sostenido al periodismo de calidad durante décadas. Los medios y el periodismo se encuentran en una fase de incertidumbre y expectación. Estudios e investigaciones demuestran que el cambio en el ecosistema de medios es inminente. El reto consiste en encontrar el modelo de negocio que funcione y, sobretodo, el modelo informativo que sea el que se materialice en el nuevo medio.

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , ,

Rompiendo tabúes sobre el periodismo ciudadano


Al comienzo de cada curso, en las clases de ciberperiodismo, toca abordar el tema del periodismo ciudadano, por lo que me permito articularlo en esta entrada. El periodismo ciudadano, tiene sus orígenes en Estados Unidos, a raíz de la publicación del libro, en 2003, titulado “We, the media” escrito por Shayne Bowman y Chris Willis y prologado por el “guru” Dan Gilmor, ex_editor del San Jose Mercury News.

En dicho libro se analiza el periodismo participativo que se da a través de nuevos elementos interactivos. Los investigadores y profesionales estadounidenses, muy dados a encapsular modelos y tipos periodísticos, tales como CyberJournalism, Data Journalism, Inmersive Journalism, Glass Journalism, propusieron también el término Citizen Journalism. Traducido este último de forma literal al castellano es “Periodismo ciudadano”. Pero aquí está el primer error: lo que ha primado es la traducción literal y no la traducción en su contexto. La traducción en su contexto es periodismo (con participación del) ciudadano. Y ¿qué periodismo no busca la participación del ciudadano? ¿Acaso desde que se inventó el periodismo en el siglo XVIII no se buscaba la participación ciudadana? El periodismo de Mariano Nipho ¿no buscaba acaso la participación del ciudadano considerando que fue pionero de las Cartas al director, entre otras características del periodismo de hoy? Más aun, cuando un reportero escribe en un periódico ¿lo hace para que lo lean los ciudadanos o lo hace para leerse a sí mismo? Por tanto, periodismo ciudadano o periodismo participativo, bienvenido sea!

Pero, esta situación del equivoco contextual del periodismo ciudadano trajo como consecuencia que en muchas facultades del mundo se debatiese, durante los años posteriores a 2005, sobre la importancia del fenómeno del periodismo ciudadano (hoy ya no lo es, dado que han pasado demasiados años desde cuando se acentuó el termino). En las postrimerías de 2010, el debate era tan intenso que el Pew Internet, en su informe de ese año, destacó la relevancia del periodismo ciudadano frente al periodismo profesional. La conclusión del informe decía que los periodistas ciudadanos (que utilizaban todas las herramientas tecnológicas como los blogs y redes sociales) no se sentían ni querían realizar la labor del periodista profesional.

Aunque en toda regla siempre hay una excepción, la anterior conclusión del informe no es óbice para que no surjan iniciativas buenas e interesantes de periodismo ciudadano, según los ejemplos que existen en la red.  De ahí que podemos encontrarnos que un periodista ciudadano (aunque prefiero utilizar el término agente informacional) produzca contenidos que van a influenciar en la vida de las personas. Pero, no es el común denominador.

Y esto tiene que ver con otra afirmación: los ciudadanos han dejado de ser la audiencia pasiva en el proceso de información y comunicación. Ahora son proactivos, consumen y producen información al mismo tiempo. Son prosumidores. Y para ello, no dudan en utilizar las herramientas tecnológicas y crear contenidos bajo el modelo Do It Yourself (DiY). Esta es la razón por la que se debe fomentar de que sean los periodistas profesionales los que conozcan en profundidad las herramientas tecnológicas, considerando además que la información periodística, como producto, es el medio de vida de los periodistas profesionales.

Con estos antecedentes, corresponde establecer la distinción de lo verdaderamente periodístico frente a un simple contenido de información cuyo único objetivo es llamar la atención, tal como lo hacen, por ejemplo, algunos Youtubers. En este sentido, el hecho de que una persona, utilizando las diferentes tecnologías, tenga un millón de seguidores, no le convierte en un influenciador de opinión en el sentido que tiene el periodista profesional en stricto sensu.

