El fenómeno José Tomás

Los clarines del miedo (15 de junio)

Texto: Juan Miguel Sánchez Vigil / Fotos: Paloma Aguilar

 

Le he mirado a la cara todo el tiempo mientras esperaba en el túnel de cuadrillas. He buscado su mirada, que se ha cruzado en tres o cuatro ocasiones con la mía, y no he visto nada extraño, sino todo lo contrario: un gesto de bondad, una especie de saludo de agradecimiento, un esbozo de sonrisa infantil…  

 

     

Con el título Los clarines del miedo José María de Lera escribió una novela hace ya décadas. A miedo suenan los clarines cuando torea José Tomás. ¿Qué tiene este hombre que llena las plazas de toros incluso con gentes que jamás han presenciado un espectáculo estas características. ¿Qué siente?

 

 

El miedo cundió en los tendidos cuando el segundo toro se lo llevó por delante y le lanzó por los aires como a un muñeco de trapo. Con la cara ensangrentada, recogió la muleta y se dirigió de nuevo hacia el toro. Y siguió toreando hasta someter al animal en un silencio espeluznante. Luego llegaron las ovaciones y los gritos de ¡Torero, Torero!

 

 

Tres cornadas y tres orejas. Un precio demasiado caro para la mayoría, pero no para este hombre que parece de otro mundo. ¿Por qué? Esa es la pregunta sin respuesta. Se especula con esto o con lo otro, se dice que quiere morir en le ruedo para convertirse en una leyenda… se dicen tantas cosas.

 

Vigil

 

Querido don José Tomás:

Ya no es necesario. Ya eres una leyenda, ya has trazado la raya que marca un antes y un después en la historia del toreo. No es necesario que te enfrentes al mundo porque el mundo nada tiene contra ti. Contigo gozamos y sufrimos…déjanos gozar y sálvanos del sufrimiento.  

 

´M.Durán

 

Tu mano en el corazón, devolviendo al público su clamor rendido, resume esta tarde violenta en la que Dios ha estado otra vez contigo. Yo también estaba, todos estábamos…

 

 

 

 

De sangre y oro o la estética de la épica (15 de junio)

Texto: Manuel Durán / Fotos: Paloma Aguilar

 

Dicen que era corinto y oro, pero yo creo que no. El color del traje de José Tomás hoy en Las Ventas era de sangre y oro. Y no de sangre de toro, sino de sangre de torero.

 

Vigil

 

Hoy no hubo toreo limpio, estético, perfecto en su concepción, como pudo ser el del pasado día cinco. Tan solo algunos pases, incluso alguna serie suelta, Hoy la épica y la tragedia se impusieron a la estética. Y el toreo en su verdad más cruda apareció desde el  corazón, que no de las manos de este torero.  Si el otro día había toros para torear, hoy había toros, al menos los que le tocaron en “suerte”, para lidiar. Y eso no sabe hacerlo José Tomás.

 

 

Madrid es como el examen de grado en que no se puede fallar. Es como la lectura de la tesis que ha costado Dios y ayuda llevar a cabo y delante de los catedráticos que te juzgan no se puede fallar. No puede haber ni un  titubeo, porque de lo que hablas sabes más que nadie.  Y eso es lo que ha hecho este torero hoy en Madrid.

 

 

Pero qué significa ese grito de los de siempre: estás fuera, ven con toros, así no José Tomás. Creo que el famoso tendido, que dicen que es necesario para Madrid, debería quedar mudo para siempre cuando torea este torero.

 

 

Y es verdad que hoy no hubo casi toreo, pero también es verdad que si existía la posibilidad de dar tres series de muletazos, en un terreno o en otro, se obtuvieron. Y el torero de sangre y oro lo consiguió, a pesar de volteretas, cornadas e intentos de perder la vida, por como se la jugó de frente con muy poco juego en sus cartas frente a los toros de Lorenzo Fraile y Salvador Domecq.