De ahí que la defensa del verdadero periodismo, debe darse desde la academia, desde la universidad, porque no debemos olvidar que, en 2007, la UNESCO definió el periodismo como una disciplina del conocimiento. Y en función a esta definición surge un periodismo más profesional, más científico y con mayor calidad, lo que implica una defensa de la profesión periodística a ultranza. Y este es un reto de las jóvenes generaciones de periodistas o neocomunicadores que profundizan en el concepto y no tienen temor de abrazar y adoptar las tecnologías emergentes de la información.

Etiquetas:
Categorias: General

El colapso de Internet


 La Web es un caos informacional. Algunos científicos desde hace un tiempo, vienen advirtiendo que Internet está a punto de colapsar, debido a la demanda de fibra óptica, lo que significa que se transmitirá mayor cantidad de información de una manera más veloz cosa que podría conllevar el colapso de la red.

El caudal de información que posee Internet es tan vasta qué bien podríamos decir que la red de redes es el repositorio del quinto elemento: la información.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Minnesota, el flujo de videos, fotografías, textos, audios, juegos, canciones, llamadas y demás archivos que viajan por la Web crece a un promedio anual de 50 por ciento desde hace una década. En tres años, los datos que circulan en Internet duplicarían su volumen cada 12 meses.

Pero, el peligro sobre la red que venimos utilizando en casa, en el trabajo, para el ocio, etc., podría significar el fin de la red que conocemos. En mayo de 2015, los principales ingenieros, físicos y empresas de telecomunicaciones del Reino Unido fueron convocados a una reunión en la Royal Society de Londres a finales de este mes para discutir qué se puede hacer para evitar la crisis, según publica el Daily Mail. De acuerdo a un portavoz de la Royal Society, “las redes de comunicación se enfrentan a una potencialmente desastrosa ‘crisis de capacidad’ ya que la demanda de datos en línea supera la capacidad de las fibras ópticas que llevan las señales de internet”. A su juicio, la reunión de expertos servirá para “discutir por qué nos estamos dirigiendo hacia una crisis de capacidad, lo que se puede hacer para evitarla, y el impacto de no hacer nada: racionamiento de datos, el final de neutralidad de la red y el aumento de los costes de navegación”.

Y ¿Qué pasaría si la web  se colapsa y deja de funcionar? Según publica la revista Esquire  y que cita el canal de noticias RT, especialistas de la compañía estadounidense de soluciones de almacenamiento de datos NetApp, dibujando un escenario real, han revelado en detalle a la revista qué es lo que nos esperaría durante un día entero sin Internet.

Un día completo sin conexión a la Red global afectaría a más de 1.750 millones de usuarios de ‘smartphones’ y aficionados a las redes sociales. Un número incontable de gente que revisa su correo electrónico diariamente se quedaría sin sus mensajes, al mismo tiempo que 4,9 millones de usuarios de Skype se verían privados de 2.000 millones de minutos de conversaciones.

Más aún, si Internet colapsara por tan solo 24 horas, no se enviarían 500 millones de tuits y no se compartirían 70 millones de fotos en Instagram. Al mismo tiempo, 864 millones de usuarios de Facebook no serían capaces de compartir unas 4.750 millones de publicaciones ni tampoco enviar 10.000 millones de mensajes. YouTube, por su parte, dejaría a sus usuarios sin más de 4.000 millones de reproducciones de videos.

Sin embargo, eso no sería lo más serio. De acuerdo con las estimaciones de la empresa, se verían afectados 1,5 millones de los granjeros que cada día a través de Internet hacen “un seguimiento de las previsiones meteorológicas, precios de mercado y volúmenes de cosecha”.

La catástrofe tendría que ver también con el sector financiero, puesto que cada día se realizan numerosas transacciones económicas. El comercio en Internet se vería afectado perdiendo 2.000 millones sólo en dólares, y los más perjudicados, según los expertos, serían empresas como Amazon o eBay.

La energía y la salud tampoco serían ajenas al desastre mundial. “Se calcula que la conectividad de dispositivos a datos móviles o por satélites implementados en aplicaciones de gas y petróleo por todo el mundo rondará los 1,12 millones para 2018″, señala la revista.

En cuanto al sector de la medicina, se verían amenazados los historiales médicos electrónicos que cobran más y más popularidad entre los médicos. De este modo, se estima que un 78% de los profesionales en ambulatorios y un 59% en hospitales hacen uso de ellos.

Respecto al transporte, 87.000 vuelos no podrían despegar, y sería imposible realizar los 58,3 millones de seguimientos de paquetes que se llevan a cabo a diario.

Y por último, el colapso mundial de Internet durante un día afectaría a 903 millones de abonados a la televisión de pago.

Etiquetas:
Categorias: General

La enseñanza del (ciber)periodismo como disciplina profesional es un reto académico y científico


En la época actual y dado el impacto devastador que provocan las tecnologías disruptivas y emergentes, el cambio de paradigma en la enseñanza del nuevo periodismo debe partir desde la investigación académica y la praxis profesional de los medios.

La UNESCO ha establecido que el periodismo es una disciplina de alto alcance e importancia que su enseñanza en las facultades de comunicación debe hacerse siguiendo los principios de toda disciplina del conocimiento. De ahí que, en 2007, la UNESCO propuso un Plan Modelo de Estudios de Periodismo. Seguramente, muchos desconocen este hecho de gran trascendencia en la profesión periodística razón por la cual siguen considerando el periodismo como un oficio que cualquiera, con unos mínimos conocimientos de técnicas de redacción, puede realizar. Y ese es el gran equivoco. Seguir considerando el periodismo como un oficio en donde cabe cualquier tema, es sinónimo de desconocimiento de que la carrera de periodismo 1) se realiza en las facultades en donde se adquiere un título, anteriormente de licenciado con cinco de años de estudios y actualmente de grado con cuatro años, como los de cualquier otra disciplina, 2) que las facultades son las entidades de la investigación y la innovación, rol que siempre han tenido y que abarca también al periodismo 3) según la UNESCO, los que inicien un programa de licenciatura de periodismo tendrían que haber finalizado la educación secundaria con una calificación adecuada para su ingreso en una universidad y deberían poder leer, escribir y hablar con corrección en su propio idioma y en el idioma o idiomas que utilizarán como periodistas.

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , ,
Categorias: General

Las tecnologías emergentes y disruptivas demandan la necesidad de periodistas mejor formados


Las tecnologías emergentes o disruptivas pueden proporcionar recursos que ayuden a los profesionales de los medios. Para ello, son los profesionales quienes deben abrazar estas tecnologías disruptivas, pero, lamentablemente no siempre es así. Por lo menos no en la magnitud deseada.

La convergencia tecnológica y estructural de los medios es una realidad, pero falta el reto más grande: lograr que la convergencia tecnológica y multimedia penetre en la mente de los profesionales de medios. Aun nos encontramos con dos factores que impiden este logro: 1) la obsolescencia del conocimiento que impera aun en algunas facultades  y 2) la reticencia de muchos profesionales a abrazar el cambio.

Sin embargo, es bueno saber que hay en los estudiantes un caldo de cultivo efervescente, ávido de nuevos conocimientos y susceptible de adaptarse a los nuevos entornos digitales del ecosistema mediático. Entornos como la realidad virtual, drones, glass, e-book, videojuegos, transmedia, algoritmos, etc., consideradas como tecnologías emergentes disruptivas que son materia de exploración en laboratorios y centros de investigación e innovación para el desarrollo del nuevo periodismo y la comunicación digital.

Internet es el gran repositorio del conocimiento, aunque, al mismo tiempo, es también el gran desarrollo devastador (o disruptivo) puesto que toda tecnología emergente que nace o se crea, fagocita en torno a la red de redes. De ahí que, es importante abrazar cuanta tecnología exista para el beneficio de la profesión, dado que la Web y el periodismo actual, forman un conjunto cada vez más convergente, ya difícil de separar.