 

Vigil

 

Su mirada nos lo decía, ya en  el patio de cuadrillas, soportando estoicamente con la misma actitud las acometidas de aficionados para fotografiarse a su lado, como las de los dos bureles que le tocaron en desgracia en la tarde de hoy.

 

M.Durán

 

En un momento de la suerte de varas de su segundo toro, poco antes de que lo devolvieran, descubrimos en su mirada que le daba lo mismo el toro que tuviera que lidiar. Estaba todo decidido. Si había que morir, se moriría.

 

 

Y poco más y mucho más. Después de tantas tardes de toros seguidas en esta plaza, una semana de descanso parecía que el mundo de la tauromaquia estaba ya olvidado. Y no era así. La tarde tenía el color de esas tardes, que a nadie que se acerca a Las Ventas hay que explicar. Si el día cinco de junio fue un monumento a la tauromaquia fundamental,  hoy día quince quedará como un monumento a la verdad de la tauromaquia, ese juego real de la vida con la muerte.

 

Vigil

 

Y mientras tanto, por delante y por detrás, El Fundi y Juan Bautista, pues hicieron lo que pudieron, porque ellos no estaban allí para protagonizar episodios épicos.

 

M.Durán

 

Que hubo lances a la verónica y un quite por chicuelinas estupendo y estético del torero de Fuenlabrada. Cierto, y la plaza lo premió.

 

M.Durán

 

Que Juan Bautista tuvo dos toros que no fueron peores que los que le tocaron en suerte a Tomás, cierto también. Pero las diferencias se aprecian tan fácilmente en esos casos…

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estupendo, y además se aplica la censura… En mi comentario anterior fui "completamente correcto y educado" y simplemente me limité a dudar de la idoneidad de hacer apología de la tauromaquia en un sistema de blogs de ciencia y tecnología. Sin embargo, ha sido borrado.

Su "compromiso social por la ciencia" debería pasar, en primera instancia, por no aplicar la censura. Esas prácticas ya han sido superadas y hoy en día gozamos de la libertad de expresión. Una bitácora que lleva por título "Documentación" debería hacer gala ejemplar de ello.

Un saludo,

Daniel

Es extraño. En este país algunos llevan a lo más alto el sufrimiento de un animal sentenciado a muerte por no sé qué tradición ancestral, y luego se echan las manos a la cabeza cuando los canadienses ejecutan a 200.000 focas todos los años, cuando la selva del Amazonas está desapareciendo, cuando un gato es atropellado por un conductor, o cuando un perro es apaleado por su dueño.

Me gusta respetar las tradiciones de un pueblo, pero los toros me superan. Ya sé que hay mucha gente a quienes les apasiona, que es una tradición muy antigua, etc. etc. etc., pero que en la actualidad una "fiesta" se base en el sufrimiento y asesinado de un animal…..

La esclavitud también es una "tradición" muy antigua. Sin embargo, algo se ha avanzado al respecto durante los últimos siglos. Tarde o temprano sucederá lo mismo con los derechos de los animales.

Lo que me parece preocupante es que se utilice el espíritu universal de la ciencia desde foros como Madri+d para defender prácticas que involucran el sufrimiento innecesario de seres vivos.

Un saludo,

Daniel

Gracias por sus comentarios.

En esta sección dedicada a la Cultura Taurina, se escribe sobre el fenómeno José Tomás y su repercusión social. Sin olvidar que damos prioridad a la fotografía y sus valores artísticos y científicos. El correo fue borrado al referirse a la tortura en un espectáculo totalmente legal y reglamentado, para no dañar la sensibilidad de los taurinos. Son puntos de vista. Como verá se han respetado los siguientes y se respetarán.

Lo de los valores artísticos lo entiendo aunque sea un espectáculo que me parezca irracional.

Lo de los valores científicos…. eso sí que no lo veo por ningún lado.