Las tecnologías emergentes brindan también nuevas oportunidades de desarrollo profesional y científico, por lo que es importante precisar algunas ideas que pueden ser el embrión de futuras investigaciones. Lo primero, y relacionado con Internet, independientemente de que seamos proclives a cualquier adaptación tecnológica, debe ser el asumir los cambios y adaptaciones con reflexión y madurez. No es oro todo lo que reluce e Internet (o la Web) también tiene sus desaciertos. Para ello, remito el libro de Nicolas Carr titulado: “Superficiales ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?”. Esta primera cuestión viene dada porque nosotros, los comunicadores (o neocomunicadores) debemos saber discernir los pros y contras del ecosistema digital y en función al conocimiento adquirido “separar el grano de la paja”.

Esta primera reflexión nos lleva a una segunda cuestión relacionada con el periodismo. Y aquí hago mía las reflexiones sobre la profesión periodística (y matizo, profesión) cuando afirmo que los profesionales de esta disciplina siempre van a ser necesarios y seguirán aportando gran dosis de información veraz e interpretada para una sociedad democrática cada vez más exigente e hiperconectada.

Esto significa que, aunque en la mayoría de los países, no se exija un carnet profesional para ejercer el periodismo, es importante que desde cada tribuna en donde nos encontremos, exijamos que el periodismo deba ser ejercido por profesionales que se han formado (ya sea en pregrado, grado, o postgrado) en las aulas universitarias. Sólo con la voz de cada uno/a en este sentido, lograremos que el periodismo sea considerado una profesión ejercida por titulados, guardianes de la verdad, de la información, de la palabra, dando fe de ello mediante artículos y reportajes de calidad, con contrastes de fuentes y plasmados con una brillante redacción. Porque el periodismo, independientemente de los clichés de moda que le hemos atribuido (ciberperiodismo, periodismo digital, inmersivo, de datos, 2.0, etc.) sigue siendo, en esencia, periodismo. El periodista profesional siempre debe tener el rol de articular todos los elementos alrededor de un tema para entregar una información estructurada, contrastada y enriquecedora para una audiencia que es parte de una sociedad red.

Este artículo es un extracto de la obra “Los Elementos del Ciberperiodismo y Nuevos medios” que se publicará en la editorial Síntesis en 2016.  © Jesús Miguel Flores Vivar. 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Tendencias de perfiles profesionales en la industria de los nuevos medios


Las tecnologías emergentes fagocita un nuevo escenario al que se ha enfrentar el periodista de nuevo perfil profesional. Asistimos a un panorama donde la convergencia ha dado lugar a una participación activa del lector, quien interactúa con el medio a través de los comentarios de las noticias. Los accesos a los contenidos del medio se producen por la “puerta trasera” o “lateral” de la noticia y no por el titular del artículo y menos por la portada del medio, hechos que obligan a estudiar y diseñar nuevas estrategias para llegar a los usuarios. Este modo que tienen los usuarios de acceder a la informacion puede dar lugar a la creación de un nuevo entorno laboral y/o profesional conocido como “responsable de monitorización de acceso a la noticia”.

Pero esto sólo es el inicio que habrá que definir con detenimiento. De momento, la tendencia es la generación de perfiles, cuya formación viene imbricada por otras disciplinas del conocimiento. Estos perfiles son:

Periodista programador

Es un perfil cuya formación se viene dando en escuelas de periodismo americanas y está íntimamente relacionado con el periodismo de datos. Según Flores (2011c), las tecnologías digitales, con Internet a la cabeza, están cambiando la forma en que narramos las historias periodísticas. Por ello, periodistas, programadores, responsables de medios, estudiantes, docentes e investigadores deben trabajar para lograr una verdadera convergencia, no sólo tecnológica, sino también cultural. La formación de equipos de trabajo ya no sólo es de redactores más fotógrafos (fotoperiodistas) sino de redactores más programadores. Juntos pueden construir el nuevo periodismo (ibídem, 2013). Los expertos en nuevos perfiles coinciden que la colaboración es un aspecto fundamental en la buena relación entre el periodista y el programador para realizar tareas conjuntas, por lo que los programadores pueden tener un sentido periodístico e interpretativo gracias al periodismo de datos.

Aron Pilhofer, director del departamento de Interactive News Technologies del The New York Times, manifiesta que “el mayor desafío del periodista programador es que sus datos cuenten la verdad” (ápud Cairo, 2011). Continúa mencionando la existencia de “una tribu de periodistas que ha permanecido en la vanguardia de la innovación en la última década”.

Según Geoff McGhee, de la Universidad de Stanford: “Algunas redacciones se reorganizan ya para un futuro en que los datos se transformarán en un medio y en que las técnicas narrativas tradicionales se fundirán con presentaciones interactivas complejas” (ibídem). La demostración de que esto es posible viene refrendada por el conocimiento y uso cada vez más frecuente del lenguaje HTML. En sus inicios, este era un lenguaje profano para los no técnicos. En la actualidad, un periodista que se precie de ser “digital” debe tener conocimientos de este lenguaje como un recurso más en el cuadro de conocimientos de los ciberperiodistas.

Diseñador web

Este perfil tiene por función diseñar páginas web en diversos formatos, con sus componentes de textos, imágenes, gráficos, animaciones, vídeo e hipervínculos, utilizando programas de diseño y específicos, disponiendo la información de una forma atractiva, útil, actualizada y organizada para los usuarios.

Según la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía (2012), el diseñador de páginas web se sitúa en el área de servicios para empresas a través de Internet, ayudándoles a establecer una estrategia de comunicación empresarial en la red: “Contar con una plataforma web es un activo de vital importancia para cualquier empresa porque a través de ella podrán dar a conocer sus productos o servicios, difundir su imagen corporativa, la filosofía de la compañía y aportar información sobre los proyectos que han realizado, los retos y objetivos de la compañía, etc., facilitando así el conocimiento mutuo entre los posibles usuarios”.

Este profesional está especializado en la creación de páginas web para empresas y particulares: “Debe tener claro los objetivos que la empresa desea cubrir, tanto a nivel de funcionalidades, de comunicación como estratégicos y diseñar una herramienta funcional que ayude a la compañía a cumplir los objetivos que tiene fijados. El objetivo del diseñador de web debe ser poner en valor la imagen de la compañía u organización mediante el uso de elementos gráficos y textuales que refuercen la identidad visual de la compañía y que ofrezcan una sensación de confianza al usuario. También debe trabajar directamente con el equipo de publicación y gestión de contenidos para poder diseñar una herramienta que satisfaga las expectativas de los usuarios y permitirles encontrar fácilmente cualquier información que estén buscando” (ibídem).

Analista web

De acuerdo con Marketing Directo (2013), este perfil se configura como uno de los empleos más solicitados: “Conocer cuál es el perfil de los usuarios que visitan la página web de una empresa o las características de los lectores de un blog se torna cada vez más indispensable para las empresas.

La necesidad de poder interpretar la ingente cantidad de datos o ‘Big Data’ que genera la web resulta vital para poder mejorar los productos y servicios de las empresas”.
Para Gulberti (2012), el analista web (o Web Analyst) de una empresa es quien se encarga “de analizar los efectos del marketing por Internet. Entre sus funciones está controlar tanto cuantitativa como cualitativamente las visitas a un sitio web. Él o ella es quien debe informar a la empresa de quién entra en su página en términos de localización, canal por el que entra, duración dentro de la página, número de páginas visitadas”.

Las características de este perfil se resumen así:
• “Debe ser capaz, valga la redundancia, de analizar una gran cantidad de datos. Pero también debe ser capaz de interpretarlos, establecer relaciones, etc.
• Debe tratarse de una persona lógica, con capacidad de síntesis y orientado al logro de objetivos.
• Como la mayor parte de nuevas profesiones que están surgiendo en torno al marketing online (Community Manager, Social Media Strategist, SEO) se trata de una posición interdisciplinar. No es un programador, ni un economista. Es un profesional que conoce de SEO, Google Analytics, marketing, redes sociales, ofimática” (ibídem).