¿Se refiere a que cuando le clavo al toro un estoque de acero templado con una aleacción determinada, o unas banderillas con punta de acero y gancho para que quede enganchado a su carne viva, finalmente el corazón sufre una arritmia, que debido al desgarro producido internamente empieza a escupir sangre por la boca, y que finalmente debido a la hemorragia masiva el corazón sufre un colapso, y en general el animal sufre una parada multiorgánica antes de sufrir una contracción de sus músculos?

Si es eso, efectivamente tiene su toque científico.

Gracias por el magnífico reportaje fotográfico y por los comentarios que lo acompañan. La tauromaquia se presta a sacar partido al arte de la fotografía. Y la fotografía está a medio camino entre el arte y la técnica, por lo que cabe perfectamente en un lugar como este. De hecho, me dan ganas de solicitar un blog dedicado a la tauromaquia, desde una perspectiva cultural y artística, a ver si vamos dejando ya de imponer la moral ajena y tratar como apestados a los aficionados. Estamos en pleno buenismo, y uno es muy libre de confundir al toro de lidia con un personaje de Walt Disney (un insulto para el toro bravo condenarlo a morir en el matadero como cualquier vacuno), pero igual de libre es para defender la lidia del toro bravo sin que le insulten a uno por ello.

Y gracias también por preocuparte por la sensibilidad de los taurinos, contra los que parece que se puede decir cualquier barbaridad y que cualquier cosa vale. Los antitaurinos tienen la piel muy fina, pero pueden acusar de los peores crímenes a cualquier aficionado a un espectáculo legal y que se desarrolla en un recinto cerrado, de pago y perfectamente reglamentado. No te desanimes por los comentarios en tono censor, son de esperar: es sorprendente la facilidad con la que muchas personas se arrogan en este tema una especie de superioridad moral que no se permiten en ningún otro tema.

Cada cual es muy libre de manifestar sus gustos o sus disgustos.

Se pregunta Akel que puede entender la faceta artística de la tauromaquia pero que no ve los "valores científicos" por ninguna parte. En realidad, aquí hay blogs no solo sobre ciencia y tecnología, sino sobre cultura, libros, etc. Y, te gusten o no, puedes dudar de su valor "científico", pero no de su dimensión cultural. ¿Qué tiene de racional la Ilíada o la Victoria de Samotracia? Son emoción pura.

Pero vamos a intentar hablar de la faceta "científica" de la tauromaquia, que la tiene, suponiendo que preguntases porque realmente te interese algo sobre este tema. La tauromaquia se balancea entre la emoción estética y la "ciencia" de colocarse en un espacio llamado "el sitio" nada fácil de definir. Fue José Ortega y Gasset, gran aficionado e impulsor nada menos que de la enciclopedia taurina más importante (el Cossío), quien escribió que "quien no sepa geometría que no entre en una plaza de toros". En ese sentido, José Tomás es el euclides de la tauromaquia. La teoría de los terrenos es una asignatura fundamental del toreo. Hasta Belmonte, era un dogma expresado por Guerrita que "o te quitas tú o te quita el toro". El Pasmo de Triana, y sobre todo el gran Joselito el Gallo, logró por primera vez que el toro fuese por donde quería el torero. Desde entonces, el toreo consiste en "parar, templar y mandar", es decir, en que sea el torero quien marque el espacio, no el toro. Por ejemplo, por seguir con el caso de José Tomás, su colocación es tan absolutamente precisa que debe permitirle pasarse el toro a milímetros de la taleguilla, para girar inmediatamente con los pies atornillados al suelo y dar el siguiente pase. Es la perfecta aplicación de la horizontal y la vertical de la que hablaba Bergamín (otro gran aficionado) .