Experto en usabilidad

Es uno de los nuevos perfiles laborales más demandados por las pymes tradiciones (Fundación Caja Madrid, 2013). Este tiene por misión “garantizar que todo el mundo, incluidos los discapacitados y las personas con poco conocimiento informático, puedan utilizar fácilmente sistemas de información, de acuerdo con la idea original del creador. Desarrollan ideas para mejorar sistemas de información a fin de maximizar su impacto empresarial y así mejorar la competitividad de la empresa”.

Asimismo, estos expertos se aseguran “de que los productos/servicios sean fáciles de usar para los clientes de forma intuitiva. En el campo de Internet, estos expertos ayudan a garantizar que los sitios web, aplicaciones web, aplicaciones para teléfonos inteligentes y aplicaciones para tabletas sean fáciles y cómodos de usar” (ibídem). El reto está ahora en formar este tipo de perfil en las universidades. Algunas ya vienen implantando cursos, seminarios o asignaturas que profundizan su uso y aplicabilidad en los medios de comunicación, aunque aún queda mucho por hacer.

Gestor de negocios de medios digitales

Desde hace algún tiempo (desde diferentes organismos e instituciones) se viene hablando y debatiendo sobre el fenómeno de emprendimiento. En las universidades también se viene trabajando como línea de investigación. Uno de los últimos eventos de este entorno se dio en el VIII Encuentro de Gestores de Negocios Digitales, organizado por Networkingactivo.com20 En ese sentido, Aldo van Weezel, consultor del International Institute for Media Development, explica que “los medios requieren con urgencia cambiar modelos de negocios, cambiar la cultura organizacional”. Además, asegura que los medios escritos “no van a morir, aunque sí van a cambiar, esto no es vaticinio, es una realidad. Creemos que serán más segmentados, más especializados, de nichos” (ápud Mujica, 2013).

 

Este artículo es un extracto de la obra “Los Elementos del Ciberperiodismo” que se publicará en la editorial Síntesis en 2016  y son parte de las conclusiones  de la investigación“Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil)  © Jesús Miguel Flores Vivar. Investigador visitante (Fapesp).

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Innovación distribuida


La innovación está distribuida. Ésta es una de las primeras conclusiones a las que llega Francis Pisani en su libro de reciente publicación, editado por Ariel y la Fundación Telefónica, titulado “Creadores de futuro. De la innovación en el mundo”.

Francis Pisani, autor, junto a Dominique Piotet, del libro de cabecera “La alquimia de las multitudes” y uno de los más grandes periodistas que ha entendido a la perfección la evolución del ecosistema informativo (así lo demostró durante su participación en el II Congreso Internacional de Periodismo en Red que organizamos en 2007, en la Universidad Complutense de Madrid), considera que Silicon Valley ya no es el único centro del mundo de las tecnologías de la información y de la comunicación. Aunque, es, y seguirá siendo durante largo tiempo, el polo más dinámico; el que más gente atrae, que hace falta conocer y de cuya inspiración se saca el mayor provecho (una inspiración de la que he bebido personalmente en el valle del silicio en 2014  y que intento transmitir en mis clases: “The bigger the problem, The bigger the opportunity”).