Pero además del espacio, el tiempo es factor fundamental en el toreo. El buen torero aprehende el tiempo y somete al toro al ritmo que marca. A eso se le llama el temple. El temple no es acomodar la muleta a la velocidad del toro para que no la enganche, sino al revés, lograr que el cornúpeta se acomode a la velocidad que el diestro imprime a la muleta. Cuanto más lenta, mejor. Espacio y tiempo son el alfa y el omega del toreo. Pero no solo es eso la "ciencia" del toreo: es la cadencia, la armonía, el sosiego, la naturalidad. No hay nada violento cuando el toreo se ejecuta con perfección y se convierte en una obra de arte única, irrepetible. Al igual que sucede con el Arte con mayúsculas, sin ciencia, sin técnica, tampoco es posible el arte en la tauromaquia.

Hombre, yo entiendo por ciencia otra cosa, pero en fin, admitamos pulpo como animal de compañía.

Siempre había oído lo del arte del toreo. Incluso en plan tópico se podría hablar de la ciencia del toreo, pero no porque sea realmente una rama científica, sino por el buen hacer de los toreos en su oficio que hace necesario el dominio de muchas técnicas.

Es como casi cualquier oficio en el que el cúmulo de experiencia y técnicas asociadas hacen un arte o ciencia el oficio.

Pero de ahí a hablar de valores científicos….

¿Es que acaso un buen abogado en su oficio tiene valores científicos? ¿O un buen poeta? ¿O un buen dramaturgo?

No. Ninguno tendrá valores científicos en su oficio. Podremos hablar en sentido genérico de que estos oficios son toda una ciencia o todo un arte.

¿O es que acaso José Tomás realiza un estudio científico geométrico de la plaza de toros, y simula los movimientos del toro, los suyos propios y realiza estadísticas.

No hombre no. Menudo arte saldría si tuviese que hacer eso.

Su posición se debe a su intuición y experiencia. A su buen oficio como cualquier otro profesional.

No le busquemos tres pies al gato.

Naturalmente, es un uso laxo del término "ciencia" (por eso lo he puesto siempre entre comillas, imagino que no debo explicarte la función de estas). Es más preciso hablar de "técnica": el toreo la exige, y mucha. Y está recogida con precisión milimétrica en tratados de tauromaquia desde los tiempos de Pepe-Hillo. Así y todo, me he permitido la licencia para hablar del sentido del "espacio" y del "tiempo" en la lidia.

Respecto a la "intuición", la hay. Pero el oficio exige también estudio y entrenamiento: la intuición no basta. Todos los toros visionan vídeos de antiguos toreros y se fijan en su forma de ejecutar las suertes. De hecho, el toreo actual es muy poco intutivo, porque se ha sofisticado muchísimo desde los tiempos en que los toreros "galleaban" y daban los pases con los pies en movimiento (el toro antiguo, mansurrón y defensivo, no permitía otra cosa).

En fin, a lo que voy es que me parece totalmente pertinente abordar el toreo también desde una perspectiva técnica. E incluso, exponer lo que tiene de "ciencia", como se habla de "ciencia" en otras disciplinas en un sentido lato como "habilidad, maestría, conjunto de conocimientos en cualquier cosa" (DRAE).

Saludos

TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LOS TOROS APESTA!

IMAGINAD HACERLE LO MISMO A UN PERRO O UN GATO…QUE PENA, NO??

PUES EL TORO TAMBIÉN ES UN ANIMAL!

eso que le hacen a los animales es de enfermos, y mas enfermos los que lo disfrutan, que idiotes morir por eso, no es arte, no es nada, que pena..

El fenomeno del sadismo en su maxima expresion.

Esto es España y Europa señores ,increible pero cierto.

maldito como tienes corazon para pincharles esas espadas a esos animalitooss que mal! que mal! ojalas y te meta un cacho por el derrier y te deje un mes sin poderte sentar por abusivo! o mejor aun que los cachos del toro te hagan lo mismo! y nos cuentas pz que tal estuvo! ahh! y no olvides tomar fotitos para aplaudir gozar y gritar de alegria si?? bye besito lindo! ya kiero ver los cacho del toro en tu espalda derrier o donde te caiga para ganar mi apuesta! porfis! porfis!! porfiiisss!! no te olvides si??? bye

(requerido)

(requerido)


*