Pero, copiar a Silicon Valley ya no lleva a ninguna parte. Para Pisani, aquellos que deseen internarse en la innovación tecnológica pueden empezar, indudablemente, por darse una vuelta por San Francisco (y yo añado, especificamente, por el distrito de La Mission, en donde Google ha abierto oficinas), Menlo Park, San José y Fremont, pero ya no pueden ignorar Nairobi, Tel Aviv, Berlín, San Petersburgo, Bangalore, Singapur o Shanghái, por mencionar unas cuantas paradas ineludibles. De ahí que, en coincidencia con el autor de la obra:

Hoy, la innovación está distribuida en lo que respecta a las tecnologías. Aún más evidente si uno no se preocupa tan solo de las máquinas y de sus programas, sino también de los seres humanos y sus sociedades. Sin embargo, tal distribución no impide que Silicon Valley conserve una ventaja considerable, cuyos principales elementos son:
• Universidades de muy alto nivel.
• Disponibilidad de abundante capital, ágil y listo para asumir riesgos en un simple encuentro, tras un «pitch» de pocos minutos.
• Gran capacidad para atraer las diásporas creativas procedentes del mundo entero.
• Apoyo considerable de los gobiernos federal y local.
• Buen tamaño del mercado natural y de un pool de early adopters.
• Concentración en un área delimitada donde las conexiones son fáciles.
• Extraordinaria diversidad de industrias instaladas alrededor de la bahía de San Francisco, donde se reagrupan actividades de todo tipo, que contribuyen a su estupenda
capacidad de renovación.

Aunque Silicon Valley se interesa cada vez menos en cambiar el mundo, el afán de lucro perdura y la cultura se transmite todavía con la suficiente fuerza para que se continúe indagando en busca de nuevas perspectivas, de formas novedosas de mejorar o de conquistar nuevos mercados, de ganar más. En Silicon Valley circula una premisa que quien no innova o no inventa  antes de los treinta años, ya no tiene nada que hacer. Esto nos da una idea de la carrera por la innovación inmersa, principalmente, en los jóvenes que buscan la oportunidad de hacer algo grande.

Pero, el resto del mundo también lo hace, como lo entendieron los inversores más emprendedores y más abiertos como Dave McClure con sus 500Startups.co y sus GeeksOnAPlane.com a quienes lleva hacia los cuatro puntos cardinales en busca de golpes oportunos.

El libro completo de Francis Pisani AQUI

Etiquetas: , , , , , ,

La Ciencia e Innovación, como valores fundamentales del ciberperiodismo y los nuevos medios


El periodismo de calidad recobrará su esplendor incorporando dos pilares fundamentales: la Ciencia y la Innovación. Esta inclusión es consecuencia de la evolución constante, convertida ya en una de las características de la profesión periodística.

Por ello, el Internet Media Lab ha incorporado estas disciplinas como unidad especifica y trasversal en el desarrollo de los nuevos medios.  Las bases de la inclusión de esta unidad en el Internet Media Lab, se deriva por un lado, con el desarrollo del proyecto “Estudio y Experimentación de los Nuevos medios para la Consolidación del Periodismo en Línea”, realizado en el Center for Science and Innovation Studies de la Universidad de California Davis, se ha llegado a la conclusión que la incorporación de los factores de la Innovación y de la Ciencia bajo el paraguas de las Tecnologías digitales de información, el periodismo evolucionará hacia una disciplina del conocimiento que requerirá un tratamiento cada vez más profesional y más científico.

Por otro lado, el desarrollo del curso “Ingeniería de la Comunicación” (basado en la interdisciplinariedad de la Ciencia y Tecnología en la construcción de la nueva comunicación) de la Escuela Complutense Latinoamericana, hace hincapié en la transversalidad del conocimiento científico y tecnológico para la pervivencia del periodismo y comunicación. Para ello, se parte de la base que el trabajo desarrollado en el ámbito de la comunicación e información ha sido hecho por profesionales de conocimiento vertical (periodistas, comunicadores, reporteros, documentalistas, infografistas). Actualmente, el método utilizado en la construcción de la información ha sufrido enormes transformaciones dando lugar a la intersección entre la tecnología (ingenieros, informáticos, programadores, diseñadores) y el periodismo o comunicación, situación que adquiere un papel relevante puesto que dibuja un panorama con grandes oportunidades de desarrollo profesional para ambos entornos (tecnólogos y comunicadores) y, sobre todo, porque imbrica estas disciplinas en un conjunto de conocimientos que ya se conoce como la tecnocomunicación.

A esto se suma, por un lado, al debate y discusiones del VIII Seminario de Sociología e Investigación en Ciencia Politica, realizado en el Real Colegio Complutense de la Universidad de Harvard con la ponencia “El periodismo de datos, redes interdisciplinares y el acceso abierto como paradigmas en la consolidación de la sociedad democrática” y, por otro lado, al proyecto de investigación “Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil).

En este contexto, la Unidad de Ciencia e Innovación del Internet Media Lab busca analizar e imbricar el Periodismo y la Comunicación con otras ramas de las Humanidades, de la Ciencias Sociales e Ingenierías, generando la experiencia necesaria para la formación de equipos interdisciplinares idóneos con capacidad para crear y desarrollar una planificación estratégica en el uso de los sistemas de información. Con todo esto, se busca contextualizar las relaciones entre las Tecnologías, la Ciencia y la Innovación como bases para la construcción de un modelo comunicacional que aporte calidad al nuevo periodismo.

Estos factores hacen que sea perceptible la incorporación de los estudios de la Ciencia y la Innovación como un pilar fundamental del Periodismo. Este es el objetivo del Internet Media Lab.

Este artículo es un extracto de un análisis más amplio que forma parte de la investigación “Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil)  © Jesús Miguel Flores Vivar. Investigador visitante (Fapesp).

Etiquetas: , , , , , , , ,
Categorias: Internet Media Lab

¿Cómo crear una unidad de periodismo de datos?


En los medios de comunicación a nivel global, crece la necesidad de disponer de un equipo de investigación especializado en trabajar con los datos.

El periodismo de datos es un tipo de periodismo que muchas organizaciones de noticias ya lo perciben como una área importante en las salas de redacción por lo que la forma de estructurar el trabajo y definir el perfil se considera una acción vanguardista para el desarrollo del periodismo del presente milenio.

Cada vez más investigadores docentes, profesionales y estudiantes de periodismo no descartan la idea de profundizar en este entorno, tanto desde una perspectiva académica como profesional.

Pero, independientemente de la formación especifica que se dan a través de cursos especializados como el Curso de verano Big data, Transparencia y Periodismo de datos (o sólo Periodismo de Datos) que se imparte anualmente en la sede de verano de El Escorial UCM o asignaturas como el que se imparte en el máster multimedia profesional dela Universidad Complutense de Madrid, el reto consiste en como disponer de un buen equipo de profesionales en la que se conjuguen todas las técnicas que potencien esta especialización.

Al respecto, un articulo publicado por Scout Klein, editor de Propublica y fundador de Document Cloud, da algunas pautasen un artículo  (titulado: 8 pasos para crear una unidad de periodismo de datos en las redacciones)  que publica en el Nieman Lab de la Universidad de Harvard. En las siguientes líneas se reflexiona sobre el aporte que hace Klein sobre la composición de un equipo y el perfil profesional del periodismo de datos.

Este artículo es un extracto de un análisis más amplio que forma parte de la investigación “Innovaciones. Metodologías para la Implantación del Observatorio Ciberperiodístico y Medialabs para la Investigación y Formación de Perfiles Netcom” desarrollado durante la estancia de investigación en la Faculdade Arquitetura, Artes y Comunicaçao de la Universidad Estadual Paulista (Sao Paulo, Brasil)  © Jesús Miguel Flores Vivar. Investigador visitante (Fapesp).

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Estudio sobre usos y prácticas de las redes sociales en el periodismo de internet


Las redes sociales en Internet se han consolidado en los medios de comunicación online y en una forma de realizar periodismo que ha tomado fuerza en el segundo lustro de la década pasada.

Investigaciones sobre los diferentes medios sociales que se han dado a conocer a través de libros y artículos dan fe de la consolidación de estos recursos en la vida de las personas, de las instituciones, empresas y con más fuerza, en los medios de comunicación. El periodismo no ha sido ajeno a la influencia de las redes sociales. De hecho, se ha visto fagocitado tanto así, que su uso marca un antes y un después en la profesión periodística.

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , ,